Archivos para el tag ‘Francia’

Resumen del Grupo E: ¿Vuelve Francia?

Jesús Ollero | 26 de junio de 2014 a las 17:32

 

Cuando casi nos habíamos olvidado de Francia como candidato a lo que quiera, Deschamps ha conseguido volver a meter a les bleus en el imaginario colectivo de posibles campeones. Claro que los cruces, si se cierran con Alemania primera de su grupo, van a ser muy exigentes, pero se están mostrando como uno de los equipos, sino el que más, de mayor consistencia y de mejor equilibrio defensa-ataque, partiendo de que físicamente están ofreciendo un gran nivel y de que Benzema está en vena total.

Sorprendió Deschamps con su lista dejando fuera a una estrella como Nasri, y lo razonó de manera implacable: el técnico aseguró que no llevaba bien ser suplente y que no se había ganado la titularidad con Francia, básicamente porque con la selección no ofrecía su mejor nivel. Su apuesta era Valbuena para compensar la tremenda fuerza de Pogba, Matuidi, etc.

El resultado está a la vista. Pasó por encima de Honduras y aplastó a Suiza, su acompañante a octavos. Dio descanso a muchos titulares contra Ecuador ya sin nada en juego para ellos y el empate a cero era el más improbable de los resultados viendo el encuentro. Francia ha vuelto, al menos eso parece, y mientras varios favoritos han hecho ya las maletas ellos han dejado definitivamente atrás esa imagen insuficiente de citas recientes. A ver quién les para. Nigeria será el primero en comprobarlo.

benzema

Suiza se ha abrazado a los goles de Shaqiri. Su hat-trick a Honduras, el segundo del Mundial tras el de Müller a Portugal, metió a su selección en octavos. Particularmente importante el tercero, que obligaba a Ecuador a ganar a Francia por más de un gol. Aplastada sin piedad por Francia, Suiza ganó con muchísimos apuros a Ecuador, que durante muchas fases fue mejor que su rival, para imponerse en último minuto de la prolongación, y luego se soltó contra Honduras, una de las selecciones más flojas del torneo. A priori, parece presa fácil para Argentina en octavos, aunque resulta evidente su evolución desde su grisáceo papel de anfitrión en la Eurocopa 2008, donde empezó la era ganadora de España. Los napolitanos Inler y Behrami son el sustento del equipo de Ottmar Hitzfeld, quien sí presenta más dudas arriba y ha cambiado en todos los partidos su formación atacante.

Ecuador no ha tenido ni pizca de suerte. Empezó perdiendo en el último minuto un partido en el que el empate era un mal menor (Suiza) y después de vencer sin demasiado brillo a Honduras tuvo que jugársela a todo o nada contra Francia. Plantó cara a un rival con muchas rotaciones y se mantuvo con vida hasta el final (aun con diez por la expulsión de Antonio Valencia cuando Sakho debió ver la roja en el minuto 8), pero siempre dio la impresión de estar Francia más cerca del pleno de puntos que Ecuador del milagro.

Honduras no ha mejorado nada su juego respecto al equipo que jugó contra España en 2010, incluso ha empeorado el resultado. De nuevo Suiza en su camino (entonces empataron a cero eliminando a los helvéticos) y un camino similar: cero puntos ahora (uno entonces), un gol a favor (ninguno en 2010) y ocho en contra (tres en Suráfrica).

La puesta en valor de Arbeloa

Antonio Galiano | 17 de octubre de 2012 a las 13:36

Varapalos como el que Francia asestó este martes a una autosuficiente España sirven por lo menos para sacar conclusiones. La primera y primordial, que los partidos que no se cierran cuando se tiene la oportunidad están abiertos a todo tipo de accidentes (no se puede calificar de otra manera que te empaten con el tiempo de descuento cumplido cuando la última jugada es un córner a tu favor, por mucho que los franceses lo hubieran merecido antes). La segunda da esta vez la razón al innegociable doble pivote Busquets-Xabi Alonso. Y hay una tercera, una cuarta, una quinta… De entre todas esas reflexiones, sobresale una que viene a respaldar como uno de los jugadores más criticados de esta selección tampoco sobra, por mucho contraste de calidad que haya con el resto de compañeros.

Arbeloa, tan cuestionado durante la pasada Eurocopa por su carencia de habilidad en el juego de ataque y de toque de la selección, se echó de menos cuando se retiró por lesión. El juego del madridista no es para degustarlo y las dudas sobre su encaje en equipos como el Real Madrid y la selección son muy comprensibles. Es verdad que conjuntos de estos niveles no pueden permitirse contar con un lateral ciego en ataque. Cierto. El ejemplo es el Barcelona. Pero también se necesita equilibrio defensivo, y sobre todo sentido común, cuando un partido está roto y hay desprotección en centro del campo.

Por eso muchos de los que han criticado al lateral derecho de la selección se acordarían de él cuando Juanfran (del que se anhelaba una oportunidad para comprobar la capacidad de la selección con dos carrileros) intentó hacerse un autopase con el mismísimo Ribery (especialista matador a la contra) libre a su espalda, con el equipo volviendo de un córner y el tiempo cumplido. Todo un suicidio (no el único que hubo, pero sí el de catastrófico resultado) y un atentado al sentido común que viene a demostrar lo que aporta Arbeloa a este equipo. Solidaridad, cabeza y trabajo. Valores necesarios en todo conjunto.

Las crónicas atribuyen la mutación de Francia en la segunda mitad a la entrada de Valbuena, pero el efecto del cambio se multiplicó porque Arbeloa ya no estaba en el césped y Ribery era un peligro en cada jugada. Sobre todo por la disposición en el equipo que mantuvo Del Bosque. Posiblemente si hubiera entrado Javi Martínez de central y se hubiera adelantado a Busquets, se hubiera notado mucho menos el sufrimiento del extremo Juanfran, al que hay que agradecerle también que localizara en el campo la banda derecha en el ataque español, hasta entonces casi monopolizado por la izquierda. Pero el cansancio de Alonso y la lentitud de Busquets en la ayuda como central derecho, dieron a toda una Francia una ventaja casi inédita por ese ala hasta entonces.

Más allá de la conclusión, el error de Juanfran no debe servir para condenarlo. Simplemente se utilizó como recurso de urgencia cuando no se debía y no se enmendó la debilidad que ofrecía. Posiblemente con el pivote Alonso-Busquets respaldando y él subiendo hubiera salido mucho mejor la cosa. Para lo que sí debe servir es para poner en valor de una vez a Arbeloa, despreciado y casi caricaturizado por su inoperancia ofensiva. Quién diría que se iba a echar de menos un pelotazo o un típico pase atrás arbeoliano… Es tan triste como justo.

El aviso de Arconada

Antonio Galiano | 27 de junio de 2012 a las 13:22

Hubo un tiempo que nuestro acomodo como referente del fútbol mundial lo mismo no nos permite recordar (o no queremos). Un tiempo en el que la pelota daba en el palo y se salía en lugar de entrar. En el que los penaltis a españoles en momentos cruciales no se pitaban. En el que los goles legales se invalidaban. En el que el pie del portero no salvaba in extremis una final, sino que un disparo fácil resbalaba entre las manos de un meta mítico para colarse llorando dentro de la portería. Ese tiempo terminó, pero hay que tenerlo muy presente para disfrutar lo máximo posible del privilegio presente y perpetuarlo.

Puede ser coincidencia, pero también una señal que el fútbol te pone ahí. Este miércoles, en el que España se juega el pase a su tercera final consecutiva de un gran torneo (no es un sueño; sería la tercera final en cuatro años después de dos ganadas) hay una triste efemérides que tiene que hacer al aficionado español sentirse orgulloso de todos los jugadores de su historia y apoyar incondicionalmente a los actuales. Se cumplen 28 años de la final que España perdió con Francia en la Eurocopa disputada en suelo galo por un fallo del portero Arconada, que se confió en un tiro de falta inofensivo del hoy presidente de la UEFA, Michel Plantini. 28 años de que comenzara la maldición de los cuartos de final que asoló a España hasta la Eurocopa de Austria y Suiza.

Ese día, Arconada podía haber salido como un héroe, tal y como hizo Casillas en la final del Mundial de Sudáfrica ataviado con la camiseta que Adidas diseñó para el Mundial inspirada en la indumentaria que el arquero vasco vestía ese día. Lo hizo como villano para convertirse en otro símbolo del otrora derrotismo español junto a futbolistas como Cardeñosa, Míchel, Luis Enrique, Zubizarreta, Joaquín

Por ello en esta inédita etapa de éxitos ha recibido homenajes como el que Palop le tributó en la recogida de la copa en Austria y Suiza, donde el por entonces tercer portero de la selección y héroe del Sevilla más laureado subió para recoger su medalla con la camiseta original que el portero llevaba ese día. Platini tampoco quiso olvidarse de él y le recordó a Iker Casillas al darle el trofeo el qué le quitó a España el triunfo del 84. Una buena historia.

El 27 de junio de 1984, también se inició el periplo de Francia como bestia negra española roto hace sólo unos días con contundencia. Y, curiosamente, la selección se enfrentó también en ese torneo a Portugal en primera fase, con la que sólo pudo empatar. Ese empate sumado a la derrota que la España del breve Iñaki Sáez sufrió también en la Eurocopa lusa de 2004 supone que España nunca haya ganado a los vecinos ibéricos en la fase final de un torneo continental. Otra razón para ganar.

Más para bien que para mal, España ya no tiene miedo a nada. Ella lo causa, aunque no hay que caer en la autosuficiencia. Hay que cerrar los partidos. Contra Francia salió bien, pero los partidos se complican (que le pregunten al Barcelona por qué ha vendido la Liga tan barata este año). Igual que Arconada parecía imbatible, España tampoco se puede confiar con 1-0 por muy superior que sea.