Archivos para el tag ‘Guardiola’

¿Impropio de Guardiola?

Antonio Galiano | 3 de mayo de 2012 a las 13:44

Será un modelo y una institución que va mucho más allá del fútbol, pero también es una persona. Y eso hace que a veces diga lo que piensa en lugar de pensarse lo que dice, o que simplemente se equivoque. Y eso le ocurrió al término del antepenúltimo partido de Liga, en el que su equipo ya no dependía de sí mismo para evitar el alirón del Real Madrid. El cuarto en la cuenta atrás antes de su marcha tras cuatro años en los que ha conseguido armar el que para muchos es el mejor equipo de la historia y ha construido una imagen y un discurso intachables en el que algunos vislumbran un lado oculto al que ha dado veracidad con sus últimas declaraciones. “El Madrid es el justo campeón, pero han pasado muchas cosas… escondidas por nuestro silencio. Han pasado cosas y están ahí”. ¿Ahora qué pasa? ¿Es impropio suyo lo que ha dicho o era propio y no lo sabíamos? ¿Hay que darle la razón a los fans de Mourinho que argumentan que Guardiola es similar al técnico luso pero menos honesto y transparente?

Cualquier reconocimiento a la figura de Pep Guardiola se queda corto. Cogió un equipo de mucho talento mermado por rémoras de vestuario y el desgaste del hambre saciada y lo ha convertido en un sello a nivel mundial que se ha contagiado a la selección española que ha logrado ser campeona del mundo vertebrada gran parte en sus jugadores. Supo limpiarlo e incorporar canteranos que ni siquiera habían pasado por la Segunda División española que ahora son internacionales; expurgar de malas influencias al que ya es el mejor jugador del mundo, Lionel Messi, y hacerlo líder; y tejer una seña de identidad desde la deportividad y la educación que tiene que ser un ejemplo para cualquier alevín. Por eso ha decepcionado que estando en la rampa de salida manche ese modelo de comportamiento vertiendo a su manera esas dudas sobre cómo el Real Madrid ha acabado con su hegemonía.

No comparto las formas de Mourinho, y menos aún, la mayoría de las veces, sus quejas. No creo que haya ni que criticarlas porque se descalifican solas. Pero hay que reconocer que sí es verdad que todo el mundo sabe lo que piensa Mourinho porque lo dice. No sugiere, no suelta las cosas sin concretar para luego enconderse detrás de su verborrea y sarcasmo. Para las críticas y los halagos -tras ganar la Liga ha dicho que ha sido la más difícil de su carrera, un gran elogio al Barca viniendo de quien viene-, es así. Sabes de qué va y por qué lo hace, aunque repugne ese juego sucio. Pero su antítesis no es así, por eso en él esa torpeza desconcierta y pone sus intachables formas en entredicho para gozo del fanático madridista, Mou el primero. Y encima, justamente al final de su primer periplo azulgrana (está claro que habrá más en el cargo que sea), y en el momento más inoportuno, cuando ha sido vencido.

Está claro que se refiere a los arbitrajes, y lo mismo no le falta razón. No obstante, lo que se discute es que ha contradicho el discurso de club que impuso de no dudar de la limpieza de la competición ni de los árbitros cuando era respaldado por el éxito. Todo un desplante al aficionado azulgrana que tan orgulloso está de esa filosofía de hablar en el campo que comprende que el fútbol es un deporte en el que hay tener estilo hasta para perder. Aun así, pese a la claridad del error, ya han salido voces escudándolo que alegan que los “silencios” que cita se refieren a las enfermedades de Tito Vilanova y Abidal, pero esas tesis no se sostienen teniendo en cuenta que son dolencias que se han hecho públicas.

El Madrid ha ganado la Liga porque se la merece y lo ha hecho, sea como fuera, en el Camp Nou. Sea justo o no en la diferencia de pareceres. Guardiola es un señor y no debe tirar por la borda su legado deportivo y ejemplar. Todo fallamos, por eso quiero creer en ese ejemplo y me tomo su divagación como un borrón en su cuenta. Ese Barcelona no lo merece, como Mourinho tampoco merece ganarle la partida mediática consiguiendo que Guardiola se ponga a su altura.

Príncipe de Asturias: ¿Mourinho? ¿Guardiola? Pregunten a Mediapro

Jesús Ollero | 18 de octubre de 2010 a las 14:30

Para que luego digan que la prensa no tiene influencia, durante el fin de semana hemos presenciado el mejor ejemplo de cómo conseguir que se haga algo que contraviene claramente los intereses de los clubes. Con Marca a la cabeza, la prensa capitalina ha conseguido convencer a Florentino para que Mourinho dé marcha atrás en su negativa a dejar participar a los jugadores del Real Madrid en la entrega del Premio Príncipe de Asturias de los Deportes a la Selección Nacional de fútbol, más que nada porque se celebra la noche del viernes 22 y el equipo juega contra el Racing el sábado a las 20 horas.

Entiendo perfectamente el simbolismo del premio, de la selección, etc, etc, etc, etc, pero parece evidente que el enemigo de la organización del evento no ha sido precisamente Mourinho, ni Guardiola. Fecha prefijada para un prefijado calendario que indica desde julio qué viernes son víspera de partido para los equipos que juegan la Champions. No es el caso (lo que hay es Copa del Rey) pero Barcelona y Real Madrid juegan el sábado por decisión de Mediapro, la que maneja las retransmisiones, para entendernos. El último fin de semana sin ser previa de Champions jugaron ambos el domingo…

Toda la artillería mediática clama contra Mourinho (salvo alguna honrosa excepción que señala directamente al programador de partidos) cuando anuncia que no piensa permitir a ninguno de sus internacionales españoles estar en Oviedo para la ceremonia. Guardiola, con toda la lógica, secunda al portugués y los jugadores más representantivos de la selección, en principio, no están convocados para el Premio Príncipe de Asturias.

Tal es el coñazo que ha estado dando la prensa, deportiva y general, con este tema que Florentino se reunió con Mourinho en un hotel de Málaga y Valdano ya anunció en La Sexta justo antes del Málaga-Real Madrid que Casillas recogería el galardón con el compromiso de regresar en avión privado a la capital de España esa misma noche. Caray, La Sexta, la cadena televisiva del mencionado programador… Mejor un mal arreglo que un buen pleito, debió pensar el portugués. Guardiola mantiene el tipo con una salida a Zaragoza fijada para las 18 horas del sábado, con una prensa bastante menos volcada con la selección y con el temor a no poder contar con Xavi y liberarlo para que acompañe a Casillas: “No va a ir ningún jugador que tenga que jugar el sábado”. Todavía hay quien insiste en culpar a Guardiola

Particularmente defiendo la opción de los técnicos, aunque el desbloqueo ha debido llegar de otra manera y no con esta marejada mediática a mayor gloria de quien no debe tenerla (un sector de la prensa). Es normal que los dos técnicos intenten evitar que alguna de sus estrellas acuda a un acto público la noche anterior a un encuentro y a muchísimos kilómetros de distancia. Cualquier esfuerzo por la selección es poco, muy bien, pero en este caso creo que quien debió empezar a esforzarse por convertir gala y fútbol en compatibles es precisamente la organización de la gala, que ha corrido un serio riesgo de reducir la presencia de la selección a Vicente del Bosque.

“Entre Mourinho y Guardiola, le han asestado un golpe de muerte al Príncipe de Asturias del Deporte. El declive era claro y ahora esto”. Esto decía un auténtico tótem del periodismo nacional, Ramón Trecet, en su twitter. No puedo más que discrepar con el maestro. En todo caso, lo que han hecho es defender los intereses de su empresa como es su obligación. Para defender a la selección y al galardón del órdago de Mediapro debieron intervenir otros, me temo.

El día que Guardiola dijo basta

Jesús Ollero | 20 de septiembre de 2010 a las 12:54

La performance de Guardiola tras el Atlético-Barcelona me ha provocado náuseas. No por lo que ha dicho, sino por las reacciones que ha tenido. Escuchar a la prensa madrileña, en particular a algún as de nombre compuesto, a otro con nombre de galletas o a un tercero que dice que da balonazos que dejan marca, te conduce sin reparos a cierta repugnancia. Estoy de acuerdo en todo lo que ha dicho Guardiola, un tipo que no me resulta simpático porque siempre he pensado que sus indiscutibles virtudes tácticas esconden a un pésimo perdedor y a un deficiente fichador. O sea, que es un entrenador y punto, no lo que desde Barcelona se pretende vender. Pero estoy de acuerdo en todo con él. Incluso en sus tiritos. Ya está bien y ya veremos si la prensa capitalina tiene lo que debería tener para realizar idénticas insinuaciones a mi admirado Mourinho. Traigo un tweet de JJ Santos (otro que tampoco es santo de mi devoción): “Cada vez soy más de Guardiola. Cuanto más sutil e irónico se muestra en las ruedas de prensa, más zoquetes y torpes se manifiestan sus enemigos”. ¡Claro!

“Hemos jugado de escándalo”, dijo Guardiola con una pose evidente. Por supuesto. Quien lo dude no sabe nada de esto. El Calderón es el único campo que se le resistía a Guardiola. Encima venía tras la cagada con el Hércules y contra un equipo que salvo el resbalón en Grecia está muy al alza. Y para colmo se exhibe de cabo a rabo, en Madrid, y se cruza con toda esa caterva que le desprecia, seguramente y como apunta el autor de Football Vintage, Borja Pardo, porque se expresa mucho mejor que la mayoría de ellos. ¿Por qué iba a dejar pasar la oportunidad de sacar pecho y darle una palmadita condescendiente a quienes aguardan como lobos cualquier detalle para atacarle y restarle méritos?

Plantearse que el Barcelona no hace el mejor fútbol que jamás hayan visto los ojos de todo aquel que no pudiera disfrutar del Brasil del 70 desliza una ignorancia descalificante. Va a resultar que el Barcelona ha ganado todo lo que ha ganado por la estupidez esa del Villarato (¡por dios, qué nivel!). “Sí, Villarato, hemos debido ganar por el árbitro, no preocuparos […] Estoy tan lejos… Puede ser que haya penalti, pero de verdad que ya lo asumimos. No preocuparos, nos beneficia todo el mundo. Si así estáis más tranquilos, quedáos tranquilos”.

Hace dos semanas, después de caer lesionado, Mourinho dijo tener “miedo a que le den una ostia” a Cristiano Ronaldo. Guardiola lanzó un recado a los periodistas (y a todos en general) para que tengan cuidado sobre lo que dicen, piden y exclaman. Ayer, con la salvaje entrada, tobillera, innecesaria y nauseabunda, de Ujfalusi a Messi, Guardiola pidió que se dejen de emplear frases como “a Messi hay que pararle por lo civil o por lo criminal”. “Ustedes han visto también, y ustedes que escriben artículos, tienen una responsabilidad sobre los comportamientos con sus insinuaciones”. Guardiola destacó que jugando “con esta agresividad” el Atlético puede optar a todo. “Con esto no quiero decir que el Atlético haya sido violento”. Messi estará dos semanas de baja: “Messi es el jugador menos tramposo, no se tira, sólo intenta jugar bien y que lo hagan los demás. Los árbitros no tienen que proteger a Cristiano o a Messi, sino a todo el mundo”.

En fin, ver la bilis que destilan algunos periodistas sólo hace que le dé más la razón a Guardiola. Aquí, en el sur, también hemos padecido a implacables analistas que han llegado a llamar portero de discoteca a Pablo Alfaro y que han lanzado campañas para que Javi Navarro no fuera internacional. Y cadenas televisivas que sólo ofrecían imágenes de equipos andaluces (lo hacían en particular con el Sevilla) cuando algún defensa llegaba tarde con la mala suerte de hacerle daño a una superestrella. Esto es lo que se viene a decir en Madrid sobre Ujfalusi, de quien no cuestionamos su nobleza, salvo porque quienes ahora le defienden son los mismos que dudaban de las intenciones de los anteriormente citados.

Aprovecho para recuperar la entrada de Gurpegui al Kun Agüero hace una semana en San Mamés. Más o menos del mismo porte. De momento, las tres entradas tobilleras mencionadas se han saldado con lesiones menores: de la semana de Agüero a los diez días de Cristiano Ronaldo hasta llegar a los previsto quince días para Messi. Pero en una de estas la cosa se pondrá mucho más fea