Archivos para el tag ‘periodismo’

Lotina se desmelena

Jesús Ollero | 13 de julio de 2011 a las 20:16

Para que luego digan que las conferencias son aburridas. Hay de todo. De hecho, son mucho mejores que la mayoría de las ruedas de prensa, en las que el abuso de los clichés saca de quicio a cualquier persona inteligente. Parece que una conferencia no es una intervención pública, pero en el fondo lo es. La gran diferencia es que no hay un grupo de periodistas deseando que la cagues para afilar grandes titulares. O sí…

Miguel Ángel Lotina me ha merecido siempre el máximo respeto. Es triste como un funeral, pero el tipo sabe. Nunca tiene la culpa de nada, pero eso también lo hacen otros y nadie les critica por ello. Ha hecho malabarismos en todas partes, y cuando sus equipos han bajado es porque tenían que bajar. En el Deportivo los malabarismos no han sido una excepción, como hizo antes Caparrós una vez que se puso el punto final a la época gloriosa. Este descenso seguramente ha sido el único injusto de su carrera (Logroñés, Celta, Real Sociedad y Deportivo), al margen del dolor romántico que causa ver en Segunda División al último campeón surgido más allá de las metrópolis.

No sólo no desapruebo lo que recoge este vídeo de una intervención de Lotina en Lugo, sino que me parece sanísimo. Ya está bien de idealizar al futbolista. El futbolista tiene defectos y, lo peor, los mantiene toda su carrera. Paños calientes no, gracias. Caretas fuera, por favor.

Dijo Lotina que Juan Domínguez tiene serios problemas para hacer llegar el balón a la portería contraria incluso sin portero. Y que Manuel Pablo (ojo, internacional antes de su gravísima lesión) ha puesto un buen centro en cuatro años y que con 35 no iba a aprender. Coñas aparte, ¿lo sabrá él mejor que nadie?

Pase que no sea del todo justo que personalice en dos jugadores cuando en su plantel habrá alguno con más responsabilidad en el desastre que los dos mencionados –los ponía siempre…–, pero sincerarse puede estar justificado cuando el Deportivo un año antes estuvo a punto de ir a Europa con la misma plantilla.

Lotina, en una entrevista en Deia, habla clarito clarito.

“El Depor es un club atípico. Eso sí, el presidente Lendoiro jamás me engañó. Lo que había me lo dijo desde el primer día y en esas condiciones yo fui renovando. Pero sí es una entidad que ni en Primera, ni en Segunda, existe como tal en cuanto a su funcionamiento. No hay un seguimiento de jugadores como lo pueden hacer el resto, no hay gente que se dedique a realizar informes de los rivales. Todo eso es lo que está pagando aunque, aun siendo importante, eso no ha influido tanto en el descenso”.

Sobre el periodismo de trinchera: “Nunca lo he entendido. Es imposible ser coherente y llevarte bien con todo el mundo porque hay parte de la prensa que no acepta ese trato igualitario. Quieren que hables con ellos, que vayas a comer, les cuentes las alineaciones… Y si no, se te ponen en contra. Es con esos con quienes he tenido dificultades en todas las ciudades. Funciona así en todos los sitios. Yo, si me invitan, voy; y si cojo el teléfono, a todos o a nadie. Alguno desea que hables con él pero no con los demás. Y después están las tertulias con sus predicadores. Predicar es lo más fácil pero repartir trigo… Hay mucho exjugador, exentrenador, exárbitro… metido a analista. Como al final todo es teatro, igual hasta nos viene bien”.

Igual Lendoiro, que hace perfectamente en indignarse con los equipos que se acogen a la Ley Concursal, estaba amortizando demasiada deuda anual, hasta situar al Deportivo entre los tres clubes de Primera con menor margen para contrataciones y sueldos. Entre otras cosas, porque esa deuda la contrajo él y permitió que el Deportivo fuera un grande de Europa.

Alonso se cabrea con la prensa (otra vez)

Susana Caballero | 3 de enero de 2011 a las 19:17

A Fernando Alonso no le gusta que le graben o le fotografíen los periodistas cuando está de vacaciones, de compras, de paseo y, en definitiva, siempre que no está trabajando. Pero hay muchos que no se dan por aludidos y esperan al piloto en aeropuertos y estaciones y le siguen cuando sale a dar una vuelta. Y a veces Alonso se cabrea, como es normal. El último cabreo provocado en el asturiano por la lente de una cámara es el del vídeo de arriba. Alonso iba a pasar el fin de año a Porto Santo, en Portugal, y nada más bajarse del avión se encontró con la inevitable horda de cámaras. En lugar de salir corriendo o mentarles a la familia, Alonso les dijo que, como no le dejasen en paz, iría por todo el mundo (literalmente, porque este chico viaja una barbaridad) contando lo mal que le habían tratado allí. La prensa portuguesa, que al parecer es del mismo corte de la española, no ha dudado en ponerlo como un trapo por “amenazar y chantajear” a su país.

Puede que no fuesen sus palabras las más acertadas precisamente por ese matiz amenazante, pero su reacción es más que comprensible. A nadie le gusta que le molesten en su tiempo libre (o que, por ejemplo, nos llamen del trabajo cuando estamos de descanso o de vacaciones), y es normal que a Alonso -que, a diferencia de otros, no se gana la vida posando ante fotógrafos con su señora- le toque las narices que vaya donde vaya le espere una turba de cámaras.

Uno de los detalles graciosos de todo esto es que el usuario que ha subido el vídeo a YouTube (y que se enzarza en los comentarios con todo aquel que disculpe, entienda o justifique la actitud del piloto) dice en la descripción del vídeo que los fotógrafos, cámaras y redactores que allí había no trabajaban para la prensa del corazón, como si eso cambiase algo:

Para los que califican a esos periodistas de paparazzi. El vídeo se emitió en la sección de deportes de las noticias de los canales RTP1 y RTPN, como La 1 y 24 Horas de España. No en un programa de cotilleo. Y acababa de aterrizar. Así que no es verdad que reaccionara así porque le habían estado molestando todo el día. Pedir privacidad, sí. Pero no con estas formas y mucho menos haciendo amenazas infantiles.

Y yo me pregunto por qué es noticioso para RTP o RTVE dónde pasa sus vacaciones Fernando Alonso, o cualquier otro deportista que obviamente no está ejerciendo en esos casos su profesión. Pero eso llevaría a preguntarse también por qué es noticioso la mayor parte de lo que aparece en las secciones de deportes de muchos medios, o en muchos medios en general. Y no, no me trago eso de “es lo que la gente quiere ver”.

José María García le atiza a ‘la radio en color’, el neoperiodismo deportivo

Jesús Ollero | 26 de noviembre de 2010 a las 17:35

Quien no haya trasnochado escuchando a José María García se ha perdido, seguramente, los mejores momentos de la radio deportiva española. De la radio y de la información deportiva en general. Una época que, creo, ha pasado a mejor vida debido a la propia evolución de la sociedad española, cada vez más abierta a cambiar de opciones informativas, a la amplitud de la oferta y a las nuevas tecnologías.

De la Morena le plantó cara al, entonces, establishment-García como luego se la han plantado otros al brunetense. Eso sí, la variedad segmentaba el mercado y la nocturnidad de la Ser ha liderado la noche bastantes más años de lo deseable, arrastrando todos y cada uno de los defectos que se afeaban a García aumentados a veces a límites intolerables.

A lo que iba. García, como seguramente sabrán, ha vuelto. Ha vuelto de puntillas pero garrote en mano. Hace una colaboración puntual en Cataluña (fíjense, quién lo iba a decir), en el programa ‘El Món’ de RAC1. No ha cambiado. No ha cambiado nada. Lo celebro. Es necesario, diría que urgente, alguien que invite a la reflexión sobre la radio deportiva española (la prensa deportiva en general, pero la radio de la gran M blanca dedica 24 horas a debates en su mayoría insufribles y el resto se ha llenado de opinadores en lugar de informadores).

Nos situamos. Foro Marca-Ballesteros. Miércoles noche. Madrid. En la mesa, de izquierda a derecha, Enrique Cerezo (presidente del Atlético de Madrid), Eduardo Inda (director de Marca), Diego Forlán (delantero del Atlético) y José Antonio Abellán (ex director de deportes de Cope). Enfrente, en primera fila, José María García. El vídeo, vía La libreta de Van Gaal (un blog imprescindible donde los haya) no tiene desperdicio. García le pega un buen meneo a la radio en color en que se han convertido algunos tramos horarios de la TDT.

García se despacha diciendo que el programa Punto Pelota, de Intereconomía, “no es un programa, es una porquería”. Cuando Inda, amigo de García, señala que es un programa respetable pero no el mejor, puesto que el mejor “como todo el mundo sabe es Futboleros en Marca TV“, García regresa “por alusiones”, y dice que “es tan malo como el otro”. Grande, enorme. No hay palabras. Bravo por García. Que vuelva en toda su dimensión, por favor.