Archivos para el tag ‘Sergio Ramos’

A hacer puñetas el modelo

Jesús Ollero | 30 de noviembre de 2010 a las 12:04

campnou

Semanas de incesantes análisis, discursos grandilocuentes por parte y parte, bravatas y demás, y al final sólo un equipo en uno de los Barcelona-Real Madrid más desiguales que recuerdo, cuando se esperaba justo lo contrario. Sin buscar culpables, porque en este tipo de situaciones se cometen serias injusticias señalando a unos o a otros, entiendo que Mourinho ha sucumbido en cierta medida a los empalagosos elogios de la prensa madrileña-madridista olvidando las dos formas básicas de encarar el potencial del Barcelona.

La baja de Higuaín, indudablemente, trastoca toda la forma de jugar del Madrid y posiblemente imposibilita una presión eficaz arriba. No es Özil el elemento que mejor siga la presión que ha vestido de blanco, que digamos, y Cristiano Ronaldo bajó los brazos muy pronto viendo que Benzema no le seguía y que Di María estaba muy hipotecado con Alves.

Introducir a Benzema en lugar de a un centrocampista fuerte y físicamente espectacular como Lass Diarra fue el principio del fin del Madrid. Guardiola fue fiel a sí mismo. Mourinho lo fue al Madrid de esta temporada, pero no a Mourinho. Con Lass habría obtenido igualdad de número por el centro y mayor capacidad para controlar a Xavi, muy cómodo con Busquets e Iniesta cuando Xabi Alonso sólo tiene cerca a Khedira y la salida de balón del alemán parece insuficiente.

Si la presión adelantada es poco viable, al menos aguantar el tipo en el centro del campo. Esa premisa no se dio y Mourinho tampoco quiso cargarse a Özil o Benzema con un cambio que a los veinte minutos, con 2-0, era un clamor. El Barcelona estuvo siempre comodísimo y cualquier intento por apoyar la sangría por el centro se convertía en un pase abierto para buscar la espalda, amplísima, de Sergio Ramos y de Marcelo.

Conste que hablar después de lo que se ha visto tiene poco valor y que es posible que Mourinho sea capaz de convertir este palo en un punto de rebote. El Barcelona es el equipo más brillante del fútbol moderno (entiéndase el inicio del fútbol moderno en el Milan de Sacchi) y pocos han conseguido frenarle. Mourinho ya lo hizo. Pero no así. Quiso hacerlo como se espera que lo haga el Madrid en lugar de hacerlo como se espera que lo haga Mourinho.

El Barcelona tuvo el viento de cara en momentos clave –los dos primeros goles no son razonables a este nivel, puede haber penalti a CR7 con 2-0, Villa sentencia en posición dudosa…– pero era cuestión de tiempo que derribara al oponente y que lo hiciera con contundencia. Es evidente que el nivel futbolístico azulgrana es superior, pero la capacidad de equilibrar defensa y ataque del Madrid le situaba en un estadio parejo. Si el ataque no funciona porque no se huele el balón y se defiende adelantado sin guardar la línea, el resultado es el duelo más descafeinado de los últimos años: busquen una cita de este porte que estuviera resuelta en veinte minutos.

“Es una derrota muy fácil de digerir”, dijo Mourinho. No creo que el madridismo piense eso, ni el barcelonismo tampoco. “Si ganamos, mañana será martes; si perdemos, mañana será martes”, señaló la víspera. Vaya martes… Guardiola, a lo suyo, habló de cantera y de humildad, elogió al Madrid y vaticinó una Liga apretada hasta el final. Mourinho miró hacia dentro y puede que este 5-0 tenga sus consecuencias (Sergio Ramos, Khedira, Benzema…) Esperemos que la Liga aguante la emoción bastante más que el duelo del Camp Nou.

PD: Volvamos al título. Lo mejor es enemigo de lo bueno. Lo bueno es mantener el ideario de un equipo. Ayer, lo mejor era otra cosa. A hacer puñetas el modelo, pues.

Resumen del partido

El pique con Cristiano Ronaldo por su empujón a Guardiola

El 5-0 de la temporada 93-94

Sergio Ramos no puede ser el foco…

Jesús Ollero | 8 de octubre de 2010 a las 13:06

En este país no tenemos arreglo. Selección campeona del mundo, primer partido de clasificación para la Eurocopa como local (o sea, primer partido oficial del España FC en España como reina del universo), homenaje del fútbol a Del Bosque por programar la cita en su querida (y mía) Salamanca. Pues se habla más del sarcasmo, salida de tono, metedura de pata, sinceridad o como quiera llamarse, de Sergio Ramos que de todo lo anterior.

Doy por sentado que todos conocen lo que ocurrió en la comparecencia pública de Gerard Piqué y Sergio Ramos, pero lo recordamos por si acaso. Un periodista de TV3 pregunta al azulgrana (en castellano) y le pide que conteste en catalán por razones en las que no cabe detenerse mucho. Piqué, con toda su buena voluntad, pregunta al terminar si vuelve a decirlo esta vez en castellano. Sergio Ramos, serio como El Viti, suelta: “mejor díselo en andaluz, que el castellano le cuesta entenderlo”. Y sigue serio como el torero salmantino hasta que la risa de Piqué le saca una sonrisa burlona.

Esto es lo que ocurrió. Los palos le llovieron de inmediato. Con independencia de que, efectivamente, pueda ser una salida de tono, entiendo que una rueda de prensa de la selección debe desarrollarse de manera que todo el mundo pueda seguirla. Y que luego, de forma privada o pública, cuando esté cubierta la comparecencia, se hagan los añadidos que se estime conveniente y el protagonista esté dispuesto a completar. Demasiado que Piqué se ofreció a traducir, porque el interlocutor pregunta en castellano pero la respuesta en castellano no era la que buscaba. Cualquier periodista ha estado en ruedas de prensa en las que la pregunta-respuesta ha sido en una lengua cooficial y no se ha enterado de nada.

Seguramente eso es lo que le ocurrió a Sergio Ramos, al margen de cualquier visceralidad. Visceralidad a la que tendría todo el derecho que le otorgan las libertades vigentes en España. Que no queda bonito ya lo sabemos, pero creo que es inevitable que algún presente vea el uso del catalán como una desconsideración hacia quienes no lo hablan y quien entienda como intolerante no poder emplear una lengua cooficial. No es una situación demasiado agradable, pero darle importancia no tiene sentido. Sergio Ramos se la dio y ya parece que no existe otra cosa…

Como estoy absolutamente convencido de que el debate es infinito y que el arreglo es imposible, concluyo como empecé, que lo peor de esto es que se hable más de un detalle irrelevante que del partido de la selección. A mí, particularmente, no me molesta nada (o casi) ni nadie (o casi), pero desde luego no me hace ninguna ilusión la situación por la que saltó en Salamanca Sergio Ramos. Por eso no pienso criticarle y me descoloca la impresión de que la crítica se eleva por el club en el que milita. Al final, desgraciadamente, todo parece reducirse a las dos Españas (Real Madrid-FC Barcelona).

P.S.: Lo peor es que los periodistas que tanto se han ensañado con Sergio Ramos son precisamente los mismos que se reían con él en la sala de prensa.