Archivos para el tag ‘Ujfalusi’

Sospechosos e indecentes

Antonio Galiano | 22 de septiembre de 2010 a las 17:30

Los tacos de Tomas Ujfalusi no son ni mucho menos los únicos que han cincelado el cuerpo de un rival ni Messi la única macabra obra de arte resultante de un lance más propio de un ring. Pero curiosamente, las acciones violentas y sus protagonistas tienen a veces más cabida en la morbosa memoria de los aficionados que muchas jugadas inolvidables. Algunos de sus protagonistas no volvieron  a jugar, otros nunca volvieron a hacerlo igual y otros tuvieron la suerte de salir del césped enteros (física y profesionalmente) tras cruzarse con algunos de esos sospechosos individuos. Se puede llegar tarde a un balón, pero cómo se llega… eso ya es otra cosa. El futbolista sabe cómo entra, y  si lo hace de forma peligrosa hace gala de su indencencia y su categoría en público,  gracias a las cámaras claro. Aquí queda una selección de las peores entradas de los últimos años:

Burdisso sobre Daniele Conti, 2010

Una de las últimas jugadas en helar la sangre del aficionado. El hijo del ex jugador italiano Bruno Conti se topó con la dureza argentina llevada al extremo. Nicolás Burdisso, aquel al que David Navarro partiera la nariz a traición en un Valencia-Inter de Milán de Champions, decidió que la mejor manera de parar a su rival en su área pequeña era clavándole los tacos en la rodilla derecha. El resultado: 30 puntos de sutura, dos partidos de sanción para el defensa y Daniele Conti que compre un cupón. No tenía los ligamentos afectados y sólo le supuso tres semanas de baja. Su padre, delegado de la Roma, lo vivió desencajado desde la banda.

http://www.youtube.com/watch?v=nqyh37OX48M

De Jong sobre Xabi Alonso, 2010

Después del gol de Iniesta, la patada voladora de De Jong directa al esternón de Xabi Alonso es una de las acciones más recordadas de la final que dio a España su primer Mundial. Por encima incluso de las providenciales paradas de Casillas a Robben. Alonso pudo seguir jugando tras ser atendido y el centrocampista holandés sólo recibió una amarilla.

http://www.youtube.com/watch?v=CexJn5kg-90

Axel Witsel sobre Marcin Wasilewski, 2009

En un partido de la Liga belga, el defensa polaco del Anderlecht Marcin Wasilewski fue al corte en una jugada por su banda derecha. Logró taponar el balón, pero el jugador del Standard de Lieja Axel Witsel le pisó intencionadamente la pierna rompiéndole la tibia y el peroné. La víctima de la entrada lleva más de un año de baja y el infractor estuvo ocho partidos sancionado.

http://www.youtube.com/watch?v=PHCRILQsKr0

Taylor sobre Eduardo, 2008

Sería una de las estrellas en un deuvedé especial sobre lesiones. La imagen del brasileño con pasaporte croata del Arsenal saliendo del campo casi inconsciente del dolor, con la pierna colgando y una mascarilla de oxígeno dio la vuelta al mundo junto a la entrada. La televisión inglesa incluso censuró primeros planos de la entrada, con los tacos a la tibia en el minuto dos y medio de partido. Taylor fue expulsado y Eduardo estuvo casi  un año sin jugar. Wenger llegó a pedir que el central del Birmingham fuera sancionado de por vida.

http://www.youtube.com/watch?v=UgyWaOhopBE

Luis Figo sobre César Jiménez, 2005

La estrella madridista Luis Figo, acostumbrado a recibir de lo lindo, decidió pasarse esta vez al otro lado. En una dispusta en la banda derecha del terreno rival, entró con los pies por delante cuando el zaragocista César ya había despejado el balón lanzándose al suelo. Le destrozó los ligamentos de la rodilla izquierda y el defensa se tuvo que retirar del fútbol dos años y cuatro operaciones después.

Roy Keane sobre Haaland, 2001

Uno de los más duros de la Premier League y de los pocos que ha reconocido que fue a lesionar a su adversario. En un derbi entre el Manchester United y el Manchester City, el irlandés quiso vengarse de una acción producida en un partido tres años antes en el que él mismo se lesionó la rodilla cuando intentaba pegarle una patada a Haaland. La segunda vez que se le cruzó no se le escapó. Sin ninguna intención de buscar el balón, impactó con los tacos diréctamente a la rodilla derecha del noruego, que al año siguiente tuvo que dejar el fútbol.

http://www.youtube.com/watch?v=p_st29mlQwU

Giovanella sobre Manuel Pablo, 2001

En un derbi entre el Deportivo de la Coruña y el Celta de Vigo, Manuel Pablo, por entonces una de las gacelas de la Liga española, no pudo evitar una dura patada abajo de Giovanella, que tocó balón, pero con la mala suerte de que entre sus dos piernas quedó la espinilla derecha del deportivista. La imagen del canario sosteniendo su pierna rota por el gemelo todavía asusta. Manuel Pablo se perdió el Mundial del 2002 y nunca volvió a recuperar la punta de velocidad que le hacía diferente en el lateral derecho.

http://www.youtube.com/watch?v=Y5HoGLiP5OE

Michel Salgado sobre Juninho, 1998

Juninho era uno de los brasileños de moda en 1998. Lo fichó el Atlético de Madrid de Jesús Gil del Middelsbrouhg y tenía casi asegurada su presencia en el Mundial de Francia, hasta que Michel Salgado decidió parar una internada en su área destrozándole el tobillo izquierdo. Se perdió la Copa del Mundo y en 1999 salió del club madrileño para deambular por la liga brasileña, inglesa, escocesa y australiana como un jugador menor. Aún así, estuvo entre los 23 seleccionados de Brasil que ganaron el Mundial de 2002 en Corea y Japón.

http://www.youtube.com/watch?v=w7vbt4sHomA

Goikoetxea sobre Maradona, 1983

Todo un clásico. Corrían las primeras jornadas de la Liga 1983/84 cuando Andoni Goikoetxea se cruzó en el camino del joven astro argentino. Le rompió el tobillo izquierdo, el de su pierna buena. Aún así, reapareció sólo tres meses después y pudo verse la cara con el defensa vasco en la final de la Copa del Rey en el Bernabéu que acabó en batalla campal.

http://www.youtube.com/watch?v=N8_JYHtvTS8

El día que Guardiola dijo basta

Jesús Ollero | 20 de septiembre de 2010 a las 12:54

La performance de Guardiola tras el Atlético-Barcelona me ha provocado náuseas. No por lo que ha dicho, sino por las reacciones que ha tenido. Escuchar a la prensa madrileña, en particular a algún as de nombre compuesto, a otro con nombre de galletas o a un tercero que dice que da balonazos que dejan marca, te conduce sin reparos a cierta repugnancia. Estoy de acuerdo en todo lo que ha dicho Guardiola, un tipo que no me resulta simpático porque siempre he pensado que sus indiscutibles virtudes tácticas esconden a un pésimo perdedor y a un deficiente fichador. O sea, que es un entrenador y punto, no lo que desde Barcelona se pretende vender. Pero estoy de acuerdo en todo con él. Incluso en sus tiritos. Ya está bien y ya veremos si la prensa capitalina tiene lo que debería tener para realizar idénticas insinuaciones a mi admirado Mourinho. Traigo un tweet de JJ Santos (otro que tampoco es santo de mi devoción): “Cada vez soy más de Guardiola. Cuanto más sutil e irónico se muestra en las ruedas de prensa, más zoquetes y torpes se manifiestan sus enemigos”. ¡Claro!

“Hemos jugado de escándalo”, dijo Guardiola con una pose evidente. Por supuesto. Quien lo dude no sabe nada de esto. El Calderón es el único campo que se le resistía a Guardiola. Encima venía tras la cagada con el Hércules y contra un equipo que salvo el resbalón en Grecia está muy al alza. Y para colmo se exhibe de cabo a rabo, en Madrid, y se cruza con toda esa caterva que le desprecia, seguramente y como apunta el autor de Football Vintage, Borja Pardo, porque se expresa mucho mejor que la mayoría de ellos. ¿Por qué iba a dejar pasar la oportunidad de sacar pecho y darle una palmadita condescendiente a quienes aguardan como lobos cualquier detalle para atacarle y restarle méritos?

Plantearse que el Barcelona no hace el mejor fútbol que jamás hayan visto los ojos de todo aquel que no pudiera disfrutar del Brasil del 70 desliza una ignorancia descalificante. Va a resultar que el Barcelona ha ganado todo lo que ha ganado por la estupidez esa del Villarato (¡por dios, qué nivel!). “Sí, Villarato, hemos debido ganar por el árbitro, no preocuparos […] Estoy tan lejos… Puede ser que haya penalti, pero de verdad que ya lo asumimos. No preocuparos, nos beneficia todo el mundo. Si así estáis más tranquilos, quedáos tranquilos”.

Hace dos semanas, después de caer lesionado, Mourinho dijo tener “miedo a que le den una ostia” a Cristiano Ronaldo. Guardiola lanzó un recado a los periodistas (y a todos en general) para que tengan cuidado sobre lo que dicen, piden y exclaman. Ayer, con la salvaje entrada, tobillera, innecesaria y nauseabunda, de Ujfalusi a Messi, Guardiola pidió que se dejen de emplear frases como “a Messi hay que pararle por lo civil o por lo criminal”. “Ustedes han visto también, y ustedes que escriben artículos, tienen una responsabilidad sobre los comportamientos con sus insinuaciones”. Guardiola destacó que jugando “con esta agresividad” el Atlético puede optar a todo. “Con esto no quiero decir que el Atlético haya sido violento”. Messi estará dos semanas de baja: “Messi es el jugador menos tramposo, no se tira, sólo intenta jugar bien y que lo hagan los demás. Los árbitros no tienen que proteger a Cristiano o a Messi, sino a todo el mundo”.

En fin, ver la bilis que destilan algunos periodistas sólo hace que le dé más la razón a Guardiola. Aquí, en el sur, también hemos padecido a implacables analistas que han llegado a llamar portero de discoteca a Pablo Alfaro y que han lanzado campañas para que Javi Navarro no fuera internacional. Y cadenas televisivas que sólo ofrecían imágenes de equipos andaluces (lo hacían en particular con el Sevilla) cuando algún defensa llegaba tarde con la mala suerte de hacerle daño a una superestrella. Esto es lo que se viene a decir en Madrid sobre Ujfalusi, de quien no cuestionamos su nobleza, salvo porque quienes ahora le defienden son los mismos que dudaban de las intenciones de los anteriormente citados.

Aprovecho para recuperar la entrada de Gurpegui al Kun Agüero hace una semana en San Mamés. Más o menos del mismo porte. De momento, las tres entradas tobilleras mencionadas se han saldado con lesiones menores: de la semana de Agüero a los diez días de Cristiano Ronaldo hasta llegar a los previsto quince días para Messi. Pero en una de estas la cosa se pondrá mucho más fea