Archivos para el tag ‘Vicente del Bosque’

‘Sálvame España’

Antonio Galiano | 14 de junio de 2012 a las 14:29

Y por si hubiera poco con el tema cansino del delantero (antes y después del partido ante Italia), a éste le salió un apéndice. Se nota que el grupo que maneja Vicente del Bosque en la selección es ejemplar porque la prensa no puede rebuscar nada dentro para amenizar los días que pasan entre partido y partido. No hay veteranos que se amotinen para contravenir las órdenes del entrenador; ningún Clemente de por medio que se busque palos o ningún bote de colonia que caiga en el pie de un jugador etc… Casi todos los jugadores son indiscutibles y para colmo el fantasma de los Barça-Madrid ya queda lejos. Hay que sacar petróleo de dónde sea para llenar páginas, y si no te lo dan los de dentro, pues que mejor que armar cualquier cirio con declaraciones externas y especulaciones.

Precisamente por eso le ha venido que ni pintado a la prensa que dos de sus fetiches, Luis Aragonés (sobre todo éste) y José Mourinho, den su opinión sobre el planteamiento que el seleccionador sacó en el debut de España en la Eurocopa. Es siempre lo mismo. Ya ocurrió en el Mundial de Sudáfrica cuando el ex seleccionador campeón de Europa se le ocurrió ganarse el sueldo en Al-Jazeera dando su opinión sobre el papel de España ante Suiza. ¿Tenía que mentir o irse por las ramas por deber patriótico? Que recuerde sólo dijo que había que ser más directo y moverse más arriba. Pues para la prensa cayó en el pecado capital de la envidia por el hecho de ser el antecesor de Del Bosque en el cargo y no apoyar la evolución de su herencia en un momento tan delicado.

Pasados dos años le ha ocurrido lo mismo. A pesar de valorar “positivamente” el empate español en el primer partido y decir que “España mereció ganar”, ha vuelto a pecar sólo por haber confesado -como el resto de los españoles- que hubiera jugado con un delantero centro de inicio -con Fernando Torres concretamente-. De nada sirve el gesto que tuvo Del Bosque en la recogida del Premio Príncipe de Asturias de los Deportes y agradecimiento público y privado del ex seleccionador. No puede dar su opinión en su trabajo por la combustión inmediata de la prensa, que rebusca y monta al instante un Sálvame Diario (apropiada comparación ahora que la Eurocopa reina en Mediaset) con un hombre de fútbol siempre coherente al que presuponen un “enfado” por una crítica tan liviana.

Es crudo, pero ese tipo de periodismo empieza a parecerse a la telebasura que tanto se critica en España por su baja calidad y su efecto narcotizante. El problema de todo esto es que el foco de atención se desvía de lo importante, el equipo. Ahora que está tan de moda incidir en la condición de distracción del fútbol ante la realidad económica que asola a España, hay que denunciar estos casos de marujeo deportivo que intentan rizar el rizo: distraer con meras especulaciones dentro del ya de por sí narzotizante fútbol. No se le puede sacar punta a todo y luego rendirse a los pies del triunfador cuando el viento sopla a favor, como ocurrió en los éxitos de la Eurocopa y el Mundial. Hay que ser un poco serios y no intentar magnificar una simple opinión para tratar de enfrentar a los dos hombres que han hecho de una selección perdedora una de las mejores todos los tiempos. Es preferible reducir planillos y escaletas antes.

Príncipe de Asturias: ¿Mourinho? ¿Guardiola? Pregunten a Mediapro

Jesús Ollero | 18 de octubre de 2010 a las 14:30

Para que luego digan que la prensa no tiene influencia, durante el fin de semana hemos presenciado el mejor ejemplo de cómo conseguir que se haga algo que contraviene claramente los intereses de los clubes. Con Marca a la cabeza, la prensa capitalina ha conseguido convencer a Florentino para que Mourinho dé marcha atrás en su negativa a dejar participar a los jugadores del Real Madrid en la entrega del Premio Príncipe de Asturias de los Deportes a la Selección Nacional de fútbol, más que nada porque se celebra la noche del viernes 22 y el equipo juega contra el Racing el sábado a las 20 horas.

Entiendo perfectamente el simbolismo del premio, de la selección, etc, etc, etc, etc, pero parece evidente que el enemigo de la organización del evento no ha sido precisamente Mourinho, ni Guardiola. Fecha prefijada para un prefijado calendario que indica desde julio qué viernes son víspera de partido para los equipos que juegan la Champions. No es el caso (lo que hay es Copa del Rey) pero Barcelona y Real Madrid juegan el sábado por decisión de Mediapro, la que maneja las retransmisiones, para entendernos. El último fin de semana sin ser previa de Champions jugaron ambos el domingo…

Toda la artillería mediática clama contra Mourinho (salvo alguna honrosa excepción que señala directamente al programador de partidos) cuando anuncia que no piensa permitir a ninguno de sus internacionales españoles estar en Oviedo para la ceremonia. Guardiola, con toda la lógica, secunda al portugués y los jugadores más representantivos de la selección, en principio, no están convocados para el Premio Príncipe de Asturias.

Tal es el coñazo que ha estado dando la prensa, deportiva y general, con este tema que Florentino se reunió con Mourinho en un hotel de Málaga y Valdano ya anunció en La Sexta justo antes del Málaga-Real Madrid que Casillas recogería el galardón con el compromiso de regresar en avión privado a la capital de España esa misma noche. Caray, La Sexta, la cadena televisiva del mencionado programador… Mejor un mal arreglo que un buen pleito, debió pensar el portugués. Guardiola mantiene el tipo con una salida a Zaragoza fijada para las 18 horas del sábado, con una prensa bastante menos volcada con la selección y con el temor a no poder contar con Xavi y liberarlo para que acompañe a Casillas: “No va a ir ningún jugador que tenga que jugar el sábado”. Todavía hay quien insiste en culpar a Guardiola

Particularmente defiendo la opción de los técnicos, aunque el desbloqueo ha debido llegar de otra manera y no con esta marejada mediática a mayor gloria de quien no debe tenerla (un sector de la prensa). Es normal que los dos técnicos intenten evitar que alguna de sus estrellas acuda a un acto público la noche anterior a un encuentro y a muchísimos kilómetros de distancia. Cualquier esfuerzo por la selección es poco, muy bien, pero en este caso creo que quien debió empezar a esforzarse por convertir gala y fútbol en compatibles es precisamente la organización de la gala, que ha corrido un serio riesgo de reducir la presencia de la selección a Vicente del Bosque.

“Entre Mourinho y Guardiola, le han asestado un golpe de muerte al Príncipe de Asturias del Deporte. El declive era claro y ahora esto”. Esto decía un auténtico tótem del periodismo nacional, Ramón Trecet, en su twitter. No puedo más que discrepar con el maestro. En todo caso, lo que han hecho es defender los intereses de su empresa como es su obligación. Para defender a la selección y al galardón del órdago de Mediapro debieron intervenir otros, me temo.

Mou, sweet Mou

Jesús Ollero | 16 de septiembre de 2010 a las 18:44

Por mucho que intentemos aferrarnos al entrenador que todos llevamos dentro, reconozcámoslo: Mourinho está muy por encima de cualquier genialidad que nuestra cabeza pueda producir. Si la afición del Madrid logra entender que para ganar no siempre hay que jugar como en los videojuegos, Florentino puede haber fichado al técnico que le dé la gloria que él mismo se quitó eliminando al buenagente Del Bosque, ese que ganó dos Copas de Europa y parecía que las había comprado en unos almacenes, a tenor del trato recibido cuando se fichó a un técnico elegante para echar al técnico que ganaba.

Dicho lo cual, al Madrid le han hecho media ocasión en tres partidos, y aunque hayan sido rivales menores es algo digno de ser tenido en cuenta. Media ocasión, ojo. Este equipo va a ganar un montón de partidos por el simple hecho de no encajar goles. Con lo que tiene arriba, pocas veces se quedará a cero (algunas, claro) y todo junto puede presentar el Real Madrid más competitivo en años. Justo lo que se buscaba. Y encima es el pararrayos más descomunal que se ha visto en tiempos recientes. Todos los focos y todas las broncas para él, toda la tranquilidad para los jugadores.

Mourinho no ha inventado ni la rueda ni el fuego, pero sí logra que la implicación del personal, del multimillonario personal, se multiplique. La arrogancia convertida en esfuerzo y puesta al servicio del colectivo. Qué maravilla… Recuerdo cómo la grada del Bernabéu despreció hasta el hartazgo a Fabio Capello. En sus dos etapas. Y en las dos fue campeón de Liga. En la primera, además de perder el primer partido de Liga en la segunda vuelta (en Vallecas), tuvo la osadía de defenderse de una cagada de pretemporada con un lacónico: “miro a mi lado y sólo veo a Milla y al hijo del presidente”. Era Fernando Sanz, hijo de Lorenzo, que por supuesto desde entonces estuvo deseando cargarse al italiano. Con Mou todo es distinto. Y mira que lloró con el 0-0 de Mallorca: “Ahora diréis que en quince días esto tiene que cambiar mucho, pero en estos quince días sólo tendré de la primera plantilla a Dudek, Adán (los dos porteros suplentes), Pedro León y Granero”. El día de Osasuna le pitaron (“me toca aguantar”). Ya no.

Soy muy de Mourinho, lo reconozco. Pero mucho, mucho. No sólo porque hizo de mi querido Inter el rey del mambo después de haber visto esa camiseta de rayas negras y azules arrastrándose por multitud de estadios con entrenadores mediocres y/o sin personalidad.

No me extraña nada, pero nada, que la Federación de Portugal esté dispuesta a hacer lo que haga falta para que Mourinho sea seleccionador. Igual no es ninguna atrocidad que una persona sea capaz de doblar cargo. Nos libraría de un buen puñado de prejubilados (y no lo digo por Del Bosque precisamente porque está en su punto más alto, pero igual sí por un ex triunfador como Fabio Capello) y derribaría muchos mitos poco fundamentados que a veces se usan de forma interesada, como la doble función de Scariolo en la selección española de baloncesto.

Dependerá de Florentino, como siempre, que para eso es un ser superior.

PD: No creo que Mourinho hubiera reservado, nunca, al mejor jugador del mundo. Y menos tan pronto. Vale que era lógico pensar que no había mejor ocasión de darle descanso que recibiendo en casa al Hércules, pero mira luego… Evidentemente hablo de Xavi, el jugadorazo que permite al Barcelona jugar como el Barcelona que todos queremos ver.

Pues eso, este es Mourinho