Archivos para el tag ‘Víctor Valdés’

El ejemplo de Valdés

Antonio Galiano | 12 de diciembre de 2011 a las 18:40

Pasado ya más de un día de resaca del Madrid-Barcelona, un error sangrante ha quedado en mera anécdota gracias a la victoria del Barça. Se trata del regalo de Víctor Valdés al comienzo del partido, que hizo revivir al portero azulgrana unos fantasmas que parecían olvidados bajo el mando de Pep Guardiola: sus fallos con los pies.

Es innegable que el portero del Barcelona ha experimentado un crecimiento espectacular en las últimas temporadas que le ha llevado a casi igualar la capacidad de decidir partidos de Iker Casillas. El arquero del Barça no es sólo un simple espectador de lujo del juego de su equipo, sino que participa en él tanto a ras de suelo como salvando goles. Ésto le ha convertido -gracias a la confianza brindada sobre todo por Frank Rijkaard- en el guardameta azulgrana más solido desde que Andoni Zubizarreta dejara el equipo. Podría haber sido Pepe Reina, pero a él no se le dio la oportunidad de afianzarse.

Hombres como Mariano Angoy, Carlos Busquets, Julen Lopetegui, Vitor Bahía, Francesc Arnau, Richard Dutruel, Robert Tito Bonano, el malogrado Rober Enke o Rüstü Reçbe han pasado por la meta del Camp Nou para poner a prueba los nervios y la riqueza de vocabulario banal del aficionado para insultar a un jugador propio. Sólo Ruud Hesp sirvió de parche temporal a un problema que -cómo no- se ha solucionado desde la cantera, que también propició algunos intentos fallidos.

Guardiola ha culminado la obra de Rijkaard haciendo de Valdés el portero más completo de España -que no el mejor- a base de exigencia y unos principios irrenunciables. En el juego de posesión del Barcelona, el último hombre tiene que representar una vía de escape a los defensas para evitar la presión, y el pelotazo sólo está en el manual para casos excepcionales. Es por eso que el arquero ha mejorado tanto con los pies en los últimos tres años. A veces parece que arriesga demasiado y juraría que hasta Carlos Puyol desplaza el balón en largo más veces que él. Si tiene margen, la juega. Es una seña de identidad  impuesta que no tiene que echar abajo un fallo aislado.

Esta mejora está sin embargo un poco infravalorada. No sólo es de admirar que un meta tenga más criterio con los pies que algunos centrales, sino que hay que tener en cuenta para apreciar la dimensión de su superación que Valdés había protagonizado más de un fallo de bulto en ese aspecto del juego. Lo saben bien su ahora compañero David Villa, al que le regaló dos tantos cuando jugaba en el Valencia, o Iván de la Peña, que aprovechó otro error frente al Espanyol. Pese a ésto, Valdés ha perdido el miedo a jugar con los pies habitualmente y es capaz de reponerse valientemente a un error en todo un clásico en vez de optar por lo fácil, como resaltó Guardiola al término del partido.

El meta del Barça debería ser un ejemplo para Casillas en este ámbito. Es otro detalle de la diferencia de la apuesta futbolística del Barcelona y el Madrid que ha quedado patente después del sábado. La muestra más reciente de la torpeza con los pies del capitán del Real Madrid y la selección española es que empañó su récord de internacionalidades en el amistoso frente a Costa Rica, equipo al que puso el primer gol en bandeja al errar en un balón fácil.

Un fallo lo tiene cualquiera, pero el mejor portero de la historia de España no debería permitirse esta carencia. Más si forma parte de un equipo nacional que apuesta por el mismo juego que el Barça. Es un jugador acomodarse en mantener unas habilidades  extraordinarias. El fútbol evoluciona y los porteros ya no están sólo para parar.