Naves, capítulo final

Juan Andrés de Gracia | 24 de julio de 2011 a las 13:50

Bueno, habló el Supremo y ahora hay que gobernar. Para la clase política que nos rige, siempre es un consuelo que los temas complicados estén bajo decisión judicial, porque eso les permite esconderse para no tomar decisiones. El caso de las naves de Colecor es una prueba de ello. El insumiso deudor que las construyó sin permiso, a sabiendas de que era absolutamente ilegal, recurrió la anulación del Plan Especial que permitía legalizarlas, que había preparado a su gusto, y ahora, el Supremo ha dicho que el Plan fue perfectamente anulado, básicamente, porque respondía al interés exclusivamente del infracrtor, y no al interés público o general. Y no es que el plan que se preparó para sustituirlo sea un dechado de virtudes, pero al menos obliga a tirar una parte importante de las naves.

Hay que recordar que el PGOU permitía recuperar el uso industrial en la zona de Colecor con las adaptaciones lógicas que una nueva instalación requiriera. Lo que no permitía, lo dijera quien lo dijera, es construir sin licencia, los metros que a su propietario le viniera en gana y que el uso fuera comercial. Rescato ahora las últimas palabras que al respecto dijo el “socio concejal”, sobre que lo que hay construido no son naves, sino “un centro comercial”.  No es relevante para la justicia que tuviera el aval verbal de la superministra, el mayor parcelista ilegal de la ciudad sabía que necesitaba una licencia de obras. Claro, si la hubiera pedido, no se la hubieran dado, porque, lo que construyó, para nada se atiene a lo legalmente establecido.

La situación política es morbosa. Por un lado, un PP que ha pasado a gobernar. Que apoyó con su voto que se legalizarán el 100% de las naves. Que votó a favor de este plan especial que ahora ha sido anulado, y que no apoyó  el que exigía que se tirara una parte importante de lo construido y que no tuviera uso comercial. Por otro lado, IUCA, que aprobó el primer plan y que, tras su anulación por los tribunales, preparó un segundo plan, aunque, para ello, tuviera que hacer trampas, al extender la zona industrial fuera de los límites razonables. El “hemmano” le acusa de haberle permitido y animado a constrruir y haberle puesto la multa más “injusta” de la historia. El PSOE no votó a favor del primer Plan, ya que era absolutamente ilegal, como ahora se demuestra. Se vio obligado a votar a favor del segundo plan auqnue el porcentaje de metros a derribar era claramente insuficiente y los usos pretendidos impresentables. Pero el “aspirante a fenómeno” negoció con el constructor, siguiendo instrucciones de la, entonces, consejera de obras públicas y exalxcaldesa, una solución de compromiso. Ahora, lo lógico es que mantenga su posición a favor de este segundo plan, aunque la postura del absolutista Durán, deja abierta una espita a otro acuerdo. Lógico si pensamos que, a quien le prometió una solución, ahora comparte escaño con él.

Pero sin duda, lo más interesante es qué va a hacer UCOR, con sus abogados y profesores de universidad al frente, cuando se enfrenten a la sentencia que dice que, lo que su líder hizo, es una absoluta ilgealidad. ¿Tendrán valor de aprobar el segyundo plan, a sabiendas de que suipone tirar al suelo parte de su propiedad? Habrá que estar atentos. No obstante, la clave es que Gómez puede tomar la palabra en el pleno y decirle a Tejada que las naves se hicieron porque Rosa le eanimó  hacerlo, y no se paralizaron porque Ocaña estaba al tanto de ese acuerdo. Puede decirle a Nieto, que siempre estuvo a favor de las naves y tampoco denunció su construcción. Y puede recordar al señorito Durán, que se comprometió en una visita secreta a las naves, a ejercer toda la influencia en la Junta para que se le legalizaran. Por suerte, Paco García mantuvo la coherencia, y ayudó el cambio de la consejera.

Lo que no sé es que va a decir Gómez a Gómez. Esto promete puesto que la obligación de un concejal, sea quien sea, es respetar la ley. Si el infractor tenía derecho a defenderse, ya lo ha hecho y  los tribunales han decidido que es culpable. Lo decente sería tirar todas las naves, restituir el terreno a su situación original y pagar la multa. pero no creo que el personaje esté por la labor, pero yo se lo voy a recordar. Es más, si tuviera sensatez, lo que debía hacer es dimitir de su puesto, porque no parece correcto que siga de concejal quien la justicia ha dicho que ha cometido tamaña ilegalidad.

  • Hugo

    Supongo que hará lo que dicte la justicia. ¿Lo decente sería tirar todas las naves, restituir el terreno a su situación original? No sé si se acuerda de cómo estaba el terreno original, un terrenal lleno de basura y escombros con la torre de la Colecor que se caía a trozos, vamos toda una visión arqueológica en conjunto con Medina Azahara. Sería una estupidez tirar el complejo porque significaría que el senequismo cordobés volvería a triunfar. Seguramente si viniese Ikea y lo comprase se acababa el problema y todos tan contentos (¡guau Ikea, viva lo extranjero!). Se debería dar una salida lógica que no perjudique a los interese de la ciudad y a nuestro P.I.B. más preciado: el paro. ¿Dimitir? A lo mejor deberían dimitir otras muchas personas antes que él que nunca ha vivido de la política y se han servido de ella para fines personales, ¿no cree?. Eso es lo que quisiera la izquierda y la derecha de esta ciudad, que dimitiese, porque ante todo estorba pero te puedo asegurar que no lo va a hacer. Una persona que ha sido humillada de esa manera y tiene la potestad de contragolpear es muy difícil que se eche atrás. Rafael es capaz de todo. Por cierto, aunque no me crea, debería empezar a diferenciar entre Rafael Gómez, Arenal 2000 y Ucor, porque jurídicamente son todas diferentes. Aunque sea el líder de Ucor, este partido está captando cada vez más adeptos, no solo en la ciudad sino también en la provincia, personas que están hartas de los politicuchos mentirosos de siempre (a lo mejor sorprende dentro de cuatro años y tendrás que reestructurar sus teorías). Y con respecto a que tú se lo vas a recordar, permítame que me ría por no decir que me descongoje. ¡Si somos cuatro gatos los que te leemos padre mío!. Tanta soberbia no es buena. Y por otro lado, no te veo yo plantando cara a Rafael y diciéndole cuatro cosas. Tú me parece que eres de los que se cruzan de acera. La valentía querido bloggero, se mide con otros matices que pienso, por tus circunstancias, estás lejos de lograr. Tú Córdoba de títeres con la que sueñas, no es ni tuya, ni lo será nunca. Te puedo asegurar que te irás a la tumba con tu indignación, sea acertada o no. Ya lo hizo Séneca.

  • posada y palacio

    El caso Colecor tiene ya demasiados nudos y desandarlos unoa uno es poco menos que imposible: en alguna esquina del recorrido tiende alguien una celada.COmo otros temas de la ciudad (Palacio del Sur o Recinto Ferial, por ejemplo) éste se ha encallado y encanallado de mala manera. Los compromisos de nos y otros -como bien reflejas en tu blog- están cruzados de modo y manera que cuando uno de los partidos decía una cosa el otro decía otra y cuando éste último decia esto y el primero decía aquello.
    Creo que una buena parte de las últimas décadas de la historia de la ciudad tiene tintes feudales; unos cuantos han tenido la sartén por el mango y han decidido por todos -pero sin ellos- y sin preservar necesariamente el interés general. La parte más señera del poder político, el oder político y el poder empresarial han venido urdiendo una tela de araña que a duras penas empieza a desmontarse, eran ídolos de barro que en su caida han arrollado buena parte de las espectativas de la ciudad. Estos “referentes” solo se referían así mismos, se autoreferenciaban. Las naves de Coleor son un ejemplo palmario de ese neofeudalismo

  • Juan Andrés de Gracia

    No está mal, duro, pero educado, al fin y al cabo meterse con los políticos es una moda. Empiezo por el final, yo no estoy indignado, yo simplemente entiendo a los que lo están y les animo a seguir. Y ahora sobre el fondo, la justicia ya ha dicho que el plan especial y el proyecto de actuación (ojo, que siempre se olvida que también fue anulado y marcaba la legalidad de lo construido) no son conforme a ley. Por eso Gómez se ve obligado ahora a olvidarse de la vía judicial, que le ha dado la espalda, como no podía ser de otra manera por actuar al margen de la ley. Su llamada a un pacto y a no pagar la multa es patética. Ahora se demuestra que su intención era poder presionar al ayuntamiento en este momento, pero sus cinco concejales le dejan fuera de juego ante el PP. El PP tampoco lo tiene fácil, aprobó el plan anulado por ilegal y se abstuvo en el que hay que tirar 15.000 m2 de naves. ahora mira a la Junta, demostrando miedo a gobernar. En cualquier caso, una solución intermedia es aceptar ese plan último y esperar que la Junta, ni ningún particular, lo recurra. Sobre Ucor ya sabemos lo que pretende hacer política y ocupar poder a la vez que dice que no son políticos, o sea, una postura antisistema propia de la extrema derecha. Sobre la llamada a que Gómez es cordobés y que por eso parece que puede cometer ilegalidades, sólo recordar que Dectalon, Mercadona o leroy Merlín han usado suelo legal justo delante de las naves. Por cierto, ya le plantñe cara a Gómez cuando fue presidente del Córdoba y en artículos de prensa públicos. Lamento no poder vivir en la urbanización que él vive para discutir cada día.

  • Juan Andrés de Gracia

    Buena calificación de la época que ha vivido esta ciudad, aunque se te ha olvidado mencionar a Fray Langostino como máximo señor feudal. Lo malo es que esta ciudad quería salir de esta triste época a través de la cultura, y parece que ahora usa la cultura para enfrentarse a los vascos. Pero las Naves son una muestra de si nos vamos a quedar presos del pasado o no. Tirarlas, al menos parcialmente, será muestra del poder de la ley y de que también hay formas de controlar al poderoso por parte de los “siervos de la gleba”

  • MIke S. Blueberry

    Mala suerte tenemos los cuatro gatos de este blog, que tenemos que sacrificar las retinas con los textos de huguito. (Una tira de Miguelito, de Romeu, publicada en el Pais hace ya algunos años en el que su hermano tenía este nombre). Pena no ser tan divertida.

  • posada y palacio

    NO ME HABÍA OLVIDADO SINO QUE HAY UN ERROR: HE DICHO DOS VECES EL PODER POLÍTICO, CUANDO UNA DE ELLAS QUERÍA DECIR EL PODER FINANCIERO. ¡CÓMO OLVIDAD AL INFAUSTO FRAY LANGOSTINO!
    Mientras buscaba tu respuesta heleido otras entradas tuyas o algunos comentarios de blogueros que, como yo, te siguen (alguno que otro debería dejar de hacerlo, o al meos de decir chrradas). Normal que te sigamos: son muy atinados tus artículos, como el último, el de “Congelados Nieto”. El resumen lo haces bien: bienvenido a la realidad Sr. Alcalde y rabito de pasas para recordarle las posturas incongruentes que tomaron en la anterior corporación respecto a los impuestos y que siguieron manteniendo en el programa-campaña electoral. Vine bien aquello del viejo profesor Tierno Galván: los programas electorales se haen para ganar elecciones y gandas hay que hacer un programade gobierno. Sí, ya sé, algo cínico pero…, así de claro

  • Juan Andrés de Gracia

    Bueno, es una reflexión diferente que mientras que sea educada viene bien como contrapunto a nuestras opiniones.

  • Juan Andrés de Gracia

    Ojalá tuviéramos al viejo profesor ahora para poner sensatez. Seguro que entenderías a los indignados como entendió a la movida madrileña. La opinión generalizada de los que conviven con los 19 escalones es que pensaban que estaban mejor preparados para gobernar y que tenían las cosas más claras. Por cierto, Cultura se desdibuja cada día más y mientras nos entretenemos con la guerra contra los vascos.

  • posdaposada y palacio

    Es el sino de la cultura. La cultura ha estado en primera linea de la agenda política gracias al proyecto 2016 y, en segundo término, porque la responsabilidad la ostentaba un peso pesado del gobierno municipal. Esas dos relidades ya no se dan y entonces la cultura vuelve a su “lugar natural”; añádase ora variable para empujarla hacia el lado: la crisis económica. Ya ves ando pesimista o quizá valga mejor decir realista, conscientemente realista (y algo desolado, por qué no decirlo).La cultura tiene un problema central, más allá del juego de poderes o los recursos posibles que se emplean: su fuente de legitimación. Me explico: mientras no sea sentida como una necesidad por una amplia capa de la población su papel será capidisminuido. Ese ha sido precisamente el valor del proyecto 2016: haber legitimado la cultura como elemnto factible de motor político, económico y social. Si ello no es así, el ciudadano y sus representantes (políticos y no políticos) seimpren tendrán infinidad de rincones en los que posarse: las obras de las calles, la seguridad, la limpieza viaria o el turismo. Giste o no, parezca elitista o no, la cultura necesita de unos códigos de interpretación relativamente complejos y forma parte de las necesidades terciarias,según la pirámide de Maslow.
    Nota: Mientras escribo estas modestas líneas escuho la “Sinfonía del Nuevo Mundo”. ¿Es esto mayoritario, escribir sobre cultura y disfrutar de ella al tiempo?

  • Juan Andrés de Gracia

    Yo escucho “Supertramp en París” que entiendo que también es cultura contemporánea, salvando las distancias. Lo malo es que lo que habíamos conseguido es que la cultura “minoritaria” fuera sentida como mayoritaria y tenemos dos ejemplos con el flamenco o con la poesía. Ahora volveremos a la cultura elitista para algunos y la llamada cultura popular de la niña que canta copla y el grupo de amigos que cantan “Soy cordobés”. Aspirábamos a volver a ser cosmopolitas y retrocederemos a provincianos. Pero, como diría Allende, se volverán a abrir las alamedas ….