Perder el tranvía

Juan Andrés de Gracia | 25 de agosto de 2011 a las 13:30

Al margen de personas a nivel particular, y de miembros del movimiento ecologista, el primero que empezó a trabajar en que se pudiera implantar el tranvía o metro ligero en nuestra ciudad fue Pepe Mellado, en su puesto de “alcalde pedáneo” de la Gerencia, allá por el año 1999. Bueno, si soy fiel a la historia, ya por el año 1994, Francisco Muñoz Carreras, teniente alcalde de tráfico y seguridad con Herminio Trigo, ya habló varias veces de esa modalidad de transporte, pero sin avanzar ningún tipo de trabajo previo. Volviendo a la época de Mellado, el tranvía fue una de las muchas ideas que se sacó de la manga, pero en este caso, estaba fundamentada en que Europa empezaba a financiar proyectos medioambientales de movilidad sostenible.

Córdoba, ciudad esencialmente llana, es una buena ciudad para que se pudiera implantar el tranvía, si bien su coste es, actualmente prohibitivo. Desde luego, lo de pensar en hacer una línea que sirviera para cruzar la Ribera, no tiene ninguna utilidad. Por mucho que se haya usado infografíasen la prensa muy llamativas, el tranvía por la Ribera se convertiría en un trenecito turístico a precio de oro. No deja de ser extraña la foma de actuar de la Junta al promover la implantación del tranvía, colaborar o pagar la construcción de alguna línea, pero que luego los ayuntamientos se vean obligados a su mantenimiento. Sobre todo, porque ni siquiera era una prioridad municipal y fue vendido por Chaves de forma sorprendente. La Junta de Andalucía no puede hacer este tipo de propuestas sin cerrarlas ante con el gobierno local de la ciudad o será un proyecto que no verá la luz. De hecho, solo tenemos que visitar las ciudades de nuestro entorno. En Sevilla, el tranvía no deja de ser algo simbólico, y, el que se ha impulsado en Jaén, presenta dudas serias sobre su rentabilidad.

Fue ridículo que la Gerencia de Urbanismo gastara dinero en un estudio sobre posibles líneas de tranvía para que luego luego la Junta hiciera otro. Más aún cuando se han hecho ambos de espaldas a Aucorsa. El tranvía, en caso de que se hiciera realidad, lo cual parece ya imposible a corto y medio plazo por la experiencia de otras ciudades, la falta de dinero y la oposición del gobierno municipal, debe estar incardinado en la red de transporte público de la ciudad y, por tanto, ser una pieza más del mismo y no una excentricidad. Su valor medioambiental está en que sustituya o complemente otras formas de transporte, pero no en ser un proyecto que se consuma en sí mismo.

Sin duda, Aucorsa ha ido adquiriendo autobuses cada vez más respetuosos con el medio ambiente, aparte de más cómodos y accesibles. Dentro de esa renovación de la flota es donde se puede y se debe incluir el tranvía. Pero antes, hay que fijar qué itinerarios son necesarios, interesantes y rentables para el transporte público de Córdoba y no hacer uno específico para el tranvía. Hay que pensar que una vez se estableciera el tranvía, lo que obliga a una infraestructura estable, no se puede cambiar a capricho del gobierno local de turno. Tampoco puede ser un competidor del autobús, sino un elemento, más o menos importante, de una política única de movilidad sostenible.

Visto el coste que supone y la situación actual de crisis económica de las instituciones públicas, estoy plenamente de acuerdo con la superintendenta Tamayo y con Tristón Martín de que es prioritario trabajar para contar con una línea de cercanías de este a oeste. Los estudios realizados para la creación del área metropolitana de Córdoba demuestran que hay suficientes potenciales usuarios. Además, el tren actual es una apuesta clara por la sostenibilidad ambiental. El AVE me parece un gran avance, pero solo es rentable para viajes a media y larga distancia y su coste es prohibitivo para muchas economías si se debe usar periódicamente. Actualmente, se utilizan como alternativa los autobuses de línea, pero, a pesar de sus mejoras, sería más rentable social y medioambientalmente, la línea de cercanías.

Por tanto, creo que el tranvía ahora no es factible, pero tampoco debe olvidarse en un futuro más o menos próximo, como una opción más. Pero, sin duda, es más urgente continuar la renovación de la flota de Aucorsa y la remodelación de sus líneas para que dé mejor servicio a la ciudad y gane ususarios. Paralelamente, hay que trabajar para que la línea de cercanías este-oeste sea una realidad a corto plazo, con posibilidad de irla completando hacia el norte y hacia el sur. Ojalá el Consorcio de Transporte Metropolitano sea algo más que un organismo desconocido para la mayoría, desarrolle sus funciones,  y que no se dedique sólo al reparto de bonos de transporte.

  • Rosaura

    Leyendo su articulo observo donde se gasta doblemente el dinero…el mismo que ahora falta.

  • Juan Andrés de Gracia

    Hay demasiadas duplicidades. Hay que entender que IUCA sólo tenía a Córdoba para prroyectar como fuerza política y ha atendido a una amplia gama de necesidades y peticiones del vecindario, lo haya hecho bien o mal. Actualmente, sería necesario delimitar bien a qué se dedica cada institución y ahorraríamos mucho dinero. Por eso entiendo que suprimir las diputaciones o las delegaciones provinciales de la Junta es una necesidad evidente.

  • antonio

    Lo mismo bastaba con que se evitaran duplicidades, triplicidades o más,…como por ejemplo tener un Instituto de la Juventud de España, uno en Andalucía, un diputado de juventud en diputación, concejalías de juventud en la mayoría de municipios, y hasta áreas de juventud en mancomunidades,…a lo que habría que añadir los coordinadores de juventud de la Junta que se inventó zarrías pa darles curro a Dobladez y a De Celis (en Sevilla) entre otros, y luego a Rogelio Palacios y oros más. La política de juventud casi ha desaparecido, pero mira tú que de todo lo anterior no quitan nada

  • Paco Muñoz

    Es cierto Juan Andrés, después de un congreso sobre movilidad en Alicante, se habló con el Ministerio y estaban de acuerdo en iniciar un estudio previo para la implantación del tranvía en nuestra ciudad. Otra cosa es que fuese viable, que yo opino que sí. Olvidándonos del centro histórico, complicado, y con curvas de nivel casi insalvables en su lado este, el resto de la ciudad permitiría una línea este oeste y otra norte sur. Lo que ocurre es que es insalvable en el aspecto económico.

  • Juan Andrés de Gracia

    Ya me extrañaba que llevabas un par de copmentarios sin mencionar a Dobladez y a Rogelio. Por cierto Dobladez padre sale hoy defendiendo a Rosa frente a Carmen. Tampoco a hay que pasaarse. Estamos en un estado autonómico y donde hay corporaciones locales. ¿No se te habrá olvidado tu pasado andalucista? Esmás hasta existen Entidades Locales autónomas como Encinarejò, por donde conozco alguna gente común. Lo que hay que definir son las competencias que cada institución debe desarrollar y no merterse donde uno no debe ni tiene los recursos para ello.

  • Juan Andrés de Gracia

    Totalmente de acuerdo con el comentario. Pero pe´rmíteme que amplíe que se podría conseguir financiación europea para construirlo, lo costoso es hacer una red viabla en su mantenimiento y rentabilidad. Ya comenté que tiene la dificultad de que las líneas deben ser estables y para eso hay que tener definido con seguridad el sistema de movilidad de la ciudad y no cuestionarlo continuamente. Los debates sobre la Ribera, Cruz Conde, Ronda Norte, etc.deben cerrarse ya.

  • Bubo

    Lo del tranvía, hoy por hoy, era la chorrada del siglo. Como dices, mejor se quedan en Aucorsa y van organizando. Por cierto, yo si se que es el Consorcio Metropolitano ese que dices. La estación de autobuese tiene un cartel dorado muy bonito que lo ilustra en su entrada. Y además de vender tarjetas verdes, para Aucorsa aún no sirven cuando se suponía que a principios de año, bueno en Febrero, quiero decir, ya avisaré, también dieron publicidad de lo buenos que somos, con bolsitas, gorras, timbres para bici… aparte de esa actividad, tengo entendido que la gente que hay es bastante competente. Solo necesitan que los dejen trabajar, que no les pongan muchos pegos, y estoy seguro que se lo iban a currar.

  • Posada y Palacio

    Además de valorar la inserción del tranvía -u otro medio- en marcos más globales, en las políticas de movilidad y trasporte sostenible, el análisis finaciero debe conllevar dos grandes epígrafes; el de la inversión propiamente dicha y los costes de mantenimiento. En mi opnión es en el segundo de los capítulos donde está la verdadera espada de Damocles; como habéis dicho alguno la inversión puede sujetarse confondos europeos o los autonómicos pero luego tiene que sostenerse el invento confondos municipales. Nunca creí en el proyecto de tranvía como sigo sin creer en el del aeropuerto, otra idea que se sostiene más desde la política (mal entendida en este caso) que desde las necesidades de comunicación y desde su rentabilidad. Solo hay que echar un vistazo a la prensa para leer un día si y otro no cierre de vuelos en aeropuertos de tamaño medio y las dificultades de supervivencia de un buen número de aeropuestos. ¡Haber si un día metes en el blog una reflexión sobre esto, Juan Andrés!

  • Juan Andrés de Gracia

    Bueno, si miras meses anteriores ya hablé del aeropuerto aunque mi posición es relativamente distinta. Básicamente, que era necesario reformar algo el aeropuerto que tenñiamos, como se ha hecho pero que nunca fui partidario de un aeropuerto mayor. Básicamente, porque creo que si insistimos en nuestra línea de desarrollo como centro logística y turística, necesitábamos un aeropuerto de tipo medio. Al fin y al cabo AENA ha pagado por ahora todo, aunque en el futuro ceracno el ayuntamiento debe pagar el 14% del coste de las expropiaciones. Prometo, algo al respecto más extenso.

  • Gerardo

    Estoy de acuerdo contigo Juan Andrés en la prioridad de implantar el tren de cercanías en Córdoba de manera que podrían crearse apeaderos tanto en la zona de Fátima como en la zona Oeste y facilitar el tránsito tanto dentro de la ciudad como entre Villarrubia o Alcolea.
    Como siempre pasa las inversiones en cercanías se están volcando en Sevilla que ya tiene una red de cercanías creada, ahora se está ampliando:
    “”Las obras del cercanías de la Cartuja comenzarán en abril del 2011. La línea de cercanías C-5 permitirá la conexión entre Sevilla y el Aljarafe Norte en una media hora. La línea ferroviaria que discurre por la Isla de la Cartuja en Sevilla volverá a funcionar veinte años después de su creación para la Expo’92, con una red de cercanías que se pondrá en marcha en la primavera de 2012.””

    En cuanto al tranvía de Sevilla disiento de tu opinión pues gracias a él han peatonalizado una gran zona del centro. El tranvía de Sevilla actúa como una lanzadera que une el Prado de San Sebastián con Puerta Nueva, en el cogollo del casco histórico. En el Prado hay muchísimas líneas de autobuses, hay aparcamientos de coches y hay una estación de metro, lo que en Movilidad se conoce como un nudo intermodal.

    De forma que el tranvía es una pieza más, muy bien engarzada en la estructura de transporte público. Además estaba previsto ampliar la línea de tranvía hasta la estación de Santa Justa, de hecho el proyecto esta ya redactado y salió en información publica hace unos dos años.

  • Juan Andrés de Gracia

    Me alegro de que el tranvía de Sevilla haya podido engarzarse en la red de transporte público, mis informaciones eran otras. Habrá que impulsar la petición de cercanías para Córdoba.

  • Gerardo

    Dices en tu artículo que el coste del tranvía para Córdoba es prohibitivo. Desconozco de dónde sale este dato, si es que has tenido acceso al estudio encargado por la Junta y presupuestado creo en dos milloncetes de euros.
    No entiendo como ciudades mucho más pequeñas que Córdoba en Alemania tienen diez líneas de tranvías, ejemplo Friburgo, y aquí no es posible.
    Hay muchas clases de tranvía, desde el megapijo sin catenaria que pretendían desde la Junta de Andalucía a otros más modestos como vemos en muchos países pobres del Este de Europa.
    Me resulta además chocante que la Junta de Andalucía que tanto se gasta en publicidad para que usemos el transporte público esté dispuesta a financiar el mantenimiento de la Ronda Norte de la Alcadiosa(gran autovía urbana, infraestructura para coches) y sin embrago no quiera financiar el mantenimiento del tranvía que es transporte público.
    ¿A que juegan en la Consejería de Transportes a promocionar la movilidad sostenible o a promocionar el Cochismo?

  • Juan Andrés de Gracia

    Mi posición es que actualmente es prohibitivo, pero que espero que se pueda recuperar en un próximo futuro. El conflcito de Jaén revela que la Junta en todo caso puede hacer la inversión pero para nada está interesada en el mantenimiento. Sobre la Ronda Norte ya sabes mi posición: es absolutamente innecesaria. la respuesta pues es clara. la Junta no sabe exactamente a qué juega y está más preocupada por llevarse bien con las constructoras que en aplicar un modelo de movilidad.

  • Gerardo

    Respecto al Consorcio Metropolitano de Transportes de Córdoba creo que tienes razón se está implicando poco en la ciudad. Cuando llevaba el Consorcio funcionando un tiempo me comentó un técnico del Área de Movilidad del Ayuntamiento de Córdoba que ni siquiera habían llamado al Área para cambiar impresiones o presentarse.
    En estos momentos aún no ha contactado con las asociaciones que defendemos el transporte público en Córdoba como Ecologistas en Acción o la Plataforma Carril Bici. En Sevilla el Consorcio Metropolitano mantiene desde hace años muy buena relación con la asociación pro-bici A Contramano y hace ya unos años que en la estación de autobuses de Sevilla el Consorcio implanto un buen servicio de bicicletas de préstamo.

  • Juan Andrés de Gracia

    Me parece que es un organismo creado cuando estábamos sobrados de dinero. Ahora todo es recortar y el CMT le ha tocado los recortes cuando estaba creciendo. ¿El ayuntamiento y Diputación van a seguri pagando? Lo dudo.

  • Gerardo

    Pues cuando hay crisis es cuando es más necesario gestionar bien el transporte público ya que menos dinero hay para moverse en coche con lo caro que es su mantenimiento. Sería una política muy equivocada prescindir del Consorcio.

  • Juan Andrés de Gracia

    Ojalá no lo dejen morir de inanición