El Arcángel: patrimonio privado

Juan Andrés de Gracia | 8 de noviembre de 2011 a las 18:54

Me echo a temblar cada vez que la SAD Córdoba CF llama a las puertas de nuestro ayuntamiento, y más, si lo hace en un momento de euforia deportiva. En 2012, se cumplirán 40 años que el Córdoba CF jugó por última vez en primera división de fútbol, y esta temporada se encuentra en una de las opciones más cercanas a volver a conseguirlo. Tras no haber sido nominados como Capital Cultural de Europa para 2016 y con los problemas que sufre el expediente para reconocer a los patios como patrimonio inmaterial de la humanidad, gran parte de la ciudad vuelve sus ojos a los resultados deportivos del club, con ansias de ver colmada una ilusión. La fuerza del fútbol no es ajena a Córdoba, y el propio joven Nieto ha fichado como delegado de Deportes al Reina padre, mito del fútbol cordobés y nacional.

Es bueno recordar que, en plena campaña, el candidato Nieto se mostró reacio, como el resto de oponentes políticos, a aportar más recursos al Córdoba CF, alegando su carácter privado y lucrativo como sociedad anónima deportiva. Pero parece que la buena clasificación actual del club ha suavizado esa posición, y que se trabaja para que el ayuntamiento aporte, de una u otra manera, el dinero necesario para equilibrar el presupuesto del Córdoba CF. No hay que olvidar que el ayuntamiento no ha dejado de apoyar al club, básicamente, porque la futura exministra y ya exalcaldesa y exconsejera, usó el club como parte de su estrategia  personalista de imagen cordobita. Actualmente, el Córdoba CF usa el estadio de El Arcángel de forma gratuita y el ayuntamiento ha tenido que asumir, incluso, los gastos de reposición de cableado y luminaria, entre otros. Todo ello, al margen de todo el dinero gastado en la inconclusa reforma del mismo estadio, que ya se eleva a unos 40 millones de euros.

Hay que tener en cuenta que el Córdoba CF no es, hoy por hoy, una entidad benéfica, ni social. Que el objetivo de la SAD es ganar dinero y que, para eso, se involucraron en su presidencia desde Manuel Oviedo a Palma Marín, pasando por el tridente de promotores/constructores (Gómez, Prasa y Marín). Alguien podría creer que los resultados han hecho que, tan sólo alguno de ellos, haya ganado dinero directamente de la actividad deportiva, pero la mayoría han conseguido contrapartidas suficientes en el campo inmobiliario, que han compensado estar al frente del club. El nuevo propietario no es un caso aparte, y se hace cargo del club con el afán de ganar dinero. Por ello, no parece lógico que el ayuntamiento aporte más parte del patrimonio de todos los cordobeses, para que se lo lleve una entidad privada que, además, no tiene ningún compromiso establecido con la ciudad.

De forma apresurada, se va a permitir que un bien patrimonial como es el Arcángel, que ha costado decenas de millones de euros a los cordobeses, sea utilizado como fuente de ingresos privados por un particular. Mientras que al propio ayuntamiento le está costando dinero instalar oficinas en el estadio, le vamos a facilitar a este empresario que pueda sacar rendimiento a las instalaciones. Teniendo en cuenta la situación en la que se encuentra el ayuntamiento de Córdoba, no parece nada razonable que el posible beneficio que se saque del estadio por usos no deportivos, vaya al bolsillo de tercero. Si hay que instalar publicidad exterior, el ayuntamiento debería reciibir los ingresos íntegros. Si se va a instalar cualquier negocio hostelero, el ayuntamiento debe sacarlo a concesión en busca del mejor postor. Si se piensa instalar cualquier otra actividad económica lucrativa, el beneficiario debe ser la ciudad.

Sé que “los 19 escalones” pueden buscar informes que avalen la importancia de contar con un club en primera división. Soy conocedor de que una parte importante de la ciudad apoyan cualquier acción encaminda a conseguirlo. Pero, no es posible que el ayuntamiento de Córdoba se cargue con el mantenimiento de una actividad privada, que mueve millones de euros, sin que participe directamente en sus beneficios. Si el Córdoba CF quiere el estadio de El Arcángel, que lo pague. Que empiece por abonar un arrendamiento suficiente por su uso. Si se abre la posibilidad de ampliar sus actividades lucrativas, que se saquen a concesión mediante subasta y se le conceda al que más aporte. Hasta las castañeras y castañeros que estos días vemos por las calles durante la época del frío, tienen que abonar una tasa por el uso del dominio público. No es posible que la economía que genera el Córdoba, se vaya exclusivamente a futbolistas, entrenadores, intermediarios, … Si el Sr. González compró el club, es para que asuma su responsabilidad el frente del mismo.

Estamos en época de recortes, por encima del 30%, en el Instituto de Deportes, que va a afectar fuertemente a los clubes de base de nuestra ciudad. Adeba, Adecor, Adesal, Adenaco, Navial, Cajasur, los clubes de fútbol, … todos van a sentir la crisis del apoyo de las administraciones públicas, que se suma a la falta de empresas que inviertan en deporte. En este marco de dificultades, no es entendible que el Córdoba CF incremente los ingresos por transferencia directa o indirecta del propio ayuntamiento. Rentabilícese el Estadio de el Arcángel, pero úsense los rendimientos para financiar el deporte sin ánimo de lucro de la ciudad, y no para que el empresario González haga negocio.

Por último, entiendo que no será tan fácil que una entidad privada lucrativa como la SAD pueda recibir gratuitamente, o con contrapartidas ridículas o simbólicas, dinero del ayuntamiento de Córdoba. La situación del Córdoba CF en el estadio El Arcángel es alegal e, incluso, rondaría la malversación del patrimonio, que juegue sin abonar ninguna cantidad al Consistorio. Ya inventaron poder quedarse con los terrenos de las Quemadas para instalar una Ciudad Deportiva (en realidad, un centro de negocios deportivo y de ocio), y para ello, hubo que tirar de la falsa cobertura de la Fundación del Córdoba Club de Fútbol, a la que nos vimos obligados a reconocer su interés social. Espero que ahora no se vulnere la legalidad una vez más.

  • el paseante

    si dividimos los 40 millones de euros entre los espectadores que acuden al estadio. ¿a cuánto cabe cada uno? ahora encima le regalamos al empresario deportivo unos locales municipales para que pongan un burguer king. ésto es de locos, pero tú tranquilo juanandrés que no tardarán en sacar algún convenio de la chistera para darle forma legal a un asunto que, ya al cocinarlo, huele a podrido

  • Juan Andrés de Gracia

    Respuesta a el paseante: Somos presos de estas decisiones populistas. dedicamos el dinero de todos a unos pocos.