Gordillo, Anguita, PP: Los extremos se tocan

Juan Andrés de Gracia | 9 de abril de 2012 a las 20:24

Fui compañero de organización política del Gurú Anguita y del Che Gordillo, y acabé expulsado (junto al resto de nueva Izquierda) en aras de la “coherencia interna” del proyecto que se llamaba Izquierda Unida-Convocatoria por Andalucía. Fui acusado de transfuga, corrupto político, y no sé de cuantos pecados más, por el mero hecho de defender la unión y colaboración de los partidos de izquierda. Luego, algunos de los que me expulsaron, por ejemplo, la Quina Aguilar, ha acabando vendiendo hasta su nombre. Ya opinaba, por entonces, que el PSOE era más bien centro izquierda, y que empezaba a llenarse de liberales que distorsionaban y dominaban su mensaje. Pero era consciente de que no era posible mantener un discurso político totalitario y redentor, a saber: o el vecindario me da la mayoría absoluta o no puedo optar a gobernar. Justamente, lo contrario que significaba Convocatoria por Andalucía, que pretendía unir todas las fuerzas sociales, políticas, económicas y culturales, más independientes, que se reclamaran de la izquierda, en busca de un proyecto común, donde ninguno primara. Pero el PCE, que fue el que generó esa idea, bueno, parte de él, acabó, como Saturno, devorando a su hijo, hasta que prácticamente sólo ha quedado el PCE.

Bueno, junto al PCE, está la CUT, el brazo político del SOC, que, prácticamente, solo tiene presencia en ámbitos rurales de jornaleros, desde los que pretende imponerse como fuerza hegemónica, incluso chantajista, puesto que no respeta el juego de las mayorías, y se dedica a anunciar el apocalipsis. Para ellos, la organización y el pueblo vienen a hacer lo mismo y, cuando gobiernan, todo el pueblo, prácticamente, acaba formando parte de la organización, lo que provoca que tenga un gran poder movilizador al mismo tiempo que atemorizador, pues se margina y oprime al que no piensa como ellos. A esta forma de actuar, responde esa estrategia que acaba de iniciar, convocando a representantes de, aproximadamente, el 10% de asambleas locales de IUCA, para fijar una posición sobre la negociación con el PSOE sobre la Junta de Andalucía. En realidad, ha sido una reunión de los representantes de la CUT en esas asambleas, pero a ellos, y a los medios de comunicación de derecha y de derecha extrema, le ha venido estupendamente para alabar su “coherencia” al plantearse, como una opción, dejar gobernar al PP. Sospechosa es la coherencia del “Che” Gordillo, que ha incumplido desde hace años los estatutos de IUCA, al seguir de alcalde a la par que de parlamentario, y sobrepasar 12 años en el mismo cargo. Vergüenza pasamos cuando fue pillado cobrando dos sueldos, y alegó que no se había dado cuenta de ello.

El caso de Julio Anguita, también alcanzó su cénit cuando obligó a dimitir al alcalde de Córdoba, el cinefilo Trigo, preso de una conspiración de los poderes fácticos de la ciudad, que ansiaban que no se encargara de la renovación del PGOU. Ahí no quedó el sinsentido, sino que, luego, impidió un acuerdo general entre las dos fuerzas de izquierda/centro izquierda, ratificando que, consciente o incoscientemente, iba a permitir que la revisión urbanística de la ciudad, de la que fue un alcalde muy querido, se hiciera por parte de la derecha, y luego acabara en manos de gente tan cuestionada como el Costecero Mellado y la Conversa Aguilar. Desde entonces, Izquierda Unida empezó a perder su fuerza en la ciudad, entregada en manos de intereses populistas, poco claros, que ahora pretenden  dejar atrás.

Yo no sé si el Ché y el Gurú se han dado cuenta de que no van a conseguir el apoyo mayoritario de la población, que no es posible la revolución de manera pacífica, que sólo es posible ir haciendo reformas más o menos transformadoras, o retroceder en los avances logrados, según quien nos gobiernen. El vecindario cordobés habló y decidió que gobernara la derecha; el pueblo español habló y optó por la misma vía política, y ya están los dos gobernando. Pero el vecindario andaluz ha decidido parar esa entrega de poder absoluto, le ha retirado miles de votos a los peperos, también al PSOE, y se los ha dado en parte a IUCA, para que consiga que se gobierne desde la izquierda, no para que se miren al ombligo sintiéndose en pleno éxito, al fin y al cabo, siguen siendo tercera fuerza política. Su capacidad decisoria debe servir para entrar al gobierno andaluz, siempre que el PSOE se dé cuenta que debe limpiar su gestión de toda sombra de corrupción, oponerse a seguir sin más los dictados de la Banca y la gran empresa, mantener el máximo del estado del bienestar, aplicar soluciones nuevas desde la izquierda, y apostar por la creación de empleo. A partir de ahí, a gobernar, y que haya suerte.

  • Troya

    Pues sí. Totalmente de acuerdo. Lo único que temo es el boicot que el nuevo gobierno de Andalucía puede sufrir desde todos los ámbitos. Los poderes económicos y mediáticos dándole de lo lindo a la única región irredenta.

  • Juan Andrés de Gracia

    Respuesta a Troya 9:27 Buneo, País Vasco, Cataluña y Canarias también tienen otra onda. Es cuestión de tener alianzas.

  • antonio

    Bueno, pero no ha sido el pp el que ha puesto a Sánchez Gordillo de 1 por Sevilla en las listas de IU, y tampoco pueden decir que no sabían con quién se juntaban. Gordillo está haciendo lo que ya se sabía que iva a hacer, otra cosa es hasta donde llegue. Cuando impuso el ordago de que o figuraba de uno en la lista o rompía la baraja, debieron tomarle la palabra. Mucho presunto anarco-sindicalismo, pero lo suyo más que experimento anarco, es un Sovjos tipo soviético. El querer cargar los errores propios a conspiraciones de la derecha es rizar el rizo. Además la cosa viene de lejos, recuerdo una vez que el secretario general del PA y consejero entonces, Antonio Ortega y el alcalde moral de Málaga de la época, Antonio Romero, quedaron para celebrarlo si Pacheco se iva del PA y Gordillo de IU, ya que los órdagos continuados vienen de antiguo. A uno lo echaron y el otro se quedó y lo aguantaron. Si ya estaban hartos de él hace años, ahora tienen que estar bonitos. No hay más que ver como anda el camarada Juan de Dios, que lo debe tener frito el Gordillo

  • Juan Andrés de Gracia

    Respuesta a Antonio 14:19 Cierto, Gordillo es parte de IUCA, porque su fuerza en la Sierra Sur de Sevilla y entorno es relevante. No obstante, se espera que alguna vea se piense en elcolectivo y no en el ombligo.

  • Antonio

    Juan,¿Te vienes a la fiesta del PCA?

  • Juan Andrés de Gracia

    Respuesta a Antonio: Una cosa es poder votar a IUCA y otra cosa ir a la fiesta del PCA, a la que nunca ha ido. No me gusta las reuniones de afirmación.