El Ave de Córdoba

Juan Andrés de Gracia | 16 de abril de 2012 a las 21:13

Aunque Alarcón Constant movió el tema de la nueva estación de Córdoba, tuvo que llegar el ayuntamiento democrático para parar un proyecto que iba a ser oneroso para la ciudad. Córdoba tenía necesidad, no tanto de una nueva estación, que también,  sino de resolver el dogal que le suponía tener las vías del tren en pleno centro de la ciudad. Otras ciudades lo habían resuelto a través de operaciones urbanísticas donde se lucraron, y cobraron comisiones, demasiados personajes públicos y privados. Córdoba, con el Gurú Anguita primero, y el Cinéfilo Trigo después, al frente, y con el Poeta Pérez y el Cartesiano Giner en segunda fila, supo esperar, negociar y acabar consiguiendo lo deseado. O, mejor dicho, algo más. Las vías del tren desaparecieron del centro, la nueva estación se construyó y, además, tuvimos el premio del primer tren de alta velocidad en España. “El trenecito”, que decía el requetecandidato Arenas, con gran visión.

En cuanto a las vías del tren, uno de los objetivos es que desparecieran de la superficie de la ciudad, rompiendo el muro que suponía entre el Norte y el Sur. Se consiguió de forma estimable, porque, las dudas que creaba la altura que iba a seguir manteniendo la tapa, han quedado diluidas al ver la idoneidad del “paseo marítimo”. No voy a olvidar que, quizá, se pudo extender algo más la zona soterrada, para evitar las dificultades que suponen la Joroba de Asland o las vías en la zona de Arroyo del Moro. Esas actuaciones tendrán que esperar otro Plan Renfe. Pero lo más importante, es que los terrenos sobre los que se levantaban las vías, y que quedaban liberados, se compraron por parte del ayuntamiento, y se pudo desarrollar una urbanización alargada, de altura controlada y con un 50% de vivienda protegida, que hoy es el orgullo de todos. Menos mal que no aceptamos que el engominado Merino se los vendiera al Masa Carreto, por la mitad del dinero que luego les pudimos sacar, en total, unos 14.000 millones de pesetas, que sirvieron para recuperar las arcas municipales y para invertir en la zona sur, en el plan Río.

La estación sigue manteniendo hoy, veinte años después, un diseño moderno y adecuado a las posibilidades ferroviarias de la ciudad. Menos mal que supimos superar la polémica sobre los restos de Cercadillas, que, por muy importantes que dice que eran, no merecían que se parara el desarrollo de la ciudad. El PP de entonces temía que volviéramos a parar la construcción de la estación, aunque usaba un doble lenguaje, porque también decía defender los restos, en muestra de incoherencia y falta de seriedad. El PSOE se vio entre la espada y la pared de que el Ave no llegara a la Expo 92, y que el plan de desarrollo del sur, centrado en la alta velocidad, se parara. Por eso, no tuvieron más remedio que colaborar, teniendo que tragarse la inflexibilidad y juego político que utilizaron con el aparcamiento que se quizo hacer en lo que, ahora, es el bulevar de Gran Capitán.

Por último, la gran velocidad, ha supuesto una opción de desarrollo para Córdoba de primera magnitud, que ha profundizado su papel de nodo de comunicación y ha facilitado la relación comercial y el turismo. Incluso, nos ha hecho olvidar, en parte, la no existencia de un aeropuerto, porque nos ha puesto el internacional de Sevilla, y el de Málaga, después, a una hora y algo de distancia. Nadie puede negar que la operación socialista, con la decisión firme del gobierno comunista, a los que se les acusaba de no apostar por la ciudad y provincia, supuso un avance definitivo, que luego se complementaría con el Ave a Málaga, y, últimamente, a Barcelona. Quiero dejar claro, que considero que el Ave hay que complementarlo con una red ferroviaria de cercanía y media distancia de calidad, que contribuya a vertebrar la provincia y nuestra comunidad autónoma.

Aquella operación tan compleja, tuvo contra las cuerdas económicamente al ayuntamiento, en  una época en la que aún no había florecido la especulación urbanística salvaje. No obstante, el vecindario supo ajustarse el cinturón y entender el esfuerzo. Los grandes proyectos de ciudad son imposible hacerlos con el dinero que tenemos ahorrado. Requieren de acuerdos institucionales, a medio y largo plazo, para hacerlos realidad. Con lo que podemos ahorrar, solo aspiramos a tapar baches, y a llenar los alcorques que se han quedado con tocones o vacíos. Si hubiéramos contado, entonces, con alguno de los líderes municipales actuales (el joven Nieto y sus discretos “19 escalones”), y su teoría de que Córdoba no puede contar con infraestructuras de primera calidad, como mucho contaríamos con una pasarela, o dos, para cruzar la ciudad, aunque, eso sí, hubieran convertido el viaducto del Pretorio en parte del escudo de la ciudad o lo hubieran incluido en la Carrera Oficial de la Semana Santa. Por suerte, ya Córdoba se no se entiende sin el Ave, Gracias a todo el que supo verlo y arriesgarse, en especial, a aquellos cuatro vecinos (Perea, Mayorga, Aguilar, …) que se encadenaron para que desaparecieran las vías, y fueron juzgados por ello.

 

  • Mike Blueberry

    Efectivamente es de justicia, aunque esta ciudad es tremendamente injusta con sus gentes, que esa apuesta hoy es una absoluta necesidad para la ciudad y que nos colocó en el mapa de las comunicaciones. Que nos salven los dioses de quienes no tengan, al menos, sueños que realizar y se acogoten a tan solo las migajas de la realidad. Gracias por recordarlo

  • Antonio

    Y pa evitar que esas cosas ocurrieran, tu entonces partido puso de jefa en el ayuntamiento a rosa aguilar,jefa directa de iu y, en la sombra, del psoe de Córdoba, hasta su plena “incorporación” al mismo. Así tuvimos naves de colecor y demás “infraestructura d primera calidad”

  • Juan Andrés de Gracia

    Respuesta a mike blueberry 21:58 16/04 Es que una ciudad necesita también ilusiones, ¡Basta de la realidad falsificada que otros nos imponen! ¡Viva el realismo mágico!

  • Juan Andrés de Gracia

    Respuesta a Antonio 8:11 Correcto, así nos va.

  • Gerardo

    Se perpetró uno de los mayores atentado arqueológicos del mundo mundial, comparable al derribo de los budas por otro tipo de talibanes.

  • Juan Andrés de Gracia

    Respuesta a gerardo: Me parece Gerardo que no hay base para ello. Tengo copia del informe arqueológico de aquel tiempo y lo que aportaba mantener en el sitio los restos era intrascendente. Otra cosa es que si tenía validez trasladarlos. La gestión que se ha hecho después es lo que hay que valorar. La ciudad tiene valores arqueológicos de mayor magnitud.

  • Gerardo

    Juan Andres habla con los arqueologos de Córdoba y te diran lo contrario.
    Hay varios artículos publicados en el Diario el País sobre el atentado de Cercadillas.

    http://elpais.com/diario/2006/07/29/cultura/1154124003_850215.html

    Incluso la UCO intentó parar la catastrofe en una carta dirigida al entonces presidente de la Junta Manuel Chaves, para que mi empresa salga a la palestra ya sería algo gordo.

  • Gerardo

    Aquí tienes el enlace de la Universidad de Córdoba hace 20 años pidiendo se salvara el yacimiento de Cercadillas.

    http://www.diariocordoba.com/noticias/etcetera/la-universidad-pide-mediacion-de-chaves-para-salvar-los-restos-de-cercadilla_707784.html

  • Jerónimo Sánchez

    Sr. mío, o es usted un mentiroso o, de nuevo, no sabe lo que está diciendo. ¿Usted tiene copia del informe arqueológico de aquel tiempo de Cercadilla? jajajaaaa… por favor. El informe arqueológico de Cercadilla tiene miles de folios, y ocupa en Delegación una estantería que no cogería en su casa, a no ser que fuera su casa una nave industrial, lo cual dudo. ¿qué es lo que ha leído? cualquiera sabe, tal vez alguna cosilla que le han dado, si es de verdad ha leído algo. Su cruzada anti-arqueológica le lleva a límites irracionales. Piense en ello, por favor. Lo del progreso = machacar cosas estaba bien para la época de Alfredo Landa. Ahora las cosas han cambiado un poquito. Y le repito que la gente no viene a ver el Plan Renfe, sino cosa, arte, arqueología, historia… sin Cercadilla volvemos a perder un yacimiento, pero de empleo y verdadero progreso, sobre todo sabiendo que la estación podría haberse hecho 100 metros antes o después, lo que pasa es que usted no cuenta la verdad -de nuevo-, y es que los terrenos ya estaban asignados a las principales constructoras, con promociones a la vista.

  • Juan Andrés de Gracia

    Respuesta a 19:20 18/04 Siento disentir de los arqueólogos. Una ciudad se construye desde muchos aspectos, no sólo desde el que aportan los arqueólogos. He leído casi todo lo que puedo sobre Cercadillas y tengo un modesto expediente y no me parece que mereceriera le pena sacrificar la estación y el soterramiento de las vías. Una ciudad tiene a veces una oprtunidad y no puede perderla. Ahora acabamos de perder la de ser Capitalidad y ya senota que nos hemos vuelto a quedar sin proyecto que nos una y nos dé sentido como ciudad. nLo de tu empresa no era sino una posición creada por el mismo gremio arqueológico.

  • Juan Andrés de Gracia

    Respuesta a Gerardo 19:53 18/04 Gerardo, ´como te decía nates lo conocía, pero te puedo enseñar otras posiciones cuestionables de la Universidad. Por ejemplo, todo el ccrecimiento urbanístico de la Ciudad Jardín de Levante, o la situación el Parque Tecnológico o del Recinto ferial. La Universidad no es seguridad de sabiduría.

  • Juan Andrés de Gracia

    Respuesta a Jerónimo Sánchez. 20:02 18/04 Séla capacidad de los arqueólogos y de otros titulados superiores de escribire sobre lo que les apasiona. Evidentemente, tengo el informe oficial que se incluyó en el expediente municipal al respecto firmado por cuatro arqueólogos encargados de valorar el yacimiento y de proponer o no su integración con la estación. A ese informe me refiero, que es el sobre el que adoptó la decisión política. Me encanta la arqueología y la respeto, pero solo me opongo a que sea quien narque el presente y el futuro de la ciudad. Es una aportación valiosa, pero no es la única, ni siquiera la más importante. Una ciudad se construye desde multitud de prismas e intereses que hay que ser capaz de compatibilizar. Tal y como usted se expresa la arqueología es una ciencia perfecta (ninguna lo es, y menos una de carácter humanista)y como una especie religión que hay que seguir de forma ciega. La ocasión de la ciudad para tener la estación y el ave, después de diez años de duras negociaciones, era el que se pactó, con la mala suerte de encontrar los restos. Si hubiéramos dejar pasar la ocasión, no sabemos cuando hubiéramos logrado conseguirlo. Donde estamos dejando perder empleos, progreso, economía es en Medina azahara al dejarla en manos del Sátrapa Vallejo y desperdiciar sus posibilidades y no veo arqueólogos quejándose. Lo de los terrenos previamente adjudicados, simplemente no es verdad. No se ha leído que el terreno pasó apropiedad municipal, que no se especuló, que se reservó el 50% para VPO (actualmente, la ley obliga al 30% solamente) y que además los rendimientos económicos acabaron en el plan del Río. Pero al parecer para usted nada de eso le interesa.

  • Jerónimo Sánchez

    Mire usted… “los arqueólogos” no existen… hay muchos, y muchos en esta ciudad se han puesto de perfil o se han lucrado directamente con la construcción de esas obras que tanto le gustan a usted. De hecho, muchos de los que consintieron la destrucción de Cercadilla está hoy en buenos puestos en la Universidad o en la Junta… premio a su silencio, sin duda. Es como lo de Medina Azahara: en lugar de invertir en el yacimiento se gastan la pasta en hacer otro palacio para otro califa. Que usted piense que no mereciera la pena conservar toda Cercadilla es fruto de su ignorancia, y de su predisposición a la cruzada antiarqueológica. Hace tiempo le quise hacer ver que el desarrollo de la ciudad no es incompatible con la conservación… pero se ve que es como predicar en el desierto. Y que tengamos que depender de algo como externo y ajeno como el 2016 para tener un proyecto de ciudad dice mucho de la falta de liderazgo y el cateteo de esta ciudad, cuyo potencial cultural sobrepasa incluso a la barbarie destructora de sus incultos habitantes. Por cierto, ese proyecto (imagino que sí se lo habrá leído) tenía como base un patrimonio que todos odian y sólo sirve de excusa para captar dinero para seguir metiendo cemento en esta bella ciudad. Eso se veía en ese proyecto a la legua. Es como la parábola de las perlas y los cerdos… pero bueno, espero que algún día la cosa cambie y se imponga la cordura. Aunque yo, sinceramente, soy muy pesimista.

  • Jerónimo Sánchez

    Lo dicho… apología de la destrucción a lo Bamiyán…

    http://es.wikipedia.org/wiki/Budas_de_B%C4%81miy%C4%81n

    consulte los expedientes, los de verdad, y luego váyase a las fechas de las ventas de terrenos, esos y los de toda la zona occidental, incluido el parque joyero… usted es periodista, ¿no?, pues investigue, no se conforme en ver lo que le dan, hombre, que eso sí que es tener fe.

  • Paco Muñoz

    Aparte del párrafo en el que crudamente hablas del yacimiento de Cercadilla, y que considero es tu opinión personal Juan Andrés, que no comparto, el resto es bastante asumible y llevas razón. Los jóvenes no se acuerdan o no saben lo que lucharon los compañeros Perea, Mayorga y otros cuantos por el proyecto, hasta el extremo. Por esta y otras muchas cosas. Y cuantos años de lucha ciudadana ¿Que hubiera sido mejor desplazarlo? Seguro, sin lugar a dudas. Pero coincido contigo Juan Andrés en que la decisión era o lo tomas o lo dejas. A pesar del destrozo que se hizo y que no tiene reparación.

    Otro ejemplo: Una excavación para hacer un aparcamiento en el Gran Capitán, como es natural todos los restos arqueológicos del mundo. Se debía haber previsto antes desde luego. No se puede hacer el aparcamiento que era el objetivo del momento. Guerra de administraciones, falta de ayuda y consenso. Solución; volverlo a tapar, con nocturnidad y alevosía, con la protección más o menos adecuada. Sí no se hubiera tomado esa decisión hubiera tenido Córdoba, en lugar de un espléndido paseo un agujero lleno de porquería, un muladar en el centro de la ciudad, porque no se hubiera podido atender a la puesta en valor de ese yacimiento, por muchas razones, la principal la económica.

    En la vida, la mayoría de las veces hay que tomar decisiones que pueden ser duras, pero que hay que tomarlas porque aunque malas son mucho más positivas que la indecisión, y sobre todo en el momento adecuado.

    Saludos

  • Juan Andrés de Gracia

    Respuesta a Jérónimo Sánchez 20:38 18/04 Le insisto en que considero que el patrimonio, también el arqueológico, es básico para el desarrollo de la ciudad, pero no es ló único que nos va a servir para crear ciudad. Que se perdiera, no Cercadillas, sino mantener en su sitio parte de los restos, ha sido un sacrificio necesario para que la ciudad se modernizara en uno de sus aspectos, también básico, como nodo logísitco y de comunicaciones. 2016 era el gran proyecto de la ciudad para este primer cuarto de siglo y el patrimonio, tambiñen el arqueológico, una baza importante, pero no la única. Relea el proyecto y lo apreciará.

  • Juan Andrés de Gracia

    Respuesta a Jerónimo Sánchez 20:58 18/04 Conozco el asunto y los terrenos eran de Renfe, o sea de todos y los compró el ayuntamiento. Luego se preapró el Plan Parcial, el de parcelación, el de urbanización y se construyó dando ejemplo de como no especular en el centro de la ciudad. de hecho no se construyó sobre los terrenos de Cercadillas, hubo que modificar el Plan Renfe para proteger todo lo que se pudiera los restos en el sitio. Le recuerdo que lo que se edificó sobre el lugar que ocupaban parte de los restos es la estación y las ´vías, que todavían siguen siendo públicas. Si quiere saber de especulación, tendrá que mirar en otro lado, y si está muy interesado le puedo decir donde.

  • Juan Andrés de Gracia

    Respuesta a Paco Muñoz 21:01 18/04 Claro que e smi opinión personal y no una verdad que hay que compartir, pero si es una opinión que creo fundamentada, aunque, como todas, criticable, que para eso es el blog, para debatir libremente. Paco, la ciudad no podía volver a mirarse en el pasado, necesitaba un futuro a corto plazo, y los restos, aun teniendo importancia, no lo era tanto, en mi opinión dejarlos en el sitio. Es muy importante esa precisión. Los restos no se perdieron, continúan en su sitio los que las obras permitieron, y se retiraron y guardaron el resto. Lo que no sé es si esta ciudad puede gestionar todo el Silo lleno de restos. ¿Por qué no se valoró levantar el yecimiento en otro lugar? Paco, asómate a la Victoria y dime si tiene sentido el Mausoleo (sin querer comparar su valor con el de Cercadillas) que se inventaron.
    Muy acertado tu recuerdo del aparcamiento del Bulevar. Gobernar, como dices, no es hacer lo que uno quiere o desea sino lo mejor que puede conseguir en cada momento y que más se acerca a esa ilusión o sueño.

  • Manuel Harazem

    No sólo la destrucción de los restos del mejor ejemplo de arquitectura civil tardorromana de occidente, sino también los arrabales de la mayor ciudad islámica altomedieval del mundo. Toda una bolsa de petróleo en bruto que convenientemente excavada y convertida en el mayor museo de urbanismo medieval in situ del mismo mundo hubieran permitido a esta ciudad convertirse en una nueva Pompeya y vivir holgadamente de él el resto de sus días. Futuro y más futuro económico para esta ciudad. Riqueza sostenible y limpia, cultura en estado puro para consumo de millones de visitantes que llenan de riqueza otras ciudades con menos posibles. Un petróleo arrojado IRRECUPERABLEMENTE poco a poco y disimuladamente por el caño de la historia por la portentosa conjunción del mayor número de ineptos gestores culturales municipales, autonómicos y estatales rojos, rosas y amarillo-bilis al oeste del Pedroches con la visión puesta únicamente en el socorrido ladrillo de pan para hoy y hambre para mañana y la organización de absurdos eventos de llenar de pis las esquinas y c(h)arlotadas de concursos de capitalidades de cultura del aire, de la propaganda huera y la guapeza del porqueyolovalgo.

    La cultura es lo que es, señor mío, y cuando hay cultura de verdad, y sobre todo cultura explotable económicamente, que es la única que parece importarle, no valen elecciones. El progreso no está en la estafa del AVE a costa de destruir los restos de un pasado, de las raíces materiales históricas y culturales de la ciudad que hubieran servido para que las generaciones futuras, esas generaciones futuras con las que ustedes no contaron y a las que han robado la posibilidad de que pudieran disfrutarlas (y de vivir de ellas) porque progresaron culturalmente, dejaron atrás la caspa y la miopía y serán capaces de apreciarlas en su justa medida. Ustedes hicieron exactamente lo mismo que hace el capitalismo feroz con el planeta: robárselo a las generaciones futuras.

    Y Paco, esos compañeros que lucharon por la eliminación de las vías no pedían que se destrozara el patrimonio cultural de todos los cordobeses, de toda la humanidad. Solo pedían que se solucionara un problema que suponía un peligro para la integridad física de los ciudadanos.

    Yo estoy seguro de que, si el fin el mundo ese que dicen que anunciaron los Amayas en una de sus rumbitas, no se cumple, los nombres de todos los responsables recientes de la destrucción del patrimonio cultural de esta ciudad serán recopilados y puestos en valor infamante. Exactamente igual que lo está actualmente el nombre del obispo que se empeñó en destruir el corazón de la Mezquita para perpetrar el mamotretazo catedralicio ese que aún irrita a miles de visitantes con una pizca de sensibilidad.

  • Juan Andrés de Gracia

    Respuesta a Manuel Harazem: 21:55 18/04 Está claro que son dos modelos. Usted pretende ser una nueva Pompeya, pero la diferencia está en que Pompeya era una ciudad muerta. enterrada en lava y Córdoba es una ciudad viva, con 325.000 habitantes. Yo prefiero mantener nuestro concepto de ciudad cultural. donde el patrimonio, también el arqueológico, es importante, pero lo único. Compararlo con el petróleo quizá sea excesivo, pero creo que tenemos suficientes elementos para conseguirlo que están infrautilizado. Apartando la Mezquita, tenemos Ategua, Medina Azahara, las iglesias fernandinas, todo el Casco, los parques arqueológicos, cuando estén, de la zona del Fontanar, de Veterinaria. Desde luego, desde el ayuntamiento fue y es imposible encargarse de todo ello, y debía ser una decisión a nivel estatal o autonómico. Insisto en que no se destruyeron restos, sino que no se mantuvieron en su sitio. Se hubiera podido levantar lo encontrado a 500 metros sin problemas. Las generaciones futuras se han encontrado una ciudad con un proyecto estratégico en torno a la cultura, que ahora usted desdeña.

  • Jerónimo Sánchez

    No salgo de mi asombro con esta ciudad y supuestamente la gente que la “respeta” … aquí el desarrollismo franquista no sólo no murió, sino que se transformó y cogió fuerza en el desarrollismo progre, ese que nos ha llevado a donde estamos, ese que justifica la aberrante destrucción de Cercadilla porque lo hicieron “los nuestros” (patético)… ese que confunde los “proyectos de ciudad” con los que enriquecen a cuatro empresas y a una pequeña parte del lobby de arquitectos, en una planificación hecha por y para la especulación… donde la cultura se confunde con el ladrillo, y no con las personas que la generan… es lamentable leer esta versión poco más elaborada de esa dichosa frase tan cordobesa de “todo parado por cuatro piedras”… y lo que sobra, que se saque y se ponga en un parque temático de piedras… ¿víctimas del efecto Guggeheim? yo creo que más bien una mezcla de mediocridad provinciana, ego desmedido y esperanza en conseguir beneficios rápidos (no sólo económicos) a costa de lo público. Menuda mezcla, típica del Salvaje Oeste. Y el resultado, pues bueno, lo vemos todos los días: el erial de Cercadilla, la destrucción de la O7, 2 Km de acueducto romano reventado en el Figueroa, el arrabal del Parque Cruz Conde aniquilado, el abandono de Ategua, la ruina natural y patrimonial de Trasierra, Cerro Muriano moribundo, la conversión kitsch del Puente Romano, un centro de visitantes donde se ven los aires acondicionados y el ascensor de cristal junto a la Mezquita, el acuartelamiento califal descubierto en Miralbaida al menos está enterrado…. Y el resto del patrimonio histórico, documental o natural está igual o peor. ¿una ciudad viva? no, una una ciudad moribunda y despilfarradora, cada vez con menos recursos diferenciadores para iniciar nuevos rumbos económicos, con cada vez menos horizontes.

    Enhorabuena a todos los que lo hacéis posible, cada día. Siguiente objetivo: los Sotos de la Albolafia.

  • Juan Andrés de Gracia

    Respuesta a jerónimo sánchez 17:11 19/04 Comparar los crecimientos de la época democrática de nuestra ciudad con la de la época franquista y la de otras ciudades gobernadas por los intereses especulativos nos deja a la cabeza de los más razonables, equilibrados y humanos. La mezcla de asuntos que hace es una pura confusión y no desvela qué ciudad es la que usted pretende organizar.

  • Gerardo

    Juan Andrés parece ser que los únicos estudios publicados sobre el AVE concluyen la poca rentabilidad social del mismo, lo dice el RACC, que no son ningún grupo de ecologistas o arqueologos:

    “No existen estudios globales sobre el impacto económico de la alta velocidad, pero el balance parcial que aporta la literatura existente es decepcionante. Tanto Ginés de Rus, catedrático de la Universidad de Las Palmas y máximo especialista en la materia, como Germà Bel, catedrático de la Universidad de Barcelona, apuntan en varios artículos la falta de rentabilidad social de la inversión en alta velocidad en España y señalan que su implantación con las dimensiones actuales y futuras responde más a un único objetivo de naturaleza esencialmente política que a motivos fundados de rentabilidad económica y social.”

    http://tribunas.racc.es/ave_en_espanya

  • Juan Andrés de Gracia

    Respuesta a gerardo: Hay opiniones para todos los gustos, pero la influencia para Córdoba ha sido evidente.

  • Gerardo

    No son opiniones Juan Andres, son artículos basados en datos publicados en revistas científicas de economía.
    No caigas en la paradoja de la asimetría, llevo a un debate de Cambio Climático a un cientifico de la NASA y a un campesino experto en Cabañuelas y los pongo a debatir considerando sus puntos de vista con igual peso.
    No conozco todavía ningún estudio global sobre el retorno económico del AVE a Córdoba.
    A mi el AVE por ejemplo me jodió los viajes a Barcelona porque me los puso en unos horarios malísimos y a un precio brutal, suprimió el barato tren hotel talgo para que no hubiera más huevos que coger el AVE.
    http://otracordobaesposible.wordpress.com/2010/06/11/desmontando-los-trenes-utiles-y-baratos-en-cordoba/
    Supongo que al catalán que quiera venir a Córdoba ahora también se lo pensara dos veces pues le saldrá mucho más caro.

  • Juan Andrés de Gracia

    Respuesta a gerardo: Gerardo, la alta posibilidad no creo que sea la solución de nuestra economía. Lo que creo evidente es que hay valores intangibles que sin duda el ave aportó a nuestra sociedad y economía. No pretendo ser tan ridículo como despreciar los datos, pero ya sabes que los números son muy sufridos. Con lo que sucede con el Centro de Congresos se podría hacer una tesis sobre lo que te digo. Considero que el Ave aportó a Córdoba más que le pudo quitar. Por eso te digo que son opiniones, que se basan en objetivos y valores que cada uno nos marcamos.