Hablando claro: Municipalización no, cierre y despidos

Juan Andrés de Gracia | 9 de mayo de 2012 a las 19:33

En su afán por inventar un nuevo lenguaje para que nadie se entere de lo que pretenden, que comenzó llamando “congelar impuestos” a incrementar el IPC, para ocultar que se incumplía la promesa de no subirlos, ahora la moda es el verbo “municipalizar”. Se usa este término por sesudos técnicos, y no menos experimentados políticos, para ocultar que lo que se pretende es, lisa y llanamente, recortar gastos de forma abrupta, y despedir a empleados públicos de distintos servicios municipales. Para que se entienda, “municipalizar un servicio” es, salvando la diferencia de la administración pública, igual que “nacionalizar”. O sea, que si siguen usando este término, el pluriempleado Nieto va a ser confundido con Cristina Fernández de Kirschner o con Evo Morales.

La legislación local llama “municipalizar” a la decision de ejercer actividades económicas por los ayuntamientos, en régimen de libre concurrencia o en régimen de monopolio. Para entendernos, es lo que se hizo con la actividad de transporte urbano que existía en Córdoba, realizada por una empresa privada, en época predemocrática y que, bajo la iniciativa del añorado Villegas, pasó a ser una actividad que se realizaría por el ayuntamiento de Córdoba en régimen de monopolio, esto es, que ninguna empresa privada la puede ejercer compitiendo con el ayuntamiento. Otro ejemplo a recordar, fue cuando el ayuntamiento decidió, en los años ochenta, ejercer la actividad de promoción de viviendas por Vimcorsa, en régimen de libre concurrencia, esto es, compartiéndola con la iniciativa privada. Siguiendo este razonamiento legal incuestionable, la Gerencia de Urbanismo, el IMDECOR o el IMDEEC, que no son actividades económicas privadas, no se pueden municipalizar, y decirlo es intoxicar y engañar.

Los tres organismos autónomos citados son servicios absolutamente municipales, El primero, el de urbanismo, obligado por ley, y, los otros dos, el deportivo y el de promoción de empleo y desarrollo económico, elegidos voluntariamente por el municipio, que se ejecutan en forma de gestión directa. Que sean organismos autónomos, es una decisión que adoptó el ayuntamiento, en busca de una más amplia autonomía y flexibilidad de gestión, mejora de la eficacia del servicio y búsqueda de más ingresos. O sea, es una descentralización de la prestación del servicio municipal, exclusivamente, porque la propiedad de los tres organismos es cien por cien municipal, y la dirección última de los mismos, también. Otra cosa, es que se permita participar a otros en la toma de decisiones, nombrando en su consejo rector a representantes de entidades sociales, económicas o del sector para ser más eficaces.

Lo que ahora se pretende, al promover su pase al ayuntamiento es, pues, centralizar de nuevo el servicio, con la primera consecuencia de que su órgano director volverá a ser la Junta de Gobierno Local, formada, íntegramente, por los peperos de “La Casa de los Muchos”. La oposición quedará para su control en comisión y pleno, y, para el vecindario, el seguimiento por los medios de comuniciación. Los tres servicios empezaron siendo servicios municipales centralizados, hasta que se decidió crear el Patronato de deportes (actual IMDECO) en los años ochenta; la Gerencia de urbanismo, con las competencias de planeamiento, fundamentalmente, pero sin el servicio de proyectos ni de licencias (hoy ya integrados en el mismo, lo que realizó, curiosamente, Tristón Martín en la época del engominado Merino); y el Instituto de Desarrollo Económico y Empleo (sobre lo que era la Agencia de Desarrollo Local y Servicio de Empleo), hace solo una década. Ninguno de los tres organismos han sido nunca cuestionados como tales, sí sus dirigentes, por el PP.

La comisión creada ayer por el Pleno municipal, formada por un batiburrillo de técnicos, políticos y directivos, tiene, pues, como misión demostrar que, para el ayuntamiento, es más beneficioso disolver los organismos y recuperar la centralización del servicio. Para ello, tendrá que demostrarse la mayor eficacia y eficiencia del servicio centralizado frente la descentralización actual, y decidir qué pasará con su patrimonio, su personal, su situación económica, … Pero eso sí, al final hay que producir un ahorro. Por eso, no entiendo qué hacen allí los representantes de la oposición, puesto que la comisión es, exclusivamente, para cerrar los organismos, despedir a empleados públicos y ahorrar dinero. Los directivos y los técnicos municipales van a trabajar a las órdenes del gobierno local del que dependen, y al que se deben dentro de la legalidad. Por tanto, sus propuestas van a ser las que decidan el tóxico Torrico, Tíogilito Bellido y la fiera Sola, además de Especulaciones Martín y AgroNavas. La única opción de que no se disuelvan los organismos, es que se castren voluntariamente, y eso duele. Es un proceso similar al que llevó, en 1996, a Aucorsa a firmar el contrato-programa para 12 años, ante la amenaza de su privatización. ¿Es que IUCA y PSOE están de acuerdo con el PP? Sí hubiera sido más oportuno que estuvieran presentes los sindicatos, ya que les va mucho en las decisiones que se adopten y que, luego, el PP podrá aplicar con su mayoría absoluta.

  • Javier

    Soy funcionario en la Junta, cuando un arquitecto aprueba las oposiciones para la administración autonómica, cobra 1.550 € netos de entrada. Con el paso de muchos años, la correspondiente promoción y un poco de suerte, lo máximo a lo que podría aspirar (sin tener en cuenta los escasos y a menudo politizados puestos de libre designación) es una jefatura de Departamento (2.400 € netos aproximadamente) Me consta, que el sueldo de arquitectos y abogados de la GMU ronda los 3.000-4.000 € mensuales; la mayor parte sin oposición y con una extraordinaria red de enchufismo de amigos, familiares, etc. en que están implicados partidos de distintos colores y sindicatos.
    ¿Cómo se le explica a ese arquitecto que cobra 1.550 €, que ha aprobado una oposición con su correspondiente publicidad, competencia, etc. y que no ha podido entrar en la GMU porque no tiene padrino, esa diferencia de sueldo? Si en el momento de crisis actual esos arquitectos contratados por la GMU, que no son uno ni dos, tienen la misma estabilidad laboral que un funcionario y siguen cobrando el doble, habiendo entrado por la puerta de atrás, ¿dónde está la justicia?
    Un despido siempre es dramático, ¿pero es lógico organizar la administración así? ¿Es lógico que el día de mañana a ese funcionario se le recorte otro 10 %, entre otras cosas para mantener las administraciones paralelas que entes locales y autonómicos han creado?
    No entiendo dónde está el escándalo porque se cierren chiringuitos y se despida a gente que cobra un sueldo público ocupando una plaza a la que no ha podido concurrir nadie más que él.

  • Ya está bien

    Del comentario de Javier se deducen varias cuestiones:
    -La primera es que los funcionarios de la Junta de Andalucía están muy mal pagados ya que no parece que un sueldo de 1.550 € netos para un Arquitecto sea razonable. De esta circunstancia manifiestamente mejorable, no parece lógico deducir que aquellos trabajadores de otras administraciones dignamente pagados hayan de bajarse el sueldo como parece que se reclama. En todo caso, sus quejas habrán de dirigirse a la Administración regional de la que dependen y a sus representantes sindicales.
    -En cuanto a la supuesta red de enchufismo y las irregularidades que denuncia, si le constan así el juzgado es el foro adecuado, pero se ha de tener en cuenta una cosa, ninguno de los trabajadores de la GMU se ha contratado así mismo, y al igual que otros muchos de los contratados de la Junta de Andalucía, como por ejemplo las falsas asistencias técnicas para ocupar puestos estructurales, los contratos por obra y servicio encadenados sin fin, los contratos por empresas públicas realizando el trabajo que muchos funcionarios no hacen, etc, etc…son ejemplos no deseables pero que en ningún caso serán situaciones imputables a los trabajadores, en todo caso a los que las han propiciado.
    -Y por último, completamente de acuerdo con las deficiencias en cuanto a la organización de la administración en general, pero me permito hacerle una observación, si un arquitecto piensa que un organismo autónomo como una GMU en una ciudad como Córdoba es un una administración paralela y por tanto innecesaria, o ese arquitecto tiene un desconocimiento importante del asunto urbanístico o es que su razonamiento responde a otras motivaciones menos confesables, porque lo que resulta obvio es que todo es mejorable, empezando por la GMU pero continuando con otras muchas administraciones como la Junta de Andalucía, donde por cierto, a todos os están engañando en el dinero, pero desde luego a muchos no en el trabajo.

  • Chus

    Pues si señor mío, estoy de acuerdo en lo esencial con usted. Lo que falla dramáticamente es la organización pública. No se puede admitir el tener funcionarios de segunda o primera según la administración donde trabajen. Todos igual salario a igual puesto, y sobre todo igual carga de trabajo, evaluaciones constantes como en la empresa y nada de puestos de por vida, que haya posibilidad de despidos, evidentemente nada de arbitrarios, pero que no haya gente tocándose la gaita de por vida.

  • Juan Andrés de Gracia

    Respuesta a Javier: Solo recordarle que el POP cuando gobernó a través del mismo Luis Martín subió los salarios lo que quiso, hizo fijos a quien quiso, y coló a quien quiso. Por eso, no está legitimado para hablar de una entidad que él mismo acabó de crear cuando aprobó el estatuto de adscripción a la Gerencia de eprsonal municipal y cunado aprobó el convenio, o cuiando integró el área de proyectos y de licencias. ¿Que ahora se arrepiente? Pues que lo hubiera dicho en estos últimos doce años donde nunca habló de rebajar condiciones y siempre se puso a favor de elevarlas hasta el infinito. Ahora no vale aparecer como austero, mientras que se mangonea lo que quieren los del pelotazo.

  • Juan Andrés de Gracia

    Respuesta a Ya está bien: Solo puedo rubricar el comentario, con la única observación de que eso no es óbice para que la Gerencia colabore a que la estructura pública municipal pueda mantenerse ahora que hay menos ingresos.Estoy seguro que se pueden llegar a cuerdos razonables sin desmantelar lo público para que mangonenen los del pelotazo.

  • Juan Andrés de Gracia

    Respuesta a Chus: Pero la igualación de las condiciones laborales no se pueden hacer a la baja y bajo amenaza de despido. Eso se llama chantaje. Sobre la posibilidad de valorar nuestro trabajo y que se pueda incluso llegar a expulsiones, así en general, de acuertdo, pero tendría que ver como se reglamenta. Lo que no vale es echar la culpa a los empleados públicos de lo que han creado los del pelotazo urbanístico y los bancos.

  • Javier

    Sobre el comentario de Ya está bien:
    – Estamos de acuerdo en que los arquitectos en la Junta están mal pagados, personalmente creo que los arquitectos y otros titulados superiores en la GMU están demasiado bien pagados, en el término medio está la virtud. Aunque la cuestión de fondo no es tanto el sueldo como el sistema de acceso, si mañana la GMU saca un anuncio en la prensa local convocando una plaza de 10.000 € mensuales y el sistema de acceso está abierto a todos los arquitectos y los requisitos o baremo no están diseñados para captar a una persona en concreto, me parece perfecto porque se garantiza la libre concurrencia y la posibilidad de que esa plaza la ocupe el mejor.
    – El recurso fácil de si hay algo ilegal vete al juzgado está muy bien, pero creo que todo aquel que se mueve en este mundillo y conoce o tiene amigos que trabajan en Urbanismo sabe de primera mano que el sistema de acceso en un porcentaje importante de los casos no ha sido limpio y el saberlo no implica tener pruebas documentales que permitan denunciarlo en el juzgado.
    – Yo no les he imputado ninguna responsabilidad de nada a los trabajadores de la GMU, creo que el 100 % de las personas ante una coyuntura favorable que le permitiera trabajar en la GMU cobrando esos sueldos haría lo mismo; tampoco sostengo el discurso maniqueo de funcionarios buenos y eficientes y contratados enchufados y vividores. El quid de la cuestión que parece que no queremos ver es que toda plaza de empleado público debe estar abierta a todos aquellos que cubran unos requisitos objetivos y publicitarse convenientemente y eso en la GMU no ha funcionado así. Desconozco la “ingeniería jurídica” seguida para que eso no sea así, pero la Administración o sus organismos autónomos, que por supuesto son los únicos responsables, sabe muy bien cómo saltarse las reglas para colocar al señor X en el puesto Y, sin que nadie entre en competencia con él.
    – Por último, en ningún momento he dicho que yo sea arquitecto.

  • Javier

    Sobre el comentario de Juan Andrés:
    El señor Martín me parece un impresentable y en ningún momento he defendido su figura, por lo tanto no hace falta que me recuerde sus antecedentes porque quien nace lechón muere cochino. Sus antecesores en la GMU tanto Mellado como Ocaña tampoco los situaría en mi nómina particular de políticos ejemplares. En la respuesta a Ya está bien, espero haber descrito bien el fondo de mi mensaje.

  • imperdible

    Completamente de acuerdo con el análisis, tan sólo algunas matizaciones:
    El equipo de gobierno conoce perfectamente la potencia y utilidad de la Gerencia de Urbanismo, prueba de ello es que lleva casi un año viviendo de las rentas de las actuaciones e iniciativas impulsadas desde la GMU por anteriores corporaciones, como por ejemplo Decathlon, LeRoy Merlin y como no Hipercor, que como todos sabemos se inaugura mañana.
    Entonces, ¿cual es la razón por la cual el actual gobierno quiere acabar con el organismo que propicia estas actuaciones u otras muchas menos evidentes? Básicamente el motivo más relevante es porque estos señores entienden el urbanismo como una oficina de intereses, y para que estos fines se puedan llevar a cabo de forma eficaz, la transparencia no es una buena cualidad. Afortunadamente, la GMU con todos sus defectos es un organismo en que los temas se ven por muchas personas durante su tramitación, por lo que resulta más difícil mantener tesis particulares que favorezcan a unos pocos. Sin embargo, desmontando la GMU y tratando el urbanismo de Córdoba como si fuera el de un pueblo se crea un clima más favorable para estas prácticas, casi se diría que un clima tan favorable y benigno que más que Córdoba, pronto pareceremos Marbella.
    Pero si no hay GMU ¿qué ocurrirá con el resto de trámites y actuaciones pendientes, y que no tendrán la suerte de ir por la vía de los amigos? Pues simplemente que dado que se perderá agilidad en la tramitación de los expedientes, estos se retrasarán aún más.
    Evidentemente como esto no está bonito decirlo, ¿qué se hace? primero se aprovecha el escenario de la crisis económica, segundo el Gobierno Central nos proporciona el plan de ajuste como la herramienta ad hoc, tercero se maquillan y manipulan los datos de forma que se minoran los ingresos y se mayoran los gastos de la GMU, cuarto se contrata a un gerente killer que no sepa de urbanismo, quinto nos encontramos con unos representantes sindicales con mucha caquita, sexto se deja todo macerar un tiempo, y por último cuando está todo a punto se hace una pseudo comisión para que diga por mí lo que a mí me resulta desagradable, y el resultado es…rico, rico.
    Como muestra de las intenciones de la actual dirección valga lo ocurrido hasta ahora. Se ha tardado casi un año en tomar la primera decisión organizativa (al parecer esto ha causado especial extrañeza en los trabajadores de la GMU, ya que es bastante memorable la actividad frenética que demostró Luis Martín en su anterior etapa como Presidente, especialmente en cuanto a la firma de enganches ilegales de luz y agua a las parcelaciones), y finalmente esta ha consistido en plantear unos cambios en la estructura de la GMU que por su naturaleza y alcance, difícilmente van a redundar en beneficio de la eficacia y mejor gestión, prueba de ello ha sido la creación de la tan esperada oficina de suelo no urbanizable, para la que se ha considerado como dotación idónea la de tres personas (un abogado, un arquitecto y un delineante) todo ello para la ciudad con el término municipal más grande de España y lamentablemente con un alto puesto en el ranking de las parcelaciones ilegales. Obviamente, estos cambios son más gestos de cara a la galería que otra cosa, pero mientras tanto sirven para distraer al personal y evitar que se piense en los verdaderos motivos, que no son otros que liquidar este organismo incomodo.
    Finalmente, de lo relatado hasta ahora no debe deducirse que todos los políticos del PP sean tan torpes, prueba de ello es que esta actitud para nada es compartida por alcaldes del PP de otras ciudades como Málaga o Sevilla, donde la existencia y utilidad de la GMU está fuera de toda duda. Alguien que quiere trabajar de verdad, no se dedica a eliminar herramientas útiles, las mejora y las usa.

  • Juan Andrés de Gracia

    Respuesta a Javier 20:35 su posición es razonable, y hay que mejorar los vicios del sistema pero no cargarse el sistema. Hay que mejorar el acceso a la función pública y equilibrar los sueldos, pero no acabar con la fúnción pública. Lo malo es que ahora lo único que se quiere es recortar y no mejorar los sistemas existentes.

  • Juan Andrés de Gracia

    Respuesta a Javier 20:48 Pues en mi comentario a ese comentario ya le he dicho que me parece razonable su posición una vez que la ha puntualizado y le he transmitido que estoy a favor de que los errores, que los hay y bastantes, se corrijan pero que no se aproveche para cargarse lo que ha costado tanto crear.

  • Juan Andrés de Gracia

    Respuesta a imperdible: Ilustrado comentario que realiza una reflexión con el coincido en gran medida. Luis Martín tiene todo parado excepto aquellas peticiones concretas que se le ocurre a algunos para dar pelotazos. Quiere gobernar sin PGOU para hacerlo que quiera con la excusa de crear empleo. En cuanto a la parcelaciones, loque tenía que haber hecho es haber parado el proceso iniciado en época del populismo Aguilar como responables de Disciplina Urbanística, y no convertirse según los datos oficiales el mejor promotor de nuevas edificaciones ilegales con diferencia.