El mayo andaluz

Juan Andrés de Gracia | 1 de mayo de 2012 a las 14:14

En unos días, tendremos de presidente de la Junta de Andalucía, de nuevo, al viejo Griñán, a pesar de su derrota en las últimas elecciones autonómicas. Para lograrlo, ha tenido que ceder a pactar con IUCA, a la que tanto se ha despreciado desde el PSOE andaluz. Finalmente, la forma de acuerdo será el gobierno conjunto, con lo que IUCA, aprende del error de 1994 de “Pinzas” Rejón y asume la responsabilidad de demostrar que son opción de gobierno. El gurú Anguita y el Che Gordillo siguen rebeldes, uno menos que otro, a la decisión tomada y, mientras el primero augura desastres, el segundo avanza que no votará al candidato socialista. Tienen razón solo en una cosa: la revolución no es posible así, … pero el vecindario no pide eso.

El momento para llegar al gobierno no es nada fácil. La crisis económica, y la obligación que ha impuesto la Ley de estabilidad de entrar en la senda del recorte del déficit, bajo amenaza, incluso, de intervención, hace que se tengan que guardar los programas máximos, y plantear alternativas a los “bocados” de “Marianico el Largo”. En algunos casos, no podrán sino aplicar lo que ya se ha dictaminado desde Madrid, pero, en otras, se abre la posibilidad de demostrar que hay una vía a la izquierda que nos permita afrontar esta dura crisis desde otros valores. Por lo pronto, el nuevo gobierno recibirá un presupuesto que tienen que modificar a la baja en unos 2700 millones de euros, que no es poco, y que obligará a tocar partidas sensibles como la educación, la sanidad o la dependencia, que tienen como gasto central el de personal.

El presupuesto a retocar partía de un crecimiento de la economía andaluza en este año, que ya no se va a producir, sino todo lo contrario. Significaba sacrificar la inversión en infraestructuras para mantener el gasto social, educativo y sanitario, y aspiraba al máximo de endeudamiento posible. Lo cierto es que la recesión económica producirá menos ingresos, que se sumarán a la reducción de transferencias del gobierno central, e incrementará el gasto para atender las demandas de los afectados por los recortes. La reducción de la inversión en infraestructuras hará que la actividad económica se resienta aún más, profundizando la recesión y el desempleo. Haber llegado al máximo del endeudamiento posible, provocará que el margen de financiar nuevas actuaciones inversoras sea, prácticamente, nulo.

El plan de ajuste, que ha presentado para poder beneficiarse del programa especial de pago a proveedores, se revela como importante para estabilizar la situación, y debe ayudar a mejorar la situación económica, a corto plazo, de la Junta. Pero si no se lleva a cabo, se agudizarán los problemas económicos, y especialmente, los de tesorería, lo que podrá llevarnos a volver a generar la bola de retraso en el pago. Así que una de las primeras medidas que tendrá que afrontar el nuevo gobierno es adecuar el presupuesto a las posibilidades actuales y a la necesidad de no superar el objetivo del déficit para este año, así como aplicar las medidas del plan de ajuste.

Paralelamente, el gobierno deberá intentar que se mantenga el máximo del estado del bienestar y contribuir a parar la sangría del paro. Pensar que desde el gobierno andaluz hay soluciones autónomas, sería un error dentro de la economía global en que nos movemos. Se podrán usar medidas diferentes en política de ingresos, y en la reducción del gasto, pero no se podrán hacer milagros. De hecho, los peperos piensan dedicarse a identificar cualquier recorte como decisión de la Junta, y quieren llevar a IUCA a sus contradicciones internas. La intención es clara, evitar que pueda fructificar un “mayo andaluz” que sirva de ejemplo a otras comunidades autónomas, y que pudiera servir de ejemplo para una alternativa de izquierda en todo el país. La presión tramposa va a ser intensa y, por eso, el gobierno andaluz debe tener capacidad política, por encima de técnica. No es la época de los tecnócratas sino de la gente con ideas y capacidad de comunicarlas.

Ayuntamiento de Córdoba: Se vende

Juan Andrés de Gracia | 30 de abril de 2012 a las 13:35

Con la excusa de la búsqueda de ingresos, el gobierno de los “19 escalones” ha empezado a proponer la venta de parte del patrimonio inmueble municipal. Con la excusa de poder vender aparcamientos, Tristón Martín anuncia que se pondrá en el mercado el subsuelo municipal. Con la excusa de estabilizar las cuentas, el becario Bellido quiere vender la mayoría de la empresa municipal de cementerios. No sabemos con qué excusa, quieren hasta vender la Carriola del rosismo. Mientras, no nos explican por qué no logran vender el patrimonio embargado al “malayo” Gómez. Lo cierto es que, siguiendo el modelo “pepero” de reducción de lo público, el joven presidente-parlamentario-alcalde, Nieto, ha decidido empezar a ver qué se  puede vender.

En lo que respecta al patrimonio inmueble municipal, la joya que han encontrado es el edificio municipal de Gran Capitán. El interés de promotores inmobiliarios de hacerse con ese edificio viene de antiguo, puesto que su ubicación asegura una buena rentabilidad económica a la operación. Las ofertas han llegado al ayuntamiento desde hace veinte años, al menos, pero siempre han chocado con lo que marca el PGOU. El edificio tiene calificación como equipamiento, y para darle uso residencial o comercial necesita de una modificación del PGOU, donde, además, se le permita más altura y edificabilidad, lo que a su vez choca con la protección del edificio, que habría también que modificar. Hay que reconocer que la casa, internamente, no reúne condiciones de operatividad, y que no es mala idea rentabilizar las oficinas del estadio El Arcángel.

En cuanto a otros edificios, como el Matadero, habría que estudiar su mejor rendimiento, pero no caer en su entrega a entidades lucrativas de forma casi gratuita. Siempre he pensado que el Matadero sería un estupendo suelo para levantar un aparcamiento que diera servicio a la zona de la avenida de Barcelona y al barrio de la Fuensanta, a la vez que a una parte del Casco Histórico. Otros edificios municipales, recientemente remodelados, como la casa de Huerto San Pedro el Real, tenían un uso previsto que ahora hay que valorar si es un coste asumible, pero no ir de forma ciega a su privatización. Sí me parece adecuado que, determinados edificios, como la Caseta de la Victoria o la Pérgola se pongan en valor con ayuda del sector privado mediante el sistema de concesión.

Sobre la venta del subsuelo municipal, me parece que oculta otras intenciones que no se nos revelan. El sistema de concesión administrativa de plazas de aparcamiento por 75 años, renovables, es más que suficiente si lo que se quiere es una plaza de aparcamiento, y si queremos evitar que se haga posterior negocio especulativo sobre un bien público. La repercusión que podría tener sobre los que actualmente son concesionarios de una plaza en la avenida de Barcelona o de la avenida del Aeropuerto, por ejemplo, me suena a pelotazo. Si hoy en día no se cubren las plazas que se ofertan al vecindario, es porque las circunstancias económicas no aconsejan un gasto extra en la adquisición de una plaza de aparcamiento. El que quiere escriturar el suelo o subsuelo busca negociar con él.

La venta de Cecosam, aunque sea parcial, no me cuadra, aunque la justificación sea que hay empresas privadas deseando invertir en Córdoba en ese sector. Imagino que no se refieren en el servicio de cementerio, si no al complementario de Tanatorio, Crematorio, … De todas formas, no sé donde está lo atractivo de la citada inversión, puesto que el “mercado” es, por suerte, limitado, y chocaría con la empresa Tanatorios de Córdoba, que, prácticamente, actúa en régimen de monopolio. La excusa de que no podemos soportar lo que nos cuesta Cecosam es discutible, si tenemos en cuenta que está en torno a 200.000-300.000 euros de nuestros impuestos, mientras que Sadeco o Aucorsa están por encima de los 12 millones de euros de esos mismos impuestos. Habrá que rebajar los costes, pero la venta de la empresa no tiene visos de realidad, al menos en su tamaño actual.

Por último, no me parece mal que se venda la Carriola del rosismo, aunque me parece que la manera en que ha sido tratado el hecho ha sentado muy mal en la Hermandad. Este mismo año, se han comprado bateas y trajes para la cabalgata de reyes, o se ha incrementado el gasto en palcos para Semana Santa. Si lo que pretendían es atacar a la conversa Rosa, en plena proceso electoral, el efecto fue bastante pobre. Más se tendrían que dedicar a intentar conseguir que el concejal deudor nos pague lo que nos debe a todos los cordobeses. No tenemos noticias de que se estén realizando nuevas gestiones para ello y, mientras, se sienta en el Pleno esperando que alguien le legalice las Naves.

 

 

Feria: La vida sigue igual… o no

Juan Andrés de Gracia | 29 de abril de 2012 a las 13:29

Lo que ya conocemos de la organización de la próxima Feria de Mayo cordobesa, revela que no había ninguna fórmula mágica en el programa electoral del PP para su mejora. Sin duda, la escasez de recursos económicos ha contribuido a que, un año más, no exista una inversión adecuada en mejora de infraestructura. Es esta una de las grandes demandas de todo el que tenga algo que ver con el ferial. El recinto de El Arenal ha envejecido rápidamente y necesitaría de unas mejores condiciones, entre las que sigue destacando, el desagüe del agua de lluvia, el acceso al recinto y la falta de sombras y frescor. Si llueve, el recinto se llena de zonas empantanadas o de barro que hacen intransitable el ferial. Si hace sol, las calles y casetas adolecen de falta de arboleda o fuentes que hagan más soportable la estancia. Y, a pesar del buen funcionamiento general del servicio público, sigue siendo manifiestamente mejorable el acceso en vehículo particular.

Durante años, se ha dejado de invertir en el recinto de forma suficiente, ante la idea de trasladarlo al otro lado de la autovía, dentro del proyecto de Ciudad del Ocio. Actualmente, el proyecto es prácticamente inviable, por lo que se debería proceder a una evaluación del actual escenario y planificar actuaciones significativas de mejora. Es un acierto, entiendo que forzado por las circunstancias, abandonar el catetismo de optar por una portada de feria cada vez más grande, en vez de dedicar dinero a necesidades más perentorias del recinto. El resto es una continuidad de lo que ya se venía realizando, sin que se aporten ideas nuevas, de las que decía estar rebosante Fray Jaén.

Sobre el concepto de Feria, destaca que no hay nada especialmente destacable. El parque de casetas, a pesar de la propuesta de ir a casetas con mayor componente privado, se va a parecer al de todos los años. El leve incremento de unidades que se va a producir, tiene más que ver con la crisis que con las ganas de dar un giro a la fiesta. Por un lado, las casetas llamadas tradicionales han topado con la necesidad de rentabilizar el coste del montaje y funcionamiento, y, las que se pretendían que emularan el modelo sevillano, se han quedado, prácticamente, sin solicitantes por la inversión que suponen. Cuando estén en fase de montaje y funcionamiento será el momento de valorar decoración, música, precios, … elementos todos que definirán hacia donde se va. En cualquier caso, se mantiene la línea de los últimos veinte años de abandono de la caseta familiar y para todos, gestionada por colectivos, por otro tipo, en manos de empresarios de la noche, con ambiente variado y mezcla de estilos, predominando la fiesta a la convivencia. Como consecuencia de ello, la venta de casetas sigue siendo una realidad, al parecer, inevitable.

Capítulo aparte merece el botellón. Hace unos meses, le apuntaba a Fray Jaén que esa sería su prueba de fuego, porque desde la oposición era muy fácil criticar las decisiones que se adoptaban, pero, a la hora de gobernar, había que decidir, y no era fácil. Lo cierto es que se mantiene la idea del botellódromo en el entorno del ferial, controlado, que tanto criticaron. Me parece inteligente la decisión, aunque no vendría mal que reconocieran que es un incumplimiento de su promesa electoral, una más. Los miles de jóvenes que acuden a la feria, no tienen recursos para consumir en las casetas las largas horas que usan de ocio, y buscan casetas asequibles (nornalmente estudiantiles o discotequeras) o hacen botellón. Si no se les facilita donde hacerlo, acabarán en las calles del ferial, como de hecho viene sucediendo en las madrugadas feriales.

Por último, es necesaria una referencia a los símbolos. Recordarán todos la importancia que le dio Fray Jaén a recuperar la imagen de la Virgen de la Fuensanta en el cartel de la Velá. Insistía en que se desvirtuaba el sentido de la celebración, y no cejó hasta que impregnó de matiz religioso toda la fiesta. Ahora, el joven Nieto nos presentó un cartel de fiestas y feria de Mayo, que no sabemos con que extraña visión del Mayo festivo enlaza. Unos galgos y el fondo de la Aduana podrían ser la imagen de una competición de caza, pero no sabemos que tienen que ver con la Feria, los patios o las cruces. Por otro lado, la importancia que le quieren dar a los colores almagra y albero, sustituyendo al verde y blanco, no deja de tener un tinte politiquero, similar a que se toque la Marcha Real que hace de himno nacional a la entrada y salida de los pasos de Semana Santa. Espero que no nos obliguen a vestir como si estuviéramos en “Bienvenido Mister Marshall”.

 

 

El caso Torricoblanca

Juan Andrés de Gracia | 26 de abril de 2012 a las 18:43

Que no se precocupe Maquiavelo Torrico, que no voy a achacarle nada del caso Torreblanca, pues la única responsabilidad que podría existir, del tipo administrativo, civil o penal, es de los funcionarios, policías locales, que construyeron ilegalmente, que no cumplieron su función sancionadora por corporativismo, y/o alteraron expedientes informáticos para tapar su acción, según lo conocido. Y también podría existir, de tipo político, al menos según lo actuado hasta ahora, de los responsables políticos que permitieron, por acción o por omisión, tales conductas. El joven Nieto, entonces en la oposición, solo tuvo que aprovecharse, legítimamente, de todo lo que acaeció, desde que un anónimo denunció la construcción ilegal ante la guardia civil, el verano de 2007. En cualquier caso, la relevancia de lo denunciado no es que hubiera una parcelacíon ilegal, pues conocemos miles, sino en que fueran policías (autoridad) los titulares. Todo parece que parte, pues, de algún tipo de “vendetta” interna entre policías.

Yo conocí el asunto a través de la prensa y, luego, por mi trabajo cerca del grupo socialista, cuando ya se habían producido todos los hechos denunciados. La posición lógica era  saber que había de verdad en lo publicado y, tras unos titubeos del grupo de IUCA, se le encargó a la secretaria del Pleno, actual asesora técnica del gobierno local, una investigación que aclarara lo sucedido. De su labor, que respaldo absolutamente por su seriedad, surgió, tanto la propuesta de abrir expedientes disciplinarios, como de mandar el asunto a la fiscalía, por descubrir indicios de que se podría estar ante algún ilícito penal. El gobierno local aceptó tales propuestas, no diré que de buena gana por parte de IUCA, y, tras informar la asesoría jurídica, remitió el asunto.

Fue este un asunto de difícil tratamiento entre los dos grupos de gobierno, puesto que el área de seguridad, la gerencia de urbanismo y presidencia, estaban bajo la responsabilidad de IUCA, y nadie dio al grupo socialista una versión de lo sucedido, hasta que la prensa denunció los hechos. La estabilidad del gobierno municipal, que, por otra parte, no convenía al PP, aconsejaba firmeza en las actuaciones y plena transparencia, pero, al mismo tiempo, ir, gradualmente, adoptando las decisiones necesarias, llegando a la comisión de investigación solo si no quedaba todo aclarado.

Desde luego que el trabajo de la secretaria desveló que algo no funcionaba bien en la policía local, ya que varios policías pudieron alterar expedientes, usando claves que no les correspondían, y provocando, incluso, pérdida de miles de ficheros (aunque fueron recuperados). Quina Aguilar decidió cesar al jefe de policía, como si hubiera sido el responsable de los sucedido, y no tocar a su delegado, el Novelas Cuadra, y de ella, solo de ella, dependía su cese. Desde el grupo socialista, se anunció que se solicitaría la depuración de responsabilidades políticas, si se demostraba que se había intervenido, directamente, en el caso, pero eso no ha quedado demostrado, ni siquiera en lo relatado por el fiscal. La creación de una comisión de investigación no procedía porque, tras la investigación interna, el tema llegó a los tribunales de forma inmediata, o se abrieron los expedientes que propuso la encargada de la información interna, y que no afectaban a lo mandado a fiscalía.

Entonces, ¿por qué “Torricoblanca”? Porque es impresentable que deforme la realidad de forma tan lamentable, aprovechando su posición prevalente como gobierno. Del caso “Imdeec”, lo que se parece algo a lo sucedido en Torreblanca, es la manipulación de la valoración de puestos de trabajo por parte de tres empleados públicos para provecho personal. Inmediatamente, se abrió  una información reservada; de ella, se desprendió la apertura de tres expedientes disciplinarios; y se encargó una auditoría general. En aquel caso, curiosamente, el PP jamás solicitó la comisión de investigación, y le pareció bien el procedimiento establecido, simplemente, porque afectaba a militantes suyos y “gargantas profundas”. De hecho, el PP no ha permitido que la comisión de investigación entre a analizar el motivo que dio lugar a los expedientes. Pero, lo más grave, es que, a pesar de haber cerrado dos de ellos, y que el instructor del tercero ha solicitado su remisión al fiscal, se niegan a ello. Lo que dice que mandan a fiscalía es lo relativo a la auditoría de gestión, en contra de lo propuesto por la asesora técnica por no encontrar indicios para ello.

Pero, donde ya riza el rizo, Maquiavelo Torrico, es que se atreva a decir que no fue el gobierno PSOE-IUCA el que remitió el expediente a la fiscalía, sino que fue la secretaria, y el gobierno local se vio obligado a tramitarlo. Se le ha faltado explicar, entonces, por qué no ha mandado ya a la fiscalía el expediente que afecta a su compañera de partido, aunque el instructor, por dos veces, ha propuesto hacerlo, y por qué sí lo hace con el que la asesora técnica dice que no ve razones para ello. Eso es el caso Torricoblanca: la incoherencia, la intoxicación y la alteración de los hechos.

Equipamientos culturales: algo más que un plan

Juan Andrés de Gracia | 25 de abril de 2012 a las 18:24

El bonachón Moreno Calderón se ha hecho una foto, creo que ya es la segunda, felicitándose por los parabienes y distinciones que recibe el Plan de Equipamientos Culturales vigente en nuestra ciudad. Lo primero que debemos dejar claro, es que el Plan de Equipamientos es un documento municipal, no de la Fundación Arquitectura Contemporánea, por lo que hace muy bien en exigir estar presente en todo acto o decisión institucional que afecte al documento. La Fundación fue la redactora del mismo, mediante el correspondiente contrato, y cobró por su trabajo, y muy bien, por cierto. También es verdad, que lo realizado tiene una gran calidad, y que aporta un nuevo concepto a la visión de lo que deben ser los equipamientos culturales en la ciudad. De ahí, los reconocimientos que no cesa de recibir.

El documento fue aprobado por ¡unanimidad! por todos los grupos municipales que componían el pleno, pues todos pudieron participar en él, así como entidades, expertos nacionales e internacionales, y el vecindario, a través de la página web y otros sistemas de participación que se impulsaron. Esa forma de aprobación le confiere una gran importancia al consenso alcanzado, y nos obliga  a que no sea papel mojado, sino que se procure su seguimiento y aplicación. La idea de su elaboración fue del área de Cultura, con Rafael Blanco, espíritu libre, al frente. Pero fue asumido como parte del dossier que se presentó para optar a la capitalidad, tanto por la oficina del poeta Pérez, como por la Fundación Córdoba Ciudad Cultural, a pesar de la presidencia de la Quina Aguilar, que no profesaba demasiado cariño a su “coequipier” socialista.

La única que no entendió el esfuerzo realizado fue Modas Candelario, pues se empeñó en condicionar el voto de IUCA a que se incluyera su capricho en forma de avión, ese que ella se empeñó en que se estrellara en el Balcón del Guadalquivir, al coste que fuera. Por suerte, aunque el documento permite irse adaptando a la evolución de los tiempos y a nuevas necesidades y posibilidades, el avión quedó como una excentricidad al margen, que no rompe la seriedad del trabajo. Ahora, el gobierno de los “19 escalones” parece que están empeñados en encontrar quien gestione la utilización del avión, ofreciéndole como compensación poder gestionar el kiosco cerrado que se levanta a su lado. Para conseguirlo, también se ha decidido no imponer un pago de canon demasiado elevado, lo cual parece inteligente, pendiente de ver como evolucionan los acontecimientos.

El Plan de Equipamientos Culturales apostaba por el uso de la ciudad como un espacio cultural en sí misma. Utilizar el río, crear vaguadas culturales que cruzaran la ciudad y potenciar las plazas y espacios abiertos como lugar donde se pueda plasmar las iniciativas culturales, son parte de sus líneas centrales. Si somos serios, y queremos sacarle jugo al trabajo desarrollado y los recursos destinados a él, ahora deberíamos olvidarnos de ocurrencias y poner en marcha las ideas y proyectos que permitan hacer realidad la planificación de equipamientos en la ciudad. No podemos seguir considerando que todo lo que se nos queda vacío tenga un uso cultural, porque no hay recursos ni capacidad para ello. Por ejemplo, aunque no conozco en detalle las ideas para la antigua Normal, espero, es deseable, que cuadre dentro de la filosofía del plan y de las necesidades que marcaba.

Hablando de equipamientos culturales en su forma más tradicional, el Bonachón Moreno Calderón, ha acompañado al joven Nieto ya a la inauguración de los esfuerzos que desde el área de Cultura, especialmente, se destinaron a ellos. Así ha pasado con el teatro Góngora o la remodelación del Julio Romero de Torres, que ya son una magnífica realidad. Pero aún queda cerrar proyectos como el Centro del Flamenco de la Posada del Potro, o el Museo Taurino, o replantearse otros que nacieron y siguen confusos como el Centro Espaliú o el Centro Gongorino. En cualquier caso, que no se abra ningún equipamiento sin saber para qué, restándole recursos a los existentes, o convirtiéndolos en bares con cuadros o música. Para eso, recuerdo, y estoy pensando, especialmente, en las bibliotecas, hay que dotarles de los recursos suficientes para mantenimiento, personal estable capacitado y partida para que sean centros culturales vivos.

 

Griñán debe renunciar

Juan Andrés de Gracia | 24 de abril de 2012 a las 20:59

Justo cuando conocí el resultado de las elecciones autonómicas, lancé una entrada donde ya reflejaba que el viejo Griñán, y los suyos (el Padrino Duran, la que manda, …), no podían entender interesadamente el resultado electoral, y pensar que habían ganado. Fue esperpéntico verles con una tarta, celebrando que, por primera vez, no eran el partido más votado. El PSOE había perdido las elecciones, aunque fuera por poco, hasta el punto de casi acabar empatando con el archicandidato Arenas, y el voto del PSOE había ido a la abstención, o a IUCA, o sea, que se quería gobierno desde la izquierda, y escapar de los errores del pasado. Lo del acuerdo con IUCA ha seguido, por suerte, para adelante, pendiente de lo que hoy digan las bases, pero el pasado persigue al primo de Zumosol como su sombra, y la prisión incondicional impuesta al exconsejero Antonio Fernández, requiere de una respuesta política. Nadie puede creerse que este señor actúo por su propia cuenta, y, está claro, que lo enchironan para que se venga abajo y hable.

La Junta de Andalucía, con Chaves y con Griñán, permitieron o consintieron una forma de actuar, que podrá al final ser o no motivo de castigo penal, pero que, desde luego, no se atenía a lo legislado y a lo admisible para lo público desde la izquierda. Más de treinta años de gobierno, llevaron al PSOE a creer que el gobierno era el partido, y el partido el gobierno, al estilo PRI. Alguna experiencia tengo al respecto, cuando fui miembro del consejo provincial socialista. Quienes dirigieron ese tipo perverso de administración pública, no tienen capacidad moral, ni política, para capitanear el cambio que el vecindario ha pedido. No quiero aceptar que crean que el resultado electoral, que decretó que el señorito Arenas no gobierne, es una absolución a sus propios errores.

Si no aceptan que el futuro pertenece al vecindario, y a la izquierda, y quieren dirigir el proceso, solo conseguirán que, dentro de unos meses, vuelvan a salir chivatos comprados o vengativos, documentos, periodistas o juristas que salpicarán el gobierno, y que pondrán en dificultades la colaboración de IUCA. Cuando el pronuclear González dijo que había entendido el mensaje, en 1993, e intentó limpiar la casa con Garzón y otros, solo consiguió hundir al PSOE, porque era él el objetivo. Ahora el objetivo es doble; Castelar Chaves y el Viejo Griñán, y deben sacrificarse en favor de la causa. Otro ejemplo ilustrativo, lo viví también directamente, cuando en Córdoba, el cinéfilo Trigo intentó continuar de alcalde, y los conspiradores decidieron que ni hablar. Era el objetivo, y no iban a cejar hasta que cayera.

González no quiso asumir que era la X de los Gal, eso por lo que la conversa Aguilar le habrá perdido perdón, y los medios de comuniciación, y sus títeres institucionales, llevaron a la cárcel a Barrionuevo, a Vera y a todo aquel que pensaba que podía llevarles a hundirlo. Ahora, los ERES se presentan como una gestión irresponsable y corrupta, al margen de lo que acaben diciendo los jueces, que necesita de una explicación como partido, y como máximos referentes de la Junta de Andalucía cuando los hechos se produjeron. El entramado mediático-político-judicial no se se conforma con Coca Guerrero y, por ahora, hunde al exconsejero Fernández, detrás de lo cual, solo hay una obsesión: Llegar a la X, llámese Chaves, Griñán o como se llame. Si desaparecen de la órbita política, todo se relajará.

Por encima de los nombres propios, de las estructuras e intereses de partido, está la esperanza del vecindario, que, a pesar de todo lo que ya se sabía de los ERES, ha decidido confiar en la izquierda, pero no en los mismos personajes responsables, por acción u omisión, de lo sucedido. Se equivocan los que creen que el viejo Griñán tiene futuro. Es solo parte del pasado. Ha perdido por primera vez las elecciones andaluzas, y ello le obliga a asumir su responsabilidad. Escuchar a “la que manda”, o a los que quieren seguir viviendo del cuento, no es atender al vecindario. Como ven, no he buscado ninguna excusa en casos similares de otros partidos, de los que el PP está repleto, simplemente, porque no me sirven de referencia. Nosotros somos la izquierda y nuestra referencias no pueden ser justificarnos en lo que hacen los otros. Nuestro nivel ético y político es, o debe ser, superior, y cuando nos toca asumir la responsabuilidad, hay que hacerlo. Hay todo un banquillo de nuevos dirigentes dispuestos a coger el relevo. No debemos permitir que la investidura próxima sea un discurso sobre ERES, decídase otro candidato o candidata a presidente/a y el futuro empezará.

Nieto y el IBI: El inicio de una buena amistad

Juan Andrés de Gracia | 23 de abril de 2012 a las 15:18

Lamentablemente, una gran parte de los responsables políticos en la actualidad, han dejado de pensar, de ser autocríticos y reflexivos, y se dedican en cuerpo y alma, no a cambiar la realidad, sino a deformarla hasta el esperpento. Para todo hay una explicación que, además, jamás se reconocerá que sea incoherente con otra anterior, aunque se diga exactamente lo contrario. Todo consiste en aprovechar los medios de comunicación, no para responder preguntas, sino para lanzar panfletos que repiten, una y otra vez, lo que el argumentario del partido haya elaborado, que para eso se tienen asesores.

Ya en otras entradas he hablado de las intoxicaciones planificadas elaboradas por el Cecogobierno sobre el peligro que corrían las nóminas, el agujero encontrado en las cuentas del centro de congresos o la conspiración contra la capitalidad, siendo, en este trabajo, reconocible, siempre, el estilo de Maquiavelo Torrico y del Becario Bellido. Lo que me ha soprendido es que el Cecoalcalde Nieto se preste a ser, él mismo, el que hable de la actualización de los valores catastrales que conllevará una subida de diversos impuestos, siendo el IBI el que más repercusión social va a tener. Justamente, escribía ayer sobre ello, y no he podido vencer la tentación de volver a hacerlo ante la deformación de la realidad usada por el joven Nieto para ocultar lo esencial: Que vuelve a incumplir su programa electoral en lo que respecta a subida de impuestos.

Hemos pasado de hablar de bajada o congelación/subida del IPC de impuestos a “incremento moderado” para subidas del 5% previstas para 2014 y siguientes. Claro, si lo comparamos con que la subida del IBI podía alcanzar en muchos casos un 100%, el 5% parece un regalo, pero se oculta que supone estar por encima de la evolución de la carestía de la vida. Es la misma línea de lenguaje que llamar “reformas” a “recortes”, y plantear que, con más niños y menos profesores, la educación irá mejor. Es lo mismo que decir que se mantiene el poder adquisitivo de las pensiones, pero se sube paralelamente el IRPF de los pensionistas, y se les hace pagar los medicamentos, entre 8 y 18 euros al mes.

Hablar de “medida obligada”, aplicado a la actualización catastral, es trampear con la palabra. Si es “obligado”, debería decirnos que persona o entidad nos fuerza a hacerlo. Ya comenté ayer que, ciertamente, es una medida que es aconsejable haber realizado desde hace siete u ocho años, pero que se optó por no hacerlo. Pero, más provocador es afirmar que una subida generalizada de valores catastrales busca superar desequilibrios en las aportaciones fiscales de la ciudad. Eso, al menos, solo podremos valorarlo al final del proceso, cuando veamos qué paga cada ahora cada uno y que acaba pagando. Cuando hace dos años el cogobierno subió el IBI por encima del IPC 10% de las unidades catastrales más altas, el PP habló de voracidad fiscal, cuando en realidad estaba defendiendo a los que eran propietarios de grandes comercios, fábricas y viviendas. Ahora, si se sube este año el 11,5% a todos, es justicia fiscal, y si lo hará un 5% durante años, debe ser un favor que nos hacen.

Solo hay que ir a las actas del pleno para ver que jamás el PP reconoció que en Córdoba los valores catastrales estaban bajos, y que ya era “obligado” subirlos “por justicia social”. Al contrario, hablaban sin parar de la excesiva presión fiscal de la ciudad para la situación económica del vecindario. Estarán conmigo que la situación económica, no solo no ha mejorado, sino que ha empeorado, por lo que no encuentra justificación el momento en que se ha tomado la decisión de solicitar al Catastro que actualice los valores de los inmuebles. Conociendo las formas que se gastan, dentro de poco hablaran de que supone poco más que un café o un periódico diario, como han hecho con el medicamentazo a los pensionistas.

No hay nada como llegar a alcalde para entender lo que es el IBI y abrazar su causa. Pero no piensen mal, si el IBI sube, no es voracidad fiscal, no piensen mal, es que está el joven Nieto preocupado por lo que pagamos los cordobeses de menos, y lo bien que le vendrá a su gobierno de “los muchos” para sus gastos. No se crean ustedes que no han valorado dejarlo para otro momento mejor, ahora que hay más de 45.000 parados en la ciudad, que los pensionistas van a cobrar menos, que más parte de nuestro vecindario tiene que acogerse al salario social, que la luz, el gas, y casi todo, sube, mientras el que tiene suerte de tener sueldo, ve como no llega a fin de mes, Simplemente, han obviado lo que sucede en nuestros barrios y prefieren seguir estrujándonos, eso sí, ellos lo hacen por nuestro bien, que para eso son de misa casi diaria.

 

El catastrazo pepero

Juan Andrés de Gracia | 22 de abril de 2012 a las 19:00

Se ha dedicado poco interés informativo a lo que marca el plan de ajuste sobre la subida de impuestos y tasas. Propone la subida anual de IPC y se incrementará la cobertura de tasas sobre los costes de los distintos servicios. Tan solo para 2015, que es año electoral, se plantea no subir por encima del IPC, pero el hecho es que subirá de nuevo. Con todo, lo más importante está en el catastrazo, esto es, la revisión de los valores catstrales sobre los que se cobra el Impuesto de Bienes Inmuebles (la contribución), y que también afecta al de plusvalías y otros impuestos de rango estatal o autonómico. Desde 1994, no se había producido esa actualización, siendo Córdoba una de las ciudades con una valoración más antigua, aconsejando el ministerio de Hacienda que, al menos, se realice cada diez años. Esos valores catastrales antiguos fueron denunciados en 1994 como “catastrazo” por el PP del engominado Merino, usando la subida como parte de su campaña electoral que le llevó a la alcaldía. Parece que, ahora, el joven Nieto tiene plena bula para llevarlo a efecto, a pesar de su promesa de no subir impuestos.

En los dos últimos mandatos municipales, y dentro de los distintos planes de saneamiento municipal, se ha introducido la revalorización catastral como una de las medidas que podían paliar la caída de ingresos. Pasados los años, es evidente que los sucesivos gobiernos municipales no se atrevieron a llevarla a cabo, temiendo la campaña contraria que podía poner en marcha el PP. Lo cierto es que la medida es necesaria desde hace años y solo habría que reflexionar sobre la idoneidad de la fecha, ante la situación por la que pasa el mercado inmobiliario. Lo paradójico es que el PP no tenga problemas en activar el proceso de elaboración de la nueva ponencia catastral, que supondrá uan subida de la presión fiscal contraria, una vez más, a las promesa electoral de no subir impuestos. Después de casi veinte años, la subida de los valores va a ser muy importante, pudiendo doblarse los mismos, aunque lo lógico es que la subida aparejada se prorratee durante diez años, intentando que los efectos negativos, que, necesariamente va a conllevar, se suavicen.

La mayor repercusión se producirá en el IBI, que es el impuesto más importante para las arcas municipales, pues la recaudación anual ronda los 60 millones de euros. Este año ya ha sufrido un incremento del 11,5% y para el próximo, al menos, del 10% según las medidas aprobadas por el gobierno de Manostijeras Rajoy. Luego, se pretende seguir subiendo un 5% anual para lo cual se adecuara el coeficiente. que se aplica a los valores y que, en Córdoba, tiene ahora un valor medio. Por tanto, el gobierno del joven Nieto usa la subida de impuestos más que la recurrente austeridad, para equilibrar el presupuesto municipal. En eso, sigue la estela del gobierno central con la ampliación del pago por medicamentos o con la subida del IRPF, siempre escondiéndose detrás de la herencia recibida. La coherencia deja mucho que desear, puesto que entre los años 2008-2011, en plena crisis y bajada cosntante de los ingresos municipales, el PP jamás apoyó las subidas del IBI, por debajo del IPC, planteadas por el gobierno municipal y ahora no encuentra problema alguno en hacerlo, muy por encima del IPC, que recordemos está en torno al 2-3%.

Espero que no se vuelva a hablar de que la política fiscal es de congelación, a no ser que se refieran a que nos quedaremos como el hielo cuando veamos el recibo del IBI de este año y el de los venideros. No sé que posición adoptará el compañero de Cecoogobierno, el Masa Carreto, ni como se posicionará el Consejo Social Municipal o el Consejo del Movimiento Ciudadano, pero si son coherentes con lo defendido tradicionalmente, deberían mostrarse contrarios. Por si acaso, el gobierno municipal ha eludido enviar a los citados órganos de participación, el plan de ajuste. No es obligatorio, pero teniendo en cuenta que plantea el escenario presupuestario para los próximos diez años, y que dictaminar los presupuestos es una función que les otorga la normativa vigente, hubiera sido procedente hacerlo, aunque fuera una vez aprobado (recordemos que el plan se puede ir modificando anualmente). El miedo al vecindario sigue siendo una constante del gobierno municipal.

Andalucía a la izquierda

Juan Andrés de Gracia | 19 de abril de 2012 a las 20:14

El acuerdo por Andalucía alcanzado por PSOE Andalucía y IULV-CA  para gobernar nuestra comunidad autónoma, a la espera de una detallada lectura y análisis del mismo, no es sino el cumplimiento exacto de lo que las urnas mandaron el pasado 25 de marzo. El vecindario andaluz quería que se girara a la izquierda y, para ello, le quitó la mayoría absoluta al PSOE, traspasó la mayoría de los diputados que perdía a IULV-CA, y evitaba dar un mayor apoyo al PP del requetecandidato Arenas. No es tanto que no consiguiera la ansiada mayoría absoluta, como que empató técnicamente en votos con el PSOE, demostrando un desgaste del voto a los “peperos” en Andalucía, en apenas cuatro meses de gobierno de Marianico el largo. Incluso, la opción de apostar por un partido de difícil posición ideológica (veáse Asturias) como UPyD, o la de recuperación de un PA que busca desesperadamente aquel espacio político que dilapidó, quedaron fuera de toda posibilidad.

La forma de negociar el acuerdo, de forma muy coordinada entre las dos comisiones negociadoras y las dos direcciones, tanto andaluzas como federales, ha sido todo un ejemplo de buena gestión política, que ha superado todas las presiones políticas y mediáticas que intentaban que se vulnerara la voluntad de los andaluces en las urnas, y que tan mal ha sentado a la derecha extrema españolista. Los palos que ha querido introducir en las ruedas el Che Gordillo, preso de un egocentrismo alimentado por la propia derecha a la que dice enfrentarse, solo ha quedado como una muestra de libertad democrática y de opinión en IULV-CA. Como no conseguía sus efectos, el obispo Bono saltaba a la palestra, azuzado también por los poderes fácticos de derecha (incluso los que anidan dentro del propio PSOE), para trasladar el miedo a que IULV-CA pueda entrar en el gobierno de Andalucía, apoyando la idea de compadreo de salvación nacional, propuesto, como última baza por el “señorito” Arenas, venido a menos, y que entregaba para ello su cabeza, sin darse cuenta que ya es puro picón. Da pánico pensar qué hubiera pasado si el Obispo Bono hubiera conseguido la secretaría general del PSOE en el 2000 en lugar de ZP.

La elección del “cunero” Gracia como presidente del Parlamento Andaluz, compensado con que IULV-CA será la que marque mayoría en la Mesa de la Cámara, solo puede significar que el acuerdo programático está ya complementado por un acuerdo de gobierno conjunto, donde IULV-CA tendría una vicepresidencia (¿Valderas?) que le otorgaría un alto rango institucional, al margen de entre cuatro y cinco consejerías, entre las que habría algunas con alto peso político y de gestión de medios económicos y humanos. La necesidad de respetar los estatutos de IULV-CA, que obligan a un reférendum vinculante, no debe ser sino un trámite, porque el acuerdo cuenta con el apoyo de la dirección andaluza y federal del PCE, verdadero corazón de IULV-CA en la actualidad. Las peticiones del grupo del Che Gordillo, amplificadas por la derecha, de que se diera opción a votar, prácticamente, a todo el que pasara por la puerta (se rumorea que hasta los portavoces de Intereconomía y El Mundo se habían comprometido a hacerlo) y que se pudiera elegir dar el poder a Arenas, ha quedado desestimado, demostrando IULV-CA que la democracia interna no está reñida con la coherencia ideológica. No se abandona a la crítica a los desvaríos liberales del PSOE, pero se entierra la teoría de las dos orillas, intentando dar el “sorpasso” desde la colaboración y la implicación en el gobierno de izquierda.

El venidero gobierno andaluz será, o, al menos debe ser,  pues, el referente de otra forma de actuar contra la crisis. No hay indicios de que se quieran suicidar, sino de plantear que hay otra forma de equilibrar el déficit, a sabiendas de que habrá que hacer recortes en el gasto, pero que es posible una política de ingresos progresista que limite su dimensión. El reto no es fácil, porque las limitaciones de gasto impuestas por Marianico el largo, van a ser un obstáculo importante. La esperanza está más allá de los Pirineos, en la posible victoria de Hollande sobre Sarkozy y Le Pen, que inicie una nueva forma de entender Europa y la salida de la crisis, donde Francia haga contrapeso y no sea el lacayo de Alemania. Si este fin de semana la primera vuelta y, posteriormente, se confirma en la segunda vuelta, la victoria de la izquierda, se abrirá un nuevo camino donde Andalucía, y quizá Asturias, pueden ser los referentes en España.

Sufrí la locura del “colinegro” Rejón y del “gurú Anguita, en 1994, en minoría dentro del Consejo andaluz de IUCA, es un placer que ahora se escuche a quienes han votado. Y detrás de Andalucía y Francia puede llegar Grecia, Galicia, … y se pueden volver a abrir las alamedas.

Políticos de secano

Juan Andrés de Gracia | 18 de abril de 2012 a las 20:09

Hace dos-tres años, sufrimos en nuestra ciudad algunas de las inundaciones más importantes conocidas. A muchos, les trajo a la memoria como se tuvieron que construir los barrios de Cañero o de Fray Albino, los murallones del río o los “albergues provisionales” de Moreras y Palmeras, como consecuencia de otras inundaciones históricas sucedidas en Córdoba durante el siglo pasado. Pues ahora, casi nos alegramos de que haya sequía, porque la situación ha cambiado poco. Recordemos que el proceso de inundaciones tuvo, como casi todo, un origen multifactorial, a saber: un récord de precipitaciones intensas continuadas; una política de desembalses cuestionable; la existencia de parcelaciones ilegalmente permitidas en zonas inundables; un proyecto de encauzamiento del río a medio desarrollar, y unos arroyos que reivindican su espacio natural.

Sobre la cantidad de precipitaciones, poco podemos hacer, pues no está en nuestras manos, sino en los de la naturaleza. Lo que está claro, es que volverá a suceder dentro de algún tiempo, de forma suficientemente importante para no mirar a otro lado, si no queremos acabar lamentando vidas humanas. En cuanto a la política de desembalses, se ha cambiado el protocolo de actuación y se ha mejorado la política informativa al respecto. Los técnicos no se pueden justificar alegando que, teóricamente, el río tiene que estar libre de edificaciones. Sobre las parcelaciones ilegales del río, que visité y conocí en aquellos malos momentos, solo puedo decir que es una verdadera irresponsabilidad permitir su mantenimiento tal y como están. No es un derecho individual ni colectivo construir donde a uno le plazca, y no se puede permitir el populismo de nuestra clase política, que se ve incapaz de dar una solución, por muy difícil que parezca. Aquí no hay partido que se salve, puesto que todos miran a otro lado, y no asumen que, o se les busca una forma de legalizarlas, o hay que tirarlas.

Sobre el proyecto de encauzamiento, hay que recordar que fue la gran obra que el gobierno Aznar hizo en nuestra ciudad, aunque solo fuera en su primera fase. Aprovechando el proyecto existente, acordó invertir unos 4.000 millones de pesetas, que se gastaron entre el puente del ferrocarril y Casillas. Nadie, ni siquiera la neosocialista Aguilar, sacó del cajón las siguientes dos fases del proyecto. El Cecoalcalde Nieto defendió la inversión en la oposición, pero ahora entiende que no puede exigir a Marianico Rajoy tal esfuerzo. Mientras, Aena ha levantado una escollera para evitar, en la medida de lo posible, que las instalaciones se inunden cuando el aeropuerto esté en funcionamiento de nuevo.

Por último, los arroyos contribuyen a multiplicar los efectos de las inundaciones debido a que no pueden desaguar, se colpasa su cauce y acaban desbordándose en sus tramos medio y bajo, afectando a numerosas zonas urbanas o urbanizables. Hay que recordar que nuestra ciudad ha tenido tres crecimientos en los últimos veinte años. El primero, el propiciado por el PGOU de 1986 y ello obligó a bucar solución a arroyos como el de Arroyo del Moro o el de San Cristóbal. Luego, ha estado el crecimiento en marcha del PGOU de 2001, que tiene que dar solución a otro números de arroyos como el de Rabanales, o el de Turruñuelos. El tercer crecimiento es el generado por las parcelaciones ilegales, que pone en cuestión un número importante de arroyos (Mesonero, Hormiguita, …). La Confederación Hidrográfica (ya sea en su dependencia estatal o autonómica) se desentendía porque están en zona no habitada; el ayuntamiento, por falta de competencias en las zonas que no son urbanas o urbanizables.  La CHG llegó a imponer al ayuntamiento multas cada vez que se le ocurría limpiar un arroyo, ante la inacción de la propia Confederación.

Finalmente, para dar solución a estos arroyos, se llegó a un acuerdo entre la CHG y el ayuntamiento. Todos los partidos políticos, todos, celebraron el acuerdo, porque permitía eliminar muchos peligros para miles de convecinos. Ese es el convenio que ahora Maquiavelo Torrico ha asumido como ejemplo de la “herencia” envenenada. En cuanto a ello, lo primero que tenía que haber hecho es felicitarse porque se haya invertido en una docena de arroyos como exigían. Luego, debería haber reconocido que el gobierno saliente dejó partida presupuestaria para pagar su parte en el convenio, aunque es cierto que no la había hecho efectiva, de lo que era conocedor. Por último, tiene plena razón si ahora la Confederación pretende cobrar al ayuntamiento más dinero, para lo cual tendrá que demostrar que existía compromiso de ello. Es posible que, con las inundaciones presentes, el “profe” Ocaña y Tintín Tejada se comprometieran con la Confederación a asumir otras obras mediante una ampliación del convenio pero nunca se aprobó. Que lo aclaren, pero que no se use todo demagógicamente.