Participación real

Juan Andrés de Gracia | 16 de mayo de 2011 a las 15:40

Este fin de semana han coincidido actos de campaña centrados en fomentar la participación con las manifestaciones de la Plataforma “Democracia Real”. No deja de ser paradójico que, en plena actividad de los partidos por llegar a convencer a los ciudadanos de que apoyen su opción de gobierno local, éstos hayan decidido, en un número significativo, denunciar la falta de una verdadera democracia.

Es evidente que los partidos políticos no consiguen convencer a todo el vecindario de su bondad para ejercer la función política y que se demuestra con las previsiones de asistencia a las urnas el próximo domingo que superará con dificultades el 60%. O sea que varias decenas de miles de vecinos no encuentran sentido a participar en la decisión sobre cuál puede ser el alcalde.

Esta baja participación es aún más grave en una ciudad que se ha proclamado como pionera en el desarrollo permanente de una forma de gobernar participada. Córdoba cuenta con un avanzado y moderno Reglamento de participación ciudadana y cuenta con las Juntas de Distrito y con el Consejo Social. Pues bien, no hay partido que una vez elegido apueste realmente por mantener activo el vecindario.

En el caso del Partido Popular nunca han creído en ello, solo hay que recordar que en su anterior época de mandato municipal declararon ilegales los Consejo De Distrito. Ahora, cuando han estado en la oposición, usan a los colectivos para arremeter contra el gobierno conjunto. Esto es lo único que les les interesa llegar al poder para luego olvidarse de aplicar mecanismos participativos.

Respecto al PSOE no han demostrado fuerza para avanzar en el Reglamento a pesar de haber ostentado la delegación de Participación. Los cuatro años que ha costado elaborar un Plan Municipal de Pasrticipación, en vez de aplicar el reglamento vigente, demuestra que lo suyo era la política de imagen y no la efectiva confianza en la participación ciudadana. Para ellos los representantes de los colectivos son sólo aceptables si no critican las instituciones que gobiernan.

En cuanto a IU, su candidato-alcalde ha sido siempre alérgico a la participación ciudadana y más allá de una posición educada de respeto luego le gusta aplicar el ordeno y mando. Toleran mal las críticas y aquel que no les sigue ciegamente con considerados sospechosos de partidistas. El fraude y timo que fueron los Presupuestos Participativos hundió su credibilidad.

Con esta realidad política y con la experiencia de falta de democracia interna de los partidos, sometidos y sojuzgados sus militantes por la obediencia irracional a los líderes, no es extraño que gran parte del vecindario explore nuevas formas de hacer política democrática real. En plena época global tiene que haber indignación, movilización, reivindicación y lucha por un sistema en que cada día es más claro el retroceso social. Habrá que estar atentos para que nadie manipule sus acciones, pero en cualquier caso, siempre es preferible a la inacción.

Los candidatos deberían hacer un esfuerzo de dirigirse a estos miles de cordobeses y proponerles cambios reales de participar en la ciudad y demostrarles que defienden sus intereses por encima de la presión de los poderes fácticos de la ciudad. O quizá sea mucho pedirles empeñados en seguir hablando de planes de austeridad sin credibilidad.

Cruz Conde: Calle y Parque

Juan Andrés de Gracia | 14 de mayo de 2011 a las 12:21

Hablar de Cruz Conde en Córdoba es hacerlo de la historia de la ciudad. En plena campaña, Cruz Conde da nombre a dos proyectos que empezaron siendo polémicos y que, sin embargo, han desaparecido de la polémica electoral, quizá porque son actuaciones de gran calado y que van a contar con todo el apoyo ciudadano. Han sido dos proyectos que han tenido que vencer la presión de sectores de la ciudad empeñados en que nos quedemos anclados en el siglo pasado sin darse cuenta que ya hemos superado la primera década del sigklo XXI y que Córdoba no puede quedar atrapada de su pasado glorioso como le pasaba a la protagonista de “La vieja señorita del Paraíso.

El primero de los proyectos es la calle Cruz Conde. Su peatonalización es la piedra angular del proyecto de accesibilidad de nuestro casco, ya que, como se acabe definiendo, supondrá el éxito o no de todos los esfuerzos hechos durante años para tener un centro y casco histórico más humano. Sé que tomar una decisión final no es fácil, pero lo que será un desastre es querer contentar a todos porque eso significará desvirtuar totalmente el proyecto. Los que recordamos la polémica de la peatonalización de la calle Gondomar y Concepción no entendemos por qué tanta duda, y esa forma de hacer política a la contra que abunda en nuestra ciudad. Hacer oposición no puede ser sumarse a todo el que se queje para desgastar al que gobierna, sino colaborar con nuestras ideas en lo mejor para la ciudad. Quien no gobierne que, al menos, no moleste ni incordie, que exponga su posición desde el compromiso con Córdoba.

Peatonalizar íntegramente la calle Cruz Conde es una necesidad ineludible, y si, en este momento, aún no se reúnen todas las condiciones necesarias para asegurar las plazas de aparcamiento del entorno, el acceso al aparcamiento de c/ Conde de Robledo, o un acceso cómodo para los residentes, habrá que cerrarla al tráfico lo máximo posible para que en unos meses se consiga su cierre definitivo. Y esta decisión debe también extenderse a la zona de la Ribera que de una vez por todas debe recuperar su carácter de paseo.

No entiendo a veces a estos candidatos que quieren asumir el gobierno de la ciudad para luego no tomar decisiones. Esta fue la forma de gobernar de la exalcaldesa, no hacer nada que tuviera rechazo de algún sector ciudadano o hacer un “pastiche” que a nadie gustaba pero que a todos contentaba algo. Así nuestra ciudad se ha paralizado por ese mal concepto de entender la participación del vecindario. Hay que alabar a quien se ha decidido al fin a reformar la calle c/ Cruz Conde pero será una inversión malgastada si no se culmina con la eliminación del tráfico.

El 22 de mayo es el momento de decidir a quien tiene que tomar las decisiones. Debe hacerlo dando su papel a los colectivos que representan a nuestros vecinos y que asuma que, a veces, se van a encontrar con la oposición de parte de ellos. Una solución a medias es siempre una mala solución y crear más comisiones es no querer hacer nada. Ya sabemos aquello de que no se puede engañar a todos todo el tiempo. No se pueden esconder los candidatos detrás de la gente sino presentarse a ellos, escucharlos y luego actuar esperando que se acierte y entendiendo las críticas que se le hagan.

Cuando ahora los cordobeses paseemos por la calle Cruz Conde preguntaremos por qué no se ha tomado la decisión de peatonalizarla antes. Por eso, ahora no debemos dejar que nos roben el placer de contar con un Casco cerrado al tráfico, un Casco que no se use para cruzar la ciudad y que sólo se admitan los vehículos lógicos donde hay residencias y comercios. Hay que conseguir que, la empresa que pretende tener aparcamiento de rotación en la calle Sevilla, se pliegue a los deseos y las necesidades de la ciudad por lo que debemos obligarle a que las plazas del aparcamiento sean sólo para residentes. ¿Podrán los candidatos comprometerse en esta semana que queda a definir con claridad qué piensan hacer con la calle Cruz Conde o seguirán hablando de móviles y de procesión de mercasdillo en mercadillo?

Cruz Conde es también el nombre del parque más polémico de los últimos meses. El gobierno municipal actual parece que quiere abrirlo al vecindario días antes de las elecciones y mucho me temo que se precipiten y que aún no reúna las condiciones para apreciar las bondades de este gran proyecto. Con todo lo que ha habido que luchar para que se llevara a cabo la reforma deberían ser prudentes.

Muchos han sido los enemigos de la reforma del parque hasta el punto que en las listas de Ecolo o de UPD hay personas que se han enfrentado rádicalmente a que se ejecutara el proyecto y defendían la imagen cutre que presentaba el parque antes. Espero que estos candidatos no tengan nunca la responsabilidad de gobernar puesto que ya conocemos su concepto estético de la ciudad. Cuando se abra el parque seguro que no todos estarán de acuerdo con la reforma pero, en cualquier caso, el parque se habrá recuperado para la ciudad y habremos dejado atrás la degradación de este pulmón natural.

La próxima semana, cuando paseemos por el parque, también nos preguntaremos por qué no se actuó antes y por qué tantos hablaron de un proyecto sin conocerlo. No hay asfalto, no se han arrasado los árboles, se ha hecho totalmente accesible en su interior y en su entorno, se ha mejorado el riego, en definitiva, se ha recuperado para todo el vecindario. Es de esperar que el próximo gobierno municipal tenga ahora el compromiso de mantenerlo adecuadamente. 

En ambos casos, calle y parque, ahora tendrán un aspecto adecuado al nombre del alcalde al que está dedicado. ya era hora.

Ausencias de campaña

Juan Andrés de Gracia | 13 de mayo de 2011 a las 11:29

Llegado el ecuador de la campaña echo de menos propuestas que hablen de sectores o problemas que para mí deberían formar parte de las prioridades de los próximos cuatro años.

¿Qué va a pasar con los barrios fantasmas? Córdoba cuenta con un PGOU muy desarrollado que ha puesto en valor un gran número de metros cuadrados de suelo y en los que se empezó a construir vivienda que ha quedado vacía en gran medida. Cuando se habla de ellos se hace desde el punto de vista económico y empresarial, pero allí viven algunas decenas o cientos de vecinos que necesitan que se les presten servicios. Con la baja densidad de habitantes que presentan y con la lejanía de los barrios clásicos corren el riesgo de ser olvidados. Los costes de limpieza, transporte, seguridad por habitante los hará una carga inasumible.

También hay que empezar a hablar de los nuevos barrios que se puedan formar si se desbloquea la legalización de las parcelaciones. Cuando se plantea un proceso de regularización estamos hablando de dotación de servicios en una ciudad que se vería extendida en un 20% más. Nuestra ciudad compacta pasará a ser una ciudad difusa que obligará a idear fórmulas de mantenerla a coste razonable.

Otro debate que urge resolver es cómo el ayuntamiento va a conseguir más ingresos o paralelamente qué servicios va a dejar de prestar. Más allá de pasar del móvil al tam-tam, de recuperar las máquinas de escibir en vez de ordenadores o de que los concejales vayan en bicicleta hay que esperar propuestas serias que solventen la falta de recursos económicos. La apelación a la austeridad debe explicarse y decir  qué significa, más aún cuando se h n seguido haciendo promesas de extender el servicio de ayuda a domicilio, de completar la red de espacios culturales, de ayudar a las familias con problemas, …

En este sentido, era de esperar que se comprometieran a decirnos qué nuevos servicios van a abrir y cómo. Tenemos pendiente la Casa de la Igualdad, el centro de participación y comercio vecinal, la escuela de participación ciudadana, … ¡incluso una posible escuela de costaleros! Si hemos de ser austeros con lo que hay y va a ser difícil mantener lo que tenemos más aún será abrir nuevos equipamientos que hay que reconocer que se hacen sin que existan ningún estudio serio de su coste posterior. Anunciar alegremente también nuevos equipamientos culturales o sociales no es sino no saber qué decir de la ciudad y creer que tener ideas es proponer cosas nuevas, sirvan o no.

Poco o nada se está planteando sobre la exclusión social y sobre los barrios con más alto índice de marginación social. Se plantea un debate permanente sobre el desarrollo económico de la ciudad pero poco se habla de cómo conseguir que ese desarrollo no produzca desequilibrios en sectores sociales o territorios determinados. ¿Será que no saben qué se puede hacer? ¿Será que ya nos resignamos a que exista siempre una cuota de personas o barrios que no logramos su integración? ¿Qué ciudad queremos crear: para todos o sólo para aquellos que puedan agarrarse a las oportunidades?

Esta lista podía ser larga a pesar de que la campaña se ha alargado durante meses y ha habido tiempo para todo. Pero no puede terminarse sin recordar que en campaña el gran olvidado es siempre aquel que no puede votar y que sin embargo vive y sufre la ciudad como todos. Me refiero a la infancia, a nuestros niños y niñas, que aparece de forma secundaria y menor en los programas. Qué lastima que ya no se luche por la Ciudad de los Niños y Niñas de Francesco Tonucci que es algo más que ese parque recreativo que hemos creado. Es una filosofía que expresa que si hacemos la ciudad pensado en los más débiles todos se beneficiarán. Aún están a tiempo los candidatos de elaborar alguna propuesta al respecto.

Ex-alcaldes

Juan Andrés de Gracia | 12 de mayo de 2011 a las 16:27

En esta rutina que cada cuatro años es un campaña electoral, ayer les tocó jugar su papel a los exalcaldes. Los candidatos pretenden conseguir prestigio y sentirse unidos a un pasado triunfador que siempre tiene sus sombras.

Los candidatos minoritarios quedan aquí fuera de juego. El PA sólo puede remontarse a los primeros albores de la democracia en 1979 para encontrar un espejo donde mirarse que nunca volvió a recuperar. UPD es un partido joven que a falta de exalcaldes recurre a un casi famoso actor para intentar acaparar el interés mediático. ECOLO es otro partido sin pasado aunque siempre puede recurrir a la tradición verde a través de su representante máximo en Córdoba y a una campaña repleta de ideas ocurrentes.

Hay que llegar a Unión Cordobesa para empezar a ver el papel que juegan los exalcaldes en campaña. Al ser un partido recién formado, han de recurrir a las relaciones de su candidato con la exalcaldesa y esas reuniones “secretas” donde se fraguaron las Naves de Colecor o las lucrativas operaciones de la Carrera del Caballo o los cines de verano. Lástima que tenga una memoria extarñamente selectiva y se olvide que también se reunieron para pactar el PGOU y el aprovechamiento económico que le interesaba en el mismo. No le gusta ser político pero qué bien se entendió con ellos para hacer negocio.

El del PSOE es también una situación curiosa: A falta de exalcalde propio abusa de los exalcaldes/a que tuvo IUCA. Lo más lógico es que hubiera recordado la etapa de 1987 donde por unas horas se veían en la alcaldía hasta que Alfonso Guerra mandó parar cual Fidel Castro en Sierra Maestra.

La exalcaldesa de IU/PSOE le sirve el brillo de su ministerio y su populismo sin fin, incluso su futuro arrollador al frente de la candidatura a la Junta de Andalucía. También le brinda su pasado al frente de la ciudad criticado por su personalismo y por su connivencia con los poderes fácticos de la ciudad. Aquí vuelven a aparecer las Naves de Colecor como su gran herencia en la ciudad, ¿acaso alguien recuerda otra?

El exalcalde de IU/PSOE tuvo que dejar de serlo por una injusta sentencia propiciada por esos mismos poderes fácticos, por compañeros de partido y apoyada por el propio PSOE que después no tuvo problemas en indultarlo. Él si tiene una gran obra en la Estación de Tren y la desaparición de las vías pero el tiempo transcurrido le hace casi desconocido para el actual vecindario cordobés.

El PP intenta cerrar filas con su exalcalde en último lugar de la lista. Hay que recordar que llegó a ser alcalde por la falta de acuerdo de la izquierda, pero luego se quedó a 2000 votos de volver a serlo y tiene el título de ser la persona más votada por los cordobeses en unas elecciones. Lo peor es que le utilizan como perro de presa para enfrentarse a la exalcaldesa y lo más curioso es que le pregunta sobre las Naves de Colecor cuando su propio candidato sabe perfectamente todo de su existencia pues siempre han votado a favor del infractor. Podía haber pasado a la historia por las nuevas Tendillas pero cómo se las entregó a Fray Langostino sólo se le recordará por olvidarse de la cultura.

Lo de IUCA es como un castigo divino. Tras la fuga de la exalcaldesa y excalde ya citados al PSOE, han de remontarse a los orígenes como si fuera el PA y buscar la mejor imagen del pirmer alcalde democrático de la ciudad de la época moderna. Por un lado, su campaña apunta al continuismo pero, por otra, deben hacer olvidar al electorado que sus mejores espadas se han mudado de piel. ¿Cómo hablar de los años de éxito sin mencionarlos?

Convertidos en el partido del poder que vive en permanente oposición corren el riesgo de dejar la alcaldía y con ello empezar a ser una opción menor en la ciudad. Por si acaso, su candidato-alcalde ya ha anunciado que, o alcalde, o nada. Puede ser el fin de toda una época de luces y sombras.

No sería justo no reconocer que IUCA también cuenta con el exalcalde más breve de la historia cordobesa. Pero su papel al frente de la oficina de la capitalidad hace que en verdad sea un representante de todo el vecindario cordobés. Para él también acaba una etapa y puede que su trabajo sea al final disfrutado por un alcalde del PP. Esta será la gran paradoja electoral.

Oposición o Gobierno

Juan Andrés de Gracia | 11 de mayo de 2011 a las 16:52

Es loable que una fuerza política se presente a las elecciones municipales para acabar ocupando el sillón de alcalde y tener mayoría para gobernar la ciudad con su programa. Me siento más favorable a la política de pactos pero es legítimo y democrático optar a tener mayoría absoluta.

Lo que no puedo entender es que no se opte a ser alcalde de la ciudad sino que se utilice la ciudad y su alcaldía para seguir siendo oposición, ya sea a la Junta de Andalucía, al gobierno de España o a cualquier institución que no gobierne el propio partido. Esto es lo que asombra del PP en esta campaña electoral.

Uno puede pensar que, más que un alcalde, se aspira a ser un delegado del partido en Córdoba, más aún si a la vez se es el máximo cargo del partido en la provincia. Córdoba no puede usarse para derribar a Griñán ni a Zapatero sino que un alcalde debe tener perfil institucional y no buscar el enfrentamiento por razones de partido. Quizá el candidato del PP no se siente seguro y se encuentra trabajándose un lugar definitivo en el Parlamento andaluz. Eso explicaría su tibieza a apoyar nuestro proyecto de capitalidad fuera de la ciudad.

Tampoco puedo participar de la posición de subordinación a la Junta de Andalucía y al gobierno de España que continuamente presenta el candidato del PSOE. A un alcalde se le pide que anteponga los intereses de la ciudad a los del partido, claro está desde su programa electoral, pero son constantes los momentos en que se le obliga a aceptar decisiones injustas de otros gobiernos o el retraso de las inversiones necesarias o que no se preste la debida atención a nuestra ciudad.

Un alcalde no es quien le pregunta a los consejeros de la Junta qué van a poder hacer en la ciudad para no pedir nada más. A todos nos hubiera gustado una mayor participación del gobierno andaluz y del gobierno de España en los proyectos de nuestra ciudad y poder contar ya con la Ronda Norte, toda la variante Oeste, o con el museo de Bellas artes, entre otros ejemplos. La imagen de un candidato acompañado de consejeros y ministros da la imagen de telonero y de estar vendiendo más lo que le interesa a ellos que conseguir que se comprometan con la ciudad.

Más fácil parece que lo podría tener el candidato de IUCA al no tener que defender a ninguna institución superior ni esperar hacerlo en el futuro. Pero debe ser complicado presentar reclamaciones ante gobiernos donde la anterior alcaldesa y máxima promotora del candidato de IUCA, además de amiga, toma asiento. ¡Qué sensación más extraña ha sido ver a la exalcaldesa solicitando el voto para el PSOE y no para IUCA! ¿Puede esta ciudad aguantar ya cualquier cosa? ¿Es esto la muestra de que en elecciones locales puede más la persona que las siglas? Quien vaya a votar a Rosa Aguilar el próximo 22 de mayo, qué debe votar ¿al que ha sido su valido y heredero en IUCA o a su nuevo compañero socialista? Qué votará el candidato-alcalde, ¿a quien recomienda su antecesora y amiga o a sí mismo?

Mayo de campaña

Juan Andrés de Gracia | 10 de mayo de 2011 a las 16:54

Año tras año las elecciones locales se celebran en el mes de Mayo, lo que en nuestra ciudad es hablar de una campaña en plena fiesta lo que hace que debatir sobre el Mayo festivo sea una necesidad.

Este año no es diferente y ya desde la Batalla de las Flores se ha dejado notar la cercanía de las elecciones. Ha sido llamativo ver cómo los candidatos igual lanzaban flores que asistían al 1 de Mayo con la sorpresa de encontrarse con el mísmisimo líder de Unión Cordobesa que, olvidando su carácter de empresario y de la gente que ha dejado en paro, se lanzó a la búsqueda del voto.

Los candidatos han podido ver cómo las Cruces es una fiesta abandonada ante el empuje de los Patios. La lluvia ha demostrado que montar una cruz no es un chollo, excepto para un grupo minoritario de cruces que viven de la masificación juvenil y del botellón paralelo. El resto de instalaciones han tenido pérdidas si valoramos que viven del voluntariado y del ambiente familiar. Era absurdo, y muestra de desconocimiento, pretender que se extendiera la fiesta a un día laboral. Si se quiere mantener esta fiesta se deberá replantera e incrementar el apoyo a las que tengan calidad.

En los útlimos años, son los Patios los grandes protagonistas de la actualidad. Poder ser nombrados como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad anima a hablar de ellos y a destinar más recursos a su desarrollo. No deja de sorprender que en esta edición de nuevo haya conflictos entre los propios propietarios, a los que los candidatos asisten silenciosos, como siempre que hay polémica. Y tampoco abren la boca cuando observan que los Patios están en peligro de morir de éxito. La masificación de la fiesta la desvirtúa totalmente y en vez de vivir un patio se vive de cola en cola y se visita como si se fuera en un tren. ¿Para cuándo la reflexión y decisión sobre cambios fundamentales (ampliación de apertura, más patios en la muestra, cobro de entrada, …) en su desarrollo?

A pesar de la moda de los Patios, el debate central del Mayo es siempre la Feria. Más áun cuando la jornada de reflexión, cuando no media campaña, transcurre en el Arenal. El PP se ha atrevido a defender lo que llaman la caseta tradicional, transformada en caseta privada y han abominado del botellón, las discocasetas y la venta de casetas. Bien podían dar ejemplo con la caseta de Nuevas Generaciones que desde siempre es una caseta vendida, con música discoteca y que permite en su entorno el botellón. Es de alabar que pretenda volver a ampliar el número de casetas, sólo que esperemos que podamos entrar en ellas.

En cuanto al PSOE, es buena idea la del comisionado de Mayo y loable la intención de controlar los precios, pero queda indefinida, una vez más, su postura sobre el botellón, sobre las discocasetas, o sobre la presencia del caballo, entre otros temas. Amagar y no dar es todo su programa.

En cuanto a IU, sólo hay que repetir su estrategia de campaña. Todo va perfecto, sólo hay que continuar con lo que se ha estado haciendo y las críticas son infundadas. Bien, pues cualquiera de nosotros podrá ver el día de reflexión, y días después, que la Feria está degradada, que la calidad no existe, que el botellón se ha instalado en el ferial, que existen casetas donde no se puede entrar, …

Hacer campaña en Mayo en Córdoba es todo un reto. Saber compaginar el medio, la cerveza, el pinchito y el salmorejo con las propuestas electorales es complicado. Pero es de exigir que al menos las propuestas sobre el propio Mayo se hagan con idea de que se apliquen, abandonando las grandes palabras y pasando a los garndes hechos: Córdoba en mayo es fiesta, pero quiere seguir siendo Córdoba.

Etiquetas:

¿Caballos en Caballerizas?

Juan Andrés de Gracia | 9 de mayo de 2011 a las 19:43

Cuando a uno se le hace la pregunta que encabeza esta entrada parece claro que no puede haber duda: Caballerizas es un edificio unido a la historia del caballo y así debe seguir siendo. Por esa razón no se entienden los problemas que se han generado por el uso que Córdoba Ecuestre hace, autorizado por el ayuntamiento, del edificio, y que perjudican la consolidación de un proyecto básico para el desarrollo de la ciudad.

Hay que aclarar que Córdoba Ecuestre es una entidad que aglutina a instuciones (Ayuntamiento, Diputación, Universidad), entidades empresariales (CECO, Cámara de Comercio, Asaja, Hostecor) y el sector del caballo (ganaderos, club hípico, …), por tanto, cualquier intento de achacarle posibles intereses lucrativos es distorsiona la realidad. Claro que Córdoba Ecuestre puede y debe cobrar por el espectáculo que ofrece y por los ensayos y otras actividades relacionadas con el caballo (nunca lo ha hecho por visitar Caballerizas). Pero el dinero que se genera se destina a incrementar y/o estabilizar sus actividades (que ya suponen varias decenas de puestos de trabajo) junto con las subvenciones que aún debe recibir de distintas entidades a instituciones.

Es lamentable la actitud que adopta el PSOE, renegando del trabajo que ha liderado el anterior portavoz socialista, sin más motivo que  hacer daño a todo lo que suene a él. También es extraña la posición de IUCA que tiene una relación de amor-odio con el mundo del caballo y que sólo está molesta porque es un mundo que no controla aunque intentos no le faltan y parece más cerca de los ecos jerezanos que los que proceden de la propia Córdoba. Esto hace que la posición del PP sea la más cómoda al poder arrogarse ser los defensores del caballo.

Caballerizas es un edificio a proteger y los primeros interesados son los amantes del caballo, pero eso no puede ser convertirlo en un mausoleo de piedra vacío de contenido. Es cierto que durante demasiado tiempo no hemos sabido respetar nuestro patrimonio arqueológico o histórico, pero ahora no podemos irnos al otro extremo y caer en el fundamentalismo de los restos del pasado. Lo mejor que le puede pasar a Caballerizas es que el caballo le dé vida sin perjuicio de que complementariamente se puedan desarrollar otras actividades protocolarias.

Los seis meses que se lleva desarrollando el espectáculo ecuestre en Caballerizas demuestra que no hay molestias para el vecindario del entorno, al menos no más que las de cualquier otro vecino de otro barrio por la existencia de un servicio público cercano. Pero lo que algunos parecen no poder soportar es que una iniciativa cordobesa cien por cien pueda tener éxito y que además lo haga desde la neutralidad política.

Que Córdoba Ecuestre tenga que retrasar Cabalcor, que siga amenazado de ser expulsado de Caballerizas sin razón, que se pueda poner en peligro este proyecto turístico-cultural sólo es una muestra más de lo peor de nuestra forma caínita de ser. Hace cuatro años había unanimidad en defender el proyecto, ahora hay división, cada uno que asuma su responsabilidad.

El engaño de Cajasur

Juan Andrés de Gracia | 8 de mayo de 2011 a las 19:43

Esta ciudad no deja de sorprendernos. Tenemos tres candidatos multados por gestionar mal Cajasur y tenemos un candidato que se aprovechó de esa mala gestión para sus negocios personales.

No podemos aceptar que los tres candidatos fueron engañados. O no se enteraron, y ninguno merecía ser miembro del consejo de administración por incompetente, o se enteraron y son culpables de permitir que se jugara con nuestro dinero. En cuanto al empresario metido a político usó nuestro dinero para enriquecerse y ahora mira para otro lado.

¿Podemos fiarnos de estos candidatos? Ninguno tiene un arrebato de honestidad y asume su corresponsabilidad? Al parecer ellos iban a los consejos de administración a por la dieta y poco más o quizá sólo les interesaba el puesto porque buscaban privilegios como partido o personales. Y lo más llamativo es el empresario que se hizo multimillonario con nuestro dinero.

Si esta ciudad tiene que ser dirigida por alguno de ellos tenemos que temer bien que reflejen su mismo desinterés o desconocimiento de los asuntos que gestionen bien que usen el puesto para cuestiones partidistas o personales.

Todos bendijeron a Don Langostino aunque luegon lo criticaran. Debemos exigirles que nos digan quién es el culpable de que se jugara con nuestros ahorros. No vale con decir que ellos no se enteraron, tenemos derecho a saber qué pasó y si hay que acusar a miembros del cabildo o de los partidos hágase.

Los que aún tenemos nuestros ahorros en BBK Cajaur, los que los han perdido, los que necesitan los créditos, los trabajadores obligados a dejar su trabajo,… toda la ciudad tiene derecho a la verdad. esta ciudad necesita un alcalde que no nos engañe.

Etiquetas:

De nuevo las parcelaciones

Juan Andrés de Gracia | 7 de mayo de 2011 a las 11:00

Las parcelaciones en la ciudad de Córdoba es uno de esos temas enquistados y que no hay manera de solucionar. Es un debate recurrente cada cuatro años y lo peor es que creo que lo seguirá siendo.

Las propuestas electorales van de un extremo a otro, esto es, de proponer su eliminación total a favorecer su legalización. Entre varios extremos, hay toda una batería de posicionamientos y, en principio, sólo debemos desterrar el que habla que la solución es el diálogo o crear una comisión. Sobre las parcelaciones ya se ha dialogado y debatido todo lo que se podía y estamos ante la necesidad de una decisión definitiva. Y para nada sirven las comisiones de estudio puesto que nada hay que descubrir nuevo.

Ya no merece la pena lamentarse de que no tenía que haberse permitido su existencia. Tanto el PP, el más permisivo, e IUCA, el más populista, con la pasividad del PSOE y de casi toda la ciudad, miraron hacia otro lado mientras que se destruían zonas de gran valor y se hacía negocio con ellas. Luego el PSOE de Mellado intentó dar una solución desde la exigencia a los propios parcelistas y sufrió el desapego de la ciudad.

En cualquier caso, debe quedar claro que el máximo responsable ha sido el parcelador y el cómplice necesario el parcelista, luego las distintas administraciones y partidos simplemente no se atrevieron a actuar.

Desde 2003 contamos con un PGOU que marca una hoja de ruta para un número significativo de parcelaciones y deja en el olvido a otro gran número de ellas. Pero ya sean unas u otras, ocho años después no se ha conseguido que se legalice ninguna, ni contando con la iniciativa pública ni partiendo del interés privado.

Ahora en la campaña, muchos parecen confiar en Unión Cordobesa, quizá por la experiencia de su promotor que cuenta en su haber con ser el responsable de la mayor parcelación ilegal de la ciudad: las naves de Colecor. Además se ha convertido en el máximo deudor del ayuntamiento por las multas que acumula por sus actuaciones urbanísticas fuera de la norma. En el otro lado, está Ecolo que mantiene una postura valiente pero irrealizable en torno a la desaparición de las parcelaciones. Parecen desconocer que ya hay derechos adquiridos legalmente por los propietarios, que, además, hablamos de personas y que no hay dinero ahora ni lo habrá nunca para un proceso expropiatorio.

Izquierda Unida se sitúa, como todo su programa, en el continuismo, sin buscar más solución que la mera aplicación del PGOU que en la situación actual de crisis se convierte en un límite casi infranqueable puesto que deja en el limbo a miles de parcelas y plantea una regularización muy costosa para las legalizables. De ahí que se vea presionado por un sector que le ha sido favorable en otro tiempo.

El PSOE aparece indefinido como casi en todo. Abandonada la doctrina Mellado defiende ahora a Dios y al diablo. El caso del entorno de Medina Azahara es significativo puesto que se defiende la desaparición de viviendas a la vez que el diálogo con los parcelistas para al final mantener sin solución la zona. Plantear una policía específica para parcelaciones, a estas alturas, parece innecesario e ineficaz excepto si de multar hablamos.

Con todo, lo del PP es lo más sorprendente. Proponer en plena crisis económica municipal, cuando hablan de un posible déficit de 50 millones de euros y de congelar los impuestos, que el ayuntamiernto asuma las obras de urbanización y que luego se le facture a los propietarios (que esto significa pasar del sistema de compensación al de cooperación) es abandonar la teoría de la responsabilidad de los propietarios y revela la cuadratura del círculo en la búsqueda del voto sea como sea.

Finalmente, sospecho que pasará la campaña, transcurrirán los cuatro años de mandato y seguirá sin haber una solución. Estaremos a la espera del anunciado nuevo decreto de la Junta que va a permitir dotar de servicios pero sin legalizar a un número importante de parcelaciones. De ser así creo que nadie se dedicará a un proceso legalizador de alto coste. Al menos, así sería deseable por el bien de las arcas municipales.

Etiquetas:

Industria, ¿pasado o futuro?

Juan Andrés de Gracia | 5 de mayo de 2011 a las 16:43

El anunciado cierre de la empresa Locsa ha venido a trastocar la campaña electoral. Mientras que los candidatos anuncian fórmulas mágicas para traer empresas a Córdoba, nadie es capaz de parar, al menos hasta ahora, otro desastre para la economía cordobesa.

Sin duda, la ciudad va a disfrutar los próximos cuatro años de la mayor cantidad de suelo industrial que nunca ha existido en nuestra ciudad, unos 4 mll de metros cuadrados, pero por ahora languidece como un gran erial donde sólo se ubican negocios comerciales, pero ninguna fábrica.

Los candidatos quizá tendrían que haber parado la campaña, la visita insulsa a colectivo tras colectivo y la lluvia de promesas y demostrar que tienen soluciones, no ya para atraer empresas a Córdoba sino para evitar que huyan.

Se anuncian nuevas estructuras (oficinas de atención o búsqueda del inversor) o potenciación de las existentes (imdeec), pero cuando una empresa como Locsa decide irse de la ciudad nadie demuestra que sabe lo que hay que hacer. Al final va a resultar que no hay fórmulas mágicas y que realmente un ayuntamiento, e incluso todo el país, se muestra impotente ante las decisiones del capital.

¿No debería el líder de Unión Cordobesa demostrar que conoce el mundo empresarial y ser capaz incluso de poner dinero para quedarse con la empresa? De hecho ya tiene experiencia en cómo se compró el suelo para el Parque Joyero aunque es cierto que siempre le ha ido mejor con los negocios especulativos.

¿Se estará alegrando Eqolo de que se vaya de nuestra ciudad una industria sospechosa de contaminar los terrenos? Deberían ser capaces de asegurar que hay una fórmula de mantener la actividad de la empresa compatible con el medio ambiente. Es cierto que habitualmente saben denunciar las actividades económicas dañinas pero jamás dan nombres de empresas concretas que traer a la ciudad.

¿No deberían los candidatos de PSOE y PP olvidar la campaña y unirse para conseguir que sus partidos, los de mayor capacidad de influencia y poder en España, actúen de forma conjunta a favor de Locsa?. Lo cierto, es que se limitan, uno a usar la pérdida de LOCSA para atacar al gobierno municipal y andaluz, el otro a reuniones improductivas y a lamentar que no hay margen de actuación. ¿Para qué quieren pues ser alcaldes?

¿No debería el actual alcalde dejar también la campaña por un tiempo y ponerse al frente de los trabajadores de LOCSA para conseguir que la fábrica siga en Córdoba? Ha estado muy bien que se niegue la posibilidad de reclasificar los terrenos como opción especulativa pero es dudoso que tenga fuerza para mantener esta situación si la fábrica desaparece. En su mandato han desaparecido fábricas y se sustituyen por centros comerciales.

En definitiva, al margen de las palabras de ánimo y las visitas a los encerrados y acampados, el vecindario cordobés necesita saber que nuestros candidatos saben lo que deben hacer y que lo hacen, lo que daría credibilidad a los programas electorales y sus propuestas infalibles para atraer inversión.

Hoy el cartel que todos deberían pegar es “Córdoba por Locsa”. Espero que mañana que comienza la campaña oficial se priorice hablar de los problemas de verdad de nuestra ciudad y no se siga haciendo una campaña al margen del interés de nuestro vecindario.