Archivos para el tag ‘Aeropuerto’

Políticos de secano

Juan Andrés de Gracia | 18 de abril de 2012 a las 20:09

Hace dos-tres años, sufrimos en nuestra ciudad algunas de las inundaciones más importantes conocidas. A muchos, les trajo a la memoria como se tuvieron que construir los barrios de Cañero o de Fray Albino, los murallones del río o los “albergues provisionales” de Moreras y Palmeras, como consecuencia de otras inundaciones históricas sucedidas en Córdoba durante el siglo pasado. Pues ahora, casi nos alegramos de que haya sequía, porque la situación ha cambiado poco. Recordemos que el proceso de inundaciones tuvo, como casi todo, un origen multifactorial, a saber: un récord de precipitaciones intensas continuadas; una política de desembalses cuestionable; la existencia de parcelaciones ilegalmente permitidas en zonas inundables; un proyecto de encauzamiento del río a medio desarrollar, y unos arroyos que reivindican su espacio natural.

Sobre la cantidad de precipitaciones, poco podemos hacer, pues no está en nuestras manos, sino en los de la naturaleza. Lo que está claro, es que volverá a suceder dentro de algún tiempo, de forma suficientemente importante para no mirar a otro lado, si no queremos acabar lamentando vidas humanas. En cuanto a la política de desembalses, se ha cambiado el protocolo de actuación y se ha mejorado la política informativa al respecto. Los técnicos no se pueden justificar alegando que, teóricamente, el río tiene que estar libre de edificaciones. Sobre las parcelaciones ilegales del río, que visité y conocí en aquellos malos momentos, solo puedo decir que es una verdadera irresponsabilidad permitir su mantenimiento tal y como están. No es un derecho individual ni colectivo construir donde a uno le plazca, y no se puede permitir el populismo de nuestra clase política, que se ve incapaz de dar una solución, por muy difícil que parezca. Aquí no hay partido que se salve, puesto que todos miran a otro lado, y no asumen que, o se les busca una forma de legalizarlas, o hay que tirarlas.

Sobre el proyecto de encauzamiento, hay que recordar que fue la gran obra que el gobierno Aznar hizo en nuestra ciudad, aunque solo fuera en su primera fase. Aprovechando el proyecto existente, acordó invertir unos 4.000 millones de pesetas, que se gastaron entre el puente del ferrocarril y Casillas. Nadie, ni siquiera la neosocialista Aguilar, sacó del cajón las siguientes dos fases del proyecto. El Cecoalcalde Nieto defendió la inversión en la oposición, pero ahora entiende que no puede exigir a Marianico Rajoy tal esfuerzo. Mientras, Aena ha levantado una escollera para evitar, en la medida de lo posible, que las instalaciones se inunden cuando el aeropuerto esté en funcionamiento de nuevo.

Por último, los arroyos contribuyen a multiplicar los efectos de las inundaciones debido a que no pueden desaguar, se colpasa su cauce y acaban desbordándose en sus tramos medio y bajo, afectando a numerosas zonas urbanas o urbanizables. Hay que recordar que nuestra ciudad ha tenido tres crecimientos en los últimos veinte años. El primero, el propiciado por el PGOU de 1986 y ello obligó a bucar solución a arroyos como el de Arroyo del Moro o el de San Cristóbal. Luego, ha estado el crecimiento en marcha del PGOU de 2001, que tiene que dar solución a otro números de arroyos como el de Rabanales, o el de Turruñuelos. El tercer crecimiento es el generado por las parcelaciones ilegales, que pone en cuestión un número importante de arroyos (Mesonero, Hormiguita, …). La Confederación Hidrográfica (ya sea en su dependencia estatal o autonómica) se desentendía porque están en zona no habitada; el ayuntamiento, por falta de competencias en las zonas que no son urbanas o urbanizables.  La CHG llegó a imponer al ayuntamiento multas cada vez que se le ocurría limpiar un arroyo, ante la inacción de la propia Confederación.

Finalmente, para dar solución a estos arroyos, se llegó a un acuerdo entre la CHG y el ayuntamiento. Todos los partidos políticos, todos, celebraron el acuerdo, porque permitía eliminar muchos peligros para miles de convecinos. Ese es el convenio que ahora Maquiavelo Torrico ha asumido como ejemplo de la “herencia” envenenada. En cuanto a ello, lo primero que tenía que haber hecho es felicitarse porque se haya invertido en una docena de arroyos como exigían. Luego, debería haber reconocido que el gobierno saliente dejó partida presupuestaria para pagar su parte en el convenio, aunque es cierto que no la había hecho efectiva, de lo que era conocedor. Por último, tiene plena razón si ahora la Confederación pretende cobrar al ayuntamiento más dinero, para lo cual tendrá que demostrar que existía compromiso de ello. Es posible que, con las inundaciones presentes, el “profe” Ocaña y Tintín Tejada se comprometieran con la Confederación a asumir otras obras mediante una ampliación del convenio pero nunca se aprobó. Que lo aclaren, pero que no se use todo demagógicamente.

El Ave de Córdoba

Juan Andrés de Gracia | 16 de abril de 2012 a las 21:13

Aunque Alarcón Constant movió el tema de la nueva estación de Córdoba, tuvo que llegar el ayuntamiento democrático para parar un proyecto que iba a ser oneroso para la ciudad. Córdoba tenía necesidad, no tanto de una nueva estación, que también,  sino de resolver el dogal que le suponía tener las vías del tren en pleno centro de la ciudad. Otras ciudades lo habían resuelto a través de operaciones urbanísticas donde se lucraron, y cobraron comisiones, demasiados personajes públicos y privados. Córdoba, con el Gurú Anguita primero, y el Cinéfilo Trigo después, al frente, y con el Poeta Pérez y el Cartesiano Giner en segunda fila, supo esperar, negociar y acabar consiguiendo lo deseado. O, mejor dicho, algo más. Las vías del tren desaparecieron del centro, la nueva estación se construyó y, además, tuvimos el premio del primer tren de alta velocidad en España. “El trenecito”, que decía el requetecandidato Arenas, con gran visión.

En cuanto a las vías del tren, uno de los objetivos es que desparecieran de la superficie de la ciudad, rompiendo el muro que suponía entre el Norte y el Sur. Se consiguió de forma estimable, porque, las dudas que creaba la altura que iba a seguir manteniendo la tapa, han quedado diluidas al ver la idoneidad del “paseo marítimo”. No voy a olvidar que, quizá, se pudo extender algo más la zona soterrada, para evitar las dificultades que suponen la Joroba de Asland o las vías en la zona de Arroyo del Moro. Esas actuaciones tendrán que esperar otro Plan Renfe. Pero lo más importante, es que los terrenos sobre los que se levantaban las vías, y que quedaban liberados, se compraron por parte del ayuntamiento, y se pudo desarrollar una urbanización alargada, de altura controlada y con un 50% de vivienda protegida, que hoy es el orgullo de todos. Menos mal que no aceptamos que el engominado Merino se los vendiera al Masa Carreto, por la mitad del dinero que luego les pudimos sacar, en total, unos 14.000 millones de pesetas, que sirvieron para recuperar las arcas municipales y para invertir en la zona sur, en el plan Río.

La estación sigue manteniendo hoy, veinte años después, un diseño moderno y adecuado a las posibilidades ferroviarias de la ciudad. Menos mal que supimos superar la polémica sobre los restos de Cercadillas, que, por muy importantes que dice que eran, no merecían que se parara el desarrollo de la ciudad. El PP de entonces temía que volviéramos a parar la construcción de la estación, aunque usaba un doble lenguaje, porque también decía defender los restos, en muestra de incoherencia y falta de seriedad. El PSOE se vio entre la espada y la pared de que el Ave no llegara a la Expo 92, y que el plan de desarrollo del sur, centrado en la alta velocidad, se parara. Por eso, no tuvieron más remedio que colaborar, teniendo que tragarse la inflexibilidad y juego político que utilizaron con el aparcamiento que se quizo hacer en lo que, ahora, es el bulevar de Gran Capitán.

Por último, la gran velocidad, ha supuesto una opción de desarrollo para Córdoba de primera magnitud, que ha profundizado su papel de nodo de comunicación y ha facilitado la relación comercial y el turismo. Incluso, nos ha hecho olvidar, en parte, la no existencia de un aeropuerto, porque nos ha puesto el internacional de Sevilla, y el de Málaga, después, a una hora y algo de distancia. Nadie puede negar que la operación socialista, con la decisión firme del gobierno comunista, a los que se les acusaba de no apostar por la ciudad y provincia, supuso un avance definitivo, que luego se complementaría con el Ave a Málaga, y, últimamente, a Barcelona. Quiero dejar claro, que considero que el Ave hay que complementarlo con una red ferroviaria de cercanía y media distancia de calidad, que contribuya a vertebrar la provincia y nuestra comunidad autónoma.

Aquella operación tan compleja, tuvo contra las cuerdas económicamente al ayuntamiento, en  una época en la que aún no había florecido la especulación urbanística salvaje. No obstante, el vecindario supo ajustarse el cinturón y entender el esfuerzo. Los grandes proyectos de ciudad son imposible hacerlos con el dinero que tenemos ahorrado. Requieren de acuerdos institucionales, a medio y largo plazo, para hacerlos realidad. Con lo que podemos ahorrar, solo aspiramos a tapar baches, y a llenar los alcorques que se han quedado con tocones o vacíos. Si hubiéramos contado, entonces, con alguno de los líderes municipales actuales (el joven Nieto y sus discretos “19 escalones”), y su teoría de que Córdoba no puede contar con infraestructuras de primera calidad, como mucho contaríamos con una pasarela, o dos, para cruzar la ciudad, aunque, eso sí, hubieran convertido el viaducto del Pretorio en parte del escudo de la ciudad o lo hubieran incluido en la Carrera Oficial de la Semana Santa. Por suerte, ya Córdoba se no se entiende sin el Ave, Gracias a todo el que supo verlo y arriesgarse, en especial, a aquellos cuatro vecinos (Perea, Mayorga, Aguilar, …) que se encadenaron para que desaparecieran las vías, y fueron juzgados por ello.

 

Presupuestos sin sorpresas

Juan Andrés de Gracia | 4 de abril de 2012 a las 13:43

No seré yo quien me ponga las manos en la cabeza al ver los presupuestos estatales de 2012 para Córdoba. Cuando se asumió que había que llegar al 5,3 de déficit sobre el PIB en este año, era evidente que se verían afectadas las bases del estado del bienestar y las inversiones provinciales. En una entrada anterior ya lo anticipaba y solicitaba una aportación razonable, y ahora voy a ser consecuente, al confirmarse lo que esperábamaos. Creo que este gobierno, y el anterior, se tenían que haber negado a aceptar las exigencias de la banca europea,  y a que desde Alemania se nos dicte lo que debemos hacer (impresentable que un comisario político de Merkel viniera a fiscalizar el presupuesto antes de que llegara al Congreso). Pero no es menos cierto, que vivimos sobre préstamos que debemos pagar, y que, los que quieren cobrarlos, nos imponen sus normas. Las consecuencias de no hacerlo se nos escapan, y solo sería posible hacerlo si se cuenta con el apoyo mayoritario del vecindario. Pero, lo cierto, es que la mayoría del Parlamento es favorable a aceptar las imposicones europeas, así que, en este escenario nos movemos.

Lo que más me preocupa es la repercusión que sobre la sanidad, la educación y la política social van a suponer estos presupuestos. Las partidas que depedendían del Estado se recortan (becas, investigación, depedendencia, …), pero es posible que las comunidades puedan mantener sus programas, al haberse subido ligeramente las partidas destinadas a ellas. Lo complicado es que se les obliga a cumplir el compromiso de déficit, lo que en Andalucía supondrá que se modifique el presupuesto a la baja. Respecto a la inversión estatal en Andalucía, es lógico que se reduzca en términos absolutos, pero no lo es que no se cumpla el porcentaje que marca nuestro Estatuto de Autonomía. Me gustará conocer las reacciones del noqueado Arenas y del parlamentario Nieto, y ver como lo justifican. En este último caso, tendrá que justificar también, como presidente provincial del PP y alcalde de la ciudad, que le parece que Córdoba vea de nuevo reducida la inversión y sea de las más bajas de Andalucía. Ahora toca eso de ver, si prima ser del partido o la coherencia con lo defendido en otras ocasiones. ¡Qué fácil era contra ZP!

Creo que son satisfactorias las partidas previstas para el aeropuerto, y lo que debe hacerse es culminar su construcción y funcionamiento y dejarse de especulaciones sobre otros emplazamientos. Para el funcionamiento, aparece una partida específica, y, por tanto, hay que ponerse a trabajar para conseguirlo. También es importante que se incluya partida para acabar la Variante de Porcelanosa, lo que supondrá mejorar los accesos a la ciudad por el sur, sin tener que entrar en La Torrecilla. Más lento de lo deseado avanzará la A-81, que debe sustituir a la actual N-432, pero sigue presente y eso es importante. Que no se incluya la autopista a Toledo es hasta positivo, por innecesaria. Lo que tendrá que explicar, el joven Nieto, es que no aparezca partida para el centro de congresos, ni para el especulativo y virtual centro de convenciones. Respecto al primero, habrá que confirmar qué ha sucedido con la partida de 2011, que dependía de un convenio que no se ha firmado y de una obra que no se iniciado. Sobre el segundo, recordar que los 5,5 mll de euros recibidos hasta la fecha, eran para el proyecto de Miraflores. Pero, lo que cuestiona más la viabilidad del proyecto, es que no se vaya a comenzar la licitación del tramo norte de la Variante Oeste, pieza fundamental para el acceso al Pabellón de Cajasur.

En cuanto a la opción por la Córdoba cultural, solo es destacable que se amplía la partida para la Biblioteca Provincial, y lo que hay que hacer es empezar ya la construcción, para lo que se tiene hasta licencia. Respecto al resto de equipamientos, Museo Arqueológico, Archivo Histórico o Museo de Bellas Artes, será otro año en blanco. Tampoco la Mezquita contará con partida para su rehabilitación permanente. Que se recojan partidas para el futuro, tiene escaso valor, puesto que el año que viene habrá que volver a dar un recorte a las cuentas públicas hasta llegar al 3% de déficit, por lo que las expectativas no son buenas. La bajada de las partidas de política activa de empleo, es una mala noticia para el anunciado “proyecto piloto de empleo”, que debería sustituir al Pacto por el empleo. Así que no hay esperanzas de que el paro baje a corto plazo en la ciudad, y ya se ha consumido el efecto Leroy Merlín y Primark.

Un fin de mes decisivo

Juan Andrés de Gracia | 20 de marzo de 2012 a las 19:07

Es totalmente lógica la dinámica activista que el joven Nieto ha reservado para este mes de Marzo. Empezó por el abandono del  Centro de Congresos e invención del Centro de Convenciones; asistió a la apertura de Leroy Merlín como si fuera un éxito personal; siguió en contra del pago de expropiaciones del aeropuerto, vendiendo autonomía de partido; se ha apuntado al sistema ideado para pagar a proveedores al coste que sea; y ha pasado por la venta de la reforma de la antigua Escuela Normal y próximo pase al ayuntamiento del Pabellón de la Juventud para compensar dejar al Sur sin su Palacio, y aún quedan algunos días. Cuando el “aspirante a fenómeno”, Durán, se felicitó por haber parado en la Junta Electoral Central la campaña pepera para vender la gestión municipal, se olvidaba que solo puede hacer campaña institucional el que gobierna pero que, lamentablemente, el viejo Griñán había optado por una campaña estatal, y no por vender gestión, asustado por los ERES y los índices de paro.

Y es que el fin de mes que se avecina es de gran intensidad, y de gran importancia para el futuro de nuestra ciudad, incluyendo al ayuntamiento. El domingo 25 tendremos las elecciones autonómicas, donde parte como evidente favorito el señorito Arenas, y que puede suponer que todas las administraciones públicas de la ciudad y provincia estén en manos “peperas”. Pero es que, en caso de que se consiguiera  un gobierno antiPP, la ciudad quedará obligada a un enfrentamiento permanente con la Junta de Andalucía, al igual que el resto de ayuntamientos gobernados por el PP. De quien gobierne Andalucía dependerá la sanidad, la educación, la dependencia, … y toda una serie de inversiones previstas en nuestra ciudad. Además del futuro de los empleados públicos autonómicos.

Solo unos días después, el 29 de marzo, estaremos en huelga general. Se adivina una huelga caliente, ante las instrucciones que se han filtrado, dirigidas a los cuerpos de seguridad, para que la “ley se cumpla”. Se olvidan que el derecho a la huelga es un derecho constitucional, y el derecho a asistir al trabajo ese día, no. En la colisión de ambos derechos, debe prevalecer el de huelga, más aún, cuando las difíciles circunstancias laborales harán que muchos tengan miedo a las represalias empresariales y a la represión del gobierno. De ese día, va a depender nuestro futuro cercano, y podrá evitar que se sigan recortando derechos que han costado decenas de años conseguir. No hay que olvidar que el próximo 31 de marzo se ha anunciado la aprobación de los presupuestos estatales, con la amenaza cierta de suponer el más fuerte recorte social y laboral que hayamos sufrido en las útlimas décadas.

Eses mismo día 31, termina el plazo para que el ayuntamiento de Córdoba presente la liquidación municipal de 2011. El becario Bellido anunció, alegremente, que ya había encontrado fórmulas contables para cubrir el déficit de 32 millones de euros. Ya expuse que eso no significaba haber equilibrado el déficit estructural que preentaba la entidad local. No hay duda de que la liquidación se presentará como un producto de la herencia, sin que se reconozca que la mitad del año ha sido de gestión de la Casa de los Muchos, incluyendo los excesos de la Copa Davis. Pero lo más sustancioso será ver cómo tratan la multa del socio-concejal Sandokán. El PP criticó que se usara la multa para equilibrar el déficit en ejercicios anteriores, y propuso que se considerara al margen del resto del papel dudoso de cobro. De hacerlo así, el déficit se disparará, puesto que ya en 2010 solo se consideró incobrable en un 33%. Estamos hablando de 24 millones de euros. Lo mismo a los “19 escalones” le interesa que el déficit sea alto para seguir presionando para recortar gasto y subir impuestos.

También el último día de marzo, el ayuntamiento deberá presentar el plan de ajuste que ha de elevar al Ministerio de Hacienda, para poder contar con el préstamo que permita pagar a los proveedores pendientes de cobrar en 2011. El plan de ajuste se deberá aprobar por el Pleno, posiblemente, un par de días antes, y el detalle que exige Manostijeras Rajoy, obligará a desvelar algunas de las claves del saneamiento del ayuntamiento de Córdoba para los próximos años. Deberá detallarse qué previsión  de reducción de salarios existe; qué costes por uso de las nuevas posibilidades de despido se avecinan; qué nivel de personal de confianza se reducirá; que subidas tributarias se plantearán; qué eliminación de bonificaciones y exenciones se tendrán en cuenta; … en definitiva, todo un plan económico de dilapidación del sector público. Claro, que lo conoceremos tras haber pasado las elecciones andaluzas y no podrá incidir en su resultado. Por eso hay que anticiparse y empezar la semana venciendo a los recortes, yo pondré mi granito de arena en busca del gobierno PSOE-IUCA, … y luego, … a la huelga.

 

Es la movilidad, estúpido.

Juan Andrés de Gracia | 19 de marzo de 2012 a las 15:00

Me parece muy positivo que el joven Nieto haya recuperado al idea de contar con un tren de cercanías que pueda recorrer la ciudad de este a oeste, y que, incluso, se pueda extender desde Palma del río a Villa del Río. Con la apuesta por el Ave, han ido desapareciendo otros modos de transporte ferroviario más asequibles al vecindario, y que cubran necesidades de movilidad diferentes. El modelo de ciudad metropolitana,que se trabaja desde la Junta de Andalucía, tiene como uno de sus elementos-fuerza la instalación de un tren de cercanías que transcurra paralelo al curso del río, y que pueda tener ramales hacia el sur y el norte de la provincia. De hecho, el Consorcio Metropolitano de Transporte tiene entre uno de sus objetivos poder gestionar esos cercanías que pudieran crearse, permitiendo la intermodalidad, especialmente, con el autobús de línea.

Lo que ya no me parece tan razonable es que el diseño de esa línea de cercanías se mezcle con la improvisada decisión de crear un centro de convenciones en una zona de la ciudad mal comunicada, con el casco histórico, especialmente. El transporte de cercanías es necesario al margen de que se hubiera mantenido el edificio Koolhas, y confundirlo con esta nueva idea de remozar el Pabellón Cajasur puede enturbiar su implantación adecuada. El joven Nieto ha de saber que no es lógico que ahora la ciudad se diseñe a partir de la estrambótica idea del Cecogobierno para especular en el oeste de la ciudad. Se quiere cambiar el diseño urbano y estratégico de la ciudad rompiendo el consenso conseguido en los últimos diez años. Nada de eso estaba en el programa electoral “pepero”, por lo que no tienen legitimidad para hacerlo sin cumplir con los mecanismos de participación y acuerdo necesarios.

Llega a ser incoherente el joven Nieto cuando, paralelamente, sigue criticando las obras del aeropuerto, a pesar de que el traslado del Centro de Convenciones a Poniente le da nuevas posibilidades a su ampliación. Sobre el coste a aportar, en vez de buscar siempre justificaciones pasadas, lo que debe hacer es plantarse ante Aena y exigir que se acaben las obras sin que nos suponga un sobrecoste. Tener la osadía de seguir valorando como más adecuado un nuevo aeropuerto, es desconocer conscientemente los fracasos que han supuesto las distintas iniciativas públicas y privadas desarrolladas en toda España. El modelo de los “19 escalones” era el aeropuerto de Ciudad Real y el de Antequera y los dos han acabado de mala manera. Al fin y al cabo, la idea de un nuevo aeropuerto para Córdoba solo respondía a intereses especulativos, justamente lo mismo que ahora sucede con el entorno del Parque Joyero.

Me parece positivo que se haya pedido al gobierno central que se priorice la segunda fase de la Variante Oeste, pero, igual de importante es, con Centro de Convenciones o sin él. Córdoba necesita del cierre de ese ramal, para que el tráfico pesado que pretenda ir a la nueva zona de crecimiento industrial de la Carretera de Palma no entre en el casco urbano. También hay que conseguir que la Junta de Andalucía, gobierne quien gobierne rediseñe de forma definitiva la Carretera de Palma del Río. El crecimiento de la actividad industrial y comercial de la zona, más el insuficiente acceso a Villarrubia y el Higuerón, y a decenas de núcleos de parcelaciones, requieren de una ampliación y adecuación de ese vial. Si ahora se va a instalar el Centro de Convenciones, sin duda, lo que era una actuación importante, pasaría a ser urgente.

Todas estas decisiones sobre la reforma de la movilidad de la ciudad demuestran que, de nuevo, hemos comenzado la casa por el tejado. Siguiendo intereses privados, las administraciones públicas se ven ahora obligadas a actuar en el transporte aéreo, ferroviario y de carretera si se quiere que el Centro de Convenciones sea viable. Y lo malo es que el futuro de este proyecto está en el aire. Las explicaciones del joven Nieto sobre costes y gestión no acaban de tranquilizar, porque siguen teniendo numerosas sombras. Pero, en cualquier caso, sería irresponsable, sacrificar el diseño de la movilidad de la zona a una iniciativa falta de solidez y que busca intereses bastardos.

 

Carta a Manostijeras Rajoy

Juan Andrés de Gracia | 2 de marzo de 2012 a las 13:59

Querido Mariano:

Como el joven Nieto no va a ser capaz de molestarte en tu visita a Córdoba ( igual que el capo Durán o la conversa Aguilar no lo hacían con ZP), y el señorito Arenas solo piensa en no volver a fracasar, me atrevo a mandarte esta carta recordándote las obligaciones del gobierno de la nación con nuestra ciudad y provincia. Sé que usaras tu presencia en Córdoba (que más da donde estés), para hablar de la rebaja del déficit, de la necesidad de recortes y del techo de gasto, esto es, de esa amalgama de datos que asustan, porque cada vez que los usáis, aunque no los entendamos mucho, suponen perder derechos, disminuir salarios o quedarnos en paro. Es cierto que ya has anunciado que los presupuestos del Estado para 2012 serán “sangre, sudor y lágrimas”, pero estoy seguro que para algo habrá, y, por eso, creo necesario pedirte algo, no por caridad, sino por justicia.

Alguien dirá que cómo te tuteo, y es que ya formas parte de nuestra vida más que la familia, los amigos o los compañeros, y, además, aún recuerdo como hace trece años viniste como ministro a apoyar al engominado Merino, ofreciendo 3.000 millones de euros para el antecedente del Palacio del sur. Te recuerdo que nunca llegaron, quizá porque los cordobeses decidimos no darle la mayoría absoluta, y la izquierda gobernó la ciudad. Bueno, la izquierda, no; la QuinaAguilar, que de izquierdas, lo que se dice de izquierdas, nunca fue. Esta vez lo tienes más fácil, porque a los “19 escalones peperos” aún le quedan tres años y tres meses, aunque, si siguen de vacaciones, como hasta ahora, lo mismo se aburren antes. De hecho, se anuncian profundos cambios de personas que no auguran más trabajo, pero si más sueldos públicos.

Lo primero que te voy a pedir te va a sorprender, porque no es exclusivo para Córdoba. Es que de una vez por todas se arregle la financiación de los ayuntamientos. La mayoría están gobernados por “peperos”, por lo que puede parecer lanzar piedras contra mi propio tejado, pero no me importa. El vecindario no quiere que su ayuntamiento cierre servicios, paralice proyectos y despida personal. Podrá querer que sea eficaz, que sea austero, pero, no que desaparezca. Y es que, como todo el apoyo que le brindéis sea endeudarse a precios de mercado, pronto las casas consistoriales serán propiedad de los bancos. No me ha parecido bien que digas que hay que seguir apretándose el cinturón cuando los ayuntamientos, prácticamente, son insignificantes en la generación de déficit.

Ya pensando en la ciudad y provincia, lo primero que esperamos es una respuesta clara a si se va a construir, o no, la Biblioteca Provincial que tiene hasta licencia, y si se va a encargar, al menos, el proyecto definitivo de nuevo Museo de Bellas Artes. Ya sabes que estamos algo enfadados por no haber sido propuestos como Capital cultural de Europa para 2016, pero nuestro proyecto estratégico sigue siendo la cultura (bueno, al menos Bonachón Moreno Calderón, se lo sigue creyendo, aunque el resto de “los muchos” se sonrían). También necesitamos que mantengas (el joven Nieto quiere que lo incrementes) el apoyo prometido al Centro de Congresos (futura sede de nuestra Orquesta). Tus “peperos”, sin embargo, parece que se están rajando, y que se van a conformar con un sucedáneo, por lo que lo mismo te lo ahorras. Al menos, haz todo lo posible por que el ministro Wert defienda bien a nuestros Patios ante la Unesco. Eso cuesta poco, pero como este hombre es tan polémico, tememos que la líe antes.

Espero que no hagas caso a la ministra Pastor, y que no te olvides de darle vida a nuestro aeropuerto. No te confundas, no es como el de Castellón, o el de Ciudad Real. Nosotros nos hemos conformado con uno de “bolsillo” que nos sirva para mercancías, vuelos turísticos y conectarnos con el Mediterráneo. La terminal, y otros elementos complementarios, están pendientes de construir. Acábanos la Variante Oeste, que ahora mismo se ha quedado a medio construir, y es fundamental, incluso sin luz, para llegar a la nueva zona industrial de Poniente. No te olvides de continuar la A-81, antigua N-432, que debe suponer una nueva conexión del sur, con el centro y el oeste de España. Recuerda que queremos ser un centro logístico, por lo que necesitamos que sigas potenciando a Córdoba dentro del esquema ferroviario europeo.

Por último, que sé que hay pocos euros, recordarte que no paralices el programa de dependencia, del que depende la calidad de vida de muchos cordobeses. El joven Nieto se empeña en hablar de que la ministra del desempleo, Báñez, le ha prometido un programa piloto sobre empleo, pues, que así sea. Mucho me temo que se haya confundido, y que lo que le ha ofrecido es “un piloto con empleo”. No te olvides del estado del bienestar, que para que exista, no es suficiente con que tú lo disfrutes, sino con que llegue al último rincón. Si no te cuadran las cuentas, piensa quien tiene dinero de sobra, y fuerza a los bancos a que actúen socialmente. No prometo votarte si lo haces, pero te cambiaré el apodo por el de “el conseguidor”. Un saludo.

¿Córdoba de fiesta?

Juan Andrés de Gracia | 22 de diciembre de 2011 a las 19:57

La navidad en Córdoba, en los últimos años, empezaba, oficiosamente, cuando se instalaba el alumbrado especial en las calles, que adelantó su inauguración a primeros de diciembre. Con la pobreza del instalado este año, la oscuridad está siendo la característica de este último mes de 2011. Algunos esperarían, porque la esperanza es lo último que se pierde, o eso dicen, que se hiciera la luz con el sorteo de la lotería de Navidad. Una vez más, quizá desde que le tocó a Deza y con él a muchos cordobeses, el dinero pasa de largo y la celebración se pospone. Así tendremos que repensar, a ver si hay otros hechos que nos permitan ver la navidad con optimismo y que el próximo año podamos comenzarlo con optimismo.

En lo que respecta a los presupuestos de la Junta, aprobados ayer, solo nos puede generar optimismo el intento de mantener el tipo con una apuesta por el gasto público. Los recortes son limitados en educación, sanidad o dependencia, aunque haya que lamentar la reducción de la inversión, de la que se asegura que existe en cantidad suficiente, al menos para continuar y terminar lo empezado. Sin inversión pública, y sin crédito la privada, no sé quien creará empleo. Por eso suena a chiste el enfrentamiento que se ha vuelto a producir sobre la ejecución o no del centro de congresos. Sobre el resto de proyectos que interesan a Córdoba,  estaremos a la espera de noticias, puesto que el presupuesto no los detalla ni aclara su futuro. Al menos, se debería asegurar que la Ciudad de la Justicia inicia su construcción y que el C-4 y el Centro de visitantes se ponen en marcha de forma definitiva. Con las elecciones a cuatro meses vista, podemos asegurar que los recortes se han dejado para después. En la situación actual, seguir incrementando el presupuesto quea bien, pero no va parejo al ritmo de crecimiento de los ingresos, y obliga a acudir al endeudamiento. Lo que no sabemos es si podremos pagarlo.

El nuevo gobierno de la Nación, que hoy ha jurado su cargo, para los cordobeses, no aporta nada especial. Habrá que ver qué políticas desarrolla y como nos afectarán. Las primeras medidas serán el próximo viernes, y tan sólo pueden estar tranquilos los pensionistas, a los que se les ha asegurado la revalorización según IPC. Con la mosca detrás de la oreja, estarán los funcionarios, que en Córdoba son los que mantienen el consumo. Luego, en el plazo de un mes y medio, más o menos, vendrá el presupuesto para 2012, que se anuncia muy restrictivo. La influencia que el joven Nieto pueda demostrar dentro del PP y cerca de Rajoy se evaluará según lo que suceda con el Centro de Congresos, el aeropuerto o el río. El morbo estará en si mantiene la guerra jurídica por la capitalidad, o si intenta zafarse del expediente de Cajasur. En cualquier caso, lo que se augura es otro año de rebajas salariales, despidos y recesión económica, que no sabemos si Córdoba puede seguir soportando.

Por lo que pueda suceder, se ha creado una Plataforma de organizaciones sociales para la defensa del estado del Bienestar y de los derechos y conquistas que lleva aparejados. Ya empezó a funcionar, de hecho, por la política regresiva del PSOE, y ahora se consolida para evitar retrocesos que sean agresivos para el vecindario. Asombra la presencia de IU, puesto que hace dos días gobernaba esta ciudad y ahora no puede situarse en la calle, y, además, no es una organización social, sino política. Esta iniciativa se suma a las mesas de convergencia, o al 15-M, como muestras del movimiento social que empieza a organizarse, y demuestra que hay “miedo” a que el poder de los mercados pueda seguir presionando sobre los partidos mayoritarios, y, en especial sobre el PP, puesto que le toca gobernar. Es una iniciativa absolutamente defensiva, y que sólo tendrá sentido si logra ser respaldada por la mayoría del vecindario. Para ello, necesita independencia  política.

Mientras, en la ciudad, el gobierno municipal se dedica a vender “Patios en Navidad”, vacaciones educativas para los niños, una Cabalgata más “católica”, horarios comerciales y hosteleros para que consumamos más, y que podamos seguir patinando sobre hielo en la ciudad, un año más. Nada sobre cómo parar el desempleo, que no sea esperar a que abra Hipercor y Leroy Merlín, proyectos que proceden del gobierno anterior. Todo un escenario de fiesta, consumo y mucha religiosidad, que ha quedado empañado por la impugnación del sorteo para elegir el Rey Melchor. Es lo que le faltaba a “los diecinueve escalones”. Y es que, aunque la monarquía no esté en su mejor momento, todos queremos ser rey para dar salida al niño que llevamos dentro. ¿Se imaginan que un juez decrete la suspensión del acuerdo, y que, este año, Gaspar y Baltasar, tengan que salir solos?. A lo mejor hay que volver a la designación pura y dura (aún recuerdo a Gómez en su carroza) y que el vecindario participe recogiendo caramelos. Bueno, ya veremos qué pasa este año, porque si se sigue el concepto de Fray Jaén, no me sorprendería que, desde las carrozas, se lanzen rosarios o estampitas de cualquier advocación mariana.

Lo que temo es que los verdaderos Reyes Magos se enfanden porque nos dediquemos a impugnar su existencia, y nos traigan carbón. Bueno, de hecho, el año 2011, ya no se portaron muy bien, con las decepciones de la capitalidad o los patios, como para pensar que pueda ser peor. Al ritmo que vamos, la ciudad tendrá que confiar en los tres Magos del PP. No son reyes, aunque si son monárquicos, y, en sus cabezas, el vecindario parece que quiere poner su futuro. Primero, elegimos a Melchor Nieto, esta semana se ha hecho realidad Gaspar Rajoy, y sólo queda saber si llegará a tiempo Baltasar Arenas. El único regalo que la ciudad le demanda es el oro del empleo, pero parece que, al principio, traen el incienso de la “resignación cristiana” y, que se avecina el amargor de su mirra en forma de recortes en el estado del bienestar que nos va quedando. De Papa Noel no hablo, que procede del norte europeo, y ya sabemos cómo se las gasta Merkel.

Córdoba electoral: última reflexión

Juan Andrés de Gracia | 17 de noviembre de 2011 a las 19:53

Como vaticiné en varias entradas, ha pasado casi completamente la campaña electoral, sin que se hable de la importancia que las elecciones tienen para la ciudad y la provincia. Mejor dicho, ante la situación de crisis, y por los recortes que puede sufrir el Estado del Bienestar, los debates se han polarizado a nivel de discusión general, y no habido sitio para hablar de cada territorio. Pero, a prácticamente un día del fin de campaña, hay varios elementos que creo interesante reflexionar, justamente por su relación con Córdoba.

Empezaré por las manifestaciones de Javier Arenas, como representante del partido que llega como seguro ganador, y que, por tanto, más reales son sus compromisos, sobre las prioridades en los proyectos estatales para la ciudad. Ha mencionado, un centro de congresos “como Dios manda”, un aeropuerto “digno” y la autovía/autopista Córdoba-Toledo. Luego, el “sheriff” Cabello de Alba, ha sumado la Carretera de Granada (A-81). Sobre el Centro de Congresos, lo manifestado es insuficiente, puesto que los agnósticos no sabemos qué es lo que manda Dios. No sabemos si hay que hacer otro proyecto, si el que hay va a incluir o no la sede de la Orquesta, y ni siquiera se ha avanzado qué financiación y para cuándo se piensa aportar. La referencia al de León, que ha sido usada siempre para atacar a ZP, no queda claro si es su modelo o sólo servía para incordiar.

Lo de la dignidad del aeropuerto, no lo entiendo. En plena crisis de los distintos modelos de aeropuerto que ha defendido el PP, como el de Castellón, el de Ciudad Real o el de Antequera, y también de los de Zp como León (de nuevo) o Gerona, es sorprendente que se vuelva a hablar de hacer un nuevo aeropuerto en Córdoba. Sería mejor comprometerse en terminar el que está en fase de remodelación, que es más viable a corto plazo y más adecuado para las necesidades cordobesas. Córdoba, si requiere aeopuerto, es uno para vuelos de mercancías y turísticos, esencialmente, y no una infraestructura insostenible de masas. El PP, desde la época del engominado Merino y de los chicos del Plan estratégico, Fabricator Salinas e Ingecom Prieto, están empeñados en proyectos de aeropuerto, que sólo sirven para especular con terreno no urbanizable, pues en ningún caso sería rentable para la ciudad.

En cuanto al fervor por la autovía/autopista Córdoba-Toledo, con las graves repercusioones ambientales que tendría, demuestra que los “peperos” siguen presos del ladrillo más duro y de las infraestructuras faraónicas de dudosa utilidad. Esta carretera responde a un modelo que ya se ha acabado, y que ha sido el origen de la crisis que vivimos. Con el proceso de autodestrucción que vive el proyecto europeo, es impensable que se pueda financiar esa actuación, y de difícil venta los beneficios que pudiera generar. Otra opinión me produce la A-81, que sustituiría a la actual carretera de Granada, más que nada, porque ya está parcialmente desarrollada, y porque considero que es positivo que se abra esa conexión, que incrementaría nuestra relación con Portugal-Extremadura y con el Mediterráneo. Por cierto, Cabello de Alba ha anunciado que no sabe si podrá mantener la alcaldía a la par que el puesto de diputado. O sea, que se va antes o después a Madrid, consolidando el engaño electoral comenzado con su candidatura a alcalde de Montilla, cuando cobraba dinero del ayuntamiento de Córdoba.

También me parece relevante comentar la acusación de “antidemocrática”, que ha efectuado la “eminente” Soledad Pérez,  a la colocación de pegatinas con la palabra “Traidora” sobre los carteles de Rosa Aguilar. Y es que no sé que esperaban, ¿qué se aceptara sin más el desprecio a la ciudad, y a sus votantes, que ha practicado la “exalcaldesa” en su ascenso al gobierno, previa parada en la consejería para que le sirviera de trampolín? Dejar la alcaldía de Córdoba, para apuntarse al barco del poder socialista, no puede pasar sin que se le recuerde, sobre todo, cuando ahora pide el voto de toda la izquierda para ella, ni siquiera para el PSOE. A quien se rie de la buena gente, no se le puede permitir que se limpie en las cortinas. Aún recuerdo, como el PSOE pagó los carteles de “Condenado” que tuvo que sufrir el entonces alcalde de IU, el honrado Trigo, en la campaña de 1995. Por cierto, carteles que entonces vio con placer la propia Rosa Aguilar en busca de la caída de Trigo, Pérez y compañía, para abrirse el camino a la alcaldía para ella. Paradójicamente, luego fue indultado por el gobierno socialista.

Otro detalle menor, pero relevante, es que Rosa Aguilar no ha querido contestar la pregunta que, sobre su relación con Rafael Gómez y las naves de Colecor, le he hecho en su cita con los internautas de hoy, aquí, en EL DÍA. Todos los demás candidatos han contestado mis preguntas, pero Rosa, no. Esa es su forma de entender al vecindario que no queda maravillado por su presencia. No deja de ser triste que Rosa esté peleando por volver a atraerse los votos de UCOR, esos votos populistas que ya sabemos lo que representan. Ha sido interesante conocer cómo ha contestado, pero sin decir nada, a las preguntas sobre sus premios Atila por sus agresiones medioambientales. Recordemos que uno de sus “medios”, es el medioambiente,  y que ahí están la Carrera del Caballo, las Naves de Colecor o el Plan Trassierra-2, en los baños de Popea, todo ello, en plena relación cuasi de pareja con el “socio concejal”. Así es la futura exministra.

Por último, es interesante ver como el PSOE da por perdido uno de los cuatro diputados que ahora posee, y que ganó gracias a Moratinos y al apoyo de ZP a la Capitalidad. El PP se siente llamado a hacerse con él, pero IUCA aparece como posible, aunque difícil, aspirante a ese puesto. Manifesté mi posición a favor de romper el bipartidismo provincial, y la campaña no me ha hecho desistir de ello. Sigo considerando interesantes, las opciones independientes, voluntaristas y progresistas del PA y de Equo, y creo que merecen la mejor de las suertes. Pero debo reconocer que, más allá de sus cuitas internas provinciales, de su líder, el decimonónico Lara y de la falta de perfil del sobrino de Ernesto Caballero, IUCA es la opción más seria para vencer a la vez al PP, y al PSOE de la parejita Aguilar-Hurtado y de la “novata” Flores. Por eso, creo que también es una opción a tener en cuenta. Yo lo haré.

Campaña en Córdoba

Juan Andrés de Gracia | 3 de noviembre de 2011 a las 19:19

Hoy empieza oficialmente la campaña para las elecciones generales, y se presenta con un perfil diferente a la de otros años. Si en otras ocasiones, el debate se podía centrar en los proyectos que cada partido defendía para nuestra ciudad, esta vez, el debate es casi exclusivamente el cambio de gobierno como respuesta a la crisis. La falta de capacidad inversora del gobierno central y la inexistencia de un presupuesto actualizado, hacen sospechar al vecindario sobre la extensión y profundidad de los recortes que, inevitablemente, se van a seguir produciendo desde el gobierno. Se espera saber qué se propone sobre el sueldo de los funcionarios o la partida para el desempleo; cómo se mantendrán las pensiones o la ley dependencia; cuál será el futuro de los municipios o de nuestros ahorros; qué medidas se adoptarán contra el paro o qué nuevas reformas, laboral y educativa, proponen. Nadie pregunta sobre proyectos.

Al igual que los presupuestos de la Junta han obviado la provincialización de las inversiones, llegando incluso a reconocer que tenía mucho de propaganda porque prometían más de lo que el presupuesto permitía realmente acometer, los programas electorales no entran a compromisos concretos para cada provincia. O al menos, pasan por ellos con frases ampulosas y compromisos leves, ante la evidencia de las dificultades económicas existentes, incluso, para terminar lo que ya está en marcha. Los partidos actualmente minoritarios se encuentran así más a gusto, debatiendo sobre modelo de sociedad, económico o de gobierno. La propia presencia del 15.-M ha obligado a abrir una intensa reflexión sobre la profundización de la propia democracia. Estamos ante las consecuencias de una crisis económica que nos desborda, y que afecta a las esencias del sistema en que los últimos años nos hemos desenvuelto.

No obstante, la ciudad y provincia necesita conocer, además, las inversiones que los presupuestos estatales durante los próximos 4-8 años, en cuanto la situación económica lo permita, van a recogerse para la mejora de nuestro territorio. Justamente, la reciente delimitación de las prioridades de la red ferroviaria para Europa, requiere que los partidos en liza definan cuáles son sus ideas e intenciones al respecto. Hace unas semanas, se anunciaba un acuerdo para ampliar el Centro de Transporte de Ferrocarril de Mercancías del Higuerón, y es necesario saber si es un mero anuncio preelectoral, o si realmente se va a volver a recuperar la voluntad, y la inversión, para convertir a Córdoba en centro logístico. Unido a ello, los partidos deberían definir, con rotundidad, qué va a pasar con la ampliación del aeropuerto. Ya sé que, últimamente, lo que está sucediendo es que los aeropuertos abren sin actividad o la pierden en gran medida. Pero la inversión realizada, modesta en comparación con la que hubiera supuesto un nuevo aeropuerto, como pretendía el PP, habría que rentabilizarla.

No queda duda de que el joven Nieto ha elevado a compromiso electoral el incremento de la aportación estatal al Centro de Congresos. Hoy esperamos con avidez las palabras del soso Rajoy al respecto, aunque ya, en otra ocasión, prometió 3.000 millones de ptas, y, luego, nunca más se supo. Mucha de su credibilidad se juega el joven Nieto con este órdago que también ha trasladado al señorito Arenas. Hace casi cuatro años, ZP se vino a Córdoba a ganar el cuarto diputado, para lo cual apoyó públicamente a Córdoba como capital cultural en 2016, con el aval de Moratinos. No sé si el PP juega una baza parecida, en su afán de dar la vuelta a aquellos resultados, y ser ellos los que alcancen los cuatro diputados. La experiencia, de todas formas, no es halagüeña, ante la derrota de la ciudad en su afán por ser capital cultural. Esperemos que el centro de Congresos tenga mejor suerte.

Aunque ya no estemos en la carrera hacia 2016, nadie duda, al menos públicamente, que queremos que la cultura sea prioritaria en la ciudad. Para ello, necesitamos que se concreten las inversiones culturales pendientes en la ciudad, por parte del gobierno central. En este sentido, es vergonzoso que la nueva Biblioteca Provincial siga sin empezar las obras, a pesar de contar hasta con licencia. Ya no espero que nadie se comprometa con el Museo de Bellas Artes, tantas veces anunciado, y que todavía no tiene ni proyecto consensuado. Al mismo tiempo, Córdoba, como ciudad patrimonio de la Humanidad, necesita de aportaciones estatales a la Mezquita Catedral, a Medina Azahara o al Casco Histórico, bien sólo, bien en compañía de la Junta de Andalucía. A pesar de que estamos en plena guerra por declarar a los patios patrimonio inmaterial de la humanidad, las esperanzas de que ello signifique un mayor apoyo del gobierno central, gane quien gane, son nulas.

Una vez devueltas las competencias sobre el río al gobierno central, es urgente que se definan las actuaciones necesarias para evitar inundaciones. Especialmente, alguien debería comprometerse a presupuestar la segunda y tercera fase del proyecto de encauzamiento, así como el azud del Molino de Martos. Debe ser labor difícil, si, Rosa, futura exministra de los tres medios, no es capaz de aportar alguna luz. Ya conocen mi posición en contra de las grandes infraestructuras viarias por innecesarias y agresivas, pero considero que ya es imprescindible terminar la Variante Oeste. También me parece irremediable terminar la A-81 (antigua N-432), con lo que considero que tendríamos cubiertas las necesidades no especulativas de la ciudad.

Entiendo que la demanda de más compromiso le corresponde al PP, por cuanto es el gran favorito para gobernar en Madrid, y ya lo hace en Córdoba y provincia. Quisiera que el Maquiavelo Torrico desempolve las mociones anti-ZP, en las que reivindicaba soluciones al Pabellón de la Juventud, o al paso ferroviario de Alcolea. Igualmente, espero que Tristón Martín me explique cuál es el futuro para las instalaciones militares que siguen en el centro de la ciudad, como la Zona o el Gobierno Militar. Y especial interés voy a poner en saber quién se arriesga a poner plazo a la eliminación de la Joroba de Asland. ¿Mantendrá el joven Nieto su promesa de CO-30 o de nuevo Plan renfe que afecte a la periferia? No me digan que no hay sustancia en esta muestra de asuntos competencias del que gane, el día 20, las elecciones generales.

Antequera vence a Córdoba

Juan Andrés de Gracia | 20 de octubre de 2011 a las 18:02

Que si galgos que si podencos, … el caso es que Córdoba pierde su lucha, si es que alguna vez existió, para ser el Centro Logístico de Mercancías de Andalucía. Lo peor de todo es que ninguna fuerza política ha reaccionado ante ello. La decisión de la Unión Europea de hacer de Antequera el nudo logístico del sur, avalada por el gobierno de España y de Andalucía, supone dar por finalizada la opción de Córdoba para ser considerada como tal. Se habla de cómo ha quedado Málaga o Motril, pero para nada se discute por qué Córdoba ha quedado relegada. Es cierto, que por nuestra ciudad pasará el Corredor Central Ferroviario, y es que geográficamente no hay otra opción. Pero ser el nodo central, que conecte Andalucía con el Levante español, con todo el Mediterráneo y con Europa, ya no lo seremos, y lo aceptamos con nuestra resignación habitual.

El Plan Estratégico aprobado en 1.993, planteaba el objetivo de convertir a Córdoba como centro logístico y sobre él nucleba el resto de objetivos de la ciudad. Posteriormente, el debate sobre la reforma del PGOU, entre 1.996 y 2.001, se centraba, a su vez, en si era mejor plantear un gran área logística en la zona de Levante o de Poniente. Detrás de esa decisión había muchos intereses especulativos. De hecho, la consideración de su función principal logística, ha justificado muchas de las actuaciones de la planificación urbanística de la ciudad. Una vez más, los intereses urbanísticos particulares, a corto plazo, vencen la estrategia de la ciudad. Es decepcionante que así suceda y se suma a que la segunda apuesta estratégica de la ciudad, que no invalidaba la anterior, sino que la complementaba, como capital cultural de europa, también ha quedado sin valor. Córdoba ve así como los consensos establecidos en los últimos 20 años se diluyen sin lograr producir los efectos que se preveían para articular y desarrollar la ciudad.

La sensación, es que nadie ha luchado seriamente por conseguir la configuración de la ciudad como centro logístico de mercancías, a pesar de su situación envidiable y de contar con el centro intermodal de transportes de mercancías por ferrocarril del Higuerón. La presencia de este último en la zona de Poniente, llevó a definir en esa zona el Parque Logístico de Córdoba financiado por la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento de Córdoba, que aportó el terreno. Hoy, el ayuntamiento se ha deshecho de sus acciones en la sociedad (Palcosa) que gestiona el Parque, al haber integrado la Junta a esta empresa mixta, en otra de mayor tamaño, dejando al ayuntamiento con una representación mínima. En cualquier caso, el Centro de Transportes de Mercancías por carretera (nombre que al principio tuvo el Parque Logístico) es hoy en día, poco más que un desierto, al no haber conseguido que las empresas del sector, se ubiquen en él. Es más, el ayuntamiento mantiene el aparcamiento de camiones de Mercacórdoba, lo que no deja de ser una paradoja.

La ubicación del recinto ferial, parte esencial del área logística de Córdoba, sin embargo, se decantó hacia la zona de Levante. Bueno, realmente, se llevó a esa zona para forzar a que se tuviera que declarar urbanizables los terrenos entre la autovía de Levante y Rabanales, saltándose incluso la vía del ferrocarril por el norte. Es la zona prevista para la Ciudad Jardín de Poniente, donde Prasa o Arenal 2000, tenían grandes intereses. El proyecto constructivo del recinto ferial, de coste astronómico, realizado en época de Mellado, como pseudoalcalde, y de Antonio Hurtado, como delegado de economía de la Junta, duerme en un cajón, y de él, nada más se supo. Paralelamente, se presionó para convertir el “Centro Miguel Castillejo” del Parque Joyero, en un recinto ferial dos, pero, al final, tampoco ha cumplido las expectativas. En este tiempo, el propio Mellado, a través de un encargo hecho por la Gerencia de Urbanismo sobre la zona del Arenal, planteó ubicar el recinto ferial en la zona de tribuna de El Arcángel. Luego, CECO llegó a proponer que se integrara con el Centro del Congresos en el Palacio del Sur. Y aquí no acaba esta subasta indecente, pues, últimamente, la ministrísima, cuando aún era alcaldesa y después consejera, y el aspirante a fenómeno, Durán, vieron en las naves del “malayo” Gómez, el lugar ideal para ubicarlo. Mientras, Ocaña, el breve, y Tintín Tejada, más prudentes públicamente, pero conocedores de todas estas propuestas, planteaban que cuando se cerrara el asunto del Centro de Congresos, sería el momento de abordar una decisión definitiva sobre el recinto ferial. Al final, sólo tenemos el proyecto lleno de polvo, una maqueta enmohecida, terreno reclasificado en Rabanales lleno de matorral seco, y, en definitiva, una entelequia.

La ubicación del centro logístico de mercancías en Poniente, se basó también, en la perviviencia del aeropuerto en la zona de Poniente. Hay que recordar que siempre se valoró que el aeropuerto de Córdoba, si tenía futuro, sería como aeropuerto de mercancías y, de forma secundaria, como aeropuerto para vuelos turísticos. Para el transporte masivo de pasajeros era mucho más razonable la combinación del Ave con los aeropuertos de Sevilla, Málaga o Madrid. Ahora, tenemos casi terminada la ampliación de la pista del aeropuerto, pero Aena mantiene paralizada la nueva terminal, y otras inversiones complementarias, necesarias, reflejadas en el Plan Director del Aeropuerto. Es verdad, que Antequera también intentó tener un aeropuerto propio, y que el PP lo puso como ejemplo respecto al de Córdoba y que se encuentra totalmente en suspenso, pero ello no ha sido óbice para definir el nodo logísitico por ferrocarril. Mientras, observamos como el modelo de aeropuerto de Girona, empieza a deshincharse, y que, otros aeropuertos, como el de Ciudad Real o el de Castellón, también puestos como modelo por el PP, son proyectos fallidos, por lo que está en el aire el futuro del nuestro. Menos mal, que no apostamos por un aeropuerto nuevo ubicado en la zona de Levante, como quería el PP, o en la zona sur, al otro lado del río, porque sólo hubiera dado rentabilidad a los especuladores de suelo.

Por último, una iniciativa privada como la del Centro Logístico del Corte Inglés para Andalucía, se decidió que compartiera ubicación entre Córdoba y Antequera. Tras esta decisión, corre riesgo la parte que nos tocaba, y que es el núcleo del proyecto del Polígono industrial del Alamo, situado junto a las instalaciones de Campsa. Otro terreno reclasificado en función de su función logística que ahora ve peligrar su sentido, pero la operación de suelo ya está prácticamente ultimada. Esta es nuestra realidad, perdemos estoicamente nuestro proyecto estratégico y solo nos quedan ladrillos por todas partes.