Archivos para el tag ‘Alfredo Pérez Rubalcaba’

Investidura de las dos orillas

Juan Andrés de Gracia | 3 de mayo de 2012 a las 19:09

Mal que le pese al Gurú Anguita, a Pinzas Rejón, al Che Gordillo, o a Ingecom Salinas, “consumatum est” y las dos orillas se han dibujado con claridad en el Parlamento andaluz. A un lado, las fuerzas políticas que se sitúan desde el centro izquierda a la izquierda; en el otro, desde el centro derecha a la extrema derecha. Si alguien me pregunta por la extrema izquierda, ha acabado anulando su voto. Ahora, el que no se sienta a gusto, que se cambie de barco, y que no actúe de rémora para la dura singladura que le espera al gobierno por nacer. Para aquellos que siguen defendiendo que lo mejor es que gobierne la lista más votada, no estaría de más preguntarle si también piensan igual para Asturias. O si consideran que sobran las dos vueltas de las elecciones presidenciales francesas, puesto que Hollande ha sido el más votado hace diez días. Normalmente, se opina según interesa y eso desacredita la política. El pacto de gobierno ha sido público, el programa de gobierno ha sido acordado y se puede consultar por el vecindario, y el gobierno va a tener suficiente mayoría para una labor estable. Que luego haya diferencias está claro, pero es que existen hasta con un gobierno monocolor. Dialogando, flexibilizando y consensuando todo se podrá resolver.

La intervención del ganador de las oposiciones a opositor, Arenas, ha sido la del que se ve obligado a seguir dando la cara, pero a sabiendas que es un derrotado, a pesar de haber ganado, por poquito, eso sí, las elecciones andaluzas. Lo más lamentable es que descargue la responsabilidad en IUCA, como si fuera natural lo sucedido en Extremadura, o lo que pasó en 1994. Los andaluces no votaron para que se gobernara desde la derecha, ni para hacer la “repinza”, o hubieran dado mayoría absoluta a los peperos. Estoy de acuerdo en que se votó por el cambio, y eso, justamente, es lo que va a pasar, porque la presencia de IUCA en el gobierno debe asegurar que no se producen veleidades liberalconservadoras. Ha sido vergonzosa su apelación al “recortazo” que va a tener que llevar a cabo la Junta debido a la falta de transferencias del Estado. Dicho de otra manera, por un lado, apoya la poda de Marianico el corto y, por otra, la usa para atacar a un gobierno, aún no formado, de la izquierda andaluza. Queda claro que su labor va a residir, exclusivamente, en defender las políticas de recesión del gobierno central. Es un político amortizado, al menos, a nivel andaluz.

El más feliz hoy ha sido el lince Valderas, que ha tenido que soportar el desplante del Che Gordillo con resignación neocomunista. Su discurso, centrado en que la persona está por encima de los mercados, ya hacía falta, aunque sea difícil llevarlo a la práctica. Recordemos que la autonomía de acción es limitada en la economía global en que nos desenvolvemos. Ha dejado claro que se somete a la ley, y que solo a través de ella se verá obligado, su gobierno (ya también es suyo), a aplicar medidas contra su programa político. Pero eso debe tranquilizar, en cuanto a que no aspira a que se incumpla, la ley de estabilidad, por ejemplo, aunque sí la combatirá. Las prioridades que ha marcado demuestran que está en una posición realista. Salario social universal, medidas para que no se pierda la vivienda y reparto de tierras públicas, son medidas posibles, necesarias y de coste razonable. Su alegato a gobernar en alianza con lo mejor del vecindario, mirando siempre a la calle, y las fuerzas sociales, darán fuerza al pacto político.

Por último, el copresidente Griñán se ha situado en la posición sostenida públicamente por el PSOE del zorro Rubalcaba, con la diferencia que aquí se va a gobernar y, por tanto, se va a demostrar lo que se puede hacer. Priorizar la lucha contra el desempleo, el mantenimiento del estado del bienestar y la estabilidad fiscal son claves de una política socialdemócrata hoy. La presencia de IUCA le ha ayudado a tomar la decisión de aclarar todo lo relativo a los ERES, en contra de lo que los pesos pesados del partido aconsejan. Posiblemente, fuera un sistema ideado a espaldas suya, en época chavista, que ha tenido que sufrir. Lo más interesante es la creación del ICO andaluz, que debe servir para tener autonomía de financiación social, y que no haya olvidado reforzar la inclusión social, en esta dura época para el vecindario.

Ah! por cierto, creo que también ha intervenido un tal Jiménez, el bienmandado, como portavoz del Psoe más rancio, a pesar de su juventud. Solo mantener que hay un ataque a Andalucía del PP, me rechina. Estoy bastante harto de los dirigentes que se envuelven en banderas e himnos, o que usan la “patria” para defenderse. Esto no debe ser una guerra Andalucía-España, para eso no se les ha votado. Esto debe ser otra forma de gobernar, hasta en la capacidad de aceptar las críticas, por injustas que estas sean. Así: que cambie o que lo cambien.

PSOE: Regreso al futuro

Juan Andrés de Gracia | 8 de abril de 2012 a las 13:11

No dudo que el PSOE nació como partido de izquierda, lo que no sé es si tiene intención de seguir siéndolo, o solo aspira a ser un partido sin ideología ni ilusión, dedicado a la gestión. Un partido que ha crecido pegado a las instituciones, muestra dificultad para existir, y siente vértigo, fuera de ellas. ZP significó una recuperación del izquierdismo socialista en el ámbito de los valores y de los derechos, pero evitó enfrentarse al liberalismo económico imperante, usando incluso la especulación urbanística como base económica de su gobierno. De hecho, la pérdida de confianza del vecindario sobrevino cuando les defraudó, aplicando recetas económicas conservadoras, y apoyándose en los banqueros más que en los trabajadores. Rubalcaba, que participó activamente de ese tiempo, intentó parar el desastre socialista por medio de un guiño electoral contra las grandes fortunas y el patrimonio, pero le faltaba credibilidad. La debacle socialista, en forma de pérdida de vontantes, fundamentalmente por irse a la abstención, y, en segundo lugar, a la izquierda, ha encontrado un descanso en Andalucía, quedando pendiente de lo que el PSOE demuestre que ha aprendido.

Mi posición a favor del acuerdo de gobierno entre PSOE e IUCA es clara y rotunda. Mi exigencia a que IUCA no repita los errores de épocas pasadas o de Extremadura, también. La presión de la derecha extrema sobre la decisión que tiene que tomar IUCA, roza la extorsión y camina entre el desprecio a su “izquierdismo trasnochado” y su apelación a la “honradez ideológica”. En realidad consideran a IUCA como una organización digna de ser exterminada, pero les viene bien para intentar llegar al poder. El hueco que le están dando al “Che” Gordillo o a le dieron a Julio Anguita, solo busca confundir a la opinión pública, proclamando que en IUCA hay algunos ¡que quieren gobernar!, como si ellos no estuvieran pugnando por hacerlo. La derecha siempre ha entendido que el poder es algo que les pertenece y cuando no poseen una parte de él, el que puede decidir el vecindario, hacen todo lo que sea necesario para recuperarlo. Para ellos, IUCA queda bien en la calle, pero cuidado… que no molesten, que no ensucien, que no griten, o les mandan las fuerzas de seguridad o los tribunales de justicia contra ellos. Veáse, si no, lo que se planea tras lo sucedido en Barcelona o Valencia.

En cualquier caso, ya sabemos lo que nos espera con la derecha extrema, lo que es sorprendente, cada día menos, la verdad, son los sectores liberales del PSOE, que prefieren que gobierne el PP a gobernar conm IUCA. Son pequeños “aliens” que el poder económico ha situado dentro del PSOE, para controlar sus decisiones y evitar que ejerza como izquierda. Son personajes que, posiblemente, se sintieran de izquierdas cuando eran jóvenes pero que se han “enmoquetado”, y que no quieren perder la calidad de vida que han atesorado. Son capaces de defender que se mantenga un estado de bienestar suficiente, pero sin que se cuestione quienes mandan. No se esfuerzan en plantear si otro mundo es posible, vaya a ser que a ellos les vaya peor. Se jactan de atacar a cualquiera que pretenda decirles que la izquierda puede tener otro camino, tachándoles de trasnochados, de utópicos, de antiguos. Al fin y al cabo, aspiran a que el PSOE gobierne, para que ellos recuperen sus prebendas o puedan aplicar el tráfico de influencias o el trato de favor. Cuando ello sucede, vuelven a ser aceptados en los cenáculos de la gran empresa y la banca, simplemente, porque, ellos si pagan traidores. Estos, y no la CUT, son los verdaderamente peligrosos para el acuerdo PSOE-IUCA.

Llegar a un acuerdo con IUCA en Andalucía, requiere que el PSOE regrese a la izquierda. Para ello, debe olvidarse de esas llamadas al miedo de algunos de sus más insignes líderes, y escuchar al vecindario. Hacerlo, siginifica saber que ha votado contra la política de derechas, también contra la que ha venido aplicando desde la Junta de Andalucía. Por tanto, no es que gobiernen PSOE e IUCA, sino que se practique una alternativa de izquierda, que no será la de IUCA, que al fin y al cabo tiene un voto limitado, pero sí en ese sentido. El próximo congreso andaluz y provincial deben certificar que han entendido el mensaje, para lo que ya no son útiles ni el “viejo” Griñán, ni el “padrino” Durán, por ser parte de esa imagen a desterrar. Si no lo entienden así, el PP gobernara Andalucía en poco tiempo. El futuro socialista estará en que recupere sus orígenes de izquierda, y los que estorben, sobran en el PSOE.

 

Andalucía en juego

Juan Andrés de Gracia | 29 de febrero de 2012 a las 17:06

Ha pasado el Día de Andalucía, en el año en que se cumplen los 30 años de la constitución del Parlamento andaluz. Han sido tres décadas dominadas por el poder socialista, que ahora se pone en cuestión, en las elecciones del próximo 25 de marzo. Las últimas encuestas no discuten la victoria electoral del señorito Arenas, pero deja en duda si conseguirá sumar suficientes votos para ser investido como presidente. De conseguirlo, todo será azul pepero y las gaviotas anidarán en  nuestra tierra, posiblemente, para mucho tiempo. En cualquier caso, la sociedad andaluza pide un cambio, y parece claro que el PSOE necesitará apoyo para gobernar.

El PSOE presenta al viejo Griñán y una lista de candidatos, elegidos en clave de partido, buscando recuperarse de los desastres de las elecciones de Mayo y Noviembre del año pasado. Tras las guerras internas, desde Madrid se ha mandado parar al sector crítico y no molestar en el proceso electoral. Rubalcaba ha tenido que pedir a los que le votaron que aguanten las chulerías de la dirección andaluza que, por cierto, apoyó a Chacón. Pero es que Andalucía es una pieza vital para consolidarse en el poder del partido a nivel federal. El gobierno andaluz llega cansado y lastrado por tres asuntos: El primero, el paro, que supera el millón de personas en edad de trabajar; el segundo, la conflictiva remodelación del sector público, que ha puesto en pie de guerra a los funcionarios; y en tercer lugar, el escándalo de los ERES, que parece no haber tocado fondo y que es muestra de una administración degradada.

El PP o, mejor dicho, el señorito Arenas, llega a este proceso electoral con todo un partido triunfante, esperando que ellos también lo hagan. La victoria puede salvarle, pero no contentará las expectativas si no es suficiente para gobernar. Los recortes sociales y salariales y la reforma laboral, además de que se anuncien nuevos exigentes esfuerzos para después de las elecciones, están empezando a hacer mella en los que buscan un cambio, pero ya piensan que no lo van a encontrar en los “peperos”. Que el PA prácticamente haya desaparecido en las expectativas electorales, obliga, al PP, a contar con un plan B que pase por el apoyo activo o pasivo del pujante UPyD. Las ganas que le tiene la “populista” Díez al PSOE son suficientes para asegurar que no entorpecerán sus posibilidades de gobierno. De esa forma, el señorito Arenas no tendría que poner fin a su carrera política, al menos en Andalucía.

IUCA, como sucede cada vez que el PSOE entra en crisis, se tendrá que debatir entre gobernar con un PSOE desgastado o recuperar la teoría del “sorpasso” y “las dos orillas”: ya saben, que la única izquierda son ellos. La experiencia de 1994 aún la tendrá fresca Valderas, que vio como, su paso por la presidencia del Parlamento Andaluz, fue efímero. Recientemente, “Pinzas” Rejón ha declarado que no se equivocaron cuando renunciaron a varias consejerías. Luego, los andaluces les mandaron de nuevo a la penosa oposición. Saben que van a recibir el voto de muchos andaluces que buscan un cambio de izquierdas, pero que no pueden esperar a que alcancen la mayoría suficiente para gobernar solos. Les puede corresponder cambiar el gobierno de Andalucía hacia la verdadera socialdemocracia, o intentar, en la oposición, ser la izquierda revolucionaria inmortal.

Por último, las encuestas certifican que los andaluces han abandonado la posibilidad de contar de nuevo con una voz netamente andalucista en el Parlamento andaluz. La presencia emergente de UPyD le puede restar el apoyo de los que no quieren votar al PP ni al PSOE, y que IUCA les suena a PCE. De sacar algun diputado, podrían ser decisivos para dejar o no gobernar al PP. Su última adscripción a la izquierda política, podría revelar que estarían dispuestos a recuperar el gobierno con el PSOE. No pasa igual con su contrincante minoritario, UPyD, porque parece tenerlo más claro al representar un voto populista, casi antipolítico, que se siente sin ataduras y le pesa más el antisocialismo de su líder, que el desgaste de dar todo el poder al PP. Siempre es sorprendente que lo que suceda en los próximos años en Andalucía, dependa tanto de tan pocos.

 

PSOE: Tras las listas, el congreso

Juan Andrés de Gracia | 15 de febrero de 2012 a las 23:53

Aunque he ido contestando a distintos comentarios sobre el tema, creo conveniente expresar con más detenimiento lo que pienso sobre los líos para formar las listas socialistas al Parlamento Andaluz. Corremos el riesgo de analizar solo lo inmediato, y de olvidarnos de lo que mueve los partidos políticos: los procesos electorales. La existencia de los críticos del “salmorejo” tiene su origen en la pérdida de las elecciones municipales y generales de 2011 por parte del aspirante a fenómeno Durán. Este se ha visto obligado a protegerse con Sevilla, esto es, la que manda, Susana, y el primo de Zumosol, el viejo Griñán. Que enmedio haya sucedido el congreso federal, solo ha creado algo de confusión, hasta saber quién apoyaba a quien, pero tras el apoyo dado a la perdedora, la “sargenta” Chacón, el futuro de los críticos se despejaba.

Alguien, incluso ellos mismos, podían pensar que lo primero que debía cambiar eran las listas al Parlamento andaluz. Pero la maniobra del capo Durán de no presentarse, ha provocado que se encuentren motivos para dejar sin representantes al sector crítico, y que Sevilla dirija la conformación de la lista. Luego, el interés de Rubalcaba por hacer de Andalucía su primera victoria, le ha obligado a echarse en manos del presidente de partido elegido por él, el viejo Griñán, y de la pérfida Susana, y eso que maniobraron contra él. Por eso, se ha arreglado favorablemente para ambos las listas de Cádiz y Sevilla, pero es que no podía esperarse algo diferente en este momento. Ni siquiera se podía aspirar a que el resistente Zarrías jugase fuertemente por cambiar la lista de Córdoba, porque se debe a Rubalcaba en este momento.

Otra cosa será si se pierden las elecciones andaluzas. En ese momento, nada de lo decidido ahora será un precedente, por mucho que el grupo parlamentario andaluz quede en manos de los perdedores. El futuro del Psoe en Andalucía pasará por el congreso andaluz que será, sin duda, de verdadera revolución interna, ya que Griñán se vería obligado a dimitir de la secretaría general y hasta de la presidencia del partido a nivel federal. Pensar que la que manda pueda resistir, es creer que la política es ajena a los resultados electorales. Los enemigos que ya se ha generado tras el congreso federal, y los que lleva a sus espaldas en Andalucía, le pasarán factura, y se acabará su reinado desastroso.

Es cierto que una parte del sector crítico estará desencantado al no haber podido lograr un cargo público, pero esta actitud les desacreditaba, y mejor que salgan huyendo. El “salmorejo” que hace falta es acceder al poder del partido, a pesar de que los representantes institucionales no sean todo lo afines que se quiera. La verdad es que, una vez existiera una novísima dirección andaluza, los cargos públicos no tendrán más remedio que ponerse a su disposición o dimitir. No será fácil ni rápido lograr el cambio del PSOE andaluz, pero nadie puede pretender que lo sea. Lo único que les vale al viejo Griñán, la pérfida Díaz y el primo Durán es que se ganen las elecciones.

Justamente, esa necesidad mutua de ganar las elecciones, es lo que ha hecho que Rubalcaba nombre a Griñán presidente federal, tras un congreso que perdió; que el resistente Zarrías acepte que los suyos no vayan en las listas, como le gustaría; o, que ahora se permita que las listas andaluzas sean de los partidarios de la sargenta Chacón. Lo único que puede salvarles es, justamente, ganar. Los críticos tendrán que tener cuidado en no aparecer como ociosos en la campaña, si no quieren ser eliminados. Pero, al mismo tiempo, no pueden perder tiempo tras producirse la derrota electoral que se avecina, para pedir, con todas sus fuerzas, dimisiones y cambios radicales en la organización andaluza y cordobesa. Tras el 25-M, ni un minuto de sosiego, hasta que el congreso confirme qué línea elige el próximo PSOE andaluz. Y esa línea solo debiera ser la de la plena renovación, pero para eso habrá que arriesgarse.