Archivos para el tag ‘Aucorsa’

Hablando claro: Municipalización no, cierre y despidos

Juan Andrés de Gracia | 9 de mayo de 2012 a las 19:33

En su afán por inventar un nuevo lenguaje para que nadie se entere de lo que pretenden, que comenzó llamando “congelar impuestos” a incrementar el IPC, para ocultar que se incumplía la promesa de no subirlos, ahora la moda es el verbo “municipalizar”. Se usa este término por sesudos técnicos, y no menos experimentados políticos, para ocultar que lo que se pretende es, lisa y llanamente, recortar gastos de forma abrupta, y despedir a empleados públicos de distintos servicios municipales. Para que se entienda, “municipalizar un servicio” es, salvando la diferencia de la administración pública, igual que “nacionalizar”. O sea, que si siguen usando este término, el pluriempleado Nieto va a ser confundido con Cristina Fernández de Kirschner o con Evo Morales.

La legislación local llama “municipalizar” a la decision de ejercer actividades económicas por los ayuntamientos, en régimen de libre concurrencia o en régimen de monopolio. Para entendernos, es lo que se hizo con la actividad de transporte urbano que existía en Córdoba, realizada por una empresa privada, en época predemocrática y que, bajo la iniciativa del añorado Villegas, pasó a ser una actividad que se realizaría por el ayuntamiento de Córdoba en régimen de monopolio, esto es, que ninguna empresa privada la puede ejercer compitiendo con el ayuntamiento. Otro ejemplo a recordar, fue cuando el ayuntamiento decidió, en los años ochenta, ejercer la actividad de promoción de viviendas por Vimcorsa, en régimen de libre concurrencia, esto es, compartiéndola con la iniciativa privada. Siguiendo este razonamiento legal incuestionable, la Gerencia de Urbanismo, el IMDECOR o el IMDEEC, que no son actividades económicas privadas, no se pueden municipalizar, y decirlo es intoxicar y engañar.

Los tres organismos autónomos citados son servicios absolutamente municipales, El primero, el de urbanismo, obligado por ley, y, los otros dos, el deportivo y el de promoción de empleo y desarrollo económico, elegidos voluntariamente por el municipio, que se ejecutan en forma de gestión directa. Que sean organismos autónomos, es una decisión que adoptó el ayuntamiento, en busca de una más amplia autonomía y flexibilidad de gestión, mejora de la eficacia del servicio y búsqueda de más ingresos. O sea, es una descentralización de la prestación del servicio municipal, exclusivamente, porque la propiedad de los tres organismos es cien por cien municipal, y la dirección última de los mismos, también. Otra cosa, es que se permita participar a otros en la toma de decisiones, nombrando en su consejo rector a representantes de entidades sociales, económicas o del sector para ser más eficaces.

Lo que ahora se pretende, al promover su pase al ayuntamiento es, pues, centralizar de nuevo el servicio, con la primera consecuencia de que su órgano director volverá a ser la Junta de Gobierno Local, formada, íntegramente, por los peperos de “La Casa de los Muchos”. La oposición quedará para su control en comisión y pleno, y, para el vecindario, el seguimiento por los medios de comuniciación. Los tres servicios empezaron siendo servicios municipales centralizados, hasta que se decidió crear el Patronato de deportes (actual IMDECO) en los años ochenta; la Gerencia de urbanismo, con las competencias de planeamiento, fundamentalmente, pero sin el servicio de proyectos ni de licencias (hoy ya integrados en el mismo, lo que realizó, curiosamente, Tristón Martín en la época del engominado Merino); y el Instituto de Desarrollo Económico y Empleo (sobre lo que era la Agencia de Desarrollo Local y Servicio de Empleo), hace solo una década. Ninguno de los tres organismos han sido nunca cuestionados como tales, sí sus dirigentes, por el PP.

La comisión creada ayer por el Pleno municipal, formada por un batiburrillo de técnicos, políticos y directivos, tiene, pues, como misión demostrar que, para el ayuntamiento, es más beneficioso disolver los organismos y recuperar la centralización del servicio. Para ello, tendrá que demostrarse la mayor eficacia y eficiencia del servicio centralizado frente la descentralización actual, y decidir qué pasará con su patrimonio, su personal, su situación económica, … Pero eso sí, al final hay que producir un ahorro. Por eso, no entiendo qué hacen allí los representantes de la oposición, puesto que la comisión es, exclusivamente, para cerrar los organismos, despedir a empleados públicos y ahorrar dinero. Los directivos y los técnicos municipales van a trabajar a las órdenes del gobierno local del que dependen, y al que se deben dentro de la legalidad. Por tanto, sus propuestas van a ser las que decidan el tóxico Torrico, Tíogilito Bellido y la fiera Sola, además de Especulaciones Martín y AgroNavas. La única opción de que no se disuelvan los organismos, es que se castren voluntariamente, y eso duele. Es un proceso similar al que llevó, en 1996, a Aucorsa a firmar el contrato-programa para 12 años, ante la amenaza de su privatización. ¿Es que IUCA y PSOE están de acuerdo con el PP? Sí hubiera sido más oportuno que estuvieran presentes los sindicatos, ya que les va mucho en las decisiones que se adopten y que, luego, el PP podrá aplicar con su mayoría absoluta.

De recorte en recorte, hasta la liquidación final

Juan Andrés de Gracia | 15 de abril de 2012 a las 14:35

Tras el 25-M, el gobierno del joven Nieto ha enterrado su programa electoral y ha sacado el manuel del buen podador. Primero, ha usado la excusa de la herencia, y no es que la situación que han recibido no tenga sus luces y sus sombras, pero para nada está el ayuntamiento de Córdoba en situación de urgencia. Se necesita controlar la maquinaria municipal, pero no asfixiarla. Luego, les ha venido muy bien el plan de pago a proveedores, o, mejor dicho, el plan de ajuste que se ha debido presentar para los próximos diez años. En  el documento elaborado, se han volcado todas las ideas que, sin estar en el programa, se han convertido en la esencia de su gobierno. Los “19 escalones” han pasado doce años en la oposición, para ahora no proponer nada más que desmantelar el sector público. Y lo dice alguien que no cree en las políticas de déficit ni de deuda como base de la gestión local.

Al IMDEEC, le han preparado un entierro justificado con una comisión de investigación donde no se ha desvelado ninguna problema irresoluble. Ya he publicado diversas entradas sobre el tema, por lo que no voy a insistir más, por ahora. Pero ahí no se va a quedar la cosa. El plan de ajuste quiere meter la tijera a la Gerencia de Urbanismo, al contastar que los fondos municipales que van a ese organismo están dedicados, casi por completo, al pago de personal. Lo cierto es que una vez que la Gerencia ya no consigue ingresos propios. y que la actividad urbanística se ha reducido casi a cero,  su existencia ha sido cuestionada y a los especuladores les viene muy bien. Lo hizo el aspirante a fenómeno, Durán, en un momento de lucidez, en plena campaña electoral, y ahora tiene difícil dar marcha atrás. Parece que el fichaje del “supergerente 86″ Martínez (no creo que sea el “facha”), no ha servido para nada, a pesar de sus importantes emolumentos. La intención es hacer un derribo controlado de la entidad, pasando deeterminados servicios al ayuntamiento. Pero que no nos engañen, lo que buscan es reducir los costes de personal, por lo que, o habrá personas despedidas, o tendrán que rebajarse salarios.

Detrás, aunque es posible que se adelante, viene el Instituto de Deportes. Como estructura municipal tiene externalizados la mayoría de los servicios, pero al cerrar las oficinas de Lepanto se ha encontrado que las dos instalaciones que gestiona directamente (Vistalegre y Fontanar) están repletas de trabajadores. El objetivo no es otro que reducir esa carga más pronto que tarde. Mientras, han estado reduciendo gastos de los clubes de fútbol, de las salas de barrio, … pero, en breve, tendrán que tomar una decisión definitiva. Igual que tendrán que hacerlo con Cecosam, en la que han anunciado entrada de capital privado, pero nada han dicho de “gestión privada”. Hay que reconocer que esta empresa, desde sus orígenes, está sobredotada de personal, y que los limites de su negocio han obligado a que las transferecnias municipales se tengan que mantener en niveles elevados.

Por ahora, Sadeco y Aucorsa se han librado de estas actuaciones radicales. Sadeco había conseguido un preacuerdo donde los trabajadores se limitaban sus salarios en los próximos años, a la vez que aceptaban trabajar más horas. Lo malo es que Aucorsa ha hegociado otro preacuerdo que es claramente mejor que el de Sadeco, por lo que este ha quedado reventado. Sadeco cuenta con un plan de saneamiento que ahora puede haberse convertido en papel mojado. Aucorsa  estaba en ello, pero antes pretendía reformar las líneas para rebajar costes. Lo cierto es que parece que cada uno ha ido por su cuenta. Si Pitagorín Prieto se había apuntado un tanto con su preacuedo antes de las elecciones autonómicas, Cierres Sierra le ha devuelto la jugada. Y es que ya anticipamos hace algunos meses que, una vez se asentara el “gobierno de los muchos”, cada uno pasaría a defender su trocito de poder por encima de las teorías del Becario Bellido. Incluso habiendo aprobado el plan de ajuste, veremos contradicciones día a día.

El PP ganó las elecciones municipales con holgura, pero ahora tiene que ser capaz de gestionar lo público, no demolerlo. Su teoría política es favorable a la mínima actuación administrativa, pero cuando uno se dedica a ello, acaba queriendo crecer. El joven Nieto tenía la ocasión de reestructurar profundamente su gobierno, pero si no gobiernan Andalucía, solo podrá despedir a la hippy Alarcón, y soportar a Duracell Rojas, entre otros. La próxima entrada de la miss, unida a la ausencia permanente del Reina Padre, entre otros, hace que la coherencia ideológica y capacidad de gestión, en esta difícil época, deje mucho que desear. Al menos soltó el lastre de Primo de Jurado, algo es algo.

Semana de pasión municipal

Juan Andrés de Gracia | 29 de marzo de 2012 a las 12:05

Anunciaba en una entrada. hace unos días, que esta semana sería decisiva para Córdoba, ciudad y provincia, y para el gobierno municipal de los “19 escalones”. Hasta ahora, las elecciones andaluzas y la huelga general de hoy, han supuesto que se den cuenta que el desgaste “pepero” va a avanzar más rápido de lo que pensaban. Las llamadas al sacrificio del vecindario están chocando con la realidad, ya de por sí, suficientemente dolorosa para gran parte de la población cordobesa. Y ahora toca que el joven Nieto desvele cuáles sus planes a corto y medio plazo, obligado por el plan de ajuste, a diez años vista, que debe aprobar mañana el pleno.

El sistema de pago de la deuda a proveedores, impuesto por el gobierno de Manostijeras Rajoy, es, intrínsicamente, un arma para estrangular a los ayuntamientos, con la excusa de evitar el déficit público. En nuestro caso, todos reconocen, excepto cuando toca intoxicar a Maquiavelo torrico o al Becario Bellido) que las facturas pendientes del ayuntamiento de Córdoba, en torno a 23 millones de euros, suponen una cantidad razonable en comparación con el de ciudades de nuestro entorno, incluso las gobernadas desde hace años por el PP. Sólo hay que mirar al ayuntamiento de Granada, que casi cudriplica la cantidad. Si tenemos en cuenta que, en la mayor parte de los casos, las facturas no pasan de seis meses de antigüedad, la situación se hace aún más favorable a la herencia recibida.

Pues bien, el plan de ajuste preparado conlleva una subida muy importante de los ingresos a través del incremento del IBI urbano mediante una revisión catastral (que llegaría en el peor momento) e incremento general de las tasas, así como a la extensión del copago en muchos servicios municipales.  Se anuncia que la reducción de la presión fiscal solo será posible a… ¡medio plazo! La reducción de gastos ya no pasa por la austeridad, sino por la reducción de las partidas de personal, que solo es posible de dos formas: o mediante rebaja de salarios o mediante despidos y reducción de contrataciones.

En lo que afecta a servicios municipales, se opta por la externalización de los mismos, que solo supondrá ahorro si apareja una reducción, como siempre, de personal. Eso solo significa incoporar al frente de la Escuela Infantil o de la Residencia de Ancianos de empresas que, para llevarse un beneficio, han de sacarlo de la reducción de los salarios y las condiciones laborales de los trabajadores que contraten, además de conseguir que se pague por el servicio sustituyendo la subvención del mismo. Tengo claro que no serán los únicos servicios que pasen por esos procesos, y que se va a contar con la oposición sindicial para llevarlos a cabo.

En cuanto a las empresas municipales, parece desecharse el “holding” prometido para Emacsa, Aucorsa y Sadeco, y solo se apuesta por el desarrollo de gestiones comunes que puedan suponer ahorros en compras, servicios, etc. Diferente es para Cecosam, donde inician su camino privatizador, mediante la venta de acciones. Teniendo en cuenta las limitaciones del mercado por razones obvias (descenso de la mortalidad), no se oculta que a la empresa que le interesa comprarlas, será para ganar dinero, lo que solo se podrá conseguir cobrando más o rebajando gastos mediante reducción de personal y salarios, especialmente. El sector privado local de los tanatorios actúa en régimen de monopolio, por lo que la empresa solo puede subsistir si es competitiva, y ya sabemos lo que ello supone.

Respecto a los organismos autónomos (Gerencia, IM Deportes, IMDEEC), la propuesta va en la misma línea, puesto que la recuperación de la municipalización del servicio, presentada como alternativa al coste salarial, solo busca ahorrarse los costes del personal laboral. De no hacerse así, el ahorro en costes será insuficiente para lo que pretende el plan de ajuste. Queda claro, que la nueva reforma laboral permite a las instituciones públicas despedir con 20 días por año trabajado, solo por tener una reducción de ingresos durante dos trimestres, y no hay entidad municipal que no cumpla ese ratio. Por tanto, estamos en la antesala de ERES municipales. No hay ni que decir el conflicto social que se avecina.

Esta peculiar Semana de Pasión municipal, previa a la que le gusta disfrutar al joven Nieto de Semana Santa, continuará mañana con la liquidación municipal, que generará un déficit que podría superar los 20 millones de euros. Ello obligará a reducir el presupuesto actual en esa cantidad, con lo que los recortes volverán a estar de actualidad en el ayuntamiento de Córdoba. Tan sólo faltará que Látigo Soraya anuncie el viernes los presupuestos municipales, y ya sabemos, por lo que van anunciando, que significará que la Semana de Pasión no termine con ningún Sábado de Gloria y Domingo de Resurrección, sino con un descenso a los infiernos.

Reforma administrativa “interruptus”

Juan Andrés de Gracia | 22 de marzo de 2012 a las 18:26

En su incansable labor de campaña electoral a la que está dedicado, el joven Nieto ha presentado la Fundación Agrópolis, rodeado de importantes referentes políticos, universitarios y económicos, aunque es una incógnita saber para qué va a servir. Con ello cumple una promesa electoral (loados sean los dioses) y ello siempre es positivo, pero, a la vez, incumple otra: la reducción de organismos municipales. A este anuncio, además, se une el de la próxima creación de una sociedad mixta que gestione el Centro de Convenciones. No hay que olvidar que estos entes mixtos deberán tener estructura propia (personal, recursos, …) si se quiere que sean operativos. Otra cosa es que, la recién anunciada Fundación Agrópolis, sea un cascarón vacío organizado a mayor gloria de Navas, el liquidador.

El trabajo encargado al supergerente 86 de la Gerencia de Urbanismo, Martínez “el bienpagado”, sobre la reducción de entidades municipales, en la línea que ha anunciado Manostijeras Rajoy y el propio señorito Arenas, no parece producir resultados. Sobre la unión de las empresas públicas de servicios que debería integrar a Sadeco, Aucorsa, Emacsa y Cecosam en una especie de holding, nada sabemos, y todas ellas continúan actuando de forma individual. Incluso la idea de ir a la unificación de convenios parece encontrarse en un callejón sin salida. La ponderada capacidad teórica del supergerente, parece chocar con la tozudez de la realidad, y desconocemos a qué dedica su tiempo. La sospecha de que esté preparando ERES a gogó, a mayor gloria de la reforma laboral, gana peso y preocupa a los empleados públicos.

Por otro lado, la unificación de las entidades dedicadas al urbanismo (Gerencia de Urbanismo, Vimcorsa, Procórdoba), ha derivado en el anuncio de mantener a Procórdoba, usando el truco legal de pasarle las acciones de Vimcorsa para equilibrar su situación económica. La fusión de ambas parece alejarse, una vez que se ha aprobado una póliza de 18,2 millones de euros a nueve años vista, y se han presentado informes que hablan de la actividad de la empresa más allá de 2020. Incluso, se ha obviado, una vez más, el informe de la intervención municipal (a al que prometieron obedecer fielmente, y usaron como bastión contra el cogobierno saliente) que solicita que se replantee la existencia de la empresa, por falta de recursos para su supervivencia. Hay que reconocer que Procórdoba ha quedado con escaso personal y actividad, sin sede propia y se mantiene, casi exclusivamente, a niveles formales, pero sigue siendo la poseedora de los suelos municipales, por lo que su importancia sigue siendo alta. La duda recae sobre la capacidad de Vimcorsa de asumir, sin problemas para ella, la situación económica de Procórdoba una vez que esta se convierta en su propietaria.

Sobre los organismos autónomos, parece que seguirán trabajando separadamente, aunque tengan por encima una misma dirección general. Las mayores dudas recaen sobre el IMDEEC, debido a la causa general abierta a través de la comisión de investigación que sufre. Los continuos anuncios de judicializar la cuestión abierta no ayudan para nada. Pero el Gran teatro, el Jardín Botánico, o el Instituto de Deportes actúan con medios y fines propios, sin que parezca amenazada su continuidad, aunque sí la de su plantilla. No ha ocurrido igual con la Fundación sobre la Capitalidad, que ha quedado desmantelada, por mucho que se quiera vender que seguirá activa. También ha entrado ahora en cuestión el Consorcio de Turismo, especialmente, tras las noticias de prensa relativas a la gestión empresarial de su presidente, Vicente Carmona. No deja de ser extrañamente curioso que, cuando se han decidido a cargarse el Centro de Congresos de Miraflores, y se promociona un virtual Centro de Convenciones, se haya filtrado información contra él que, además, es el gestor del actual Palacio de Congresos. La próxima salida del gobierno municipal de la hippy Alarcón y la falta de apoyo expresada por el joven Nieto a Carmona, pintan un escenario de preeminencia del empresariado constructor (leáse Massa Carreto) al hostelero (difícil papeleta para el reelegido Toni Palacios). De hecho, no se oculta el malestar, en toda la hostelería de la zona del Casco, sobre la decisión del Cecogobierno de mandar al extrarradio el Centro de Congresos. Pero nadie se atreve a polemizar por temor a represalias. ¿Habrá sido una la de Vicente Carmona?

 

El Cecogobierno manda pero no gobierna

Juan Andrés de Gracia | 21 de marzo de 2012 a las 18:30

Que Córdoba ha sido considerada como avanzada en democracia participativa local, no es ninguna novedad. Que en los mandatos del engominado Merino y los de la conversa Aguilar se dilapidaron esos avances, tampoco. El exalcalde “pepero” intentó cargarse el modelo de participación (llegaron a declarar ilegales los consejos de distrito), pero su minoría en el salón de Plenos, le aconsejó a aceptarla y a convertirla en parte de su estrategia, en un trabajo donde destacaron Tristón Martín y Sor Caracuel. En lo que respeta a la exalcaldesa, pervirtió la filosofía participativa usándola como coartada de su falta de modelo de ciudad, y como aliado forzado de sus fracasos. El último invento, los presupuestos participativos, acabaron con la credibilidad que tenía Izquierda Unida en todo lo referente a participación, y que tanto trabajo y tiempo tardó en consolidar.

En cualquier caso, el joven Nieto, ganó las elecciones con un programa electoral donde defendía la potenciación, mediante su reforma, de los mecanismos participativos, pero en ningún caso su ninguneo. Con todo, lo mas grave es que se ha empezado a usar a la prensa y a foros no municipales como lugares donde presentar las iniciativas de gobierno. El mensaje es claro: tenemos mayoría absoluta para decidir, por lo que no necesitamos la opinión de nadie, y mucho menos de los órganos ciudadanos. Con esa actitud, se convierte a la democracia en una dictadura que dura cuatro años, y se devalúa la calidad y el consenso democráticos. Alguien argumentará rápidamente que para eso se les ha votado. Pero no es verdad. Han subido impuestos, han acabado con el Centro de Congresos, apuestan por Cruz  Conde peatonal, ponen en peligro los puestos de trabajo municipales o han vaciado la estrategia consensuada sobre la cultura, que eran asuntos que no estaban en el programa electoral. Por eso, se debía contrastar con el resto del Pleno, y, sobre todo, con el vecindario (en sentido amplio) antes de aprobarse, a sabiendas de que luego, su mayoría, asegura su puesta en marcha. De esa forma, se precisará la idoneidad de lo que plantean desde su legítimo criterio ideológico.

Mandar, y no gobernar, es lo que se está realizando con la ubicación y construcción del Centro de Congresos y Recinto ferial. El consenso del PGOU de 2001-2003 se rompe para especular con el crecimiento urbano de la ciudad. Ni siquiera se cuenta con los organismos como el Consejo Social Municipal o el Consejo del Movimiento Ciudadano, que dictaminaron el PGOU, para escucharles respecto a este terremoto urbanístico. El empresariado no se queja, porque, al fin y al cabo se les da la razón como parte, de hecho, del gobierno que son, y si no que se lo digan a Navas, el liquidador. Respecto a la calle Cruz Conde, han fichado a la que fue portavoz de la oposición a su peatonalización, Elena Lechuga, como coordiandora general de Participación e Infraestructura e, inmediatamente, se acalló su voz. Igual han hecho en la zona sur, donde han tirado de personas necesitadas de sueldo para que les defienda los cambios en la zona. Se saltan a la torera a los mecanismos de participación establecidos y que prometieron potenciar. Convocarlos a posteriori, con hechos consumados, no es nada más que hacerse una foto electoral.

Aún es más evidente su actitud en lo que respecta a la reforma de líneas de Aucorsa. Primero, las filtran a la prensa, lo que genera el lógico nerviosismo y debate a ciegas, y, ahora, van dando a conocer la propuesta, pero sin que los distritos y barrios de la ciudad la conozcan en su integridad. Empiezan a vender como gran noticia, lo que para el vecindario nunca puede serlo, puesto que rebaja la aportación de recursos municipales. La propuesta aparece, además, como cerrada tras el debate técnico y económico realizado, por lo que parece presentarse como” lo tomas o lo dejas”. Ahora venderán que quien no esté de acuerdo, es que está al servicio de la oposición política. Al final, se buca deslegitimarlos abusando de su poder de llegada a los medios de comunicación. Y mientras, los mecanismos de participación observan callados que se les dilapide. ¿Por qué será?

 

Los “19 escalones” siguen en la oposición

Juan Andrés de Gracia | 13 de marzo de 2012 a las 18:05

Ya se han cumplido nueve meses del gobierno municipal pepero y están empeñados en no aceptarlo, y en vivir oponiéndose a la oposición. Siguen con las medias verdades y más dedicados a atacar la gestión anterior que a proponer soluciones a la situación actual. Es cierto que el joven Nieto se ha atrevido, empujado por el Masa Carreto, a poner encima de la mesa su primera gran medida de ciudad al abandonar el proyecto Koolhas, por polémica que sea. Ya se anuncia, también, la reforma de la red de líneas de Aucorsa que debe llevar consigo una solución a la situación de la calle Cruz Conde. Pero no acaban de confiarse y siguen empeñados en lanzar, permanentemente, una cortina de humo, que ya empieza a cansar.

Ante la denuncia de falta de razones económicas para apostar por la reforma del Pabellón Cajasur, Tristón Martín no tiene más ocurrencia que hablar de la “especulación” que suspuso cambiar de lugar el centro de congresos dentro de la Península de Miraflores. No seré yo quien defienda aquella decisión, porque fue el comienzo de la desastrosa gestión para su construcción. Pero es una infantilidad afirmar que aquel cambio respondió a razones especulativas. ¿Me quieren decir en qué consiste la especulación? Los datos son claros, el nuevo solar sigue siendo de equipamiento dentro de la zona de parque. El solar inicial ha sido ocupado por el C-4, un equipamiento cultural. Tristón Martín podía haber usado cualquier otra crítica, pero, hablar por hablar, no era propio de él. Deben ser cosas de la edad y de la mayoría absoluta. Espero que no responda, por primera vez, a que se ha puesto nervioso: Sería una gran noticia.

No ha sido el único exceso verbal de Tristón Martín. Convertir en denuncia que hay una multa de 1,3 millones de euros por no haber pagado en su tiempo el IVA en determinadas operaciones de la Gerencia de Urbanismo de 1990-92, no deja de ser una ligereza. Tristón Martín debía haber recordado, qué lástima que no lo hiciera, que esa multa se debe también en parte a él. Cuando gobernó la Gerencia de Urbanismo entre 1995 y 1999, asumió los criterios de los técnicos y juristas, y mantuvo el recurso para no pagar ese IVA. Luego se ha perdido en los tribunales, pero la responsabilidad no puede achacarse exclusivamente al cogobierno. Las decisiones de todos, tambiñen la suya, ha sido recurrir hasta el final, hasta que ya no ha habido más remedio que asumir el pago. En vez de intoxicar, hubiera sido muy fácil pagar cuando fue presidente y no ayudar a hacer más grande la bola.

Por otro lado, para justificar que se haya encargado a Rafael de la Hoz el anteproyecto de nuevo Centro de Convenciones sin preparar el expediente oportuno, se ha sacado a la luz que hay un proyecto de velódromo encargado sin que se hubiera hecho tampoco expediente. En la comparación está el pecado. El velódromo es una instalación deportiva reiteradamente demandada, incluso por el PP (pregúntenle a Duracell Rojas) que incluso cuenta con una subvención de la Junta y unos plazos de ejecución, que empiezan a no cumplirse. La no existencia de expediente no pasa de ser una irregularidad menor soslayable mediante el reconocimiento de la factura. ¿O es que ya no estñan de acuerdo con que se construya) No parece que sea el mismo caso que romper el consenso sobre Koolhas, y poner en marcha los cimientos de una inversión pública de decenas de millones encargándolo a un arquitecto sin el debate y las formalidades oportunas. Y menos que el joven Nieto se escude en ello para justificar sus decisiones irreflexivas.

Por último, el joven Nieto ha tenido que salir al paso de la precocupación que ha empezado a generar la filtración de las nuevas líneas de Aucorsa, anticipando que se llevarán a consulta ciudadana en breve. Lo más gracioso es que ellos filtran la información y ellos ahora se asustan de lo que pueda suceder. Se les olvida que están gobernando y que ello les obliga no a usar “radio macuto” ni “globos sondas”, sino a presentar sus proyectos a la ciudad de forma clara. Las remodelaciones de líneas siempre son complejas, y no logran contentar a todos, sobre todo si el objetivo es recortar los recursos para hacerla. La superintendenta Tamayo habrá decidido iniciar el debate desde la información sesgada remitida a los medios de comunicación, ahora debe asumir que la oposición y el vecindario puedan no tomarse en serio el trabajo elaborado.

 

El pinchazo de Aucorsa

Juan Andrés de Gracia | 8 de marzo de 2012 a las 16:31

Uno de los problemas de movilidad más importantes que tenemos en la ciudad es el descenso paulatino y continuo de usuarios de los autobuses de la empresa Aucorsa Son ya casi tres años de pérdida de viajeros, y nadie encuentra solución. El cogobierno lo justificaba todo en las obras municipales y ajustó varias líneas para dar mejor servicio. Las críticas “peperas” hablaban de mala gestión, a la vez que se sumaban, de forma populista, a cualquier reivindicación de mejora de líneas sin valorar su coste final. Lo cierto es que la empresa no encontraba su lugar en el nuevo diseño de la ciudad creado por el PGOU de 2001-2003 y por las nuevas necesidades de desplazamiento. Aucorsa vive esencialmente de sus clientes cautivos (los que no tiene otra alternativa), que cada vez son menos.

No pretendo que Aucorsa sea “rentable” en términos de empresa privada. Nada más lejos de mis pretensiones. Como empresa pública, presta un servicio fundamental que debemos pagar entre los usuarios directos y el resto del vecindario, use o no el autobús, pues todos nos beneficiamos de su existencia. El transporte público es una de las políticas medioambientales más efectivas y necesarias. De hecho, las tarifas de Aucorsa (yo uso casi diariamente sus servicios) son razonables y no suponen un coste inasumible, existiendo opciones para casi cada circunstancia. El objetivo debiera ser que la cobertura de gastos alcanzara un porcentaje en torno al 80% (actualmente, no llega al 70%), y el resto se cargara a las transferencias municipales generales. En esa línea se estuvo, hasta que se ha decidido no subir los precios, o aumentar las bonificaciones, en los últimos años. Pero así no se puede seguir, si continúa la pérdida de viajeros.

Ese descenso en los ingresos propios, no ha sido obstáculo para exigir al ayuntamiento que abonara los costes de una modificación de convenio colectivo muy costosa, pero que ha asegurado paz social (tras la oportuna amenaza de no dar servicio en la Feria). En la actualidad, deben estar negociando un nuevo convenio que debería centrarse en mantener la plantilla y los derechos laborales, así como hacer viable la empresa. El recorte de transferencias de este año más la congelación de tarifas obligaba a ello. Pero el mes de enero ha empezado con una nueva bajada de usuarios, que se suma a la de el mismo mes en años anteriores.

La superintendenta Tamayo buscó fuera de Córdoba, en Madrid a un nuevo gerente, que desde luego no está dando resultado. Ni siquiera puede achacar el desastre a las obras, puesto que el PP no está realizando ninguna en la ciudad. Han tenido que volver a pedir apoyo extra municipal mediante una ampliación de capital, de casi 900.000 euros, para poder resistir. Mientras, sigue prometiendo que se está haciendo un estudio de líneas y que revolucionará las existentes, obligando a más transbordos, lo que no parece una gran idea, porque incrementa el tiempo de desplazamiento de un punto a otro. Suspira porque se abra la calle Cruz Conde, la que ha denominado como pieza clave de la nueva red de líneas. A este respecto, no deja de ser paradójico que la superintendenta Tamayo se ponga zancadillas a sí misma. Más bien parece que está esperando a que pasen las elecciones andaluzas para atreverse a tomar una decisión definitiva sobre el futuro de la calle y sobre los nuevos itinerarios de los autobuses.

Es cierto que han ido tomando decisiones puntuales, pero han pasado sin pena ni gloria. Han dado un mejor servicio a la Base de Cerro Muriano, han cambiado el autobús nocturno (aunque lo eliminarán si no es rentable), han sacado los autobuses híbridos por el centro, permiten combinar uso de bicicleta y de autobús en dos líneas, pero todo queda como parches, que no sustituyen la necesidad de una verdadera política de movilidad donde el transporte público tenga prioridad. Ya han prometido atender a la zona de Carrera del Caballo y tienen sus propios clientelismos en zonas de parcelaciones y sierra, que son servicios muy costosos, y que para atenderlos se verán afectados los barrios más populares. Lo que deseo es que no estén buscando justificaciones para privatizar parcial o totalmente la empresa. Sólo una gestión pública asegura que se dé respuesta a las necesidades de movilidad de la ciudad.

Conflicto laboral a la vista

Juan Andrés de Gracia | 19 de febrero de 2012 a las 21:41

El joven Nieto ha decidido echar un pulso a los trabajadores municipales, aprovechando el mal cartel que actualmente presenta el mundo de los funcionarios públicos. Es curioso que, por un lado, se defienda a los empelados públicos de la Junta, en la campaña contra la creación de las agencias públicas, y que, al mismo tiempo, se ataque a los trabajadores municipales. Algo así se esperaba cuando el joven Nieto nombró de delegado de personal a un representante activo del mundo empresarial como es el “rústico” Navas. No se ha limitado a realizar algunos ajustes en el modelo laboral municipal en busca de mayor eficacia, sino que se está dedicando a una revisión profunda de las condiciones de trabajo. Y no solo se está produciendo en la casa madre, sino en todas las empresas y organismos autónomos.

En el programa electoral no incorporaron la dimensión que iba a alcanzar este ataque directo a los trabajadores del ayuntamiento, pero tras tomar el poder han decidido ponerlos a los pies de los caballos. La táctica es clara. Busca enfrentar a los empleados públicos contra el vecindario, argumentando los discutibles privilegios de que disfrutan, empezando por tener un trabajo fijo (toda una excepción hoy día) y unas condiciones laborales respetables. El objetivo final no es otro que rebajar la partida de capítulo I, y, para ello, quieren que trabajen más por menos dinero. El resto de lo que dicen es palabrería hueca que solo busca provocar un conflicto laboral, revelando la actitud secular antisindical de la derecha extrema.

La tarea es arriesgada, porque buscan que se llegue a una huelga que se pueda volver contra los propios trabajadores y, especialmente, contra los sindicatos. Ese es el objetivo último, torcer la mano a los delegados sindicales, para luego poder aprobar un convenio que restrinja derechos laborales. Las declaraciones del joven Nieto apelando a que los empleados de las empresas municipales no han notado la crisis, pretenden dividir al mundo sindical. De la misma manera, están negociando de forma separada en los distintos organismos, aunque uno de sus objetivos declarados era homogenizar los distintos convenios. Ya en época del “engominado” Merino usaron una táctica parecida, aunque en aqule tiempo prefirieron acercarse a UGT y a la CTA y no posicionarse contra todos los sindicatos.

Saben que hay, especialmente, dos empresas delicadas. Una, Sadeco, porque una huelga de basura y de limpieza es uno de las peores incovenientes que puede sufrir un gobierno municipal. Por esa razón, es posible que hagan trampa para poder llegar a un acuerdo. La trampa consistiría en hacer una interpretación peculiar de la ampliación de la jornada. “Pitagorín” Prieto es un viejo zorro que querrá salvar su trasero, aunque sea a costa de hacer caso omiso de las instrucciones peperas. La segunda empresa delicada es Aucorsa, porque una huelga de transporte público causa una gran distorsión en la vida ciudadana. La Feria es uno de los momentos preferidos a nivel sindical para hacer presión. Como elemento a destacar es que la empresa está en fase de reformar todas sus líneas, y que para ello necesita tener una plantilla receptiva. Pero, al mismo tiempo, el cambio de líneas puede ser una ocasión única para incrementar las horas de trabajo.

Estoy a favor de contener la partida de personal, pero teniendo en cuenta que los empleados públicos son fundamentales para la prestación de los servicios. Las disfunciones que se estén produciendo, que las hay y todos las conocemos, se deben de tratar mediante la negociación oportuna y la explicación pública de los objetivos que se buscan. Lo que no se puede hacer es una especie de causa general contra la plantilla municipal. Más que trabajar más horas, hay que ser capaz de conseguir que la productividad de ese tiempo sea mayor. Para ello, hay que adoptar medidas organizativas y estructurales innovadoras. Reformar el complemento de productividad puede ser interesante, pero no puede limitarse a conseguir que se gane menos. Sería más razonable usarlo como elemento motivador para incrementar la dedicación laboral.

En cualquier caso, el conflicto está servido si se empeña el “rústico” Navas en tratar al ayuntamiento como una empresa privada. Por ahora, ha conseguido unir a los sindicatos y pronto empezarán las movilizaciones. La guerra informativa será fundamental en un momento donde es fácil hacer demagogia. A los sindicatos habrá que aconsejarles que sean inteligentes y que eviten al máximo las repercusiones sobre el vecindario.

Lo conseguimos, ¡Ya somos oposición!

Juan Andrés de Gracia | 19 de diciembre de 2011 a las 20:51

Seguro que ustedes recuerdan la empresa Mayoral, que tan famosa se hizo con la ropa “chula” para escolares hace unos años. Seguro que con ella se vistió el “asesor de la nada” (recuerdan como se dirigía Guerra a los renovadores como Solchaga), que usa el mismo apellido, en su vuelta a la oposición política. Debía estar preocupado en su despacho de “Coordinador del Gabinete del Consejero de Empleo” (¡toma ya!) en Sevilla, desde el que maneja las Juventudes Socialistas de Córdoba, con el único mérito de pertenecer a la agrupación socialista de los Durán, y de su cohorte. Y es que ya puede soltar sus reivindicaciones contra el gobierno de la ciudad y de España y, próximamente, el de la Junta de Andalucía. Claro, que ello le supondrá irse al paro, a buscarse trabajo como técnico en mediación intercultural, y sentirá lo que pasan millones de jóvenes, tras los últimos cuatro años de gobierno socialista.

No le ha importado que el paro juvenil ascendiera a cotas imposibles. En estos tres últimos años, nada ha objetado contra el gobierno de España. Es ahora, cuando llega el PP cuando se siente libre para decir “ocurrencias”. No se avergüenza de que su paso por la consejería de empleo es coetánea con la época de mayor paro en España, Andalucía y Córdoba. La pregunta es fácil ¿para qué han servido sus tres mil euros de sueldo? ¿No sentirá vergüenza de cobrar de lo público con tan pésimos resultados? ¿A qué jóvenes ha representado? Más bien ha sido el portavoz de las políticas de recortes sociales de ZP por obediencia debida, demostrando que lo que le importa es seguir montado en el cargo. Por cierto, cargo que corre serio peligro, justamente, por la errática política socialista que él ha aceptado con resignación “socialista”.

¡Qué fácil es meterse ahora con la Casa Real!  ¡Qué fácil es decir que ahora uno es republicano! Lo malo es que el PSOE cuando gobierna calla su republicanismo y accede a mantener la monarquía sin cambios. Ni siquiera han podido igualar, constitucionalmente, a la mujer con el hombre, en lo que respecta a acceso al trono. No sé si estará de acuerdo con su nueva compañera de viaje, la “exministra” Aguilar, que es una furibunda amante del boato real. Imagino que, en esta línea, volverá a recuperar la “chupa” de cuero para aparentar ser de izquierdas, o dejará de usar corbata y traje durante todo el día, por aquello de parecer joven. Tiempo han tenido los socialistas para pedir más claridad a las cuentas del Rey, y nunca lo ha exigido el chico Mayoral, hasta que le toca al PP gobernar. Debería aclarar si está por la desaparición de la monarquía o si seguirá en este sinsentido, justificado por los años de transición, que es un argumento que ya huele a rancio.

Quiere protagonizar el próximo comité provincial socialista, con una resolución contra los “minijobs” y otra contra la eliminación de la “renta de emancipación”. Qué lástima que haya desaprovechado más de una docena de órganos similares para renegar de los “minipisos” socialistas o del retraso injustificado en el pago de las citadas ayudas. Para nada levantó la voz, y ha sido cómplice de una gestión que ha fracasado, fundamentalmente, porque ha traicionado a sus votantes. El PP no ha convencido a muchos nuevos electores, simplemente, un amplio número de votantes socialistas de hace cuatro años han decidido cambiar su voto. Ahora, se avecina un proceso similar en Andalucía. El chico Mayoral tiene ahora la ocasión de exigir que se aclare el asunto de los ERES, más aún teniendo en cuenta que oficialmente cobra de la Consejería de Empleo. ¿Se imagina que ese escándalo lo hubiera protagonizado el “machote” Arenas y sus huestes? Creo que, al contrario, repetirá como un papagayo las consignas que, al respecto, se incluyan en el argumentario del partido.

Qué ridículo que ahora denuncie la desaparición, en el presupuesto municipal para 2012, de los programas de la movida, incluido el “movibus” nocturno. Hubiera sido más oportuno que se hubiera manifestado contra la política practicada al frente de Aucorsa por la “eterna” Luna, aunque sea compañera de aparato, que ha conllevado miles de viajeros menos. O haberlo hecho contra la desviación del dinero de la movida a actividades como la Noche Blanca del Flamenco o el Avión Cultural, por ejemplo, porque “Cortinas” Candelario gestionaba la partida de la movida a su capricho. ¿Podría decir qué actividades alternativas a la movida estaba realizando en los últimos años el gobierno saliente? Ya hace años que la comisión de la movida no se ha reunido, y que se han ido abandonando los programas de apertura de centros cívicos, o de instalaciones deportivas nocturnas, que parecían la solución mágica. Debería saber que, desde el grupo socialista, se intentó hacer desaparecer la partida por su inutilidad, y por ser usada, clientelarmente, por la rosista Candelario, con el apoyo de Durán-2.

Así son los jóvenes cachorros que mandan en el PSOE. Gentes al servicio del aparato que le ha colocado, y que le ha permitido unos ingresos fijos con cargo al dinero público, para malversarlo usándolo partidistamente. Son estos “líderes juveniles,” nacidos en el calor del poder, los que deben desaparecer para que el PSOE tenga futuro. Son fieles seguidores de “la que manda” o del fracasado “aspirante a fenómeno” y ese es su único mérito. La familia Durán se ha extendido, con personajes de estos perfiles políticos, por todo el partido, hasta aburrir a las bases y condenarlas al ostracismo.

No sé si esta es la oposición constructiva que dice Rubalcaba que el PSOE va a ejercer. La verdad es que da pena que se tenga distinta vara de medir según quien adopte una decisión. El PSOE necesita incluir en sus filas miembros del vecindario que traigan la voz de la gente, y no mandar comisarios para controlarlos. Ya está en la oposición y se siente cómodo. Lo que sucede es que, mientras sea tan sectario y partidista, no volverá a recuperar la confianza del vecindario para optar a gobernar.

Seis meses después

Juan Andrés de Gracia | 5 de diciembre de 2011 a las 12:21

En esta semana, se cumplirán los primeros seis meses de mandato del joven Nieto al frente del ayuntamiento de Córdoba. A su vez, se cumplen siete meses desde que se hicieron públicas las principales actuaciones para los primeros cien días de gobierno. El resultado final de este semestre para la ciudad es gris: Hemos perdido la opción de ser Capital cultural de Europa 2016 y de que los Patios sean declarados Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. A favor hay que señalar que hemos sido felices teloneros de la quinta Copa Davis para España. El resultado es que, en este tiempo, no sólo no se ha parado el incremento del paro sino que hemos superado los 40.000 desempleados en nuestra ciudad. El resto ha sido un continuo ir y venir con noticias económicas que, desde el anuncio de la ruina, ha evolucionado a los recortes que anuncia el presupuesto municipal. Siguiendo mi línea de razonamiento, no voy a caer en el error de culpar de la mala gestión de los retos internacionales al PP sin más, pero tampoco le voy a otorgar el exclusivo mérito en la estabilización de la situación económica.

Lo que si es imputable al PP, es no haber hecho nada por la mejora del empleo y sólo hay que rescatar las medidas que anunciaron para los primeros cien días en ese campo: revisión del Pacto por el empleo, plan de atracción de inversiones y City Marketing, creación del órgano transversal de impulso al empleo en Córdoba, creación del servicio de formación y empleo, aprobación del plan cuatrienal de inversiones en infraestrcuturas, aprobación de la comisión multidisciplinar para el desarrollo de la Agrópolis, congelación de los impuestos municipales y la presentación de las bonificaciones fiscales para incentivar la creación de empleo. Algunas de esas medidas ya se han incumplido en el fondo, no sólo en su temporalización, como las relativas a las ordenanzas fiscales; otras, como la del plan de infraestructuras cuatrienal, se deja para mejores tiempos, y se han decidido otras contrarias, como la debilitación del Instituto de Desarrollo Económico o de IFECO. Tan sólo se vive del ascenso del turismo, aunque no funcione el prometido autobús turístico, sin que se pueda achacar a la gestión municipal, excepto en lo que respecta al mes de septiembre y la Copa Davis, con un coste desmesurado. Lo malo es que ni una sola de las intervenciones públicas del joven Nieto avanza una sola idea nueva al respecto y las intervenciones de “Duracell” Rojas se limitan a justificar todo en la crisis y en ZP.

La segunda gran decepción, es todo lo relativo a la política social. Sólo han hablado de ello para quejarse de la reducción de la aportación de la Junta de Andalucía, con ser cierta, o para comunicarnos el “ímprobo esfuerzo” de realizar las habituales modificaciones de crédito, lógicas, al tener un presupuesto prorrogado. Sí es una noticia moderadamente satisfactoria que el presupuesto municipal haya sostenido las partidas sociales básicas, lo que no sabemos si será suficiente en función de las necesidades más urgentes del vecindario. De lo prometido para el inicio del mandato nada hay de la creación de un Fondo Social de Emergencia o del Plan de integración de Colectivos en Riesgo. Tampoco había más. le sucede lo mismo que en el ámbito cultural, donde lo único que se prometió era reunir la comisión de la Capitalidad y difundir el festival de la Guitarra. Viendo los presupuestos, el gasto en cultura desciende notablemente en su cómputo global, y queda la duda del sostenimiento de los distintos servicios y equipamientos, existentes y en gestación.

En cuanto a los servicios públicos, todo se ha transformado en una cuestión económica respecto a los recortes que se deben hacer para mantenerlos como tales. No ha habido sorpresas sobre el estado de sus números, puesto que el PP contaba con todo los datos a través de los consejos de administración y de los informes preceptivos de intervención y de lo servicios técnicos. El PP habla de austeridad y de reducción de gastos superfluos, pero no acaba de establecer un plan conocido y que pueda debatirse. Incluso la medida de ahorro en altos cargos, tan nombrada, ha quedado a la mitad y ya ha agotado sus efectos. La medida más importante anunciada sigue pendiente. Es la creación de una entidad pública de gestión de empresas municipales, a modo de holding. Eso sí, el supergerente ya actúa a pleno rendimiento. Pero aún queda por crear la Oficina municipal de Vivienda, que sigo sin saber qué pretendían si existe Vimcorsa; la elaboración de una reforma de las líneas de Aucorsa; la revisión del plan de tráfico y movilidad, que deberá ser algo más que la calle Cruz Conde; reordenar el modelo de seguridad de Córdoba, que no es cambiar el organigrama del área; la puesta en marcha del plan Córdoba Limpia; la elaboración de un plan de redes de aparcamientos en zonas comerciales, que no sabemos que aporta al plan de aparcamientos ya existente; la puesta en marcha del servicio 72 en infraestructuras; o el plan director de instalaciones deportivas, que, por ahora, es que los clubes de fútbol paguen el mantenimiento y que las salas de barrio tengan coste cero.

Por último, nos queda conocer cuál es el nuevo papel que iban a jugar las juntas de distrito, que se han constituido con la misma penuria e indefinición que antes. Sigue sin conocerse cuál será el nuevo proceso de regularización de parcelaciones, aunque lo que se ha avanzado es preocupante para las arcas municipales. Por cierto, no se ha creado el cuerpo de inspectores urbanísticos, ni la oficina del Patrimonio de Córdoba. Tampoco sabemos nada del plan de refosteración de Córdoba o de la Carta de Derechos del vecino. Muchas de esas medidas no tienen carga económica, al menos para su inicio de actividad, por lo que las dificultades económicas no son excusa para su no puesta en marcha. En cualquier caso, la única medida no cumplida que hay que reconocer que no es imputable a “La casa de los muchos”, es la reunión con el presidente de la Junta. Pero no hay problema, el “machote” Arenas ya ha prometido que todo se resolverá cuando él gobierne en la Junta. Quedamos a la espera.