Archivos para el tag ‘cajasur’

Wert-güenza cultural

Juan Andrés de Gracia | 7 de marzo de 2012 a las 20:51

Afirmé, en una entrada de hace algunos meses, que el ministro que lo tendría mejor para caer bien en la ciudad, sería el de Cultura, Wert. Su antecesora, la ministra Sinde, se había cargado de “gloria” con su labor en la selección de la Capital Cultural de 2016, o en el fiasco de los Patios como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. Sí había conseguido que se inaugurara la primera fase de la ampliación del Museo arqueológico, pero se había visto obligada a recortar la partida prevista para iniciar las obras de la nueva Biblioteca Provincial en los Patos, y nada sabíamos sobre el nuevo Museo de Bellas Artes.

Ayer, la presencia del actual ministro, que no le ha importado adosar su nombre al de Sinde en la ley de descargas a través de internet, era una buena ocasión para que la ciudad se congraciara con el minsterio de Cultura. Pero, nada de eso. Aquí el que no corre vuela, y el ministro se ha excusado en la renuncia al proyecto Koolhas, que ha protagonizado el joven Nieto, para anunciarnos recortes en nuestros añejos proyectos culturales. No ha dado ni una  fecha, ni una cantidad, simplemente, buenas palabras, o, mejor dicho, no tan buenas palabras, porque parece que hasta la nueva Biblioteca, con licencia de obra, podría ver modificado su proyecto. Lo peor de todo es que lo ha dicho con el joven Nieto delante, que ha “agradecido” las noticias, demostrando que su capacidad de defender los intereses municipales ante el gobierno central es inexistente.

El joven Nieto parece preferir seguir confundiendo a la ciudad diciendo que la Fundación Cordoba Ciudad cultural sigue activa, cuando no tiene personal, ni proyectos que desarrollar, y no le abona la suvbvención adeudada del año pasado. También continúa con el recurso sobre la capitalidad, al parecer porque es cuestión de orgullo, ya que no espera que se cambie la designación, sino que quiere una explicación. No comprendo como ayer no se la pudo dar el ministro de Manostijeras Rajoy, ahora que tiene acceso directo a todo el expediente. Ni siquiera abordaron ayer, y menos consiguió el apoyo público, a la aspiración de nominar a los Patios cono Patrimonio de la humanidad,

Fue patético escuchar como el ministro anunciaba que, técnicos del ayuntamiento y del ministerio, trabajarían para ver las actuaciones a desarrollar por su ministerio en nuestra ciudad. Lo planteó como si nos hicieran un favor. Se le olvidó que no se le está pidiendo una subvención, sino que se le está exigiendo que dignifique sus espacios culturales en la ciudad. Tiene que demostrar que es cierto que no ser capital cultural (esa etiqueta, según él) no es óbice para contar con una gran biblioteca del estado, un gran museo de bellas artes (que permitirá ampliar el museo Julio Romero de Torres y contar con un espacio para la colección Citoler), o seguir desarrollando uno de los mejores museos arqueológicos de España. Querer salir feliz por un próximo apoyo a una representación escénica junto a BBK-Cajasur, es poca sustancia para tanto pendiente.

Naufraga el joven Nieto en los asuntos culturales, como lo hizo el engominado Merino (¿alguien recuerda algún avance cultural de sus cuatro años?) en su época. A esta sumisión al ministro, se une la indefinición en que ha dejado a la Orquesta de córdoba, al rechazar el proyecto Koolhas que incluía auditorio y sede para ella. El nuevo proyecto, ese que no se ha contratado pero que Rafael de la Hoz ha recibido órdenes municipales de desarrollar; que no es municipal, pero se cuenta con el dinero del centro Koolhas para él; ese que no es más que un diseño virtual, pero parece que mañana comienzan las obras; no inlcuye ya espacio para la Orquesta. El empresariado de CECO, con Masa Carreto al frente, nunca había visto con buena cara ese complemento al edifcio, porque querían que solo respondiera a sus intereses comerciales. Ahora Nieto, se ve presionado a cumplir su promesa de un edificio de nueva planta,  para él que no hay un solo euro previsto ni proyecto readactado. Siempre le quedará hipotecar el Teatro Góngora para callar las quejas de los miembros de la Orquesta, o conseguir la promesa del señorito Arenas de pagar una sede, que no sea virtual, claro.

Este es ya el slogan pepero: “Todo por la cultura pero sin la cultura”.

Centro de congresos: De nuevo realidad virtual

Juan Andrés de Gracia | 4 de marzo de 2012 a las 11:29

La llegada de Manostijeras Rajoy al gobierno central y, la más que probable, del señorito Arenas a la Junta de Andalucía, urgían al joven Nieto a tomar una decisión sobre el Centro de Congresos. Hace escasamente quince días afirmaba que la primera opción era el proyecto Koolhas, y que se debiera empezar la obra en 2012, y mantenía la necesidad de que el gobierno central y autonómico incrementaran su aportación. Nada era verdad. Razones de partido, le han obligado a cambiar el dicurso y pedir ayuda a su socio de Cecogobierno, el Massa Carreto, con el que ha preparado un proyecto virtual al estilo del engominado Merino cuando presentó el Centro de las Tres Culturas (antecendente del Palacio del Sur en la península de Miraflores). Aquel video al que Manostijeras Rajoy prometió 3000 millones de pesetas que nunca se hicieron realidad.

Lo mejor de la decisión adoptada por el tándem Carreto-Nieto, bendecida por el candidato Arenas en una acto plenamente partidista de campaña, es que ya enterramos, al menos por ahora, el proyecto que representa el ascenso y caída de la conversa Aguilar y su heredero Ocaña, tras haber sido la gran apuesta de “costecero” Mellado. Nos habremos dejado 10 millones de euros, a la espera de resolver qué pasara con las subvenciones ya recibidas por valor otros 10 millones de euros, en todo el recorrido, que nos ha legado dos magníficos solares en el Parque Miraflores y otro en la zona de Rabanales, más dos proyectos-maqueta de 4 millones de euros. El resto no son sino incógnitas. Lo presentado ayer cierra una década de trabajos, ilusiones y errores, y abre incertidumbres que es de desear que se despejen a la mayor brevedad posible.

Lo peor de todo es que comenzamos otra vez la casa por el tejado. Esto es, hablamos de un edificio, ahora encargado a Rafael de la Hoz para compensar, si es que se puede, que perdamos a Koolhas, pero nada se sabe del coste total, de la forma de gestión, de su financiación, … Es como volver a empezar y, a la vez, es una prueba más de la incapacidad de nuestra ciudad de llevar adelante sus proyectos. Malo era soñar con grandezas, pero quizá sea peor despertar bruscamente de nuevo a la sordidez. BBK-Cajasur se encontrará aliiviada de quitarse de enmedio un activo sin rendimiento alguno, Ceco tendrá su juguete para Bienpeinado Serrano, el socio Gómez con Fray Langostino en la sombra, celebrarán haber conseguido finalmente que se lleve todo a Poniente. La verdad es que, una vez que la Ciudad Jardín de Levante de Prasa encalló, se veía venir. Aislado se quedará el Parque Tecnológico de Rabanales., que podría ya ser una realidad si no se hubiera tenido que modificar el planeamiento para introducir el recinto ferial al norte. No es el único daño colateral, la Orquesta se ha quedado sin proyecto de sede y auditorio, y el Sur cultural pierde su pieza central y gana un erial. Juguetes rotos.

El Pabellón de exposiciones de Cajasur, antes Miguel Castillejo, últimamente ocupado por Surgenia, hasta que el viento y la lluvia se llevó el tejado rememorando lo ocurrido a los pisos de Miralbaida años atrás, ya fue valorado como opción en dos ocasiones y en ambas fue desechado por el propio empresariado, con Carreto al frente, por inadecuado. Ahora se considera como la gran opción, cuando en realidad hay que rehacerlo entero. Hay que resolver cómo se gestiona la obra puesto que el edificio es de propiedad privada, de BBK Cajasur, y no sería legal licitar una obra pública sobre él. Es posible que estén pensando en crear una sociedad mixta público-privada que construya y gestione el edificio, donde BBK aportara el edificio y, el ayuntamiento, fondos para su arreglo. La dificultad es que las subvenciones públicas conseguidas de la Junta y del gobierno central se perderían y tendrían que reorientarse a esa sociedad, en su caso.

El joven Nieto y Maquiavelo Torrico tienen mucho trabajo por delante. Por lo pronto, ya se reconoce que los planos, esos que Nieto dijo que podrían estar en un par de meses, ya se saben que no estarán hasta final de este año y que la obra no podrá comenzar en 2012. Los dieciocho meses anunciados por Massa Carreto, ya quedan como plazo de obra y eso que aún no hay ni proyecto. Se han atrevido a dar la fecha de 2014-2015 para su apertura, pero hay demasiadas incógnitas que resolver. Una de las más importantes son los accesos. La experiencia de la celebración de Joyacor en el Paque Joyero ha demostrado que se necesita imperiosamente terminar la Variante Oeste, un proyecto del gobierno central que el joven Nieto tendría que exigir que estuviera dentro de los presupuestos estatales para 2012 para que pudiera ser una realidad para denrtro de cinco años. También sería neecsario mejorar los accesos por la Carretera de Palma, propiedad de la Junta de Andalucía.Esperemos acontecimientos.

Del cogobierno al Cecogobierno

Juan Andrés de Gracia | 21 de febrero de 2012 a las 18:26

Mucho se ha hablado de las virtudes y defectos que supusieron los acuerdos de PSOE e IUCA para gobernar la ciudad de 1999 a 2003 y de 2007 a 2011. Para referirse a esas dos épocas, se ha utilizado el vocablo “cogobierno”, que utilizó el joven Nieto para insistir en que no había un solo proyecto, sino un supuesto “intercambio de intereses”. La mayoría absoluta de los “peperos” parecía significar la certificación del entierro de esa fórmula de compartir el gobierno, y así ha sido para la izquierda. Pero la debilidad que presenta “el gobierno de los muchos” del joven Nieto, en plena fase de provisionalidad, oculta en estos primeros meses bajo la excusa de la herencia recibida, ha puesto nerviosa a la derecha económica de Córdoba. El incremento imparable del paro y la falta de iniciativas de” los 19 escalones”, limitada en insistir en la austeridad, ha llevado a constituir, de hecho, un nuevo gobierno de coalición entre el PP y la Ceco.

Al joven Nieto, le ha resultado insuficiente situar de primer teniente alcalde al “rústico” Navas, y la supuesta influencia de la “hippy” Alarcón sobre el sector turístico. Lleva unos días desesperado buscando fotos que pudieran avalar su trabajo por ,la empresa y el empleo. Así, un día va al Parque Joyero, otro al Baobab, … pero los medios de comunicación sólo pueden dar fe de que la falta de ideas y de proyecto es absoluta. Se carga el Pacto por el Empleo, y somete a una investigación sin sentido al IMDEEC (por cierto, que aprovecha para colocar de gerente del mismo a un exdirectivo de Cajasur al que le debe importantes favores). Todo se complica cuando sólo reforman los festejos de la ciudad, pero no saben qué decir sobre el centro de congresos, ni sobre el recinto ferial, y se ve obligado a echarse en manos del empresariado cordobés más rancio: Los “Carreto boys”.

Lo sucedido no es irrelevante. El alcalde, que defiende que se está para gobernar, y que no confía en la participación ciudadana, ve como el empresariado le va a imponer, antes del 25-M, qué centro de congresos y recinto ferial se quiere y dónde, así como que esté en 18 meses. La cadena de despropósitos no tiene fin. Lo cierto es que el joven Nieto sabe que su apuesta porque Manostijeras Rajoy o el señorito Arenas le echen una mano, es simplemente una entelequia, y se resiste a afrontar el centro de congresos tal y como estaba planificado, con el liderazgo municipal. Y sobre el recinto ferial, se quiere redimir de ser culpables de cerrar IFECO, sin tener ninguna alternativa delante. Esta doble debilidad le ha hecho presa fácil de hábiles carroñeros políiticos.

Todo apunta a que se está preparando una operación urbanística sorpresa, que podría pasar por recuperar las Naves de Colecor o el Pabellón de Cajasur, o es materialmente imposible tener un centro de congresos y un recinto ferial en 18 meses. Alternativamente, pudiera ser que un grupo privado esté preparando un pelotazo urbanistico para terrenos actualmente sin salida en el mercado, y ofrezcan construir unas instalaciones polivalentes, a cambio de privilegios constructivos. Si ya le impusieron al engominado Merino el PGOU, ahora creen que le pueden imponer al joven Nieto aquello que les sea beneficioso. La excusa, ya saben, la creación de empleo. La verdad es que si “los 19 escalones” fueran políticos valientes ya habrían sacado a licitación el “Koolhas” y ahora estaríamos esperando el inicio de su construcción, generando miles de empleos.

Hace unos días, el joven Nieto declaró que o el centro de congresos se empezaba a construir en este año o se tendría que decir al vecindario que había que desterrar la idea. No debió gustarle al “massa” Carreto la idea y ha montado esta encerrona, obligando, por lo pronto, al ingenuo Nieto, a que cambie el discurso y anuncie que aún hay tiempo para licitar el proyecto, aunque se cambie. No me dirán que no es una alegría hacer esa afirmación sin saber qué, cómo ni dónde construir. Volvemos a la ciudad de las ocurrencias y de los pelotazos, y a tener un gobierno subsidiario de la Iglesia (ahora no puede ser el sindicato), la empresa y la familia (del PP, evidentemente).

A vueltas con el empleo

Juan Andrés de Gracia | 19 de enero de 2012 a las 19:19

El nuevo subdelegado de Córdoba, Primo de Jurado, ha seguido el manual “pepero” y ha prometido su cargo afirmando que su prioridad es el empleo, como no. Lo cierto es que el empleo está siendo protagonista de la ciudad,  pero en sentido negativo. Lo único positivo que ha conseguido el joven Nieto relacionado con el empleo, es la asistencia de la ministra del desempleo, Báñez, a un acto promocional de la ciudad en Madrid. Por cierto, habrán comprobado hoy que mi entrada “Viajes Fitur” acertaba cuando señalaba como el interés de los que asisten es comer y beber y esperar a algún famoso, y que mejor famoso que el cuñado de Urdangarín.

Toda la parafernalia de Fitur, no puede ocultar que seguimos con problemas en nuestras empresas, Ahora toca en Urende, realmente llevamos algunos meses, que no es responsabilidad municipal, pero que revela la impotencia del gobierno de “los 19 escalones” en parar el cierre de empresas en la ciudad, por más que se proponga mantener la sede cordobesa, con coste laboral, en cualquier caso. Mientras, se espera como agua de mayo la apertura de Hipercor y de Leroy Merlín, que se retrasa para desesperación del joven Nieto. Por otro lado, aprovechar la visita de BBK para hablar de la entelequia de la “Agrópolis” es hasta insultante. Quizá tendría que haberse interesado por la situación de los despedidos de Cajasur y los criterios seguidos al respecto, ¿o quizá sería contraproducente? No sé si Mario Fernández se encontró cómodo estrechando la mano de uno de los expedientados por el desastre bancario provincial.

El Instituto de Empleo debería estar encargándose de dinamizar económicamente la ciudad y no estar en el ojo del huracán por las irregularidades descubiertas por la auditoría que encargó Valentín Priego. Por cierto, aunque el origen del problema reside en anteriores gobiernos, previos a la presidencia del sufrido Priego, que deberían explicar qué sistemas de control llevaban a cabo, hay que exigir al actual gobierno que explique por qué sobreseyó y archivó los expedientes de los dos funcionarios municipales implicados y por qué nombró subdirectora de servicios económicos a la tercera implicada. No vale que Duracell Rojas, en su capacidad charlatana, mire hacia otro lado y solo responsabilice al pasado.

La otra noticia importante en el campo del empleo es la negociación simultánea de los distintos convenios municipales, que se prevé dura al querer afectar a derechos consolidados de los empleados públicos. Hay que recordar que ya han sufrido recortes salariales y que está en el aire la tan comentada estabilidad de su empleo. Ya tenemos más que suficiente con que se apliquen las medidas aprobadas por “Manostijeras” Rajoy que significan, por ahora, la ampliación de su horario de trabajo y la nueva congelación salarial. Sé que las secciones sindicales no están de acuerdo, pero será difícil que no les afecte. Sí me parece razonable homogenizar el resto de derechos laborales y las nóminas aunque el objetivo no puede ser reducir el gasto sino mejorar la prestación de los servicios. En lo que no puedo estar de acuerdo es en tratar a los empleados públicos como personal privilegiado, por más que haya que mejorar su productividad, y enfrentarlos al vecindario.

Sobre la bolsa de Sadeco, que ya se usa de forma muy reducida, se ha creado una falsa polémica. En primer lugar, su creación se debió a un acuerdo unánime de todos los partidos políticos y sindicatos. La habilidad de la conversa Aguilar aseguró a cada uno su cuota de influencia en el nombramiento de personas que introducir en la bolsa, por lo que “el enchufismo” no puede ser achacado solo al gobierno de entonces. Desde luego, prorrogarla unos meses, podía ser alguno más, es una medida correcta y, unirla a la negociación del convenio, también, puesto que el último convenio ya lo hacía. Lo que sería hoy una mentira pública, sería abrir un proceso de nueva bolsa, ya que tardaría más de un año en estar operativa y no supondría más horas de trabajo. En todo caso, sustituiría a unas personas por otras para repartirse contratos de tres meses.

Recinto ferial versus recinto ferial

Juan Andrés de Gracia | 28 de diciembre de 2011 a las 12:27

Vengo defendiendo, hace algunos años, que cuando el vecindario lee algo relativo a “recinto ferial”, inmediatamente, piensa que vamos a volver a trasladar la Feria del Arenal. Se agudiza esta paradoja cuando se mezclan, por un lado, el debate sobre el recinto ferial para la Feria de Mayo, y por otro, el recinto ferial como espacio comercial. Esto está pasando estos días, como sucede de forma cíclica cuando se inicia un nuevo mandato municipal, por la crisis de IFECO y por la necesidad del Córdoba CF de gestionar El Arcángel. Directamente, ninguno de ambos temas tendría que llevarnos a hablar de “recintos feriales nuevos”, pero, la verdad, es que así sucede por, llamémoslo, “efectos colaterales” de los debates en esta nuestra ciudad.

La larga crisis de supervencia por la que pasa IFECO, ha vuelto a sacar a colación el debate sobre la necesidad de un nuevo recinto de ferias comerciales (sería mejor llamarlo Parque Comercial) en nuestra ciudad y provincia. Lo que fue una pieza fundamental para armar el nuevo PGOU, se convierte ahora en un proyecto huérfano del que nadie quiere responsabilizarse. Recordemos que nos pasamos años debatiendo si situar el Recinto ferial comercial en la zona de Poniente, en la Carretera de Palma, o llevarlo a la zona de Levante. Finalmente, triunfó esta última opción, junto a la antigua nacional IV, junto al Parque tecnológico de Rabanales, y dando sentido a la configuración de la que iba a ser “Ciudad Jardín de Levante”, donde Prasa, y, en menor medida, Arenal 2000, tenía grandes intereses de suelo. No fue una decisión fácil ante los intereses de Cajasur y de la asociación de joyeros de que el recinto ferial fuera a la zona del Parque Joyero, fundamentalmente, para asegurarse inversión pública en el desarrollo del mismo, y desarrollar el preacuerdo que las administraciones firmaron, al respecto, para repartirse el coste.

Como casi todo en la época del “pseudoalcalde” Mellado, sin que el PGOU entrara en vigencia absoluta (2003), ya se promovió un cambio en toda esa zona de Levante, llevándose el recinto ferial más al norte, junto a las vías del tren. El objetivo no era otro que justificar un incremento de la zona urbanizable, saltando las vías, para lo cual se llegó a plantear un vial,paralelo a las vías, de gran dimensión, que sirviera de acceso rodado al recinto y a Rabanales, con objeto de convertir la antigua carretera de Alcolea en la entrada “privada” al residencial “Ciudad Jardín de Levante”.  Así se trabajaba en esa época, al servicio del interés privado del ladrillo, dibujando la ciudad de la forma que más podía interesar. Incluso, para conseguir apoyo vecinal a esta iniciativa especulativa, se cargó el coste del Parque de Levante a que se desarrollará la zona residencial descrita. El resultado es que no hay Recinto Ferial Comercial, ni Parque de Levante y el Parque Tecnológico parece un desierto. No puedo olvidar la responsabilidad de los dirigentes universitarios de entonces, en estas actuaciones altamente especulativas.

Para dar apariencia de que todo era inminente, Mellado obligó al entonces delegado de Hacienda y Comercio de la Junta, “Incoherencias” Hurtado, a pagar un proyecto faraónico de recinto ferial, justo en la nueva zona elegida. Ya entonces, el coste de realización era prohibitivo, así que hoy es, simplemente, imposible de ejecutar. Aquello le valió a Hurtado para ir en la lista de Mellado de 2003 y ser, posteriormente, portavoz del grupo socialista y de ahí a senador y diputado todo ha sido fácil. La Junta de Andalucía mantuvo en sus presupuestos una partida para iniciar el recinto ferial que nunca ejecutó, alegando que se seguía sin conocer el sitio exacto donde se ubicaría. Posteriormente, un acuerdo del “Viejo” Griñán con “Quina” Aguilar, justificó que desapareciera la partida por la misma razón, y se intentó que se trasvasara al Centro de Congresos, cuando ya se necesitaba financiación pública. Por aquel entonces, “Tintín” Tejada y el “Breve” Ocaña defendían que se abordaría el recinto ferial cuando estuviera encauzado el Centro de Congresos, y así nos vemos.

Los últimos años son más conocidos. Por un lado, los patronos de IFECO han dejado de pagar sus cuotas y, tras la retirada de Cajasur, se buscó el apoyo de Cajasol, que jamás se hizo real. Agobiados por las deudas, nadie quiere ser quien acabe con IFECO, pero entre todos la han hecho morir. La Junta, que siempre asumió protagonismo en las ferias comerciales, tras eliminar hace algunos años las subvenciones a la mayoría de ellas, coincidiendo con el interés de Diputación de usar sus propias instalaciones, ahora se desmarca diciendo que a la provincia no le interesa un recinto en la capital. Aquí, “Esperanza” Ambrosio actúa de la “voz de su amo” y echa tierra sobre una maqueta que ellos mismos pagaron. La postura del gobierno del joven Nieto ha sido de sorpresa, pero contenida. Imagino que temen que el señorito Arenas tampoco afronte el proyecto. La verdad es que el ayuntamiento o apuesta por el centro de congresos o por el recinto ferial, ya que dinero para ambos no va a haber.

En cuanto a la ubicación de la instalación, se ha seguido mareando la perdiz. Incluso se ha pensado en las Naves de colecor, teoría del “aspirante a fenómeno” Durán y de “Quina” Aguilar, imagino que orientados por “Incoherencias” Hurtado, quien los ha visto y quien los ve, lo bien que se llevan. Pero lo mejor, fue lo que se le ocurrió a Mellado, cuando recibió el encargo de un estudio de viabilidad sobre  el Plan Especial del Arenal. Propuso que el Recinto Ferial se instalara… en el estadio El Arcángel. Y aquí se vuelven a encontrar los dos recintos feriales. La idea era llevar a cabo la Ciudad del Ocio al otro lado de la autovía, trasladar allí la Feria, y rentabilizar toda la zona junto al Estadio como zona comercial, de ocio y restauración. Lo malo, es que el único promotor privado que podía tirar de ese proyecto era “Castelar” Gómez, o quien se haya quedado con su suelo en la zona, y no parece estar por la labor. Él, que plantó allí la Ciudad deportiva, ilegal, por  supuesto, como avanzadilla de sus intereses, está más interesado en que le resuelvan las Naves y la multa.

¿Por qué todo en esta ciudad es una espiral sin fin?

Algo más que un salario

Juan Andrés de Gracia | 25 de diciembre de 2011 a las 20:16

Cuando se produce un proceso de renovación electoral, siempre se repite el debate sobre el salario que deben cobrar los cargos políticos. La polémica es siempre bastante maniquea, más aún, cuando la situación social es de intensa crisis. A este respecto, llevamos varios años viendo como los responsables políticos se congelan los salarios. Suelen ser buenos sueldos que, sin embargo, comparados con los que se pagan en empresas privadas para cargos con la misma categoría y responsabilidad, quedan muy  por debajo. En cualquier caso, los salarios están entre los 2.500-3.500 euros netos, en su gran mayoría. El valor de estas cantidades reside en que son dinero público, independientemente, de la productividad o resultado del trabajo desarrollado.

Lo que se suele escapar del debate público, es lo que podríamos llamar el salario indirecto. Cualquiera puede entender que esos salarios permiten vivir sin problemas y, por tanto, no necesitan de más complementos, pero no es así. En algunos casos, se cobran dos salarios o, al menos, se  recibe un complemento por ocupar más de un cargo. Por ejemplo, el joven Nieto cobra actualmente del Parlamento Andaluz, pero además recibe dietas por asistencia a los plenos municipales y como presidente de Emacsa. No es ni mucho menos el único caso, pero no deja de ser uno de los más simbólicos. No deja de ser discutible, que Nieto reciba dinero por asistir a algo que es su obligación, convirtiéndose en un sobresueldo injustificado. No es un trabajo extra sino el desarrollo normal del trabajo que tiene encomendado. Como él hacen el resto de concejales. Siempre se ha comentado como Duracell Rojas obligaba a más reuniones del Instituto de Deportes o de Sadeco para equilibrar sus ingresos y, ofrecía, a cambio, su voto favorable.

Pero no acaban ahí los trucos que se buscan para sacarle más rendimiento al salario oficial. Me refiero a los gastos por comidas, transporte (taxi, avión, …), y otros que se cubren mediante dietas. Aunque siempre se fija un rerglamento de control de los mismos, su uso indiscriminado suele ser muy cuestionable,. El caso del diputado provincial socialista Mariscal, con un uso abusivo de las comidas, que aunque estuviera justificado por razones de trabajo, está totalmente injustificado por la cantidad gastada, ha saltado en los últimos días a los medios de comunicación. Es algo que sucede habitualmente, esto es, se aprovecha el cargo público para comer, beber o viajar de una forma diferente a la que se práctica cuando se usa el dinero personal. Este nivel de vida al que se suelen acostumbrar, es el que provoca después dificultades al regreso a la vida normal y el ansia de seguir en el cargo.

Esos gastos que se abonan en especie suponen, de hecho, un sobresueldo que no se controla. En ocasiones, los partidos políticos usan el dinero que se envía para funcionamiento de los grupos políticos para esconder parte de esos gastos y para hacerlos opacos al fisco. Fue significativo el sobresueldo que han estado recibiendo numerosos concejales del PP en el gobierno del engominado Merino o, después, en la oposición del joven Nieto, para contentar a sus miembros. Igualmente, se hacía con las comidas más escandalosas, aprovechando que ese dinero de los grupos no es fiscalizado por nadie. Formalmente, tiene que estar a disposición permanente de la intevención y de la Cámara de Cuentas, pero nunca se controla. Es además totalmente ilegal usarlo para contrataciones, pero lo pasan por alto y, lo más curioso, es que debería servir para pagar unos gastos que luego se solicitan a la institución oportuna.

En estos temas, suele haber acuerdo entre los partidos políticos para taparse unos a otros, excepto cuando alguien rompe el “pacto de caballeros” y se filtran a la prensa. En principio, me parece que el salario que se gana debería permitir pagarse las comidas y los viajes excepto aquellos que tengan consideración de institucionales, que lógicamente deben ser sufragados por cada administración, aunque siempre dentro de un límite. De esos abusos, también se benefician bastantes empleados públicos. Por ejemplo, las secretarías e intervenciones de cada empresa u organismo autónomo municipal, cobran dietas por un trabajo que no queda fundamentado que tenga que pagarse como sobresueldo. También se aprovechan de esos gastos los altos cargos, gerentes o personal de confianza, por lo que el coste para las arcas públicas es importante. En alguna empresas y organismos autónomos se usan también tarjetas de crédito sin control.

Ya hace años que se viene reduciendo esos gastos e intentando que se controle su uso, y, ahora, agobiados por la crisis, parece que se va a seguir en la misma línea. Así ha destacado este año la falta de recepciones institucionales por Navidad, siguiendo lo que ya pasó en plena Feria. Pero siempre habrá trampas. En el caso de la Copa Davis, las recepciones alto nivel que se ofrecieron, fueron pagadas con dinero municipal, si bien, para que la factura no pasara por el ayuntamiento, se pasó el dinero a la Federación de Tenis para que se encargara de ello. Es esa un truco que el PP ya puso de moda en su anterior etapa de gobierno, siendo su ejemplo más significativo, lo que sucedió con el año de Manolete, pasando a la aportación de Cajasur las facturas más controvertidas. Es de exigir que el gobierno municipal dé ejemplo y no use estas artimañas.

He de aplaudir la decisión de rebajar el grupo de policías de escolta. Ya se intentó años atrás, pero la exministra se negó en rotundo por su afán de aparentar poder. Ahora, los escoltas se han reconvertido en un grupo de apoyo a la institución, especialmente, al alcalde y equipo de gobierno, con el objetivo de aportar seguridad. El resto de policías que no han quedado en el equipo han vuelto a sus funciones en la Policía Local. Lo que no ha descendido es el uso de coches oficiales. El ayuntamiento de Córdoba tiene un número razonable de coches y de conductores, y es lógico que no se dependa de que haya un taxi, un autobús o un coche particular, para asistir a numerosos actos oficiales. Lo que sí es necesario es que no se mal use el servicio, para actos que nada tienen que ver con el trabajo oficial. Queda muy bien ir en coche con conductor, pero es un bien pagado con dinero público que debe racionalizarse en uso.

¿Córdoba de fiesta?

Juan Andrés de Gracia | 22 de diciembre de 2011 a las 19:57

La navidad en Córdoba, en los últimos años, empezaba, oficiosamente, cuando se instalaba el alumbrado especial en las calles, que adelantó su inauguración a primeros de diciembre. Con la pobreza del instalado este año, la oscuridad está siendo la característica de este último mes de 2011. Algunos esperarían, porque la esperanza es lo último que se pierde, o eso dicen, que se hiciera la luz con el sorteo de la lotería de Navidad. Una vez más, quizá desde que le tocó a Deza y con él a muchos cordobeses, el dinero pasa de largo y la celebración se pospone. Así tendremos que repensar, a ver si hay otros hechos que nos permitan ver la navidad con optimismo y que el próximo año podamos comenzarlo con optimismo.

En lo que respecta a los presupuestos de la Junta, aprobados ayer, solo nos puede generar optimismo el intento de mantener el tipo con una apuesta por el gasto público. Los recortes son limitados en educación, sanidad o dependencia, aunque haya que lamentar la reducción de la inversión, de la que se asegura que existe en cantidad suficiente, al menos para continuar y terminar lo empezado. Sin inversión pública, y sin crédito la privada, no sé quien creará empleo. Por eso suena a chiste el enfrentamiento que se ha vuelto a producir sobre la ejecución o no del centro de congresos. Sobre el resto de proyectos que interesan a Córdoba,  estaremos a la espera de noticias, puesto que el presupuesto no los detalla ni aclara su futuro. Al menos, se debería asegurar que la Ciudad de la Justicia inicia su construcción y que el C-4 y el Centro de visitantes se ponen en marcha de forma definitiva. Con las elecciones a cuatro meses vista, podemos asegurar que los recortes se han dejado para después. En la situación actual, seguir incrementando el presupuesto quea bien, pero no va parejo al ritmo de crecimiento de los ingresos, y obliga a acudir al endeudamiento. Lo que no sabemos es si podremos pagarlo.

El nuevo gobierno de la Nación, que hoy ha jurado su cargo, para los cordobeses, no aporta nada especial. Habrá que ver qué políticas desarrolla y como nos afectarán. Las primeras medidas serán el próximo viernes, y tan sólo pueden estar tranquilos los pensionistas, a los que se les ha asegurado la revalorización según IPC. Con la mosca detrás de la oreja, estarán los funcionarios, que en Córdoba son los que mantienen el consumo. Luego, en el plazo de un mes y medio, más o menos, vendrá el presupuesto para 2012, que se anuncia muy restrictivo. La influencia que el joven Nieto pueda demostrar dentro del PP y cerca de Rajoy se evaluará según lo que suceda con el Centro de Congresos, el aeropuerto o el río. El morbo estará en si mantiene la guerra jurídica por la capitalidad, o si intenta zafarse del expediente de Cajasur. En cualquier caso, lo que se augura es otro año de rebajas salariales, despidos y recesión económica, que no sabemos si Córdoba puede seguir soportando.

Por lo que pueda suceder, se ha creado una Plataforma de organizaciones sociales para la defensa del estado del Bienestar y de los derechos y conquistas que lleva aparejados. Ya empezó a funcionar, de hecho, por la política regresiva del PSOE, y ahora se consolida para evitar retrocesos que sean agresivos para el vecindario. Asombra la presencia de IU, puesto que hace dos días gobernaba esta ciudad y ahora no puede situarse en la calle, y, además, no es una organización social, sino política. Esta iniciativa se suma a las mesas de convergencia, o al 15-M, como muestras del movimiento social que empieza a organizarse, y demuestra que hay “miedo” a que el poder de los mercados pueda seguir presionando sobre los partidos mayoritarios, y, en especial sobre el PP, puesto que le toca gobernar. Es una iniciativa absolutamente defensiva, y que sólo tendrá sentido si logra ser respaldada por la mayoría del vecindario. Para ello, necesita independencia  política.

Mientras, en la ciudad, el gobierno municipal se dedica a vender “Patios en Navidad”, vacaciones educativas para los niños, una Cabalgata más “católica”, horarios comerciales y hosteleros para que consumamos más, y que podamos seguir patinando sobre hielo en la ciudad, un año más. Nada sobre cómo parar el desempleo, que no sea esperar a que abra Hipercor y Leroy Merlín, proyectos que proceden del gobierno anterior. Todo un escenario de fiesta, consumo y mucha religiosidad, que ha quedado empañado por la impugnación del sorteo para elegir el Rey Melchor. Es lo que le faltaba a “los diecinueve escalones”. Y es que, aunque la monarquía no esté en su mejor momento, todos queremos ser rey para dar salida al niño que llevamos dentro. ¿Se imaginan que un juez decrete la suspensión del acuerdo, y que, este año, Gaspar y Baltasar, tengan que salir solos?. A lo mejor hay que volver a la designación pura y dura (aún recuerdo a Gómez en su carroza) y que el vecindario participe recogiendo caramelos. Bueno, ya veremos qué pasa este año, porque si se sigue el concepto de Fray Jaén, no me sorprendería que, desde las carrozas, se lanzen rosarios o estampitas de cualquier advocación mariana.

Lo que temo es que los verdaderos Reyes Magos se enfanden porque nos dediquemos a impugnar su existencia, y nos traigan carbón. Bueno, de hecho, el año 2011, ya no se portaron muy bien, con las decepciones de la capitalidad o los patios, como para pensar que pueda ser peor. Al ritmo que vamos, la ciudad tendrá que confiar en los tres Magos del PP. No son reyes, aunque si son monárquicos, y, en sus cabezas, el vecindario parece que quiere poner su futuro. Primero, elegimos a Melchor Nieto, esta semana se ha hecho realidad Gaspar Rajoy, y sólo queda saber si llegará a tiempo Baltasar Arenas. El único regalo que la ciudad le demanda es el oro del empleo, pero parece que, al principio, traen el incienso de la “resignación cristiana” y, que se avecina el amargor de su mirra en forma de recortes en el estado del bienestar que nos va quedando. De Papa Noel no hablo, que procede del norte europeo, y ya sabemos cómo se las gasta Merkel.

Cajasur: Expediente X

Juan Andrés de Gracia | 27 de noviembre de 2011 a las 14:32

Papeleta difícil la que va a tener el próximo Ministro de Hacienda, sea quien sea, ante el expediente de Cajasur. Las descalificaciones que ha recibibo Elena Salgado, actual titular, al ratificar las sanciones impuestas por el Banco de España a exdirectivos y exconsejeros de la triste caja cordobesa, demuestra que, los representantes del cabildo, de los impositores y de los propios partidos afectados por el expediente, pretendían que una decisión política de un PP más cercano a la Iglesia, les librara de las multas. Ya no es tanto por la cantidad de las mismas, puesto que las pagará el seguro del que disponían, sino por la imagen de culpabilidad, que pesaría de forma contundente y permanente sobre sus trayectorias y currículums.

Me centraré especialmente en la figura de relevantes políticos de nuestra ciudad y provincia, como el actual alcalde, el joven Nieto, el exalcalde “heredero” Ocaña y el inefable aspirante a fenómeno, Durán, así como Tristón Martín o Hens, el malo, entre otros. Sobre todo, porque siguen sin dar explicaciones ciertas de lo que sucedió y de cuál es su responsabilidad en que se perdiera Cajasur y en que nuestros ahorros estuvieran en peligro.  No es posible que todo se cierre echándole la culpa a Fray Langostino, más que nada, porque en los años investigados, Fray Langostino ya no presidía la caja.

Pero aunque las zarpas del goloso cura siguieran teniendo alguna fuerza, alguien debe explicar por qué no se leían los papeles o por qué no los exigían. Entre otras cosas, porque nadie ha devuelto el dinero cobrado a pesar de no haber hecho bien su trabajo. Tampoco nadie ha pedido disculpas por usar el cargo para colocar familiares (esposas, hijos, primos, …) en la caja, que curiosamente no han entrado en el ERE, a pesar de ser recientes sus incorporaciones. No es admisible que su labor en Cajasur fuera exclusivamente conseguir préstamos en buenas condiciones para sus partidos y permitieran la concentración de riesgos en unos pocos constructores y promotores urbanísticos. De esa forma, se convirtieron en aliados del boom urbanístico que nos ha llevado al desastre.

Alguna explicación tendría también que dar el socio concejal Gómez sobre los negocios que hizo con el dinero de Cajasur, que por poco hunden la caja. Claro, que si aún no ha asumido sus ilegalidades en las Naves de Colecor o en la Carrera del Caballo, menos podemos esperar que se sienta parte del problema de la caja cordobesa. Ya sé que no fue el único, pero en su papel de representante de 30.000 cordobeses, debía pedir disculpas por enriquecerse a costa del dinero de los demás. También sería necesario que la Iglesia asumiera su responsabilidad como propietario principal de la Caja, que la ayudó a financiarse en operaciones dudosas y asumió gastos de escasa rentabilidad social.Tampoco deja de ser triste que los propios representantes de los impositores o de los trabajadores admitieran tanta irregularidad y tan mala gestión, que podía haber acabado con los ahorros de todos, y que han supuesto el fin del empleo para cientos de empleados. Prácticamente, la misma cantidad de personas que fueron contratadas de forma innecesaria, como pago a que se mirara permanentemente para otro lado.

El joven Nieto es la segunda vez que ha sido multado. El padrino Durán ha dejado de meterse con él por el primer expediente, desde que él mismo lo está por el segundo. De las querellas que se iban a imponer, luz de gas. Aún recuerdo al joven Nieto, en 2006, reconocer que no se enteraba de nada, que él iba al consejo de administración en los años 2003 y 2004 a escuchar, a hacer bulto y a cobrar. Es de esperar que, ahora, al frente de la alcaldía, sea más consecuente con sus responsabilidades. En aquel momento, sí estaba Fray Langostino al frente de Cajasur, y es creíble que su figura deslumbrara a los consejeros jóvenes y prometedores que, difícilmente, discutirían al poder terrenal de la Iglesia. Por cierto, Tristón Martín haciendo honor a su fama, se piensa que no llegó a hablar en ningún consejo de administración, para no molestar.

Del aspirante a fenómeno, aún recuerdo sus palabras en otros tiempos, cuando llevaba las finanzas del partido socialista en la provincia, y cuando fue uno de los valedores de la estrategia del PSOE para dominar Cajasur, con vistas a la gran caja. En una ejecutiva provincial, donde nos desvelaron parte de la estrategia como si fuera un gran secreto, pregunté que si había plan B si no salía bien. Me miraron incrédulos, como sorprendidos de que no quedara maravillado de la perfecta trama planteada. Los resultados “espectaculares” son de todos conocidos. Cajasur, vendida a BBK, ya no es una caja andaluza, sino un banco con sede principal en Bilbao. Y Durán fue ascendido a secretario provincial gracias  a los méritos adquiridos

Respecto al heredero Ocaña, sé que es profesor de historia y que los números no son lo suyo. Fue un mandado, disciplinado, que servía a IUCA para ingresar el dinero recibido. En IUCA, sigue funcionando el “impuesto revolucionario” y los ingresos de sus cargos públicos van al partido para financiarse, y el partido fija el salario oportuno. Para eso estaba en Cajasur, lo que después se decidiera, está claro que no le parecía importante. IUCA estaba más interesada en que el PSOE no dominara la caja, más que en la gestión de la misma. Eso, a pesar de que eran conscientes que la asfixia financiera a que sometió Fray Langostino al honesto Trigo y sus grupo de indomables, facilitó el ascenso a Capitulares del engominado Merino. Pero eso es otra historia, ¿o no?

Operación altura

Juan Andrés de Gracia | 10 de agosto de 2011 a las 12:19

Cuando la construcción era todavía negocio, empezaron a florecer las iniciativas que pretendían romper el modelo de ciudad horizontal de Córdoba, en busca de edificios que formaran nuestro “Skyline” particular. Por ahora, sólo algunos equipamientos públicos, como el Hospital Provincial o el edificio de los Ministerios, se han atrevido en los años 60-70 a superar los 30 metros de altura. Otros, no tan altos, aparecen también como gigantes por el espacio en los que están enclavados. Me refiero al antiguo edificio de Zafra Polo, en la calle c/ Claudio Marcelo, o el primer edificio de la avenida del Corregidor, pasado el Puente de San Rafael, junto al Instituto Séneca.

Vaya por delante, que el PGOU actual para nada marca una altura máxima para los edificios, sino que delimita distintas zonas en cuanto edificabilidad y número de plantas. Hay zonas con ordenanzas edificatorias que dejan claro que no se puede superar un número de plantas (Alcázar Viejo, Olivos Borrachos, Cañero, …) y otras, donde la altura del edificio deben estar en proporción a la anchura de la calle donde se enclava, y a la altura habitual en el entorno. Parecen ambos argumentos razonables, para que la luz del sol entre a la calle sin problemas, y para mantener cierta homogeneidad constructiva.

Para romper esa norma, hay que justificar que el edificio es de carácter singular (por su valor artístico, por su funcionalidad, ….) y que, por eso, necesita mayor altura. Así pasó, por ejemplo, con el actual Colegio de abogados, en la calle Morería. Sin embargo, si el solar está clasificado como equipamiento, las limitaciones se suavizan, puesto que se admite que la altura sea la que necesita en sí el edificio, aunque se debe tener en cuenta el entorno donde se enclava y las infraestructuras que necesita (viarios, abastecimiento, …). De ahí, que se le exijan planes especiales que demuestren que todo está convenientemente dimensionado, y que se puedan hacer alegaciones al mismo.

En otros momentos, en plena elaboración del PGOU y en esta misma campaña (UCOR), también hubo voces a favor de conseguir abaratar las viviendas permitiendo superar la densidad media de los nuevos polígonos residenciales. Actualmente está en 75 viviendas/ha,  y se pretendía bien reducir el tamaño de las viviendas (ya se está proponiendo por propietarios privados, e incluso públicos), bien eliminar suelo de equipamiento (no se ha dado ningún caso aún). Además, también se proponía dar más altura a los bloques. Respecto a este último caso, se han autorizado varias actuaciones que les cuesta hacerse realidad en plena crisis del sector. La filosofía es hacer bloques más “delgados” pero más altos, sin que se supere la edificabilidad permitida.

Al final de la glorieta de Amadora, en el “Cortijo del Cura”, aún hay carteles que la promotora ÑXXI (participada por Cajasur en su momento), pretendía elevar una torre mixta de oficinas y viviendas. El propósito era hacer un edificio-hito en la zona. A la izquierda de la entrada sur del Puente de Andalucía, en el Cordel de Ecija, la Junta de Andalucía presentó también bloques de más de diez pisos, con el argumento de facilitar la visión del río. En el polígono de la Torrecilla, la asociación Apreama, tiene preparada una actuación de creación de un bulevar con bloques parcialmente industriales, de más de diez pisos. En la Ciudad Jardín de Levante (entre Carlos III y Rabanales), también Prasa anunció edificios-hito para marcar la entrada a la zona. Todas estas promociones están paralizadas, pero habrá que ver si se mantienen en el futuro.

El que sí parece haber entrado en vías de próxima construcción es la Torre de Poniente, el edificio administrativo de la Junta de Andalucía, que se levantará sobre el solar de la antigua Noreña. Bueno, dependerá de que haya posibilidad de afrontarlo desde la iniciativa privada, y, después de las últimas declaraciones de algunos consejeros/as de la Junta, parece que se puede paralizar este sistema de actuación, que estaba previsto también para la Ciudad de la Justicia o la Ronda Norte, por ejemplo. De esa forma, volvería a ser un edifico público, el primero que rompe la línea horizontal de nuestra ciudad.

Lógicamente, no puedo terminar sin una reflexión sobre el “Ojo del Califa”. El hotel que Prasa quiso levantar sobre el antiguo Hotel Meliá y al que Rosa Aguilar, después de animar a su construcción, obligó a enterrar. Participé en la polémica desatada en contra de su construcción, porque me parecía que el sitio afectaba seriamente a la imagen del Casco y que rompía el equilibrio de la ciudad. Me posiciono, claramente, a favor de edifcios-hito, en las zonas de crecimiento de la ciudad, que sobrepasen la altura habitual, pero no puedo estar de acuerdo en arriesgarnos a intervenir de forma irresponsable en el Casco o en el anillo que lo rodea. Luego, nos construyeron un hotel fantasma, pero eso es otra historia.

¡Socorro! Vuelve el Estadio

Juan Andrés de Gracia | 9 de agosto de 2011 a las 12:50

El joven Nieto se ha decidido a ponerse el Casco para visitar obras, que es una actividad muy propia de políticos en el verano. Habitualmente, aprovechaba estas fechas para broncearse en alguna playa, acompañado de su familia, y, ahora, se ve obligado a visitar ferias de barriadas de noche, y obras municipales de día. En esta época de escasez informativa, la prensa está encantada, aunque se le nota falta de incisión informativa. Entre las obras visitadas, está la construcción de otro trozo del Estadio El Arcángel.

Desde la operación que llevó a derribar el antiguo Estadio El Arcángel para levantar el Centro Comercial Arcángel, compensándo con la construcción de una nueva instalación deportiva en El Arenal, hemos estado entretenidos con la obra. Se inauguró sin estar acabado, el movimiento del suelo provocó goteras y grietas que fueron destrozando la instalación y a las pistas de atletismo se le echaron la culpa de los fracasos deportivos del club, entre otras polémicas. Pero todo se hacía por “nuestro” club.

Por no remontarnos más atrás, recordemos cuando el Córdoba asciende a Segunda División en la temporada 1998-1999, o sea, cuando Rosa Aguilar se hace con el gobierno de la ciudad. El presidente es Manuel Oviedo, pero, una componenda extraña, le obliga a ceder el poder a Manuel Palma Marín, empresario ligado a asuntos televisivos (estaba en efervescencia la guerra digital) y a los Roig (Valencia-Villarreal). Este presidente, propuso la construcción de un nuevo estadio, pero algo no le gustó a la ilustrísima y reunió al triunvirato formado por Gómez, Prasa y Marín para que se hicieran con el club, y el “hemmano” prometió un nuevo estadio. Esa operación fue paralela a la negociación de la aprobación definitiva del PGOU (1993) lo que influyó en el mismo, a través de asuntos como la Carrera del Caballo o la Ciudad Jardín de Levante, entre otros.

El “paralacalde” Mellado, actuó, y presentó por su cuenta un proyecto de estadio “a coste cero”. Ya saben aquello de que le ponemos oficinas, un hotel y otros elementos lucrativos y, en el centro, está el Estadio. En eso estábamos cuando las empresas constructoras empiezan a recular y a pedir que el riesgo sea compartido (¿les suena del Palacio del Sur, que se estaba negociando a la par?) y al final, el Ayuntamiento empieza por encargarse directamente de una “fase cero” de derribos y eliminación de la pista, para pasar a construir la preferencia, el fondo norte y el fondo sur, mientras, la tribuna sigue siendo una muestra de goteras, grietas y demás incomodidades.

La operación “coste cero” se ha convertido así, en una operación ruinosa que, lo que es peor, nuca tiene fin. Quizá no sepan ustedes que el Córdoba, sociedad anónima deportiva, por tanto entidad privada propietaria de su(s) máximos accionistas en ese tiempo, no tiene ningún permiso legal para estar en el Estadio. Jurídicamente, está en precario (o sea, poco más que un okupa). Además, obliga a que el ayuntamiento pague, no sólo las obras del estadio, sino parte de su mantenimiento (de hecho, o lo hace el ayuntamiento, o no lo hace nadie, con lo que las nuevas construcciones se deterioran), e incluso robos, como el sucedido con el cableado eléctrico.

Y si nos engañaban diciendo que Cajasur era la caja de todos los cordobeses, cuando era la caja del Cabildo, también nos siguen mintiendo con que el Córdoba es el club de los cordobeses. Ni siquiera es el club de los abonados (que no socios), sino de los accionistas, que al margen de los que han dado a fondo perdido un dinero simbólico, no han pasado de tres. En un tiempo, Gómez, Prasa y Marín; en otros momentos, cada uno por su cuenta, hasta que ahora se ha podido deshacer Prasa del club, pasándoselo a un empresario de fuera de la ciudad.

El ayuntamiento, que se ha sentido obligado siempre a ayudar a este club privado, hasta el punto de que sin su colaboración a través de una artimaña contable, no podría haberse constituido como SAD, últimamente, ideó cederle (a través de la Fundación Córdoba CF) un solar en las Quemadas para una Ciudad Deportiva, donde el interés estaba en que el 20% del solar se podía dedicar a actividades complementarias lucrativas. Y es que, la llamada Ciudad Deportiva del Córdoba CF, nunca fue del club sino del “sosio” y además sigue siendo ilegal, aunque tenga un permiso para utilizarse.

Y vuelvo al joven Nieto, que empieza a soñar (ya la tercera vez) con que Madrid sea capital olímpica para poder encontrar fondos que arreglen la tribuna. Por cierto, el ayuntamiento aún no ha acabado de pagar el Fondo Norte a Ferrovial y está denunciado por ello. Me preocupa que haya fichado a Prieto para gerente de Sadeco, cuando ha sido, y es, parte importante del Córdoba CF. Su “examigo” Salinas, ha quedado fuera de juego ante las maniobras de Prieto, pero que nadie dude que resurgirá y más cerca que lejos del gobierno municipal.