Archivos para el tag ‘Calle Cruz Conde’

Los “19 escalones” siguen en la oposición

Juan Andrés de Gracia | 13 de marzo de 2012 a las 18:05

Ya se han cumplido nueve meses del gobierno municipal pepero y están empeñados en no aceptarlo, y en vivir oponiéndose a la oposición. Siguen con las medias verdades y más dedicados a atacar la gestión anterior que a proponer soluciones a la situación actual. Es cierto que el joven Nieto se ha atrevido, empujado por el Masa Carreto, a poner encima de la mesa su primera gran medida de ciudad al abandonar el proyecto Koolhas, por polémica que sea. Ya se anuncia, también, la reforma de la red de líneas de Aucorsa que debe llevar consigo una solución a la situación de la calle Cruz Conde. Pero no acaban de confiarse y siguen empeñados en lanzar, permanentemente, una cortina de humo, que ya empieza a cansar.

Ante la denuncia de falta de razones económicas para apostar por la reforma del Pabellón Cajasur, Tristón Martín no tiene más ocurrencia que hablar de la “especulación” que suspuso cambiar de lugar el centro de congresos dentro de la Península de Miraflores. No seré yo quien defienda aquella decisión, porque fue el comienzo de la desastrosa gestión para su construcción. Pero es una infantilidad afirmar que aquel cambio respondió a razones especulativas. ¿Me quieren decir en qué consiste la especulación? Los datos son claros, el nuevo solar sigue siendo de equipamiento dentro de la zona de parque. El solar inicial ha sido ocupado por el C-4, un equipamiento cultural. Tristón Martín podía haber usado cualquier otra crítica, pero, hablar por hablar, no era propio de él. Deben ser cosas de la edad y de la mayoría absoluta. Espero que no responda, por primera vez, a que se ha puesto nervioso: Sería una gran noticia.

No ha sido el único exceso verbal de Tristón Martín. Convertir en denuncia que hay una multa de 1,3 millones de euros por no haber pagado en su tiempo el IVA en determinadas operaciones de la Gerencia de Urbanismo de 1990-92, no deja de ser una ligereza. Tristón Martín debía haber recordado, qué lástima que no lo hiciera, que esa multa se debe también en parte a él. Cuando gobernó la Gerencia de Urbanismo entre 1995 y 1999, asumió los criterios de los técnicos y juristas, y mantuvo el recurso para no pagar ese IVA. Luego se ha perdido en los tribunales, pero la responsabilidad no puede achacarse exclusivamente al cogobierno. Las decisiones de todos, tambiñen la suya, ha sido recurrir hasta el final, hasta que ya no ha habido más remedio que asumir el pago. En vez de intoxicar, hubiera sido muy fácil pagar cuando fue presidente y no ayudar a hacer más grande la bola.

Por otro lado, para justificar que se haya encargado a Rafael de la Hoz el anteproyecto de nuevo Centro de Convenciones sin preparar el expediente oportuno, se ha sacado a la luz que hay un proyecto de velódromo encargado sin que se hubiera hecho tampoco expediente. En la comparación está el pecado. El velódromo es una instalación deportiva reiteradamente demandada, incluso por el PP (pregúntenle a Duracell Rojas) que incluso cuenta con una subvención de la Junta y unos plazos de ejecución, que empiezan a no cumplirse. La no existencia de expediente no pasa de ser una irregularidad menor soslayable mediante el reconocimiento de la factura. ¿O es que ya no estñan de acuerdo con que se construya) No parece que sea el mismo caso que romper el consenso sobre Koolhas, y poner en marcha los cimientos de una inversión pública de decenas de millones encargándolo a un arquitecto sin el debate y las formalidades oportunas. Y menos que el joven Nieto se escude en ello para justificar sus decisiones irreflexivas.

Por último, el joven Nieto ha tenido que salir al paso de la precocupación que ha empezado a generar la filtración de las nuevas líneas de Aucorsa, anticipando que se llevarán a consulta ciudadana en breve. Lo más gracioso es que ellos filtran la información y ellos ahora se asustan de lo que pueda suceder. Se les olvida que están gobernando y que ello les obliga no a usar “radio macuto” ni “globos sondas”, sino a presentar sus proyectos a la ciudad de forma clara. Las remodelaciones de líneas siempre son complejas, y no logran contentar a todos, sobre todo si el objetivo es recortar los recursos para hacerla. La superintendenta Tamayo habrá decidido iniciar el debate desde la información sesgada remitida a los medios de comunicación, ahora debe asumir que la oposición y el vecindario puedan no tomarse en serio el trabajo elaborado.

 

SOS: Retroceso en el Casco

Juan Andrés de Gracia | 14 de febrero de 2012 a las 5:20

La Junta de Andalucía ya está realizando las actuaciones que deben significar el final de las intensas y dilatadas obras desarrolladas en el entorno de la Puerta del Puente, y de la Calahorra. Por eso mismo, se empieza a generar un falso debate sobre el paso de tráfico por la Ribera (menos mal que ya es imposible hacerlo por el Puente Romano). He insistido, en otras entradas, en que el Plan especial del río, el plan especial del casco, el plan de accesibilidad y, en definitiva, en todos los documentos debatidos y consensuados en los últimos veinte años, se dejó claro que la Ribera debía recuperar su carácter de Paseo y definirse como peatonal o, al menos, semipeatonal (permitiendo transporte público y de urgencias). Aquí no puede alegar el joven Nieto que no hay documentación existente que argumente la decisión, como, tergiversadamente, ha achacado a la reforma de la calle Cruz Conde.

Que el primero en posicionarse sea el supergerente-bis de Aucorsa, no deja de ser preocupante, porque su trabajo no es generar debate público, sino llevar a cabo aquello para lo que cobra, que no es poco. Con todo, el paso de alguna línea de autobús y de los taxis por la Ribera no es algo descabellado, una vez aclarado que la opción “virtual” del tranvía ha decaído lñogicamente, por su coste, y porque la línea de la Ribera era más un espectáculo turístico que una opción real de transporte público. El mismo Plan especial Alcázar- Caballerizas señala la idoneidad de volver a recuperar la extensión de los jardines de la huerta del Alcázar hasta el río, pero permite un paso limitado de vehículos. Así que la decisión más lógica posiblemente sea esa contenida semipeatonalización.

Paralelamente, Tristón Martín ha promovido que en el Casco se pueda edificar más altura, justificándolo en la “imperiosa necesidad de tapar medianeras”. Curiosa tapadera para lo que no es sino permitir mayor rendimiento económico a los propietarios de determinadas parcelas. Es una revisión, por la puerta de atrás, del Plan del casco y es una muestra más de la voluntad revisionista de los peperos, pero siempre favoreciendo que se gane más dinero. Ah, también argumentó Tristón Martín, que esta medida generaría empleo y, entonces es cuando me he echado la mano a la cartera. ¡Cuántas ilegalidades se  han cometiendo en nuestra ciudad amparados en la creación de empleo! Pero es que, además, es que, en este caso, no se ha explicado cómo se creará más empleo.

Eso sí, Tristón Martín ha recuperado su pasión por los conventos, y parece que va a volver a utilizar los fondos públicos de rehabilitación de viviendas para arreglar plazas, que, curiosamente, tienen un convento tras sus fachadas. Eso ya lo hizo en su anterior época, hace quince años, con una decena de actuaciones que seguro le consiguieron numerosas velas por su alma. Por otro lado, entre las actuaciones ya oficialmente aceptadas, se encuentra volver a gastar dinero en la Cuesta del Bailio, para ahorrárselo, de forma poco justificada, a los propietarios. Ya cayeron en la trampa anteriores gobiernos, y eso que se decían de izquierdas, pero eso no justifica que se siga haciendo. Este modo de actuar, no es sino una prueba de que se entiende el Casco como una fachada para el turismo.

Por último, ¿han notado ustedes que Primo de Jurado ha dejado de ser concejal de patrimonio? Evidentemente, no. Pasará a la historia, esa que le gusta reinventar manipulándola, por haber fracasado en el expediente de los Patios. Ahora, ha cogido el relevo la concejal de tradiciones populares, la verbenera Caracuel, que ya nos están vendiendo que el nuevo documento preparado es excelente. Lo malo es que también lo era el anterior, y el resultado fue la retirada con el rabo entre las piernas. Dedicados a elaborar el informe, y deseando que llegue el día para viajar a defender de nuevo la candidatura, se les olvida decirnos como van a resolver las amenazas que penden sobre los Patios. En especial, su masificación, que convierte los Patios en un folclorismo sin sentido, y que es un peligro para el mantenimiento razonable del Casco.

Seis meses después

Juan Andrés de Gracia | 5 de diciembre de 2011 a las 12:21

En esta semana, se cumplirán los primeros seis meses de mandato del joven Nieto al frente del ayuntamiento de Córdoba. A su vez, se cumplen siete meses desde que se hicieron públicas las principales actuaciones para los primeros cien días de gobierno. El resultado final de este semestre para la ciudad es gris: Hemos perdido la opción de ser Capital cultural de Europa 2016 y de que los Patios sean declarados Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. A favor hay que señalar que hemos sido felices teloneros de la quinta Copa Davis para España. El resultado es que, en este tiempo, no sólo no se ha parado el incremento del paro sino que hemos superado los 40.000 desempleados en nuestra ciudad. El resto ha sido un continuo ir y venir con noticias económicas que, desde el anuncio de la ruina, ha evolucionado a los recortes que anuncia el presupuesto municipal. Siguiendo mi línea de razonamiento, no voy a caer en el error de culpar de la mala gestión de los retos internacionales al PP sin más, pero tampoco le voy a otorgar el exclusivo mérito en la estabilización de la situación económica.

Lo que si es imputable al PP, es no haber hecho nada por la mejora del empleo y sólo hay que rescatar las medidas que anunciaron para los primeros cien días en ese campo: revisión del Pacto por el empleo, plan de atracción de inversiones y City Marketing, creación del órgano transversal de impulso al empleo en Córdoba, creación del servicio de formación y empleo, aprobación del plan cuatrienal de inversiones en infraestrcuturas, aprobación de la comisión multidisciplinar para el desarrollo de la Agrópolis, congelación de los impuestos municipales y la presentación de las bonificaciones fiscales para incentivar la creación de empleo. Algunas de esas medidas ya se han incumplido en el fondo, no sólo en su temporalización, como las relativas a las ordenanzas fiscales; otras, como la del plan de infraestructuras cuatrienal, se deja para mejores tiempos, y se han decidido otras contrarias, como la debilitación del Instituto de Desarrollo Económico o de IFECO. Tan sólo se vive del ascenso del turismo, aunque no funcione el prometido autobús turístico, sin que se pueda achacar a la gestión municipal, excepto en lo que respecta al mes de septiembre y la Copa Davis, con un coste desmesurado. Lo malo es que ni una sola de las intervenciones públicas del joven Nieto avanza una sola idea nueva al respecto y las intervenciones de “Duracell” Rojas se limitan a justificar todo en la crisis y en ZP.

La segunda gran decepción, es todo lo relativo a la política social. Sólo han hablado de ello para quejarse de la reducción de la aportación de la Junta de Andalucía, con ser cierta, o para comunicarnos el “ímprobo esfuerzo” de realizar las habituales modificaciones de crédito, lógicas, al tener un presupuesto prorrogado. Sí es una noticia moderadamente satisfactoria que el presupuesto municipal haya sostenido las partidas sociales básicas, lo que no sabemos si será suficiente en función de las necesidades más urgentes del vecindario. De lo prometido para el inicio del mandato nada hay de la creación de un Fondo Social de Emergencia o del Plan de integración de Colectivos en Riesgo. Tampoco había más. le sucede lo mismo que en el ámbito cultural, donde lo único que se prometió era reunir la comisión de la Capitalidad y difundir el festival de la Guitarra. Viendo los presupuestos, el gasto en cultura desciende notablemente en su cómputo global, y queda la duda del sostenimiento de los distintos servicios y equipamientos, existentes y en gestación.

En cuanto a los servicios públicos, todo se ha transformado en una cuestión económica respecto a los recortes que se deben hacer para mantenerlos como tales. No ha habido sorpresas sobre el estado de sus números, puesto que el PP contaba con todo los datos a través de los consejos de administración y de los informes preceptivos de intervención y de lo servicios técnicos. El PP habla de austeridad y de reducción de gastos superfluos, pero no acaba de establecer un plan conocido y que pueda debatirse. Incluso la medida de ahorro en altos cargos, tan nombrada, ha quedado a la mitad y ya ha agotado sus efectos. La medida más importante anunciada sigue pendiente. Es la creación de una entidad pública de gestión de empresas municipales, a modo de holding. Eso sí, el supergerente ya actúa a pleno rendimiento. Pero aún queda por crear la Oficina municipal de Vivienda, que sigo sin saber qué pretendían si existe Vimcorsa; la elaboración de una reforma de las líneas de Aucorsa; la revisión del plan de tráfico y movilidad, que deberá ser algo más que la calle Cruz Conde; reordenar el modelo de seguridad de Córdoba, que no es cambiar el organigrama del área; la puesta en marcha del plan Córdoba Limpia; la elaboración de un plan de redes de aparcamientos en zonas comerciales, que no sabemos que aporta al plan de aparcamientos ya existente; la puesta en marcha del servicio 72 en infraestructuras; o el plan director de instalaciones deportivas, que, por ahora, es que los clubes de fútbol paguen el mantenimiento y que las salas de barrio tengan coste cero.

Por último, nos queda conocer cuál es el nuevo papel que iban a jugar las juntas de distrito, que se han constituido con la misma penuria e indefinición que antes. Sigue sin conocerse cuál será el nuevo proceso de regularización de parcelaciones, aunque lo que se ha avanzado es preocupante para las arcas municipales. Por cierto, no se ha creado el cuerpo de inspectores urbanísticos, ni la oficina del Patrimonio de Córdoba. Tampoco sabemos nada del plan de refosteración de Córdoba o de la Carta de Derechos del vecino. Muchas de esas medidas no tienen carga económica, al menos para su inicio de actividad, por lo que las dificultades económicas no son excusa para su no puesta en marcha. En cualquier caso, la única medida no cumplida que hay que reconocer que no es imputable a “La casa de los muchos”, es la reunión con el presidente de la Junta. Pero no hay problema, el “machote” Arenas ya ha prometido que todo se resolverá cuando él gobierne en la Junta. Quedamos a la espera.

Autos locos en el bulevar

Juan Andrés de Gracia | 30 de noviembre de 2011 a las 20:16

Cuando el engominado Merino llegó a la alcaldía, una de sus primeras actuaciones, prácticamente sin tomar posesión, fue encargar darle “color” al bulevar del Gran Capitán mediante unas cintas de mármol de color negro y reponer las losas rotas por el paso de vehículos. Dieciséis años más tarde, otro alcalde del mismo partido, el joven Nieto, ha decidido incrementar el tráfico en el Bulevar hasta el punto de convertirlo en la salida de un bucle de vehículos, que se asemejan al desfile que formaban los coches de “Pierre Nodoyuna”, con su inseparable Patán, de risita sardónica, y del resto de coches de los dibujos animados de los “Autos locos” (en cine, “Aquellos chalados en sus locos cacharros”).

No vendría mal recordar que la defensa del Bulevar llevó al PP de 1995, a través de Ingecom Prieto, a elaborar una ordenanza de su uso, donde se prohibía incluso jugar, si bien se vendía como una forma de racionalizar su uso. Es verdad, que a principios de los noventa, el Bulevar se convirtió en el lugar donde proponer todo tipo de actos, uno de los últimos llegó a ser la Coronación Canónica de la Virgen de la Fuensanta, ahí es nada. La primera víctima de la pretendida “racionalización” fue impedir que se instalara la “ruidosa” Feria del Libro, y, después, le siguió la “peligrosa” Feria de la Solidaridad. Se llegaron a inventar, con fondos públicos, un paseo en la Victoria que, hoy en día, sigue sin ir a ninguna parte y que, cada vez que se monta alguna carpa, obliga a quitar y poner farolas. Para aquellos “peperos”, el Bulevar era “territorio nacional” y debía tener un tratamiento de privilegio, además de expulsar a los “rojos” de su ocupación. Para los actuales miembros de “los 19 escalones”, se convierte en una especie de circuito cerrado para aprender a conducir. Esta incomprensible evolución al “Homo vehículus”, no tiene más explicación que la incoherencia ideológica, la promoción de los concesionarios de coches, o … el cambio climático, vaya usted a saber.

Eliminaron los vendedores ambulantes del Bulevar, exiliándolos a la Victoria, pero llegaron los comerciantes sedentarios, que se apoderaron del espacio, especialmente, en época navideña. Por suerte, el gobierno saliente supo recuperar cierta sensatez con la presencia del libro. Los comerciantes, emulando al Corte Inglés se lanzaron a un vorágine de carruseles, pistas de hielo, puestos de belenes, y toda una serie de atracciones, a las que este año se sumará una exposición permanente de “coches desesperados buscando aparcamiento”, que hará las delicias del vecindario.

La muerte del bulevar del Gran Capitán servirá para dar la alternativa al creado en la calle Cruz Conde. Ambos realizados por comunistas, pero adoptados por los peperos, se han convertido, en distintas épocas, en los referentes de la peatonalización de los centros comerciales. No obstante, el reino de la calle cruz Conde no es defintivo. Aún pesa sobre él, dar una solución definitiva al aparcamiento de la calle Sevilla y a que el transporte público llegue a las Tendillas. Curiosamente, si la apertura de un aparcamiento ha convertido el bulevar en un vial de alta densidad, fue la intención de hacer otro aparcamiento, subterráneo, el que propició que esa parte de la avenida del Gran Capitán se peatonalizara.

Pero aquí no acaba la guerra entre el coche y el peatón. Pronto tendremos el reto de la Ribera. La Junta de Andalucía parece que ya cuenta con los fondos para poder terminar la obra y será después cuando tendremos que decidir su funcionalidad. En todos los documentos aprobados hasta ahora, se apuesta por crear un paseo/bulevar que permita disfrutar del río y de la zona turística. Así se diseñó la recuperación de la antigua carretera nacional, la IV, dentro del Urban Ribera, planteando que los coches se eliminarán de todo el entorno. La peatonalización del Puente Romano, recién terminada, aspira a extenderse a uno y otro lado de la Puerta del Puente, permitiendo el acceso libre al Centro de Visitantes a punto de inaugurarse.

No está decidida que la peatonalización de la Ribera sea total, pudiendo permitirse el tráfico de servicios públicos y de urgencias en un solo carril al mismo nivel que el acerado. Pero, una vez tomada la decisión de peatonalizar Cruz Conde, y de restringir el cruce del casco en coche, la peatonalización de la Ribera no debiera ser contestada. Sin embargo, estoy seguro que se volverán a levantar voces decimonónicas, que defiendan la prioridad del tráfico rodado sobre el peatonal. La presión de hoteles, comercios, bares y restaurantes, que aún entienden que su negocio requiere llegar a la puerta en coche, volverá a llegar a Capitulares. Esperemos que el “cortoplacismo” que rige las primeras actuaciones de “La casa de los muchos” no les ofusque, y sepan entender que una ciudad histórica en el siglo XXI debe basarse en el disfrute del patrimonio, los paseos y el respeto medioambiental.

Y cerrar la Ribera al tráfico, no debe significar intensificarlo en el arco viario sur, sino obligar al uso del cinturón de Rondas para atravesar la ciudad de oeste a este y de sur a norte. Esas infraestructuras tan costosas, sólo adquieren sentido, si se usan para la función para la que fueron concebidas. No necesitamos más, sólo acabar las actuales para que sean más útiles. Así se convertirán en el reino del coche, mientras el Casco y el Centro serán el imperio de las personas.

Arbitrariedad

Juan Andrés de Gracia | 2 de octubre de 2011 a las 14:33

No logro entender el empecinamiento del joven Nieto por no sacar a contratación las obras del Centro de Congresos.  Ahora quiere fundamentar su posición en un informe, no preceptivo, de la Intervención Municipal de Fondos, que emite una opinión, repestable, pero que no necesariamente se ha de compartir. Aún queda alguna pequeña gestión que hacer para que la contratación pueda ser un hecho como, por ejemplo, encomendar las obras a la Gerencia. Pero si no están hechas es sólo porque no han querido finalizar el expediente. Hay proyecto, financiación y pliegos para poner en marcha la licitación. No hacerlo es cuestión sólo de voluntad política.

Que no pueda el ayuntamiento acometer inversiones financiadas con préstamos el próximo año, no afecta al proyecto, porque el ayuntamiento cuenta con remanentes suficientes para asumir la parte de la obra que se ejecutaría en ese año. Lógicamente, hay que realizar un nuevo cronograma de financiación y asegurar la prórroga de los acuerdos con la Junta y el Gobierno central, pero sólo depende de ponerse manos a la obra para conseguirlo. Luego, restableciendo el equilibrio presupuestario durante 2012, no debe haber problema para abordar los compromisos municipales para 2013 y siguientes.

Que el PP se escude ahora en la opinión de la Intervención Municipal de Fondos, no deja de ser paradójico, cuando para nada ha tenido en cuenta esa misma opinión para la celebración de la semifinal de la Copa Davis. Esto es, no se pueden usar los informes sólo cuando se muestran favorables a la acción de gobierno. No hay ningún problema legal y sólo existe la intención de “Los 19 escalones” de esperar a que pasen las elecciones y usar antes la polémica para la confrontación electoral. Tal y como están las arcas públicas, no parece fundamentado pensar que el gobierno central o el de la Junta de Andalucía puedan incrementar su aportación. Más indicios hay de todo lo contrario. Gobierne quien gobierne, lo que se avecina son recortes en gastos.

El joven Nieto, en este caso, está siendo coherente, porque desde hace casi dos años lleva defendiendo la no construcción del Centro de Congresos. Lo que no sé es si está en contra de cualquier proyecto o sólo de este. Lo sorprendente está siendo la posición del empresariado al aceptar la posición anti-Palacio de Congresos del gobierno municipal. Si desean cambiar el proyecto, deberían estar ya encargando su reforma para que algún día sea posible verlo levantarse en Miraflores. Seguir en esta inacción, sólo puede provocar que se pierdan las subvenciones conseguidas y que, finalmente, echemos nueve millones de euros, ya usados para pagar el proyecto, informes diversos, etc., a la basura.

IUCA y PSOE deben moderar sus críticas, puesto que, cuando han gobernado, no han sido capaces de hacer realidad el proyecto. Estuvimos cuatro años hablando del Palacio del Sur y otros cuatro del Centro de congresos y auditorio de Córdoba para nada. Mejor hubiera hecho el gobierno saliente invirtiendo la decena de millones reservados en presupuestos anteriores para su construcción en los barrios de la ciudad. Tampoco sé que espera el joven Nieto para hacerlo. Al final, la ciudad pierde el efecto económico positivo que tendría poner en circulación ese dinero.

Mientras se decide qué hacer, seguimos con un Palacio de Congresos de bolsillo, sin auditorio ni sede para la Orquesta, y con un Parque de Miraflores convertido en un estercolero. Córdoba pierde la opción de definirse como sede de turismo congresual de primera magnitud. Sé que las farmacéuticas han bajado la inversión en congresos médicos, pero sigue existiendo un mercado suficiente, especialmente, para una ciudad como Córdoba, de ubicación, comunicaciones y clima privilegiados y con un patrimonio admirado. No sé si esperan generar turismo mediante eventos tipo Copa Davis que cuesten más de 500.000 euros.

Es lamentable que a esta ciudad le cueste tanto cerrar sus proyectos. El otro día hablábamos de la calle Cruz Conde, seguiremos haciéndolo de la colección Citoler o del estadio de fútbol. Nos sucedió durante años con la reforma de las Tendillas o con la recuperación del río. Somos prisioneros de las maquetas o de las primeras fases. Córdoba es un debate permanente que nos lleva a la paralización. Nieto no tiene razones para no haber licitado el proyecto si considera que es necesario. Y si piensa que no hace falta, que cierre el expediente cuanto antes. Que empiece a gobernar.

Culebrón Cruz Conde

Juan Andrés de Gracia | 28 de septiembre de 2011 a las 18:47

Pensaba que uno de los objetivos del gobierno del joven Nieto era cambiar la forma de gobernar. Sin embargo, con la calle Cruz Conde, o con el Centro de Congresos, están dando muestras de “rosismo”, esto es, de temor a adoptar una decisión hasta que se pueda contentar a todos, o hasta que todos puedan ser compensados. Como si no hubieran sido suficientes las reuniones y debates públicos celebrados antes de las elecciones, emulando a Sísifo, una vez que parecía tomada una decisión sobre el futuro de la calle, de nuevo se reabre el debate. Y lo que se demuestra, es que las posturas de unos y otros no han cambiado, y lo más seguro es que ya no vayan a cambiar. Aquellos que pensaban que una vez gobernando el PP, se produciría la peatonalización total, por haberla defendido con el ejemplo de la calle Larios de Málaga, más aún cuando la propia IUCA había asumido esa postura, ahora observan asombrados como se asumen argumentos, antes no escuchados, sobre una semipeatonalización de intensidad difícil de concretar,.

Los comerciantes parten ahora con ventaja al encontrarse que, en este momento, la calle está ya peatonalizada, aunque sea a costa de la barbaridad de llevar tráfico al bulevar del Gran Capitán y de no dar soluciones a la calle Alfaros. Los taxistas encuentran abierta la posibilidad de presionar para poder acceder por la calle, e incluso para dar marcha atrás a otras decisiones tomadas anteriormente sobre peatonalización del Casco. Los vecinos del entorno más cercano insisten en su derecho a no tener que sufrir las pilonas, exigiendo el compromiso de su sustitución por cámaras, para lo cual ya saben que no hay presupuesto. Los padres de los colegios concertados afectados pretenden poder llegar a la puerta de cada colegio, y más policía vigilando la entrada y salida de los mismos. Los vecinos organizados de todo el Casco-Centro solicitan que se les tomen en consideración en desarrollo del reglamento de participación, y piden soluciones globales.

En definitiva, toda una panoplia de opiniones diversas y, en gran medida, contrapuestas. Sin duda, cargadas de razón, pero parciales. El joven Nieto se ha lamentado de la falta de informes, encargados por el gobierno saliente, para la toma de una decisión definitiva. Los que él ha reunido, no resuelven nada, puesto que son contradictorios, y le complican aclarar qué es lo mejor que puede hacer. Cada sector afectado va a encontrar en el expediente algún informe al que agarrarse para fundamentar, y no ceder, en sus posiciones. Nieto, también ha anunciado que no se volverá a peatonalizar de esta forma, olvidándose que se cuenta con un plan de accesibilidad y con un plan de movilidad, que deben marcan las decisiones a adoptar. Todo menos reconocer que ellos azuzaron desde la oposición la ruptura y el puenteo de los órganos de participación reglados, donde todos los sectores están representados, y fomentaron la organización de comisiones, más o menos informales, donde colar a sectores que le pusieran difícil tomar decisiones al gobierno saliente.

Otros asuntos, como el de los apartamentos para jóvenes y mayores, o la reforma del Parque Cruz Conde, fueron utilizados por el PP en la oposición con la misma irresponsabilidad. En vez de prestar su colaboración, escucharon siempre a aquellos que podían ir al Pleno a enfrentarse al alcalde/sa. Se alteraron los sistemas existentes para tomar decisiones regladas, y se establecieron “asamblearias” formas de participación, con el único fin de desgastar al gobierno municipal. En el caso de la calle Cruz Conde, utilizaron la misma estrategia perversa que ahora están ellos sufriéndo en el gobierno. Lo que no alcanzo a comprender es cómo han llegado a este laberinto. El gobierno saliente era un gobierno débil y formado por dos fuerzas políticas, y el actual, es un gobierno con mayoría absoluta, que ahora no sabe como solucionar el puzzle que ellos mismos organizaron.

Mientras, se desangra la empresa Aucorsa, sin que encuentre soluciones, pues para ello es fundamental saber si podrán acceder los autobuses hasta las Tendillas, o no. En estos momentos, los comerciantes y hosteleros de la calle, no saben si apostar por instalar veladores ni por desarrollar estrategias comerciales basadas en la peatonalización. El aparcamiento de Edaco, y el futuro de la calle Sevilla, quedan pendientes de cuál será su rentabilidad en un futuro cercano. Los taxistas no saben cuáles deben ser los nuevos itinerarios y paradas que deberán potenciar. Y así podíamos seguir.

Teniendo en cuenta que la calle Cruz Conde es crucial para todo el Casco y centro de Córdoba, pero también para la movilidad general de la ciudad, parece inadecuada la forma de articular la participación, primando la de los afectados directos de forma desagredada. Sus distintas visiones, basadas en sus intereses particulares, son importantes, sin duda, y se deben tener a cuenta. No obstante, el concepto de ciudad que caracteriza a una actuación tan relevante, aconsejaba la convocatoria del Consejo del Movimiento Ciudadano (donde están representados vecinos, comerciantes y otros sectores ciudadanos de ámbito de ciudad) y el Consejo Social de la Ciudad (con fuerte presencia de todos los sectores económicos y sociales). El primero, aportaría su visión más basada en la articulación territorial, y, el segundo, su visión centrada en el desarrollo socioeconómico. Claro que, a estas alturas, el Consejo del Movimiento Ciudadano pugna por ser escuchado y respetado por el nuevo gobierno de la ciudad, y, el Consejo Social, ni siquiera ha sido reconstituido por falta de interés municipal.

Al final, todo será una decisión del joven Nieto, que podrá tomar la que considere oportuna, pues tiene opiniones e informes de toda clase. Intentar contentar a todos es simplemente imposible, porque a todos se les dijo que tenían razón. Conseguir convencerles de que varíen su posición, parece una labor de titanes puesto que observan como el “la casa de los muchos”, a pesar de su poder plenario, vacila de forma ostensible, demostrando cierta debilidad como gobierno. Si “los diecinueve escalones” pretenden demostrar que tienen un proyecto para esta ciudad que vaya más allá de organizar espectáculos deportivos, deben cerrar el debate sobre la calle Cruz Conde de forma inmediata.

Cada uno habla de la feria…

Juan Andrés de Gracia | 26 de septiembre de 2011 a las 19:02

Tuve ocasión de saludar hace unos días a Fray Jaén y comentar brevemente el primer borrador que ha preparado sobre la feria 2012. Insistió reiteradamente en el carácter de borrador del documento y se mostró abierto al diálogo, no tanto a la negociación. Lo cierto, es que el borrador presenta las ideas que incluyó el PP en el programa electoral, por lo que tiene plena legitimidad para intentar que salga para adelante. No obstante, deben ser conscientes de que los votantes del PP apostaron más por un cambio de gobierno que por una medida concreta del programa. Hasta el propio gobierno de Nieto parece variar posiciones defendidas antes, por ejemplo, sobre la calle Cruz Conde. Sería difícil saber quién conocía y estaba de acuerdo con los cambios que proponían para el modelo de feria.

Parto de la premisa mayor: La Feria de Córdoba ha perdido el impulso que tomó en 1994 con su traslado al Arenal. Es cierto, que se sigue hablando de lo maravillosa que era la feria en la Victoria, básicamente, por su arbolado y por su centralidad. Pero, ya se nos ha olvidado el colapso de tráfico que originaba, los problemas de seguridad, las limitaciones para su crecimiento, la falta de infraestructuras de saneamiento… El traslado al Arenal debía haber conseguido superar todo esos problemas, pero, pasados diecisiete años, el Arenal es un recinto que ha degenerado en una feria extraña, donde cuesta trabajo sentirse cómodo y que cada vez cuenta con menos entidades interesadas en abrir sus puertas en ella.

He escuchado a muchos votantes de derecha que no están de acuerdo en el modelo sevillano de feria. Que desean una feria con casetas donde cualquiera pueda entrar. Fray Jaén pretende que puedan privatizarse casetas ampliando los tramos horarios de reserva para socios y familiares, mediante una pequeña contrapartida económica. Este modelo está pensado para la mayoría de  las llamadas “casetas tradicionales”, unas 25, y para atraer la posibilidad de casetas familiares que llenen los espacios vacíos del Arenal. Y mi primera impresión es que es algo a estudiar. En los últimos años, han proliferado los grupos de personas que, asociándose exclusivamente para la feria, pagan para tener una caseta a su gusto, y que quieren poder hacer uso de ella cuando les apetezca. Pero es que, además, ya no existen colectivos sociales con fuerza ni ganas para levantar, pagar y mantener una caseta durante toda una semana. Esos colectivos eran los que estaban interesados en que las casetas fueran abiertas porque les servía de fuente de financiación. Actualmente, no pasan de unas 25 las casetas que mantienen esa intención y cada año se plantean si seguir o no. Pongo sólo algunos ejemplos de lo que expongo: Mi barrio, el Parque Cruz Conde, llegó a tener tres entidades con casetas, hoy no queda ninguna. Las asociaciones vecinales fueron una veintena en la feria, hoy se mantiene una y a duras penas.

La verdad es que la feria se ha llenado de casetas organizadas por empresas de la noche cordobesa o por empresas de restauración de toda Andalucía. Se ven obligados a “comprar” casetas para desarrollar su negocio. No pretenden estar cerradas al público sino todo lo contrario, aunque les interesa controlar quien entra o sale por cuestiones de seguridad. Son aquellas que preteden mantener sus negocios a toda costa. Teóricamente es ilegal que compren casetas, pero todos conocemos su presencia, hasta el punto de que se anuncian tranquilamente por toda la ciudad. De hecho, muchas cofradías, peñas y otras entidades sociales han decidido no “currrarse” la caseta pero la siguen solicitando para cobrar por la cesión ilegal de la misma. En la mayor parte de los casos, los cedentes ni aparecen por la caseta. En otros casos, se crean entidades sociales ficticias para poder hacerse con un lugar en la feria, pero detrás de esa entidad hay una empresa de la noche.

Otra propuesta importante de las bases es recuperar la feria de siete días. Fray Jaén no debe recordar que fue su actual compañera de gobierno, la tradicionalista Caracuel, la que decidió ampliar a diez días la feria para exigir un canon más alto a las atracciones feriales y para que se pudiera hacer rentable el esfuerzo de levantar una caseta. Actualmente, las normativas de instalación eléctrica, de pago de personal, de infraestructura de carpa, etc. pueden arruinar a cualquiera si se reduce a un fin de seman la feria y llueve en esos días. Tampoco parece sensato que se limite tanto la decoración y música de las casetas. Tal y como se han presentado las bases, no tienen sitio ni las tradicionales orquestas tipo Banda Sureña, pues en sus repertorios meten pop, rock y, sobre todo, música latina. Se puede optar por evitar que haya discotecas puras y duras, pero a la feria va gente con muchos gustos diferentes y deben encontrar su espacio. Y pretender que el modelo decorativo sea único, es una regresión a la imagen del andaluz que las películas de CIFESA contribuyeron a cimentar.

Hay otros muchos temas sobre los que hablar, uno de ellos adquiere especial importancia en la situación de crisis en la que nos encontramos, y es el control de precios. Al ritmo de los últimos años, las familias tienen prohibido ir a la feria más de un día, y si lo hacen es más para pasearse y echar un vistazo, que para disfrutar de las casetas. Unido al tema de los precios está el del botellón. Quede claro que soy totalmente antibotellón en la feria y contra cubalitros o litronas dentro de las casetas. Pero hay miles de jóvenes que tienen esa forma de diversión y que además no manejan el dinero suficiente para acceder a la mayoría de las casetas. Cuando le comenté a Fray Jaén que le iba a dar dolor de cabeza, me reconoció que, hoy por hoy, no tienen claro como controlar ese fenómeno. Y es que, a veces, lo bueno es enemigo de lo mejor, y buscar erradicar el botellón del ferial o de su entorno, puede llevar a una conflictividad innecesaria. Estoy seguro que la feria dará mucho más que hablar y lo deseable que entre todos seamos capaces de mejorarla.

Oposición de comedia

Juan Andrés de Gracia | 8 de septiembre de 2011 a las 18:35

Desde luego, lo mejor que se ha encontrado el joven Nieto en el ayuntamiento, es la oposición de corral de comedias que tiene enfrente. Si hace poco alentaba, desde este blog, a que dejarán de estar de vacaciones, ahora casi sería bueno que se dedicaran a sestear para que los errores de los “19 escalones” se vieran con claridad. Ninguna de la tres fuerzas políticas de la oposición pensaban estar en la situación en la que se encuentran, y han tenido que rehacer su estrategia de forma improvisada.

Voy a empezar por UCOR, para recordar, que guste o no, es el grupo mayoritario de la oposición. No se han visto en otra igual, y la propuesta más interesante que han realizado es que se reduzca el tiempo de las intervenciones plenarias. Queda claro que no tienen nada que decir y que no saben cuál es el papel de la oposición. Sobre asuntos de fondo (Cruz Conde, Urban, …) aún no han sido capaces de decir nada, entre otras cosas, porque no representan un partido político con determinada ideología, sino, justamente, la antipolítica. Disfrutarían siendos concejales predemocráticos, excepto en que ahora se encuentran con un sueldo y una presencia social relevantes. Se han quedado fuera de juego, desde que se ha comprobado que el “socio concejal” es el máximo deudor del ayuntamiento y que les ha mandado intentar parar la subasta de sus bienes. En realidad, son la representación del populismo más vulgar, por mucho que se tenga carrera universitaria, o se pasen las vacaciones en barco.

La posición de IUCA es sin duda la más difícil. No acaban de asimilar que, de ser la fuerza que ha gobernado la ciudad, prácticamente, en los últimos treinta años, ha quedado reducida a un grupo de cuatro concejales. Recuerdo cómo se divertían con los grupos socialistas cuando tenían los mismos concejales que ellos ahora. Entre sus representantes, destaca el coordinador provincial de IUCA, el “Curriqui”, que bastante tiene con mandar en el partido y con su puesto en Diputación, del que depende. A las dos compañeras que se sientan en el salón de Plenos, aún no se les ha escuchado, no sabemos si es que no tienen nada que decir o no les dejan. Así, que sólo queda Tintín Tejada, único concejal sobreviviente del naufragio y que se dedica a la “vendetta” sobre el PP. Esto es, a defender la gestión del gobierno saliente y a recordar cuál fue la posición del PP en cada asunto para enfrentarlos ante sus contradicciones.

Lo que no puedo entender, es que pretendan oponerse al PP sumándose o propiciando protestas ciudadanas como la de la Velá. No sé que hacían el “Curriqui”, Peña, Mariscal, Doblas, Tejada y otros en una protesta que se pretendía ciudadana. Mi posición sobre el “localcatolicismo” (ver entrada de hace dos meses) del PP, representado en Fray Jaén, es de total rechazo. La mayoría de las fiestas cordobesas combinan, sabiamente, la parte popular con la raíz religiosa. Debe tomar nota, el joven Nieto, que la ciudad no le ha votado para que manden las sotanas. El desprecio y la chulería con la que se muestra el ínclito responsable de cofradías del PP, deja mal a las propias cofradías y al propio equipo del PP. Si no lo controlan, el problema en la Feria puede alcanzar cotas no deseables. Pero, quien tiene legitimidad para quejarse, es el Consejo de Distrito de la zona, que es el que coorganizaba la Velá desde su recuperación.

Tampoco entiendo qué hacía parte del 15-M en la queja. Espero que no empiece a estar manipulado por la presencia de las juventudes comunistas y los históricos de la izquierda alternativa cordobesa, empeñados en encontrar la revolución que perdieron. No es el 15-M preocupado de los desahucios o de la expulsión de inmigrantes. No es el 15-M que se indigna contra la política por estar al servicio de los mercados. La debilidad de IUCA le impide movilizar la ciudad como en otro tiempo, simplemente, porque han perdido la conexión con la realidad. Estar al lado de quien se queja no sirve, si no eres capaz de darle soluciones.

Y llegamos al autonombrado “líder” de la oposición, el capo Durán, que además que corta cabezas, sitúa a los suyos y intenta que no le chuleen las listas, se dedica a hablar de ingresos. Él, cuyo único ¿mérito? conocido es que fue gerente de una empresa del que salió, o lo echaron, antes de que se hundiera definitivamente. Habrá cogido el programa electoral, olvidándose que ha sido el menos votado de la historia del socialismo, o habrá convocado al gurú Hurtado, para proponer cómo deben ser las ordenanzas fiscales. Se muestra como si no hubiera cogobernado con IUCA y mostrando un gran desconocimiento de hacienda local. Por lo pronto, es al gobierno al que le corresponde proponer el expediente de impuestos y tasas, y, a la oposición, intentar negociarlo, enmendarlo o rechazarlo. Si encima eres la cuarta fuerza política, el ridículo alcanza niveles de comicidad, si no fuera porque el PSOE no se merece este “aspirante a fenómeno”.

En cuanto al resto del grupo, les cuesta coger el sitio, y eso que se han repartido todos los puestos donde se cobran dietas, en vez de confiar en algunos compañeros del partido que iban en las listas. El Padrino Durán los ha ido sacando durante el verano para que pareciera que trabajaban. La práctica más usual, es que te hagan una nota de prensa desde la sede, y que luego te enteres que van a poner que tú lo dices. La desubicada Valenzuela, intenta quedarse en su ámbito cultural y parece pensar qué hago yo aquí. La hermanísima, asiste a la manifestación de la Velá, como una indignada más, aunque el moreno veraniego la delata. Lo que imagino es que su compañero, el Alcalde cofradiero, estaría encantado de participar en el pregón y en la procesión, aparte de a la Copa Davis que criticó. Este es el PSOE que nos queda, cada uno a lo suyo, y sálvese el que Durán diga.

Movilidad pendiente

Juan Andrés de Gracia | 7 de agosto de 2011 a las 12:29

Una de las claves en una ciudad moderna es acertar con el modelo de movilidad que se deba imponer. Venimos del siglo XX donde el automóvil fue el rey y, a pesar de las crisis energética de 1973 y siguientes, el petróleo y la gasolina eran los reyes del sistema. Hemos cumplido una década de este nuevo siglo, que sabemos estará dominado por conseguir el control del agua, de los alimentos y de la energía. A nadie le resultará extraño, enlazar los movimientos en el norte del Mogreb, con la necesidad de que las grandes empresas occidentales mantengan su posición de privilegio en una de las zonas más ricas en petróleo y gas.

Lo mismo que nuestro desarrollo económico no va a volver a estar marcado por el ladrillo, tampoco  nuestra movilidad va a poder diseñarse basándonos en el vehículo particular y el consumo ilimitado de energía. Entre otras cosas, porque es posible que una minoría tenga recursos para pagarla , pero el estado, no , y la Tierra, no puede seguir suministrando fuentes de energía no renovables. Además, los efectos sobre la calidad de nuestro aire o de nuestros ríos y subsuelo, ya es imposible de sostener, y empieza a afectarnos directamente.

El cogobierno saliente ha dejado como herencia un plan de movilidad sostenible, y un plan de accesibilidad del casco Histórico que son documentos válidos, que, aunque no se asuman al completo, plantean la necesidad de modificar la forma de movernos por la ciudad. También es verdad, que estamos un poco saciados de planes que luego se quedan en el papel y que no cuentan ni con la voluntad política, ni con los medios para ejecutarlos.

El PP ganó las elecciones con una propuesta de modificación de la planificación de la movilidad en la ciudad, y como retos a corto plazo tiene la necesidad de parar la sangría de viajeros de la empresa Aucorsa, la definición del nivel de peatonalización de la calle Cruz Conde, la apuesta por la Ronda Norte, mantener la necesidad de la CO-30 y la apertura definitiva de la Ribera, estos tres últimos retos, en colaboración con otras administraciones.

Respecto a los autobuses públicos, no hay más solución que una reforma radical en el sistema de líneas. La última reforma ha fracasado, fundamentalmente, porque el objetivo era no dedicar más recursos económicos a la misma. Si este planteamiento se mantiene, la nueva reordenación de líneas tampoco dará resultado. El modelo de líneas que pasan por el centro ha quedado superado ante la peatonalización efectuada en Tendillas-Cruz Conde y la falta de apuesta por los microbuses para el Cssco. Hay que realizar un estudio de necesidades del vecindario y luego poner los medios económicos necesarios. Si los autobuses siguen mejorando en calidad, son prioritarios en el tráfico y las frecuencias son inferiores a 15 minutos, se recuperarán usuarios.

En cuanto a la calle Cruz Conde, no hay más solución que su peatonalización total, si bien, habrá que dar alguna solución específica al vecindario que vive en el Centro-Casco. Si cerramos Cruz Conde, la peatonalización planteada en el Plan de Accesibilidad se habrá conseguido casi por completo. Hay que evitar que se use el Casco para cruzar la ciudad y que sólo entren los residentes, los servicios de reparto y el transporte público adecuado. Una vez terminado el eje Mezquita-Tejares, queda por acabar el Tendillas-Marrubial/Avenida Barcelona.

Una vez que la Junta pueda terminar las obras de la Ribera, vendrá el debate sobre si abrirla a los vehículos privados, o no. Esta ciudad, como Penélope, tiene la costumbre de tejer y destejer planes sin fin. Hay que recordar que el Plan del Río, vigente desde hace 20 años, ya marcaba la peatonalización parcial de la Ribera. Luego, el plan de Accesibilidad lo ha ratificado y el plan especial Alcázar-Caballerizas, también ahonda en esa idea. Por tanto, el debate debería estar acabado. Para cruzar la ciudad de este a oeste no se debe usar la Ribera, sino el Puente del Arenal y el cinturón Sur.

Sobre la Ronda Norte, ya expresé mi opinión de que es innecesaria, puesto que la ciudad se puede cruzar de este a oeste por la zona sur, y que el tráfico que baja de la zona norte y la Sierra, tiene salidas más que suficientes. Dice cualquier manual de moviliodad sostenible que, en cuanto se crea un nuevo vial para dar solución a un tapón de tráfico, pronto el tapón se traslada al nuevo vial. La experiencia la tenemos con los viales de Renfe. Por tanto, hay que abandonar una inversión que sólo es beneficiosa para las empresas del ramo.

Por último, la CO-30. Imagino que muchos no sabrán exactamente qué es. Las pasadas elecciones generales, Nieto incluyó en el programa electoral del PP, a imagen y semejanza de otras grandes ciudades, la construcción de la CO-30. Esto es, un anillo de circunvalación nuevo, a 30 kilómetros del centro de la ciudad. Teniendo en cuenta que la ciudad está funcionando con media Variante Oeste y con el anillo de rondas actua, también incompletol. Parece que es más que suficiente dedicarse a terminar lo incompleto y no plantear nuevas infraestructuras que sólo van a generar nuevos pelotazos especulativos.