Archivos para el tag ‘CCOO’

IUCA: Creced y dividíos

Juan Andrés de Gracia | 21 de diciembre de 2011 a las 19:52

No hay ninguna errata en el título de la entrada. Si la cita bíblica es “Creced y multiplicaos”, la historia de Izquierda Unida a nivel federal, andaluz y cordobés, siempre ha sido “creced y dividíos”, y ahora se vuelve a repetir. Hoy se presenta en Sevilla la, por ahora, corriente interna de IU, Izquierda Abierta, que promueve el defenestrado parlamentario, Gaspar Llamazares. Ya anticipó, el resistente Llamazares, en la constitución del Congreso de los Diputados, que, en cualquier caso, nadie le haría callar, y hoy empieza a hablar en Andalucía.

El momento en que se produce la presentación de esta corriente, en plena precampaña andaluza, hace intuir que pretende ganar adeptos para su causa, y que puedan ir en las listas en elaboración, para ampliar su base institucional. Por otro lado, el sitio elegido es, si cabe, más significativo: la sede de CCOO. Y lo digo, porque es muy posible que el sindicato excomunista esté buscando alianzas dentro de IU que no dependan del PCE, aún reinante en Izquierda Unida. A partir de mañana, habrá que valorar los asistentes al acto, lo que nos dará claridad sobre la fuerza que esta corriente pueda tener en el futuro cercano.

Sé que a Llamazares no le gustaría que compare esta iniciativa con la que protagonizó Nueva Izquierda hace quince años, pero es que hay muchas coincidencias entre ambas. Hay que recordar que aquella corriente, que luego se convirtió en partido dentro de IU y, tras su expulsión de la organización, intentó, sin éxito, vivir como partido independiente (Partido Democrático de Nueva Izquierda), nació con el impulso y el apoyo activo de una parte importante de CCOO que lideraba Antonio Gutiérrez, y de sectores de la izquierda social y cultural muy relevantes. El PSOE, por aquel tiempo, estuvo a punto de perder las elecciones de 1993, antesala de la derrota de 1996, preso de procesos de corrupción política y económica sin precedentes. Anguita se había dejado convencer, por parte de sectores mediáticos de la derecha, y de furibundos camaradas antisocialistas, de que el “sorpasso” era posible y que, “las dos orillas”, era la estrategia a seguir.

En ese escenario, el PCE, tras haber aceptado la creación de Izquierda Unida y de Convocatoria por Andalucía, como estructuras de unión y apertura de la izquierda más allá del PSOE, encontraba buenos resultados, y se dedicaba a laminar a todo lo que no fueran seguidores de la hoz y el martillo. En Andalucía, se dilapidó al grupo parlamentario del Parlamento andaluz, institución donde se consiguió la presidencia, en la persona de Valderas. Por aquel entonces, la “reinona” Rosa Aguilar, acusaba a González de ser la X de los Gal (¡como ha pasado el tiempo!). Tanto ella como Valderas o Llamazares, aceptaron y propiciaron la expulsión, sin más, de Nueva Izquierda en 1.997. No fueron capaces de entender el mensaje de Andalucía, donde en 1996 volvieron a apoyar al PSOE y mandaron a Rejón y al PCE, a la orilla de la oposición por haber jugado con la “pinza”. Como efecto colateral de toda aquella estrategia, Córdoba pasó a ser mandada por el PP (1995-1999).

Ahora, el momento histórico es muy parecido, aunque no idéntico. El PSOE ha perdido las elecciones locales y generales por goleada, y se avecina lo mismo en las andaluzas. IUCA ha remontado, y, por lo pronto, ha humillado a Llamazares (que se ha tragado la travesía del desierto de estos cuatro últimos años) y se ha dado la manija y la voz a los “zorrocotrocos”, el decimonónico Lara y el “aparatchik” Centella, esto es, al PCE más rancio. Esto sucede cuando, en Extremadura, Izquierda Unida se ha lavado las manos, y ha permitido el gobierno del PP, con el que ahora se ve obligado a cuasigobernar desde el Parlamento de Caceres. Las expectativas electorales, que anuncian que Izquierda Unida también puede ser decisiva en Andalucía, preocupa a los socialistas, y mucho. Voces “anguitistas” vuelven a sonar con fuerza, soñando de nuevo con el “sorpasso”, y dispuestos a volver a recordar que el río tiene “dos orillas”.

Izquierda abierta, está convencida de que no es el momento de repartirse el botín alcanzado, sino de profundizar en la creación de una alternativa de izquierda fuera del PSOE. Para ello, hay que abrirse a otras fuerzas sociales y políticas que recelan de la “monohegemonía” del PCE en IUCA, pero que solos tampoco pueden articular una alternativa de futuro. Es muy relevante que, en plena caída del PSOE, IUCA no haya conseguido más botín y que vea como UPyD, o la misma abstención o voto en blanco, hayan crecido de forma importante.

Cuando el pensamiento único conservador inunda Europa, y ha dejado sin propuestas a la socialdemocracia, la idea de sumar que defiende Izquierda Abierta parece más que razonable y procedente. El proyecto sería que la mayoría de los votos que han abandonado al PSOE, no vuelvan a él en un alto porcentaje, y se puedan sentir representados por una segunda fuerza política de izquierda con aspiraciones de gobierno. De no suceder así, en cuanto el proceso de renovación del PSOE dé resultados, como sucedió en 2000 con ZP, y vuelvan a las propuestas de izquierda, posiblemente con el viento a favor de la victoria de los socialistas en Alemania y Francia, IUCA puede acabar de nuevo como fuerza residual.

En lo que respecta a Andalucía, se entre o no en el gobierno de Andalucía, quizá sea más importante que Izquierda Unida recupere su capacidad de convocatoria, que, actualmente, deberá dirigirse a los nuevos sectores emergentes y enterrar el comunismo como ideología incapaz de dar respuesta a los retos del siglo XXI. Espero que IUCA no cometa los errores que cometió con Nueva Izquierda, y que facilitaron que fuera, esta corriente, fagocitada por el PSOE sin mucho problema. Ya sabemos que, cuando la historia se repite, a veces, lo es como comedia, pero también como tragedia. Lo malo es que, en el mejor de los casos, la sonrisa será etrusca.

La ciudad a oscuras

Juan Andrés de Gracia | 6 de diciembre de 2011 a las 12:31

Cuando hoy el joven Nieto encienda el alumbrado del Bulevar, la ciudad seguirá a oscuras. No seré yo el que critique que se reduzca el alumbrado navideño, ante la evidente necesidad de potenciar el ahorro energético . Hoy no creo que la Plataforma sobre el clima se tenga que manifestar, como hizo los últimos cinco años, ante el exceso de iluminación navideña que IUCA, formalmente más cercano a sus postulados, derrochaba por estas fechas. Aún recuerdo las negociaciones que entablaban Curro Cobos o Miguel Navazo, responsables de Medioambiente, con sus compañeros ecologistas, intentando demostrarles que el esfuerzo de reducción  del consumo de energía, era muestra de una opción de izquierdas. Claro, que Cortinas Candelario imponía su criterio, con el aval de la exministra, y todo se quedaba en gestos. Ahora, deberían reconocer que el PP les pasa por la izquierda.

Queda claro que la decisión de “los 19 escalones” no se debe a una repentina fe en el respeto ecológico, sino a las circunstancias económicas municipales. Resulta gracioso que la ingeniera Ruiz hable de la falta de apoyo económico al alumbrado por parte de los comercios de la ciudad. Se nota que es novata en estas lides y no recuerda que fue su actual compañera, la verbenera Caracuel, con ayuda del fallecido Rivas, los que cambiaron el sistema. En 1995, eran los comerciantes los que pagaban los montajes, y el ayuntamiento colaboraba con el suministro eléctrico y no cobrando ningún tipo de tasa. Desde aquel año, las asociaciones de comerciantes, entre ellas la que lideraba Cortinas Candelario, consiguieron no pagar nada y multiplicar, hasta el abuso, la iluminación navideña. De hecho, aún subsiste que el Corte Inglés y los comercios del centro abonan las instalaciones del Bulevar, si bien, con apoyo municipal.

La oscuridad de esta Navidad no deja de ser una metáfora de las perspectivas de nuestra ciudad sobre su futuro. Tras los fiascos de la Capitalidad Cultural y de los Patios, y el parón al centro de Congresos, la ciudad ha quedado sin referentes a los que agarrarse. Hoy por hoy, el único slogan del PP es recortar, bajar el gasto público y esperar a que las circunstancias económicas generales mejoren. Tras el fuego artificial de la Copa Davis, llegaremos a 2012 sin un proyecto de ciudad por el que trabajar. El propio joven Nieto reconoció que el ayuntamiento no estaba en disposición de ayudar a la ciudad, y que del presupuesto de 2o12 no hay que esperar sino subsistencia.

Lo malo es que a los representantes sociales y económicos de la ciudad, representados en el Consejo Social de la ciudad, también se le han oscurecido las luces. La valoración positiva con el que han despachado el dictamen sobre los presupuestos de 2012, sólo refleja su desconocimiento del mismo. Habitualmente, el Consejo Social Municipal encarga un informe técnico y sobre él, se hacen algunas aportaciones, que están dominadas por la alianza empresario-sindical. Imagino que a cambio mantendrán sus prebendas en el presupuesto del próximo año. Han hecho, de la aprobación del presupuesto antes de fin de año, un ídolo falso al que adorar. Justamente, este año que no hay posibilidad de inversiones, no aporta nada la pronta aprobación del presupuesto. Sólo nos será necesaria esa aprobación, para poder firmar operaciones de tesorería, esto es, para cubrir el déficit municipal subyacente, y no era urgente.

Me asombra sobre todo la falta de luces de los sindicatos provinciales de UGT y CCOO, que no se dan cuenta que el presupuesto que han dictaminado favorablemente, sólo se podrá cumplir a cambio de rebajas en las partidas de personal, mediante renegociación a la baja de convenios y reducción de la masa salarial. Asimismo, habrá una reducción de la eficacia de los servicios municipales al rebajarse la posibilidad de gastar y de invertir. Pusieron muchas más pegas a presupuestos del gobierno saliente que aportaban más a la ciudad, y que su único error era ser optimista con la situación económica y la evolución de la ciudad. Al menos, podrían haber preguntado por qué no se licita el centro de Congresos, que generaría cientos de empleos, cuando el presupuesto demuestra que hay recursos para ello y ningún problema legal, puesto que no era necesario endeudarse el próximo año al tener remanentes más que suficientes, esos que Maquiavelo Torrico afirmaba, falazmente, que no se sabían donde estaban.

Tampoco entiendo a los sectores ciudadanos del Consejo Social, cuando han aceptado la imposición de un plazo insuficiente para estudiar en profundidad el documento, y cuando no se recogen sus principales aspiraciones. Las partidas que se dirigen al tercer sector disminuyen notablemente, y se condicionan a la creación de empleo. El presupuesto cultural se reduce notablemente, las partidas para cooperación no alcanzan el 0,7 consolidado, no hay partidas suficientes para el mantenimiento adecuado de los servicios (la limpieza, el transporte, la seguridad, etc.). No se cumple el programa electoral del PP en cuanto a plan cuatrienal de inversiones y obras, hasta el punto, que las reivindicaciones ciudadanas quedarán en el cajón. El temor que se ha metido en el cuerpo de la periferia, es síntoma de esta situación. Y, lo que es más importante, el presupuesto no generará empleo.

Esta ciudad ha vuelto a la oscuridad. Es cierto que llevaba tiempo deslumbrada por destellos sin fundamento, pero ahora caemos en la ceguera. Córdoba está ciega a que ha perdido su caja de ahorros y a cómo se ha hecho; a que cierran sus empresas sin descanso, y sin saber cómo parar; a que alcanzamos casi 42.000 parados; a que cada vez más parte de nuestro vecindario se queda sin vivienda y en la calle; a que nuestros polígonos industriales están desiertos, … Ante todo ello, el ayuntamiento renuncia a liderar el cambio y sólo culpa al pasado, sin saber que ellos mismos son parte de ese pasado. Si Merino permitió que Fray Langostino inaugurará las Tendillas, simbolizando la subordinación del poder civil al religioso y económico, el Obispo se encarga ahora de inaugurar el Belén, demostrando la misma dependencia, pero en crisis. Que alguien encienda cuanto antes la luz.