Archivos para el tag ‘Cecosam’

Gobierno municipal: 2ª parte

Juan Andrés de Gracia | 8 de mayo de 2012 a las 19:43

A la par que el gobierno de los “19 escalones” estaba reunido escuchando la remodelación de gobierno, publicaba ayer la entrada sobre la necesidad de esa remodelación. Les aseguro que la coincidencia temporal se debió, exclusivamente, a eso, al azar, eso sí, basado en un análisis de la situación del ayuntamiento que pedía a voces los cambios. Desde luego, por mucho que se empeñe Maquiavelo Torrico en hablar de que esta remodelación estaba anunciada, la realidad, que se puede comprobar en la hemeroteca, es que solo se hablaba de “breves retoques” motivados por la entrada de Culebrón Pedraza. Al final, no solo ha habido cambios de delegaciones, sino de la misma estructura de gobierno, lo que refleja que, la existente hasta ahora, se ha demostrado ineficaz en gran medida, y que la Casa de los Muchos (eso de ser el gobierno más extenso de la historia de la ciudad), provoca disfunciones al atomizar la toma de decisiones. En una entrada antigua ya me mostré favorable a que se renunciara a los nombramientos por Ley de Grandes Ciudades por innecesarios.

Por tanto, mi primera impresión no puede ser sino positiva, por el hecho de que se intente enderezar un barco que navegaba a la deriva. Ahora, solo les falta reformular el programa de gobierno, puesto que el electoral ya no es válido, ante su incumplimiento continuo, que se hará evidente cuando se cumpla un año de gobierno local. Maquiavelo Torrico intoxica y confunde cuando reclama, de nuevo, el empleo como el motivador de esta crisis de gobierno. La importancia que se le dio a la reducción de áreas queda ahora corregida, al aumentar de cuatro a cinco, lo que se acompaña con la desaparición del invento de los “órganos colegiados” por alegales e inútiles. La lástima es que, lo que ha hecho el pluriempleado Nieto, es componer un puzzle para los retos inmediatos del próximo año, perdiendo la oportunidad de hacerlo para los tres que quedan de mandato.

El alcalde en prácticas, Nieto, ha dispuesto, como he dicho antes, cinco áreas, y ha puesto al frente de cada una a un miembro de su núcleo cercano. La primera, la de Presidencia, con Maquiavelo Torrico al mando. Con él, cuatro delegadas débiles: las recién llegadas Culebrón Pedraza y Verito Martos, así como la Benefactora Córdoba y la Periférica Ruiz. Lo más llamativo es la degradación de la ingeniera Ruiz, motivada por sus conflictos con el vecindario, quedándose con una delegación sin obras que hacer. Lo más provocador es el nombramiento de Miss Pedraza al frente de Igualdad, que imagino no ha sido nada bien recibido por los colectivos de mujeres. A la ociosa Córdoba, se le obliga a trabajar algo, al ponerla al frente de Participación, justo cuando tiene levantado el movimiento ciudadano.

El área de Hacienda acoge a Duracell Rojas y recupera a la hiperactiva Sola, bajo el mando del becario Bellido. Lo del Abuelo Rojas no deja de ser una jubilación anticipada, dedicado a los caracoles, la venta ambulante y las rebajas. Volver a poner a Sola, la fiera, al frente de Personal, significa la derrota de los modelos del liquidador Navas, por mucho que fuera asesorado por CECO. Se busca una persona que conozca la administración y que conozca cómo se negocia con empleados públicos. TíoGilito Bellido se queda, así, al frente del plan de ajuste, con una economía encauzada y pendiente de que no se le desmande la partida de personal.

El liquidador Navas ha pasado directamente al área de Promoción, donde su función va a ser más necesaria. Encargarle del des-empleo, es encargarlo de cerrar el  IMDEEC. Además, sigue con Cecosam en su camino hacia la privatización, y acoge al Reina Padre para tutelar el fin del IMDECO. Para endulzar la labor, se incluye a Sor Caracuel, convertida en Reina de las Fiestas, tras puentear a Fray Jaén; y a Bonachón Moreno Calderón, que continúa como un pelícano entre tanta gaviota. Dar a AgroNavas la competencia de Turismo, es reconocer que se va a centralizar toda la política turística en Diputación. La anécdota de Agricultura, es un capricho personal, por mucho que se venda el proyecto virtual de Agrópolis.

Pelotazos Martín encabezará el área de Urbanismo, y consolida sus competencias, olvidando el tripartito que formaba con Comercial Sousa y Primo de Jurado. La primera, continúa en el área, pero convertida en la sargenta Sousa, al frente de Seguridad, abandonando sus promesas de agilizar licencias. La superintendenta Tamayo se centra en el tráfico y Aucorsa, compensándola con una tenencia de alcaldía, pero siendo víctima de su mala relación con los sindicatos. Por último, se asila a Fray Jaén, convertido en el Florido Jaén, en una labor que se prevé, por suerte, sorda. Eso sí, se le reserva su penitencia gustosa: La Semana Santa.

Como área marginal queda el de Familia, pues, Mª Jesús, la Botellona, por razones de equilibrio interno, va a la Diputación, posiblemente, con puesto de vicepresidenta. Y la Glamurosa Arcas retorna a Educación, a pelearse con las peticiones de los colegios, tras una triste gestión al frente de Mujer, donde solo se le recuerda las subvenciones a entidades antiabortistas. Y eso que insisten en que mantienen el estado de bienestar. Habrá que ver si mejora algo tanto cambio.

Ayuntamiento de Córdoba: Se vende

Juan Andrés de Gracia | 30 de abril de 2012 a las 13:35

Con la excusa de la búsqueda de ingresos, el gobierno de los “19 escalones” ha empezado a proponer la venta de parte del patrimonio inmueble municipal. Con la excusa de poder vender aparcamientos, Tristón Martín anuncia que se pondrá en el mercado el subsuelo municipal. Con la excusa de estabilizar las cuentas, el becario Bellido quiere vender la mayoría de la empresa municipal de cementerios. No sabemos con qué excusa, quieren hasta vender la Carriola del rosismo. Mientras, no nos explican por qué no logran vender el patrimonio embargado al “malayo” Gómez. Lo cierto es que, siguiendo el modelo “pepero” de reducción de lo público, el joven presidente-parlamentario-alcalde, Nieto, ha decidido empezar a ver qué se  puede vender.

En lo que respecta al patrimonio inmueble municipal, la joya que han encontrado es el edificio municipal de Gran Capitán. El interés de promotores inmobiliarios de hacerse con ese edificio viene de antiguo, puesto que su ubicación asegura una buena rentabilidad económica a la operación. Las ofertas han llegado al ayuntamiento desde hace veinte años, al menos, pero siempre han chocado con lo que marca el PGOU. El edificio tiene calificación como equipamiento, y para darle uso residencial o comercial necesita de una modificación del PGOU, donde, además, se le permita más altura y edificabilidad, lo que a su vez choca con la protección del edificio, que habría también que modificar. Hay que reconocer que la casa, internamente, no reúne condiciones de operatividad, y que no es mala idea rentabilizar las oficinas del estadio El Arcángel.

En cuanto a otros edificios, como el Matadero, habría que estudiar su mejor rendimiento, pero no caer en su entrega a entidades lucrativas de forma casi gratuita. Siempre he pensado que el Matadero sería un estupendo suelo para levantar un aparcamiento que diera servicio a la zona de la avenida de Barcelona y al barrio de la Fuensanta, a la vez que a una parte del Casco Histórico. Otros edificios municipales, recientemente remodelados, como la casa de Huerto San Pedro el Real, tenían un uso previsto que ahora hay que valorar si es un coste asumible, pero no ir de forma ciega a su privatización. Sí me parece adecuado que, determinados edificios, como la Caseta de la Victoria o la Pérgola se pongan en valor con ayuda del sector privado mediante el sistema de concesión.

Sobre la venta del subsuelo municipal, me parece que oculta otras intenciones que no se nos revelan. El sistema de concesión administrativa de plazas de aparcamiento por 75 años, renovables, es más que suficiente si lo que se quiere es una plaza de aparcamiento, y si queremos evitar que se haga posterior negocio especulativo sobre un bien público. La repercusión que podría tener sobre los que actualmente son concesionarios de una plaza en la avenida de Barcelona o de la avenida del Aeropuerto, por ejemplo, me suena a pelotazo. Si hoy en día no se cubren las plazas que se ofertan al vecindario, es porque las circunstancias económicas no aconsejan un gasto extra en la adquisición de una plaza de aparcamiento. El que quiere escriturar el suelo o subsuelo busca negociar con él.

La venta de Cecosam, aunque sea parcial, no me cuadra, aunque la justificación sea que hay empresas privadas deseando invertir en Córdoba en ese sector. Imagino que no se refieren en el servicio de cementerio, si no al complementario de Tanatorio, Crematorio, … De todas formas, no sé donde está lo atractivo de la citada inversión, puesto que el “mercado” es, por suerte, limitado, y chocaría con la empresa Tanatorios de Córdoba, que, prácticamente, actúa en régimen de monopolio. La excusa de que no podemos soportar lo que nos cuesta Cecosam es discutible, si tenemos en cuenta que está en torno a 200.000-300.000 euros de nuestros impuestos, mientras que Sadeco o Aucorsa están por encima de los 12 millones de euros de esos mismos impuestos. Habrá que rebajar los costes, pero la venta de la empresa no tiene visos de realidad, al menos en su tamaño actual.

Por último, no me parece mal que se venda la Carriola del rosismo, aunque me parece que la manera en que ha sido tratado el hecho ha sentado muy mal en la Hermandad. Este mismo año, se han comprado bateas y trajes para la cabalgata de reyes, o se ha incrementado el gasto en palcos para Semana Santa. Si lo que pretendían es atacar a la conversa Rosa, en plena proceso electoral, el efecto fue bastante pobre. Más se tendrían que dedicar a intentar conseguir que el concejal deudor nos pague lo que nos debe a todos los cordobeses. No tenemos noticias de que se estén realizando nuevas gestiones para ello y, mientras, se sienta en el Pleno esperando que alguien le legalice las Naves.

 

 

De recorte en recorte, hasta la liquidación final

Juan Andrés de Gracia | 15 de abril de 2012 a las 14:35

Tras el 25-M, el gobierno del joven Nieto ha enterrado su programa electoral y ha sacado el manuel del buen podador. Primero, ha usado la excusa de la herencia, y no es que la situación que han recibido no tenga sus luces y sus sombras, pero para nada está el ayuntamiento de Córdoba en situación de urgencia. Se necesita controlar la maquinaria municipal, pero no asfixiarla. Luego, les ha venido muy bien el plan de pago a proveedores, o, mejor dicho, el plan de ajuste que se ha debido presentar para los próximos diez años. En  el documento elaborado, se han volcado todas las ideas que, sin estar en el programa, se han convertido en la esencia de su gobierno. Los “19 escalones” han pasado doce años en la oposición, para ahora no proponer nada más que desmantelar el sector público. Y lo dice alguien que no cree en las políticas de déficit ni de deuda como base de la gestión local.

Al IMDEEC, le han preparado un entierro justificado con una comisión de investigación donde no se ha desvelado ninguna problema irresoluble. Ya he publicado diversas entradas sobre el tema, por lo que no voy a insistir más, por ahora. Pero ahí no se va a quedar la cosa. El plan de ajuste quiere meter la tijera a la Gerencia de Urbanismo, al contastar que los fondos municipales que van a ese organismo están dedicados, casi por completo, al pago de personal. Lo cierto es que una vez que la Gerencia ya no consigue ingresos propios. y que la actividad urbanística se ha reducido casi a cero,  su existencia ha sido cuestionada y a los especuladores les viene muy bien. Lo hizo el aspirante a fenómeno, Durán, en un momento de lucidez, en plena campaña electoral, y ahora tiene difícil dar marcha atrás. Parece que el fichaje del “supergerente 86″ Martínez (no creo que sea el “facha”), no ha servido para nada, a pesar de sus importantes emolumentos. La intención es hacer un derribo controlado de la entidad, pasando deeterminados servicios al ayuntamiento. Pero que no nos engañen, lo que buscan es reducir los costes de personal, por lo que, o habrá personas despedidas, o tendrán que rebajarse salarios.

Detrás, aunque es posible que se adelante, viene el Instituto de Deportes. Como estructura municipal tiene externalizados la mayoría de los servicios, pero al cerrar las oficinas de Lepanto se ha encontrado que las dos instalaciones que gestiona directamente (Vistalegre y Fontanar) están repletas de trabajadores. El objetivo no es otro que reducir esa carga más pronto que tarde. Mientras, han estado reduciendo gastos de los clubes de fútbol, de las salas de barrio, … pero, en breve, tendrán que tomar una decisión definitiva. Igual que tendrán que hacerlo con Cecosam, en la que han anunciado entrada de capital privado, pero nada han dicho de “gestión privada”. Hay que reconocer que esta empresa, desde sus orígenes, está sobredotada de personal, y que los limites de su negocio han obligado a que las transferecnias municipales se tengan que mantener en niveles elevados.

Por ahora, Sadeco y Aucorsa se han librado de estas actuaciones radicales. Sadeco había conseguido un preacuerdo donde los trabajadores se limitaban sus salarios en los próximos años, a la vez que aceptaban trabajar más horas. Lo malo es que Aucorsa ha hegociado otro preacuerdo que es claramente mejor que el de Sadeco, por lo que este ha quedado reventado. Sadeco cuenta con un plan de saneamiento que ahora puede haberse convertido en papel mojado. Aucorsa  estaba en ello, pero antes pretendía reformar las líneas para rebajar costes. Lo cierto es que parece que cada uno ha ido por su cuenta. Si Pitagorín Prieto se había apuntado un tanto con su preacuedo antes de las elecciones autonómicas, Cierres Sierra le ha devuelto la jugada. Y es que ya anticipamos hace algunos meses que, una vez se asentara el “gobierno de los muchos”, cada uno pasaría a defender su trocito de poder por encima de las teorías del Becario Bellido. Incluso habiendo aprobado el plan de ajuste, veremos contradicciones día a día.

El PP ganó las elecciones municipales con holgura, pero ahora tiene que ser capaz de gestionar lo público, no demolerlo. Su teoría política es favorable a la mínima actuación administrativa, pero cuando uno se dedica a ello, acaba queriendo crecer. El joven Nieto tenía la ocasión de reestructurar profundamente su gobierno, pero si no gobiernan Andalucía, solo podrá despedir a la hippy Alarcón, y soportar a Duracell Rojas, entre otros. La próxima entrada de la miss, unida a la ausencia permanente del Reina Padre, entre otros, hace que la coherencia ideológica y capacidad de gestión, en esta difícil época, deje mucho que desear. Al menos soltó el lastre de Primo de Jurado, algo es algo.

PP: Caballo de troya

Juan Andrés de Gracia | 7 de abril de 2012 a las 13:18

¡Qué complicado debe ser para los “19 escalones” gestionar aquello que pretenden que no exista! Para los “peperos”, lo público es sinónimo de derroche, de corrupción, de ineficacia, … en definitiva de todo aquello que suena y huele mal, pero no tienen ningún reparo en presentarse a las elecciones municipales para intentar proceder a su entierro e incineración, a ser posible, en una Cecosam privatizada. Actúan, por tanto, como verdadero Caballo de Troya, que presenta su mejor cara (con botox de primera calidad) y su fluido verbo (de colegio de monjas), para conseguir el apoyo mayoritario del vecindario, ocultando en su terso vientre (de cirugía de clínica privada) el rechazo a lo público, simplemente, por ser de todos (lo de la igualdad, lo llevan fatal). La “casa de los muchos”, como meros delegados de los poderes económicos de la ciudad y miembros de un escándoloso Cecogobierno, se ven llamados a dar paso a la empresa privada, a despotricar del salario y trabajo de los empleados públicos que dependen de ellos, y a alabar, sin más, al primer “emprendedor” que pasa por la puerta, más aún, si es familiar o cercano.

Quien trabaja en lo público y, además, ha tenido alguna responsabilidad pública, como es mi caso, conoce de primera mano los defectos de la gestión pública, pero también de sus virtudes, que las tiene. No me siento contento de que hayamos creado empresas y organismos autónomos para ser más eficaces, y que luego caigamos en los vicios de siempre; no puedo conformarme con que a pesar de contar con buenos salarios y condiciones laborales, la productividad no sea la que merece el vecindario a quien nos debemos; no quiero creerme que lo público es una agencia de colocación de compañeros, allegados y familiares, ya sea alterando los procedimientos establecidos o usando la vía de designación política. Podría seguir, pero prefiero equlibrar mi intervención mostrando mi disconformidad con la empresa privada basada en la generación de beneficios particulares y no en el bien colectivo; en los bajos salarios y falta de derechos laborales; en la búsqueda de la rentabilidad económica por encima de la rentabilidad social. Si lo público tiene defectos, la privada no se queda atrás. Cuestión de opciones.

Llegamos, pues, al centro del argumentario que practican, obligados, desde el joven Nieto a la hermanísima Botella “sin gas”, para atacar a lo público, que deberían defender desde su papel de gestores elegidos para ello, que no es otro que el coste y la rentabilidad. Lo que le molesta a la mitad de la población, la que vive cómodamente, es usar su dinero para el bienestar común, esto es, pagar impuestos. Ha sido siempre la bandera de los “peperos” bajar o hacer desaparecer todo tipo de aportación a lo colectivo, excepto las colectas benéficas, y, para cuando no tienen más remedio que hacerlo, han inventando un nuevo slogan: “a cada uno según lo que aporte”, pervirtiendo el concepto redistributivo de la riqueza que sustenta la concepción progresista de la imposición fiscal. Para conseguir pagar menos, solo se les ocurre cerrar servicios o rebajar derechos laborales, con lo que, los que tienen suficientes ingresos, buscan lo necesario (educación, salud, ocio, …) en lo privado, pero, los que no llegan a fin de mes, se tienen que conformar con poco más que la beneficiencia. Y repiten, como si fuera verdad, aquello de que no están para pagar “vagos y maleantes”, como si no viéramos, día a dia, que donden más abundan, es donde más dinero se maneja. Lo malo es que hasta ZP inventó aquello de que era de izquierdas bajar impuestos, y así nos vemos, sin ingresos para mantener lo público.

Ya en la época del engominado Merino, acuñaron aquella sentencia de que “en Cultura dejaremos solo lo que sea rentable”, olvidando que los servicios, programas y actividades públicas cuentan con los impuestos para financiarse. A veces, utilizamos las tasas para que pague más quien se beneficia directamente de lo público, pero eso no es aplicable de forma  indiscriminada, salvo que se pretenda limitar el acceso a quien pueda pagarlo, independientemente, de que se haga progresivo el pago. Ahora, el plan de ajuste, o, más bien, de liquidación municipal, que han aprobado, insiste en extender la falsa idea de que los servicios y programas municipales son todos deficitarios, olvidándose de que tenemos la cobertura de los impuestos para financiarlos. Lo público no es una empresa que tiene que dar beneficios económicos, sino ser rentables en cuanto a la relación entre su coste y el beneficio social que generan. Habrá que dejar de prestar, o modificar, aquellos en los que esa relación sea costosamente desequilibrada, pero, no por ello, tenemos que poner en cuestión la estructura pública, que tanto nos ha costado crear para el beneficio común.

¿Privatizaciones “peperas”?

Juan Andrés de Gracia | 3 de abril de 2012 a las 13:29

Sobre el plan de ajuste que han preparado el joven Nieto y sus 19 escalones, me parece necesario hacer algunas reflexiones, empezando por las “privatizaciones”. Desde la izquierda, se suele acusar a la derecha, de ser proclive a pasar al sector privado servicios y empresas que podrían tener mayor rentabilidad social en lo público. Por otra parte, la derecha acusa a la izquierda, de insistir en que lo público se ocupe de actividades que pueden desarrollarse, tranquilamente, desde lo privado. Las posturas varían desde el extremismo de “todo privado” o “todo público”, a fórmulas mixtas, con distinto peso de una y otra opción. En cualquier caso, el debate está muy ideologizado, pero ya desde la izquierda se admite que no tiene sentido una administración pública omnípotente, y, desde la derecha, se concibe que hay distintos servicios que pueden gestionarse mejor desde lo público.

En esta ceremonia de la confusión sobre qué es privatizar, se cuela además la posibilidad de descentralizar o externalizar servicios, mediante empresas u organismos autónomos y concesiones administrativas, entre otros sistemas legales. Para la izquierda más dogmática, todo lo que no sea funcionarizar la gestión, es un error, y lo consideran una privatización de hecho. Poco les importa que la toma de decisiones y la dirección sean públicas, y que no se basen en la búsqueda del beneficio lucrativo. Es curioso que, sin embargo, reciban como contestación el rechazo generalizado del funcionariado, convertido en un adversario del resto de los trabajadores por mor de sus supuestos priviliegios.

Tras esta toma de posición, se puede afirmar que el plan de ajuste presentado por el becario Bellido, sólo incluye una privatización parcial de una empresa municipal: Cecosam. Propone la entrada de capital privado para convertirla en empresa mixta, con mayoría accionarial pública. Aduce razones de competitividad en la ciudad, y el presunto interés de nuevas empresas por establecerse en Córdoba, que podrían provocar mayores pérdidas a la empresa pública. Le dedicaré una entrada específica esta semana, pero, por lo pronto, me interesa remarcar que ello supone un incumplimiento más del programa electoral, donde el joven Nieto repitió machaconamente que nunca privatizaría empresas ni servicios. Más parece una avanzadilla sobre lo que será la política futura del PP respecto a privatizaciones. No me tranquilizó que, en el Pleno, el becario Bellido hablara de que existían ofertas en firme para la compra de Emacsa. Llegó a plantear que, solo con esa venta, se solucionarían los problemas económicos municipales, así que no descarto que vuelvan a ello más adelante.

La propuesta de externalizar servicios, como la Escuela Infantil y la Residencia de Ancianos, no se pueden calificar de privatizaciones, por mucho que el nuevo coordinador lcoal de IUCA, el impulsivo Florido, se rasgue las vestiduras repartiendo insultos. Es cierto que los sindicatos municipales no están por la labor, pero en plena crisis de ingresos de los ayuntamientos. hay que plantearse si hay servicios que pudieron tener sentido su prestación municipal, pero ahora lo han perdido. Ya pasó, gobernando IUCA, con el laboratorio  o el matadero municipales, y se intentó con el zoológico o con los mercados, aunque, en este último caso, curiosamente, fue el PP, el que salió en su defensa de forma feroz, y ahí están penando y sumando un coste innecesario a las arcas públicas. El abastecimiento de la población está plenamente asegurado mediante los comercios privados que ofrecen todo lo que el vecindario puede necesitar. Se cerraron los mercados del Parque Cruz Conde o del Alcázar, y nada ha pasado, excepto un ahorro para las arcas públicas. También dedicaré una entrada específica a ambos servicios, pero anticipo mi posición de que es necesario que las entidades locales reflexionen sobre los servicios a prestar y su necesidad.

Por último, la Casa de los Muchos habrá agradado a la izquierda más dogmática al plantear que la Gerencia de Urbanismo, el Instituto de Deportes o el IMDEEC vuelvan al ayuntamiento matriz y abandonen su autonomía de gestión. En el plan de ajuste, aparece como un hecho, en forma total o parcial, pero se ha anunciado que solo se aplicará si no se controla el gasto de personal, o sea, como una especie de chantaje. Quizá habría que reflexionar sobre las razones por las que, entidades creadas para mejorar la gestión, han acabado teniendo los mismos vicios, lastres y problemas que antes, por lo que es lógico que se plantee su continuidad. Lo malo es que, detrás de esta vuelta a casa, lo que los peperos pretenden es, simplemente, ahorrar, puesto que solo lo harían los funcionarios y los laborales indefinidos con condiciones, pero quedarían fuera el resto de trabajadores. O sea, sería un ERE encubierto. Ya aclararé más en otra ocasión.

Semana de pasión municipal

Juan Andrés de Gracia | 29 de marzo de 2012 a las 12:05

Anunciaba en una entrada. hace unos días, que esta semana sería decisiva para Córdoba, ciudad y provincia, y para el gobierno municipal de los “19 escalones”. Hasta ahora, las elecciones andaluzas y la huelga general de hoy, han supuesto que se den cuenta que el desgaste “pepero” va a avanzar más rápido de lo que pensaban. Las llamadas al sacrificio del vecindario están chocando con la realidad, ya de por sí, suficientemente dolorosa para gran parte de la población cordobesa. Y ahora toca que el joven Nieto desvele cuáles sus planes a corto y medio plazo, obligado por el plan de ajuste, a diez años vista, que debe aprobar mañana el pleno.

El sistema de pago de la deuda a proveedores, impuesto por el gobierno de Manostijeras Rajoy, es, intrínsicamente, un arma para estrangular a los ayuntamientos, con la excusa de evitar el déficit público. En nuestro caso, todos reconocen, excepto cuando toca intoxicar a Maquiavelo torrico o al Becario Bellido) que las facturas pendientes del ayuntamiento de Córdoba, en torno a 23 millones de euros, suponen una cantidad razonable en comparación con el de ciudades de nuestro entorno, incluso las gobernadas desde hace años por el PP. Sólo hay que mirar al ayuntamiento de Granada, que casi cudriplica la cantidad. Si tenemos en cuenta que, en la mayor parte de los casos, las facturas no pasan de seis meses de antigüedad, la situación se hace aún más favorable a la herencia recibida.

Pues bien, el plan de ajuste preparado conlleva una subida muy importante de los ingresos a través del incremento del IBI urbano mediante una revisión catastral (que llegaría en el peor momento) e incremento general de las tasas, así como a la extensión del copago en muchos servicios municipales.  Se anuncia que la reducción de la presión fiscal solo será posible a… ¡medio plazo! La reducción de gastos ya no pasa por la austeridad, sino por la reducción de las partidas de personal, que solo es posible de dos formas: o mediante rebaja de salarios o mediante despidos y reducción de contrataciones.

En lo que afecta a servicios municipales, se opta por la externalización de los mismos, que solo supondrá ahorro si apareja una reducción, como siempre, de personal. Eso solo significa incoporar al frente de la Escuela Infantil o de la Residencia de Ancianos de empresas que, para llevarse un beneficio, han de sacarlo de la reducción de los salarios y las condiciones laborales de los trabajadores que contraten, además de conseguir que se pague por el servicio sustituyendo la subvención del mismo. Tengo claro que no serán los únicos servicios que pasen por esos procesos, y que se va a contar con la oposición sindicial para llevarlos a cabo.

En cuanto a las empresas municipales, parece desecharse el “holding” prometido para Emacsa, Aucorsa y Sadeco, y solo se apuesta por el desarrollo de gestiones comunes que puedan suponer ahorros en compras, servicios, etc. Diferente es para Cecosam, donde inician su camino privatizador, mediante la venta de acciones. Teniendo en cuenta las limitaciones del mercado por razones obvias (descenso de la mortalidad), no se oculta que a la empresa que le interesa comprarlas, será para ganar dinero, lo que solo se podrá conseguir cobrando más o rebajando gastos mediante reducción de personal y salarios, especialmente. El sector privado local de los tanatorios actúa en régimen de monopolio, por lo que la empresa solo puede subsistir si es competitiva, y ya sabemos lo que ello supone.

Respecto a los organismos autónomos (Gerencia, IM Deportes, IMDEEC), la propuesta va en la misma línea, puesto que la recuperación de la municipalización del servicio, presentada como alternativa al coste salarial, solo busca ahorrarse los costes del personal laboral. De no hacerse así, el ahorro en costes será insuficiente para lo que pretende el plan de ajuste. Queda claro, que la nueva reforma laboral permite a las instituciones públicas despedir con 20 días por año trabajado, solo por tener una reducción de ingresos durante dos trimestres, y no hay entidad municipal que no cumpla ese ratio. Por tanto, estamos en la antesala de ERES municipales. No hay ni que decir el conflicto social que se avecina.

Esta peculiar Semana de Pasión municipal, previa a la que le gusta disfrutar al joven Nieto de Semana Santa, continuará mañana con la liquidación municipal, que generará un déficit que podría superar los 20 millones de euros. Ello obligará a reducir el presupuesto actual en esa cantidad, con lo que los recortes volverán a estar de actualidad en el ayuntamiento de Córdoba. Tan sólo faltará que Látigo Soraya anuncie el viernes los presupuestos municipales, y ya sabemos, por lo que van anunciando, que significará que la Semana de Pasión no termine con ningún Sábado de Gloria y Domingo de Resurrección, sino con un descenso a los infiernos.

Reforma administrativa “interruptus”

Juan Andrés de Gracia | 22 de marzo de 2012 a las 18:26

En su incansable labor de campaña electoral a la que está dedicado, el joven Nieto ha presentado la Fundación Agrópolis, rodeado de importantes referentes políticos, universitarios y económicos, aunque es una incógnita saber para qué va a servir. Con ello cumple una promesa electoral (loados sean los dioses) y ello siempre es positivo, pero, a la vez, incumple otra: la reducción de organismos municipales. A este anuncio, además, se une el de la próxima creación de una sociedad mixta que gestione el Centro de Convenciones. No hay que olvidar que estos entes mixtos deberán tener estructura propia (personal, recursos, …) si se quiere que sean operativos. Otra cosa es que, la recién anunciada Fundación Agrópolis, sea un cascarón vacío organizado a mayor gloria de Navas, el liquidador.

El trabajo encargado al supergerente 86 de la Gerencia de Urbanismo, Martínez “el bienpagado”, sobre la reducción de entidades municipales, en la línea que ha anunciado Manostijeras Rajoy y el propio señorito Arenas, no parece producir resultados. Sobre la unión de las empresas públicas de servicios que debería integrar a Sadeco, Aucorsa, Emacsa y Cecosam en una especie de holding, nada sabemos, y todas ellas continúan actuando de forma individual. Incluso la idea de ir a la unificación de convenios parece encontrarse en un callejón sin salida. La ponderada capacidad teórica del supergerente, parece chocar con la tozudez de la realidad, y desconocemos a qué dedica su tiempo. La sospecha de que esté preparando ERES a gogó, a mayor gloria de la reforma laboral, gana peso y preocupa a los empleados públicos.

Por otro lado, la unificación de las entidades dedicadas al urbanismo (Gerencia de Urbanismo, Vimcorsa, Procórdoba), ha derivado en el anuncio de mantener a Procórdoba, usando el truco legal de pasarle las acciones de Vimcorsa para equilibrar su situación económica. La fusión de ambas parece alejarse, una vez que se ha aprobado una póliza de 18,2 millones de euros a nueve años vista, y se han presentado informes que hablan de la actividad de la empresa más allá de 2020. Incluso, se ha obviado, una vez más, el informe de la intervención municipal (a al que prometieron obedecer fielmente, y usaron como bastión contra el cogobierno saliente) que solicita que se replantee la existencia de la empresa, por falta de recursos para su supervivencia. Hay que reconocer que Procórdoba ha quedado con escaso personal y actividad, sin sede propia y se mantiene, casi exclusivamente, a niveles formales, pero sigue siendo la poseedora de los suelos municipales, por lo que su importancia sigue siendo alta. La duda recae sobre la capacidad de Vimcorsa de asumir, sin problemas para ella, la situación económica de Procórdoba una vez que esta se convierta en su propietaria.

Sobre los organismos autónomos, parece que seguirán trabajando separadamente, aunque tengan por encima una misma dirección general. Las mayores dudas recaen sobre el IMDEEC, debido a la causa general abierta a través de la comisión de investigación que sufre. Los continuos anuncios de judicializar la cuestión abierta no ayudan para nada. Pero el Gran teatro, el Jardín Botánico, o el Instituto de Deportes actúan con medios y fines propios, sin que parezca amenazada su continuidad, aunque sí la de su plantilla. No ha ocurrido igual con la Fundación sobre la Capitalidad, que ha quedado desmantelada, por mucho que se quiera vender que seguirá activa. También ha entrado ahora en cuestión el Consorcio de Turismo, especialmente, tras las noticias de prensa relativas a la gestión empresarial de su presidente, Vicente Carmona. No deja de ser extrañamente curioso que, cuando se han decidido a cargarse el Centro de Congresos de Miraflores, y se promociona un virtual Centro de Convenciones, se haya filtrado información contra él que, además, es el gestor del actual Palacio de Congresos. La próxima salida del gobierno municipal de la hippy Alarcón y la falta de apoyo expresada por el joven Nieto a Carmona, pintan un escenario de preeminencia del empresariado constructor (leáse Massa Carreto) al hostelero (difícil papeleta para el reelegido Toni Palacios). De hecho, no se oculta el malestar, en toda la hostelería de la zona del Casco, sobre la decisión del Cecogobierno de mandar al extrarradio el Centro de Congresos. Pero nadie se atreve a polemizar por temor a represalias. ¿Habrá sido una la de Vicente Carmona?

 

A gerente “muerto”, gerente puesto

Juan Andrés de Gracia | 12 de octubre de 2011 a las 13:02

La reestructuración administrativa y organizativa de “La casa de los muchos” no parece acabar nunca, dando sensación de provisionalidad y de no saber exactamente a dónde quieren llegar. Más que tener una hoja de ruta perfectamente perfilada, parece que actúan a golpe de impulsos y presos de declaraciones y de presiones internas. A nadie saben explicar qué perfiles están buscando, y como casa el nombramiento de nuevos gerentes con la anunciada creación de dos entes que reúnan al grueso de las empresas municipales prestadoras de servicios, por un lado, y a las entidades de ámbito social y cultural, por otro. Además de la unión de los organismos relacionados con el urbanismo en la que están embarcados.

En lo que respecta a las empresas prestadoras de servicios, en Emacsa no han tenido problemas y mantienen a Arturo Gómez, hombre de la empresa, que ya ocasionalmente ocupó el puesto. Mientras, Antonio Jiménez, al que sustituyó por razones estrictamente personales, actúa como asesor de la empresa. También continúa el gerente de Cecosam, José Cabrera, que parece que no les causa especial inquietud. En Sadeco, la entrada de Antonio Prieto, en sustitución de Ignacio Ruiz Soldado, se ha solventado con facilidad al ser este último, empleado del ayuntamiento, por lo que ha reingresado como director general de Familia y Servicios Sociales. En parte, es una contradicción respecto a su intención de contar con personal de la casa y no hacer fichajes externos. Más complicaciones han encontrado con la sustitución de Vicente Climent al frente de Aucorsa, porque no ha aceptado la solución de permanecer como alto cargo de la empresa, y ha solicitado casi 500.000 euros de indemnización. De tener que abonar esta cantidad, Aucorsa tendrá que pedir al ayuntamiento que le transfiera el dinero, ante la debilidad de sus arcas. Su sustituto, Carlos Sierra, por ahora no ha demostrado saber cómo parar la sangría de usuarios que sufre la empresa.

Mientras, el supergerente 86, Juan Luis Martínez, tiene encomendada la formación de esa Agencia Pública Empresarial Local que tendría un único gerente, y que debería conseguir mayor eficacia en la gestión y reducción de los costes. La labor no es fácil porque hay que aunar objetos sociales diferentes, relaciones laborales muy diversas y situaciones económicas muy complicadas excepto en el caso de Emacsa. Por cierto, una vez que se ha aprobado que sus sueldos dependen de una cantidad fija y otra variable, será interesante conocer cuáles serán los objetivos que se les marcan para cobrar esta última cantidad. En cualquier caso, la prueba de fuego la van a tener con la presentación de los distintos presupuestos, que deben hacer con rebaja de la aportación municipal en una cantidad que rondará el 10-15%, que inevitablemente afectará a la reducción de los costes de personal y a la calidad de prestación del servicio. Para esa labor de recortes duros, se ha fichado a Prieto y a Sierra, y es posible que busquen darles los máximos poderes para adoptar y ejecutar acuerdos, saltándose al consejo de administración, donde está representada la oposición, sindicatos y vecinos.

En cuanto a la intención de agrupar la gestión del IMAE Gran teatro, el IM de Deportes, el IMGEMA Jardín Botánico, el Consorcio de Turismo y las áreas donde se enganchan, por ahora han nombrado un Director General, Leopoldo Tena, para ir articulando un trabajo conjunto, que difícilmente se podrá concretar en un organismo común. Al frente de los organismos, hay gerentes de bajo perfil político que se mantienen, como Francisco Foche en el Botánico, o Federico Rodríguez en el Consorcio. Además, han buscado a una persona de la casa, Juan Carlos Limia, para poner al frente del Gran Teatro, y una persona externa, de su confianza, Alfonso López Baena, para el IM Deportes. En definitiva, no van a encontrar problemas para reorganizar como deseen su estructura y servicios, y aceptarán sin problemas los recortes que se impongan. Más complicado lo tiene el IM de Desarrollo Económico y Empleo, al que le han mantenido el gerente, Francisco Oteros, un empleado municipal, pero que sufre las ansias de Charini Alarcón para hacerse con el mando del mismo, aunque sea a costa de su segregación. Aquí Duracell Rojas tiene poco que hacer porque su poder interno no existe.

En cuanto a la unión de Gerencia de Urbanismo, Vimcorsa y Procórdoba, parece claro que se va a la fusión de las dos empresas, para lo cual han mandado al exgerente de la Gerencia, Francisco Paniagua a hacerse cargo de ambas. Han dejado ya a Vimcorsa sin gerente, para intentar que no le cueste indemnización, pero han sido tan burdos, que parece claro que también le costará dinero a las arcas municipales. Desde luego, Obrero merecía un trato más elegante por su labor improba en estos últimos cuatro años luchando contra la crisis inmobiliaria e hipotecaria. La dificultad central para unir Vimcorsa con Procórdoba sigue siendo la situación económica de Procórdoba, con 20 millones de poliza de crédito que vencen a final de año. Por proceder a la fusión podrían hundir a la empresa de vivienda que, hasta ahora, ha tenido una situación envidiable. En Gerencia, primero han puesto nominalmente al supergerente Juan Luis Martínez, y han nombrado director técnico al exgerente de Procórdoba, Angel Rebollo, que es el que sabe de urbanismo. El sueldo de Juan Luis Martínez es con diferencia el más alto de todos, por eso lo han nombrado gerente de urbanismo, aunque su labor es solamente organizativa, más cercana a la realización de una tesis doctoral que a la dirección que necesita el organismo.

Pero aquí no acaba todo. El consorcio Orquesta de Córdoba o Mercacórdoba, órganos compartidos con otras administraciones, mantienen su gerente, a pesar, sobre todo en el primer caso, de la difícil situación por la que pasa. En cuanto a la Fundación Córdoba Ciudad Cultural, que se apresuraron a mantener como símbolo de la apuesta por la cultura, ya han anunciado que no cuentan con la gerente, Carlota Alvárez, la han dejado sin personal y mucho me temo que se disponen a cerrarla, con el beneplácito del resto de componentes. Aquí se sigue jugando a seguidores del abogado Aguayo, en su campaña de promoción personal contra San Sebastián, y, por otro lado, aprovechan para recortar gasto en cultura de forma nada discreta. Pero, para llamativa la labor encomendada al nuevo gerente de la TVM, Julián Estrada, empleado público de confianza, puesto que han eliminado cualquier tipo de programación y la han convertido en una teleagenda permanente. Habrá que ver los próximos movimientos de este ajedrez de personas.

Supergererencia

Juan Andrés de Gracia | 27 de septiembre de 2011 a las 18:08

El fichaje más caro del verano para el “gobierno de los muchos” del joven Nieto, por fin ha comparecido ante los medios de comunicación, y ha hablado. Juan Luis Martínez, convertido en una especie de supergerente 86, no sabemos si con zapatófono o no, que son épocas de austeridad, lo primero que ha hecho es aclarar que lo suyo no es el urbanismo ¿?, y que va intentar poner orden y mejora en la gestión de la Gerencia… de Urbanismo ¿?. Se le ha olvidado hacer referencia a que se ha anunciado, por quienes le han contratado, que se confía en él para unir Gerencia, Vimcorsa y Procórdoba, y para crear una especie de “holding” entre Sadeco, Aucorsa, Cecosam y Emacsa. Tras su “puesta de largo”, queda claro que el “gerente” técnico, o sea el que sabe de Urbanismo, va a ser Ángel Rebollo, que ya fue gerente en la época de Merino/Martín. Aún tendría que explicarse por qué se ha confinado al gerente saliente, Paniagua, a una Procórdoba moribunda llamada a desaparecer.

Desde luego, no sabemos si Martínez fue consultado sobre ello, no parece que la decisión de repartir la Gerencia de Urbanismo entre tres concejales (además de Tristón Martín, están Comercial Sousa y Primo de Jurado), sea la mejor manera de empezar un nuevo camino. Tampoco sabemos cuál va a ser su margen de decisión o de influencia real en la acción de gobierno. En el ayuntamiento de Córdoba, se han encargado cientos de informes de mejora de gestión de servicios, que luego han quedado en los cajones, cuando la visión política y los compromisos laborales se tienen en cuenta. En cualquier caso, el margen de actuación que tiene no es demasiado amplio, puesto que la Gerencia tiene que seguir funcionando.

Supergerente Martínez, tiene que saber que su objetivo no es hacer una tesis doctoral, sino crear algo que sea operativo y eficaz. También debe darse cuenta que la Gerencia de Urbanismo no debe ser una máquina de generar ingresos, para lo cual sólo tenemos que ponernos al servicio de cualquier “iluminado” que presente propuestas alocadas, o plantee naves en lugares imposibles. La primera función de la Gerencia debe seguir siendo controlar, ordenar y gestionar el urbanismo de la ciudad. No es una gestoría que trabaja para sus clientes, sino que se debe al planeamiento y a la legalidad vigente. Me consta que el eficaz Rebollo lo sabe, pero este tal Martínez es un teórico de la gestión.

Parece mentira que se atreva a dar un dato de endeudamiento del ayuntamiento como si fuera una novedad, cuando recientemente se ha elaborado una auditoría que ha dejado muy claro cuál es la situación económica municipal. Parece que se ha aprendido rápidamente el manuel del buen pepero, y es posible que pronto nos confiese que no se ha podido poner un telegrama, con los 300.000 euros que dice tener en caja y olvidando que cada mes recibe una aportación ordinaria de unos dos millones del ayuntamiento de Córdoba. No voy a negar que Gerencia valora, en esa misma auditoría, que sus necesidades mínimas son algo más altas, unos 2.500.000 de euros mensuales. Lo que es evidente es que el sueldo del supergerente Martínez no colabora a la austeridad ni al equilibrio presupuestario, al superar ampliamente el sueldo del propio alcalde.

La deuda del ayuntamiento es alta pero no es insoportable, y sin duda es aconsejable no incrementarla. Pero, por ejemplo,” los 19 escalones”, al aceptar endeudarse en unos 17 millones procedentes del ICO para pagar proveedores, entre ellos, algunos de Gerencia de Urbanismo, no está sino cubriendo parte del déficit municipal con ello, y, por tanto, buscando una rebaja del mismo a corto plazo. Ha buscado al final la solución más fácil, endeudarse algo más, quedar bien con los proveedores y preparar una mejora de la liquidación presupuestaria de 2011. Posiblemente no tenía otra opción mejor, pero lo primero que ha hecho el PP es elevar nuestro endeudamiento. También generar gasto no previsto, como el de la semifinal de la Copa Davis, que se ha llevado parte de las economías generadas por la reducción de altos cargos.

La coincidencia en la presentación pública de Martínez, con el anuncio de la no renovación del convenio sobre arqueología con la UCO, puede no ser casual. Por un lado, se reduce gasto de forma rápida en Gerencia y, por otro lado, se hace un guiño a los constructores, que sufren la presión de la normativa sobre patrimonio histórico. El ayuntamiento tiene una capacidad limitada de control de las actuaciones que afectan al subsuelo, y las complementaba con este convenio con la UCO. Ahora, la labor inspectora va a verse mermada. Es curioso que el delegado de Patrimonio, parte de la “Santísima Trinidad” de la Gerencia, Primo de Jurado, admirador de la división azul, se muestra en silencio ante un instrumento útil en defensa de nuestro patrimonio arqueológico. Queda claro que su labor es ser un “jarrón chino” en el gobierno de Nieto.

No se me olvida que ayer también habló Tristón Martín, y anunció que va a “requisar” las dietas del nuevo consejero, el “socio concejal”, para ir cobrándose la deuda millonaria que posee con la propia Gerencia. Esa deuda es complementaria a la multimillonaria que tiene con el ayuntamiento, derivada también, esencialmente, de infracciones urbanísticas reiteradas. Arenal 2000, y en su nombre el concejal Gómez, es el mayor deudor privado de la Gerencia de Urbanismo. Que el ayuntamiento deba dinero a la Gerencia, no es sino algo circunstancial entre hijos de la misma familia. Lo que no explicó Martín, al lado de su flamante supergerente, y no sabemos si este lo sabe, es como va a asumir el paso de sistema de compensación (pagan los promotores) al sistema de cooperación (primero paga el ayuntamiento y luego intenta cobrar a los promotores) para la legalización de parcelaciones. Esperemos que el “gurú” Martínez” empiece a ejercer el mando en esta nueva plaza y nos enseñe los conejos de su chistera. Cobra para que no le salgan gazapos.

Intoxicaciones

Juan Andrés de Gracia | 18 de septiembre de 2011 a las 13:01

La hecatombe no se ha producido. El anuncio del posible impago de nóminas del ayuntamiento para octubre de este año, se ha revelado como falso en función de las disponibilidades presupuestarias existentes, a lo que hay que sumar las operaciones de tesorería que se podrían usar. Y es que por mucho que se lea con predisposición negativa los informes elaborados por la tesorería y la intervención municipal, de ellos nunca se podía sacar como conclusión que las nóminas peligraran. Los informes anunciaban que el tiempo de la indecisión y de la espera había acabado y que eran necesarias la adopción de medidas serias para equilibrar las cuentas municipales. O sea, que la situación económica municipal era, y es, difícil y problemática, y podría llegar a ser insoportable, si el nuevo gobierno no se ponía manos a la obra. El ayuntamiento de Córdoba sigue necesitando ajustar de manera severa sus gastos a los ingresos que efectivamente recauda, y evitar seguir incrementando el endeudamiento.

La tarea no es fácil, porque no había tanto gasto superfluo en el ayuntamiento, ni tanto dispendio económico. A corto plazo, los márgenes para reducir los gastos de forma importante son limitados. Los distintos departamentos municipales se están viendo obligados a revisar todo tipo de contrataciones y estudian como rebajar en torno a un 20% su presupuesto. Conseguirlo, sólo será posible si se introducen recortes significativos en la partida de personal y en las transferencias económicas a las empresas y organismos autónomos, especialmente a Sadeco y Aucorsa. Lo que complica la situación, es que esas tranferencias van destinadas esencialmente también al gasto de personal. Por lo que el conflicto social está servido y, la repercusión sobre los servicios, también.

Uno de los errores que ha cometido el joven Nieto es que ha construido una estructura de 19 personas por razones de equilibrio interno del PP, donde cada una preetende defender que lo suyo es muy importante y que no se le rebaje el presupuesto. Los gastos fijos municipales (gastos financieros, nóminas, alumbrado, comunicaciones, suministros, …) son elevados, y los gastos voluntarios (programas culturales, educativos, deportivos, …) son los que más lucen en la gestión aunque son, al mismo tiempo, los que se pueden rebajar sin generar conflictividad social, aunque sí crítica ciudadana. La vida económica de la ciudad necesita que el ayuntamiento mantenga su capacidad de gasto e inversión. Y aunque sería más productiva esta última, la imposibilidad de ir a nuevos endeudamientos por contar con déficit en la liquidación de 2010, obliga a mantener el gasto corriente.

Paradójicamente, hablar de gasto corriente en los últimos años se ha asimilado a derrochar. Se olvida, no sé si conscientemente, que prácticamente todo el gasto social, cultural o de mantenimiento de la ciudad, es gasto corriente. Por tanto, al margen de intentar hablar menos por teléfono o usar los folios por las dos caras, reducir este tipo de gasto va a tener como consecuencia un empeoramiento de los servicios municipales, al margen de que se apliquen las socorridas medidas de austeridad.

Por esa razón, el becario Bellido, ayudado por el gerente Navas, no tienen más remedio que buscar nuevas fuentes de ingresos. Hay que recordar que el informe de auditoría señala que al final de este año se conseguirá, prácticamente, cubrir el 100% de la recaudación prevista en el presupuesto vigente, que es el prorrogado de 2010. Eso significa que hay una base sólida para que el déficit no se siga incrementando, y que los números del presupuesto de ingresos son bastante fieles a la realidad municipal actual.

Los recursos procedentes de la participación en los ingresos del Estado y de la comunidad autónoma se vuelven a incrementar este próximo año. Pero existe la obligación de devolver lo cobrado y gastado en 2009 de los anticipos del estado, que estuvieron sobrevalorados ante la caída de ingresos del Estado. Por tanto, el esfuezo ha de pasar por conseguir que los ingresos propiamente municipales, impuestos y tasas, se incrementen significativamente. Ya hemos conocido y analizado la subida del 3% prevista en Sadeco y Cecosam. Es una subida importante, que ronda el IPC actual, pero que posiblemnete esté por encima del IPC previsto para fin de año, lo que significa mayor carga impositiva real para los cordobeses.

Ahora hemos conocido que la misma subida se quiere aplicar al precio del agua. Y si en el caso de Sadeco y Cecosam se argumenta la necesidad de incrementar la cobertura de costes del servicio, en Emacsa no cabe ese motivo. Para Emacsa, se ha buscado, en línea con lo que el PP está realizando en toda Andalucía, echar la culpa a la Junta por obligar a aplicar un canon derivado de la nueva legislación sobre depuración de aguas. No deja de ser cierto, que la norma obliga a todas las ciudades por igual, sin valorar el esfuerzo que en dicha materia haya realizado cada ciudad con anterioridad. En el caso de Córdoba, la inversión realizada en el ciclo integral del agua ha sido muy importante . Pero no se puede argumentar que la subida del 3% se debe a esa causa exclusivamente. Solo hay que recordar que Fray Jaén estuvo todo el mandato anterior anunciando pérdidas en la empresa de aguas, cuando la situación de la misma es de bastante buena salud económica. La subida, pues, busca mantener esa buena situación de la empresa, al margen de la aplicación del anteriooremnte mencionado nuevo canon.

Habría que pedir al gobierno de los muchos, a “los 19 escalones”, que no es buena política de transparencia la intoxicación informativa como costumbre. La ciudad necesita un gobierno que no le mienta y que busque soluciones y no excusas. El PP conocía de primera mano cuál era la difícil situación económica municipal puesto que hay suficientes mecanismos de control de la acción de gobierno, e incluso han formado parte de los consejos de administración y órganos rectores de empresas y organismos autónomos. Conocían todas las liquidaciones presupuyestarias municipales y los preceptivos informes de las distintas intervenciones delegadas y servicios de la hacienda municipa. Por esa razón, tendrían que tener más prudencia para no generar más preocupación que la que realmente ya existe en todas las entidades locales del país, incluidas aquellas donde el PP lleva años gobernando.