Archivos para el tag ‘Consejo Social Municipal’

El código da Nieto

Juan Andrés de Gracia | 2 de mayo de 2012 a las 18:48

La clase política, cuando se siente rodeada y criticada por el vecindario por no actuar conforme a los prometido, empieza a generar otros compromisos virtuales que tapen su distanciamiento de la realidad, en vez de pedir disculpas y/o dimitir. Me refiero, por ejemplo, al absurdo de ir a un notario para sellar un compromiso electoral, como ha hecho el lince Valderas, porque no sirve para nada más que para hacerse una foto. También a la apelación a que hablen las bases, a hacer primarias, o a limitar a meses el mandato de los dirigentes, que tanto les gusta a los de la izquierda del más allá, para luego tener que hacer trampas cuando le toca a uno. Incluso, me parece insustancial esa moda de estar contra los pactos políticos, apelando a dar el poder al “más votado”, para asustarse, como los fundamentalistas de UPyD, cuando les toca decidir. (veáse Asturias).

Dentro de ese intento de despistar al personal, incluyo el Código de Buen Gobierno que está de moda entre los ayuntamientos, como queriendo convertirlo en una Biblia o Corán, aunque luego, irremediablemente, se peca contra él. Si tan claro tienen lo que deben hacer y cómo han de comportarse, que lo hagan y se dejen de normativas a las que luego deben dar la vuelta, creando más desilusión en el vecindario. Si lo más sagrado que posee un partido que se presenta a unas elecciones, su programa electoral, se altera continuamente, ¿qué valor tendrá un documento de buenas intenciones? ¿Alguien se ha creído que el pluriempleado Nieto no se presentará a las próximas elecciones si el paro es superior al que existía, que ya era una losa,  cuando fue elegido? Ni el tozudo Almenara dimitió al no cumplirse su promesa de rebajar el paro en la provincia, y su puesto era solo orgánico. Siempre le quedará a Nieto, el del centro, apelar a la herencia, si sabe administrarla.

En vez de plantear, en ese código, mejorar la participación ciudadana, lo que hay que hacer es cumplir los reglamentos orgánicos de participación ciudadana, del Consejo social o de la Juntas Municipales de Distrito que apoyaron los “peperos” por unanimidad, y que son normas de obligado cumplimiento. Los intentos de modificar el primer órgano de participación, a base de interpretaciones torticeras e interesadas; ningunear el segundo, no presentándole a dictamen decisiones tan importantes como el plan de ajuste hasta 2022; o mantener sin funcionamiento a los últimos, a pesar de haber prometido ampliar sus competencias; es muestra evidente de que la palabrería hueca, siguiendo las enseñanzas de la “participativa” Aguilar, solo esconden la intención de usar la participación solo cuando interesa.

Hablar en el código de “transparencia de gestión”, entra en colisión directa con las cuentas arcanas de la Copa Davis (que me recuerdan las del año Manolete), o con la ignota forma de encargar el proyecto del sucedáneo de Centro de Congresos. Que se vaya a informar de las contrataciones realizadas cada mes, es una obligación del reglamento de pleno que se viene incumpliendo desde que está en vigencia, y que sí sucedía hace años, a través de la comisión de compras y contratación. Lo cierto es que solo mirando la plataforma del contratante, el registro de decretos y los acuerdos de junta de gobierno, es suficiente para saber qué y a quién se contrata. Que se haga seguimiento de las empresas y organismos autónomos en el Pleno, ya está regulado, e incumplido, en el mismo reglamento del Pleno, pues es posible a través de las distintas comisiones permanentes, donde pueden comparecer los presidentes y gerentes de los distintos organismos. Por tanto, lo que hay que hacer es cumplir con lo que ya existe, y no vender otro producto y, mientras, mantener la oscuridad.

El registro de intereses, bienes y patrimonio, también es una obligación legal y del mismo reglamento de pleno, aunque está limitado el acceso a una parte de los datos y, además, nadie da a conocer los cambios entre lo declarado al principio de mandato y al final, para apreciar modificaciones poco justificables. Es cierto que también se puede vulnerar la norma, como cuando concejales y asesores del grupo popular complementaban su salario con dinero del grupo municipal, naturalmente, opaco para hacienda. Por otro lado, querer limitar los regalos a los usos establecidos, parece signficar que, quien esté acostumbrado a comer langosta, no hay problema para permitir que le inviten a cenar o se la regalen; mientras, el que venga de comer lentejas, solo puede acceder a algo de chorizo o morcilla para darle sabor. Imaginando a lo que ha estado acostumbrado el socio malayo, ¿le estará permitido cualquier tipo de regalo? En cualquier caso, los verdaderos regalos, estarán a otro nombre, … ¡o es que somos tontos!

 

 

El catastrazo pepero

Juan Andrés de Gracia | 22 de abril de 2012 a las 19:00

Se ha dedicado poco interés informativo a lo que marca el plan de ajuste sobre la subida de impuestos y tasas. Propone la subida anual de IPC y se incrementará la cobertura de tasas sobre los costes de los distintos servicios. Tan solo para 2015, que es año electoral, se plantea no subir por encima del IPC, pero el hecho es que subirá de nuevo. Con todo, lo más importante está en el catastrazo, esto es, la revisión de los valores catstrales sobre los que se cobra el Impuesto de Bienes Inmuebles (la contribución), y que también afecta al de plusvalías y otros impuestos de rango estatal o autonómico. Desde 1994, no se había producido esa actualización, siendo Córdoba una de las ciudades con una valoración más antigua, aconsejando el ministerio de Hacienda que, al menos, se realice cada diez años. Esos valores catastrales antiguos fueron denunciados en 1994 como “catastrazo” por el PP del engominado Merino, usando la subida como parte de su campaña electoral que le llevó a la alcaldía. Parece que, ahora, el joven Nieto tiene plena bula para llevarlo a efecto, a pesar de su promesa de no subir impuestos.

En los dos últimos mandatos municipales, y dentro de los distintos planes de saneamiento municipal, se ha introducido la revalorización catastral como una de las medidas que podían paliar la caída de ingresos. Pasados los años, es evidente que los sucesivos gobiernos municipales no se atrevieron a llevarla a cabo, temiendo la campaña contraria que podía poner en marcha el PP. Lo cierto es que la medida es necesaria desde hace años y solo habría que reflexionar sobre la idoneidad de la fecha, ante la situación por la que pasa el mercado inmobiliario. Lo paradójico es que el PP no tenga problemas en activar el proceso de elaboración de la nueva ponencia catastral, que supondrá uan subida de la presión fiscal contraria, una vez más, a las promesa electoral de no subir impuestos. Después de casi veinte años, la subida de los valores va a ser muy importante, pudiendo doblarse los mismos, aunque lo lógico es que la subida aparejada se prorratee durante diez años, intentando que los efectos negativos, que, necesariamente va a conllevar, se suavicen.

La mayor repercusión se producirá en el IBI, que es el impuesto más importante para las arcas municipales, pues la recaudación anual ronda los 60 millones de euros. Este año ya ha sufrido un incremento del 11,5% y para el próximo, al menos, del 10% según las medidas aprobadas por el gobierno de Manostijeras Rajoy. Luego, se pretende seguir subiendo un 5% anual para lo cual se adecuara el coeficiente. que se aplica a los valores y que, en Córdoba, tiene ahora un valor medio. Por tanto, el gobierno del joven Nieto usa la subida de impuestos más que la recurrente austeridad, para equilibrar el presupuesto municipal. En eso, sigue la estela del gobierno central con la ampliación del pago por medicamentos o con la subida del IRPF, siempre escondiéndose detrás de la herencia recibida. La coherencia deja mucho que desear, puesto que entre los años 2008-2011, en plena crisis y bajada cosntante de los ingresos municipales, el PP jamás apoyó las subidas del IBI, por debajo del IPC, planteadas por el gobierno municipal y ahora no encuentra problema alguno en hacerlo, muy por encima del IPC, que recordemos está en torno al 2-3%.

Espero que no se vuelva a hablar de que la política fiscal es de congelación, a no ser que se refieran a que nos quedaremos como el hielo cuando veamos el recibo del IBI de este año y el de los venideros. No sé que posición adoptará el compañero de Cecoogobierno, el Masa Carreto, ni como se posicionará el Consejo Social Municipal o el Consejo del Movimiento Ciudadano, pero si son coherentes con lo defendido tradicionalmente, deberían mostrarse contrarios. Por si acaso, el gobierno municipal ha eludido enviar a los citados órganos de participación, el plan de ajuste. No es obligatorio, pero teniendo en cuenta que plantea el escenario presupuestario para los próximos diez años, y que dictaminar los presupuestos es una función que les otorga la normativa vigente, hubiera sido procedente hacerlo, aunque fuera una vez aprobado (recordemos que el plan se puede ir modificando anualmente). El miedo al vecindario sigue siendo una constante del gobierno municipal.

El Cecogobierno manda pero no gobierna

Juan Andrés de Gracia | 21 de marzo de 2012 a las 18:30

Que Córdoba ha sido considerada como avanzada en democracia participativa local, no es ninguna novedad. Que en los mandatos del engominado Merino y los de la conversa Aguilar se dilapidaron esos avances, tampoco. El exalcalde “pepero” intentó cargarse el modelo de participación (llegaron a declarar ilegales los consejos de distrito), pero su minoría en el salón de Plenos, le aconsejó a aceptarla y a convertirla en parte de su estrategia, en un trabajo donde destacaron Tristón Martín y Sor Caracuel. En lo que respeta a la exalcaldesa, pervirtió la filosofía participativa usándola como coartada de su falta de modelo de ciudad, y como aliado forzado de sus fracasos. El último invento, los presupuestos participativos, acabaron con la credibilidad que tenía Izquierda Unida en todo lo referente a participación, y que tanto trabajo y tiempo tardó en consolidar.

En cualquier caso, el joven Nieto, ganó las elecciones con un programa electoral donde defendía la potenciación, mediante su reforma, de los mecanismos participativos, pero en ningún caso su ninguneo. Con todo, lo mas grave es que se ha empezado a usar a la prensa y a foros no municipales como lugares donde presentar las iniciativas de gobierno. El mensaje es claro: tenemos mayoría absoluta para decidir, por lo que no necesitamos la opinión de nadie, y mucho menos de los órganos ciudadanos. Con esa actitud, se convierte a la democracia en una dictadura que dura cuatro años, y se devalúa la calidad y el consenso democráticos. Alguien argumentará rápidamente que para eso se les ha votado. Pero no es verdad. Han subido impuestos, han acabado con el Centro de Congresos, apuestan por Cruz  Conde peatonal, ponen en peligro los puestos de trabajo municipales o han vaciado la estrategia consensuada sobre la cultura, que eran asuntos que no estaban en el programa electoral. Por eso, se debía contrastar con el resto del Pleno, y, sobre todo, con el vecindario (en sentido amplio) antes de aprobarse, a sabiendas de que luego, su mayoría, asegura su puesta en marcha. De esa forma, se precisará la idoneidad de lo que plantean desde su legítimo criterio ideológico.

Mandar, y no gobernar, es lo que se está realizando con la ubicación y construcción del Centro de Congresos y Recinto ferial. El consenso del PGOU de 2001-2003 se rompe para especular con el crecimiento urbano de la ciudad. Ni siquiera se cuenta con los organismos como el Consejo Social Municipal o el Consejo del Movimiento Ciudadano, que dictaminaron el PGOU, para escucharles respecto a este terremoto urbanístico. El empresariado no se queja, porque, al fin y al cabo se les da la razón como parte, de hecho, del gobierno que son, y si no que se lo digan a Navas, el liquidador. Respecto a la calle Cruz Conde, han fichado a la que fue portavoz de la oposición a su peatonalización, Elena Lechuga, como coordiandora general de Participación e Infraestructura e, inmediatamente, se acalló su voz. Igual han hecho en la zona sur, donde han tirado de personas necesitadas de sueldo para que les defienda los cambios en la zona. Se saltan a la torera a los mecanismos de participación establecidos y que prometieron potenciar. Convocarlos a posteriori, con hechos consumados, no es nada más que hacerse una foto electoral.

Aún es más evidente su actitud en lo que respecta a la reforma de líneas de Aucorsa. Primero, las filtran a la prensa, lo que genera el lógico nerviosismo y debate a ciegas, y, ahora, van dando a conocer la propuesta, pero sin que los distritos y barrios de la ciudad la conozcan en su integridad. Empiezan a vender como gran noticia, lo que para el vecindario nunca puede serlo, puesto que rebaja la aportación de recursos municipales. La propuesta aparece, además, como cerrada tras el debate técnico y económico realizado, por lo que parece presentarse como” lo tomas o lo dejas”. Ahora venderán que quien no esté de acuerdo, es que está al servicio de la oposición política. Al final, se buca deslegitimarlos abusando de su poder de llegada a los medios de comunicación. Y mientras, los mecanismos de participación observan callados que se les dilapide. ¿Por qué será?

 

Empresarios de sí mismos

Juan Andrés de Gracia | 2 de febrero de 2012 a las 19:51

Aunque ahora se hable de “los emprendedores”, yo siempre seguiré hablando de “los empresarios” cuando nos refiramos al mundo del negocio, y más áun al de la especulación. Emprendedor puede ser todo aquel que tiene una iniciativa en cualquier campo, y la pone en marcha, pero cuando su objetivo es ganar dinero, hay que hablar de empresarios. Si el cuerpo político, social o sindical sufren las mayores críticas por el estado de la ciudad, tampoco pueden escapar a esos ataques la clase empresarial. La razón estriba en que la mayor parte de ellos son más rentistas e inversores a la corta, que verdaderos creadores de riqueza y empleo. Lo curioso es que la ciudad ha ido cambiado los protagonistas de los últimos quince años (Fray Langostino, Quina Aguilar, Gomina Merino, Costecero Mellado, Bigotes Ferrero, Soso Comino, Ciudadano Nieto, …), pero siguen vivitos  y mandando el castizo Castillero, el santero Villalba, o ”Masa” Carreto y los reyes del ladrillo.

Precisamente, el ”Masa” Carreto ha decidido seguir al frente del empresariado de la ciudad, y, como Botín, su mayor habilidad es echarle la culpa a los políticos, a los que abronca cuando quiere, mientras ellos bajan la testa esperando que pase el chaparrón. Resulta llamativo que sea un empresario que no vive de su empresa, de hecho ha cerrado varias sin actividad recientemente, sino de ser gerente de otra, aparte que siempre ha sido considerado el delegado de Prasa en el mundo del suelo. La mejor idea que tuvo Carreto fue proponer quedarse con los suelos de Renfe por 7.500 millones de pesetas más un local social de 200 m2. PP e IU estuvieron tentados de acceder a ello, por sentirse incapaces de afrontar con éxito la operación. Al final, se sacó el doble de dinero del ofrecido por Carreto, en nombre del empresariado de la construcción cordobesa, evitándose que acabará en sus particulares bolsillos. De hecho, cuando maniobraron para derrotar al gobierno del honrado Trigo, iban detrás del nuevo PGOU y de esos suelos.

Maneja los puestos empresariales a su antojo. Primero, mandó a Mª Dolores Jiménez (Jicar) a la Cámara de Comercio. Cuando vio que empezaba a querer ir por su lado, decidió cortarle las alas, e impulsó a Ignacio Fernández de Mesa. Luego, ha colocado al rústico Navas en el ayuntamiento como primer teniente alcalde para que se sepa que gobiernan los suyos y controle al joven Nieto y sus “19 escalones”. En este momento, se han convertido en asesores de la política de personal, lo que augura agrios enfrentamientos con los sindicatos. Se queja de que desciendan las empresas, pero nadie sabe que hace para que no suceda. Este año no se ha quejado de la subida de impuestos por encima del IPC y, además, ha dado ordenes al congresista Serrano. de que no pida más el Centro de congresos.

En esto de estar callado, les acompañan los de ATA (Amor family), o los de Hostecor (todo para ellos pero sin poner un euro), al fin y al cabo, ya gobiernan los hijos de Manostijeras Rajoy. Ante esa actitud, es hasta razonable que la Quina Aguilar y Costecero Mellado, eligiera al tridente Gómez, Prasa, Marín para intentar vertebrar su poder en la ciudad, aunque fuera a costa de la propia ciudad y de abandonar la izquierda. Justamente, Carreto nunca ha sido muy amigo del “sosio” Gómez y casi se divierte con sus ocurrencias. Lo suyo es hacer declaraciones estridentes, para luego negociar a escondidas. Así condicionó la creación del IMDEEC a que una parte de sus subvenciones fueran a su favor. Como contrapartida, se hizo fotos en el Pacto por el empleo o ha desnaturalizado el Consejo Social, que languidece sin personalidad. Pero consigue imponer el silencio sobre él y lo que maneja

Ahora, debe estar, no sé si preocupado o en su salsa, pues tenemos a FCC o a Aguas de Barcelona esperando hacerse con algunas de las empresas públicas municipales, para lo cual, los “peperos” tienen que conseguir desacreditarlas y hacerlas inviables desde lo público (aunque el “rosismo” les ha echado una mano los últimos años a conseguirlo). Al mismo tiempo, Tristón Martín trabaja para que se saque las máximas plusvalías posibles a los suelos blanqueados, que han quedado con cientos de viviendas vacías o con praderas de hierbajos. Para conseguirlo, no ha necesitado “masa” Carreto sentarse en la Gerencia de Urbanismo, simplemente, debe esperar a que el joven Nieto insista en que la construcción nos salvará. ¿Dónde habrá estado los últimos veinte años?

La ciudad a oscuras

Juan Andrés de Gracia | 6 de diciembre de 2011 a las 12:31

Cuando hoy el joven Nieto encienda el alumbrado del Bulevar, la ciudad seguirá a oscuras. No seré yo el que critique que se reduzca el alumbrado navideño, ante la evidente necesidad de potenciar el ahorro energético . Hoy no creo que la Plataforma sobre el clima se tenga que manifestar, como hizo los últimos cinco años, ante el exceso de iluminación navideña que IUCA, formalmente más cercano a sus postulados, derrochaba por estas fechas. Aún recuerdo las negociaciones que entablaban Curro Cobos o Miguel Navazo, responsables de Medioambiente, con sus compañeros ecologistas, intentando demostrarles que el esfuerzo de reducción  del consumo de energía, era muestra de una opción de izquierdas. Claro, que Cortinas Candelario imponía su criterio, con el aval de la exministra, y todo se quedaba en gestos. Ahora, deberían reconocer que el PP les pasa por la izquierda.

Queda claro que la decisión de “los 19 escalones” no se debe a una repentina fe en el respeto ecológico, sino a las circunstancias económicas municipales. Resulta gracioso que la ingeniera Ruiz hable de la falta de apoyo económico al alumbrado por parte de los comercios de la ciudad. Se nota que es novata en estas lides y no recuerda que fue su actual compañera, la verbenera Caracuel, con ayuda del fallecido Rivas, los que cambiaron el sistema. En 1995, eran los comerciantes los que pagaban los montajes, y el ayuntamiento colaboraba con el suministro eléctrico y no cobrando ningún tipo de tasa. Desde aquel año, las asociaciones de comerciantes, entre ellas la que lideraba Cortinas Candelario, consiguieron no pagar nada y multiplicar, hasta el abuso, la iluminación navideña. De hecho, aún subsiste que el Corte Inglés y los comercios del centro abonan las instalaciones del Bulevar, si bien, con apoyo municipal.

La oscuridad de esta Navidad no deja de ser una metáfora de las perspectivas de nuestra ciudad sobre su futuro. Tras los fiascos de la Capitalidad Cultural y de los Patios, y el parón al centro de Congresos, la ciudad ha quedado sin referentes a los que agarrarse. Hoy por hoy, el único slogan del PP es recortar, bajar el gasto público y esperar a que las circunstancias económicas generales mejoren. Tras el fuego artificial de la Copa Davis, llegaremos a 2012 sin un proyecto de ciudad por el que trabajar. El propio joven Nieto reconoció que el ayuntamiento no estaba en disposición de ayudar a la ciudad, y que del presupuesto de 2o12 no hay que esperar sino subsistencia.

Lo malo es que a los representantes sociales y económicos de la ciudad, representados en el Consejo Social de la ciudad, también se le han oscurecido las luces. La valoración positiva con el que han despachado el dictamen sobre los presupuestos de 2012, sólo refleja su desconocimiento del mismo. Habitualmente, el Consejo Social Municipal encarga un informe técnico y sobre él, se hacen algunas aportaciones, que están dominadas por la alianza empresario-sindical. Imagino que a cambio mantendrán sus prebendas en el presupuesto del próximo año. Han hecho, de la aprobación del presupuesto antes de fin de año, un ídolo falso al que adorar. Justamente, este año que no hay posibilidad de inversiones, no aporta nada la pronta aprobación del presupuesto. Sólo nos será necesaria esa aprobación, para poder firmar operaciones de tesorería, esto es, para cubrir el déficit municipal subyacente, y no era urgente.

Me asombra sobre todo la falta de luces de los sindicatos provinciales de UGT y CCOO, que no se dan cuenta que el presupuesto que han dictaminado favorablemente, sólo se podrá cumplir a cambio de rebajas en las partidas de personal, mediante renegociación a la baja de convenios y reducción de la masa salarial. Asimismo, habrá una reducción de la eficacia de los servicios municipales al rebajarse la posibilidad de gastar y de invertir. Pusieron muchas más pegas a presupuestos del gobierno saliente que aportaban más a la ciudad, y que su único error era ser optimista con la situación económica y la evolución de la ciudad. Al menos, podrían haber preguntado por qué no se licita el centro de Congresos, que generaría cientos de empleos, cuando el presupuesto demuestra que hay recursos para ello y ningún problema legal, puesto que no era necesario endeudarse el próximo año al tener remanentes más que suficientes, esos que Maquiavelo Torrico afirmaba, falazmente, que no se sabían donde estaban.

Tampoco entiendo a los sectores ciudadanos del Consejo Social, cuando han aceptado la imposición de un plazo insuficiente para estudiar en profundidad el documento, y cuando no se recogen sus principales aspiraciones. Las partidas que se dirigen al tercer sector disminuyen notablemente, y se condicionan a la creación de empleo. El presupuesto cultural se reduce notablemente, las partidas para cooperación no alcanzan el 0,7 consolidado, no hay partidas suficientes para el mantenimiento adecuado de los servicios (la limpieza, el transporte, la seguridad, etc.). No se cumple el programa electoral del PP en cuanto a plan cuatrienal de inversiones y obras, hasta el punto, que las reivindicaciones ciudadanas quedarán en el cajón. El temor que se ha metido en el cuerpo de la periferia, es síntoma de esta situación. Y, lo que es más importante, el presupuesto no generará empleo.

Esta ciudad ha vuelto a la oscuridad. Es cierto que llevaba tiempo deslumbrada por destellos sin fundamento, pero ahora caemos en la ceguera. Córdoba está ciega a que ha perdido su caja de ahorros y a cómo se ha hecho; a que cierran sus empresas sin descanso, y sin saber cómo parar; a que alcanzamos casi 42.000 parados; a que cada vez más parte de nuestro vecindario se queda sin vivienda y en la calle; a que nuestros polígonos industriales están desiertos, … Ante todo ello, el ayuntamiento renuncia a liderar el cambio y sólo culpa al pasado, sin saber que ellos mismos son parte de ese pasado. Si Merino permitió que Fray Langostino inaugurará las Tendillas, simbolizando la subordinación del poder civil al religioso y económico, el Obispo se encarga ahora de inaugurar el Belén, demostrando la misma dependencia, pero en crisis. Que alguien encienda cuanto antes la luz.