Archivos para el tag ‘Diego Valderas’

Asedio a la izquierda alternativa

Juan Andrés de Gracia | 10 de mayo de 2012 a las 21:40

Quien me conoce y sabe de mi trayectoria personal y política, difícilmente me tacharía de “rojo peligroso”. Por eso, siempre me ha sorprendido que, en este blog, haya quien me haya tildado, poco más o menos, de comunista de ultraizquierda. Entiendo que, quien ahora se siente protegido, defendido y representado por toda la derecha pepera, desde el centro derecha a la extrema derecha, jure en arameo y luche porque no gobierne la otra orilla. Pero lo que empieza a incubarse, como el huevo de la serpiente, es una recesión democrática, donde parece que sólo pueden gobernar ellos, que son los propietarios permanentes del poder,  y que hay que “exterminar”, al menos ideológicamente, a la izquierda. A ello aspiraban, cuando han ganado las elecciones municipales, generales y autónomicas, pero todo se les ha torcido con las andaluzas, lo que les ha sentado horriblemente. Tanto, que no han dejado de insultar al vecindario andaluz, por no quedar cegado por el brillo de la gaviota y la vuelta a los valores patrios y católicos.

Cuando el PSOE se salió de su obligación socialdemócrata, y empezó a ser un mero apéndice del gobierno de los banqueros y especuladores, en mayo de 2010, la gente de izquierda sentimos vergüenza, y rechazamos ese entreguismo, sin más explicación, que nos evitaba ser “intervenidos”. Los seguidistas del poder, que siempre los hay, como el aspirante a fenómeno Durán y su séquito, no tuvieron problemas en justificar lo injustificable. Se dedicaron a ser portavoces de la traición a la izquierda, con el mero afan de seguir cobrando del poder. Cuando la conversa Aguilar transformó el proyecto de izquierdas de la ciudad en su proyecto personal y sin ideología, el vecindario también le dio de lado, aunque ella, hábilmente, se buscó el sueldo en otro portal, sin dar ninguna explicación. Por todo ello, la gente buscó un cambio como sea, aunque ello supusiera el gobierno del PP.

Pero han bastado unos meses de más desempleo del gobierno del pluriempleado Nieto, o la hiperactividad recortadora de Marianico el Corto, para decidir que el noqueado Arenas, que iba a ser más de lo mismo, se quedara de nuevo en el banquillo de la oposición, y se optara por dar un giro a la izquierda, dando opción a IUCA para decidir gran parte del futuro de Andalucía. Tanto los peperos como la derecha socialista esperaban que IUCA volviera a subirse al monte, siguiendo al Che Gordillo, pero se han quedado pasmados por la decisión de entrar, y condicionar, el gobierno andaluz. Y aquí han saltado las alarmas.

Dentro del PSOE, siguiendo las palabras del cura Bono, el sector liberal-conservador pretendía un acuerdo con el PP auspiciado por la derecha económica. Esto es, por los mismos que nos han llevado al desastre en que nos encontramos. La extrema derecha, y sus medios, pasaron, de alabar la “honradez” de IU en Extremadura, a tildarla, poco más o menos, que de “pesetera” por no tomar la misma actitud en Andalucía. Todo adobado por seniles líderes de triste recorrido, como el gurú Anguita, que no paran de echar pestes contra el acuerdo de gobierno PSOE-IUCA.

Aseguro que mis distancias políticas y hasta ideológicas con el lince Valderas, la antisistema Cortés y Alatriste Rodríguez, son importantes, pero tanto como las que tengo con la propia “Comeniños” Díaz, o el abuelito Griñán. Pero siempre serán menores que las que tengo sobre la Gilista Oña o el falangista Sanz. Y, en cualquier circunstancia, tienen derecho a demostrar si pueden hacerlo mejor que la derecha mentirosa o que la izquierda traidora. Por eso, no entiendo que el presidente de la Junta haya tenido que ir a ver al empresariado para tranquilizarlo de que gobierne quien ha pedido el vecindario, de forma democrática. Tampoco entiendo que se ridiculice que la Tozuda Cortés diga que promete por imperativo legal, porque es bueno conocer que, como ha dicho el Superviviente Valderas, estar en el gobierno no puede significar dejar de ser uno mismo y olvidar la calle, los problemas y las reivindicaciones sociales. Es más, en otra época, cuando la izquierda llegaba al poder, lo que pretendía era cambiar la realidad, no adaptarse a ya.

Se acerca el 15-M, que de forma sigilosa, paciente, pero constante, ha seguido instalándose en la realidad social, reconvertido en proyectos concretos como Stop desahucios, por ejemplo. La derecha autoritaria ya ha creado la tensión para que no puedan acampar porque, al parecer, eso va en contra de los derechos del vecindario, aunque no nos han preguntado. Lo que importa es provocar, para que se produzcan conflictos con la policía que después se puedan magnificar, para imputárselos a la izquierda. Ya conocemos que quieren enchironarnos por ir de manifestación, y que alguien se desmande. Lo que no les importa es que las calles se tomen por fascistas hinchas futbolísticos, abrazados a banderas y a himnos que animan al odio y a la confrontación. Quizá les moleste que aquí lo que empiece a sobresalir sean opciones de izquierda y no la extrema derecha lepeniana, griega u holandesa. Con ellos, si viviríamos mejor, y si no que se lo pregunten a los noruegos.

 

Nieto: Córdoba como excusa

Juan Andrés de Gracia | 5 de mayo de 2012 a las 20:15

Ya conocemos cual será la composición del gobierno andaluz del viejo Griñán y el lince Valderas. Cuando el lunes tomen posesión, tendrán, como una de sus primeras labores, decidir sobre el recorte de 2.700 millones del presupuesto, para asumir la minoración de recursos procedentes de los presupuestos estatales en tramitación. No será tarea fácil, y supondrá, para todos ellos, la necesidad de dar explicaciones sobre lo que hay que dejar de hacer. Tendrán que apelar, necesariamente, a las medidas adoptadas por el gobierno de Marianico el largo y provocará un encontronazo político importante. Las buenas palabras de hoy, sobre búsqueda de consenso y colaboración, se dinamitarán rápidamente, y no duden que el noqueado Arenas y sus peperos actuaran, exclusivamente, a favor del gobierno de España y no en los intereses andaluces.

Confirmado, pues, que no gobernarán Andalucía, los alcaldes “gaviotos” lanzarán toda su artillería contra el nuevo gobierno andaluz, que no contará ni con una semana de cortesía. En Córdoba, el pluriempleado Nieto no ha tardado en mostrar cual será la estrategia a seguir y, el pleno municipal del próximo martes, aprobará cuatro mociones de “cordial” bienvenida al nuevo gobierno andaluz, olvidando que la función de dicho órgano es controlar la labor del gobierno municipal. No hay duda de que, de haber gobernado el experto en oposición, Arenas, la actitud hubiera sido otra. Ahora, se usa el pleno del ayuntamiento de forma partidista, no para plantear diálogo entre administraciones, sino para torpedear desde el primer día cualquier vía de colaboración. Sin duda, ello refleja el interés del ambicioso Nieto por suceder al “señorito Javier” como paladín antisocialista cuando se marche a Madrid, con permiso de Esperanza Oña.

La reclamación del IBI de las viviendas sociales es una cuestión que está abierta desde hace años, y que parecía había entrado en una vía de entendimiento mediante un plan de pagos que no se ha acabado de concretar. La amenaza con los tribunales de justicia no parece la actitud más razonable. Estamos hablando de una cantidad que oscila entre 3,5 millones y 7 millones de euros, y no es una situación específica de Córdoba, sino que sucede en todas las provincias, por lo que sería mejor una negociación desde la FAMP. En cualquier caso, es penosa la actitud del aspirante a fenómeno, Durán, al defender que no se pague, argumentando la finalidad social de las viviendas, pues, una vez más, no ha sabido actuar como representante de la ciudad, y sí como mero delegado de su partido.

La ordenación del entorno de Medina Azahara es una necesidad derivada del informe elaborado por la oficina creada a tal efecto, y que ha planteado algunas propuestas que, de hecho, suponen cambios en el Plan especial de Medina Azahara. Lo que Tristón Martín intenta es tapar su incumplimiento de las promesas electorales de legalización a las parcelaciones allí radicadas, intentando que se diriga la responsabilidad a la Junta de Andalucía. Lo curioso es que, desde hace años, tienen en su poder un documento de la federación de asociaciones vecinales Al-Zahara, con apoyo de las asociaciones de la zona, solicitando que se modifique el Plan especial, sin que se le haya hecho caso. Parece, pues, que se opta por abandonar la búsqueda conjunta de soluciones para volver a usar al vecindario y sus problemas para la guerra política.

La petición de un nuevo Plan andaluz sobre drogas parece razonable, pero choca con los recortes sociales y sanitarios que desde el gobierno central se han impuesto a todas las comunidades autónomas. La madre benefactora, Blanca Córdoba, querrá así salir del anonimato en que va desarrollándo su gestión social. Ella, que parecía tener soluciones mágicas, ahora resulta que solo se dedica a reclamar recursos a la Junta de Andalucía. ¡Qué lástima que no se haya manifestado igual ante los recortes relativos a la Ley de dependencia o al derecho a la asistencia sanitaria de los inmigrantes de la “andalucista” Mato!. Tendrá que explicar si la exigencia del cumplimiento del déficit a la Junta de Andalucía es coherente con solicitar incremento del gasto, o, por lo menos, que es lo que hace el ayuntamiento de Córdoba en este campo.

Por último, solicitar que se determinen y concreten los usos del Centro de Creación Contemporánea parece una petición válida, si no fuera porque a lo que debiera dedicarse “la casa de los muchos” es a aclarar el uso y funcionamiento de los equipamientos pendientes como el Museo Taurino, el Centro del Flamenco, la Casa Góngora, la sede de la Orquesta, … ¿Qué pensaría, el Bonachón Moreno Calderón, si la Junta le reclamara el funcionamiento de estos y otros equipamientos? Seguro que lo consideraría una intromisión inamistosa. En definitiva, que los “19 escalones”, bajo el mando de Maquiavelo Torrico, van a esconder su pobre gestión en una guerra institucional sin cuartel. En medio, estamos nosotros.

Investidura de las dos orillas

Juan Andrés de Gracia | 3 de mayo de 2012 a las 19:09

Mal que le pese al Gurú Anguita, a Pinzas Rejón, al Che Gordillo, o a Ingecom Salinas, “consumatum est” y las dos orillas se han dibujado con claridad en el Parlamento andaluz. A un lado, las fuerzas políticas que se sitúan desde el centro izquierda a la izquierda; en el otro, desde el centro derecha a la extrema derecha. Si alguien me pregunta por la extrema izquierda, ha acabado anulando su voto. Ahora, el que no se sienta a gusto, que se cambie de barco, y que no actúe de rémora para la dura singladura que le espera al gobierno por nacer. Para aquellos que siguen defendiendo que lo mejor es que gobierne la lista más votada, no estaría de más preguntarle si también piensan igual para Asturias. O si consideran que sobran las dos vueltas de las elecciones presidenciales francesas, puesto que Hollande ha sido el más votado hace diez días. Normalmente, se opina según interesa y eso desacredita la política. El pacto de gobierno ha sido público, el programa de gobierno ha sido acordado y se puede consultar por el vecindario, y el gobierno va a tener suficiente mayoría para una labor estable. Que luego haya diferencias está claro, pero es que existen hasta con un gobierno monocolor. Dialogando, flexibilizando y consensuando todo se podrá resolver.

La intervención del ganador de las oposiciones a opositor, Arenas, ha sido la del que se ve obligado a seguir dando la cara, pero a sabiendas que es un derrotado, a pesar de haber ganado, por poquito, eso sí, las elecciones andaluzas. Lo más lamentable es que descargue la responsabilidad en IUCA, como si fuera natural lo sucedido en Extremadura, o lo que pasó en 1994. Los andaluces no votaron para que se gobernara desde la derecha, ni para hacer la “repinza”, o hubieran dado mayoría absoluta a los peperos. Estoy de acuerdo en que se votó por el cambio, y eso, justamente, es lo que va a pasar, porque la presencia de IUCA en el gobierno debe asegurar que no se producen veleidades liberalconservadoras. Ha sido vergonzosa su apelación al “recortazo” que va a tener que llevar a cabo la Junta debido a la falta de transferencias del Estado. Dicho de otra manera, por un lado, apoya la poda de Marianico el corto y, por otra, la usa para atacar a un gobierno, aún no formado, de la izquierda andaluza. Queda claro que su labor va a residir, exclusivamente, en defender las políticas de recesión del gobierno central. Es un político amortizado, al menos, a nivel andaluz.

El más feliz hoy ha sido el lince Valderas, que ha tenido que soportar el desplante del Che Gordillo con resignación neocomunista. Su discurso, centrado en que la persona está por encima de los mercados, ya hacía falta, aunque sea difícil llevarlo a la práctica. Recordemos que la autonomía de acción es limitada en la economía global en que nos desenvolvemos. Ha dejado claro que se somete a la ley, y que solo a través de ella se verá obligado, su gobierno (ya también es suyo), a aplicar medidas contra su programa político. Pero eso debe tranquilizar, en cuanto a que no aspira a que se incumpla, la ley de estabilidad, por ejemplo, aunque sí la combatirá. Las prioridades que ha marcado demuestran que está en una posición realista. Salario social universal, medidas para que no se pierda la vivienda y reparto de tierras públicas, son medidas posibles, necesarias y de coste razonable. Su alegato a gobernar en alianza con lo mejor del vecindario, mirando siempre a la calle, y las fuerzas sociales, darán fuerza al pacto político.

Por último, el copresidente Griñán se ha situado en la posición sostenida públicamente por el PSOE del zorro Rubalcaba, con la diferencia que aquí se va a gobernar y, por tanto, se va a demostrar lo que se puede hacer. Priorizar la lucha contra el desempleo, el mantenimiento del estado del bienestar y la estabilidad fiscal son claves de una política socialdemócrata hoy. La presencia de IUCA le ha ayudado a tomar la decisión de aclarar todo lo relativo a los ERES, en contra de lo que los pesos pesados del partido aconsejan. Posiblemente, fuera un sistema ideado a espaldas suya, en época chavista, que ha tenido que sufrir. Lo más interesante es la creación del ICO andaluz, que debe servir para tener autonomía de financiación social, y que no haya olvidado reforzar la inclusión social, en esta dura época para el vecindario.

Ah! por cierto, creo que también ha intervenido un tal Jiménez, el bienmandado, como portavoz del Psoe más rancio, a pesar de su juventud. Solo mantener que hay un ataque a Andalucía del PP, me rechina. Estoy bastante harto de los dirigentes que se envuelven en banderas e himnos, o que usan la “patria” para defenderse. Esto no debe ser una guerra Andalucía-España, para eso no se les ha votado. Esto debe ser otra forma de gobernar, hasta en la capacidad de aceptar las críticas, por injustas que estas sean. Así: que cambie o que lo cambien.

El código da Nieto

Juan Andrés de Gracia | 2 de mayo de 2012 a las 18:48

La clase política, cuando se siente rodeada y criticada por el vecindario por no actuar conforme a los prometido, empieza a generar otros compromisos virtuales que tapen su distanciamiento de la realidad, en vez de pedir disculpas y/o dimitir. Me refiero, por ejemplo, al absurdo de ir a un notario para sellar un compromiso electoral, como ha hecho el lince Valderas, porque no sirve para nada más que para hacerse una foto. También a la apelación a que hablen las bases, a hacer primarias, o a limitar a meses el mandato de los dirigentes, que tanto les gusta a los de la izquierda del más allá, para luego tener que hacer trampas cuando le toca a uno. Incluso, me parece insustancial esa moda de estar contra los pactos políticos, apelando a dar el poder al “más votado”, para asustarse, como los fundamentalistas de UPyD, cuando les toca decidir. (veáse Asturias).

Dentro de ese intento de despistar al personal, incluyo el Código de Buen Gobierno que está de moda entre los ayuntamientos, como queriendo convertirlo en una Biblia o Corán, aunque luego, irremediablemente, se peca contra él. Si tan claro tienen lo que deben hacer y cómo han de comportarse, que lo hagan y se dejen de normativas a las que luego deben dar la vuelta, creando más desilusión en el vecindario. Si lo más sagrado que posee un partido que se presenta a unas elecciones, su programa electoral, se altera continuamente, ¿qué valor tendrá un documento de buenas intenciones? ¿Alguien se ha creído que el pluriempleado Nieto no se presentará a las próximas elecciones si el paro es superior al que existía, que ya era una losa,  cuando fue elegido? Ni el tozudo Almenara dimitió al no cumplirse su promesa de rebajar el paro en la provincia, y su puesto era solo orgánico. Siempre le quedará a Nieto, el del centro, apelar a la herencia, si sabe administrarla.

En vez de plantear, en ese código, mejorar la participación ciudadana, lo que hay que hacer es cumplir los reglamentos orgánicos de participación ciudadana, del Consejo social o de la Juntas Municipales de Distrito que apoyaron los “peperos” por unanimidad, y que son normas de obligado cumplimiento. Los intentos de modificar el primer órgano de participación, a base de interpretaciones torticeras e interesadas; ningunear el segundo, no presentándole a dictamen decisiones tan importantes como el plan de ajuste hasta 2022; o mantener sin funcionamiento a los últimos, a pesar de haber prometido ampliar sus competencias; es muestra evidente de que la palabrería hueca, siguiendo las enseñanzas de la “participativa” Aguilar, solo esconden la intención de usar la participación solo cuando interesa.

Hablar en el código de “transparencia de gestión”, entra en colisión directa con las cuentas arcanas de la Copa Davis (que me recuerdan las del año Manolete), o con la ignota forma de encargar el proyecto del sucedáneo de Centro de Congresos. Que se vaya a informar de las contrataciones realizadas cada mes, es una obligación del reglamento de pleno que se viene incumpliendo desde que está en vigencia, y que sí sucedía hace años, a través de la comisión de compras y contratación. Lo cierto es que solo mirando la plataforma del contratante, el registro de decretos y los acuerdos de junta de gobierno, es suficiente para saber qué y a quién se contrata. Que se haga seguimiento de las empresas y organismos autónomos en el Pleno, ya está regulado, e incumplido, en el mismo reglamento del Pleno, pues es posible a través de las distintas comisiones permanentes, donde pueden comparecer los presidentes y gerentes de los distintos organismos. Por tanto, lo que hay que hacer es cumplir con lo que ya existe, y no vender otro producto y, mientras, mantener la oscuridad.

El registro de intereses, bienes y patrimonio, también es una obligación legal y del mismo reglamento de pleno, aunque está limitado el acceso a una parte de los datos y, además, nadie da a conocer los cambios entre lo declarado al principio de mandato y al final, para apreciar modificaciones poco justificables. Es cierto que también se puede vulnerar la norma, como cuando concejales y asesores del grupo popular complementaban su salario con dinero del grupo municipal, naturalmente, opaco para hacienda. Por otro lado, querer limitar los regalos a los usos establecidos, parece signficar que, quien esté acostumbrado a comer langosta, no hay problema para permitir que le inviten a cenar o se la regalen; mientras, el que venga de comer lentejas, solo puede acceder a algo de chorizo o morcilla para darle sabor. Imaginando a lo que ha estado acostumbrado el socio malayo, ¿le estará permitido cualquier tipo de regalo? En cualquier caso, los verdaderos regalos, estarán a otro nombre, … ¡o es que somos tontos!

 

 

Andalucía a la izquierda

Juan Andrés de Gracia | 19 de abril de 2012 a las 20:14

El acuerdo por Andalucía alcanzado por PSOE Andalucía y IULV-CA  para gobernar nuestra comunidad autónoma, a la espera de una detallada lectura y análisis del mismo, no es sino el cumplimiento exacto de lo que las urnas mandaron el pasado 25 de marzo. El vecindario andaluz quería que se girara a la izquierda y, para ello, le quitó la mayoría absoluta al PSOE, traspasó la mayoría de los diputados que perdía a IULV-CA, y evitaba dar un mayor apoyo al PP del requetecandidato Arenas. No es tanto que no consiguiera la ansiada mayoría absoluta, como que empató técnicamente en votos con el PSOE, demostrando un desgaste del voto a los “peperos” en Andalucía, en apenas cuatro meses de gobierno de Marianico el largo. Incluso, la opción de apostar por un partido de difícil posición ideológica (veáse Asturias) como UPyD, o la de recuperación de un PA que busca desesperadamente aquel espacio político que dilapidó, quedaron fuera de toda posibilidad.

La forma de negociar el acuerdo, de forma muy coordinada entre las dos comisiones negociadoras y las dos direcciones, tanto andaluzas como federales, ha sido todo un ejemplo de buena gestión política, que ha superado todas las presiones políticas y mediáticas que intentaban que se vulnerara la voluntad de los andaluces en las urnas, y que tan mal ha sentado a la derecha extrema españolista. Los palos que ha querido introducir en las ruedas el Che Gordillo, preso de un egocentrismo alimentado por la propia derecha a la que dice enfrentarse, solo ha quedado como una muestra de libertad democrática y de opinión en IULV-CA. Como no conseguía sus efectos, el obispo Bono saltaba a la palestra, azuzado también por los poderes fácticos de derecha (incluso los que anidan dentro del propio PSOE), para trasladar el miedo a que IULV-CA pueda entrar en el gobierno de Andalucía, apoyando la idea de compadreo de salvación nacional, propuesto, como última baza por el “señorito” Arenas, venido a menos, y que entregaba para ello su cabeza, sin darse cuenta que ya es puro picón. Da pánico pensar qué hubiera pasado si el Obispo Bono hubiera conseguido la secretaría general del PSOE en el 2000 en lugar de ZP.

La elección del “cunero” Gracia como presidente del Parlamento Andaluz, compensado con que IULV-CA será la que marque mayoría en la Mesa de la Cámara, solo puede significar que el acuerdo programático está ya complementado por un acuerdo de gobierno conjunto, donde IULV-CA tendría una vicepresidencia (¿Valderas?) que le otorgaría un alto rango institucional, al margen de entre cuatro y cinco consejerías, entre las que habría algunas con alto peso político y de gestión de medios económicos y humanos. La necesidad de respetar los estatutos de IULV-CA, que obligan a un reférendum vinculante, no debe ser sino un trámite, porque el acuerdo cuenta con el apoyo de la dirección andaluza y federal del PCE, verdadero corazón de IULV-CA en la actualidad. Las peticiones del grupo del Che Gordillo, amplificadas por la derecha, de que se diera opción a votar, prácticamente, a todo el que pasara por la puerta (se rumorea que hasta los portavoces de Intereconomía y El Mundo se habían comprometido a hacerlo) y que se pudiera elegir dar el poder a Arenas, ha quedado desestimado, demostrando IULV-CA que la democracia interna no está reñida con la coherencia ideológica. No se abandona a la crítica a los desvaríos liberales del PSOE, pero se entierra la teoría de las dos orillas, intentando dar el “sorpasso” desde la colaboración y la implicación en el gobierno de izquierda.

El venidero gobierno andaluz será, o, al menos debe ser,  pues, el referente de otra forma de actuar contra la crisis. No hay indicios de que se quieran suicidar, sino de plantear que hay otra forma de equilibrar el déficit, a sabiendas de que habrá que hacer recortes en el gasto, pero que es posible una política de ingresos progresista que limite su dimensión. El reto no es fácil, porque las limitaciones de gasto impuestas por Marianico el largo, van a ser un obstáculo importante. La esperanza está más allá de los Pirineos, en la posible victoria de Hollande sobre Sarkozy y Le Pen, que inicie una nueva forma de entender Europa y la salida de la crisis, donde Francia haga contrapeso y no sea el lacayo de Alemania. Si este fin de semana la primera vuelta y, posteriormente, se confirma en la segunda vuelta, la victoria de la izquierda, se abrirá un nuevo camino donde Andalucía, y quizá Asturias, pueden ser los referentes en España.

Sufrí la locura del “colinegro” Rejón y del “gurú Anguita, en 1994, en minoría dentro del Consejo andaluz de IUCA, es un placer que ahora se escuche a quienes han votado. Y detrás de Andalucía y Francia puede llegar Grecia, Galicia, … y se pueden volver a abrir las alamedas.

“Deja vu” en IUCA

Juan Andrés de Gracia | 2 de abril de 2012 a las 15:03

En varias ocasiones, he recordardo unas palabras del maestro Arangurén, que me impactaron cuando empezaba a interesarme por la vida colectiva: “Ser de izquierdas es estar contra el poder”. Entendiendo poder como sinónimo de gobierno, lo que actualmente sabemos que no es exactamente así, una fuerza de izquierda nunca podría optar a gobernar, ni siquiera cuando tuviera la unanimidad del vecindario, con más razón cuando solo se llega a contar con el apoyo de un porcentaje pequeño de la población. Para un sector de la izquierda, aquella que procede del dogmatismo, sí se puede gobernar cuando se cuenta con la mayoría suficiente del vecindario, usando tal posición para intentar perpetuarse en el poder. En el mundo actual, donde la izquierda aún no ha encontrado respuestas globales a un poder global, es más cómodo, a nivel particular, no gobernar nunca y quedarse como esencia de la izquierda eterna (si es posible, con financiación de la democracia burguesa de la que se abomina).

Esta forma de pensar, donde algunos deciden otorgar certificados de izquierda, como si fueran dioses, a quien les parece, es la que IUCA practicó, con el “Gurú” Anguita al frente, en gran parte de los años 90. Fue la teoría de las “dos orillas”, donde IUCA se reservaba la etiqueta de izquierda, y situaba al PP junto al PSOE y despreciaba al resto de fuerzas que pretendían situarse en su orilla, ya fueran los Verdes o las izquierdas nacionalistas. El objetivo, copatrocinado por la derecha mediática, era el “sorpasso”, esto es, que el PCE (IUCA) fuera la fuerza más votada de la izquierda, aunque ello pasara por dejar gobernar al PP. “Pinzas” Rejón fue su máximo promotor en Andalucía, y tuvo momentos excelsos en la falta de acuerdos entre la izquierda para gobernar en los ayuntamientos en 1995, con frases que tanta sangre crearon como “Córdoba es como Soria”.

Ahora, la derecha vuelve a sacar a sus particulares compañeros de estrategia, Rejón y Anguita, para intentar condicionar y torpedear los acuerdos entre IUCA y PSOE para Andalucía. No llegan a defender la teoría extremeña, esto es, que es mejor dejar gobernar a la derecha, que a quien práctica políticas de derecha. Lo más curioso es que estas teorías también residen en el PSOE, pues, Ingecom Salinas, entre otros, defendían que se dejara gobernar al joven Nieto en 2007, antes que votar y gobernar con la “conversa” Aguilar. Por tanto, los intereses bastardos, los acuerdos extraños con poderes fácticos de la derecha que mantienen demasiados líderes de la izquierda, provoca suficiente confusión, que suele llevarnos a pensar por qué volvimos creer en la izquierda. En caso de que la defensa de esas posiciones fuera honesta, lo que la experiencia y la historia me ha dicho que no es así, se estaría olvidando lo que el vecindario ha votado. Pero ¿a quién le importa? Al final, los egoísmos partidistas, o personalistas, pueden con el mandato democrático, lo que está llevando al desapego de la política.

No quiero decir que IUCA está “obligado” a pactar en cualquier circunstancia y condiciones con PSOE. Viví lo que significa hacer lo mismo, pero en sentido contrario, en el ayuntamiento de Córdoba en 2007, y toda la izquierda lo hemos pagado. Las condiciones impuestas por la “Quina” Aguilar” al PSOE, impedían poder trabajar con libertad, y a quien se atrevía, el “aspirante a fenómeno”, Durán, le mandaba parar, siguiendo los deseos de la “compañera alcaldesa”. IUCA debe exigir suficientes elementos programáticos, pero siempre desde su aportación real de voto. Los andaluces no han apoyado mayoritariamente sus máximos ideológicos y deben reconocerlo. El PSOE debe aceptar que el vecindario ha votado un giro a la izquierda, y no pretender mantener políticas fracasadas y vicios que han generado corrupción, después de treinta años de gobierno andaluz. No puede pretender seguir manteniendo su dependencia de los dictados de la banca europea y nacional, y menos que IUCA lo acepte. Lo que está en juego no es el futuro de sus fuerzas políticas, ni siquiera de sus representantes actuales, sino que la izquierda demuestre que hay una alternativa de actuación, dentro del marco que determinan las políticas españolas y europeas.

Por eso, no entendería que los “líderes” políticos andaluces de izquierda, no supieran llegar a un acuerdo. Me parecería haber vuelto a 1994 y tendría que reconocer que la vida se repite, ya sabemos que, la segunda vez, siempre es como una farsa. Lo malo es que lo sufrirían los andaluces. ¿Le importaran al viejo Griñán y el clásico Valderas los que les han votado? Que lo demuestren.

Andalucía en juego

Juan Andrés de Gracia | 29 de febrero de 2012 a las 17:06

Ha pasado el Día de Andalucía, en el año en que se cumplen los 30 años de la constitución del Parlamento andaluz. Han sido tres décadas dominadas por el poder socialista, que ahora se pone en cuestión, en las elecciones del próximo 25 de marzo. Las últimas encuestas no discuten la victoria electoral del señorito Arenas, pero deja en duda si conseguirá sumar suficientes votos para ser investido como presidente. De conseguirlo, todo será azul pepero y las gaviotas anidarán en  nuestra tierra, posiblemente, para mucho tiempo. En cualquier caso, la sociedad andaluza pide un cambio, y parece claro que el PSOE necesitará apoyo para gobernar.

El PSOE presenta al viejo Griñán y una lista de candidatos, elegidos en clave de partido, buscando recuperarse de los desastres de las elecciones de Mayo y Noviembre del año pasado. Tras las guerras internas, desde Madrid se ha mandado parar al sector crítico y no molestar en el proceso electoral. Rubalcaba ha tenido que pedir a los que le votaron que aguanten las chulerías de la dirección andaluza que, por cierto, apoyó a Chacón. Pero es que Andalucía es una pieza vital para consolidarse en el poder del partido a nivel federal. El gobierno andaluz llega cansado y lastrado por tres asuntos: El primero, el paro, que supera el millón de personas en edad de trabajar; el segundo, la conflictiva remodelación del sector público, que ha puesto en pie de guerra a los funcionarios; y en tercer lugar, el escándalo de los ERES, que parece no haber tocado fondo y que es muestra de una administración degradada.

El PP o, mejor dicho, el señorito Arenas, llega a este proceso electoral con todo un partido triunfante, esperando que ellos también lo hagan. La victoria puede salvarle, pero no contentará las expectativas si no es suficiente para gobernar. Los recortes sociales y salariales y la reforma laboral, además de que se anuncien nuevos exigentes esfuerzos para después de las elecciones, están empezando a hacer mella en los que buscan un cambio, pero ya piensan que no lo van a encontrar en los “peperos”. Que el PA prácticamente haya desaparecido en las expectativas electorales, obliga, al PP, a contar con un plan B que pase por el apoyo activo o pasivo del pujante UPyD. Las ganas que le tiene la “populista” Díez al PSOE son suficientes para asegurar que no entorpecerán sus posibilidades de gobierno. De esa forma, el señorito Arenas no tendría que poner fin a su carrera política, al menos en Andalucía.

IUCA, como sucede cada vez que el PSOE entra en crisis, se tendrá que debatir entre gobernar con un PSOE desgastado o recuperar la teoría del “sorpasso” y “las dos orillas”: ya saben, que la única izquierda son ellos. La experiencia de 1994 aún la tendrá fresca Valderas, que vio como, su paso por la presidencia del Parlamento Andaluz, fue efímero. Recientemente, “Pinzas” Rejón ha declarado que no se equivocaron cuando renunciaron a varias consejerías. Luego, los andaluces les mandaron de nuevo a la penosa oposición. Saben que van a recibir el voto de muchos andaluces que buscan un cambio de izquierdas, pero que no pueden esperar a que alcancen la mayoría suficiente para gobernar solos. Les puede corresponder cambiar el gobierno de Andalucía hacia la verdadera socialdemocracia, o intentar, en la oposición, ser la izquierda revolucionaria inmortal.

Por último, las encuestas certifican que los andaluces han abandonado la posibilidad de contar de nuevo con una voz netamente andalucista en el Parlamento andaluz. La presencia emergente de UPyD le puede restar el apoyo de los que no quieren votar al PP ni al PSOE, y que IUCA les suena a PCE. De sacar algun diputado, podrían ser decisivos para dejar o no gobernar al PP. Su última adscripción a la izquierda política, podría revelar que estarían dispuestos a recuperar el gobierno con el PSOE. No pasa igual con su contrincante minoritario, UPyD, porque parece tenerlo más claro al representar un voto populista, casi antipolítico, que se siente sin ataduras y le pesa más el antisocialismo de su líder, que el desgaste de dar todo el poder al PP. Siempre es sorprendente que lo que suceda en los próximos años en Andalucía, dependa tanto de tan pocos.

 

Los partidos, erre que erre.

Juan Andrés de Gracia | 16 de enero de 2012 a las 21:02

No hay manera de que los partidos políticos se centren en lo que realmente nos interesa y siguen regateándose a sí mismos. La guerra de posiciones que mantienen IU y PSOE contra el PP, sobre la posibilidad de que los alcaldes puedan encabezar las listas, es una muestra de ello. Me pareció una “chulería” política que el viejo Griñán no encontrara más respuesta al desastre electoral de mayo, que intentar que los vencedores de esas elecciones no puedan presentarse a las elecciones andaluzas. Creo en la máxima “una persona un cargo”, pero me parece impresentable que el PSOE, después de 30 años mandando en Andalucía, sea ahora cuando se dé cuenta de la incompatibilidad entre el cargo de alcalde con el de parlamentario andaluz. Ellos presentaron alcaldes cuantas veces les pareció, y no encontraban problemas en ello. La pregunta es ¿también es incompatible ser portavoz de la oposición o no? Lo veremos con el caso del aspirante a fenómeno.

También me parece jugar con el vecindario que el señorito Arenas dé marcha atrás en su histórica defensa de la acumulación de cargos. Ahora resulta que era una posición interesada para fastidiar al PSOE y no una postura política asentada. Pero peor me parece él cambio de opinión del joven Nieto, que renunció a encabezar las listas al Parlamento español alegando que tenía una misión en Córdoba, y ahora se desdice por la estrategia de confusión del PP. ¿Es que ahora no tiene ya misión que realizar? ¿Es que, acaso, como dijo la precoz Jurado, después de siete meses, ya ha cumplido su misión? También me parece sorprendente que el sheriff Cabello de Alba se haya buscado un puesto en el Congreso que, necesariamente, le va a obligar a desatender su alcaldía montillana. Parece que los “peperos” se dedican a ganar elecciones, pero una vez ganadas, no sabe para qué se presentó y se presentan a otras.

Con todo, lo que más me ha molestado es que el joven Nieto desprecie a los votantes cordobeses, y juegue con los concejales y miembros del gobierno como peones de un ajedrez al servicio del partido. Tras la marcha de la precoz Jurado, ahora nos enteramos que el admirador de la División Azul, que estaba encargado de coordinar los trabajos para la nominación de los Patios como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, Primo de Jurado, va a ser nombrado subdelegado del gobierno en Córdoba. Tras el rechazo a ese puesto por el “boticario” Aguirre, queda claro que Primo de Jurado ha jugado sus bazas para tener un despacho, sueldo y chófer a la altura de sus pretensiones. O sea, el gobierno del PP no parece con la mente en Córdoba, sino regodeándose como nuevos ricos en la lucha por el puesto. Así nos va.

Por último, me moriré de la risa, si al final IUCA presenta a Sánchez Gordillo, de nuevo, al Parlamento andaluz. La pinza del de Marinaleda con los alcaldes “peperos” es digna del mejor Rejón, el poeta. Sánchez Gordillo se ha reído durante años de los estatutos de IU, que obligan a no presentarse más de tres veces al mismo cargo, y ahora parece dispuesto a liarla si no se le permite seguir siendo parlamentario. Aún recuerdo cuando estuvo cobrando dos sueldos públicos durante meses, y decía que no se había enterado. Por lo pronto, Valderas ya se ha retirado a Huelva, incapaz de presentarse por Sevilla contra el líder del SOC. Y para que no nos preocupemos, dice que los problemas de las listas del PCE por Córdoba son “peleíllas”. Eso es para él defender la pluralidad y la opinión de las bases, “una peleílla”. ¡Vivan las cadenas!

El final de IUCA: ¡Viva el PCE!

Juan Andrés de Gracia | 9 de enero de 2012 a las 19:42

Leo, entre sorprendido y perplejo, cuáles son las personas más apoyadas para ser candidatos a las elecciones andaluzas por Izquierda Unida Convocatoria por Andalucía por la provincia de Córdoba. Pendiente de que se confirme la lista, sólo puedo reafirmar que, en contra de lo que decia la canción, aquí es la radio la que ha vencido al video, lo viejo a lo nuevo. Dulce Rodríguez, Elena Cortés, Alba Doblas o José Manuel Mariscal son todos miembros conspicuos del PCE, representantes de su sector más duro y viejos jóvenes en la política. Ahora entiendo la plataforma de la que forma parte el “Lele” Gómez, y que le costó el puesto como coordinador local de IUCA.

De las cuatro nombres, , la “Mala” Rodríguez ya fue concejal en 1995 y compartimos oposición al PP. Entonces, decía ser del sector del respetado Ernesto Caballero, y, quizá por ello, la “Quina” Rosa no quiso contar con ella cuando bajó en paracaídas a sede cordobesa. Posteriormente, se ha forjado una imagen pública en el trabajo profesional y social contra la violencia de género. Por esa razón, su perfil es más clásico en lo que IUCA quería representar, esto es, un movimiento sociopolítico abierto y no monopolizado por gente del aparato comunista.

El caso de la “Pérfida Elena”, es el de una persona que, primero, ha representado a la JCA, luego, a cuotas de género y, siempre, al PCE, verison “hard”. Ha sido ya concejal, diputada provincial, creo que, incluso, fue coordinadora local de IUCA un breve tiempo. Se ha dedicado a la política absolutamente, pudiendo ser reconocida como una profesional del gremio. Enemiga acérrima del “rosismo”, siempre ha actuado como “aparatchik” del PCE más que de IUCA

La “estudiante” Doblas tiene un perfil muy parecido al de Elena. Empezó muy joven en la JCA y en el movimiento estudiantil de enseñanzas medias. En varias ocasiones, ha estado en listas como cuota joven y de género, pero, por intentar ser juez, dejó la actividad política temporalmente. En su vuelta a Córdoba, se ha reencontrado con su versión más dura, y, como tal, entró en el último gobierno municipal tras la salida de Rosa Aguilar, y tras renunciar Carlos Pardo, por presiones del aparato comunista. Rápidamente, se ha incorporado a algunas movidas del 15-M para intentar controlar su actuación a favor del PCE.

Por último, “Che” Mariscal lleva ya ocho años de diputado andaluz. Teóricamente ya ha cubierto el tiempo que puede serlo, pero no sería el único caso en IUCA al que se le considera excepción. Es secretario general del PCA e hijo político aventajado de Manuel López Calvo. Desde el PCA ha condicionado la actuación de la coordinación andaluza de IUCA de Valderas, que ha acabado por reconocer su poder. Me parece una persona honrada, pero fuera de época y tiempo.

Como se aprecia jóvenes cachorros comunistas, que no es ni malo ni bueno, pero, evidentemente, no es lo que IUCA pretendía ser. Por eso, no entiendo que sigan enmascarando al PCE tras las siglas de IUCA, tal y como hacen con la caseta de feria, que siempre ha sido una fuente de financiación comunista. Reconzoco que deben estar hastiados de antiguos militantes del PCE (yo nunca lo fui), como la conversa Aguilar o el honrado Trigo, que acabaron recalando, unos con más dignidad que otras, en el PSOE. Han usado esas experiencias negativas para recuperar, económica y socialmente, a un PCE que languidecía moribundo hace veinticinco años.

Con este personal en las listas, no me extraña que se ponga en duda que el PCE (o sea IUCA), asegure el apoyo al PSOE si es necesario para gobernar en Andalucía. Con esto, no pretendo llamar al voto útil, porque no considero útil votar al viejo Griñán o al Padrino Durán, de hecho yo no pienso hacerlo como se desprende de mis entradas. Simplemente, me lamento de que IUCA, un proyecto que me ilusionó y me enganchó para trabajar en política, haya muerto, y de que su enterrador, que fue también su creador, al estilo del Saturno de Goya, Julio Anguita, siga dando clases de izquierda en el siglo XXI.

IUCA: Creced y dividíos

Juan Andrés de Gracia | 21 de diciembre de 2011 a las 19:52

No hay ninguna errata en el título de la entrada. Si la cita bíblica es “Creced y multiplicaos”, la historia de Izquierda Unida a nivel federal, andaluz y cordobés, siempre ha sido “creced y dividíos”, y ahora se vuelve a repetir. Hoy se presenta en Sevilla la, por ahora, corriente interna de IU, Izquierda Abierta, que promueve el defenestrado parlamentario, Gaspar Llamazares. Ya anticipó, el resistente Llamazares, en la constitución del Congreso de los Diputados, que, en cualquier caso, nadie le haría callar, y hoy empieza a hablar en Andalucía.

El momento en que se produce la presentación de esta corriente, en plena precampaña andaluza, hace intuir que pretende ganar adeptos para su causa, y que puedan ir en las listas en elaboración, para ampliar su base institucional. Por otro lado, el sitio elegido es, si cabe, más significativo: la sede de CCOO. Y lo digo, porque es muy posible que el sindicato excomunista esté buscando alianzas dentro de IU que no dependan del PCE, aún reinante en Izquierda Unida. A partir de mañana, habrá que valorar los asistentes al acto, lo que nos dará claridad sobre la fuerza que esta corriente pueda tener en el futuro cercano.

Sé que a Llamazares no le gustaría que compare esta iniciativa con la que protagonizó Nueva Izquierda hace quince años, pero es que hay muchas coincidencias entre ambas. Hay que recordar que aquella corriente, que luego se convirtió en partido dentro de IU y, tras su expulsión de la organización, intentó, sin éxito, vivir como partido independiente (Partido Democrático de Nueva Izquierda), nació con el impulso y el apoyo activo de una parte importante de CCOO que lideraba Antonio Gutiérrez, y de sectores de la izquierda social y cultural muy relevantes. El PSOE, por aquel tiempo, estuvo a punto de perder las elecciones de 1993, antesala de la derrota de 1996, preso de procesos de corrupción política y económica sin precedentes. Anguita se había dejado convencer, por parte de sectores mediáticos de la derecha, y de furibundos camaradas antisocialistas, de que el “sorpasso” era posible y que, “las dos orillas”, era la estrategia a seguir.

En ese escenario, el PCE, tras haber aceptado la creación de Izquierda Unida y de Convocatoria por Andalucía, como estructuras de unión y apertura de la izquierda más allá del PSOE, encontraba buenos resultados, y se dedicaba a laminar a todo lo que no fueran seguidores de la hoz y el martillo. En Andalucía, se dilapidó al grupo parlamentario del Parlamento andaluz, institución donde se consiguió la presidencia, en la persona de Valderas. Por aquel entonces, la “reinona” Rosa Aguilar, acusaba a González de ser la X de los Gal (¡como ha pasado el tiempo!). Tanto ella como Valderas o Llamazares, aceptaron y propiciaron la expulsión, sin más, de Nueva Izquierda en 1.997. No fueron capaces de entender el mensaje de Andalucía, donde en 1996 volvieron a apoyar al PSOE y mandaron a Rejón y al PCE, a la orilla de la oposición por haber jugado con la “pinza”. Como efecto colateral de toda aquella estrategia, Córdoba pasó a ser mandada por el PP (1995-1999).

Ahora, el momento histórico es muy parecido, aunque no idéntico. El PSOE ha perdido las elecciones locales y generales por goleada, y se avecina lo mismo en las andaluzas. IUCA ha remontado, y, por lo pronto, ha humillado a Llamazares (que se ha tragado la travesía del desierto de estos cuatro últimos años) y se ha dado la manija y la voz a los “zorrocotrocos”, el decimonónico Lara y el “aparatchik” Centella, esto es, al PCE más rancio. Esto sucede cuando, en Extremadura, Izquierda Unida se ha lavado las manos, y ha permitido el gobierno del PP, con el que ahora se ve obligado a cuasigobernar desde el Parlamento de Caceres. Las expectativas electorales, que anuncian que Izquierda Unida también puede ser decisiva en Andalucía, preocupa a los socialistas, y mucho. Voces “anguitistas” vuelven a sonar con fuerza, soñando de nuevo con el “sorpasso”, y dispuestos a volver a recordar que el río tiene “dos orillas”.

Izquierda abierta, está convencida de que no es el momento de repartirse el botín alcanzado, sino de profundizar en la creación de una alternativa de izquierda fuera del PSOE. Para ello, hay que abrirse a otras fuerzas sociales y políticas que recelan de la “monohegemonía” del PCE en IUCA, pero que solos tampoco pueden articular una alternativa de futuro. Es muy relevante que, en plena caída del PSOE, IUCA no haya conseguido más botín y que vea como UPyD, o la misma abstención o voto en blanco, hayan crecido de forma importante.

Cuando el pensamiento único conservador inunda Europa, y ha dejado sin propuestas a la socialdemocracia, la idea de sumar que defiende Izquierda Abierta parece más que razonable y procedente. El proyecto sería que la mayoría de los votos que han abandonado al PSOE, no vuelvan a él en un alto porcentaje, y se puedan sentir representados por una segunda fuerza política de izquierda con aspiraciones de gobierno. De no suceder así, en cuanto el proceso de renovación del PSOE dé resultados, como sucedió en 2000 con ZP, y vuelvan a las propuestas de izquierda, posiblemente con el viento a favor de la victoria de los socialistas en Alemania y Francia, IUCA puede acabar de nuevo como fuerza residual.

En lo que respecta a Andalucía, se entre o no en el gobierno de Andalucía, quizá sea más importante que Izquierda Unida recupere su capacidad de convocatoria, que, actualmente, deberá dirigirse a los nuevos sectores emergentes y enterrar el comunismo como ideología incapaz de dar respuesta a los retos del siglo XXI. Espero que IUCA no cometa los errores que cometió con Nueva Izquierda, y que facilitaron que fuera, esta corriente, fagocitada por el PSOE sin mucho problema. Ya sabemos que, cuando la historia se repite, a veces, lo es como comedia, pero también como tragedia. Lo malo es que, en el mejor de los casos, la sonrisa será etrusca.