Archivos para el tag ‘Pepe Griñán’

Asedio a la izquierda alternativa

Juan Andrés de Gracia | 10 de mayo de 2012 a las 21:40

Quien me conoce y sabe de mi trayectoria personal y política, difícilmente me tacharía de “rojo peligroso”. Por eso, siempre me ha sorprendido que, en este blog, haya quien me haya tildado, poco más o menos, de comunista de ultraizquierda. Entiendo que, quien ahora se siente protegido, defendido y representado por toda la derecha pepera, desde el centro derecha a la extrema derecha, jure en arameo y luche porque no gobierne la otra orilla. Pero lo que empieza a incubarse, como el huevo de la serpiente, es una recesión democrática, donde parece que sólo pueden gobernar ellos, que son los propietarios permanentes del poder,  y que hay que “exterminar”, al menos ideológicamente, a la izquierda. A ello aspiraban, cuando han ganado las elecciones municipales, generales y autónomicas, pero todo se les ha torcido con las andaluzas, lo que les ha sentado horriblemente. Tanto, que no han dejado de insultar al vecindario andaluz, por no quedar cegado por el brillo de la gaviota y la vuelta a los valores patrios y católicos.

Cuando el PSOE se salió de su obligación socialdemócrata, y empezó a ser un mero apéndice del gobierno de los banqueros y especuladores, en mayo de 2010, la gente de izquierda sentimos vergüenza, y rechazamos ese entreguismo, sin más explicación, que nos evitaba ser “intervenidos”. Los seguidistas del poder, que siempre los hay, como el aspirante a fenómeno Durán y su séquito, no tuvieron problemas en justificar lo injustificable. Se dedicaron a ser portavoces de la traición a la izquierda, con el mero afan de seguir cobrando del poder. Cuando la conversa Aguilar transformó el proyecto de izquierdas de la ciudad en su proyecto personal y sin ideología, el vecindario también le dio de lado, aunque ella, hábilmente, se buscó el sueldo en otro portal, sin dar ninguna explicación. Por todo ello, la gente buscó un cambio como sea, aunque ello supusiera el gobierno del PP.

Pero han bastado unos meses de más desempleo del gobierno del pluriempleado Nieto, o la hiperactividad recortadora de Marianico el Corto, para decidir que el noqueado Arenas, que iba a ser más de lo mismo, se quedara de nuevo en el banquillo de la oposición, y se optara por dar un giro a la izquierda, dando opción a IUCA para decidir gran parte del futuro de Andalucía. Tanto los peperos como la derecha socialista esperaban que IUCA volviera a subirse al monte, siguiendo al Che Gordillo, pero se han quedado pasmados por la decisión de entrar, y condicionar, el gobierno andaluz. Y aquí han saltado las alarmas.

Dentro del PSOE, siguiendo las palabras del cura Bono, el sector liberal-conservador pretendía un acuerdo con el PP auspiciado por la derecha económica. Esto es, por los mismos que nos han llevado al desastre en que nos encontramos. La extrema derecha, y sus medios, pasaron, de alabar la “honradez” de IU en Extremadura, a tildarla, poco más o menos, que de “pesetera” por no tomar la misma actitud en Andalucía. Todo adobado por seniles líderes de triste recorrido, como el gurú Anguita, que no paran de echar pestes contra el acuerdo de gobierno PSOE-IUCA.

Aseguro que mis distancias políticas y hasta ideológicas con el lince Valderas, la antisistema Cortés y Alatriste Rodríguez, son importantes, pero tanto como las que tengo con la propia “Comeniños” Díaz, o el abuelito Griñán. Pero siempre serán menores que las que tengo sobre la Gilista Oña o el falangista Sanz. Y, en cualquier circunstancia, tienen derecho a demostrar si pueden hacerlo mejor que la derecha mentirosa o que la izquierda traidora. Por eso, no entiendo que el presidente de la Junta haya tenido que ir a ver al empresariado para tranquilizarlo de que gobierne quien ha pedido el vecindario, de forma democrática. Tampoco entiendo que se ridiculice que la Tozuda Cortés diga que promete por imperativo legal, porque es bueno conocer que, como ha dicho el Superviviente Valderas, estar en el gobierno no puede significar dejar de ser uno mismo y olvidar la calle, los problemas y las reivindicaciones sociales. Es más, en otra época, cuando la izquierda llegaba al poder, lo que pretendía era cambiar la realidad, no adaptarse a ya.

Se acerca el 15-M, que de forma sigilosa, paciente, pero constante, ha seguido instalándose en la realidad social, reconvertido en proyectos concretos como Stop desahucios, por ejemplo. La derecha autoritaria ya ha creado la tensión para que no puedan acampar porque, al parecer, eso va en contra de los derechos del vecindario, aunque no nos han preguntado. Lo que importa es provocar, para que se produzcan conflictos con la policía que después se puedan magnificar, para imputárselos a la izquierda. Ya conocemos que quieren enchironarnos por ir de manifestación, y que alguien se desmande. Lo que no les importa es que las calles se tomen por fascistas hinchas futbolísticos, abrazados a banderas y a himnos que animan al odio y a la confrontación. Quizá les moleste que aquí lo que empiece a sobresalir sean opciones de izquierda y no la extrema derecha lepeniana, griega u holandesa. Con ellos, si viviríamos mejor, y si no que se lo pregunten a los noruegos.

 

Nieto: Córdoba como excusa

Juan Andrés de Gracia | 5 de mayo de 2012 a las 20:15

Ya conocemos cual será la composición del gobierno andaluz del viejo Griñán y el lince Valderas. Cuando el lunes tomen posesión, tendrán, como una de sus primeras labores, decidir sobre el recorte de 2.700 millones del presupuesto, para asumir la minoración de recursos procedentes de los presupuestos estatales en tramitación. No será tarea fácil, y supondrá, para todos ellos, la necesidad de dar explicaciones sobre lo que hay que dejar de hacer. Tendrán que apelar, necesariamente, a las medidas adoptadas por el gobierno de Marianico el largo y provocará un encontronazo político importante. Las buenas palabras de hoy, sobre búsqueda de consenso y colaboración, se dinamitarán rápidamente, y no duden que el noqueado Arenas y sus peperos actuaran, exclusivamente, a favor del gobierno de España y no en los intereses andaluces.

Confirmado, pues, que no gobernarán Andalucía, los alcaldes “gaviotos” lanzarán toda su artillería contra el nuevo gobierno andaluz, que no contará ni con una semana de cortesía. En Córdoba, el pluriempleado Nieto no ha tardado en mostrar cual será la estrategia a seguir y, el pleno municipal del próximo martes, aprobará cuatro mociones de “cordial” bienvenida al nuevo gobierno andaluz, olvidando que la función de dicho órgano es controlar la labor del gobierno municipal. No hay duda de que, de haber gobernado el experto en oposición, Arenas, la actitud hubiera sido otra. Ahora, se usa el pleno del ayuntamiento de forma partidista, no para plantear diálogo entre administraciones, sino para torpedear desde el primer día cualquier vía de colaboración. Sin duda, ello refleja el interés del ambicioso Nieto por suceder al “señorito Javier” como paladín antisocialista cuando se marche a Madrid, con permiso de Esperanza Oña.

La reclamación del IBI de las viviendas sociales es una cuestión que está abierta desde hace años, y que parecía había entrado en una vía de entendimiento mediante un plan de pagos que no se ha acabado de concretar. La amenaza con los tribunales de justicia no parece la actitud más razonable. Estamos hablando de una cantidad que oscila entre 3,5 millones y 7 millones de euros, y no es una situación específica de Córdoba, sino que sucede en todas las provincias, por lo que sería mejor una negociación desde la FAMP. En cualquier caso, es penosa la actitud del aspirante a fenómeno, Durán, al defender que no se pague, argumentando la finalidad social de las viviendas, pues, una vez más, no ha sabido actuar como representante de la ciudad, y sí como mero delegado de su partido.

La ordenación del entorno de Medina Azahara es una necesidad derivada del informe elaborado por la oficina creada a tal efecto, y que ha planteado algunas propuestas que, de hecho, suponen cambios en el Plan especial de Medina Azahara. Lo que Tristón Martín intenta es tapar su incumplimiento de las promesas electorales de legalización a las parcelaciones allí radicadas, intentando que se diriga la responsabilidad a la Junta de Andalucía. Lo curioso es que, desde hace años, tienen en su poder un documento de la federación de asociaciones vecinales Al-Zahara, con apoyo de las asociaciones de la zona, solicitando que se modifique el Plan especial, sin que se le haya hecho caso. Parece, pues, que se opta por abandonar la búsqueda conjunta de soluciones para volver a usar al vecindario y sus problemas para la guerra política.

La petición de un nuevo Plan andaluz sobre drogas parece razonable, pero choca con los recortes sociales y sanitarios que desde el gobierno central se han impuesto a todas las comunidades autónomas. La madre benefactora, Blanca Córdoba, querrá así salir del anonimato en que va desarrollándo su gestión social. Ella, que parecía tener soluciones mágicas, ahora resulta que solo se dedica a reclamar recursos a la Junta de Andalucía. ¡Qué lástima que no se haya manifestado igual ante los recortes relativos a la Ley de dependencia o al derecho a la asistencia sanitaria de los inmigrantes de la “andalucista” Mato!. Tendrá que explicar si la exigencia del cumplimiento del déficit a la Junta de Andalucía es coherente con solicitar incremento del gasto, o, por lo menos, que es lo que hace el ayuntamiento de Córdoba en este campo.

Por último, solicitar que se determinen y concreten los usos del Centro de Creación Contemporánea parece una petición válida, si no fuera porque a lo que debiera dedicarse “la casa de los muchos” es a aclarar el uso y funcionamiento de los equipamientos pendientes como el Museo Taurino, el Centro del Flamenco, la Casa Góngora, la sede de la Orquesta, … ¿Qué pensaría, el Bonachón Moreno Calderón, si la Junta le reclamara el funcionamiento de estos y otros equipamientos? Seguro que lo consideraría una intromisión inamistosa. En definitiva, que los “19 escalones”, bajo el mando de Maquiavelo Torrico, van a esconder su pobre gestión en una guerra institucional sin cuartel. En medio, estamos nosotros.

El mayo andaluz

Juan Andrés de Gracia | 1 de mayo de 2012 a las 14:14

En unos días, tendremos de presidente de la Junta de Andalucía, de nuevo, al viejo Griñán, a pesar de su derrota en las últimas elecciones autonómicas. Para lograrlo, ha tenido que ceder a pactar con IUCA, a la que tanto se ha despreciado desde el PSOE andaluz. Finalmente, la forma de acuerdo será el gobierno conjunto, con lo que IUCA, aprende del error de 1994 de “Pinzas” Rejón y asume la responsabilidad de demostrar que son opción de gobierno. El gurú Anguita y el Che Gordillo siguen rebeldes, uno menos que otro, a la decisión tomada y, mientras el primero augura desastres, el segundo avanza que no votará al candidato socialista. Tienen razón solo en una cosa: la revolución no es posible así, … pero el vecindario no pide eso.

El momento para llegar al gobierno no es nada fácil. La crisis económica, y la obligación que ha impuesto la Ley de estabilidad de entrar en la senda del recorte del déficit, bajo amenaza, incluso, de intervención, hace que se tengan que guardar los programas máximos, y plantear alternativas a los “bocados” de “Marianico el Largo”. En algunos casos, no podrán sino aplicar lo que ya se ha dictaminado desde Madrid, pero, en otras, se abre la posibilidad de demostrar que hay una vía a la izquierda que nos permita afrontar esta dura crisis desde otros valores. Por lo pronto, el nuevo gobierno recibirá un presupuesto que tienen que modificar a la baja en unos 2700 millones de euros, que no es poco, y que obligará a tocar partidas sensibles como la educación, la sanidad o la dependencia, que tienen como gasto central el de personal.

El presupuesto a retocar partía de un crecimiento de la economía andaluza en este año, que ya no se va a producir, sino todo lo contrario. Significaba sacrificar la inversión en infraestructuras para mantener el gasto social, educativo y sanitario, y aspiraba al máximo de endeudamiento posible. Lo cierto es que la recesión económica producirá menos ingresos, que se sumarán a la reducción de transferencias del gobierno central, e incrementará el gasto para atender las demandas de los afectados por los recortes. La reducción de la inversión en infraestructuras hará que la actividad económica se resienta aún más, profundizando la recesión y el desempleo. Haber llegado al máximo del endeudamiento posible, provocará que el margen de financiar nuevas actuaciones inversoras sea, prácticamente, nulo.

El plan de ajuste, que ha presentado para poder beneficiarse del programa especial de pago a proveedores, se revela como importante para estabilizar la situación, y debe ayudar a mejorar la situación económica, a corto plazo, de la Junta. Pero si no se lleva a cabo, se agudizarán los problemas económicos, y especialmente, los de tesorería, lo que podrá llevarnos a volver a generar la bola de retraso en el pago. Así que una de las primeras medidas que tendrá que afrontar el nuevo gobierno es adecuar el presupuesto a las posibilidades actuales y a la necesidad de no superar el objetivo del déficit para este año, así como aplicar las medidas del plan de ajuste.

Paralelamente, el gobierno deberá intentar que se mantenga el máximo del estado del bienestar y contribuir a parar la sangría del paro. Pensar que desde el gobierno andaluz hay soluciones autónomas, sería un error dentro de la economía global en que nos movemos. Se podrán usar medidas diferentes en política de ingresos, y en la reducción del gasto, pero no se podrán hacer milagros. De hecho, los peperos piensan dedicarse a identificar cualquier recorte como decisión de la Junta, y quieren llevar a IUCA a sus contradicciones internas. La intención es clara, evitar que pueda fructificar un “mayo andaluz” que sirva de ejemplo a otras comunidades autónomas, y que pudiera servir de ejemplo para una alternativa de izquierda en todo el país. La presión tramposa va a ser intensa y, por eso, el gobierno andaluz debe tener capacidad política, por encima de técnica. No es la época de los tecnócratas sino de la gente con ideas y capacidad de comunicarlas.

“Deja vu” en IUCA

Juan Andrés de Gracia | 2 de abril de 2012 a las 15:03

En varias ocasiones, he recordardo unas palabras del maestro Arangurén, que me impactaron cuando empezaba a interesarme por la vida colectiva: “Ser de izquierdas es estar contra el poder”. Entendiendo poder como sinónimo de gobierno, lo que actualmente sabemos que no es exactamente así, una fuerza de izquierda nunca podría optar a gobernar, ni siquiera cuando tuviera la unanimidad del vecindario, con más razón cuando solo se llega a contar con el apoyo de un porcentaje pequeño de la población. Para un sector de la izquierda, aquella que procede del dogmatismo, sí se puede gobernar cuando se cuenta con la mayoría suficiente del vecindario, usando tal posición para intentar perpetuarse en el poder. En el mundo actual, donde la izquierda aún no ha encontrado respuestas globales a un poder global, es más cómodo, a nivel particular, no gobernar nunca y quedarse como esencia de la izquierda eterna (si es posible, con financiación de la democracia burguesa de la que se abomina).

Esta forma de pensar, donde algunos deciden otorgar certificados de izquierda, como si fueran dioses, a quien les parece, es la que IUCA practicó, con el “Gurú” Anguita al frente, en gran parte de los años 90. Fue la teoría de las “dos orillas”, donde IUCA se reservaba la etiqueta de izquierda, y situaba al PP junto al PSOE y despreciaba al resto de fuerzas que pretendían situarse en su orilla, ya fueran los Verdes o las izquierdas nacionalistas. El objetivo, copatrocinado por la derecha mediática, era el “sorpasso”, esto es, que el PCE (IUCA) fuera la fuerza más votada de la izquierda, aunque ello pasara por dejar gobernar al PP. “Pinzas” Rejón fue su máximo promotor en Andalucía, y tuvo momentos excelsos en la falta de acuerdos entre la izquierda para gobernar en los ayuntamientos en 1995, con frases que tanta sangre crearon como “Córdoba es como Soria”.

Ahora, la derecha vuelve a sacar a sus particulares compañeros de estrategia, Rejón y Anguita, para intentar condicionar y torpedear los acuerdos entre IUCA y PSOE para Andalucía. No llegan a defender la teoría extremeña, esto es, que es mejor dejar gobernar a la derecha, que a quien práctica políticas de derecha. Lo más curioso es que estas teorías también residen en el PSOE, pues, Ingecom Salinas, entre otros, defendían que se dejara gobernar al joven Nieto en 2007, antes que votar y gobernar con la “conversa” Aguilar. Por tanto, los intereses bastardos, los acuerdos extraños con poderes fácticos de la derecha que mantienen demasiados líderes de la izquierda, provoca suficiente confusión, que suele llevarnos a pensar por qué volvimos creer en la izquierda. En caso de que la defensa de esas posiciones fuera honesta, lo que la experiencia y la historia me ha dicho que no es así, se estaría olvidando lo que el vecindario ha votado. Pero ¿a quién le importa? Al final, los egoísmos partidistas, o personalistas, pueden con el mandato democrático, lo que está llevando al desapego de la política.

No quiero decir que IUCA está “obligado” a pactar en cualquier circunstancia y condiciones con PSOE. Viví lo que significa hacer lo mismo, pero en sentido contrario, en el ayuntamiento de Córdoba en 2007, y toda la izquierda lo hemos pagado. Las condiciones impuestas por la “Quina” Aguilar” al PSOE, impedían poder trabajar con libertad, y a quien se atrevía, el “aspirante a fenómeno”, Durán, le mandaba parar, siguiendo los deseos de la “compañera alcaldesa”. IUCA debe exigir suficientes elementos programáticos, pero siempre desde su aportación real de voto. Los andaluces no han apoyado mayoritariamente sus máximos ideológicos y deben reconocerlo. El PSOE debe aceptar que el vecindario ha votado un giro a la izquierda, y no pretender mantener políticas fracasadas y vicios que han generado corrupción, después de treinta años de gobierno andaluz. No puede pretender seguir manteniendo su dependencia de los dictados de la banca europea y nacional, y menos que IUCA lo acepte. Lo que está en juego no es el futuro de sus fuerzas políticas, ni siquiera de sus representantes actuales, sino que la izquierda demuestre que hay una alternativa de actuación, dentro del marco que determinan las políticas españolas y europeas.

Por eso, no entendería que los “líderes” políticos andaluces de izquierda, no supieran llegar a un acuerdo. Me parecería haber vuelto a 1994 y tendría que reconocer que la vida se repite, ya sabemos que, la segunda vez, siempre es como una farsa. Lo malo es que lo sufrirían los andaluces. ¿Le importaran al viejo Griñán y el clásico Valderas los que les han votado? Que lo demuestren.

Pacto andaluz y gobernabilidad

Juan Andrés de Gracia | 27 de marzo de 2012 a las 17:24

Repuesto de la decepción electoral, el señorito Arenas se ha visto obligado a no seguir dando la imagen de derrotado cuando ha sido la fuerza política más votada. Por esa razón, pretende, sin mucha convicción, sea todo dicho, presentarse a la investidura como presidente de la Junta de Andalucía. Para intentar hacer creíble su opción, plantea la vieja cantinela de dejar gobernar al que ha ganado las elecciones. La evidente ingobernabilidad que supondría tal situación (con IU y PSOE en la oposición), la quiere superar con unos sorprendentes “acuerdos de gobernabilidad” con el PSOE. Ha rechazado, al menos por ahora, la solución extremeña, esto es, que IUCA se abstenga y les deje gobernar.

Los “peperos” se muestran, sin embargo, sin fe en sus opciones de gobierno. En primer lugar, porque confiaban ciegamente en la mayoría absoluta y se veían ya repartiéndose las consejerías. En segundo lugar, porque la diferencia con el PSOE ha sido de tan solo 40.000 votos y se ha visto acompañada por un ascenso importante de IU, con lo que tan legítimo es que IU deje gobernar a uno como a otro, pero el mensaje del electorado es claro: no quiere que gobierne la derecha. También es un problema que en Asturias estén buscando un pacto para evitar que gobierne el PSOE. Tanto se ha modificado el escenario político, que incluso parece que se reabre la posibilidad de gobernar en Extremadura, lo que puede provocar graves problemas en IUCA.

El PP se ha quedado, además, compuesto y sin novia, esto es, sin el plan B que era UPyD. Y el interés era mutuo, al ver como estos últimos le han pedido a Arenas que no renuncie a la investidura. Que fácil hubiera sido llegar a pactos entre ellos, ya sabemos que a la derecha todo se le permite. Lo más curioso, es que, en Asturias, UPyD sí podría llegar a ser decisivo para elegir quien gobierna, por lo que se le va a acabar su posición cuasivirginal, y tendrá que empezar a mostrarse como lo que es, como una fuerza de derecha populista y personalista.

IUCA tiene, por tanto, un papel importante que jugar, tanto en Andalucía como en Asturias. Se repite lo sucedido a mediados de los noventa, con una situación de crisis también muy intensa. y con una bajada importante de apoyo del vecindario hacia el PSOE. Allí se fraguó la división que significó Nueva Izquierda, así como la pérdida de mucho voto popular, al no apostar por mayorías de izquierda. Si ahora no acierta, si aparece su cara más extremista, alimentada desde los foros de la derecha, como hicieron Quijote Anguita y Pinzas Rejón, podrá volver a sufrir divisiones (Izquierda Abierta, por ejemplo) y pronto volverá a perder el apoyo del ciudadano.

Para Andalucía no hay fórmula de gobierno más estable y necesaria que la formada por IU y PSOE. La gobernabilidad de nuestra comunidad no correría peligro, excepto que los personalisnos se antepusieran a las posiciones colectivas. IUCA debe saber que en el acuerdo con el PSOE sería la opción con menor representación; el PSOE, que se acabaron las veleidades liberales. Necesitarían firmar un pacto de gobierno que recoja un modelo de acción política coherente. Ese acuerdo debe determinar la existencia de un solo gobierno y no de dos. En ningún caso, se debe llegar a dar carta blanca a ninguno de los partidos en las áreas de las que se encargaran. Plena transparencia y voluntad de consenso serán las bases de funcionamiento.

El PSOE debe asumir que no solo no ha ganado las elecciones, sino que ha vuelto a bajar voto respecto a las últimas elecciones generales. IUCA que sigue estando muy lejos, si es que llega alguna vez, el día que cuente con el apoyo de la mayoría. Por tanto, el PSOE debe girar a la izquierda, para lo que es posible que el liderazgo del viejo Griñán no es adecuado. IUCA debe adoptar un perfil institucional, sin abandonar la calle, y en esa labor, la presencia de Sánchez Gordillo debe ser testimonial. Es el momento de la colaboración plena de la izquierda desde el mutuo respeto y plena integración en el gobierno. En tres semanas, la solución.

 

Giro a la izquierda

Juan Andrés de Gracia | 26 de marzo de 2012 a las 20:52

No dejan de ser curiosas las argumentaciones que se emplean en los distintos partidos para defender que han ganado las elecciones. Resulta a veces ofensivo para la inteligencia que nadie, excepto honrosas excepciones, asuma que los resultados le han dado la espalda. Cualquier análisis electoral debe basarse, no en datos aislados y comparaciones interesadas, sino en función de las expectativas electorales con las que se  han presentado a las elecciones.

De este modo, el triunfador de las elecciones andaluzas es, casi en exclusiva, el ansia de cambiar hacia la izquierda de los andaluces. Y digo cambiar, porque ni han asumido dar todo el poder al PP, ni se conforman con mantener la política económica neoliberal del PSOE. El incremento de la confianza en Izquierda Unida, más allá de lo esperado, no es sino optar por una izquierda trasformadora, tanto en lo social como en lo económico. Ahora Izquierda Unida debe saber gestionar esta situación, que es muy similar a la que se gestó en 1994, y que estuvo marcada por la pinza y el intento de “sorpasso” desde la teoría de las dos orillas. Aquella vez no entendieron el mensaje, y, en dos años, el vecindario andaluz se cansó de ellos, y los mandó a la oposición simbólica. Su segundo escaño por Córdoba, basado en 10.000 votos más, de ellos, la mitad en la capital, significa que han soltado el lastre del rosismo converso y empiezan a funcionar como un proyecto colectivo.

Por otro lado, no es entendible que el PSOE considere que ha ganado. Por primera vez, no es la primera fuerza política en unas elecciones andaluzas y ha conseguido el segundo peor resultado de su historia (pérdida de nueve diputados). Pero es que, a nivel provincial, ha vuelto a perder voto sobre las generales de noviembre, tanto en la provincia como en la capital, con el resultado de un diputado menos. Esto solo significa que aún sigue penalizado por el vecindario, aunque tenga opciones de mantener, de froma compartida, el gobierno andaluz. La renovación de sus líderes y sus estructuras es una urgencia, y mal haría si entendiera que debe seguir mandado por el grupo de perdedores formado por Griñán, Durán, Rosa y compañía. Si no se regenera y redefine, y si Izquierda Unida acierta a mantenerse en una izquierda razonable de gobierno, seguirá transfiriéndoles voto en sucesivos procesos electorales.

En cuanto al PP, no hay más reflexión que hacer que aceptar que su empeño por depender de las políticas feroces de recortes, que solo interesan a la gran banca y a los especuladores, le ha empezado a pasar factura. Querer seguir ganando elecciones sin decir lo que se va a hacer, y saltándose a la torera sus compromisos escondiéndose detrás de la herencia, ya no surte efecto. Me parece patético el papel jugado por Nieto, alcalde en prácticas, que ha usado el ayuntamiento y su mismo cargo, como armas electorales. Ahora deberá asumir que sus proyectos de segunda clase, como el centro de convenciones, o su incapacidad para generar empleo en la ciudad, le han retirado apoyo, que, fundamentalmente, ha ido a la abstención. Mantener el enfrentamiento con la Junta de Andalucía no le ha dado buen resultado, pues le ha convertido en un acólito de Arenas, y no en representante de la ciudad. Ahora debe decidir si pasar al Parlamento andaluz o no, y los cambios que ha de realizar en su gobierno municipal y el de la Diputación. Mantener el apoyo social, solo va a depender de la eficacia de sus medidas. Esta semana, que ha empezado con las elecciones andaluzas y acabará con los presupuestos de Rajoy, pasando por la huelga general, será relevante para su futuro.

Por útlimo, UPyD, PA o Equo se han dado cuenta que no son capaces de captar más voto, ante la concentración del mismo en las otras tres fuerzas políticas. No se puede ser centralista en unas elecciones andaluzas, como el partido de Rosa Díez; no se puede improvisar una izquierda andaluza sin poder definir con claridad qué se aporta, como el PA; y no se puede jugar a ser distintos, diferentes y especiales y luego pedir el voto a la sociedad desde una supuesta altura intelectual, como Equo. Es duro que el vecindario prefiera abstenerse de forma importante, que buscar nuevas formas de representación política. En cualquier caso, si queremos romper el hartazgo político que anida detrás de no ir a votar, es necesario empezar desde hoy a desarrollar la democracia participativa, aquella que nos hace protagonistas durante los cuatro años. Que PSOE e IUCA tomen nota de que no hay verdadero giro a la izquierda si se esconden en las instituciones y si optan por gobernar desde la soberbia del poder.

El verdadero cambio

Juan Andrés de Gracia | 25 de marzo de 2012 a las 23:18

Vale, Arenas parece que ha ganado, y por poco, pero Andalucía ha dicho que quiere cambio, pero a la izquierda. El joven Nieto ha de saber que su entreguismo en la campaña, donde ha usado la ciudad para el señorito Arenas, no ha triunfado. Ahora, que dé un paso atrás, porque va a estar cuatro años gobernando la ciudad. Sus propuestas no crecen, porque son las mismas que empezó ZP y que ha seguido Manostijeras Rajoy, pero nadie las quiere. El vecindario quiere que esto cambie pero no para donde la derecha marque. Y esto sucede sin la Quina Aguilar, o mejor dicho, a pesar de ella. Cuando la izquierda se arriesga a empezar de nuevo, encuentra cariño para ello, pero que no se confunda. Que no decidan que ellos pueden decidir al margen del vecindario. Arenas es pasado, y Nieto puede optar a sustituirle, pero mientras, que no nos use para su guerra particular.

Desde este blog se me ha criticado apostar por este resultado, que significa que el PSOE pierda y gane la izquierda. Si el aspirante a fenómeno se enterara, cogería la puerta y sabría que ha vuelto a perder la elecciones. No vale que ahora diga que él asume parar la derecha, no se entera que él es derecha. Lo ha hecho quien ha decidido levantarse para confiar en Izquierda Unida, y, desde ahí, obligar al PSOE a que limpie la casa, sobre todo los ERES, y que entiendan que la gente quiere que se nos gobierne desde la izquierda. Si a Sánchez Gordillo se le ocurriera otra pinza, que se la ponga en el pelo, porque los que le han votado no quieren sus extremismos, aunquen los respetamos.

La soberbia de la derecha ha topado con Andalucía, y ha sido a pesar de ocultar los próximos recortes, que en esta semana serán protagonistas. Pero el PSOE tiene que soltar “mierda”. El único que ha ganado ha sido Izquierda Unida y los andaluces, y, por extensión, la esperanza, pero es necesario que se haga limpieza. Mantener a la familia Durán es apostar por hundirnos más en breve, mantener la figura de la conversa Aguilar, es hasta ofensivo para los votantes de IU. Perder por pcco no nos hace vencedores irreflexivos. Defender lo indefendible, por interés general, que solo era el interés de unos pocos, ha llegado a su fin. Y espero que los de Izquierda Unida sean exigentes, pero que no traicionen al vecindario. De todas formas, no estaría mal que el viejo Griñán se retirara, reconociendo que ha perdido las elecciones y que Mar Moreno asumiera el pacto con IUCA.

 

 

Un fin de mes decisivo

Juan Andrés de Gracia | 20 de marzo de 2012 a las 19:07

Es totalmente lógica la dinámica activista que el joven Nieto ha reservado para este mes de Marzo. Empezó por el abandono del  Centro de Congresos e invención del Centro de Convenciones; asistió a la apertura de Leroy Merlín como si fuera un éxito personal; siguió en contra del pago de expropiaciones del aeropuerto, vendiendo autonomía de partido; se ha apuntado al sistema ideado para pagar a proveedores al coste que sea; y ha pasado por la venta de la reforma de la antigua Escuela Normal y próximo pase al ayuntamiento del Pabellón de la Juventud para compensar dejar al Sur sin su Palacio, y aún quedan algunos días. Cuando el “aspirante a fenómeno”, Durán, se felicitó por haber parado en la Junta Electoral Central la campaña pepera para vender la gestión municipal, se olvidaba que solo puede hacer campaña institucional el que gobierna pero que, lamentablemente, el viejo Griñán había optado por una campaña estatal, y no por vender gestión, asustado por los ERES y los índices de paro.

Y es que el fin de mes que se avecina es de gran intensidad, y de gran importancia para el futuro de nuestra ciudad, incluyendo al ayuntamiento. El domingo 25 tendremos las elecciones autonómicas, donde parte como evidente favorito el señorito Arenas, y que puede suponer que todas las administraciones públicas de la ciudad y provincia estén en manos “peperas”. Pero es que, en caso de que se consiguiera  un gobierno antiPP, la ciudad quedará obligada a un enfrentamiento permanente con la Junta de Andalucía, al igual que el resto de ayuntamientos gobernados por el PP. De quien gobierne Andalucía dependerá la sanidad, la educación, la dependencia, … y toda una serie de inversiones previstas en nuestra ciudad. Además del futuro de los empleados públicos autonómicos.

Solo unos días después, el 29 de marzo, estaremos en huelga general. Se adivina una huelga caliente, ante las instrucciones que se han filtrado, dirigidas a los cuerpos de seguridad, para que la “ley se cumpla”. Se olvidan que el derecho a la huelga es un derecho constitucional, y el derecho a asistir al trabajo ese día, no. En la colisión de ambos derechos, debe prevalecer el de huelga, más aún, cuando las difíciles circunstancias laborales harán que muchos tengan miedo a las represalias empresariales y a la represión del gobierno. De ese día, va a depender nuestro futuro cercano, y podrá evitar que se sigan recortando derechos que han costado decenas de años conseguir. No hay que olvidar que el próximo 31 de marzo se ha anunciado la aprobación de los presupuestos estatales, con la amenaza cierta de suponer el más fuerte recorte social y laboral que hayamos sufrido en las útlimas décadas.

Eses mismo día 31, termina el plazo para que el ayuntamiento de Córdoba presente la liquidación municipal de 2011. El becario Bellido anunció, alegremente, que ya había encontrado fórmulas contables para cubrir el déficit de 32 millones de euros. Ya expuse que eso no significaba haber equilibrado el déficit estructural que preentaba la entidad local. No hay duda de que la liquidación se presentará como un producto de la herencia, sin que se reconozca que la mitad del año ha sido de gestión de la Casa de los Muchos, incluyendo los excesos de la Copa Davis. Pero lo más sustancioso será ver cómo tratan la multa del socio-concejal Sandokán. El PP criticó que se usara la multa para equilibrar el déficit en ejercicios anteriores, y propuso que se considerara al margen del resto del papel dudoso de cobro. De hacerlo así, el déficit se disparará, puesto que ya en 2010 solo se consideró incobrable en un 33%. Estamos hablando de 24 millones de euros. Lo mismo a los “19 escalones” le interesa que el déficit sea alto para seguir presionando para recortar gasto y subir impuestos.

También el último día de marzo, el ayuntamiento deberá presentar el plan de ajuste que ha de elevar al Ministerio de Hacienda, para poder contar con el préstamo que permita pagar a los proveedores pendientes de cobrar en 2011. El plan de ajuste se deberá aprobar por el Pleno, posiblemente, un par de días antes, y el detalle que exige Manostijeras Rajoy, obligará a desvelar algunas de las claves del saneamiento del ayuntamiento de Córdoba para los próximos años. Deberá detallarse qué previsión  de reducción de salarios existe; qué costes por uso de las nuevas posibilidades de despido se avecinan; qué nivel de personal de confianza se reducirá; que subidas tributarias se plantearán; qué eliminación de bonificaciones y exenciones se tendrán en cuenta; … en definitiva, todo un plan económico de dilapidación del sector público. Claro, que lo conoceremos tras haber pasado las elecciones andaluzas y no podrá incidir en su resultado. Por eso hay que anticiparse y empezar la semana venciendo a los recortes, yo pondré mi granito de arena en busca del gobierno PSOE-IUCA, … y luego, … a la huelga.

 

PSOE: Tras las listas, el congreso

Juan Andrés de Gracia | 15 de febrero de 2012 a las 23:53

Aunque he ido contestando a distintos comentarios sobre el tema, creo conveniente expresar con más detenimiento lo que pienso sobre los líos para formar las listas socialistas al Parlamento Andaluz. Corremos el riesgo de analizar solo lo inmediato, y de olvidarnos de lo que mueve los partidos políticos: los procesos electorales. La existencia de los críticos del “salmorejo” tiene su origen en la pérdida de las elecciones municipales y generales de 2011 por parte del aspirante a fenómeno Durán. Este se ha visto obligado a protegerse con Sevilla, esto es, la que manda, Susana, y el primo de Zumosol, el viejo Griñán. Que enmedio haya sucedido el congreso federal, solo ha creado algo de confusión, hasta saber quién apoyaba a quien, pero tras el apoyo dado a la perdedora, la “sargenta” Chacón, el futuro de los críticos se despejaba.

Alguien, incluso ellos mismos, podían pensar que lo primero que debía cambiar eran las listas al Parlamento andaluz. Pero la maniobra del capo Durán de no presentarse, ha provocado que se encuentren motivos para dejar sin representantes al sector crítico, y que Sevilla dirija la conformación de la lista. Luego, el interés de Rubalcaba por hacer de Andalucía su primera victoria, le ha obligado a echarse en manos del presidente de partido elegido por él, el viejo Griñán, y de la pérfida Susana, y eso que maniobraron contra él. Por eso, se ha arreglado favorablemente para ambos las listas de Cádiz y Sevilla, pero es que no podía esperarse algo diferente en este momento. Ni siquiera se podía aspirar a que el resistente Zarrías jugase fuertemente por cambiar la lista de Córdoba, porque se debe a Rubalcaba en este momento.

Otra cosa será si se pierden las elecciones andaluzas. En ese momento, nada de lo decidido ahora será un precedente, por mucho que el grupo parlamentario andaluz quede en manos de los perdedores. El futuro del Psoe en Andalucía pasará por el congreso andaluz que será, sin duda, de verdadera revolución interna, ya que Griñán se vería obligado a dimitir de la secretaría general y hasta de la presidencia del partido a nivel federal. Pensar que la que manda pueda resistir, es creer que la política es ajena a los resultados electorales. Los enemigos que ya se ha generado tras el congreso federal, y los que lleva a sus espaldas en Andalucía, le pasarán factura, y se acabará su reinado desastroso.

Es cierto que una parte del sector crítico estará desencantado al no haber podido lograr un cargo público, pero esta actitud les desacreditaba, y mejor que salgan huyendo. El “salmorejo” que hace falta es acceder al poder del partido, a pesar de que los representantes institucionales no sean todo lo afines que se quiera. La verdad es que, una vez existiera una novísima dirección andaluza, los cargos públicos no tendrán más remedio que ponerse a su disposición o dimitir. No será fácil ni rápido lograr el cambio del PSOE andaluz, pero nadie puede pretender que lo sea. Lo único que les vale al viejo Griñán, la pérfida Díaz y el primo Durán es que se ganen las elecciones.

Justamente, esa necesidad mutua de ganar las elecciones, es lo que ha hecho que Rubalcaba nombre a Griñán presidente federal, tras un congreso que perdió; que el resistente Zarrías acepte que los suyos no vayan en las listas, como le gustaría; o, que ahora se permita que las listas andaluzas sean de los partidarios de la sargenta Chacón. Lo único que puede salvarles es, justamente, ganar. Los críticos tendrán que tener cuidado en no aparecer como ociosos en la campaña, si no quieren ser eliminados. Pero, al mismo tiempo, no pueden perder tiempo tras producirse la derrota electoral que se avecina, para pedir, con todas sus fuerzas, dimisiones y cambios radicales en la organización andaluza y cordobesa. Tras el 25-M, ni un minuto de sosiego, hasta que el congreso confirme qué línea elige el próximo PSOE andaluz. Y esa línea solo debiera ser la de la plena renovación, pero para eso habrá que arriesgarse.

Los críticos del PSOE

Juan Andrés de Gracia | 9 de febrero de 2012 a las 19:45

Hoy se celebran, en el PSOE, las asambleas locales y de distrito que deben proponer nombres para conformar la lista para las elecciones andaluzas. Debe tenerse claro, que no hay obligación después de incluir estos nombres, alcancen muchos o pocos votos. Digamos que lo que se produce es una lluvia de ideas-nombres, a los que se puede hacer caso, o no. Luego, la ejecutiva provincial será la que apruebe una lista que, tras pasar por la votación del comité provincial (sin poderse presentar alternativas, ni votar en contra), se mandará a la dirección andaluza, que podrá ratificarla, modificarla o devolverla (esto último, muy difícil por el poco tiempo que queda para el proceso electoral). Posteriormente, la comisión federal de listas tendrá también ocasión de ratificarla o modificarla (no sería la primera vez). Por tanto, el proceso tiene un inicio con pinta pseudodemocrática, pero acaba con decisiones orgánicas basadas en intereses al margen del militante.

A pesar de ello, queda mucho mejor, como comprenderán, que las personas que se postulen para ser candidato, sean propuestos por un alto número de asambleas locales o de distrito, evitando aparecer como paracaídista. Incluso, si hubiera que aceptar un cunero, es mejor que su nombre aparezca en las asambleas. Normalmente, los dirigentes socialistas optan por lo cómodo, que es elevar un amplio número de nombres, pero dejando claro que salen los favoritos bien situados. Por tanto, se pueden imaginar que estos días han sido frenéticos para los que quieren ir en las listas y, en especial, para los mejor colocados previamente. El caso del “aspirante a fenómeno” es el más significativo, ya que se arriesga a sufrir el rechazo de sus compañeros, o de salir con tan poco apoyo, que vuelva a mandarse el mensaje de que está en el fin de su mandato.

La posibilidad de reeditar un voto de castigo a la lista, si esta no es lo suficiente plural, es la mayor fuerza del sector crítico del último congreso federal. Incluso, es lógico que se haya acrecentado el número de descontentos, después de ver como, el Padrino socialista, ha sido ampliamente ninguneado y derrotado en el congreso federal. Por eso, Griñán ha dado instrucciones para que las listas incorporen al sector crítico, en busca de un mensaje de unidad. Pero eso no es fácil, puesto que los propios críticos no están unidos. Mejor dicho, lo que les une es la oposición a la cohorte Durán, pero ahora deben decidir entre ellos quien(es) van en la lista. Y esta es la baza que puede manejar el secretario general: dividir a su oposición.

La necesidad de incorporar a todos los sectores, dificulta el cumplimiento de los compromisos que el capo socialista había libremente asumido, y eso puede acarrear mayor número de descontentos. Pero, por otro lado, pedir a los críticos que, por ejemplo, elijan una mujer o a alguien de un territorio concreto, les puede provocar la ruptura del pacto antiDurán. Si la dirección provincial y regional andaluza se la juegan, también lo hacen “los del salmorejo” y compañía, por las habituales ansias de acceder a uno de los pocos cargos seguros para cuatro años. Ahora, deben demostrar que, por encima de buscar una solución personal, priorizan la renovación en el prpóximo congreso andaluz y provincial. Peter Pan Dobladez cuenta con la fuerza del apoyo de Zarrías, pero no se sabe si dará la talla para las importantes presiones que va a recibir.

Lo inteligente, puede ser incorporar, al menos, un nombre en puesto de salida y mantener la unidad del sector crítico para los congresos que se avecinan. Siempre se podrá conseguir, como contrapartida, un puesto de segundo nivel dentro del partido. También sería muy importante presionar para que el “aspirante a fenómeno” no entre en la candidatura y se mantenga en la “dura” labor de tercer jefe de la oposición municipal. De ser así, su salida de la secretaría provincial estaría al alcance de la mano. No creo, al contrario, que el Padrino pueda atreverse a imponer una lista y arriesgarse a recibir un 40-50% de abstenciones. Si es así, sí que sería su final de dirigente socialista, por mucho que cobrara un sueldo durante cuatro años.