Archivos para el tag ‘José María Bellido’

Hablando claro: Municipalización no, cierre y despidos

Juan Andrés de Gracia | 9 de mayo de 2012 a las 19:33

En su afán por inventar un nuevo lenguaje para que nadie se entere de lo que pretenden, que comenzó llamando “congelar impuestos” a incrementar el IPC, para ocultar que se incumplía la promesa de no subirlos, ahora la moda es el verbo “municipalizar”. Se usa este término por sesudos técnicos, y no menos experimentados políticos, para ocultar que lo que se pretende es, lisa y llanamente, recortar gastos de forma abrupta, y despedir a empleados públicos de distintos servicios municipales. Para que se entienda, “municipalizar un servicio” es, salvando la diferencia de la administración pública, igual que “nacionalizar”. O sea, que si siguen usando este término, el pluriempleado Nieto va a ser confundido con Cristina Fernández de Kirschner o con Evo Morales.

La legislación local llama “municipalizar” a la decision de ejercer actividades económicas por los ayuntamientos, en régimen de libre concurrencia o en régimen de monopolio. Para entendernos, es lo que se hizo con la actividad de transporte urbano que existía en Córdoba, realizada por una empresa privada, en época predemocrática y que, bajo la iniciativa del añorado Villegas, pasó a ser una actividad que se realizaría por el ayuntamiento de Córdoba en régimen de monopolio, esto es, que ninguna empresa privada la puede ejercer compitiendo con el ayuntamiento. Otro ejemplo a recordar, fue cuando el ayuntamiento decidió, en los años ochenta, ejercer la actividad de promoción de viviendas por Vimcorsa, en régimen de libre concurrencia, esto es, compartiéndola con la iniciativa privada. Siguiendo este razonamiento legal incuestionable, la Gerencia de Urbanismo, el IMDECOR o el IMDEEC, que no son actividades económicas privadas, no se pueden municipalizar, y decirlo es intoxicar y engañar.

Los tres organismos autónomos citados son servicios absolutamente municipales, El primero, el de urbanismo, obligado por ley, y, los otros dos, el deportivo y el de promoción de empleo y desarrollo económico, elegidos voluntariamente por el municipio, que se ejecutan en forma de gestión directa. Que sean organismos autónomos, es una decisión que adoptó el ayuntamiento, en busca de una más amplia autonomía y flexibilidad de gestión, mejora de la eficacia del servicio y búsqueda de más ingresos. O sea, es una descentralización de la prestación del servicio municipal, exclusivamente, porque la propiedad de los tres organismos es cien por cien municipal, y la dirección última de los mismos, también. Otra cosa, es que se permita participar a otros en la toma de decisiones, nombrando en su consejo rector a representantes de entidades sociales, económicas o del sector para ser más eficaces.

Lo que ahora se pretende, al promover su pase al ayuntamiento es, pues, centralizar de nuevo el servicio, con la primera consecuencia de que su órgano director volverá a ser la Junta de Gobierno Local, formada, íntegramente, por los peperos de “La Casa de los Muchos”. La oposición quedará para su control en comisión y pleno, y, para el vecindario, el seguimiento por los medios de comuniciación. Los tres servicios empezaron siendo servicios municipales centralizados, hasta que se decidió crear el Patronato de deportes (actual IMDECO) en los años ochenta; la Gerencia de urbanismo, con las competencias de planeamiento, fundamentalmente, pero sin el servicio de proyectos ni de licencias (hoy ya integrados en el mismo, lo que realizó, curiosamente, Tristón Martín en la época del engominado Merino); y el Instituto de Desarrollo Económico y Empleo (sobre lo que era la Agencia de Desarrollo Local y Servicio de Empleo), hace solo una década. Ninguno de los tres organismos han sido nunca cuestionados como tales, sí sus dirigentes, por el PP.

La comisión creada ayer por el Pleno municipal, formada por un batiburrillo de técnicos, políticos y directivos, tiene, pues, como misión demostrar que, para el ayuntamiento, es más beneficioso disolver los organismos y recuperar la centralización del servicio. Para ello, tendrá que demostrarse la mayor eficacia y eficiencia del servicio centralizado frente la descentralización actual, y decidir qué pasará con su patrimonio, su personal, su situación económica, … Pero eso sí, al final hay que producir un ahorro. Por eso, no entiendo qué hacen allí los representantes de la oposición, puesto que la comisión es, exclusivamente, para cerrar los organismos, despedir a empleados públicos y ahorrar dinero. Los directivos y los técnicos municipales van a trabajar a las órdenes del gobierno local del que dependen, y al que se deben dentro de la legalidad. Por tanto, sus propuestas van a ser las que decidan el tóxico Torrico, Tíogilito Bellido y la fiera Sola, además de Especulaciones Martín y AgroNavas. La única opción de que no se disuelvan los organismos, es que se castren voluntariamente, y eso duele. Es un proceso similar al que llevó, en 1996, a Aucorsa a firmar el contrato-programa para 12 años, ante la amenaza de su privatización. ¿Es que IUCA y PSOE están de acuerdo con el PP? Sí hubiera sido más oportuno que estuvieran presentes los sindicatos, ya que les va mucho en las decisiones que se adopten y que, luego, el PP podrá aplicar con su mayoría absoluta.

Gobierno municipal: 2ª parte

Juan Andrés de Gracia | 8 de mayo de 2012 a las 19:43

A la par que el gobierno de los “19 escalones” estaba reunido escuchando la remodelación de gobierno, publicaba ayer la entrada sobre la necesidad de esa remodelación. Les aseguro que la coincidencia temporal se debió, exclusivamente, a eso, al azar, eso sí, basado en un análisis de la situación del ayuntamiento que pedía a voces los cambios. Desde luego, por mucho que se empeñe Maquiavelo Torrico en hablar de que esta remodelación estaba anunciada, la realidad, que se puede comprobar en la hemeroteca, es que solo se hablaba de “breves retoques” motivados por la entrada de Culebrón Pedraza. Al final, no solo ha habido cambios de delegaciones, sino de la misma estructura de gobierno, lo que refleja que, la existente hasta ahora, se ha demostrado ineficaz en gran medida, y que la Casa de los Muchos (eso de ser el gobierno más extenso de la historia de la ciudad), provoca disfunciones al atomizar la toma de decisiones. En una entrada antigua ya me mostré favorable a que se renunciara a los nombramientos por Ley de Grandes Ciudades por innecesarios.

Por tanto, mi primera impresión no puede ser sino positiva, por el hecho de que se intente enderezar un barco que navegaba a la deriva. Ahora, solo les falta reformular el programa de gobierno, puesto que el electoral ya no es válido, ante su incumplimiento continuo, que se hará evidente cuando se cumpla un año de gobierno local. Maquiavelo Torrico intoxica y confunde cuando reclama, de nuevo, el empleo como el motivador de esta crisis de gobierno. La importancia que se le dio a la reducción de áreas queda ahora corregida, al aumentar de cuatro a cinco, lo que se acompaña con la desaparición del invento de los “órganos colegiados” por alegales e inútiles. La lástima es que, lo que ha hecho el pluriempleado Nieto, es componer un puzzle para los retos inmediatos del próximo año, perdiendo la oportunidad de hacerlo para los tres que quedan de mandato.

El alcalde en prácticas, Nieto, ha dispuesto, como he dicho antes, cinco áreas, y ha puesto al frente de cada una a un miembro de su núcleo cercano. La primera, la de Presidencia, con Maquiavelo Torrico al mando. Con él, cuatro delegadas débiles: las recién llegadas Culebrón Pedraza y Verito Martos, así como la Benefactora Córdoba y la Periférica Ruiz. Lo más llamativo es la degradación de la ingeniera Ruiz, motivada por sus conflictos con el vecindario, quedándose con una delegación sin obras que hacer. Lo más provocador es el nombramiento de Miss Pedraza al frente de Igualdad, que imagino no ha sido nada bien recibido por los colectivos de mujeres. A la ociosa Córdoba, se le obliga a trabajar algo, al ponerla al frente de Participación, justo cuando tiene levantado el movimiento ciudadano.

El área de Hacienda acoge a Duracell Rojas y recupera a la hiperactiva Sola, bajo el mando del becario Bellido. Lo del Abuelo Rojas no deja de ser una jubilación anticipada, dedicado a los caracoles, la venta ambulante y las rebajas. Volver a poner a Sola, la fiera, al frente de Personal, significa la derrota de los modelos del liquidador Navas, por mucho que fuera asesorado por CECO. Se busca una persona que conozca la administración y que conozca cómo se negocia con empleados públicos. TíoGilito Bellido se queda, así, al frente del plan de ajuste, con una economía encauzada y pendiente de que no se le desmande la partida de personal.

El liquidador Navas ha pasado directamente al área de Promoción, donde su función va a ser más necesaria. Encargarle del des-empleo, es encargarlo de cerrar el  IMDEEC. Además, sigue con Cecosam en su camino hacia la privatización, y acoge al Reina Padre para tutelar el fin del IMDECO. Para endulzar la labor, se incluye a Sor Caracuel, convertida en Reina de las Fiestas, tras puentear a Fray Jaén; y a Bonachón Moreno Calderón, que continúa como un pelícano entre tanta gaviota. Dar a AgroNavas la competencia de Turismo, es reconocer que se va a centralizar toda la política turística en Diputación. La anécdota de Agricultura, es un capricho personal, por mucho que se venda el proyecto virtual de Agrópolis.

Pelotazos Martín encabezará el área de Urbanismo, y consolida sus competencias, olvidando el tripartito que formaba con Comercial Sousa y Primo de Jurado. La primera, continúa en el área, pero convertida en la sargenta Sousa, al frente de Seguridad, abandonando sus promesas de agilizar licencias. La superintendenta Tamayo se centra en el tráfico y Aucorsa, compensándola con una tenencia de alcaldía, pero siendo víctima de su mala relación con los sindicatos. Por último, se asila a Fray Jaén, convertido en el Florido Jaén, en una labor que se prevé, por suerte, sorda. Eso sí, se le reserva su penitencia gustosa: La Semana Santa.

Como área marginal queda el de Familia, pues, Mª Jesús, la Botellona, por razones de equilibrio interno, va a la Diputación, posiblemente, con puesto de vicepresidenta. Y la Glamurosa Arcas retorna a Educación, a pelearse con las peticiones de los colegios, tras una triste gestión al frente de Mujer, donde solo se le recuerda las subvenciones a entidades antiabortistas. Y eso que insisten en que mantienen el estado de bienestar. Habrá que ver si mejora algo tanto cambio.

Remodelación del gobierno municipal, ya

Juan Andrés de Gracia | 7 de mayo de 2012 a las 20:23

El pluriempleado Nieto esperaba la victoria en Andalucía para impulsar su labor de gobierno. Recordemos que, en plena campaña electoral, reveló algunas de sus mejores bazas: Centro de Convenciones, Metro-Tren, Proyecto Agrópolis, … Lo cierto es que, pasado el 25-M, estos proyectos se han adormecido y las únicas noticias de la Casa de los Muchos son las que se refieren al plan de ajuste-pago de proveedores y a las fiestas de la ciudad. Es significativo que el Cecogobierno se haya desinflado, casi por completo, tras no ganar el experto en oposición, Arenas, las elecciones. Primero, el Masa Carreto se desentendió del proyecto de Centro de Convenciones, chivándose de que era una idea del joven Nieto y, ahora, critica el cierre del IMDEEC sin ser siquiera escuchados.

Nieto, el del centro, no ha podido así enviar a algunos de sus compañeros de Capitulares a la Junta de Andalucía, siendo la excepción la Hippy Alarcón. Aún no ha cubierto su baja (parece que será mañana) y tampoco la de Primo de Jurado, tras su nombramiento como vocero del gobierno en la provincia. Todo hace pensar que, en estos días, anda más preocupado de estar en los cambios que pueda sufrir su partido en Andalucía, que en los problemas de la ciudad. En breve, la estrategia de gobierno centrada en la herencia tocará fin y parece que, lamentablemente, va a ser sustituida con el enfrentamiento partidista con la Junta de Andalucía. Pero no hay que olvidar que hay un proceso de reforma de la organización de la política urbanística, la de empleo y la de deporte, al margen de otras decisiones sobre servicios puntuales (grúa, escuela infantil, …). Para afrontar esos cambios, debería contarse con un gobierno fuerte que no se dedique, exclusivamente, a rebajar partidas sin ton ni son.

Solo hay que repasar los nombres de Comercial Sousa, Glamour Arcas, Verito Martos, la Botella bis o la Benefactora Córdoba para preguntarnos a qué se dedican. O recordar a Fray Jaén o Sor Caracuel empeñados en su mezcla de fiesta y religión. Reina padre, no sabe o no contesta, mientras otros mangonean el IMDECO, y Duracell Rojas se ha convertido en pensionista de primera calidad, tras decidirse el cierre del IMDEEC, mientras pega codazos para hacerse con el área de Turismo. La superintendenta Tamayo y el Bonachón Moreno Calderón intentan gestionar sus áreas, pero parece que cuentan con poco apoyo. La periférica Ruiz se aburre al no tener obras que acometer y, mientras, se pelea con el vecindario, y Tristón Martín sigue a las órdenes de lo que digan los empresarios, mientras paraliza todos los planes urbanísticos pendientes. Está claro que aquí todo se lo guisan y se lo comen Maquiavelo Torrico, el becario Bellido y el liquidador Navas, más algún asesor o directivo del segundo nivel.

El pluriempleado Nieto, si le dejan sus múltiples obligaciones, debería darse cuenta que, en un mes, habrá cumplido un año al frente del ayuntamiento, y que lo que era su prioridad, el empleo, no solo no ha mejorado, sino que ha seguido la pérdida de puestos de trabajo. Ni siquiera la apertura de Leroy Merlín. Primark y la inminente de Hipercor han conseguido evitar que superemos los 45.000 parados. Las estrategia de la ciudad en torno a la cultura, se ha deshecho tras no ser nominados para 2016, y el emblema de diez años, el centro de congresos, ha sido demolido antes de empezar a construirse. Los únicos instrumentos que teníamos para generar desarrollo económico (IMDEEC, Gerencia de Urbanismo y Procórdoba) están a punto de desaparecer. Y Vimcorsa, al ralentí, para que no se enfanden los constructores.

En esta situación, y con la perspectiva de tres años sin procesos electorales en la ciudad, es el momento de que reformule su proyecto de gobierno, si es que tenía uno, o, en caso contrario, que lo formule. Su antecesor, el engominado Merino, se encontró en este mismo periodo de gobierno con el préstamo sindicado de más de 30 millones de euros, al cambio; el descenso vertiginoso de intereses que le permitió renegociar préstamos; y la excepcionalidad de poder pedir un préstamo de 200 millones de euros, también al cambio, para cubrir deuda a corto plazo. Todo ello originó suficiente margen presupuestario y liquidez para invertir en todos los barrios, y para mantener la estructura municipal. Su problema era no tener mayoría en el pleno. Ahora, el gobierno local se ha encontrado con el “regalo” de permitirle pagar proveedores mediante endeudamiento a largo plazo, pero a cambio de reducir su capacidad de acción; se ha encontrado una ciudad poco reivindicativa porque los fondos FEILS, FEELS y Proteja, aunque los critiquen, resolvieron muchos de los problemas pendientes; pero no tienen margen presupuestario ni tesorería suficiente. Eso sí, cuentan con mayoría absoluta y UCOR de suplente. Es la hora, pues, de que actúen, de que dejen de buscar excusas y gobiernen.

Ayuntamiento de Córdoba: Se vende

Juan Andrés de Gracia | 30 de abril de 2012 a las 13:35

Con la excusa de la búsqueda de ingresos, el gobierno de los “19 escalones” ha empezado a proponer la venta de parte del patrimonio inmueble municipal. Con la excusa de poder vender aparcamientos, Tristón Martín anuncia que se pondrá en el mercado el subsuelo municipal. Con la excusa de estabilizar las cuentas, el becario Bellido quiere vender la mayoría de la empresa municipal de cementerios. No sabemos con qué excusa, quieren hasta vender la Carriola del rosismo. Mientras, no nos explican por qué no logran vender el patrimonio embargado al “malayo” Gómez. Lo cierto es que, siguiendo el modelo “pepero” de reducción de lo público, el joven presidente-parlamentario-alcalde, Nieto, ha decidido empezar a ver qué se  puede vender.

En lo que respecta al patrimonio inmueble municipal, la joya que han encontrado es el edificio municipal de Gran Capitán. El interés de promotores inmobiliarios de hacerse con ese edificio viene de antiguo, puesto que su ubicación asegura una buena rentabilidad económica a la operación. Las ofertas han llegado al ayuntamiento desde hace veinte años, al menos, pero siempre han chocado con lo que marca el PGOU. El edificio tiene calificación como equipamiento, y para darle uso residencial o comercial necesita de una modificación del PGOU, donde, además, se le permita más altura y edificabilidad, lo que a su vez choca con la protección del edificio, que habría también que modificar. Hay que reconocer que la casa, internamente, no reúne condiciones de operatividad, y que no es mala idea rentabilizar las oficinas del estadio El Arcángel.

En cuanto a otros edificios, como el Matadero, habría que estudiar su mejor rendimiento, pero no caer en su entrega a entidades lucrativas de forma casi gratuita. Siempre he pensado que el Matadero sería un estupendo suelo para levantar un aparcamiento que diera servicio a la zona de la avenida de Barcelona y al barrio de la Fuensanta, a la vez que a una parte del Casco Histórico. Otros edificios municipales, recientemente remodelados, como la casa de Huerto San Pedro el Real, tenían un uso previsto que ahora hay que valorar si es un coste asumible, pero no ir de forma ciega a su privatización. Sí me parece adecuado que, determinados edificios, como la Caseta de la Victoria o la Pérgola se pongan en valor con ayuda del sector privado mediante el sistema de concesión.

Sobre la venta del subsuelo municipal, me parece que oculta otras intenciones que no se nos revelan. El sistema de concesión administrativa de plazas de aparcamiento por 75 años, renovables, es más que suficiente si lo que se quiere es una plaza de aparcamiento, y si queremos evitar que se haga posterior negocio especulativo sobre un bien público. La repercusión que podría tener sobre los que actualmente son concesionarios de una plaza en la avenida de Barcelona o de la avenida del Aeropuerto, por ejemplo, me suena a pelotazo. Si hoy en día no se cubren las plazas que se ofertan al vecindario, es porque las circunstancias económicas no aconsejan un gasto extra en la adquisición de una plaza de aparcamiento. El que quiere escriturar el suelo o subsuelo busca negociar con él.

La venta de Cecosam, aunque sea parcial, no me cuadra, aunque la justificación sea que hay empresas privadas deseando invertir en Córdoba en ese sector. Imagino que no se refieren en el servicio de cementerio, si no al complementario de Tanatorio, Crematorio, … De todas formas, no sé donde está lo atractivo de la citada inversión, puesto que el “mercado” es, por suerte, limitado, y chocaría con la empresa Tanatorios de Córdoba, que, prácticamente, actúa en régimen de monopolio. La excusa de que no podemos soportar lo que nos cuesta Cecosam es discutible, si tenemos en cuenta que está en torno a 200.000-300.000 euros de nuestros impuestos, mientras que Sadeco o Aucorsa están por encima de los 12 millones de euros de esos mismos impuestos. Habrá que rebajar los costes, pero la venta de la empresa no tiene visos de realidad, al menos en su tamaño actual.

Por último, no me parece mal que se venda la Carriola del rosismo, aunque me parece que la manera en que ha sido tratado el hecho ha sentado muy mal en la Hermandad. Este mismo año, se han comprado bateas y trajes para la cabalgata de reyes, o se ha incrementado el gasto en palcos para Semana Santa. Si lo que pretendían es atacar a la conversa Rosa, en plena proceso electoral, el efecto fue bastante pobre. Más se tendrían que dedicar a intentar conseguir que el concejal deudor nos pague lo que nos debe a todos los cordobeses. No tenemos noticias de que se estén realizando nuevas gestiones para ello y, mientras, se sienta en el Pleno esperando que alguien le legalice las Naves.

 

 

Los costes de la participación

Juan Andrés de Gracia | 17 de abril de 2012 a las 19:23

En este momento de crisis de ingresos municipales, las partidas de subvención, o colaboración con entidades sociales y vecinales, también sufren. Primero, fueron las ordenanzas municipales, que incluían el cobro por contar con módulos, escenarios y toldajes, que tan necesarios son para la celebración de actividades, fundamentalmente, en la calle. Luego, la reducción de las partidas con este fin, en el presupuesto muniicipal, lo que ha obligado, posteriormente, a que los colectivos asumieran gastos, de los que hasta ahora estaban exentos de forma casi total. De ahí, la polémica sobre la reducción de ayudas a cruces o el incremento de costes a la Romería de Santo Domingo, por ejemplo. Más tarde, llegó la polémica por una instrucción interna del becario Bellido sobre la paralización a que se debían someter los expedientes de subvenciones, aunque estuvieran acogidos en el plan estratégico que acompaña a los presupuestos, y que parece que en estos días se ha solucionado.

Vaya por delante, que estoy de acuerdo en que las entidades vecinales, de todo tipo, hagan también su esfuerzo, en este momento de poca capacidad económica municipal. No obstante, me parece importante que se actúe de forma transparente y equilibrada. De hecho, los “peperos” no han tenido problema en mover, con urgencia, dos expedientes de subvenciones para entidades antiabortistas, por lo que parece que, cuando se quiere hay dinero, o se busca. La ordenanza fiscal que regula el cobro por la instalación y cesión de material para fiestas, celebraciones y demás, incluye una exoneración parcial importante para aquellas entidades o actividades que considere el gobierno local. De esta forma, lógicamente, se pueden producir (ya está pasando) que se tenga un trato de favor para aquellos colectivos afines a la “gaviota”. Así, en la Semana Santa se han podido montar palcos sin coste, prácticamente, para las cofradías.

Quiero recordar que, antes del gobierno del engominado Merino, cada colectivo podía contar con materuial existente en las atarazanas municipales. pero tenía que recogerlo, transportarlo, montarlo, desmontarlo, llevarlo de vuelta y depositarlo de nuevo en las mismas dependencias municipales. Además, se tenía que abonar una fianza para responder por la pérdida o mal uso del material. Fue con el gobierno “pepero”, y con Sor Caracuel y el pragmático Rivas al frente de la relación con los colectivos, cuando se extendió el “todo gratis”, para lo que se contrató a FCC y se compró material nuevo, como las vallas de color Cajasur. Rivas intentó aprobar una normativa que controlaba el uso del material, pero se dieron cuenta que eso le impediría disponer a su antojo de él, y prefirieron guardarlo en el cajón. O sea, optaron por ofrecer material gratis para callar que se usaba, también, de forma irregular, como, por ejemplo, a entidades privadas, o con ánimo de lucro.

Desde entonces, la barra libre funcionó  ,y año a año, las previsiones de gasto en ese capítulo ha sido sobrepasado por la realidad. Este mismo proceso sufrió el uso de WC por parte de Sadeco, o de enganches de agua por Emacsa, provocando una deuda interna municipal. Por eso, ahora que escasea el dinero, y que las prioridades de los “19 escalones” son otro tipo de entidades, se provoca que los colectivos no encuentren el apoyo necesario municipal para la celebración de actividades. Es más, no me extrañaría que pronto se dispusiera una tasa por el uso de Centros Cívicos o de espacios libres, como parques, calles, … de esa forma, solo aquellos que posean suficiente patrimonio o recursos, podrán acceder a los medios municipales. No creo que se atrevan a cobrar por asistir al Pleno, a pesar de haber limitado la asistencia.

En este disparate, se tuvo que poner orden en época del gobierno anterior, pero era difícil hacerlo, por falta de voluntad real, y porque “bebé” Nieto, en la oposición, no cesaba de solicitar más y más cesiones de material a toda entidad que lo solicitara, excepto a aquellas ideológicamente contrarias. Ahora, hay que hacerlo en un momento difícil para todos. Cuando los colectivos cuentan con menos posibilidad de acceder a patrocinios privados o al cobro de cuotas. Obsérvese como han proliferado este año las peticiones de montar cruces, ante la necesidad de financiar la actividad de los colectivos, o de ganar unos euros, que viene muy bien para quien está en mala posición económica. Me muestro favorable a la limitación de la instalación de cruces, o verbenas, por ejemplo, por mantener la calidad de las mismas, para lo que necesitan el apoyo municipal, y este no puede ser generalizado. Pero se necesita claridad en los criterios que se establecen, para que todo colectivo sepa a qué atenerse y se eviten discriminaciones.

Miedo al vecindario

Juan Andrés de Gracia | 13 de abril de 2012 a las 13:40

A los “19 escalones” ya les sobra el vecindario, como a “Manostijeras” Rajoy la prensa o a “Espe” las autonomías. Durante sus años de oposición, los “peperos” alentaban de forma constante y alegre a que, cualquiera que tuviera una queja, se presentara en el Pleno a protestar. Aún recuerdo a alcaldes y concejales de otros tiempos saliendo como podían del ayuntamiento, ante la presión de ambulantes, taxistas, parcelistas, … Ahora que han llegado al poder, “los 19 escalones” limitan la asistencia a los plenos para perpetrar sus recortes ciudadanos sin testigos. Van a exigir hasta el carnet en la boca, y no me extraña que acaben cacheando al que quiera ver a los concejales en el pleno, que, recuerdo, según la ley, tiene que ser abierto.

La intención es clara, evitar que los parados, funcionarios despedidos, vecinos agraviados, puedan quejarse de la falta de cumplimiento de las promesas electorales. Y es que cuando la derecha toma el poder, que piensa que siempre debe ser suyo, ya le sobra la democracia. Cuentan con el apoyo del socio Gómez, porque el otro día lo paso mal cuando le exigían que pagara su multa. Ahora resulta que el campechano malayo no ve mal  que se impida al pueblo, al que dice representar, que pueda ir a verle lo que dice y lo que hace.

Muy pronto, los “peperos” demuestran que la democracia es algo que les cuesta practicar. Con lo que se divertían la “Benefactora” Córdoba o “Duracell” Rojas llevando gente al Pleno para que le chillaran e insultaran a Rosa y compañía. Cómo se dirigía el Becario Bellido o Maquiavelo Torrico al plenario lleno de reivindicadores, muchos ellos militantes del PP. Ahora, no soportan que se lo hagan a ellos, que para eso son de derechas. El ayuntamiento se convierte así en un búnker donde refugiarse, solo para los cercanos, olvidándose de que es un derecho del vecindario poder controlar lo que hacen sus representantes.

En estos días, desde el gobierno de “Manostijeras” Rajoy se propone que se pueda encarcelar a quien se manifieste y se considere que ha provocado una algarada, en contra del dereeho constitucional a la manifestación y a la reunión. Ahora, el joven Nieto se atreve a entender que el salón de Plenos es como el salón de su casa, limitando quien puede entrar. Espero que no se les ocurra proponer que a los ciudadanos se nos instale un chip, como a los perros, para así poder tenernos controlados a distancia y suene una alarma cuando entremos al ayuntamiento. Solo les falta cobrar una tasa por asistencia.

La izquierda ya obligó a que los plenos fueran por la mañana, dificultando la posibilidad de asistencia, pero al menos decidió que se televisaran las sesiones y se aprobó un reglamento de participación ciudadana que permite participar en ellos para defender posiciones vecinales. La limitación y control de asistencia que ahora ha aprobado el joven Nieto, va en sentido contrario, y además han tenido la desfachatez de argumentar que solo aplican una norma de evacuación del gobierno anterior. Como sigan así son capaces de impedir que asista la oposición porque las puertas de salida son estrechas.

Sin duda, el vecindario debe rebelarse y forzar la asistencia mayoritaria al Pleno. Debe hacerlo respetando su celebración. No me parece adecuado que se interrumpa a los concejales cuando intervienen, y menos que se les impida llevar a cabo su labor, pero ello no significa que se ponga “numerus clausus” a los asistentes al Pleno. Por cierto, tendrán que decidir si para entrar se hará como en la pescadería o en la carnicería, teniendo que pedir la vez. Lo mismo el vecindario se ve obligado a acampar en Capitulares la noche anterior para asegurarse un buen puesto.

Cae el IMDEEC, sube el paro

Juan Andrés de Gracia | 10 de abril de 2012 a las 19:54

La promesa electoral del joven Nieto de firmar un tercer pacto por el empleo, fue incumplida y olvidada, justificando tal fraude, por considerarlo un instrumento ineficaz. La verdad es que no querían contar con los sindicatos para nada. Prometió, de forma sustitutiva, un proyecto piloto, conocido inicialmente como “Córdoba emplea”, del que nada más se anticipó, con el supuesto apoyo de la ministra del desempleo, Báñez, cuyo único mérito conocido es llamarse Fátima. Vistos los presupuestos del Estado, y la senda que siguen los recortes en todas las administraciones públicas, nada anuncia que se pueda hacer realidad. Mientras, el paro subía imparable, desde los 39.000 desempleados que se encontró el joven Nieto. A continuación, Maquiavelo Torrico y el becario Bellido, idearon la forma de eliminar el Instituto de Empleo, a pesar de que, en un principio, Duracell Rojas, intentó que se mantuviera. Antes, promocionaron a su compañera de partido, a directiva municipal, pagándole los favores como topo que habían tenido en el IMDEEC, a pesar de contar con un expediente abierto, que continúa pendiente de su remisión al fiscal, como ha solicitado el instructor del mismo. Se ha mantenido el IMDEEC estos meses, porque se autorrebajo el presupuesto hasta acabar sin medios para actuar en el desarrollo económico de la ciudad, y, por si acaso, se fue preparando su suicidio, elaborando un informe de lo que se ahorraría el ayuntamiento si se municipalizara el servicio.

A Epi (Torrico) y Blas (Bellido), les vino estupendamente la equivocada idea de Tintín Tejada, como si fuera novato en esto de la política, de proponer la creación de una comisión de investigación, basada en los resultados de una auditoría encargada por el sufrido Priego, para analizar la situación del IMDEEC. Y se equivocó Tintín, porque las comisiones de investigación, con un gobierno con mayoría absoluta, solo favorece a quien gobierna, que decide los temas, el procedimiento, los tiempos, … y, lo que es más importante, las conclusiones. Los “peperos” se dieron cuenta de que, lejos de ser un obstáculo, la comisión era la coartada perfecta para cargarse el IMDEEC, y para desviar la atención sobre la falta de ideas e iniciativas que paren la subida del desempleo.

Así no es una mera casualidad que, el mismo IMDEEC, hoy haya desvelado que el paro en la ciudad de Córdoba ha subido en el mes de marzo, tradicionalmente, un buen mes, hasta alcanzar 45.500 personas, aproximadamente. La noticia ha quedado tapada por la propuesta de hacer desaparecer el IMDEEC, que ya estaba decidida, pues forma parte del plan de ajuste municipal aprobado hace dos semanas. Solo necesitaban escenificar la “mala gestión realizada”, en vez de llevar a la práctica las supuestas ideas que tenían en la oposición o en el programa electoral. ¿Donde están las nuevas empresas?, ¿Dónde están las dinámicas generadoras de empleo? ¿Dónde están las inversiones, de esos que estaban esperando que el PP gobernara la ciudad, o de los que iba el joven Nieto a ir a buscar donde fuera? Hasta sus socios de “cecogobierno” han insistido en el ridículo que se ha hecho en los presupuestos estatales, al no incluir ni el Centro de Congresos/Covenciones, ni el Metro-Tren, ni Agrópolis, demostrando que todo ha sido humo electoral.

Es curioso que el PP ataque a quien puso en marcha los mecanismos para mejorar el IMDEEC, el sufrido Priego, y sigue sin aclarar qué va a hacer con su querida militante y sus amiguetes expedientados, que manipularon la valoración de puestos de trabajo para su provecho personal. Ahora acusan  al expresidente del IMDEEC de no ser capaz de generar un “buen clima” con desleales empleados públicos, chorizos, que se han protegido bajo las alas de la gaviota. Seguro que no estarán entre los que irán al paro cuando se municipalice el IMDEEC, porque el ahorro central que va buscando, es hacer un ERE con la excusa de volver a la casa matriz. Tienen que reunir una comisión que elabore las razones para proponer que desaparezca el IMDEEC, que se basará en el ahorro que se produce y que, fundamentalmente, depende de las personas que van a ir a la calle. Pero no nos preocupemos, mientras se dedican a esa labor, tendrán la excusa, ya ha empezado a hacerlo Maquiavelo Torrico, de engañarnos, prometiendo que, cuando funcione el nuevo servicio de empleo, todo empezará a resolverse. ¿Ustedes se lo creen?

Por una ikastola andaluza

Juan Andrés de Gracia | 6 de abril de 2012 a las 13:46

Prácticamente, han coincidido en el tiempo dos decisiones “peperas” sobre las escuelas infantiles. Por un lado, la propuesta de sacar a gestión indirecta la escuela infantil municipal dentro del plan de ajuste del becario Bellido, aprobado para los próximos diez años; por otro lado, la eliminación, por parte del gobierno de “Manostijeras” Rajoy, del programa Educa3, por el cual, se pretendía la extensión de escuelas infantiles públicas para el tramo 0-3 años. Sin duda, revelan un ideario contrario a la escuela pública, a la conciliación familiar, y a todo a lo que huela a vasco. Empiezo por reconocer que el PP toma estas decisiones desde la legalidad de sus mayorias absolutas en el gobierno de España y de Córdoba, pero desda la falta de legitimidad, al no estar incluidas en sus programas electorales, e incluso ser contrarias a ellos. Por esa razón, la toma de esas decisioones debería ir precedida de un debate público sobre su aceptación social, a no ser que entendamos que el que gobierna tiene una patente de corso para hacer y deshacer, sin tener que dar explicaciones al vecindario.

En lo que respecta a la escuela infantil municipal, no es nuevo que se estudie desde el ayuntamiento su cambio de gestión. Todos los gobiernos municipales han considerado que no tiene sentido mantener una sola escuela infantil y que debería formar parte de la red pública andaluza. La escuela infantil municipal tiene como antecedente “La gota de leche”, posteriormente, transformada en “Guardería municipal”, y, es en los últimos veinte años, cuando ha pasado a ser Escuela Infantil. Eran tiempos en los que la escuela pública sólo ofrecía sitio a niños de cinco años, más tarde, a los de cuatro y, actualmente, hasta los 3 años. Desde Izquierda Unida, se defendía el ciclo 0-6 años, por lo que encontraba razones ideológicas para mantenerla. Inlcuso, en 1995, incluyó en su programa la municipalización de la educación infantil, y la creación de una red local, lo que nunca pasó de ser una idea.

Se intentó varias veces concertar la escuela con la Junta de Andalucía, pues, al fin y al cabo, cubre una demanda en la zona del Casco, pero se chocó con problemas administrativos y políticos. Por esa razón, se decidió invertir en su reforma y mantener su funcionamiento. Durante el gobierno del “engominado” Merino, se intentó también el concierto con la Junta y se valoró el cierre de la misma, pero al final se llegó a un acuerdo para su mantenimiento, ayudados por la superación de la crisis económica que aconsejaba dejar servicios. Lo cierto es sigue sin tener sentido mantener la escuela infantil financiada, exclusivamente, por el ayuntamiento, y que se debería conseguir el concierto con la Junta, o su transferencia a la misma. Si esto se consigue, no es necesario externalizar el servicio, pues el coste para el ayuntamiento se reduciría notablemente.

Aquí es donde enlazamos con la apuesta por la escuela privada de los “peperos”, y la decisión de no extender la escuela pública de 0-3 años que ha adoptado el gobierno de España. No falta nunca el Partido Popular para reivindicar, ante la Junta de Andalucía, el concierto de todas las plazas que sean necesarias en escuelas privadas. Siguen el modelo de Madrid (Botella tras Botella), donde la escuela privada concertada llega a ser el 50%, frente a Andalucía donde no pasa del 20-25%. Y, en época de recortes, debe quedar claro que, cada euro gastado en la escuela privada, es un euro que se quita a la escuela pública, y es esta la única que asegura la verdadera libertad de acceso a la educación y la igualdad de oprtunidades. Los dos modelos pueden convivir, pero desde la preferencia por el sistema público y la limitación de gasto en la privada.

Abandonar la extensión de la red pública de escuelas infantiles de 0-3 años, es eliminar un recurso básico para el acceso de la mujer al trabajo, y para la organización familiar de las personas que no pueden pagarse un centro privado. Y, lo que ya es inadmisible, es que se intente ofender a la izquierda cordobesa hablando de que pretende una “ikastola”. Como sucedió al presentar el recurso contra San Sebastián por ser nominada como Capital Cultural de Europa para 2016, solo por ser vascos y estar gobernados, por decisión democrática, por Bildu, ahora se vuelve a usar “lo vasco” como sinónimo del “enemigo” o de “algo a vencer”, “sin derecho a existir”. Mucho tendríamos que aprender de como funcionan las ikastolas vascas y de la calidad de enseñanza que acreditan, lo hagan en vasco o en arameo.

¿Privatizaciones “peperas”?

Juan Andrés de Gracia | 3 de abril de 2012 a las 13:29

Sobre el plan de ajuste que han preparado el joven Nieto y sus 19 escalones, me parece necesario hacer algunas reflexiones, empezando por las “privatizaciones”. Desde la izquierda, se suele acusar a la derecha, de ser proclive a pasar al sector privado servicios y empresas que podrían tener mayor rentabilidad social en lo público. Por otra parte, la derecha acusa a la izquierda, de insistir en que lo público se ocupe de actividades que pueden desarrollarse, tranquilamente, desde lo privado. Las posturas varían desde el extremismo de “todo privado” o “todo público”, a fórmulas mixtas, con distinto peso de una y otra opción. En cualquier caso, el debate está muy ideologizado, pero ya desde la izquierda se admite que no tiene sentido una administración pública omnípotente, y, desde la derecha, se concibe que hay distintos servicios que pueden gestionarse mejor desde lo público.

En esta ceremonia de la confusión sobre qué es privatizar, se cuela además la posibilidad de descentralizar o externalizar servicios, mediante empresas u organismos autónomos y concesiones administrativas, entre otros sistemas legales. Para la izquierda más dogmática, todo lo que no sea funcionarizar la gestión, es un error, y lo consideran una privatización de hecho. Poco les importa que la toma de decisiones y la dirección sean públicas, y que no se basen en la búsqueda del beneficio lucrativo. Es curioso que, sin embargo, reciban como contestación el rechazo generalizado del funcionariado, convertido en un adversario del resto de los trabajadores por mor de sus supuestos priviliegios.

Tras esta toma de posición, se puede afirmar que el plan de ajuste presentado por el becario Bellido, sólo incluye una privatización parcial de una empresa municipal: Cecosam. Propone la entrada de capital privado para convertirla en empresa mixta, con mayoría accionarial pública. Aduce razones de competitividad en la ciudad, y el presunto interés de nuevas empresas por establecerse en Córdoba, que podrían provocar mayores pérdidas a la empresa pública. Le dedicaré una entrada específica esta semana, pero, por lo pronto, me interesa remarcar que ello supone un incumplimiento más del programa electoral, donde el joven Nieto repitió machaconamente que nunca privatizaría empresas ni servicios. Más parece una avanzadilla sobre lo que será la política futura del PP respecto a privatizaciones. No me tranquilizó que, en el Pleno, el becario Bellido hablara de que existían ofertas en firme para la compra de Emacsa. Llegó a plantear que, solo con esa venta, se solucionarían los problemas económicos municipales, así que no descarto que vuelvan a ello más adelante.

La propuesta de externalizar servicios, como la Escuela Infantil y la Residencia de Ancianos, no se pueden calificar de privatizaciones, por mucho que el nuevo coordinador lcoal de IUCA, el impulsivo Florido, se rasgue las vestiduras repartiendo insultos. Es cierto que los sindicatos municipales no están por la labor, pero en plena crisis de ingresos de los ayuntamientos. hay que plantearse si hay servicios que pudieron tener sentido su prestación municipal, pero ahora lo han perdido. Ya pasó, gobernando IUCA, con el laboratorio  o el matadero municipales, y se intentó con el zoológico o con los mercados, aunque, en este último caso, curiosamente, fue el PP, el que salió en su defensa de forma feroz, y ahí están penando y sumando un coste innecesario a las arcas públicas. El abastecimiento de la población está plenamente asegurado mediante los comercios privados que ofrecen todo lo que el vecindario puede necesitar. Se cerraron los mercados del Parque Cruz Conde o del Alcázar, y nada ha pasado, excepto un ahorro para las arcas públicas. También dedicaré una entrada específica a ambos servicios, pero anticipo mi posición de que es necesario que las entidades locales reflexionen sobre los servicios a prestar y su necesidad.

Por último, la Casa de los Muchos habrá agradado a la izquierda más dogmática al plantear que la Gerencia de Urbanismo, el Instituto de Deportes o el IMDEEC vuelvan al ayuntamiento matriz y abandonen su autonomía de gestión. En el plan de ajuste, aparece como un hecho, en forma total o parcial, pero se ha anunciado que solo se aplicará si no se controla el gasto de personal, o sea, como una especie de chantaje. Quizá habría que reflexionar sobre las razones por las que, entidades creadas para mejorar la gestión, han acabado teniendo los mismos vicios, lastres y problemas que antes, por lo que es lógico que se plantee su continuidad. Lo malo es que, detrás de esta vuelta a casa, lo que los peperos pretenden es, simplemente, ahorrar, puesto que solo lo harían los funcionarios y los laborales indefinidos con condiciones, pero quedarían fuera el resto de trabajadores. O sea, sería un ERE encubierto. Ya aclararé más en otra ocasión.

Semana de pasión municipal

Juan Andrés de Gracia | 29 de marzo de 2012 a las 12:05

Anunciaba en una entrada. hace unos días, que esta semana sería decisiva para Córdoba, ciudad y provincia, y para el gobierno municipal de los “19 escalones”. Hasta ahora, las elecciones andaluzas y la huelga general de hoy, han supuesto que se den cuenta que el desgaste “pepero” va a avanzar más rápido de lo que pensaban. Las llamadas al sacrificio del vecindario están chocando con la realidad, ya de por sí, suficientemente dolorosa para gran parte de la población cordobesa. Y ahora toca que el joven Nieto desvele cuáles sus planes a corto y medio plazo, obligado por el plan de ajuste, a diez años vista, que debe aprobar mañana el pleno.

El sistema de pago de la deuda a proveedores, impuesto por el gobierno de Manostijeras Rajoy, es, intrínsicamente, un arma para estrangular a los ayuntamientos, con la excusa de evitar el déficit público. En nuestro caso, todos reconocen, excepto cuando toca intoxicar a Maquiavelo torrico o al Becario Bellido) que las facturas pendientes del ayuntamiento de Córdoba, en torno a 23 millones de euros, suponen una cantidad razonable en comparación con el de ciudades de nuestro entorno, incluso las gobernadas desde hace años por el PP. Sólo hay que mirar al ayuntamiento de Granada, que casi cudriplica la cantidad. Si tenemos en cuenta que, en la mayor parte de los casos, las facturas no pasan de seis meses de antigüedad, la situación se hace aún más favorable a la herencia recibida.

Pues bien, el plan de ajuste preparado conlleva una subida muy importante de los ingresos a través del incremento del IBI urbano mediante una revisión catastral (que llegaría en el peor momento) e incremento general de las tasas, así como a la extensión del copago en muchos servicios municipales.  Se anuncia que la reducción de la presión fiscal solo será posible a… ¡medio plazo! La reducción de gastos ya no pasa por la austeridad, sino por la reducción de las partidas de personal, que solo es posible de dos formas: o mediante rebaja de salarios o mediante despidos y reducción de contrataciones.

En lo que afecta a servicios municipales, se opta por la externalización de los mismos, que solo supondrá ahorro si apareja una reducción, como siempre, de personal. Eso solo significa incoporar al frente de la Escuela Infantil o de la Residencia de Ancianos de empresas que, para llevarse un beneficio, han de sacarlo de la reducción de los salarios y las condiciones laborales de los trabajadores que contraten, además de conseguir que se pague por el servicio sustituyendo la subvención del mismo. Tengo claro que no serán los únicos servicios que pasen por esos procesos, y que se va a contar con la oposición sindicial para llevarlos a cabo.

En cuanto a las empresas municipales, parece desecharse el “holding” prometido para Emacsa, Aucorsa y Sadeco, y solo se apuesta por el desarrollo de gestiones comunes que puedan suponer ahorros en compras, servicios, etc. Diferente es para Cecosam, donde inician su camino privatizador, mediante la venta de acciones. Teniendo en cuenta las limitaciones del mercado por razones obvias (descenso de la mortalidad), no se oculta que a la empresa que le interesa comprarlas, será para ganar dinero, lo que solo se podrá conseguir cobrando más o rebajando gastos mediante reducción de personal y salarios, especialmente. El sector privado local de los tanatorios actúa en régimen de monopolio, por lo que la empresa solo puede subsistir si es competitiva, y ya sabemos lo que ello supone.

Respecto a los organismos autónomos (Gerencia, IM Deportes, IMDEEC), la propuesta va en la misma línea, puesto que la recuperación de la municipalización del servicio, presentada como alternativa al coste salarial, solo busca ahorrarse los costes del personal laboral. De no hacerse así, el ahorro en costes será insuficiente para lo que pretende el plan de ajuste. Queda claro, que la nueva reforma laboral permite a las instituciones públicas despedir con 20 días por año trabajado, solo por tener una reducción de ingresos durante dos trimestres, y no hay entidad municipal que no cumpla ese ratio. Por tanto, estamos en la antesala de ERES municipales. No hay ni que decir el conflicto social que se avecina.

Esta peculiar Semana de Pasión municipal, previa a la que le gusta disfrutar al joven Nieto de Semana Santa, continuará mañana con la liquidación municipal, que generará un déficit que podría superar los 20 millones de euros. Ello obligará a reducir el presupuesto actual en esa cantidad, con lo que los recortes volverán a estar de actualidad en el ayuntamiento de Córdoba. Tan sólo faltará que Látigo Soraya anuncie el viernes los presupuestos municipales, y ya sabemos, por lo que van anunciando, que significará que la Semana de Pasión no termine con ningún Sábado de Gloria y Domingo de Resurrección, sino con un descenso a los infiernos.