Archivos para el tag ‘Luis Planas’

Córdoba en el nuevo gobierno andaluz

Juan Andrés de Gracia | 6 de mayo de 2012 a las 14:59

La presencia del tecnócrata Planas y de la antisistema Cortés en el gobierno andaluz, no representa que la provincia de Córdoba gane peso en la toma de decisiones del nuevo gobierno andaluz. Planas es una apuesta personal del superviviente Griñán y su relación con la organización provincial del PSOE es, prácticamente, nula desde hace años. Cortés consigue su plaza más como representante del sector duro del PCA que como miembro de la organización cordobesa. Por tanto, las referencias de ambos no son Córdoba y provincia, sino sus respectivos partidos. Planas aporta sobre todo su experiencia en Europa y Marruecos; Cortés tendrá que decidir si adopta un perfil institucional para trabajar con las empresas del sector constructor e inmobiliario, seguramente muy preocupadas con su nombramiento, o si se enquista como baluarte anticapitalista.

Una segunda lectura del gobierno andaluz, sí conlleva mayor repercusión para la provincia. El viejo Griñán ha consolidado su poder, que estaba en cuestión en Andalucía antes de las elecciones del 25-M. Defenestrar a Micalea Navarro, a pesar de ser una persona afín a Rubalcaba; crear un equipo de cercanos (Ávila, Aguayo, …) y situar a “la que manda” Díaz como segunda de a bordo, es un mensaje claro al partido ante el próximo congreso andaluz y provincial. Los “griñanistas”, como el clan Durán, deben respirar tranquilos puesto que su posición queda consolidada, y el sector crítico que se estaba fraguando, podrá ser fácilmente desactivado. La capacidad de repartir puestos a gente de la provincia, es un arma que siempre ha funcionado para consolidarse en el poder.  La debilidad que muestra el zorro Rubalcaba en Madrid, y la necesidad de usar Andalucía como ejemplo socialista de gestión, limita su capacidad de intervención.

La cesión a IUCA de las consejerías de Fomento-Vivienda y de Turismo-Comercio, provoca, como efecto colateral, que cuatro cargos socialistas queden en cuestión. Me refiero al director-gerente de la Empresa de Obra Pública, el espíritu libre Blanco, la directora general de Vivienda, la errante Fernández, el director general de Comercio, el reflexivo Luque, y el delegado provincial de Obras Públicas, el discreto García. Es cierto que aún no se ha cerrado el segundo nivel de dirección de las consejerías, y que cabe la opción de que cada partido quiera tener, en las áreas que dirige el socio de coalición, a personas de su confianza, pero aún está por decidir. Por ahora, si se pide opinión al Padrino Durán, lo normal es que los deje caer y busque sustituirlos por gente de su cuerda. El trabajo sucio se lo achacaría a Izquierda Unida.

Como adelantaba en otras entradas previas a las elecciones andaluzas, una gran parte del PSOE se debatía en una contradicción: Por un lado, eran partidarios de una renovación de la dirección provincial y andaluza, pero, por otro lado, eran conscientes que solo sería posible si el PSOE pasaba a la oposición. Tras haber perdido por goleada las elecciones municipales, las generales y, de forma más ajustada en el caso andaluz, las andaluzas, es suicida no proceder a renovar el partido. El vecindario ha castigado a los socialistas por su forma de abordar la crisis y por su extravagante actuación en Córdoba y provincia. Creer que esto se resuelve con un cierre de filas dentro del partido, pasando a cuchillo a aquellos que se postulaban para suceder al viejo Griñán o al aspirante a fenómeno Durán, es solo muestra de no haber entendido el mensaje. El “grupo del salmorejo” cordobés, con Peter Pan Dobladez al frente, tendrá mucho que recapacitar, pero solo serán respetados si mantienen su opción de cambio, aunque tener éxito sea más difícil que hace unos meses.

Por su parte, IUCA consigue sobre todo resarcirse de haber perdido la alcaldía de Córdoba. Necesitaban un referente de poder institucional y ya lo han logrado. Pero, además, consigue equilibrar su financiación y promover a un buen número de dirigentes a puestos desde los que hacer visible las siglas de IUCA y su capacidad de gobierno. Les toca pasar por un baño de realidad que, para muchos, es contraproducente en plena crisis del sistema económico, social y político, pero es ahora o nunca. De forma paralela, el sector fundamentalista del PCE se encuentra con un aval para oponerse a los planteamientos de Izquierda Abierta. La mejor baza que tenía este sector integrante de IU era el afán autodestructivo y “filopepero” del PCE en el poder, pero ahora podrán mostrar el acuerdo andaluz como su mejor baza. Situarán a sus gentes, y los del sector crítico quedarán como observadores de lo que suceda. Ver a la “dura” Cortés como consejera junto a los socialistas debe haberles dejado helados. Más o menos como se ha quedado la conversa Aguilar, y, además, en su misma consejería y sin coste personal.

Con mi voto, no

Juan Andrés de Gracia | 25 de septiembre de 2011 a las 11:35

Para el próximo 20-N, están convocadas las próximas elecciones generales, que llevan el marchamo, casi imparable, de la victoria del Partido Popular. Creo que nadie se extrañará, si anticipo que con mi voto no propiciaré ese cambio de gobierno. Los últimos cuatro años de desgobierno socialista han sido decepcionantes, fundamentalmente, porque no han sido capaces de entender que no le corresponde a la izquierda la toma de determinadas decisiones que van en contra de lo que somos y defendemos. Para gobernar tomando medidas antisociales, no se puede usar el voto de los que creen que debe haber otro camino y que no se puede ceder al pensamiento único. Si la izquierda global necesita irse a los cuarteles de invierno para rediseñar un modelo social y económico, hágase con dignidad, pero no siendo teloneros de lujo de la derecha.

En principio, tengo decidido no votar a candidaturas que se sitúen en el ámbito del “centro” o la derecha, por cuestiones, simplemente, de incompatibilidad básica con sus planteamientos acomodaticios al sistema y antisociales. Pero el PSOE de Córdoba, sin entrar a valorar ahora si ideológicamente el PSOE se mantiene en la izquierda, me ha puesto fácil eliminar la opción de decantarme por Rubalcaba. No es que estuviera entusiasmado con su liderazgo, pero no había desechado votar PSOE.

Pero es que el vecindario de Córdoba no vota a Rubalcaba o a Rajoy, sino que vota a unos diputados y senadores que le representen en las Cortes. Y con mi voto, Córdoba no va a estar representada por la ministrísima, ni por Hurtado, ni por Maribel Flores, por señalar a las tres figuras principales de las listas recién cocinadas por Durán, Griñán y Rubalcaba. Hurtado y Flores, son integrantes de la gran familia que está hundiendo a la izquierda cordobesa en la miseria ideológica. Son baluartes de los que mangonean en el PSOE, y representan a los profesionales de la política que ya no recuerdan de donde proceden. La obligación de aceptar a Aguilar en lugar de a su amada Calvo, es la única derrota del aparato de la cohorte Durán, que se ve obligado a dejar caer a la digna Carmen, para situar, en primera línea de voto, a la ministrísima. Se echará de menos al noble Moratinos.

La lista demuestra que las bases no sirven para nada, puesto que, no me puedo creer que los socialistas cordobeses sigan entendiendo que Flores o Hurtado pueden representar algo nuevo, o al menos que vayan a dedicar su tiempo a pensar en Córdoba. Y ya no digamos del trágala de aceptar el rosismo, apoyado por el mismísimo Salinas, al que tanto tiempo se combatió. La presencia de la alcaldesa que traicionó a la ciudad por su carrera política personal, es prueba de que el PSOE está perdido ideológicamente. El populismo rosista no va a hacer que se recupere la senda de la izquierda, y sólo consolida un modo de hacer política donde  nada importa el vecindario cordobés y, mucho menos, los militantes de base. El aparato formado por la gran cohorte de Durán, seguirá reinando, al menos, hasta que los resultados electorales puedan provocar que haya un cambio de liderazgo en el PSOE federal que acabe barriendo a estos personajes sin ideología.

La prueba del nueve, ha sido que la lista al Congreso esté encabezada por Rosa y que detrás esté aquel al que ella impidió que fuera candidato a la alcaldía de Córdoba. Por aquel entonces, yo trabajaba con el senador ciclista en el ayuntaniento de Córdoba, y aun recuerdo como hostigaba sin piedad la política populista de la alcaldesa-consejera-ministra. Yo compartía absolutamente el fondo de lo que planteaba, aunque no sus formas. El enfrentamiento sobre las naves de Colecor fue el encontronazo más llamativo, y la comisión de investigación sobre urbanismo la representación máxima del conflicto. Aguilar usó toda su influencia en Ferraz y en San Vicente para obligar a que el desaparecido Velasco llamara al orden a Hurtado, y le prohibiera atacar directamente a Rosa, dándole carta blanca para machacar al profesor Ocaña, por aquel entonces en la Gerencia de Urbanismo. Pero ahí no se quedó la señora Aguilar, sino que exigió que el PSOE no eligiera a Hurtado como candidato a la alcaldía, evitando que se le pudiera enfrentar en 2007, y el partido optó por Rafael Blanco. Curiosamente, ese mismo aparato que, sin dar explicaciones, en 2011 ha impedido que Blanco se volviera a presentar como candidato, para situar al padrino Durán, con el resultado penoso que todos conocemos. El premio de consolación de Hurtado fue ser senador, y ahora recibe otro ascenso por mantener la obediencia debida. Por ejemplo, entendiendo que se negocie con Gómez para legalizar las naves y aceptar, sin avergonzarse, acompañar a su odiada Rosa. Por cierto, Luis Planas ha vuelto a quedar eliminado, y tendrá que buscarse el futuro por otro lado, que él sabe hacerlo.

En fin, estaré atento a que IUCA decida su candidatura, aunque viendo como hicieron la lista a la alcaldía, no espero que nos sorprenda. Imagino que decidirán en clave de equilibrios internos, encerrados en su torre de de cristal. El ejemplo de que Cayo Lara desbanque a Llamazares es mal augurio. Parece ser que Equo elige al verde Larios, que no desfallece en estar presente en la vida política cordobesa. Parte con pocas opciones de poder ser elegido, aunque no me importará avalar su candidatura para que pueda presentarse. Por su parte, el PA, intentando salir de su travesía por el desierto, ha optado por independientes como Antonio Manuel Rodríguez o Sebastián de la Obra, que, sin duda, son candidatos con perfil propio y que aportan frescura, aunque tendrán difícil romper el bipartidismo imperante en los medios de comunicación. Tampoco me importaría avalar sus candidaturas, si fuera necesario. De UPyD no hablo, porque no entiendo su proyecto político personalizado en Rosa Díez. Mientras, el PP ajusta sus listas donde se cuetiona al engominado Merino, seguro de su victoria y con margen para encajar todas las piezas. Por todo ello, y mientras observo con tristeza como decae el movimiento del 15-M, elegir a quien votar no va a ser fácil.