Archivos para el tag ‘Mª Jesús Botella’

Gobierno municipal: 2ª parte

Juan Andrés de Gracia | 8 de mayo de 2012 a las 19:43

A la par que el gobierno de los “19 escalones” estaba reunido escuchando la remodelación de gobierno, publicaba ayer la entrada sobre la necesidad de esa remodelación. Les aseguro que la coincidencia temporal se debió, exclusivamente, a eso, al azar, eso sí, basado en un análisis de la situación del ayuntamiento que pedía a voces los cambios. Desde luego, por mucho que se empeñe Maquiavelo Torrico en hablar de que esta remodelación estaba anunciada, la realidad, que se puede comprobar en la hemeroteca, es que solo se hablaba de “breves retoques” motivados por la entrada de Culebrón Pedraza. Al final, no solo ha habido cambios de delegaciones, sino de la misma estructura de gobierno, lo que refleja que, la existente hasta ahora, se ha demostrado ineficaz en gran medida, y que la Casa de los Muchos (eso de ser el gobierno más extenso de la historia de la ciudad), provoca disfunciones al atomizar la toma de decisiones. En una entrada antigua ya me mostré favorable a que se renunciara a los nombramientos por Ley de Grandes Ciudades por innecesarios.

Por tanto, mi primera impresión no puede ser sino positiva, por el hecho de que se intente enderezar un barco que navegaba a la deriva. Ahora, solo les falta reformular el programa de gobierno, puesto que el electoral ya no es válido, ante su incumplimiento continuo, que se hará evidente cuando se cumpla un año de gobierno local. Maquiavelo Torrico intoxica y confunde cuando reclama, de nuevo, el empleo como el motivador de esta crisis de gobierno. La importancia que se le dio a la reducción de áreas queda ahora corregida, al aumentar de cuatro a cinco, lo que se acompaña con la desaparición del invento de los “órganos colegiados” por alegales e inútiles. La lástima es que, lo que ha hecho el pluriempleado Nieto, es componer un puzzle para los retos inmediatos del próximo año, perdiendo la oportunidad de hacerlo para los tres que quedan de mandato.

El alcalde en prácticas, Nieto, ha dispuesto, como he dicho antes, cinco áreas, y ha puesto al frente de cada una a un miembro de su núcleo cercano. La primera, la de Presidencia, con Maquiavelo Torrico al mando. Con él, cuatro delegadas débiles: las recién llegadas Culebrón Pedraza y Verito Martos, así como la Benefactora Córdoba y la Periférica Ruiz. Lo más llamativo es la degradación de la ingeniera Ruiz, motivada por sus conflictos con el vecindario, quedándose con una delegación sin obras que hacer. Lo más provocador es el nombramiento de Miss Pedraza al frente de Igualdad, que imagino no ha sido nada bien recibido por los colectivos de mujeres. A la ociosa Córdoba, se le obliga a trabajar algo, al ponerla al frente de Participación, justo cuando tiene levantado el movimiento ciudadano.

El área de Hacienda acoge a Duracell Rojas y recupera a la hiperactiva Sola, bajo el mando del becario Bellido. Lo del Abuelo Rojas no deja de ser una jubilación anticipada, dedicado a los caracoles, la venta ambulante y las rebajas. Volver a poner a Sola, la fiera, al frente de Personal, significa la derrota de los modelos del liquidador Navas, por mucho que fuera asesorado por CECO. Se busca una persona que conozca la administración y que conozca cómo se negocia con empleados públicos. TíoGilito Bellido se queda, así, al frente del plan de ajuste, con una economía encauzada y pendiente de que no se le desmande la partida de personal.

El liquidador Navas ha pasado directamente al área de Promoción, donde su función va a ser más necesaria. Encargarle del des-empleo, es encargarlo de cerrar el  IMDEEC. Además, sigue con Cecosam en su camino hacia la privatización, y acoge al Reina Padre para tutelar el fin del IMDECO. Para endulzar la labor, se incluye a Sor Caracuel, convertida en Reina de las Fiestas, tras puentear a Fray Jaén; y a Bonachón Moreno Calderón, que continúa como un pelícano entre tanta gaviota. Dar a AgroNavas la competencia de Turismo, es reconocer que se va a centralizar toda la política turística en Diputación. La anécdota de Agricultura, es un capricho personal, por mucho que se venda el proyecto virtual de Agrópolis.

Pelotazos Martín encabezará el área de Urbanismo, y consolida sus competencias, olvidando el tripartito que formaba con Comercial Sousa y Primo de Jurado. La primera, continúa en el área, pero convertida en la sargenta Sousa, al frente de Seguridad, abandonando sus promesas de agilizar licencias. La superintendenta Tamayo se centra en el tráfico y Aucorsa, compensándola con una tenencia de alcaldía, pero siendo víctima de su mala relación con los sindicatos. Por último, se asila a Fray Jaén, convertido en el Florido Jaén, en una labor que se prevé, por suerte, sorda. Eso sí, se le reserva su penitencia gustosa: La Semana Santa.

Como área marginal queda el de Familia, pues, Mª Jesús, la Botellona, por razones de equilibrio interno, va a la Diputación, posiblemente, con puesto de vicepresidenta. Y la Glamurosa Arcas retorna a Educación, a pelearse con las peticiones de los colegios, tras una triste gestión al frente de Mujer, donde solo se le recuerda las subvenciones a entidades antiabortistas. Y eso que insisten en que mantienen el estado de bienestar. Habrá que ver si mejora algo tanto cambio.

Remodelación del gobierno municipal, ya

Juan Andrés de Gracia | 7 de mayo de 2012 a las 20:23

El pluriempleado Nieto esperaba la victoria en Andalucía para impulsar su labor de gobierno. Recordemos que, en plena campaña electoral, reveló algunas de sus mejores bazas: Centro de Convenciones, Metro-Tren, Proyecto Agrópolis, … Lo cierto es que, pasado el 25-M, estos proyectos se han adormecido y las únicas noticias de la Casa de los Muchos son las que se refieren al plan de ajuste-pago de proveedores y a las fiestas de la ciudad. Es significativo que el Cecogobierno se haya desinflado, casi por completo, tras no ganar el experto en oposición, Arenas, las elecciones. Primero, el Masa Carreto se desentendió del proyecto de Centro de Convenciones, chivándose de que era una idea del joven Nieto y, ahora, critica el cierre del IMDEEC sin ser siquiera escuchados.

Nieto, el del centro, no ha podido así enviar a algunos de sus compañeros de Capitulares a la Junta de Andalucía, siendo la excepción la Hippy Alarcón. Aún no ha cubierto su baja (parece que será mañana) y tampoco la de Primo de Jurado, tras su nombramiento como vocero del gobierno en la provincia. Todo hace pensar que, en estos días, anda más preocupado de estar en los cambios que pueda sufrir su partido en Andalucía, que en los problemas de la ciudad. En breve, la estrategia de gobierno centrada en la herencia tocará fin y parece que, lamentablemente, va a ser sustituida con el enfrentamiento partidista con la Junta de Andalucía. Pero no hay que olvidar que hay un proceso de reforma de la organización de la política urbanística, la de empleo y la de deporte, al margen de otras decisiones sobre servicios puntuales (grúa, escuela infantil, …). Para afrontar esos cambios, debería contarse con un gobierno fuerte que no se dedique, exclusivamente, a rebajar partidas sin ton ni son.

Solo hay que repasar los nombres de Comercial Sousa, Glamour Arcas, Verito Martos, la Botella bis o la Benefactora Córdoba para preguntarnos a qué se dedican. O recordar a Fray Jaén o Sor Caracuel empeñados en su mezcla de fiesta y religión. Reina padre, no sabe o no contesta, mientras otros mangonean el IMDECO, y Duracell Rojas se ha convertido en pensionista de primera calidad, tras decidirse el cierre del IMDEEC, mientras pega codazos para hacerse con el área de Turismo. La superintendenta Tamayo y el Bonachón Moreno Calderón intentan gestionar sus áreas, pero parece que cuentan con poco apoyo. La periférica Ruiz se aburre al no tener obras que acometer y, mientras, se pelea con el vecindario, y Tristón Martín sigue a las órdenes de lo que digan los empresarios, mientras paraliza todos los planes urbanísticos pendientes. Está claro que aquí todo se lo guisan y se lo comen Maquiavelo Torrico, el becario Bellido y el liquidador Navas, más algún asesor o directivo del segundo nivel.

El pluriempleado Nieto, si le dejan sus múltiples obligaciones, debería darse cuenta que, en un mes, habrá cumplido un año al frente del ayuntamiento, y que lo que era su prioridad, el empleo, no solo no ha mejorado, sino que ha seguido la pérdida de puestos de trabajo. Ni siquiera la apertura de Leroy Merlín. Primark y la inminente de Hipercor han conseguido evitar que superemos los 45.000 parados. Las estrategia de la ciudad en torno a la cultura, se ha deshecho tras no ser nominados para 2016, y el emblema de diez años, el centro de congresos, ha sido demolido antes de empezar a construirse. Los únicos instrumentos que teníamos para generar desarrollo económico (IMDEEC, Gerencia de Urbanismo y Procórdoba) están a punto de desaparecer. Y Vimcorsa, al ralentí, para que no se enfanden los constructores.

En esta situación, y con la perspectiva de tres años sin procesos electorales en la ciudad, es el momento de que reformule su proyecto de gobierno, si es que tenía uno, o, en caso contrario, que lo formule. Su antecesor, el engominado Merino, se encontró en este mismo periodo de gobierno con el préstamo sindicado de más de 30 millones de euros, al cambio; el descenso vertiginoso de intereses que le permitió renegociar préstamos; y la excepcionalidad de poder pedir un préstamo de 200 millones de euros, también al cambio, para cubrir deuda a corto plazo. Todo ello originó suficiente margen presupuestario y liquidez para invertir en todos los barrios, y para mantener la estructura municipal. Su problema era no tener mayoría en el pleno. Ahora, el gobierno local se ha encontrado con el “regalo” de permitirle pagar proveedores mediante endeudamiento a largo plazo, pero a cambio de reducir su capacidad de acción; se ha encontrado una ciudad poco reivindicativa porque los fondos FEILS, FEELS y Proteja, aunque los critiquen, resolvieron muchos de los problemas pendientes; pero no tienen margen presupuestario ni tesorería suficiente. Eso sí, cuentan con mayoría absoluta y UCOR de suplente. Es la hora, pues, de que actúen, de que dejen de buscar excusas y gobiernen.

Por una ikastola andaluza

Juan Andrés de Gracia | 6 de abril de 2012 a las 13:46

Prácticamente, han coincidido en el tiempo dos decisiones “peperas” sobre las escuelas infantiles. Por un lado, la propuesta de sacar a gestión indirecta la escuela infantil municipal dentro del plan de ajuste del becario Bellido, aprobado para los próximos diez años; por otro lado, la eliminación, por parte del gobierno de “Manostijeras” Rajoy, del programa Educa3, por el cual, se pretendía la extensión de escuelas infantiles públicas para el tramo 0-3 años. Sin duda, revelan un ideario contrario a la escuela pública, a la conciliación familiar, y a todo a lo que huela a vasco. Empiezo por reconocer que el PP toma estas decisiones desde la legalidad de sus mayorias absolutas en el gobierno de España y de Córdoba, pero desda la falta de legitimidad, al no estar incluidas en sus programas electorales, e incluso ser contrarias a ellos. Por esa razón, la toma de esas decisioones debería ir precedida de un debate público sobre su aceptación social, a no ser que entendamos que el que gobierna tiene una patente de corso para hacer y deshacer, sin tener que dar explicaciones al vecindario.

En lo que respecta a la escuela infantil municipal, no es nuevo que se estudie desde el ayuntamiento su cambio de gestión. Todos los gobiernos municipales han considerado que no tiene sentido mantener una sola escuela infantil y que debería formar parte de la red pública andaluza. La escuela infantil municipal tiene como antecedente “La gota de leche”, posteriormente, transformada en “Guardería municipal”, y, es en los últimos veinte años, cuando ha pasado a ser Escuela Infantil. Eran tiempos en los que la escuela pública sólo ofrecía sitio a niños de cinco años, más tarde, a los de cuatro y, actualmente, hasta los 3 años. Desde Izquierda Unida, se defendía el ciclo 0-6 años, por lo que encontraba razones ideológicas para mantenerla. Inlcuso, en 1995, incluyó en su programa la municipalización de la educación infantil, y la creación de una red local, lo que nunca pasó de ser una idea.

Se intentó varias veces concertar la escuela con la Junta de Andalucía, pues, al fin y al cabo, cubre una demanda en la zona del Casco, pero se chocó con problemas administrativos y políticos. Por esa razón, se decidió invertir en su reforma y mantener su funcionamiento. Durante el gobierno del “engominado” Merino, se intentó también el concierto con la Junta y se valoró el cierre de la misma, pero al final se llegó a un acuerdo para su mantenimiento, ayudados por la superación de la crisis económica que aconsejaba dejar servicios. Lo cierto es sigue sin tener sentido mantener la escuela infantil financiada, exclusivamente, por el ayuntamiento, y que se debería conseguir el concierto con la Junta, o su transferencia a la misma. Si esto se consigue, no es necesario externalizar el servicio, pues el coste para el ayuntamiento se reduciría notablemente.

Aquí es donde enlazamos con la apuesta por la escuela privada de los “peperos”, y la decisión de no extender la escuela pública de 0-3 años que ha adoptado el gobierno de España. No falta nunca el Partido Popular para reivindicar, ante la Junta de Andalucía, el concierto de todas las plazas que sean necesarias en escuelas privadas. Siguen el modelo de Madrid (Botella tras Botella), donde la escuela privada concertada llega a ser el 50%, frente a Andalucía donde no pasa del 20-25%. Y, en época de recortes, debe quedar claro que, cada euro gastado en la escuela privada, es un euro que se quita a la escuela pública, y es esta la única que asegura la verdadera libertad de acceso a la educación y la igualdad de oprtunidades. Los dos modelos pueden convivir, pero desde la preferencia por el sistema público y la limitación de gasto en la privada.

Abandonar la extensión de la red pública de escuelas infantiles de 0-3 años, es eliminar un recurso básico para el acceso de la mujer al trabajo, y para la organización familiar de las personas que no pueden pagarse un centro privado. Y, lo que ya es inadmisible, es que se intente ofender a la izquierda cordobesa hablando de que pretende una “ikastola”. Como sucedió al presentar el recurso contra San Sebastián por ser nominada como Capital Cultural de Europa para 2016, solo por ser vascos y estar gobernados, por decisión democrática, por Bildu, ahora se vuelve a usar “lo vasco” como sinónimo del “enemigo” o de “algo a vencer”, “sin derecho a existir”. Mucho tendríamos que aprender de como funcionan las ikastolas vascas y de la calidad de enseñanza que acreditan, lo hagan en vasco o en arameo.