Archivos para el tag ‘Patios’

El abandono de los Patios

Juan Andrés de Gracia | 12 de marzo de 2012 a las 20:53

Ya analicé el antecedente de la curiosa forma de defender la capitalidad cultural permanente de la ciudad, dejando sin funcionamiento a la Fundación creada para ello, o aceptando que el gobierno central “reformule” los proyectos de equipamientos tan esperados como la Biblioteca Provincial o el Museo de Bellas Artes. Pero eso no evita la decepción que he sentido al conocer el contenido del concurso de patios para 2012. Justo este año en que tendremos que volver a examinarnos ante la UNESCO, el ayuntamiento rebaja considerablemente la aportación municipal al evento. Este hecho contrasta gravemente con el incremento del gasto municipal para la Semana Santa, con lo que se define, con claridad, cuál es la prioridad del gobierno “de los muchos” del Joven Nieto. Queda claro que Fray Jaén le gana la partida a Sor Caracuel en esta bifurcación de responsabilidad en las fiestas cordobesas.

La rebaja del presupuesto es algo más que simbólica, puesto que alcanza algo más de 60.000 euros, una tercera parte del que tuvieron en 2011. A ello hay que sumar la reducción en el presupuesto del Festival paralelo, que baja más de 15.000 euros.  Los recortes que hay que realizar en el presupuesto municipal no se pueden aplicar a todos los conceptos, y si los Patios es una estrategia básica de la ciudad, se debe ver correspondida por un respaldo económico suficiente. Como pasaba en el Concurso de Cruces, la rebaja de la aportación municipal se vende como una forma de mejorar la calidad de la fiesta. Lo cierto es que no acabo de comprender cómo se consigue más calidad bajando los premios, los áccesit, las menciones especiales, etc. Debe ser que estoy muy torpe.

Las bases, además, profundizan en poner unos condicionantes a los Patios que entren en concurso, de dudosa efectividad. Exigir que los Patios aspirantes al concurso estén habitados todo el año, o que tengan que ser atendidos por alguno de los habitantes de la casa, limita seriamente la posibilidad de aquellos regentados por personas mayores y a patios que, transitoriamente, no esté habitado. ¿Cómo se va a comprobar que va a estar todo el año habitado, si el concurso es en Mayo y luego quedan siete meses más? ¿Qué se considera que un patio está habitado, el que lo está solo doce meses al año? ¿Qué problema presenta preparar un patio para concurso, aunque no esté actualmente habitado? Mucho me temo que estas restricciones, que se suman a otras que han generado polémica otros años, solo responden al interés de algunos propietarios por eliminar competidores y asegurarse ingresos.

Lo peor de todo es que nada se ha innovado para conseguir evitar la masificación y la subordinación al turista y al hostelero que presenta la Fiesta de los Patios y que son los verdaderos problemas de la fiesta. Nada sabemos de mayores aportaciones municipales para conseguir que más patios se presenten a concurso. Limitar los patios a abrir, a 50, es un verdadero error, que solo responde a cuestiones económicas, aunque he de reconocer que en los últimos años nunca se ha alcanzado este número. Pero es la “pescadilla que se muerde la cola”, puesto que si no se apuesta por los patios, no se conseguirán que abran más y la masificación está servida.

Los golpes de pecho en defensa y potenciación de los patios no tienen respuesta real. Que lejos parecen las innumerables veces que Fray Jaén y la hippy Alarcón exigieron un plan de apoyo a los patios. Ahora participan de un gobierno que reduce la partida para los once días de concurso y no incorpora ninguna novedad relevante. Es de esperar que al menos mantengan las medidas complementarias que se han llevado a cabo otros años por parte de Vimcorsa, de Jardines, de Emacsa, … es decir, las aportaciones en especie que tanto necesitan los propietarios de patios que deciden presentarse a concurso. De la Fundación que se iba a constituir, de la ampliación de los días de apertura, de la posibilidad de cobrar una entrada o de conseguir más patrocindores para el evento nada se ha dicho, simplemente, porque no hay nada. Empeñados en dedicarse a la Semana Santa y a desdibujar el Mayo cordobés, los patios quedan olvidados un año más.

Wert-güenza cultural

Juan Andrés de Gracia | 7 de marzo de 2012 a las 20:51

Afirmé, en una entrada de hace algunos meses, que el ministro que lo tendría mejor para caer bien en la ciudad, sería el de Cultura, Wert. Su antecesora, la ministra Sinde, se había cargado de “gloria” con su labor en la selección de la Capital Cultural de 2016, o en el fiasco de los Patios como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. Sí había conseguido que se inaugurara la primera fase de la ampliación del Museo arqueológico, pero se había visto obligada a recortar la partida prevista para iniciar las obras de la nueva Biblioteca Provincial en los Patos, y nada sabíamos sobre el nuevo Museo de Bellas Artes.

Ayer, la presencia del actual ministro, que no le ha importado adosar su nombre al de Sinde en la ley de descargas a través de internet, era una buena ocasión para que la ciudad se congraciara con el minsterio de Cultura. Pero, nada de eso. Aquí el que no corre vuela, y el ministro se ha excusado en la renuncia al proyecto Koolhas, que ha protagonizado el joven Nieto, para anunciarnos recortes en nuestros añejos proyectos culturales. No ha dado ni una  fecha, ni una cantidad, simplemente, buenas palabras, o, mejor dicho, no tan buenas palabras, porque parece que hasta la nueva Biblioteca, con licencia de obra, podría ver modificado su proyecto. Lo peor de todo es que lo ha dicho con el joven Nieto delante, que ha “agradecido” las noticias, demostrando que su capacidad de defender los intereses municipales ante el gobierno central es inexistente.

El joven Nieto parece preferir seguir confundiendo a la ciudad diciendo que la Fundación Cordoba Ciudad cultural sigue activa, cuando no tiene personal, ni proyectos que desarrollar, y no le abona la suvbvención adeudada del año pasado. También continúa con el recurso sobre la capitalidad, al parecer porque es cuestión de orgullo, ya que no espera que se cambie la designación, sino que quiere una explicación. No comprendo como ayer no se la pudo dar el ministro de Manostijeras Rajoy, ahora que tiene acceso directo a todo el expediente. Ni siquiera abordaron ayer, y menos consiguió el apoyo público, a la aspiración de nominar a los Patios cono Patrimonio de la humanidad,

Fue patético escuchar como el ministro anunciaba que, técnicos del ayuntamiento y del ministerio, trabajarían para ver las actuaciones a desarrollar por su ministerio en nuestra ciudad. Lo planteó como si nos hicieran un favor. Se le olvidó que no se le está pidiendo una subvención, sino que se le está exigiendo que dignifique sus espacios culturales en la ciudad. Tiene que demostrar que es cierto que no ser capital cultural (esa etiqueta, según él) no es óbice para contar con una gran biblioteca del estado, un gran museo de bellas artes (que permitirá ampliar el museo Julio Romero de Torres y contar con un espacio para la colección Citoler), o seguir desarrollando uno de los mejores museos arqueológicos de España. Querer salir feliz por un próximo apoyo a una representación escénica junto a BBK-Cajasur, es poca sustancia para tanto pendiente.

Naufraga el joven Nieto en los asuntos culturales, como lo hizo el engominado Merino (¿alguien recuerda algún avance cultural de sus cuatro años?) en su época. A esta sumisión al ministro, se une la indefinición en que ha dejado a la Orquesta de córdoba, al rechazar el proyecto Koolhas que incluía auditorio y sede para ella. El nuevo proyecto, ese que no se ha contratado pero que Rafael de la Hoz ha recibido órdenes municipales de desarrollar; que no es municipal, pero se cuenta con el dinero del centro Koolhas para él; ese que no es más que un diseño virtual, pero parece que mañana comienzan las obras; no inlcuye ya espacio para la Orquesta. El empresariado de CECO, con Masa Carreto al frente, nunca había visto con buena cara ese complemento al edifcio, porque querían que solo respondiera a sus intereses comerciales. Ahora Nieto, se ve presionado a cumplir su promesa de un edificio de nueva planta,  para él que no hay un solo euro previsto ni proyecto readactado. Siempre le quedará hipotecar el Teatro Góngora para callar las quejas de los miembros de la Orquesta, o conseguir la promesa del señorito Arenas de pagar una sede, que no sea virtual, claro.

Este es ya el slogan pepero: “Todo por la cultura pero sin la cultura”.

Carta a Manostijeras Rajoy

Juan Andrés de Gracia | 2 de marzo de 2012 a las 13:59

Querido Mariano:

Como el joven Nieto no va a ser capaz de molestarte en tu visita a Córdoba ( igual que el capo Durán o la conversa Aguilar no lo hacían con ZP), y el señorito Arenas solo piensa en no volver a fracasar, me atrevo a mandarte esta carta recordándote las obligaciones del gobierno de la nación con nuestra ciudad y provincia. Sé que usaras tu presencia en Córdoba (que más da donde estés), para hablar de la rebaja del déficit, de la necesidad de recortes y del techo de gasto, esto es, de esa amalgama de datos que asustan, porque cada vez que los usáis, aunque no los entendamos mucho, suponen perder derechos, disminuir salarios o quedarnos en paro. Es cierto que ya has anunciado que los presupuestos del Estado para 2012 serán “sangre, sudor y lágrimas”, pero estoy seguro que para algo habrá, y, por eso, creo necesario pedirte algo, no por caridad, sino por justicia.

Alguien dirá que cómo te tuteo, y es que ya formas parte de nuestra vida más que la familia, los amigos o los compañeros, y, además, aún recuerdo como hace trece años viniste como ministro a apoyar al engominado Merino, ofreciendo 3.000 millones de euros para el antecedente del Palacio del sur. Te recuerdo que nunca llegaron, quizá porque los cordobeses decidimos no darle la mayoría absoluta, y la izquierda gobernó la ciudad. Bueno, la izquierda, no; la QuinaAguilar, que de izquierdas, lo que se dice de izquierdas, nunca fue. Esta vez lo tienes más fácil, porque a los “19 escalones peperos” aún le quedan tres años y tres meses, aunque, si siguen de vacaciones, como hasta ahora, lo mismo se aburren antes. De hecho, se anuncian profundos cambios de personas que no auguran más trabajo, pero si más sueldos públicos.

Lo primero que te voy a pedir te va a sorprender, porque no es exclusivo para Córdoba. Es que de una vez por todas se arregle la financiación de los ayuntamientos. La mayoría están gobernados por “peperos”, por lo que puede parecer lanzar piedras contra mi propio tejado, pero no me importa. El vecindario no quiere que su ayuntamiento cierre servicios, paralice proyectos y despida personal. Podrá querer que sea eficaz, que sea austero, pero, no que desaparezca. Y es que, como todo el apoyo que le brindéis sea endeudarse a precios de mercado, pronto las casas consistoriales serán propiedad de los bancos. No me ha parecido bien que digas que hay que seguir apretándose el cinturón cuando los ayuntamientos, prácticamente, son insignificantes en la generación de déficit.

Ya pensando en la ciudad y provincia, lo primero que esperamos es una respuesta clara a si se va a construir, o no, la Biblioteca Provincial que tiene hasta licencia, y si se va a encargar, al menos, el proyecto definitivo de nuevo Museo de Bellas Artes. Ya sabes que estamos algo enfadados por no haber sido propuestos como Capital cultural de Europa para 2016, pero nuestro proyecto estratégico sigue siendo la cultura (bueno, al menos Bonachón Moreno Calderón, se lo sigue creyendo, aunque el resto de “los muchos” se sonrían). También necesitamos que mantengas (el joven Nieto quiere que lo incrementes) el apoyo prometido al Centro de Congresos (futura sede de nuestra Orquesta). Tus “peperos”, sin embargo, parece que se están rajando, y que se van a conformar con un sucedáneo, por lo que lo mismo te lo ahorras. Al menos, haz todo lo posible por que el ministro Wert defienda bien a nuestros Patios ante la Unesco. Eso cuesta poco, pero como este hombre es tan polémico, tememos que la líe antes.

Espero que no hagas caso a la ministra Pastor, y que no te olvides de darle vida a nuestro aeropuerto. No te confundas, no es como el de Castellón, o el de Ciudad Real. Nosotros nos hemos conformado con uno de “bolsillo” que nos sirva para mercancías, vuelos turísticos y conectarnos con el Mediterráneo. La terminal, y otros elementos complementarios, están pendientes de construir. Acábanos la Variante Oeste, que ahora mismo se ha quedado a medio construir, y es fundamental, incluso sin luz, para llegar a la nueva zona industrial de Poniente. No te olvides de continuar la A-81, antigua N-432, que debe suponer una nueva conexión del sur, con el centro y el oeste de España. Recuerda que queremos ser un centro logístico, por lo que necesitamos que sigas potenciando a Córdoba dentro del esquema ferroviario europeo.

Por último, que sé que hay pocos euros, recordarte que no paralices el programa de dependencia, del que depende la calidad de vida de muchos cordobeses. El joven Nieto se empeña en hablar de que la ministra del desempleo, Báñez, le ha prometido un programa piloto sobre empleo, pues, que así sea. Mucho me temo que se haya confundido, y que lo que le ha ofrecido es “un piloto con empleo”. No te olvides del estado del bienestar, que para que exista, no es suficiente con que tú lo disfrutes, sino con que llegue al último rincón. Si no te cuadran las cuentas, piensa quien tiene dinero de sobra, y fuerza a los bancos a que actúen socialmente. No prometo votarte si lo haces, pero te cambiaré el apodo por el de “el conseguidor”. Un saludo.

¡Que siga la fiesta!

Juan Andrés de Gracia | 26 de febrero de 2012 a las 14:17

Si a algo se está dedicando  el gobierno de los 19 escalones, es a revisar el modelo festivo de la ciudad. Las pugnas entre Fray Jaén y Sor Caracuel por hacerse con la herencia de Mayo Ferrero están desembocando en una auténtica competición por ser el más genuino representante del nuevo localcatolicismo, y su proyección en el campo mundano de las fiestas. Mientras, se incumplen las promesas de iniciativas que creen empleo, o se da marcha atrás a los proyectos que han marcado la ciudad los últimos diez años (Centro de Congresos, Recinto ferial, Aeropuerto; …), no hay semana que no nos enteremos del ¿nuevo? concepto y contenido de los eventos festivos.

Se comenzó con la “guerra del caimán” en la Velá de la Fuensanta. Todo se resumía en recuperar la figura de la Virgen en el cartel y la procesión, y a ello se dedicó con fervor mariano (de Rajoy, claro) el intrépido Fray Jaén. El resto no fue sino una verbena, que queda muy lejos de aquel intento de ser una feria que anuncie el otoño. Sin dejarnos respirar se dedicaron  a la Cabalgata, reconvertida en procesión infantil. Al parecer, compramos las bateas al igual que la conversa Aguilar compró una carroza para el Rocío. El Belén se llevó a Santa Victoria para que nadie dudara de su raíz religiosa, y el recogimiento disipara las borracheras navideñas. Nada les importó que la ciudad se convirtiera en involuntario ejemplo de reducción de consumo eléctrica, hasta el punto de que parecía que estábamos en plena época romana, o que los eventos navideños estuvieran condicionados por las ofertas comerciales del centro, en esa extraña relación entre religión y negocio, que ya provocó problemas en la historia antigua. Lo importante es que la reconquista seguía avanzando.

En enero, se vendió como apuesta por el turismo y el empleo el mercado medieval. Para ellos, sin duda, es una escenificación de la forma de de vida de la zona cristiana medieval, y, por tanto, merece la pena no hacer muchos cambios. Prefirieron centrar sus fuerzas en obligar al Carnaval a cambiar sus fechas, curiosamente, las mismas que la propia Sor Caracuel permitióhace quince años, pisando a la Cuaresma. Sin duda, habrá logrado el perdón, a la vista de la baja calidad que ha alcanzado la fiesta este año.

Pero la competición entre los compañeros de gobierno no cesa, y, rápidamente, hay que vender el Mayo, donde uno adquiere fama o se hunde. Por un lado, se habla de un nuevo modelo de Feria, que no pasa de permitir unos días más de cierre privado, o de cambiar los farolillos para que, en vez de los colores andaluces (blanco y verde), se impongan los de España (rojo y amarillo, aunque para despistar hablan de almagra y albero). El incremento de las casetas, y el análisis de quién ha solicitado entrar al ferial, no permite esperar mejoras en la calidad. La solución al botellón, a la carestía de precios, o a la falta de sombras sigue siendo un misterio.

Pero antes había que hablar de las cruces. Y aquí se han lucido. Han reducido el número de cruces a instalar y la subvención que reciben, y lo defienden diciendo que pretenden “mejorar la calidad”. Rápidamente, los colectivos serios que ponen cruces se han quejado, puesto que, además, le han subido los costes de la instalación de módulos y escenarios. Lo más ridículo es que el debate se ha centrado en si un puesto de caracoles tiene más derecho a ocupar la vía pública que una hermandad y su cruz. Claramente, han perdido los caracoles, que se pensaban. Lo más extraño, sin embargo, es que Sor Caracuel, en contra de lo que nos suele predicar Fray Jaén no ha hecho causa de la eliminación del botellón en las cruces, ni de la música que pongan. Parece que se consuma una herejía de insospechables consecuencias.

Por último, en los próximos días sabremos algo sobre los Patios, que no sea rasgarnos las vestiduras por conseguir ser reconocidos por la Unesco. Aquí nos jugamos mucho, porque la masificación y la subordinación a los intereses turísticos, está provocando una pérdida de la identidad de la fiesta. Espero que no se les ocurra organizar un vía crucis o una rogativa como modo de potenciarlos. Para eso ya está la Semana Santa, donde Fray Jaén espera alcanzar la “beatificación” por haber cambiado la ubicación del palco presidencial y por haber permitido más palcos que ayuden a financiar la ceebración. No contaba con que el obispo, al estilo de Manostijeras Rajoy, le iba a aguar la felicidad al recuperar la figura del diezmo para sangrar a las cofradías. Y es que la crisis no respeta creencias.

SOS: Retroceso en el Casco

Juan Andrés de Gracia | 14 de febrero de 2012 a las 5:20

La Junta de Andalucía ya está realizando las actuaciones que deben significar el final de las intensas y dilatadas obras desarrolladas en el entorno de la Puerta del Puente, y de la Calahorra. Por eso mismo, se empieza a generar un falso debate sobre el paso de tráfico por la Ribera (menos mal que ya es imposible hacerlo por el Puente Romano). He insistido, en otras entradas, en que el Plan especial del río, el plan especial del casco, el plan de accesibilidad y, en definitiva, en todos los documentos debatidos y consensuados en los últimos veinte años, se dejó claro que la Ribera debía recuperar su carácter de Paseo y definirse como peatonal o, al menos, semipeatonal (permitiendo transporte público y de urgencias). Aquí no puede alegar el joven Nieto que no hay documentación existente que argumente la decisión, como, tergiversadamente, ha achacado a la reforma de la calle Cruz Conde.

Que el primero en posicionarse sea el supergerente-bis de Aucorsa, no deja de ser preocupante, porque su trabajo no es generar debate público, sino llevar a cabo aquello para lo que cobra, que no es poco. Con todo, el paso de alguna línea de autobús y de los taxis por la Ribera no es algo descabellado, una vez aclarado que la opción “virtual” del tranvía ha decaído lñogicamente, por su coste, y porque la línea de la Ribera era más un espectáculo turístico que una opción real de transporte público. El mismo Plan especial Alcázar- Caballerizas señala la idoneidad de volver a recuperar la extensión de los jardines de la huerta del Alcázar hasta el río, pero permite un paso limitado de vehículos. Así que la decisión más lógica posiblemente sea esa contenida semipeatonalización.

Paralelamente, Tristón Martín ha promovido que en el Casco se pueda edificar más altura, justificándolo en la “imperiosa necesidad de tapar medianeras”. Curiosa tapadera para lo que no es sino permitir mayor rendimiento económico a los propietarios de determinadas parcelas. Es una revisión, por la puerta de atrás, del Plan del casco y es una muestra más de la voluntad revisionista de los peperos, pero siempre favoreciendo que se gane más dinero. Ah, también argumentó Tristón Martín, que esta medida generaría empleo y, entonces es cuando me he echado la mano a la cartera. ¡Cuántas ilegalidades se  han cometiendo en nuestra ciudad amparados en la creación de empleo! Pero es que, además, es que, en este caso, no se ha explicado cómo se creará más empleo.

Eso sí, Tristón Martín ha recuperado su pasión por los conventos, y parece que va a volver a utilizar los fondos públicos de rehabilitación de viviendas para arreglar plazas, que, curiosamente, tienen un convento tras sus fachadas. Eso ya lo hizo en su anterior época, hace quince años, con una decena de actuaciones que seguro le consiguieron numerosas velas por su alma. Por otro lado, entre las actuaciones ya oficialmente aceptadas, se encuentra volver a gastar dinero en la Cuesta del Bailio, para ahorrárselo, de forma poco justificada, a los propietarios. Ya cayeron en la trampa anteriores gobiernos, y eso que se decían de izquierdas, pero eso no justifica que se siga haciendo. Este modo de actuar, no es sino una prueba de que se entiende el Casco como una fachada para el turismo.

Por último, ¿han notado ustedes que Primo de Jurado ha dejado de ser concejal de patrimonio? Evidentemente, no. Pasará a la historia, esa que le gusta reinventar manipulándola, por haber fracasado en el expediente de los Patios. Ahora, ha cogido el relevo la concejal de tradiciones populares, la verbenera Caracuel, que ya nos están vendiendo que el nuevo documento preparado es excelente. Lo malo es que también lo era el anterior, y el resultado fue la retirada con el rabo entre las piernas. Dedicados a elaborar el informe, y deseando que llegue el día para viajar a defender de nuevo la candidatura, se les olvida decirnos como van a resolver las amenazas que penden sobre los Patios. En especial, su masificación, que convierte los Patios en un folclorismo sin sentido, y que es un peligro para el mantenimiento razonable del Casco.

Viajes Fitur

Juan Andrés de Gracia | 18 de enero de 2012 a las 20:05

Siempre se ha entendido mal lo de asistir a Fitur. Nuestros dirigentes turísticos nos han vendido que es una feria muy importante para el sector turístico, pero la presencia de Córdoba ha dejado mucho que desear. Una veces hemos ido con Andalucía, otras veces solos, ahora con la Diputación, lo cierto es que Fitur, realmente, no ha funcionado casi nada para nosotros. Bueno, si ha servido para algo, y lo sigue haciendo, para darse un garbeo pagado a Madrid y salir en los periódicos locales como trabajando, con una copa de vino y un poquito de jamón en la mano. Con la “Charini”, a pesar de su monopolio del poder turístico, nada ha cambiado.

En los últimos años, hemos vendido como elementos centrales la capitalidad cultural, el centro de congresos/Palacio del sur o los Patios patrimonio inmaterial de la humanidad. Esto es, proyectos que no se han hecho realidad y, por tanto, se han desperciado los esfuerzos realizados. Sí ha funcionado vender el Espectáculo ecuestre, actualmente con éxito (a pesar de que IU y el clan Durán han intentando hundirlo por estar Rafael Blanco detrás), la Cata del Vino y la Feria de la Tapa (que se ha quedado en un proyecto menor), el espectáculo audiovisual de la Mezquita, que, tarde, pero está funcionando o el Festival de la Guitarra, ya consolidado, entre otros eventos y elementos de atracción.

Lo malo es que las presentaciones de estos productos en Fitur sólo suelen reunir a los representantes oficiales de la Junta, del Ayuntamiento o de la Diputación. Como prueba, puede verse hoy, en la prensa local, que el documental “Los encantos de Córdoba en 3D”, presentado ayer, reunió en primera y segunda filas a medio PP del ayuntamiento y Diputación y, en filas traseras, a directivos municipales. Tan sólo es llamativa la presencia de la ministra del desempleo “Báñez”.  Queda claro que la presencia de la ministra está dentro de la precampaña andaluza, pero no sabemos qué efecto positivo va a tener para Córdoba.

Por lo pronto, el joven Nieto se ha callado aquello de buscar financiación de “Manostijeras” Rajoy para el Centro de Congresos. La disciplina de partido puede más que el interés de la ciudad. Esperemos que al menos no perdamos el dinero ya recibido y, en parte, gastado. Tampoco hay novedad sobre mayor aportación de la Junta al proyecto, y ni siquiera el señorito Arenas ha concretado algo al respecto. De Griñán, el viejo, no espero ya mayor esfuerzo. Lo de la aportación de la Diputación, ha pasado al olvido. Lo cierto es que el propio gobierno municipal ha reconocido que tenemos 15 millones en tesorería reservados para el proyecto, que temo que acabe gastando en proveedores ajenos al proyecto o en nóminas, como es normal cuando hay caja única. Pero eso no impide que ya se hubiera podido licitar el proyecto, que supondrá más de mil empleos directos y otros cientos de indirectos.

Este año la oferta de Córdoba está en línea con el localcatolicismo pepero, vendiendo la Semana Santa, empeñados, como están, en parecerse a Sevilla, siguiendo los complejos de Fray Jaén. También se presenta el festival de cine africano (que ha venido huyendo de su ciudad original), la exposición sobre Roma, que ya está en marcha, y los grandes eventos de la córdoba de noche, que está claro son la Mezquita y el Espectáculo ecuestre, de nuevo. Luego, mantenemos la fe en los Patios, lo que significa incrementar la masificación y perversión de la fiesta, ya que no se han tomado medidas para evitar estos problemas. También se hablará, como en el resto de stands, de gastronomía, de la que degustarán nuestros líderes cordobeses, y si no al tiempo, y mendigaremos que algún famoso o pseudofamoso pase por el stand, para vender que aquello funciona. Pronto, los tendremos de vuelta, deseando repetir este viaje de placer con dinero público.

Los partidos, erre que erre.

Juan Andrés de Gracia | 16 de enero de 2012 a las 21:02

No hay manera de que los partidos políticos se centren en lo que realmente nos interesa y siguen regateándose a sí mismos. La guerra de posiciones que mantienen IU y PSOE contra el PP, sobre la posibilidad de que los alcaldes puedan encabezar las listas, es una muestra de ello. Me pareció una “chulería” política que el viejo Griñán no encontrara más respuesta al desastre electoral de mayo, que intentar que los vencedores de esas elecciones no puedan presentarse a las elecciones andaluzas. Creo en la máxima “una persona un cargo”, pero me parece impresentable que el PSOE, después de 30 años mandando en Andalucía, sea ahora cuando se dé cuenta de la incompatibilidad entre el cargo de alcalde con el de parlamentario andaluz. Ellos presentaron alcaldes cuantas veces les pareció, y no encontraban problemas en ello. La pregunta es ¿también es incompatible ser portavoz de la oposición o no? Lo veremos con el caso del aspirante a fenómeno.

También me parece jugar con el vecindario que el señorito Arenas dé marcha atrás en su histórica defensa de la acumulación de cargos. Ahora resulta que era una posición interesada para fastidiar al PSOE y no una postura política asentada. Pero peor me parece él cambio de opinión del joven Nieto, que renunció a encabezar las listas al Parlamento español alegando que tenía una misión en Córdoba, y ahora se desdice por la estrategia de confusión del PP. ¿Es que ahora no tiene ya misión que realizar? ¿Es que, acaso, como dijo la precoz Jurado, después de siete meses, ya ha cumplido su misión? También me parece sorprendente que el sheriff Cabello de Alba se haya buscado un puesto en el Congreso que, necesariamente, le va a obligar a desatender su alcaldía montillana. Parece que los “peperos” se dedican a ganar elecciones, pero una vez ganadas, no sabe para qué se presentó y se presentan a otras.

Con todo, lo que más me ha molestado es que el joven Nieto desprecie a los votantes cordobeses, y juegue con los concejales y miembros del gobierno como peones de un ajedrez al servicio del partido. Tras la marcha de la precoz Jurado, ahora nos enteramos que el admirador de la División Azul, que estaba encargado de coordinar los trabajos para la nominación de los Patios como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, Primo de Jurado, va a ser nombrado subdelegado del gobierno en Córdoba. Tras el rechazo a ese puesto por el “boticario” Aguirre, queda claro que Primo de Jurado ha jugado sus bazas para tener un despacho, sueldo y chófer a la altura de sus pretensiones. O sea, el gobierno del PP no parece con la mente en Córdoba, sino regodeándose como nuevos ricos en la lucha por el puesto. Así nos va.

Por último, me moriré de la risa, si al final IUCA presenta a Sánchez Gordillo, de nuevo, al Parlamento andaluz. La pinza del de Marinaleda con los alcaldes “peperos” es digna del mejor Rejón, el poeta. Sánchez Gordillo se ha reído durante años de los estatutos de IU, que obligan a no presentarse más de tres veces al mismo cargo, y ahora parece dispuesto a liarla si no se le permite seguir siendo parlamentario. Aún recuerdo cuando estuvo cobrando dos sueldos públicos durante meses, y decía que no se había enterado. Por lo pronto, Valderas ya se ha retirado a Huelva, incapaz de presentarse por Sevilla contra el líder del SOC. Y para que no nos preocupemos, dice que los problemas de las listas del PCE por Córdoba son “peleíllas”. Eso es para él defender la pluralidad y la opinión de las bases, “una peleílla”. ¡Vivan las cadenas!

La ciudad a oscuras

Juan Andrés de Gracia | 6 de diciembre de 2011 a las 12:31

Cuando hoy el joven Nieto encienda el alumbrado del Bulevar, la ciudad seguirá a oscuras. No seré yo el que critique que se reduzca el alumbrado navideño, ante la evidente necesidad de potenciar el ahorro energético . Hoy no creo que la Plataforma sobre el clima se tenga que manifestar, como hizo los últimos cinco años, ante el exceso de iluminación navideña que IUCA, formalmente más cercano a sus postulados, derrochaba por estas fechas. Aún recuerdo las negociaciones que entablaban Curro Cobos o Miguel Navazo, responsables de Medioambiente, con sus compañeros ecologistas, intentando demostrarles que el esfuerzo de reducción  del consumo de energía, era muestra de una opción de izquierdas. Claro, que Cortinas Candelario imponía su criterio, con el aval de la exministra, y todo se quedaba en gestos. Ahora, deberían reconocer que el PP les pasa por la izquierda.

Queda claro que la decisión de “los 19 escalones” no se debe a una repentina fe en el respeto ecológico, sino a las circunstancias económicas municipales. Resulta gracioso que la ingeniera Ruiz hable de la falta de apoyo económico al alumbrado por parte de los comercios de la ciudad. Se nota que es novata en estas lides y no recuerda que fue su actual compañera, la verbenera Caracuel, con ayuda del fallecido Rivas, los que cambiaron el sistema. En 1995, eran los comerciantes los que pagaban los montajes, y el ayuntamiento colaboraba con el suministro eléctrico y no cobrando ningún tipo de tasa. Desde aquel año, las asociaciones de comerciantes, entre ellas la que lideraba Cortinas Candelario, consiguieron no pagar nada y multiplicar, hasta el abuso, la iluminación navideña. De hecho, aún subsiste que el Corte Inglés y los comercios del centro abonan las instalaciones del Bulevar, si bien, con apoyo municipal.

La oscuridad de esta Navidad no deja de ser una metáfora de las perspectivas de nuestra ciudad sobre su futuro. Tras los fiascos de la Capitalidad Cultural y de los Patios, y el parón al centro de Congresos, la ciudad ha quedado sin referentes a los que agarrarse. Hoy por hoy, el único slogan del PP es recortar, bajar el gasto público y esperar a que las circunstancias económicas generales mejoren. Tras el fuego artificial de la Copa Davis, llegaremos a 2012 sin un proyecto de ciudad por el que trabajar. El propio joven Nieto reconoció que el ayuntamiento no estaba en disposición de ayudar a la ciudad, y que del presupuesto de 2o12 no hay que esperar sino subsistencia.

Lo malo es que a los representantes sociales y económicos de la ciudad, representados en el Consejo Social de la ciudad, también se le han oscurecido las luces. La valoración positiva con el que han despachado el dictamen sobre los presupuestos de 2012, sólo refleja su desconocimiento del mismo. Habitualmente, el Consejo Social Municipal encarga un informe técnico y sobre él, se hacen algunas aportaciones, que están dominadas por la alianza empresario-sindical. Imagino que a cambio mantendrán sus prebendas en el presupuesto del próximo año. Han hecho, de la aprobación del presupuesto antes de fin de año, un ídolo falso al que adorar. Justamente, este año que no hay posibilidad de inversiones, no aporta nada la pronta aprobación del presupuesto. Sólo nos será necesaria esa aprobación, para poder firmar operaciones de tesorería, esto es, para cubrir el déficit municipal subyacente, y no era urgente.

Me asombra sobre todo la falta de luces de los sindicatos provinciales de UGT y CCOO, que no se dan cuenta que el presupuesto que han dictaminado favorablemente, sólo se podrá cumplir a cambio de rebajas en las partidas de personal, mediante renegociación a la baja de convenios y reducción de la masa salarial. Asimismo, habrá una reducción de la eficacia de los servicios municipales al rebajarse la posibilidad de gastar y de invertir. Pusieron muchas más pegas a presupuestos del gobierno saliente que aportaban más a la ciudad, y que su único error era ser optimista con la situación económica y la evolución de la ciudad. Al menos, podrían haber preguntado por qué no se licita el centro de Congresos, que generaría cientos de empleos, cuando el presupuesto demuestra que hay recursos para ello y ningún problema legal, puesto que no era necesario endeudarse el próximo año al tener remanentes más que suficientes, esos que Maquiavelo Torrico afirmaba, falazmente, que no se sabían donde estaban.

Tampoco entiendo a los sectores ciudadanos del Consejo Social, cuando han aceptado la imposición de un plazo insuficiente para estudiar en profundidad el documento, y cuando no se recogen sus principales aspiraciones. Las partidas que se dirigen al tercer sector disminuyen notablemente, y se condicionan a la creación de empleo. El presupuesto cultural se reduce notablemente, las partidas para cooperación no alcanzan el 0,7 consolidado, no hay partidas suficientes para el mantenimiento adecuado de los servicios (la limpieza, el transporte, la seguridad, etc.). No se cumple el programa electoral del PP en cuanto a plan cuatrienal de inversiones y obras, hasta el punto, que las reivindicaciones ciudadanas quedarán en el cajón. El temor que se ha metido en el cuerpo de la periferia, es síntoma de esta situación. Y, lo que es más importante, el presupuesto no generará empleo.

Esta ciudad ha vuelto a la oscuridad. Es cierto que llevaba tiempo deslumbrada por destellos sin fundamento, pero ahora caemos en la ceguera. Córdoba está ciega a que ha perdido su caja de ahorros y a cómo se ha hecho; a que cierran sus empresas sin descanso, y sin saber cómo parar; a que alcanzamos casi 42.000 parados; a que cada vez más parte de nuestro vecindario se queda sin vivienda y en la calle; a que nuestros polígonos industriales están desiertos, … Ante todo ello, el ayuntamiento renuncia a liderar el cambio y sólo culpa al pasado, sin saber que ellos mismos son parte de ese pasado. Si Merino permitió que Fray Langostino inaugurará las Tendillas, simbolizando la subordinación del poder civil al religioso y económico, el Obispo se encarga ahora de inaugurar el Belén, demostrando la misma dependencia, pero en crisis. Que alguien encienda cuanto antes la luz.

El patrimonio del Casco

Juan Andrés de Gracia | 1 de diciembre de 2011 a las 19:52

Vamos camino de cumplir diecisiete años desde que el Casco Histórico fue considerado Patrimonio de la Humanidad, ampliando la consideración como tal, que ya ostentaba la Mezquita de Córdoba. Aquel nombramiento tuvo algunos nombres propios, entre los que debo recordar al honesto Trigo, alcalde, al lírico Pérez, por aquel entonces en labores urbanísticas, y al profesor Roso, como director de cultura. Es bueno recordar un trabajo bien hecho, ahora que el realizado para los Patios levanta tantas dudas.

Hacen muy bien los representantes de las asociaciones de propietarios de patios y el propio movimiento vecinal en mostrar su queja sobre cómo se ha manejado este asunto. O el trabajo no cumplía lo estipulado por la Unesco o no se ha dedicado el esfuerzo necesario por parte de las distintas administraciones implicadas para conseguir el nombramiento. Por eso sorprende que el joven Nieto haga hoy declaraciones contra aquellos que busquen responsables, siguiendo la doctrina que fue motivo de una reciente entrada: ¿Quién mató al comendador? ¡Fuenteovejuna señor!

Claro, que ante los que han osado acusar a todos, no sólo a su “casa de los muchos”, de no haber defendido correctamente, de nuevo, una ilusión de la ciudad, el joven Nieto se defiende diciendo algo así como que él y los “19 escalones” acaban de llegar, que sólo pasaban por aquí, y que ya estaba todo decidido con antelación. Comparto plenamente que no pueden ser los responsables únicos de lo sucedido sino copartícipes de una dejación colectiva institucional. Pero, sin embargo, centrados en el proyecto de la Capitalidad, en las querellas e intoxicaciones económicas posteriores, y en la Copa Davis, queda claro que nadie del actual gobierno ha movido un dedo por la candidatura cordobesa, hasta que se filtró el informe negativo. Tan conocedores eran de lo que iba a pasar a partir de ese momento, que no se han atrevido a ir a Bali para no llevarse otra derrota.

Nieto debe explicar a qué se ha dedicado Primo de Jurado en estos meses como delegado de Patrimonio. Sabemos que estaba buscando despacho y que pretende crear una comisión, otra más, pero queda claro que para nada se ha dedicado a trabajar por sacar adelante el proyecto. Posiblemente, si Charini Alarcón hubiera sido la responsable de la gestión, conociendo su ansia de protagonismo, o, incluso, lo hubiera sido la Recatada Caracuel, responsable las tradiciones populares y gran verbenera, hubiéramos tenido una oportunidad. ¿Qué hubiera dicho Fray Jaén, látigo de herejes, si le hubiera correspondido al gobierno saliente recibir este segundo bofetón a la autoestima? Él a lo suyo, a preparar la Semana Santa, que es lo que le gusta.

Recupero, no obstante, la idea de que Córdoba necesita menos concursos a los que presentarse, y más trabajo cualificado en busca de sus objetivos. De hecho, los gobiernos que siguieron al del honesto Trigo, han desperdiciado la nominación como Patrimonio de la Humanidad de nuestro Casco, y sólo se ha usado como proyección de su imagen partidista. El engominado Merino tuvo una feliz idea, al comienzo de su mandato, con la creación de la Oficina de Difusión del Casco Histórico, que tenía ideas claras de cómo usar la nominación. Pero duró escasamente un año, por celos internos entre la reingresada Sola y Tristón Martín. Con la llegada de la inminente exministra, Rosa de España, todo fue una colección de fotos para la galería.

Alguien puede pensar que exagero, pero que me digan quién recuerda, si acaso, el logotipo que nos identifica como Patrimonio de la Humanidad. Fue tapado, rápidamente, por los diversos que han representado el proyecto de Capitalidad. Es curioso, un proyecto que tenía como base, justamente, el valor patrimonial de la ciudad. La política de defensa, protección y valoración de nuestro casco y patrimonio ha quedado subyugado por un concepto excesivamente proteccionista, que representa la Gerencia de Urbanismo y la Consejería de Cultura, que sólo nos cuesta dinero, tiempo y pérdida de oportunidades. Pero, también, por una dictadura del turismo, al que se somete cualquier otra realidad. Exactamente igual a lo que ha pasado con el proyecto de Córdoba ciudad cultural permanente.

Aparte del logotipo, tenemos un concurso de videos, un día que abren los museos gratis, el día de la Solidaridad, algunas cosas de accesibilidad y poco más que se reconozca como actuaciones como ciudad Patrimonio de la Humanidad. Aparte, la cantidad de reuniones y viajes por todo el mundo que no sirven para nada. A la vez que perdemos la declaración de los Patios como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, conseguimos que Primo de Jurado entre en la ejecutiva de la Organización de Ciudades Patrimonio de la Humanidad y lo venden como un éxito. ¿Alguien sabe para qué nos sirve ser la secretaría permanente de Europa Sur y Mediterráneo de la misma organización? A lo mejor hubiera sido mejor ir a Bali y dar la cara, en vez de crearse un nuevo chiringuito que justifique el sueldo del defensor de la División Azul.

No puedo dejar pasar el ridículo que ha hecho de nuevo el gafe Plata. Su anuncio de que tendríamos el 99% de posibilidades para conseguir el reconocimiento de los Patios, y ya ven el resultado, demuestra el gran conocimiento de los asuntos relativos a la Córdoba patrimonial. Mantener a Medina Azahara como el coto privado de su director, tener como un estercolero a los “extraordinarios restos” de Cercadillas, o el abandono secular al que se somete Ategua, no son sino tres muestras de su interés por la ciudad. Tras defender a Málaga como aspirante a Capital cultural 2016, se vio obligado a promover la candidatura cordobesa y, realmente, no lo hizo con mucho acierto. Ahora tampoco se ha esmerado en el expediente de los Patios y, lo sospechoso, es que creo que tampoco viajó a Bali. Con lo bien que lo hizo con el Flamenco, y la poca gana que ha puesto a los Patios. De González Sinde, ya está dicho todo, y, además, está en fase de salida. Creo poder afirmar que nunca tendrá una calle en Córdoba, y lo mejor es que no venga ni de vacaciones.

Patios: Orgullo herido

Juan Andrés de Gracia | 29 de octubre de 2011 a las 12:13

Empieza a cansarme una forma de entender ser cordobés que, partiendo de una imagen fija, el cordobita (entiéndase, senequismo, perolismo, peñismo, …), se tranforma en un victimismo y complejo de persecución que roza lo paranoico.

Ya tuvimos una experiencia amarga, aún inconclusa por obra y gracia de las estrategias políticas, con la no nominación de nuestra ciudad como capital cultural de Europa en 2016. Un proyecto que se había convertido en algo que nos unía y nos daba identidad, se convirtió en una pesadilla al no soportar no ser elegidos. Lo peor es que la elección recayó en la pérfida San Sebastián, que cometió el error de elegir libremente ser gobernados por Bildu. Escasearon las explicaciones racionales  sobre lo sucedido, y se buscaron todo tipo de conspiraciones y de tramas, convencidos de que sólo podía haber sucedido algo extraño, ante lo evidente de que debíamos ganar. Lo más curioso, es que la sensación de ganadores venía del ejercicio de tráfico de influencias que había desplegado nuestra candidatura sobre parte del jurado, o sea, justo lo que se le recriminaba a San Sebastián. El orgullo herido y el oportunismo nos ha llevado a plantear una denuncia privada pero con aval público municipal, donde la extrema derecha se muestra cómoda, que sirve para demonizar al País Vasco y recordarnos que la culpa es de los socialistas anticordobeses.

Ahora, observó la intención de realizar un nuevo ejercicio del peor victimismo respecto a la posible nominación de los Patios como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. La filtración de un informe técnico negativo sobre esa aspiración, a poco menos de un mes a que se intente por segunda vez alcanzar dicho reconicimiento, ha hecho sonar las alarmas y han comenzado las reuniones de urgencia y la toma de decisiones a la defensiva. Si las noticias positivas provenientes del mismo jurado nos hizo confiarnos en una victoria clara en la lucha por la capitalidad, ahora estamos en el escenario contrario y parece que nos han pillado con las tareas sin hacer. Todos, en el ayuntamiento, en la Junta y en el Ministerio, miran a un lado y a otro y buscan quién ha osado poner por escrito su opinión técnica, contraria a la candidatura presentada. Estamos tan convencidos del valor de nuestros patios, que creemos que, nada ni nadie, puede oponerse a no ser que lo haga por odiar a los cordobeses. Pronto volveremos a transformar una decepción, en una agresión y desprecio a la ciudad. Y todo ello, en plena precampaña electoral, y temiendo que el vecindario se pregunte quién ha hecho mal su trabajo, y exija responsabilidades.

Ciertamente, las declaraciones del consejero de cultura, Paulino Plata, manifestando que practicamente daba por hecha la nominación, basada en informaciones reservadas desde el Ministerio de Cultura, han topado con un desconocimiento del expediente donde se incorpora el informe negativo. Rápidamente, el joven Nieto se ha dado cuenta de que puede sacar rédito electoral contra el PSOE gobernante en Sevilla y Madrid. Se ha puesto manos a la obra para que se visualice la “mala gestión del gobierno municipal saliente” y la posible afrenta contra Córdoba por parte de ZP y Griñán, con la pasividad de la ministrísima. Intenta que, en caso de que el resultado que se consiga el próximo mes de noviembre, nada le salpique. Lo tiene fácil, puesto que Ángeles Sinde, todavía ministra de cultura, es una buena cabeza de turco. La verdad es que si intentó tapar el desastre que supuso no ser nominados como capital cultural con la semifinal de la Copa Davis, ahora se vería obligado a traer a la selección española de fútbol o de baloncesto para tapar el anunciado fracaso.

Mientras, nuestros patios siguen necesitando de un plan de apoyo que aseguren su viabilidad. Nada han anunciado ninguno de “los 19 escalones” sobre qué se va a hacer para conseguir que se abran más patios, se controle la invasión de turistas o se recuperen arquitectónicamente los mismos. Lo que ahora se está realizando sobre recuperación y rehabilitación, corresponde a decisiones del gobierno saliente y mucho me temo que, con la excusa de la crisis, los peperos sólo hagan loas engoladas a los patios, pero que no actúen de forma planificada sobre los mismos. Sospecho que Charini Alarcón, defensora del turismo como elemento estratégico de la ciudad, intentará imponer su visión, en la que predomina los intereses del mundo hostelero que los de los propietarios de los patios, y acabe falseando la imagen de los mismos. Por otro lado, el reparto de tareas entre Fray Jaén y la tradicionalista Caracuel, nos sitúa en una competición por el protagonismo político que sólo puede dañar a los patios. Tampoco sé qué papel jugará Primo de Jurado, autonombrado defensor del patrimonio cordobés, en busca de algo que le dé sentido a su nombramiento y a su sueldo. Es posible que echemos de menos el clavel de Marcelino.