Archivos para el tag ‘Prasa’

El Cecogobierno en crisis

Juan Andrés de Gracia | 5 de abril de 2012 a las 13:15

La imposibilidad de que el señorito candidato Arenas gobierne la Junta de Andalucía, y los raquíticos e injustos presupuestos de inversión estatal de 2012 para Córdoba, han hecho entrar en crisis al Cecogobierno, que había tomado el poder en la ciudad ante la debilidad del gobierno de los “19 escalones”. La primera víctima de estos últimos acontecimientos es, de nuevo, el Centro de congresos “versus” convenciones, usado como arma electoral por los “peperos”, y ahora falto del consenso necesario para desarrollarse. El Centro de congresos de Miraflores, porque el joven Nieto ya se ha comprometido tanto con su no construcción, que es imposible que dé marcha atrás, que para eso es alcalde, y se encarga de poner condiciones cada vez más imposibles de cumplir; el Centro de convenciones, porque encuentra, por ahora, la oposición del PSOE y de IUCA, entre otras cosas, por ser una operación especulativa que rompe el PGOU, cocinada a sus espaldas.

Las dos portavoces del Cecogobierno han tomado posiciones diferentes. Por un lado, el Masa Carreto, que se ha visto sorprendido de que desde el gobierno de España, a pesar del compromiso del “noqueado” Arenas y de “Manostijeras” Rajoy, no se haya incluido ni un euro para el nuevo proyecto ideado por ellos, y, además, se hayan dejando en el limbo los últimos 3,5 mll de euros previstos por ZP para el Centro de Congresos. Por otro lado, el joven Nieto, rodeado de la guardia pretoriana de diputados y senadores del PP, para no pasar el mal trago a solas, ha improvisado que todo está pendiente de saber cuánto va a poner la Junta, y del grupo de expertos que quiere constituir para hablar de la gestión del proyecto. O sea, que él, solo, sin consultar a nadie, decide romper el consenso sobre Miraflores para, ahora, cuando los suyos le tuercen sus previsiones, buscar culpables externos. Incluso, han llegado a regodearse por anticipado de que la Junta tendrá que realizar recortes, ante la menor aportación del estado a sus cuentas, sin darse cuenta de que, al final, esos recortes son para el vecindario.

Lo más curioso es que hay dos voces por ahora discordantes. La primera, la del presidente de la Cámara de Comercio, el pragmático Fernández de Mesa, que ayer volvió a defender el Centro de congresos en Miraflores, por ser lo mejor económicamente para la ciudad. Con ello, da voz a los empresarios de la hostelería o del comercio que no han entendido que el Masa Carreto, siguiendo intereses especulativos, apostara por el Pabellón de Cajasur, rompiendo diez años de trabajo. Hay que recordar que la mano derecha del actual presidente de Asaja, es ahora el Primer teniente alcalde del gobierno de la “Casa de los muchos”, el liquidador Navas, con lo que puede ser que el joven Nieto haya encontrado oposición interna a sus planes.

La segunda voz, es la que no se ha escuchado, la del subdelegado de gobierno Primo de Jurado, que ha evitado hablar hasta que desde Madrid, o desde la sede de Génova, se aclaren. Lo lógico es que él hubiera presentado las cuentas y no que lo hiciera el joven Nieto, pero está claro que el PP cordobés ha entendido que, si dejaba hablar al gobierno, lo único que podría decir es que Córdoba sale mal parada de las cuentas estatales, y que el año que viene puede ser peor, cuando venga el próximo recorte. En estos días, el joven Nieto intentará conseguir compromisos para demostrar su peso dentro del partido, pero chocará con todos sus compañeros de otras provincias haciendo lo mismo, por lo que la labor es difícil. No se le debe olvidar que Manostijeras Rajoy ya dejó de aportar a la ciudad los 3.000 millones de pesetas que prometió cuando era Ministro del gobierno Aznar, por lo que ya está acostumbrado a decir y no hacer.

En cualquir caso, el portavoz empresarial del cecogobierno, Masa Carreto, ha alumbrado el camino a seguir como estrategia para la ciudad. Ha propuesto que el gobierno se olvide del proyecto de la Biblioteca Provincial, por no “ser productivo”. Aquello de Capital Cultural, que se auspició desde la propia Ceco, ya es un proyecto el pasado y ahora toca lo que genere plusvalías a corto plazo. O sea, que si apuesta por el Centro de convenciones, abandonando Miraflores, es, simplemente, porque se le sacará más rendimiento económico, lo que no sabemos aún es para quien. Bueno, para BBK-Cajasur, sí, y para el Parque Joyero, también, ahora solo falta identificar al resto de interesados urbanísticos (Gómez tiene por allí las Naves, Prasa tiene el suelo que compró al Parque Joyero, …) ¿Por qué nuestra ciudad choca siempre con los mismos intereses, una y otra vez?

Sombras sobre el Centro de Convenciones

Juan Andrés de Gracia | 9 de marzo de 2012 a las 13:51

La decisión de abandonar el centro de congresos de Koolhas en el Parque de Miraflores y optar por el Pabellón del Parque Joyero, propiedad de BBK-Cajasur, ha generado, en cinco días, tanta confusión como la del proyecto original en diez años. Vaya por delante que queda claro que el joven Nieto no decía la verdad, una vez más, cuando afirmaba que esperaba mayor financiación andaluza y estatal para poder construirlo, y ya estaba trabajando en desterrarlo. Esta falsedades se suman a la de asegurar que no había dinero para la licitación, que los informes técnicos y jurídicos impedían su construcción, o que se habían perdido parte de las cantidades consignadas para su construción. Todo ha sido una maniobra de entretenimiento hábilmente pasteleada con el Masa Carreto y explica por qué los empresarios llevaban nueve meses callados sobre el Centro de Congresos, con lo que lo exigían antes. El Cecogobierno demuestra su existencia real.

Elegir una zona externa de la ciudad, mal comunicada, y con previsión de seguir extándolo en la próxima década, y un edifico inadecuado, que hay que reformar íntegramente hasta que parezca nuevo, solo puede tapar una operación urbanística que vendrá detrás. Recordemos que el Parque Joyero ya vendió a Prasa el terreno de su propiedad previsto para ampliarse, a lo que el ayuntamiento no pudo negarse, pero contestó aprobando en pleno que ese terreno no se podría convertir en residencial. No obstante, ese acuerdo político puede cambiarse bajo la excusa del “empleo” cuando el joven Nieto, perdón, Masa Carreto, quiera, que para eso es la mayoría absoluta. La intención es presionar sobre una zona calificada íntegramente como industrial, presionando a las empresas del sector del cobre allí presentes, posiblemente con la intención de que se vayan de la zona, lo que podría significar su salida de la ciudad.

Hay que recordar que la ciudad tiene poco terreno para crecer urbanísticamente y, por tanto, donde blanquear dinero a alto interés. Tristón Martín ya ha empezado a facilitar la generación de plusvalías mediante la conversión de locales comerciales en lofts, la recuperación de las viviendas bifamiliares, o el incremento de plantas en el Casco. Tras las elecciones andaluzas, se prevé que planteen un incremento de la edificabilidad de las zonas de crecimiento, y de un incremento del número de viviendas por hectárea, para que se recupere el “pelotazo” perdido. Cierto que nuestra ciudad está ahora en crisis inmobiliaria, pero los bancos y las empresas del sector están a la espera de volver al negocio, en cuanto se lo permita la situación económica nacional y provincial.

Asimismo, hay que recordar que la crisis del sector joyero ha llevado al Parque Joyero a buscar otras fórmulas (no exclusivamente del sector) de rentabilizar la inversión realizada. Para ello, necesita algún elemento que atraiga actividad a la zona. Ese elemento sería el Centro de Convenciones, que llevará consigo nuevas comunicaciones, recalificaciones urbanísticas, y toda una serie de decisiones de dudoso interés general. Es una operación parecida a la que está sucediendo con Chinales en esta última década, y que pronto puede acabar llegando a Cimpor (Asland). Para que se pueda culminar la operación, se necesita tener a alguien favorable a la misma en la Junta de Andalucía, y eso explica la presencia y compromiso del señorito Arenas en la presentación del centro de convenciones virtual.

Lo que se vendió como un proyecto municipal, ahora no sabemos de quién es. Han obligado a Rafael de la Hoz a no decir la verdad, porque era una barbaridad haber encargado un proyecto a un arquitecto sin expediente alguno, además, sobre un edificio que no es de propiedad municipal, y sobre el que se prometen subvenciones públicas. Ahora queda claro que no sabemos quién será el propietario, ni qué aportación será necesaria, ni como se gestionará, ni nada de nada. Claro que el Cecogobierno debe saber algo más, pero ya temen haber sobrepasado los límites de la legalidad. Por cierto, si se han desaprovechado diez millones de euros, es por la decisión adoptada ahora de renunciar al proyecto, porque cinco de esos millones, son los honorarios técnicos pagados y el valor de informes económicos, catas, etc. que se tenían que realizar de haber mantenido el proyecto.

Tal es el caos organizado, que hasta el Colegio de Arquitectos se ha visto sorprendido por esa nominación a dedo de Rafael de la Hoz, con el paro que hay en el sector, y como reacción han propuesto que se estudien otras zonas, como el C-4 (otra propuesta sorprendente). Esa propuesta choca con la ocurrencia del joven de Nieto de decir que la península de Miraflores nunca había sido de su gusto. Lástima que en diez años jamás lo dijera, y que, además, no se opusiera a ello cuando pudo. En cualquier caso, ¿alguien duda de quien será el arquitecto que recibirá el encargo del Centro de Convenciones? Me encanta el concepto de legalidad y respeto a los procesos administrativos de los “19 escalones”.

El negocio del Córdoba CF

Juan Andrés de Gracia | 5 de marzo de 2012 a las 15:17

Alguien puede  pensar que es una locura cuestionar la realidad del Córdoba CF SAD cuando está en posición de luchar por ascender a la primera división del fútbol nacional. Lo cierto es que es ahora cuando se está a punto de poner el patrimonio municipal al servicio de una sociedad con ánimo de lucro y que ya disfruta de suficientes beneficios municipales. El fútbol es hoy en día un negocio, al que nuestra clase política no sabe oponerse por temor a la capacidad que tiene de movilizar a gran parte del vecindario. El que acude a ver al Córdoba CF sigue pensando que el club es de la sociedad y la ciudad, pero nada está ya más alejado de la realidad.

El Córdoba CF es propiedad de un empresario madrileño, el Sr. González, después que el triunvirato del ladrillo (Marín-Gómez-Romero) se retirara, a la par que lo hacía quien les promocionó en las sucesivas presidencias, la conversa Aguilar, que les supo recompensar en el Plan General. Fue Prasa quien entregó el club, al parecer, a cambio de que  el nuevo propietario se quedara con las deudas. Por la mala gestión económica desarrollada, el club está intervenido por aplicación de la ley concursal y se han inventado que la única solución a su futuro es que el ayuntamiento colabore de forma directa. En plena campaña electoral, el joven Nieto aseguró que no cargaría al ayuntamiento el coste de los excesos del club, pero, ahora, en el gobierno, ha cambiado, una vez más, de posición.

Los empresarios dueños del club exigen poder contar con el estadio El Arcángel para hacer negocio. Hay que recordar que el estadio es de propiedad municipal, concretamente, un bien patrimonial que el Córdoba CF ocupa en precario, de forma totalmente gratuita. Es más, en alguna que otra ocasión, el club ha maniobrado para que el ayuntamiento asumiera gastos del estadio a pesar de no tener ninguna responsabilidad directa en él. Lo más destacable es que el ayuntamiento ha destinado ya varias decenas de millones de euros a la instalación, llegando incluso a modificar al alza el proyecto para hacerle una sede al Córdoba CF, que insisto, es una entidad con ánimo de lucro, sin lograr contrapartida alguna.

Ahora, esa millonaria inversión quiere ser rentabilizada por el club para actividades que nada tienen que ver con su objetivo social. Se habla de hoteles, restaurantes, gimnasios, aparcamientos, … y toda una serie de establecimientos que, usando el patrimonio municipal, beneficiaría a un ente privado como es la Sociedad anónima deportiva. En el protocolo firmado por el joven Nieto, se asegura que un porcentaje de los ingresos que se logren irían al ayuntamiento, cuando lo razonable es que fuera el propio ayuntamiento el que rentabilizara su patrimonio para el beneficio de todo el vecindario, y no para un particular. El ayuntamiento podría, y debería, sacar a licitación todas esas opciones de negocio y no dejar que lo haga el Córdoba CF. Cuando la falta de ingresos es el gran problema municipal, y los recortes en la gestión deportiva son importantes, ceder las instalaciones por un plato de lentejas y unas fotos en el palco es una clara mala utilización del patrimonio municipal.

Ya en época de la Quina Aguilar, se dieron pasos para pasar al Córdoba CF un solar municipal en las Quemadas para realizar una ciudad deportiva. Los informes delataron que no era posible ceder la instalación de forma gratuita y se inventaron hacerlo a través de la Fundación Córdoba CF. Al final, la operación no salió adelante porque los intereses económicos del club no se veían cubiertos de forma suficiente. Ahora parece que quieren optar a un solar mayor, en otra ubicación, donde colocar unos campos de fútbol, pero donde lo más interesante serían las instalaciones recreativas o de ocio “complementarias” a las que poder cortarle un pellizco.Y es que quien ha venido a hacer negocio no va a rendirse hasta que el ayuntamiento le aporte fondos ya sea en metálico o en forma de favores urbanísticos.

 

 

 

Centro de congresos: De nuevo realidad virtual

Juan Andrés de Gracia | 4 de marzo de 2012 a las 11:29

La llegada de Manostijeras Rajoy al gobierno central y, la más que probable, del señorito Arenas a la Junta de Andalucía, urgían al joven Nieto a tomar una decisión sobre el Centro de Congresos. Hace escasamente quince días afirmaba que la primera opción era el proyecto Koolhas, y que se debiera empezar la obra en 2012, y mantenía la necesidad de que el gobierno central y autonómico incrementaran su aportación. Nada era verdad. Razones de partido, le han obligado a cambiar el dicurso y pedir ayuda a su socio de Cecogobierno, el Massa Carreto, con el que ha preparado un proyecto virtual al estilo del engominado Merino cuando presentó el Centro de las Tres Culturas (antecendente del Palacio del Sur en la península de Miraflores). Aquel video al que Manostijeras Rajoy prometió 3000 millones de pesetas que nunca se hicieron realidad.

Lo mejor de la decisión adoptada por el tándem Carreto-Nieto, bendecida por el candidato Arenas en una acto plenamente partidista de campaña, es que ya enterramos, al menos por ahora, el proyecto que representa el ascenso y caída de la conversa Aguilar y su heredero Ocaña, tras haber sido la gran apuesta de “costecero” Mellado. Nos habremos dejado 10 millones de euros, a la espera de resolver qué pasara con las subvenciones ya recibidas por valor otros 10 millones de euros, en todo el recorrido, que nos ha legado dos magníficos solares en el Parque Miraflores y otro en la zona de Rabanales, más dos proyectos-maqueta de 4 millones de euros. El resto no son sino incógnitas. Lo presentado ayer cierra una década de trabajos, ilusiones y errores, y abre incertidumbres que es de desear que se despejen a la mayor brevedad posible.

Lo peor de todo es que comenzamos otra vez la casa por el tejado. Esto es, hablamos de un edificio, ahora encargado a Rafael de la Hoz para compensar, si es que se puede, que perdamos a Koolhas, pero nada se sabe del coste total, de la forma de gestión, de su financiación, … Es como volver a empezar y, a la vez, es una prueba más de la incapacidad de nuestra ciudad de llevar adelante sus proyectos. Malo era soñar con grandezas, pero quizá sea peor despertar bruscamente de nuevo a la sordidez. BBK-Cajasur se encontrará aliiviada de quitarse de enmedio un activo sin rendimiento alguno, Ceco tendrá su juguete para Bienpeinado Serrano, el socio Gómez con Fray Langostino en la sombra, celebrarán haber conseguido finalmente que se lleve todo a Poniente. La verdad es que, una vez que la Ciudad Jardín de Levante de Prasa encalló, se veía venir. Aislado se quedará el Parque Tecnológico de Rabanales., que podría ya ser una realidad si no se hubiera tenido que modificar el planeamiento para introducir el recinto ferial al norte. No es el único daño colateral, la Orquesta se ha quedado sin proyecto de sede y auditorio, y el Sur cultural pierde su pieza central y gana un erial. Juguetes rotos.

El Pabellón de exposiciones de Cajasur, antes Miguel Castillejo, últimamente ocupado por Surgenia, hasta que el viento y la lluvia se llevó el tejado rememorando lo ocurrido a los pisos de Miralbaida años atrás, ya fue valorado como opción en dos ocasiones y en ambas fue desechado por el propio empresariado, con Carreto al frente, por inadecuado. Ahora se considera como la gran opción, cuando en realidad hay que rehacerlo entero. Hay que resolver cómo se gestiona la obra puesto que el edificio es de propiedad privada, de BBK Cajasur, y no sería legal licitar una obra pública sobre él. Es posible que estén pensando en crear una sociedad mixta público-privada que construya y gestione el edificio, donde BBK aportara el edificio y, el ayuntamiento, fondos para su arreglo. La dificultad es que las subvenciones públicas conseguidas de la Junta y del gobierno central se perderían y tendrían que reorientarse a esa sociedad, en su caso.

El joven Nieto y Maquiavelo Torrico tienen mucho trabajo por delante. Por lo pronto, ya se reconoce que los planos, esos que Nieto dijo que podrían estar en un par de meses, ya se saben que no estarán hasta final de este año y que la obra no podrá comenzar en 2012. Los dieciocho meses anunciados por Massa Carreto, ya quedan como plazo de obra y eso que aún no hay ni proyecto. Se han atrevido a dar la fecha de 2014-2015 para su apertura, pero hay demasiadas incógnitas que resolver. Una de las más importantes son los accesos. La experiencia de la celebración de Joyacor en el Paque Joyero ha demostrado que se necesita imperiosamente terminar la Variante Oeste, un proyecto del gobierno central que el joven Nieto tendría que exigir que estuviera dentro de los presupuestos estatales para 2012 para que pudiera ser una realidad para denrtro de cinco años. También sería neecsario mejorar los accesos por la Carretera de Palma, propiedad de la Junta de Andalucía.Esperemos acontecimientos.

El gafe de la Victoria

Juan Andrés de Gracia | 23 de febrero de 2012 a las 19:13

Cuando en 1994 la feria se trasladó de los jardines de la Victoria al Arenal, se planteó la necesidad de recuperar los jardines acometiendo su reforma integral y su rehabilitación conectándolos definitivamente con los jardines de Vallellano y los jardines de Agricultura, conformando todo un eje verde que sirviera de entrada a la ciudad desde el sur. Sería la forma de pagarle por las agresiones padecidas durante casi doscientos años de ferias agresivas, por muy fresquitas y cercanas que fueran. Pasados ya 18 años desde aquel momento, muchas han sido las actuaciones que se han desarrollado en busca de conseguir el objetivo antes mencionado, pero el resultado es plenamente insatisfactorio. Los jardines de la Victoria se han convertido en un lugar de paso (que remedio), pero no se ha conseguido convertirse en un espacio ciudadano de primera calidad.

Durante la elaboración del PGOU de 1986, la izquierda, entonces gobernante, propuso que el jardín perdiera toda edificación extraña al mismo, entre las que destacaba el Hotel Meliá (antiguo Palace). Esa idea chocó con el clásico conservadurismo cordobés, y, no sólo no desapareció el hotel, sino que se acabó permitiendo la ampliación del mismo (en 1991), consolidándolo e impidiendo el sueño del gran eje verde central . Hay que recordar que se sigue levantando sobre terreno cedido por el ayuntamiento de Córdoba en los años 50. Cuando se acababa el plazo de concesión, se permitió a Prasa presentar la idea del gigante Ojo del califa, que conllevaba, incluso, la semipeatonalización de la avenida de la Victoria, pero, finalmente, la conversa Aguilar decidió dar marcha atrás y pedir que se hiciera otra operación menos agresiva con el entorno. Así surgió el “oxidado”, un gran hotel con un envoltorio horroroso, que impide una digna entrada a la ciudad (sabrán ustedes que no tiene luz de noche porque su superficie interior acristalada convertiría dormir en sus habitaciones en una odisea). Todo un acierto.

Pero ese no ha sido el único acto fallido. Las remodelaciones de la Caseta del Círculo (incompleta y chapucera), la del Kiosco de la Música (inutilizada) y de la Pérgola (cerrada tras cinco años de polémica actividad), no han conseguido lograr que el vecindario tome la Victoria como lugar de estancia. El gobierno de IUCA (ya que el PSOE ni fue consultado) decidió sacar a concurso los tres espacios, pero los dos primeros quedaron desiertos porque se les cargaba las obras de adecuación de ambos lugares, imprescindibles para ser operativos como espacios culturales y de relación, haciendo inviable su explotación. El tercero de ellos encontró ofertantes, pero “los 19 escalones” del joven Nieto tienen paralizada la concesión. La razón no es procedimental, sino clientelar. El electorado de derecha del entorno de la Victoria no quiere que se reabra como un espacio cultural innovador, por el temor a las incomodidades que pueda generarles. Pesa sobre ellos el recuerdo de la movida que se instaló cerca de la zona, pero, al fin y al cabo, no quiere “culturetas”. Dicho de otra forma, prefieren unos jardines muertos que con vida ciudadana.

También es responsabilidad del PP, de la época del engominado Merino, el extraño bulevar que no va a ninguna parte, que se usa para eventos comerciales de distinto tipo (ambulantes, libros de ocasión, …). Igual de cutre ha quedado el paseo transversal de los tenderetes, con un diseño estridente que corta los jardines por la mitad. Y no les digo nada del diseño de jardín que se inventaron, con unos bordillos antiestéticos que limitan las distintas islas. Sí hay que reconocer que es la más agradable la zona del Duque de Rivas, o los mismos Jardines de la Agricultura o Vallellano, donde ha sido muy acertada la eliminación de su tradicional carácter sombrío que generaba inseguridad. Ah, pero esas actuaciones son achacables, especialmente, a gobiernos de IUCA. Pero eso no es todo. Fue un costoso error, de paleto cultural, la edificación del Mausoleo del siglo XX con algunas piezas romanas. Ha quedado como un monumento a los excesos de la arqueología, y el vecindario le ha dado la espalda, lógicamente. Tristón Martín debería sonrojarse por haber permitido su ejecución.

Empresarios de sí mismos

Juan Andrés de Gracia | 2 de febrero de 2012 a las 19:51

Aunque ahora se hable de “los emprendedores”, yo siempre seguiré hablando de “los empresarios” cuando nos refiramos al mundo del negocio, y más áun al de la especulación. Emprendedor puede ser todo aquel que tiene una iniciativa en cualquier campo, y la pone en marcha, pero cuando su objetivo es ganar dinero, hay que hablar de empresarios. Si el cuerpo político, social o sindical sufren las mayores críticas por el estado de la ciudad, tampoco pueden escapar a esos ataques la clase empresarial. La razón estriba en que la mayor parte de ellos son más rentistas e inversores a la corta, que verdaderos creadores de riqueza y empleo. Lo curioso es que la ciudad ha ido cambiado los protagonistas de los últimos quince años (Fray Langostino, Quina Aguilar, Gomina Merino, Costecero Mellado, Bigotes Ferrero, Soso Comino, Ciudadano Nieto, …), pero siguen vivitos  y mandando el castizo Castillero, el santero Villalba, o “Masa” Carreto y los reyes del ladrillo.

Precisamente, el “Masa” Carreto ha decidido seguir al frente del empresariado de la ciudad, y, como Botín, su mayor habilidad es echarle la culpa a los políticos, a los que abronca cuando quiere, mientras ellos bajan la testa esperando que pase el chaparrón. Resulta llamativo que sea un empresario que no vive de su empresa, de hecho ha cerrado varias sin actividad recientemente, sino de ser gerente de otra, aparte que siempre ha sido considerado el delegado de Prasa en el mundo del suelo. La mejor idea que tuvo Carreto fue proponer quedarse con los suelos de Renfe por 7.500 millones de pesetas más un local social de 200 m2. PP e IU estuvieron tentados de acceder a ello, por sentirse incapaces de afrontar con éxito la operación. Al final, se sacó el doble de dinero del ofrecido por Carreto, en nombre del empresariado de la construcción cordobesa, evitándose que acabará en sus particulares bolsillos. De hecho, cuando maniobraron para derrotar al gobierno del honrado Trigo, iban detrás del nuevo PGOU y de esos suelos.

Maneja los puestos empresariales a su antojo. Primero, mandó a Mª Dolores Jiménez (Jicar) a la Cámara de Comercio. Cuando vio que empezaba a querer ir por su lado, decidió cortarle las alas, e impulsó a Ignacio Fernández de Mesa. Luego, ha colocado al rústico Navas en el ayuntamiento como primer teniente alcalde para que se sepa que gobiernan los suyos y controle al joven Nieto y sus “19 escalones”. En este momento, se han convertido en asesores de la política de personal, lo que augura agrios enfrentamientos con los sindicatos. Se queja de que desciendan las empresas, pero nadie sabe que hace para que no suceda. Este año no se ha quejado de la subida de impuestos por encima del IPC y, además, ha dado ordenes al congresista Serrano. de que no pida más el Centro de congresos.

En esto de estar callado, les acompañan los de ATA (Amor family), o los de Hostecor (todo para ellos pero sin poner un euro), al fin y al cabo, ya gobiernan los hijos de Manostijeras Rajoy. Ante esa actitud, es hasta razonable que la Quina Aguilar y Costecero Mellado, eligiera al tridente Gómez, Prasa, Marín para intentar vertebrar su poder en la ciudad, aunque fuera a costa de la propia ciudad y de abandonar la izquierda. Justamente, Carreto nunca ha sido muy amigo del “sosio” Gómez y casi se divierte con sus ocurrencias. Lo suyo es hacer declaraciones estridentes, para luego negociar a escondidas. Así condicionó la creación del IMDEEC a que una parte de sus subvenciones fueran a su favor. Como contrapartida, se hizo fotos en el Pacto por el empleo o ha desnaturalizado el Consejo Social, que languidece sin personalidad. Pero consigue imponer el silencio sobre él y lo que maneja

Ahora, debe estar, no sé si preocupado o en su salsa, pues tenemos a FCC o a Aguas de Barcelona esperando hacerse con algunas de las empresas públicas municipales, para lo cual, los “peperos” tienen que conseguir desacreditarlas y hacerlas inviables desde lo público (aunque el “rosismo” les ha echado una mano los últimos años a conseguirlo). Al mismo tiempo, Tristón Martín trabaja para que se saque las máximas plusvalías posibles a los suelos blanqueados, que han quedado con cientos de viviendas vacías o con praderas de hierbajos. Para conseguirlo, no ha necesitado “masa” Carreto sentarse en la Gerencia de Urbanismo, simplemente, debe esperar a que el joven Nieto insista en que la construcción nos salvará. ¿Dónde habrá estado los últimos veinte años?

El Arcángel: patrimonio privado

Juan Andrés de Gracia | 8 de noviembre de 2011 a las 18:54

Me echo a temblar cada vez que la SAD Córdoba CF llama a las puertas de nuestro ayuntamiento, y más, si lo hace en un momento de euforia deportiva. En 2012, se cumplirán 40 años que el Córdoba CF jugó por última vez en primera división de fútbol, y esta temporada se encuentra en una de las opciones más cercanas a volver a conseguirlo. Tras no haber sido nominados como Capital Cultural de Europa para 2016 y con los problemas que sufre el expediente para reconocer a los patios como patrimonio inmaterial de la humanidad, gran parte de la ciudad vuelve sus ojos a los resultados deportivos del club, con ansias de ver colmada una ilusión. La fuerza del fútbol no es ajena a Córdoba, y el propio joven Nieto ha fichado como delegado de Deportes al Reina padre, mito del fútbol cordobés y nacional.

Es bueno recordar que, en plena campaña, el candidato Nieto se mostró reacio, como el resto de oponentes políticos, a aportar más recursos al Córdoba CF, alegando su carácter privado y lucrativo como sociedad anónima deportiva. Pero parece que la buena clasificación actual del club ha suavizado esa posición, y que se trabaja para que el ayuntamiento aporte, de una u otra manera, el dinero necesario para equilibrar el presupuesto del Córdoba CF. No hay que olvidar que el ayuntamiento no ha dejado de apoyar al club, básicamente, porque la futura exministra y ya exalcaldesa y exconsejera, usó el club como parte de su estrategia  personalista de imagen cordobita. Actualmente, el Córdoba CF usa el estadio de El Arcángel de forma gratuita y el ayuntamiento ha tenido que asumir, incluso, los gastos de reposición de cableado y luminaria, entre otros. Todo ello, al margen de todo el dinero gastado en la inconclusa reforma del mismo estadio, que ya se eleva a unos 40 millones de euros.

Hay que tener en cuenta que el Córdoba CF no es, hoy por hoy, una entidad benéfica, ni social. Que el objetivo de la SAD es ganar dinero y que, para eso, se involucraron en su presidencia desde Manuel Oviedo a Palma Marín, pasando por el tridente de promotores/constructores (Gómez, Prasa y Marín). Alguien podría creer que los resultados han hecho que, tan sólo alguno de ellos, haya ganado dinero directamente de la actividad deportiva, pero la mayoría han conseguido contrapartidas suficientes en el campo inmobiliario, que han compensado estar al frente del club. El nuevo propietario no es un caso aparte, y se hace cargo del club con el afán de ganar dinero. Por ello, no parece lógico que el ayuntamiento aporte más parte del patrimonio de todos los cordobeses, para que se lo lleve una entidad privada que, además, no tiene ningún compromiso establecido con la ciudad.

De forma apresurada, se va a permitir que un bien patrimonial como es el Arcángel, que ha costado decenas de millones de euros a los cordobeses, sea utilizado como fuente de ingresos privados por un particular. Mientras que al propio ayuntamiento le está costando dinero instalar oficinas en el estadio, le vamos a facilitar a este empresario que pueda sacar rendimiento a las instalaciones. Teniendo en cuenta la situación en la que se encuentra el ayuntamiento de Córdoba, no parece nada razonable que el posible beneficio que se saque del estadio por usos no deportivos, vaya al bolsillo de tercero. Si hay que instalar publicidad exterior, el ayuntamiento debería reciibir los ingresos íntegros. Si se va a instalar cualquier negocio hostelero, el ayuntamiento debe sacarlo a concesión en busca del mejor postor. Si se piensa instalar cualquier otra actividad económica lucrativa, el beneficiario debe ser la ciudad.

Sé que “los 19 escalones” pueden buscar informes que avalen la importancia de contar con un club en primera división. Soy conocedor de que una parte importante de la ciudad apoyan cualquier acción encaminda a conseguirlo. Pero, no es posible que el ayuntamiento de Córdoba se cargue con el mantenimiento de una actividad privada, que mueve millones de euros, sin que participe directamente en sus beneficios. Si el Córdoba CF quiere el estadio de El Arcángel, que lo pague. Que empiece por abonar un arrendamiento suficiente por su uso. Si se abre la posibilidad de ampliar sus actividades lucrativas, que se saquen a concesión mediante subasta y se le conceda al que más aporte. Hasta las castañeras y castañeros que estos días vemos por las calles durante la época del frío, tienen que abonar una tasa por el uso del dominio público. No es posible que la economía que genera el Córdoba, se vaya exclusivamente a futbolistas, entrenadores, intermediarios, … Si el Sr. González compró el club, es para que asuma su responsabilidad el frente del mismo.

Estamos en época de recortes, por encima del 30%, en el Instituto de Deportes, que va a afectar fuertemente a los clubes de base de nuestra ciudad. Adeba, Adecor, Adesal, Adenaco, Navial, Cajasur, los clubes de fútbol, … todos van a sentir la crisis del apoyo de las administraciones públicas, que se suma a la falta de empresas que inviertan en deporte. En este marco de dificultades, no es entendible que el Córdoba CF incremente los ingresos por transferencia directa o indirecta del propio ayuntamiento. Rentabilícese el Estadio de el Arcángel, pero úsense los rendimientos para financiar el deporte sin ánimo de lucro de la ciudad, y no para que el empresario González haga negocio.

Por último, entiendo que no será tan fácil que una entidad privada lucrativa como la SAD pueda recibir gratuitamente, o con contrapartidas ridículas o simbólicas, dinero del ayuntamiento de Córdoba. La situación del Córdoba CF en el estadio El Arcángel es alegal e, incluso, rondaría la malversación del patrimonio, que juegue sin abonar ninguna cantidad al Consistorio. Ya inventaron poder quedarse con los terrenos de las Quemadas para instalar una Ciudad Deportiva (en realidad, un centro de negocios deportivo y de ocio), y para ello, hubo que tirar de la falsa cobertura de la Fundación del Córdoba Club de Fútbol, a la que nos vimos obligados a reconocer su interés social. Espero que ahora no se vulnere la legalidad una vez más.

Hospital sin especulación

Juan Andrés de Gracia | 1 de noviembre de 2011 a las 11:42

Nos llegan estos días noticias de la posible instalación en nuestra ciudad de un hospital privado, y me he echado mano a la cartera. Considero que el sistema de salud de nuestra ciudad y provincia, posiblemente, acepte la existencia de otro centro hospitalario, pero, en cualquier caso, es algo que debe decidir la empresa inversora oportuna. Siempre me ha parecido duro que se pueda hacer negocio con la salud, pero si hay gente que está dispuesto a pagar por curarse separado del resto del vecindario, allá él. Entiendo que la apertura de ese hospìtal será realmente un problema para el Hospital de la Cruz Roja o para San Juan de Dios, pero para nada afectará a la red pública de hospitales de la provincia, excepto que, la Junta de Andalucía, se dedique a transferirle dinero a través de convenios o concesiones, en vez de dedicar esas partidas al sistema público de salud. Habrá que estar vigilantes, especialmente si gobierna el “señorito” Arenas.

Pero, en todo caso, si me echo manos a la cartera, es porque todas las iniciativas relativas a la creación de un hospital privado en la ciudad, se han estrellado con sus pretensiones especulativas urbanísticas. Sólo hay que preguntarse por qué aquellos que promovieron esos hospitales no acabaron efectuando la inversión. Si los estudios de mercado le daban resultados positivos, lo lógico es haber ejecutado el proyecto y haber conseguido los beneficios que se anunciaban. Si no lo han hecho, es porque posiblemente no es tan claro el negocio sanitario y la base de la plusvalía a generar estaba en el suelo a ocupar. Por eso me preocupa que rápidamente el gobierno de “los diecienueve escalones” se haya mostrado favorable a estas nuevas iniciativas. La estrategia es archiconocida: primero se habla de una inversión, en una ciudad falta de ellas. Luego se buscan reacciones, que en general, sólo son muy positivas. Más tarde, se empieza a negociar, sin cámaras, las condiciones secretas del proyecto, que suelen significar vulnerar la legalidad urbanística y obliga a modificaciones suculentas en el PGOU. Llegados a este momento, nadie se atreve a denunciar que el negocio es urbanístico y no sanitario, y ya no hay marcha atrás.

Si recordamos la iniciativa del hospital tecnológico privado de Prasa, empezó por plantearse en una zona delicada desde el punto de vista urbanístico, como era la Albaida. El plan especial presentado, sorprendió por incluir un hotel junto a las instalaciones del hospital, y exigir unas alturas excesivas para una construcción tan cerca de la Sierra de Córdoba. Finalmente, el proyecto no salió adelamte por los requerimientos puestos por la Junta de Andalucía en defensa del PGOU. Lo extraño es que el ayuntamiento no defendiera el PGOU que había aprobado. Rápidamente, se buscaron otras ubicaciones. Se habló de integrar el proyecto en una operación donde Prasa construía el Ojo del Califa y compraba el Hospital de la Cruz Roja para potenciarlo como Hospital privado. Es conocido que el proyecto no salió adelante por la polémica altura del hotel. Así que Prasa trasladó la idea del Hospital al Parque Teconológico Rabanales, como vía de impulso al mismo. Para ello, hubo que cambiar las condiciones urbanísticas establecidas para el Parque Tecnológico, sobre todo, porque se aceptaba la instalación de un hotel junto al hospital y se debía permitir un volumen edificatorio mayor. La Junta limitó las posibilidades de esa instalación hotelera a que cubriera exclusivamente las necesidades del propio hospital. Y ahí se quedaron las intenciones ante los problemas financieros de Prasa. Hay que recordar que también tiene parada toda la urbanización que va de Rabanales a la autovía de Levante, y que debía ser la Ciudad Jardín de Levante. Por cierto, si alguien se pregunta por la finca de la Albaida, se le ha buscado otro futuro para la instalación de un cámping municipal. El caso es sacarle jugo.

¿Significa lo ocurrido que el ayuntamiento no debe colaborar con estas iniciativas? Claro que no, y pongo el caso del Hospital San Juan de Dios. El plan estratégico del centro sanitario, necesitaba su ampliación para poder ser viable. El ayuntamiento le ha autoirzado esa ampliación, de la que se ha puesto la primera piedra la semana pasada. Ello ha sido posible, por interpretar que es un edificio singular que requiere de esas nuevas instalaciones. Los recursos interpuestos por algunos particulares, a los que se les acaban las buenas vistas que ahora disfrutan, han sido rechazadas por los tribunales. Pero lo que no puede el ayuntamiento, es alterar conscientemente el planeamiento de la ciudad, simplemente, para que alguien dé el pelotazo. Actualmente, en diversos planes parciales de la ciudad, hay suelo adecuado para instalar el hospital privado, pero lo que no es posible es que el ayuntamiento se vea obligado a habilitar suelo no urbanizable, o a aceptar la construcción de un nuevo hotel, donde no procede.

Mientras, esperamos que el sector público se siga preparando para dar la respuesta al vecindario en los próximos años. La continuación de la modernización integral del Reina Sófía, es una prioridad que sigue esperando financiación. La apertura del centro de especialidades y centro de salud de Noreña/Arroyo del Moro, tiene presupuesto en 2012 para amueblarlo y equiparlo, por lo que podría empezar a final del año o primeros de 2013. El centro de salud de Huerta de la Reina, tiene que resolver la suspensión de pagos de la empresa constructora. El centro de salud de Cerro Muriano, sigue pendiente de que el ayuntamiento adjudique su construcción, que va integrada con el Centro Cívico y, sospechosamente, no llega a perfeccionarse. Resolver la situación de Los Morales y continuar completando, o mejorando, la red de asistencia primaria, son otras necedidades. De esta forma, no nos tiene que importar la instalación de un nuevo hospital privado en la ciudad.

Operación altura

Juan Andrés de Gracia | 10 de agosto de 2011 a las 12:19

Cuando la construcción era todavía negocio, empezaron a florecer las iniciativas que pretendían romper el modelo de ciudad horizontal de Córdoba, en busca de edificios que formaran nuestro “Skyline” particular. Por ahora, sólo algunos equipamientos públicos, como el Hospital Provincial o el edificio de los Ministerios, se han atrevido en los años 60-70 a superar los 30 metros de altura. Otros, no tan altos, aparecen también como gigantes por el espacio en los que están enclavados. Me refiero al antiguo edificio de Zafra Polo, en la calle c/ Claudio Marcelo, o el primer edificio de la avenida del Corregidor, pasado el Puente de San Rafael, junto al Instituto Séneca.

Vaya por delante, que el PGOU actual para nada marca una altura máxima para los edificios, sino que delimita distintas zonas en cuanto edificabilidad y número de plantas. Hay zonas con ordenanzas edificatorias que dejan claro que no se puede superar un número de plantas (Alcázar Viejo, Olivos Borrachos, Cañero, …) y otras, donde la altura del edificio deben estar en proporción a la anchura de la calle donde se enclava, y a la altura habitual en el entorno. Parecen ambos argumentos razonables, para que la luz del sol entre a la calle sin problemas, y para mantener cierta homogeneidad constructiva.

Para romper esa norma, hay que justificar que el edificio es de carácter singular (por su valor artístico, por su funcionalidad, ….) y que, por eso, necesita mayor altura. Así pasó, por ejemplo, con el actual Colegio de abogados, en la calle Morería. Sin embargo, si el solar está clasificado como equipamiento, las limitaciones se suavizan, puesto que se admite que la altura sea la que necesita en sí el edificio, aunque se debe tener en cuenta el entorno donde se enclava y las infraestructuras que necesita (viarios, abastecimiento, …). De ahí, que se le exijan planes especiales que demuestren que todo está convenientemente dimensionado, y que se puedan hacer alegaciones al mismo.

En otros momentos, en plena elaboración del PGOU y en esta misma campaña (UCOR), también hubo voces a favor de conseguir abaratar las viviendas permitiendo superar la densidad media de los nuevos polígonos residenciales. Actualmente está en 75 viviendas/ha,  y se pretendía bien reducir el tamaño de las viviendas (ya se está proponiendo por propietarios privados, e incluso públicos), bien eliminar suelo de equipamiento (no se ha dado ningún caso aún). Además, también se proponía dar más altura a los bloques. Respecto a este último caso, se han autorizado varias actuaciones que les cuesta hacerse realidad en plena crisis del sector. La filosofía es hacer bloques más “delgados” pero más altos, sin que se supere la edificabilidad permitida.

Al final de la glorieta de Amadora, en el “Cortijo del Cura”, aún hay carteles que la promotora ÑXXI (participada por Cajasur en su momento), pretendía elevar una torre mixta de oficinas y viviendas. El propósito era hacer un edificio-hito en la zona. A la izquierda de la entrada sur del Puente de Andalucía, en el Cordel de Ecija, la Junta de Andalucía presentó también bloques de más de diez pisos, con el argumento de facilitar la visión del río. En el polígono de la Torrecilla, la asociación Apreama, tiene preparada una actuación de creación de un bulevar con bloques parcialmente industriales, de más de diez pisos. En la Ciudad Jardín de Levante (entre Carlos III y Rabanales), también Prasa anunció edificios-hito para marcar la entrada a la zona. Todas estas promociones están paralizadas, pero habrá que ver si se mantienen en el futuro.

El que sí parece haber entrado en vías de próxima construcción es la Torre de Poniente, el edificio administrativo de la Junta de Andalucía, que se levantará sobre el solar de la antigua Noreña. Bueno, dependerá de que haya posibilidad de afrontarlo desde la iniciativa privada, y, después de las últimas declaraciones de algunos consejeros/as de la Junta, parece que se puede paralizar este sistema de actuación, que estaba previsto también para la Ciudad de la Justicia o la Ronda Norte, por ejemplo. De esa forma, volvería a ser un edifico público, el primero que rompe la línea horizontal de nuestra ciudad.

Lógicamente, no puedo terminar sin una reflexión sobre el “Ojo del Califa”. El hotel que Prasa quiso levantar sobre el antiguo Hotel Meliá y al que Rosa Aguilar, después de animar a su construcción, obligó a enterrar. Participé en la polémica desatada en contra de su construcción, porque me parecía que el sitio afectaba seriamente a la imagen del Casco y que rompía el equilibrio de la ciudad. Me posiciono, claramente, a favor de edifcios-hito, en las zonas de crecimiento de la ciudad, que sobrepasen la altura habitual, pero no puedo estar de acuerdo en arriesgarnos a intervenir de forma irresponsable en el Casco o en el anillo que lo rodea. Luego, nos construyeron un hotel fantasma, pero eso es otra historia.