Archivos para el tag ‘PSOE’

Andalucía a la izquierda

Juan Andrés de Gracia | 19 de abril de 2012 a las 20:14

El acuerdo por Andalucía alcanzado por PSOE Andalucía y IULV-CA  para gobernar nuestra comunidad autónoma, a la espera de una detallada lectura y análisis del mismo, no es sino el cumplimiento exacto de lo que las urnas mandaron el pasado 25 de marzo. El vecindario andaluz quería que se girara a la izquierda y, para ello, le quitó la mayoría absoluta al PSOE, traspasó la mayoría de los diputados que perdía a IULV-CA, y evitaba dar un mayor apoyo al PP del requetecandidato Arenas. No es tanto que no consiguiera la ansiada mayoría absoluta, como que empató técnicamente en votos con el PSOE, demostrando un desgaste del voto a los “peperos” en Andalucía, en apenas cuatro meses de gobierno de Marianico el largo. Incluso, la opción de apostar por un partido de difícil posición ideológica (veáse Asturias) como UPyD, o la de recuperación de un PA que busca desesperadamente aquel espacio político que dilapidó, quedaron fuera de toda posibilidad.

La forma de negociar el acuerdo, de forma muy coordinada entre las dos comisiones negociadoras y las dos direcciones, tanto andaluzas como federales, ha sido todo un ejemplo de buena gestión política, que ha superado todas las presiones políticas y mediáticas que intentaban que se vulnerara la voluntad de los andaluces en las urnas, y que tan mal ha sentado a la derecha extrema españolista. Los palos que ha querido introducir en las ruedas el Che Gordillo, preso de un egocentrismo alimentado por la propia derecha a la que dice enfrentarse, solo ha quedado como una muestra de libertad democrática y de opinión en IULV-CA. Como no conseguía sus efectos, el obispo Bono saltaba a la palestra, azuzado también por los poderes fácticos de derecha (incluso los que anidan dentro del propio PSOE), para trasladar el miedo a que IULV-CA pueda entrar en el gobierno de Andalucía, apoyando la idea de compadreo de salvación nacional, propuesto, como última baza por el “señorito” Arenas, venido a menos, y que entregaba para ello su cabeza, sin darse cuenta que ya es puro picón. Da pánico pensar qué hubiera pasado si el Obispo Bono hubiera conseguido la secretaría general del PSOE en el 2000 en lugar de ZP.

La elección del “cunero” Gracia como presidente del Parlamento Andaluz, compensado con que IULV-CA será la que marque mayoría en la Mesa de la Cámara, solo puede significar que el acuerdo programático está ya complementado por un acuerdo de gobierno conjunto, donde IULV-CA tendría una vicepresidencia (¿Valderas?) que le otorgaría un alto rango institucional, al margen de entre cuatro y cinco consejerías, entre las que habría algunas con alto peso político y de gestión de medios económicos y humanos. La necesidad de respetar los estatutos de IULV-CA, que obligan a un reférendum vinculante, no debe ser sino un trámite, porque el acuerdo cuenta con el apoyo de la dirección andaluza y federal del PCE, verdadero corazón de IULV-CA en la actualidad. Las peticiones del grupo del Che Gordillo, amplificadas por la derecha, de que se diera opción a votar, prácticamente, a todo el que pasara por la puerta (se rumorea que hasta los portavoces de Intereconomía y El Mundo se habían comprometido a hacerlo) y que se pudiera elegir dar el poder a Arenas, ha quedado desestimado, demostrando IULV-CA que la democracia interna no está reñida con la coherencia ideológica. No se abandona a la crítica a los desvaríos liberales del PSOE, pero se entierra la teoría de las dos orillas, intentando dar el “sorpasso” desde la colaboración y la implicación en el gobierno de izquierda.

El venidero gobierno andaluz será, o, al menos debe ser,  pues, el referente de otra forma de actuar contra la crisis. No hay indicios de que se quieran suicidar, sino de plantear que hay otra forma de equilibrar el déficit, a sabiendas de que habrá que hacer recortes en el gasto, pero que es posible una política de ingresos progresista que limite su dimensión. El reto no es fácil, porque las limitaciones de gasto impuestas por Marianico el largo, van a ser un obstáculo importante. La esperanza está más allá de los Pirineos, en la posible victoria de Hollande sobre Sarkozy y Le Pen, que inicie una nueva forma de entender Europa y la salida de la crisis, donde Francia haga contrapeso y no sea el lacayo de Alemania. Si este fin de semana la primera vuelta y, posteriormente, se confirma en la segunda vuelta, la victoria de la izquierda, se abrirá un nuevo camino donde Andalucía, y quizá Asturias, pueden ser los referentes en España.

Sufrí la locura del “colinegro” Rejón y del “gurú Anguita, en 1994, en minoría dentro del Consejo andaluz de IUCA, es un placer que ahora se escuche a quienes han votado. Y detrás de Andalucía y Francia puede llegar Grecia, Galicia, … y se pueden volver a abrir las alamedas.

Giro a la izquierda

Juan Andrés de Gracia | 26 de marzo de 2012 a las 20:52

No dejan de ser curiosas las argumentaciones que se emplean en los distintos partidos para defender que han ganado las elecciones. Resulta a veces ofensivo para la inteligencia que nadie, excepto honrosas excepciones, asuma que los resultados le han dado la espalda. Cualquier análisis electoral debe basarse, no en datos aislados y comparaciones interesadas, sino en función de las expectativas electorales con las que se  han presentado a las elecciones.

De este modo, el triunfador de las elecciones andaluzas es, casi en exclusiva, el ansia de cambiar hacia la izquierda de los andaluces. Y digo cambiar, porque ni han asumido dar todo el poder al PP, ni se conforman con mantener la política económica neoliberal del PSOE. El incremento de la confianza en Izquierda Unida, más allá de lo esperado, no es sino optar por una izquierda trasformadora, tanto en lo social como en lo económico. Ahora Izquierda Unida debe saber gestionar esta situación, que es muy similar a la que se gestó en 1994, y que estuvo marcada por la pinza y el intento de “sorpasso” desde la teoría de las dos orillas. Aquella vez no entendieron el mensaje, y, en dos años, el vecindario andaluz se cansó de ellos, y los mandó a la oposición simbólica. Su segundo escaño por Córdoba, basado en 10.000 votos más, de ellos, la mitad en la capital, significa que han soltado el lastre del rosismo converso y empiezan a funcionar como un proyecto colectivo.

Por otro lado, no es entendible que el PSOE considere que ha ganado. Por primera vez, no es la primera fuerza política en unas elecciones andaluzas y ha conseguido el segundo peor resultado de su historia (pérdida de nueve diputados). Pero es que, a nivel provincial, ha vuelto a perder voto sobre las generales de noviembre, tanto en la provincia como en la capital, con el resultado de un diputado menos. Esto solo significa que aún sigue penalizado por el vecindario, aunque tenga opciones de mantener, de froma compartida, el gobierno andaluz. La renovación de sus líderes y sus estructuras es una urgencia, y mal haría si entendiera que debe seguir mandado por el grupo de perdedores formado por Griñán, Durán, Rosa y compañía. Si no se regenera y redefine, y si Izquierda Unida acierta a mantenerse en una izquierda razonable de gobierno, seguirá transfiriéndoles voto en sucesivos procesos electorales.

En cuanto al PP, no hay más reflexión que hacer que aceptar que su empeño por depender de las políticas feroces de recortes, que solo interesan a la gran banca y a los especuladores, le ha empezado a pasar factura. Querer seguir ganando elecciones sin decir lo que se va a hacer, y saltándose a la torera sus compromisos escondiéndose detrás de la herencia, ya no surte efecto. Me parece patético el papel jugado por Nieto, alcalde en prácticas, que ha usado el ayuntamiento y su mismo cargo, como armas electorales. Ahora deberá asumir que sus proyectos de segunda clase, como el centro de convenciones, o su incapacidad para generar empleo en la ciudad, le han retirado apoyo, que, fundamentalmente, ha ido a la abstención. Mantener el enfrentamiento con la Junta de Andalucía no le ha dado buen resultado, pues le ha convertido en un acólito de Arenas, y no en representante de la ciudad. Ahora debe decidir si pasar al Parlamento andaluz o no, y los cambios que ha de realizar en su gobierno municipal y el de la Diputación. Mantener el apoyo social, solo va a depender de la eficacia de sus medidas. Esta semana, que ha empezado con las elecciones andaluzas y acabará con los presupuestos de Rajoy, pasando por la huelga general, será relevante para su futuro.

Por útlimo, UPyD, PA o Equo se han dado cuenta que no son capaces de captar más voto, ante la concentración del mismo en las otras tres fuerzas políticas. No se puede ser centralista en unas elecciones andaluzas, como el partido de Rosa Díez; no se puede improvisar una izquierda andaluza sin poder definir con claridad qué se aporta, como el PA; y no se puede jugar a ser distintos, diferentes y especiales y luego pedir el voto a la sociedad desde una supuesta altura intelectual, como Equo. Es duro que el vecindario prefiera abstenerse de forma importante, que buscar nuevas formas de representación política. En cualquier caso, si queremos romper el hartazgo político que anida detrás de no ir a votar, es necesario empezar desde hoy a desarrollar la democracia participativa, aquella que nos hace protagonistas durante los cuatro años. Que PSOE e IUCA tomen nota de que no hay verdadero giro a la izquierda si se esconden en las instituciones y si optan por gobernar desde la soberbia del poder.

Elecciones andaluzas españolistas

Juan Andrés de Gracia | 15 de marzo de 2012 a las 18:12

Toda la vida suspirando porque se celebraran elecciones andaluzas separadas de las generales para que, una vez que se logran, de lo único que se hable sea de problemas estatales. Dicho de otra manera, parece que estamos celebrando en Andalucía la tercera vuelta del pulso entre izquierda y derecha que se ha desarollado, con clara victoria de estos últimos, en 2011. Por eso, es, en parte, lógico que, cuando la guerra electoral es entre PSOE y PP, ambos utilicen u oculten, a sus líderes y discursos nacionales para condicionar el voto andaluz. No obstante, eso supone perder una oportunidad única para contrastar el modelo de Andalucía que está en juego. Posiblemente, no haya otra opción, ya que lo que está en decisión es si el PSOE pierde la penúltima autonomía que está gobernando, o si se consigue que Andalucía sirva como contrapunto a la oleada neoconservadora “pepera”.

Los candidatos socialistas vuelven a azuzar al lobo del PP contra los andaluces. Usando la reforma laboral aprobada y las medidas llevadas a cabo en otras comunidades (lo último, permitir el copago en Cataluña), hablan del programa oculto del señorito Arenas más que de su propio programa (¿alguien sabe qué defienden de nuevo). Ha llegado a producirse la paradoja de que el viejo Griñán autotitule a su partido como los “nuevos conservadores”, por aquello de defender el mantenimiento de la apuesta por la educación, la sanidad y los programas sociales. Pero no son capaces de articular un programa de futuro, unos nuevos planteamientos para generar empleo y para avanzar en el desarrollo sostenible andaluz. Les basta con intentar que el señorito Arenas se tenga que defender de las acusaciones de ser un fiero recortador en ciernes. Obvian, interesadamente, que los primeros recortes obligados por Europa, empezaron con ZP.

Los candidatos del PP, emulando la campaña de Manostijeras Rajoy, no tienen otra estrategia, no meter la pata y esperar que la desesperación del parado, la instrucción del caso de los ERES y las manifestaciones de los empleados públicos, les hagan la campaña. No tienen ningún interés en hablar qué harían al día siguiente de que llegaran al gobierno andaluz. Prefieren no decirlo, y dedicarse a anticipar que seguro que se encontrarían una situación económica heredada peor que la que ya proclaman. Por cierto, auguro que no les importaría caer en la contradicción de vender, ahora, que la situación es más dificil que la oficial, pero cuando se la encuentren, dirán que no lo sabían y que ¡vaya herencia!. A lo más que llegan, es a proponer medidas cosméticas “antipolíticos”, reflejadas en una supuesta reducción de cargos, empresas públicas, etc. en la mejor ola populista.

IUCA, es la única que intenta hablar del estatuto andaluz y su desarrollo. Pero todo el interés mediático gira sobre su disponibilidad o no de pactar con el PSOE. Aquellos que les han jaleado cuando se han enfrentado al gobierno andaluz, y aquellos que siempre les han considerado trasnochados, ahora se preocupan de sus expectativas. Se encuentran cómodos reclamándose como la única y verdadera izquierda y haciendo propuestas sociales, aunque oculten que difícilmente podrían aplicarlas con las limitaciones del marco autonómico. Son conscientes de que cuanto más hablen mal del PSOE es posible que les puedan arrancar más votos. Otra cosa es que se hará más inexplicable, luego, un gobierno conjunto, o, simplemente, lo harán imposible, si juegan a la pinza crítica con el PP. No obstante, mantienen un discurso de izquierda muy conveniente en estos tiempos.

Los partidos minoritarios están en trance absoluto. El Partido Andalucista ha empezado a desesperarse por las inmensas dificultades de llegar al vecindario andaluz, con los pocos medios que tienen, y con la poca atención que le prestan los medios de comunicación. Se sienten ahora agredidos hasta por UPyD, que amenaza con poder quedar por encima de ellos, con un discurso netamente españolista. El pueblo andaluz parece dispuesto a darle la puntilla al andalucismo y mandarlo de nuevo fuera del Parlamento andaluz, con un apoyo ridículo. A nadie le interesa hablar ahora de Andalucía y eso les lleva fuera del debate generalizado. Por eso, las propuestas de ultraderecha españolista de UPyD encuentran, al parecer algo más de eco. Por su parte, la izquierda alternativa que representa Equo, es incapaz de aglutinar interés ante la mayor relevancia que ha adquirido el voto al PSOE o a IUCA en esta guerra contra la derecha. Se están dando cuenta que ha llegado el momento del realismo de izquierda frente a la apertura a nuevas ideas, métodos y proyectos. En una época de fuerte desempleo, es más difícil encajar un discurso que no prioriza la creación de cualquier tipo de empleo, sino el equilibrio medioambiental, social y la defensa de más derechos.

 

Contra el bipartidismo provincial

Juan Andrés de Gracia | 9 de noviembre de 2011 a las 17:47

Tengo claro que actualmente sólo hay dos gobiernos estatales posibles: Del PP con mayoría absoluta o del PP con mayoría relativa y apoyo nacionalista. No existe la opción de gobierno del PSOE ante la realidad de los 5 millones de parados, la congelación de pensiones, la reducción del salario de los funcionarios, la entrega al sector financiero o la subida de impuestos. Sé que el PP profundizará en la misma política económica porque se dicta desde espacios ajenos a la soberanía nacional, si es que esta existe aún. Las únicas diferencias estriban en la forma de atender y extender los servicios públicos, y la consolidación o retroceso en derechos ciudadanos. Sé que para muchas personas, estas diferencias políticas son suficientes para reclamar el voto útil al PSOE, pero para mí, ante la imposibilidad de alcanzar el gobierno por su parte, considero que es necesario que el vecindario vote, pero que vote sinceramente lo que más le convenza y no se deje llevar por un voto útil que sólo servirá para que Rubalcaba continúe al frente del PSOE o que se busque un nuevo liderazgo socialista.

Teniendo en cuenta que, además, hay que votar a nivel provincial, esto es, que no votamos directamente a Rajoy o a Rubalcaba, y ni siquiera a Rosa Díez o Cayo Lara, propongo que este proceso electoral se haga una reflexión a nivel de las personas que los distintos partidos políticos han decidido para la provincia y cuáles son sus propuestas para Córdoba. Ya avancé que el debate electoral iba a estar al margen de los proyectos provinciales que dependen del gobierno estatal. Pero eso no es obstáculo para que analicemos a los partidos por quienes y qué representan.

En este sentido, es imposible que el comisario omnipotente, Cabello de Alba, pueda ejercer con plena dedicación su alcaldía de Montilla y su, más que seguro, puesto de diputado. No quiero pensar que cometerá la estafa de abandonar la alcaldía. Sí estoy seguro que, de hecho, lo va a hacer, puesto que es imposible compatibilizar decentemente los dos puestos. No es presentable que el PP haya vuelto a incluir un cunero por nuestra provincia, que nada ha hecho por nosotros. El joven Nieto ha mostrado su debilidad dentro del partido, puesto que anunció una candidatura plenamente cordobesa y nos tenemos que tragar buscarle un sueldo a este triste y ojeroso personaje, López Amor. Se pueden aceptar cuneros si, como Moratinos hizo, se traza un plan de trabajo y de presencia útil en nuestra provincia. Sí creo que, la precoz Beatriz Jurado, puede simultanear la presencia en un Senado a extinguir con su puesto de delegada de juventud. Pero estoy convencido de que su presencia en la candidatura es sólo para que el Senado le pague los viajes por España, en su papel como Presidenta de Nuevas Generaciones.

Respecto al PSOE, me parece indecente que presente por Córdoba al gran engaño de la política cordobesa, la futura exministra, Quina Aguilar. IUCA tenía derecho a que no le insulten tan directamente, y a que no le restrieguen por la cara a su gran esperanza convertida en espectáculo. La exalcaldesa, no sólo se traga a su látigo, el senador ciclista Hurtado, de dos, sino que, además, se jacta de sentirse a gusto con aquel al que acusó de ser la X de los Gal. Por otro lado, el propio Hurtado y la ca,maleónica Flores, han demostrado durante estos largos años en cargos públicos, que no son representantes de la provincia en las instituciones, sino voceros del partido en Córdoba. Su objetivo es acertar con quien manda en el partido y ponerse a su servicio. Ahora, actuarán como perros de presa del gobierno pepero que se avecina. Desde luego, que PP y PSOE se vayan a repartir los seis diputados y los cuatro senadores que nos corresponden, no es buena noticia, porque, unos se dedicarán a defender ciegamente su gobierno, hagan lo que hagan por Córdoba, y los otros, se opondrán de forma irracional, exigiendo lo que no nunca pidieron a los suyos.

Por eso creo, que hay que romper el bipartidismo provincial y votar a otros partidos, tanto al Congreso como al Senado. Quien sea conservador, encuentra la posibilidad de votar al centralismo de Rosa Díez, a través de Guillermo León. Esencialmente, defienden su misma posición política, pero viven del populismo y personalismo de su líder. Los que tengan una posición de izquierda andalucista, se encuentra con las apuestas arriesgadas, independientes, pero con personalidad propia de Antonio Manuel y Sebastián dela Obra. Me gusta más el segundo, pero en cualquier caso, creo que tener una voz libre en Madrid es interesante, tal y como los aragoneses lo hicieron con Labordeta. Tanto Antonio Manuel como Sebastián son capaces de mandar “a la mierda” a cualquiera que no les deje hablar con libertad en defensa de nuestra tierra y, por extensión, de la humanidad.

En cuanto a IUCA, su apuesta por personas poco conocidas, apostando por el programa y la marca, choca duramente con la presencia enfrentada de Rosa Aguilar. Pero es que, además, Bartolomé Caballero y Curro Cobos, como siempre, lo primero que tienen que vencer es a los enemigos internos, es decir, aquellos que esta vez se han quedado sin cargo, y exigen que se vaya el que está, para que ellos recuperen su sitio. IUCA podría tener alguna opción a quedarse con el sexto diputado, en vez de que vaya al PP, dejando al PSOE en dos, y, también podría tener alguna opción a un puesto en el Senado, si se concentra el voto en un solo de sus candidatos. Pero cuando uno ve que, en plena crisis económica, y con las buenas expectativas electorales por delante, se dedican a ponerse zancadillas “amigas”. Desaniman a cualquiera a votarles. Por esa razón es admirable la ilusión, que suple la falta de recursos, con que Equo aborda estas elecciones, ya sea con Pepe Larios o con Cristina, Diego, Eladia o Román. Representa la única opción seria de plantear una alternativa económica al sistema actual, aunque sea difícil que nos creamos que sea posible. Manejan bien el mundo global y saben actuar localmente, serían también una buena opción para romper el bipartidismo provincial.

Aguilar-Durán-Gómez

Juan Andrés de Gracia | 29 de septiembre de 2011 a las 18:26

No he podido resistirme, al leer la prensa de hoy, a dedicar esta entrada a los “tres tenores” de la ciudad. Me causa estupor ver como el binomio Aguilar-Gómez, queda ahora convertido en un trivunvirato en busca de la legalidad perdida. Por un lado, Durán abre la puerta de la Gerencia a su compañero de escaño, el socio-concejal. Por otro, le da instrucciones a la minístrisima y resto de candidatos, sobre la estrategia de campaña. La primera foto, no es sino una representación gráfica del reconocimiento del resultado electoral, que ha situado a UCOR como primera fuerza de la oposición, y al PSOE en el diván del psiquiatra. La segunda, es un pantomima, porque Rosa va a hacer la campaña que le apetezca, como siempre. Lo más curioso es que Durán se ha convertido en el contacto de Gómez con Aguilar y viceversa, y que Hurtado aparece al lado, agachando la cabeza, convertido en un transfuga de su propia gestión como portavoz municipal.

En este caso, la exalcaldesa no habla, que ya lo hizo cuando fue nominada. Se comenta que hubo un gran murmullo cuando le pidió a las bases socialistas “confiad en mí”. Todos los asistentes, de buena fe, se sintieron solidarios con los compañeros y compañeras de Izquierda Unida. Por su parte, Durán lanzó el mensaje de seguir a Rubalcaba en la precampaña. Esto es, que nadie improvise, que todas las mañanas todos se lean el argumentario del partido y que no piensen por su cuenta. Lo que no sé es si Rubalcaba sabe de la relación perversa de Rosa con un implicado del “caso Malaya” como es Gómez, alias Sandokán” y que Durán es el “celestino” que les lleva y les trae los mensajes. No me extrañaría que, si Rubalcaba visitara Córdoba, acabara haciendo campaña en las naves de Colecor.

Gómez ha dado su peculiar versión de la legalidad, al señalar que nada de lo que él ha hecho merece ese calificativo por ser permitido, tolerado o apoyado por quienes gobernaban entonces. De esa forma tan “sutil”, Gómez acusa a la candidata impuesta por Rubalcaba, una vez más, de ser conocedora, o algo más, de una infracción grave contra la disciplina urbanística, que ha merecido la sanción más alta conocida. Pero, quizá es imprudente al hacerlo, puesto que para solucionar a su favor lo de las naves, necesita el apoyo del PSOE. El PP no va a atreverse a “pringarse” más en este tema, sin que Rosa y Durán, y el PSOE en general, estén de acuerdo.

Que nadie piense que Gómez llega a la Gerencia para tener información privilegiada de urbanismo. Aunque sea consejero, la gestión es del PP y la mayoría en el Consejo de Gerencia, también. Ni siquiera va a encontrar ni un solo papel sobre las naves que no conozca, ya que, como parte implicada, ha tenido acceso al expediente completo. La prueba de ello es que ha recurrido, de todas las formas posibles, todas las resoluciones y pasos del mismo. Por cierto, entonces, bajo la alcaldía de Rosa, sí tenía un gran trato de favor, y la prueba está en que le permitieron construir sin licencia, no le paralizaron ni derribaron ninguna actuación, y determinados trámites los contestaba antes de que se los comunicaran. En aquel tiempo, no le hubieran denegado un expediente por tres meses,… ni por tres horas.

Por cierto, al “ilustrado” Alburquerque, que ha sido defenestrado por Gómez de la Gerencia de Urbanismo, que se defiende diciendo que “Rafaé” es un experto en urbanismo, le habrá sorprendido que Gómez quiera ahora enterarse de lo que ha pasado en el Urbanismo de los últimos quince años en la ciudad. Imagino que sabrá que desde 2.001-2.003 hay un PGOU en marcha, que se negoció, entre otros, con él, y se hizo a su imagen y semejanza. De no ser así, no se le hubiera permitido construir en Carrera del Caballo, por ejemplo. Y que los parcelistas no se engañen. La presencia de su paladín de la ilegalidad, debe saber que es ilegal eliminar o reducir multas sin que haya razones legales para ello. Lo que propone sería, simple y llanamente, prevaricacioón. Gómez no podrá hacer nada, desde la oposición, para mejorar su situación, la de ellos, y la única que va a intentar arreglar es la suya, la de él.

Me parece ridículo el intento de Tintín Tejada de separarse de Rafael Gómez, como si IUCA nada tuviera que ver en su urbanismo por libre. Mejor haría en callarse, pues sólo hay que recordar que quedó sin efecto la primera multa impuesta, por la dilación sin justificación que sufrió el expediente. El gran problema de la presencia de Gómez en la Gerencia, es que los cuatro grupos políticos en el ayuntamiento están manchados de él. IUCA favoreció su crecimiento fuera de la legalidad. El PSOE, empezó alquilándole un local, lo ascendió a empresario ejemplar, y ha acabado presionando a los compañeros de la Junta para que le legalizarán las naves. El PP consintió todos estos movimientos sin pestañear y apoyó siempre regularizar lo edificado. UCOR es un invento del propio empresario.

Por eso, todo el mundo se ha puesto de acuerdo en que hubiera sido mejor que no entrara en la Gerencia de Urbanismo, ni en la Comisión de Licencias, y apelan a que “la democracia es así”. Pues, no señores, la democracia nada tiene que ver con ello, sino los representantes de los partidos políticos que permitieron su impunidad y que se convirtiera en un líder para muchos cordobeses. Rafael Gómez se quejó, recientemente, de que para ver a los concejales en los últimos años, tenía que quedar en un lugar alejado del ayuntamiento, como si fuera un apestado. Bueno, eso fue después de los problemas con la ley, pues, antes se lo rifaban para que les mostrara cariño. Ahora, con el apoyo de 25.000 cordobeses ha conseguido que le abran las puertas, aunque se queden con las dietas. Y es que el vil metal, dice, nunca le ha importado, a pesar de tener menos dinero en la cuenta que un mileurista… ¿o no sérá así?

Con mi voto, no

Juan Andrés de Gracia | 25 de septiembre de 2011 a las 11:35

Para el próximo 20-N, están convocadas las próximas elecciones generales, que llevan el marchamo, casi imparable, de la victoria del Partido Popular. Creo que nadie se extrañará, si anticipo que con mi voto no propiciaré ese cambio de gobierno. Los últimos cuatro años de desgobierno socialista han sido decepcionantes, fundamentalmente, porque no han sido capaces de entender que no le corresponde a la izquierda la toma de determinadas decisiones que van en contra de lo que somos y defendemos. Para gobernar tomando medidas antisociales, no se puede usar el voto de los que creen que debe haber otro camino y que no se puede ceder al pensamiento único. Si la izquierda global necesita irse a los cuarteles de invierno para rediseñar un modelo social y económico, hágase con dignidad, pero no siendo teloneros de lujo de la derecha.

En principio, tengo decidido no votar a candidaturas que se sitúen en el ámbito del “centro” o la derecha, por cuestiones, simplemente, de incompatibilidad básica con sus planteamientos acomodaticios al sistema y antisociales. Pero el PSOE de Córdoba, sin entrar a valorar ahora si ideológicamente el PSOE se mantiene en la izquierda, me ha puesto fácil eliminar la opción de decantarme por Rubalcaba. No es que estuviera entusiasmado con su liderazgo, pero no había desechado votar PSOE.

Pero es que el vecindario de Córdoba no vota a Rubalcaba o a Rajoy, sino que vota a unos diputados y senadores que le representen en las Cortes. Y con mi voto, Córdoba no va a estar representada por la ministrísima, ni por Hurtado, ni por Maribel Flores, por señalar a las tres figuras principales de las listas recién cocinadas por Durán, Griñán y Rubalcaba. Hurtado y Flores, son integrantes de la gran familia que está hundiendo a la izquierda cordobesa en la miseria ideológica. Son baluartes de los que mangonean en el PSOE, y representan a los profesionales de la política que ya no recuerdan de donde proceden. La obligación de aceptar a Aguilar en lugar de a su amada Calvo, es la única derrota del aparato de la cohorte Durán, que se ve obligado a dejar caer a la digna Carmen, para situar, en primera línea de voto, a la ministrísima. Se echará de menos al noble Moratinos.

La lista demuestra que las bases no sirven para nada, puesto que, no me puedo creer que los socialistas cordobeses sigan entendiendo que Flores o Hurtado pueden representar algo nuevo, o al menos que vayan a dedicar su tiempo a pensar en Córdoba. Y ya no digamos del trágala de aceptar el rosismo, apoyado por el mismísimo Salinas, al que tanto tiempo se combatió. La presencia de la alcaldesa que traicionó a la ciudad por su carrera política personal, es prueba de que el PSOE está perdido ideológicamente. El populismo rosista no va a hacer que se recupere la senda de la izquierda, y sólo consolida un modo de hacer política donde  nada importa el vecindario cordobés y, mucho menos, los militantes de base. El aparato formado por la gran cohorte de Durán, seguirá reinando, al menos, hasta que los resultados electorales puedan provocar que haya un cambio de liderazgo en el PSOE federal que acabe barriendo a estos personajes sin ideología.

La prueba del nueve, ha sido que la lista al Congreso esté encabezada por Rosa y que detrás esté aquel al que ella impidió que fuera candidato a la alcaldía de Córdoba. Por aquel entonces, yo trabajaba con el senador ciclista en el ayuntaniento de Córdoba, y aun recuerdo como hostigaba sin piedad la política populista de la alcaldesa-consejera-ministra. Yo compartía absolutamente el fondo de lo que planteaba, aunque no sus formas. El enfrentamiento sobre las naves de Colecor fue el encontronazo más llamativo, y la comisión de investigación sobre urbanismo la representación máxima del conflicto. Aguilar usó toda su influencia en Ferraz y en San Vicente para obligar a que el desaparecido Velasco llamara al orden a Hurtado, y le prohibiera atacar directamente a Rosa, dándole carta blanca para machacar al profesor Ocaña, por aquel entonces en la Gerencia de Urbanismo. Pero ahí no se quedó la señora Aguilar, sino que exigió que el PSOE no eligiera a Hurtado como candidato a la alcaldía, evitando que se le pudiera enfrentar en 2007, y el partido optó por Rafael Blanco. Curiosamente, ese mismo aparato que, sin dar explicaciones, en 2011 ha impedido que Blanco se volviera a presentar como candidato, para situar al padrino Durán, con el resultado penoso que todos conocemos. El premio de consolación de Hurtado fue ser senador, y ahora recibe otro ascenso por mantener la obediencia debida. Por ejemplo, entendiendo que se negocie con Gómez para legalizar las naves y aceptar, sin avergonzarse, acompañar a su odiada Rosa. Por cierto, Luis Planas ha vuelto a quedar eliminado, y tendrá que buscarse el futuro por otro lado, que él sabe hacerlo.

En fin, estaré atento a que IUCA decida su candidatura, aunque viendo como hicieron la lista a la alcaldía, no espero que nos sorprenda. Imagino que decidirán en clave de equilibrios internos, encerrados en su torre de de cristal. El ejemplo de que Cayo Lara desbanque a Llamazares es mal augurio. Parece ser que Equo elige al verde Larios, que no desfallece en estar presente en la vida política cordobesa. Parte con pocas opciones de poder ser elegido, aunque no me importará avalar su candidatura para que pueda presentarse. Por su parte, el PA, intentando salir de su travesía por el desierto, ha optado por independientes como Antonio Manuel Rodríguez o Sebastián de la Obra, que, sin duda, son candidatos con perfil propio y que aportan frescura, aunque tendrán difícil romper el bipartidismo imperante en los medios de comunicación. Tampoco me importaría avalar sus candidaturas, si fuera necesario. De UPyD no hablo, porque no entiendo su proyecto político personalizado en Rosa Díez. Mientras, el PP ajusta sus listas donde se cuetiona al engominado Merino, seguro de su victoria y con margen para encajar todas las piezas. Por todo ello, y mientras observo con tristeza como decae el movimiento del 15-M, elegir a quien votar no va a ser fácil.

El patrimonio

Juan Andrés de Gracia | 11 de septiembre de 2011 a las 20:04

Bono dice que ya somos transparentes. La publicación del patrimonio de los diputados y senadores ha supuesto, al parecer, un avance democrático de primer nivel. Para mí, sinceramente, me parece que es necesario saber lo que ganan y lo que poseen pero que ello no supone ningún avance en el sistema democrático, sino cubrir una deficiencia del propio sistema. Para los que venimos de aquello de “a cada uno según su trabajo y según sus necesidades”, creemos que la principal utilidad que tiene el conocer los datos, es analizarlos en función del trabajo que se realiza y de las obligaciones que se deben afrontar. Por poner ya la primera pega, no sabemos cuánto reciben en especie, esto es, facturas de comidas, viajes, compras diversas, que cargan en cuentas generales de su partido o de la institución. A lo que hay que sumar los regalos en metálico o en especie.

Al final, nadie se asombra de lo que ganan y poseen los diputados y senadores de la derecha, al parecer ello pertenecen a una clase social donde hay que tener posibles. El asombro, la sorpresa y las críticas empiezan en los partidos de la izquierda, desde el PSOE a BNG O ERC, pasando por IUCA. Ha sorprendido que, a pesar de que  se hayan desarrollado algunas dilatadas trayectorias y de que se han cobrado imprtantessueldos, haya representantes de la izquierda con capacidad de ahorrar cientos de miles o millones de euros. Es cierto, que en algún caso, ha podido existir alguna herencia o alguna inversión bien desarrollada, pero no deja de ser llamativo que alguien de la  izquierda pueda atesorar altas cantidades de dinero.

Aquellos que no han declarado una cantidad importante, quedan como sospechosos de no decir la verdad. Para el mundo mediático no es creíble que haya políticos con algunos miles de euros, un coche y un piso normales. En Córdoba, tenemos el caso del “socio” Gómez, que sólo le faltaba ir a pedir a Caritas o al Banco de alimentos. Pero, ahora no sé lo que es más sorprendente, si el que se puedan tener 300.000 euros ahorrados y varios pisos y coches, o que sólo se tengan 10.000 euros, un piso de segunda mano y un coche de ocasión. La verdad es que tendríamos que analizar cada caso de forma individual y que sólo es posible hacerlo gracias a esta publicación. Sé que el vecindario no se puede creer que haya honradez en la labor política, pero abunda más de lo que podemos pensar.

El dato esencial que falta es saber con qué patrimonio empezaron a ocupar su cargo político y qué han ido acumulando en su periplo político. Es la forma de poder observar si hay incrementos de patrimonio injustificables. Luego, existen cientos de formas de burlar los datos: Ponerlo a otro nombre, ingresarlo en cuentas reservadas, crear sociedades fantasmas, … toda una serie de estratagemas que pueden ayudar a ocultar lo que cada uno tiene. Pero, con la publicación de los datos, se evitan las falsas verdades sobre lo que se gana oficialmente y las prebendas que oficial y extraoficialmente se reciben. Aquel que ya use formas irregulares de mantener patrimonio se situará con más dificultad fuera del control público.

En mi opinión, los representantes políticos deben ganar un sueldo similar al que se puede estar pagando en la empresa privada para cargos del mismo nivel de responsabilidad. Lo que ya no estoy tan de acuerdo es que no se les limite los gastos complementarios en comidas, viajes, trajes, … que deben ser pagados con sus sueldos para que no se disparen. Y lo que es necesario, es limitar el tiempo de permanencia en cargos públicos, para que nadie se profesionalice y se acostumbre a vivir por encima de sus posibilidades. Lo que es sopechoso siempre, es que un diputado o un concejal, durante su cargo cambie a una vivienda llamativamente superior, adquiera un coche fuera de sus posibilidades habituales, o modifique sustancialmente su forma de vestir y de comer.  Hay que evitar que se use ser cargo público para modificar el régimen de vida. Aunque el vecindario piense que si ellos estuvieran en ese puesrto harían exactamente igual.

En los sueldos de los diputados, concejales, etc. tienen mucha culpa los propios partidos. Me refiero a que todos los partidos usan a sus cargos públicos para que un porcentaje de su sueldo sirva para financiar las actividades o sueldos del partido. Es un dinero opaco, que los partidos usan sin control. Las distintas fuerzas políticas acuerdan, sin problemas, entre ellos, los salarios, las dietas, los liberados, los gastos de funcionamiento, y para ello no tienen diferencias. Sólo que cuando se abusa de ello y se hace público, se habla de austeridad y de exceso de asesores y otros gastos, para aparentar honradez. Pero cuando se encierran a negociar, se entienden sin problemas y se reparten cantidades desmesuradas.

¿Ganan mucho los diputados y senadores? Desde luego, hay que intentar tener en los cargos públicos a gente de nivel y, al mismo tiempo, hay que evitar que sólo funcionarios públicos y profesionales liberales puedan acceder a la política. Tener un sueldo suficiente asegura más capacidad de vencer tentaciones de sobornos, corrupción o similares. Porque, no lo duden, siempre hay pequeñas o grandes corruptelas y tratos de favor o de influencias, todas criticables desde el punto de vista ético y, algunas, desde la perspectiva legal. Sería obligado declarar públicamente el patrimonio cuado se llega al cargo, dar conocimiento de los sueldos, dietas y complementos que estén estipulados y se utilicen cada año, y lo que uno tiene cuando abandona el cargo público. Los incrementos ilógicos deben explicarse convincentemente o ser motivo de investigación judicial. La actividad política tiene que recuperar la dignidad que nunca debió perder.

Etiquetas: , ,

La ley del silencio

Juan Andrés de Gracia | 6 de septiembre de 2011 a las 18:25

Como no iba “El padrino” Durán a pedir silencio. A exigir que las opiniones diferentes, quien se atreva a hacerlas, se hagan en el seno de la familia, y a que luego, se acepte con más silencio, cual Marlón Brando en la película de Kazan, lo que la dirección imponga. Estoy seguro que le habrá molestado que Curro Moratinos hubiera anunciado, sin pedirle permiso, el anuncio de su no renovación en las listas del PSOE para las próximas elecciones generales. Y queda claro, que la supuesta salida de tono de las distintas voces críticas (leáse, Rascón, Mellado, Dobladez, García, …), le han parecido un serio ataque a él y, por extensión, al partido. Lo de Carmen Calvo, queda al margen de esa valoración.

Ese es el primer problema serio que afecta a todos los partidos y, en especial, al PSOE: hablar de los que mandan, mantener otra opinión divergente, es atacar al propio partido. De eso sabe mucho la ministrísima, que consiguió que pareciera que no opinar como ella era no querer a Córdoba. Esta práctica, habitual en los dirigentes políticos, es claramente un reflejo de totalitarismo. Y es que, además, es mentira que dentro de las organizaciones, y en especial del PSOE, se pueda hablar.

Tuve la experiencia, en mi etapa en IUCA, de aquellos Consejos Locales y Asambleas abiertas a la prensa, en la época en que Herminio Trigo era la pieza a cazar. De aquello, aprendió IUCA  y se encargó de cerrar los órganos de decisión. En cuanto al PSOE, en el poco tiempo que forme parte de dirección provincial, me di cuenta que son escenificaciones preparadas con anterioridad, donde aquel que habla se señala y ya no sale en la foto, como inventó Alfonso Guerra. Todo se cuece entre los liberados que residen en las sedes y, cuando uno llega al órgano oportuno, ya está todo cerrado.

Lo normal es que el secretario general, en este caso, el “aspirante a fenómeno”, exponga su informe. Luego, los valientes, que no suelen abundar, y los pelotas del jefe, se dedican a tomar la palabra, sin entrar en debate. O sea, o disientes del capo y te la juegas, o te pones de su lado, y te ganas un puesto en las próximas listas o de asesor. Mi experiencia acabó, cuando tuve que dejar el puesto ante la petición del que entonces era mi jefe, el senador ciclista, que no veía con buenos ojos que no apoyara ciegamente, las posiciones de Almenara y Durán. Lo que temía, es que se pensaran que hablaba siguiendo sus instrucciones y perdiera el favor de la dirección.

Moratinos, tuvo que sufrir que se usara alegremente su nombre como posible alcaldable. Se le puso en una posición incómoda porque él no quería que pareciera que despreciaba el puesto y, por extensión, a la ciudad. Su interés sigue estando en la política exterior, en la que es loable sus ganas de luchar contra el hambre en el mundo. Pero, la presión de Velasco, Griñán y otros, le obligaron a tener que decirlo en la prensa cuando ya se veía atrapado, especialmente, después de que hablaran con ZP. Moratinos no es como la exalcaldesa. Cuando habló bien de Ocaña, no era para luego enfrentarse a él. De hecho, Moratinos, el mayor valor del PSOE en la ciudad, se apartó de la campaña de Durán, demostrando que no le había caído nada bien que le usaran de liebre. El candidato estaba decidido por “la familia” que iba a ser Durán.

“El aspirante a fenómeno” no tiene reparo de romper la ley del silencio cuando a él le parece. Eso sí, habitualmente se esconde como “voces cualificadas socialistas”. En otras ocasiones, no le inquieta hablar directamente contra algún compañero públicamente o, lo que es peor, se dedica a cortar cabezas. Lo malo, es que Durán se ha acostumbrado a no decir la verdad. Por ejemplo, no es cierto  que no se hayan recibido ya instrucciones para hacer las listas. El mismo Griñán aclaró ayer que tiene el tema cerrado con Rubalcaba. Tampoco es cierto, que no hablara con Susana Díaz sobre el cese de Paco García. Lo que sucede es que la consejera de Vivienda le salió contestona. Y, como última muestra, es totalmente verdad que se reunió en secreto con Rafael Gómez en las naves de Colecor, siguiendo las instrucciones de la exalcaldesa-exconsejera, y ordenó cambiar la posición política del PSOE.

Ahora, no sólo es que le haya sentado mal la guerra entre Pili  y Mili por el primer puesto en las listas al Congreso. Claramente, se ha decantado por Calvo, claro, y sabía que iba a utilizar la prensa para ello. Con lo que no contaba, es que desde Madrid hayan obligado, al mismísimo Griñán, a defender a la ministrísima. De todas formas, parece que la partida quedará en tablas y que se busca una tercera persona para encabezar la lista. La opción de Planas me parece una autonominación. ¿No les parece buen candidato, sacrificándose, claro, por el partido, el propio Durán? Si la Rosa de España lidera la lista, será una derrota del aparato provincial y demostrará Durán su debilidad en Madrid. Si la encabeza la indignada Calvo, quien quedan mal son la propia Rosa y Rubalcaba. Estoy convencido de que Moratinos se ha quitado de enmedio antes de que le usaran para resolver el conflicto entre las dos lideresas.

En los partidos ha llegado la hora de actuar como Antonio Gutiérrez en el Parlamento. Uno debe ser disciplinado dentro de un partido, pero lo que no puede ser es un brazo de madera. Necesitamos menos estómagos agradecidos y más mentes libres, capaces de debatir dentro del partido, pero también fuera de él. Las direcciones de los partidos, al menos los de izquierda, no pueden imponerse simplemente por serlo ni porque reparten prebendas. Las razones de estado o el interés general, suelen ocultar presiones fácticas o intereses particulares. Lo menos que se le puede pedir a un político es que tenga opinión propia. Por eso, Miguel Ángel Moratinos, Curro, quedará para los cordobeses como el primer socialista amigo, cuando apostó por Córdoba para ser Capital Cultural, simplemente, porque se lo debía a los que representaba.

Carmen, la digna

Juan Andrés de Gracia | 24 de agosto de 2011 a las 12:35

Quien siga el blog, ya conoce el nulo apego que le profeso a la ministrísima y a su grupo de rosistas. Cuando entré en IUCA, a través del grupo de independientes que lideraba Manuel Pérez, ya va para veintidós años, se me atravesó su forma de hacer y entender la política. Luego, he valorado como muy negativa para la ciudad, su forma populista de ser alcaldesa, tan falta de proyecto de ciudad y tan lejos de la izquierda. Y cuando abandonó el barco de la alcaldía dejando a los suyos con un timonel improvisado, demostrando que, más que actuar de capitán y hundirse con el barco, emuló a los roedores. La puntilla fue cuando aparece en la campaña electoral, muestra su “amistad” por Ocaña, pero hace campaña por el “aspirante a fenómeno”, al que hasta hace dos días no aguantaba.

Por eso, cuando ahora Carmen Calvo, claro, apele a la dignidad y a la coherencia para no compartir lista con ella, temiendo el dedazo de Rubalcaba, y ello me parezca una falta de decencia política, no es que sea muestra de aprecio a la exalcaldesa. Y es que las carreras políticas de ambas son casi de almas gemelas, las Pili y Mili de la política, excepto que una procede del PCE, Rosa, y la otra, Carmen, siempre coqueteó con la izquierda amplia desde su libre albedrío. Y es que bueno recordar que Carmen Calvo llegó al PSOE también como independiente, como tal ocupó cargos públicos y, posteriormente, se afilió cuando descubrió que el PSOE no permite mantener durante mucho tiempo lo de ser independiente y cargo público. Moratinos o Victoria Fernández son prueba de ello.

Si a Rosa la llamó ZP, para intentar dar una imagen de izquierda y renovación a un gobierno que hacía agua, Carmen formó parte del Comité de sabios que creo ZP antes de formar su primer gobierno. Estuve en el acto de Madrid que supuso su puesta de largo y aún recuerdo las palabras que me dijo Herminio Trigo: “estos no saben lo que le hemos mandado”. Ambas abandonaron la “Andalucía de su alma” cuando desde el “foro capitalino” se les permitió incrementar su egocentrismo. Luego, Carmen, llamada a gestionar la ley del cine, sector que tanto había hecho por ZP, acabó repudiada, con su ley del cine en el cajón de los papeles, por más que se empeñara en lucir de moda española en los premios Goya. También Rosa acudió de moda española a la boda de Felipe de Borbón. Ambas son unas republicanas “sui generis”.

Uno de los más fuertes encontronazos que ha tenido Calvo con Aguilar ha sido el BIC Medina Azahara. Carmen, prácticamente obligó a Rosa a rechazar el sucedáneo de Parque temático que iba a suponer “Al-Mansur” y que ridiculizaría la “exposición de los Omeyas”, que la entonces consejera de cultura estaba diseñando para su gloria personal. Y sobre la forma de tratar las parcelaciones que crecieron en el entorno, las diferencias eran irreconciliables. Para la exalcaldesa eran parte de su electorado, para la exconsejera, su mayor afrenta. Pero, la verdad que esas diferencias no eran mucho mayores a las que cualquier alcalde de la ciudad ha tenido con la Junta de Andalucía para llegar a acuerdos. Porque la estrategia que el PSOE ha realizado con la ciudad de Córdoba es la de tierra quemada, salvo honrosas excepciones (leáse, Paco García o Joaquín Dobladez, por ejemplo)

Lo que me ha hecho más gracia es que diga que no quiere ir en la lista con quien ha atacado al PSOE hasta hace poco tiempo. Bien sabe ella, que las relaciones de Rosa con el PSOE de Ferraz o de San Vicente han sido casi perfectas desde hace años (recordemos que Rosa con IUCA llegó a ser portavoz en el Congreso de los Diputados). Los diez años de alcaldesa de Rosa los ha enfocado en esa línea, sabedora que, antes o después, su futuro era el puño y la rosa, en vez del clavel. Pero, Carmen Calvo no ha tenido ningún problema de aceptar de compañeros de baile, de partido o de gobierno, a Herminio Trigo, o a Diego López Garrido, por no mencionar a los fallecidos Solé Tura o Curiel, que también estuvieron en la otra orilla de la izquierda. Por tanto, lo suyo con Rosa, como diría Joan Manuel Serrat, es “Algo personal”.

Carmen y Rosa se han discutido siempre ser las “lideresas” del sector femenino de la izquierda cordobesa y, por extensión, de Andalucía y de España, aunque en estos ámbitos, se encuentran con más rivales. No dudo de su sinceridad a la hora de hacerlo, pero si lamento que lo hayan usado para ascender en política. En definitiva, representan el mismo producto, pero Carmen ya ha sido exconsejera y exministra. Por tanto, solo le queda intentar repetir el camino, aunque sólo de parlamentaria andaluza o estatal, porque lo de gobernar está difícil. Además, ha perdido el cariño de ZP, y, Rubalcaba, excompañero de gobierno, no cuenta con ella. Su fuerza es Griñán y Durán, así, que se encomiende a los dioses o que tire la toalla (quizá ya lo ha hecho).

Rosa, sin embargo, está de capa caída en Córdoba, pero aún tendrá cierto gancho en el sector femenino. Ha sido una exconsejera fugaz, y ministra en juego, con el apoyo de ZP y de Rubalcaba. Por tanto, tiene todas las de ganar. Lo de ser independiente, lo resolverá con el tiempo, en breve. Lo de dejarse querer para ser candidata la Junta frente a Griñán, lo resuelve ahora si gana la partida de ser candidata al Congreso de los Diputados. Y después de Griñán hay un desierto que ella sabiamente podría ocupar. En fin, que cuando hablar de dignidad se ha puesto muy caro tras el 15-M, Carmen, claro, que no se ponga digna, que simplemente ha encontrado un rival con sus mismas armas y defectos.

Vuelve la gran familia

Juan Andrés de Gracia | 23 de agosto de 2011 a las 12:46

John Ford hizo una película crepuscular, donde por fin reconoció que los indígenas de América del Norte no eran tan malos como los pintó en sus anteriores películas. En España, con esa manía de modificar los títulos, se llamó “El gran combate”, pero en realidad su título era “Otoño Cheyenne”. Pues bien, la gran familia socialista ha adelantado el inicio del otoño (las cosas de ZP al adelantar las elecciones) y se apresta a la gran batalla. Aquí cuesta saber si va a haber buenos y malos, lo que es cierto, es que el Gran Jefe ya ha empezado a cortar cabelleras, por lo que pueda suceder. Por cierto, y siguiendo con el cine, como en la segunda parte de aquella película española, “La Gran Familia”, que reponen todo los años, echamos de menos al abuelo, a Pepe Isbert, esto es, a Moratinos. La gran esperanza blanca de la izquierda cordobesa, aunque fuera oriundo, parece que ha caído en desgracia desde que dejó su ministerio.

Al parecer, sesudos socialistas, en número de cincuenta, se han dedicado a elaborar un nuevo documento. Y digo nuevo, porque no hay año en que no se elabore uno, aunque siempre sea insulso, cuya única función es distraer en las conferencias y convenciones, a los aburridos, a los latosos y a aquellos que van por el bocadillo. Son aquellos a los que les encanta aquello de “en la primera línea del tercer párrafo, del capítulo tres, cambiar “por” y en su lugar que diga “con” y se creen que han hecho el “Manifiesto comunista”. A la vez que se ha estado elaborando el documento, que como los fascículos de inicio de curso, solo sirven para coleccionarlos y guardarlos, los esbirros del padrino Durán habrán estado hablando con unos y otros para preguntar por su posición y para amenazarles, sutil o directamente.

La conferencia política hubiera tenido algún sentido si las elecciones hubieran sido en Marzo, pero una vez anunciadas las generales para Noviembre, todo ha tomado otro sesgo. Los críticos se resguardarán, porque de Sevilla y Madrid mandarán parar. Pero es que algunos aspirarán, si se quedan callados y babosean, a entrar en las listas. El partido se juega mucho poder, dinero y puestos de trabajo en los próximos meses. Ahora, lo que toca es esperar a que las propuestas de programa las filtren desde los equipos de campaña. ¿Alguien espera que el PSOE proponga algo diferente para la provincia? Se ha cumplido tan poco, que el programa electoral de hace cuatro años se ha quedado grande. Ah! ahora borramos el tranvía, que no es tiempo de excesos. Volveremos a prometer la nueva Biblioteca Provincial, el nuevo Museo de Bellas Artes, inversión industrial, acabar la N-432/A-81, … pero el único recurso que quedará, será volver a usar el doberman.

En cualquier caso, el gran debate ya se ha iniciado. Se admiten apuestas por la ministrísima o por la exministrísima. Una vez que Rubalcaba parece haber mencionado a Rosa Aguilar, aunque sin especificar que sea para Córdoba, y que ZP y Griñán la compraron para sus gobiernos, ahora hay que exprimir al máximo lo que se le pueda sacar. El nulo efecto de Rosa en las elecciones locales provocó la reacción, encabezada por Carmen Calvo, que ya se preparaba para esta guerra, del sector militante. El PSOE está harto de no afiliados y de simpatizantes que se le cuelen en las listas y que La Gran Familia “duranista” tenga al final que buscarse puestos, cada vez más difíciles, de asesor, o de técnicos de segunda fila.

Pero, por otra parte, ¿qué ha hecho Carmen Calvo, por esta ciudad y provincia, en todo el tiempo en política? ¿No le ha pagado ya suficientemente el PSOE los servicios prestados? ¿Es que ya no va a volver nunca a la Universidad? Lo mismo estaba pensando pedir el reingreso, pero al aparecer su ilustre enemiga, se habrá juramentado que tendrán que pasar por encima de su cadáver, como una Agustina de Aragón cualquiera. El caso es, que el aspirante a fenómeno, tiene que encajar listas mientras las bases se entretienen enmendando el documento de la nada. Al final, las listas se cocerán en Sevilla y Madrid, que para eso el PSOE es un partido serio, como el PP.

¿Se imaginan que Carmen Calvo amenace con primarias, o algo similar? Podría ser divertido. De hecho, esta conferencia política ya no va a ser críticos contra la cohorte de Durán, sino Carmen contra Rosa, y el resto a pasillear y a usar el móvil oficial.  Maribel Flores, Antonio Hurtado, Mª Ángeles Luna, Manolo Aguilar, Isabel Niñoles, Soledad Pérez, Alberto Mayoral, … tantos y tantos para tan poco espacio de poder que les va a quedar. ¿No sería mejor echarlo a suertes? Lo mismo hasta el propio Durán se “sacrifica si se lo piden las bases”, y se propone como solución entre Rosa y Carmen, aunque para ello tenga que vestirse como Tony Curtis en “Con faldas y a lo loco”. Y es que nadie es perfecto.