Archivos para el tag ‘Rafael Merino’

Hablando claro: Municipalización no, cierre y despidos

Juan Andrés de Gracia | 9 de mayo de 2012 a las 19:33

En su afán por inventar un nuevo lenguaje para que nadie se entere de lo que pretenden, que comenzó llamando “congelar impuestos” a incrementar el IPC, para ocultar que se incumplía la promesa de no subirlos, ahora la moda es el verbo “municipalizar”. Se usa este término por sesudos técnicos, y no menos experimentados políticos, para ocultar que lo que se pretende es, lisa y llanamente, recortar gastos de forma abrupta, y despedir a empleados públicos de distintos servicios municipales. Para que se entienda, “municipalizar un servicio” es, salvando la diferencia de la administración pública, igual que “nacionalizar”. O sea, que si siguen usando este término, el pluriempleado Nieto va a ser confundido con Cristina Fernández de Kirschner o con Evo Morales.

La legislación local llama “municipalizar” a la decision de ejercer actividades económicas por los ayuntamientos, en régimen de libre concurrencia o en régimen de monopolio. Para entendernos, es lo que se hizo con la actividad de transporte urbano que existía en Córdoba, realizada por una empresa privada, en época predemocrática y que, bajo la iniciativa del añorado Villegas, pasó a ser una actividad que se realizaría por el ayuntamiento de Córdoba en régimen de monopolio, esto es, que ninguna empresa privada la puede ejercer compitiendo con el ayuntamiento. Otro ejemplo a recordar, fue cuando el ayuntamiento decidió, en los años ochenta, ejercer la actividad de promoción de viviendas por Vimcorsa, en régimen de libre concurrencia, esto es, compartiéndola con la iniciativa privada. Siguiendo este razonamiento legal incuestionable, la Gerencia de Urbanismo, el IMDECOR o el IMDEEC, que no son actividades económicas privadas, no se pueden municipalizar, y decirlo es intoxicar y engañar.

Los tres organismos autónomos citados son servicios absolutamente municipales, El primero, el de urbanismo, obligado por ley, y, los otros dos, el deportivo y el de promoción de empleo y desarrollo económico, elegidos voluntariamente por el municipio, que se ejecutan en forma de gestión directa. Que sean organismos autónomos, es una decisión que adoptó el ayuntamiento, en busca de una más amplia autonomía y flexibilidad de gestión, mejora de la eficacia del servicio y búsqueda de más ingresos. O sea, es una descentralización de la prestación del servicio municipal, exclusivamente, porque la propiedad de los tres organismos es cien por cien municipal, y la dirección última de los mismos, también. Otra cosa, es que se permita participar a otros en la toma de decisiones, nombrando en su consejo rector a representantes de entidades sociales, económicas o del sector para ser más eficaces.

Lo que ahora se pretende, al promover su pase al ayuntamiento es, pues, centralizar de nuevo el servicio, con la primera consecuencia de que su órgano director volverá a ser la Junta de Gobierno Local, formada, íntegramente, por los peperos de “La Casa de los Muchos”. La oposición quedará para su control en comisión y pleno, y, para el vecindario, el seguimiento por los medios de comuniciación. Los tres servicios empezaron siendo servicios municipales centralizados, hasta que se decidió crear el Patronato de deportes (actual IMDECO) en los años ochenta; la Gerencia de urbanismo, con las competencias de planeamiento, fundamentalmente, pero sin el servicio de proyectos ni de licencias (hoy ya integrados en el mismo, lo que realizó, curiosamente, Tristón Martín en la época del engominado Merino); y el Instituto de Desarrollo Económico y Empleo (sobre lo que era la Agencia de Desarrollo Local y Servicio de Empleo), hace solo una década. Ninguno de los tres organismos han sido nunca cuestionados como tales, sí sus dirigentes, por el PP.

La comisión creada ayer por el Pleno municipal, formada por un batiburrillo de técnicos, políticos y directivos, tiene, pues, como misión demostrar que, para el ayuntamiento, es más beneficioso disolver los organismos y recuperar la centralización del servicio. Para ello, tendrá que demostrarse la mayor eficacia y eficiencia del servicio centralizado frente la descentralización actual, y decidir qué pasará con su patrimonio, su personal, su situación económica, … Pero eso sí, al final hay que producir un ahorro. Por eso, no entiendo qué hacen allí los representantes de la oposición, puesto que la comisión es, exclusivamente, para cerrar los organismos, despedir a empleados públicos y ahorrar dinero. Los directivos y los técnicos municipales van a trabajar a las órdenes del gobierno local del que dependen, y al que se deben dentro de la legalidad. Por tanto, sus propuestas van a ser las que decidan el tóxico Torrico, Tíogilito Bellido y la fiera Sola, además de Especulaciones Martín y AgroNavas. La única opción de que no se disuelvan los organismos, es que se castren voluntariamente, y eso duele. Es un proceso similar al que llevó, en 1996, a Aucorsa a firmar el contrato-programa para 12 años, ante la amenaza de su privatización. ¿Es que IUCA y PSOE están de acuerdo con el PP? Sí hubiera sido más oportuno que estuvieran presentes los sindicatos, ya que les va mucho en las decisiones que se adopten y que, luego, el PP podrá aplicar con su mayoría absoluta.

Remodelación del gobierno municipal, ya

Juan Andrés de Gracia | 7 de mayo de 2012 a las 20:23

El pluriempleado Nieto esperaba la victoria en Andalucía para impulsar su labor de gobierno. Recordemos que, en plena campaña electoral, reveló algunas de sus mejores bazas: Centro de Convenciones, Metro-Tren, Proyecto Agrópolis, … Lo cierto es que, pasado el 25-M, estos proyectos se han adormecido y las únicas noticias de la Casa de los Muchos son las que se refieren al plan de ajuste-pago de proveedores y a las fiestas de la ciudad. Es significativo que el Cecogobierno se haya desinflado, casi por completo, tras no ganar el experto en oposición, Arenas, las elecciones. Primero, el Masa Carreto se desentendió del proyecto de Centro de Convenciones, chivándose de que era una idea del joven Nieto y, ahora, critica el cierre del IMDEEC sin ser siquiera escuchados.

Nieto, el del centro, no ha podido así enviar a algunos de sus compañeros de Capitulares a la Junta de Andalucía, siendo la excepción la Hippy Alarcón. Aún no ha cubierto su baja (parece que será mañana) y tampoco la de Primo de Jurado, tras su nombramiento como vocero del gobierno en la provincia. Todo hace pensar que, en estos días, anda más preocupado de estar en los cambios que pueda sufrir su partido en Andalucía, que en los problemas de la ciudad. En breve, la estrategia de gobierno centrada en la herencia tocará fin y parece que, lamentablemente, va a ser sustituida con el enfrentamiento partidista con la Junta de Andalucía. Pero no hay que olvidar que hay un proceso de reforma de la organización de la política urbanística, la de empleo y la de deporte, al margen de otras decisiones sobre servicios puntuales (grúa, escuela infantil, …). Para afrontar esos cambios, debería contarse con un gobierno fuerte que no se dedique, exclusivamente, a rebajar partidas sin ton ni son.

Solo hay que repasar los nombres de Comercial Sousa, Glamour Arcas, Verito Martos, la Botella bis o la Benefactora Córdoba para preguntarnos a qué se dedican. O recordar a Fray Jaén o Sor Caracuel empeñados en su mezcla de fiesta y religión. Reina padre, no sabe o no contesta, mientras otros mangonean el IMDECO, y Duracell Rojas se ha convertido en pensionista de primera calidad, tras decidirse el cierre del IMDEEC, mientras pega codazos para hacerse con el área de Turismo. La superintendenta Tamayo y el Bonachón Moreno Calderón intentan gestionar sus áreas, pero parece que cuentan con poco apoyo. La periférica Ruiz se aburre al no tener obras que acometer y, mientras, se pelea con el vecindario, y Tristón Martín sigue a las órdenes de lo que digan los empresarios, mientras paraliza todos los planes urbanísticos pendientes. Está claro que aquí todo se lo guisan y se lo comen Maquiavelo Torrico, el becario Bellido y el liquidador Navas, más algún asesor o directivo del segundo nivel.

El pluriempleado Nieto, si le dejan sus múltiples obligaciones, debería darse cuenta que, en un mes, habrá cumplido un año al frente del ayuntamiento, y que lo que era su prioridad, el empleo, no solo no ha mejorado, sino que ha seguido la pérdida de puestos de trabajo. Ni siquiera la apertura de Leroy Merlín. Primark y la inminente de Hipercor han conseguido evitar que superemos los 45.000 parados. Las estrategia de la ciudad en torno a la cultura, se ha deshecho tras no ser nominados para 2016, y el emblema de diez años, el centro de congresos, ha sido demolido antes de empezar a construirse. Los únicos instrumentos que teníamos para generar desarrollo económico (IMDEEC, Gerencia de Urbanismo y Procórdoba) están a punto de desaparecer. Y Vimcorsa, al ralentí, para que no se enfanden los constructores.

En esta situación, y con la perspectiva de tres años sin procesos electorales en la ciudad, es el momento de que reformule su proyecto de gobierno, si es que tenía uno, o, en caso contrario, que lo formule. Su antecesor, el engominado Merino, se encontró en este mismo periodo de gobierno con el préstamo sindicado de más de 30 millones de euros, al cambio; el descenso vertiginoso de intereses que le permitió renegociar préstamos; y la excepcionalidad de poder pedir un préstamo de 200 millones de euros, también al cambio, para cubrir deuda a corto plazo. Todo ello originó suficiente margen presupuestario y liquidez para invertir en todos los barrios, y para mantener la estructura municipal. Su problema era no tener mayoría en el pleno. Ahora, el gobierno local se ha encontrado con el “regalo” de permitirle pagar proveedores mediante endeudamiento a largo plazo, pero a cambio de reducir su capacidad de acción; se ha encontrado una ciudad poco reivindicativa porque los fondos FEILS, FEELS y Proteja, aunque los critiquen, resolvieron muchos de los problemas pendientes; pero no tienen margen presupuestario ni tesorería suficiente. Eso sí, cuentan con mayoría absoluta y UCOR de suplente. Es la hora, pues, de que actúen, de que dejen de buscar excusas y gobiernen.

El catastrazo pepero

Juan Andrés de Gracia | 22 de abril de 2012 a las 19:00

Se ha dedicado poco interés informativo a lo que marca el plan de ajuste sobre la subida de impuestos y tasas. Propone la subida anual de IPC y se incrementará la cobertura de tasas sobre los costes de los distintos servicios. Tan solo para 2015, que es año electoral, se plantea no subir por encima del IPC, pero el hecho es que subirá de nuevo. Con todo, lo más importante está en el catastrazo, esto es, la revisión de los valores catstrales sobre los que se cobra el Impuesto de Bienes Inmuebles (la contribución), y que también afecta al de plusvalías y otros impuestos de rango estatal o autonómico. Desde 1994, no se había producido esa actualización, siendo Córdoba una de las ciudades con una valoración más antigua, aconsejando el ministerio de Hacienda que, al menos, se realice cada diez años. Esos valores catastrales antiguos fueron denunciados en 1994 como “catastrazo” por el PP del engominado Merino, usando la subida como parte de su campaña electoral que le llevó a la alcaldía. Parece que, ahora, el joven Nieto tiene plena bula para llevarlo a efecto, a pesar de su promesa de no subir impuestos.

En los dos últimos mandatos municipales, y dentro de los distintos planes de saneamiento municipal, se ha introducido la revalorización catastral como una de las medidas que podían paliar la caída de ingresos. Pasados los años, es evidente que los sucesivos gobiernos municipales no se atrevieron a llevarla a cabo, temiendo la campaña contraria que podía poner en marcha el PP. Lo cierto es que la medida es necesaria desde hace años y solo habría que reflexionar sobre la idoneidad de la fecha, ante la situación por la que pasa el mercado inmobiliario. Lo paradójico es que el PP no tenga problemas en activar el proceso de elaboración de la nueva ponencia catastral, que supondrá uan subida de la presión fiscal contraria, una vez más, a las promesa electoral de no subir impuestos. Después de casi veinte años, la subida de los valores va a ser muy importante, pudiendo doblarse los mismos, aunque lo lógico es que la subida aparejada se prorratee durante diez años, intentando que los efectos negativos, que, necesariamente va a conllevar, se suavicen.

La mayor repercusión se producirá en el IBI, que es el impuesto más importante para las arcas municipales, pues la recaudación anual ronda los 60 millones de euros. Este año ya ha sufrido un incremento del 11,5% y para el próximo, al menos, del 10% según las medidas aprobadas por el gobierno de Manostijeras Rajoy. Luego, se pretende seguir subiendo un 5% anual para lo cual se adecuara el coeficiente. que se aplica a los valores y que, en Córdoba, tiene ahora un valor medio. Por tanto, el gobierno del joven Nieto usa la subida de impuestos más que la recurrente austeridad, para equilibrar el presupuesto municipal. En eso, sigue la estela del gobierno central con la ampliación del pago por medicamentos o con la subida del IRPF, siempre escondiéndose detrás de la herencia recibida. La coherencia deja mucho que desear, puesto que entre los años 2008-2011, en plena crisis y bajada cosntante de los ingresos municipales, el PP jamás apoyó las subidas del IBI, por debajo del IPC, planteadas por el gobierno municipal y ahora no encuentra problema alguno en hacerlo, muy por encima del IPC, que recordemos está en torno al 2-3%.

Espero que no se vuelva a hablar de que la política fiscal es de congelación, a no ser que se refieran a que nos quedaremos como el hielo cuando veamos el recibo del IBI de este año y el de los venideros. No sé que posición adoptará el compañero de Cecoogobierno, el Masa Carreto, ni como se posicionará el Consejo Social Municipal o el Consejo del Movimiento Ciudadano, pero si son coherentes con lo defendido tradicionalmente, deberían mostrarse contrarios. Por si acaso, el gobierno municipal ha eludido enviar a los citados órganos de participación, el plan de ajuste. No es obligatorio, pero teniendo en cuenta que plantea el escenario presupuestario para los próximos diez años, y que dictaminar los presupuestos es una función que les otorga la normativa vigente, hubiera sido procedente hacerlo, aunque fuera una vez aprobado (recordemos que el plan se puede ir modificando anualmente). El miedo al vecindario sigue siendo una constante del gobierno municipal.

Los costes de la participación

Juan Andrés de Gracia | 17 de abril de 2012 a las 19:23

En este momento de crisis de ingresos municipales, las partidas de subvención, o colaboración con entidades sociales y vecinales, también sufren. Primero, fueron las ordenanzas municipales, que incluían el cobro por contar con módulos, escenarios y toldajes, que tan necesarios son para la celebración de actividades, fundamentalmente, en la calle. Luego, la reducción de las partidas con este fin, en el presupuesto muniicipal, lo que ha obligado, posteriormente, a que los colectivos asumieran gastos, de los que hasta ahora estaban exentos de forma casi total. De ahí, la polémica sobre la reducción de ayudas a cruces o el incremento de costes a la Romería de Santo Domingo, por ejemplo. Más tarde, llegó la polémica por una instrucción interna del becario Bellido sobre la paralización a que se debían someter los expedientes de subvenciones, aunque estuvieran acogidos en el plan estratégico que acompaña a los presupuestos, y que parece que en estos días se ha solucionado.

Vaya por delante, que estoy de acuerdo en que las entidades vecinales, de todo tipo, hagan también su esfuerzo, en este momento de poca capacidad económica municipal. No obstante, me parece importante que se actúe de forma transparente y equilibrada. De hecho, los “peperos” no han tenido problema en mover, con urgencia, dos expedientes de subvenciones para entidades antiabortistas, por lo que parece que, cuando se quiere hay dinero, o se busca. La ordenanza fiscal que regula el cobro por la instalación y cesión de material para fiestas, celebraciones y demás, incluye una exoneración parcial importante para aquellas entidades o actividades que considere el gobierno local. De esta forma, lógicamente, se pueden producir (ya está pasando) que se tenga un trato de favor para aquellos colectivos afines a la “gaviota”. Así, en la Semana Santa se han podido montar palcos sin coste, prácticamente, para las cofradías.

Quiero recordar que, antes del gobierno del engominado Merino, cada colectivo podía contar con materuial existente en las atarazanas municipales. pero tenía que recogerlo, transportarlo, montarlo, desmontarlo, llevarlo de vuelta y depositarlo de nuevo en las mismas dependencias municipales. Además, se tenía que abonar una fianza para responder por la pérdida o mal uso del material. Fue con el gobierno “pepero”, y con Sor Caracuel y el pragmático Rivas al frente de la relación con los colectivos, cuando se extendió el “todo gratis”, para lo que se contrató a FCC y se compró material nuevo, como las vallas de color Cajasur. Rivas intentó aprobar una normativa que controlaba el uso del material, pero se dieron cuenta que eso le impediría disponer a su antojo de él, y prefirieron guardarlo en el cajón. O sea, optaron por ofrecer material gratis para callar que se usaba, también, de forma irregular, como, por ejemplo, a entidades privadas, o con ánimo de lucro.

Desde entonces, la barra libre funcionó  ,y año a año, las previsiones de gasto en ese capítulo ha sido sobrepasado por la realidad. Este mismo proceso sufrió el uso de WC por parte de Sadeco, o de enganches de agua por Emacsa, provocando una deuda interna municipal. Por eso, ahora que escasea el dinero, y que las prioridades de los “19 escalones” son otro tipo de entidades, se provoca que los colectivos no encuentren el apoyo necesario municipal para la celebración de actividades. Es más, no me extrañaría que pronto se dispusiera una tasa por el uso de Centros Cívicos o de espacios libres, como parques, calles, … de esa forma, solo aquellos que posean suficiente patrimonio o recursos, podrán acceder a los medios municipales. No creo que se atrevan a cobrar por asistir al Pleno, a pesar de haber limitado la asistencia.

En este disparate, se tuvo que poner orden en época del gobierno anterior, pero era difícil hacerlo, por falta de voluntad real, y porque “bebé” Nieto, en la oposición, no cesaba de solicitar más y más cesiones de material a toda entidad que lo solicitara, excepto a aquellas ideológicamente contrarias. Ahora, hay que hacerlo en un momento difícil para todos. Cuando los colectivos cuentan con menos posibilidad de acceder a patrocinios privados o al cobro de cuotas. Obsérvese como han proliferado este año las peticiones de montar cruces, ante la necesidad de financiar la actividad de los colectivos, o de ganar unos euros, que viene muy bien para quien está en mala posición económica. Me muestro favorable a la limitación de la instalación de cruces, o verbenas, por ejemplo, por mantener la calidad de las mismas, para lo que necesitan el apoyo municipal, y este no puede ser generalizado. Pero se necesita claridad en los criterios que se establecen, para que todo colectivo sepa a qué atenerse y se eviten discriminaciones.

El Ave de Córdoba

Juan Andrés de Gracia | 16 de abril de 2012 a las 21:13

Aunque Alarcón Constant movió el tema de la nueva estación de Córdoba, tuvo que llegar el ayuntamiento democrático para parar un proyecto que iba a ser oneroso para la ciudad. Córdoba tenía necesidad, no tanto de una nueva estación, que también,  sino de resolver el dogal que le suponía tener las vías del tren en pleno centro de la ciudad. Otras ciudades lo habían resuelto a través de operaciones urbanísticas donde se lucraron, y cobraron comisiones, demasiados personajes públicos y privados. Córdoba, con el Gurú Anguita primero, y el Cinéfilo Trigo después, al frente, y con el Poeta Pérez y el Cartesiano Giner en segunda fila, supo esperar, negociar y acabar consiguiendo lo deseado. O, mejor dicho, algo más. Las vías del tren desaparecieron del centro, la nueva estación se construyó y, además, tuvimos el premio del primer tren de alta velocidad en España. “El trenecito”, que decía el requetecandidato Arenas, con gran visión.

En cuanto a las vías del tren, uno de los objetivos es que desparecieran de la superficie de la ciudad, rompiendo el muro que suponía entre el Norte y el Sur. Se consiguió de forma estimable, porque, las dudas que creaba la altura que iba a seguir manteniendo la tapa, han quedado diluidas al ver la idoneidad del “paseo marítimo”. No voy a olvidar que, quizá, se pudo extender algo más la zona soterrada, para evitar las dificultades que suponen la Joroba de Asland o las vías en la zona de Arroyo del Moro. Esas actuaciones tendrán que esperar otro Plan Renfe. Pero lo más importante, es que los terrenos sobre los que se levantaban las vías, y que quedaban liberados, se compraron por parte del ayuntamiento, y se pudo desarrollar una urbanización alargada, de altura controlada y con un 50% de vivienda protegida, que hoy es el orgullo de todos. Menos mal que no aceptamos que el engominado Merino se los vendiera al Masa Carreto, por la mitad del dinero que luego les pudimos sacar, en total, unos 14.000 millones de pesetas, que sirvieron para recuperar las arcas municipales y para invertir en la zona sur, en el plan Río.

La estación sigue manteniendo hoy, veinte años después, un diseño moderno y adecuado a las posibilidades ferroviarias de la ciudad. Menos mal que supimos superar la polémica sobre los restos de Cercadillas, que, por muy importantes que dice que eran, no merecían que se parara el desarrollo de la ciudad. El PP de entonces temía que volviéramos a parar la construcción de la estación, aunque usaba un doble lenguaje, porque también decía defender los restos, en muestra de incoherencia y falta de seriedad. El PSOE se vio entre la espada y la pared de que el Ave no llegara a la Expo 92, y que el plan de desarrollo del sur, centrado en la alta velocidad, se parara. Por eso, no tuvieron más remedio que colaborar, teniendo que tragarse la inflexibilidad y juego político que utilizaron con el aparcamiento que se quizo hacer en lo que, ahora, es el bulevar de Gran Capitán.

Por último, la gran velocidad, ha supuesto una opción de desarrollo para Córdoba de primera magnitud, que ha profundizado su papel de nodo de comunicación y ha facilitado la relación comercial y el turismo. Incluso, nos ha hecho olvidar, en parte, la no existencia de un aeropuerto, porque nos ha puesto el internacional de Sevilla, y el de Málaga, después, a una hora y algo de distancia. Nadie puede negar que la operación socialista, con la decisión firme del gobierno comunista, a los que se les acusaba de no apostar por la ciudad y provincia, supuso un avance definitivo, que luego se complementaría con el Ave a Málaga, y, últimamente, a Barcelona. Quiero dejar claro, que considero que el Ave hay que complementarlo con una red ferroviaria de cercanía y media distancia de calidad, que contribuya a vertebrar la provincia y nuestra comunidad autónoma.

Aquella operación tan compleja, tuvo contra las cuerdas económicamente al ayuntamiento, en  una época en la que aún no había florecido la especulación urbanística salvaje. No obstante, el vecindario supo ajustarse el cinturón y entender el esfuerzo. Los grandes proyectos de ciudad son imposible hacerlos con el dinero que tenemos ahorrado. Requieren de acuerdos institucionales, a medio y largo plazo, para hacerlos realidad. Con lo que podemos ahorrar, solo aspiramos a tapar baches, y a llenar los alcorques que se han quedado con tocones o vacíos. Si hubiéramos contado, entonces, con alguno de los líderes municipales actuales (el joven Nieto y sus discretos “19 escalones”), y su teoría de que Córdoba no puede contar con infraestructuras de primera calidad, como mucho contaríamos con una pasarela, o dos, para cruzar la ciudad, aunque, eso sí, hubieran convertido el viaducto del Pretorio en parte del escudo de la ciudad o lo hubieran incluido en la Carrera Oficial de la Semana Santa. Por suerte, ya Córdoba se no se entiende sin el Ave, Gracias a todo el que supo verlo y arriesgarse, en especial, a aquellos cuatro vecinos (Perea, Mayorga, Aguilar, …) que se encadenaron para que desaparecieran las vías, y fueron juzgados por ello.

 

PP: Caballo de troya

Juan Andrés de Gracia | 7 de abril de 2012 a las 13:18

¡Qué complicado debe ser para los “19 escalones” gestionar aquello que pretenden que no exista! Para los “peperos”, lo público es sinónimo de derroche, de corrupción, de ineficacia, … en definitiva de todo aquello que suena y huele mal, pero no tienen ningún reparo en presentarse a las elecciones municipales para intentar proceder a su entierro e incineración, a ser posible, en una Cecosam privatizada. Actúan, por tanto, como verdadero Caballo de Troya, que presenta su mejor cara (con botox de primera calidad) y su fluido verbo (de colegio de monjas), para conseguir el apoyo mayoritario del vecindario, ocultando en su terso vientre (de cirugía de clínica privada) el rechazo a lo público, simplemente, por ser de todos (lo de la igualdad, lo llevan fatal). La “casa de los muchos”, como meros delegados de los poderes económicos de la ciudad y miembros de un escándoloso Cecogobierno, se ven llamados a dar paso a la empresa privada, a despotricar del salario y trabajo de los empleados públicos que dependen de ellos, y a alabar, sin más, al primer “emprendedor” que pasa por la puerta, más aún, si es familiar o cercano.

Quien trabaja en lo público y, además, ha tenido alguna responsabilidad pública, como es mi caso, conoce de primera mano los defectos de la gestión pública, pero también de sus virtudes, que las tiene. No me siento contento de que hayamos creado empresas y organismos autónomos para ser más eficaces, y que luego caigamos en los vicios de siempre; no puedo conformarme con que a pesar de contar con buenos salarios y condiciones laborales, la productividad no sea la que merece el vecindario a quien nos debemos; no quiero creerme que lo público es una agencia de colocación de compañeros, allegados y familiares, ya sea alterando los procedimientos establecidos o usando la vía de designación política. Podría seguir, pero prefiero equlibrar mi intervención mostrando mi disconformidad con la empresa privada basada en la generación de beneficios particulares y no en el bien colectivo; en los bajos salarios y falta de derechos laborales; en la búsqueda de la rentabilidad económica por encima de la rentabilidad social. Si lo público tiene defectos, la privada no se queda atrás. Cuestión de opciones.

Llegamos, pues, al centro del argumentario que practican, obligados, desde el joven Nieto a la hermanísima Botella “sin gas”, para atacar a lo público, que deberían defender desde su papel de gestores elegidos para ello, que no es otro que el coste y la rentabilidad. Lo que le molesta a la mitad de la población, la que vive cómodamente, es usar su dinero para el bienestar común, esto es, pagar impuestos. Ha sido siempre la bandera de los “peperos” bajar o hacer desaparecer todo tipo de aportación a lo colectivo, excepto las colectas benéficas, y, para cuando no tienen más remedio que hacerlo, han inventando un nuevo slogan: “a cada uno según lo que aporte”, pervirtiendo el concepto redistributivo de la riqueza que sustenta la concepción progresista de la imposición fiscal. Para conseguir pagar menos, solo se les ocurre cerrar servicios o rebajar derechos laborales, con lo que, los que tienen suficientes ingresos, buscan lo necesario (educación, salud, ocio, …) en lo privado, pero, los que no llegan a fin de mes, se tienen que conformar con poco más que la beneficiencia. Y repiten, como si fuera verdad, aquello de que no están para pagar “vagos y maleantes”, como si no viéramos, día a dia, que donden más abundan, es donde más dinero se maneja. Lo malo es que hasta ZP inventó aquello de que era de izquierdas bajar impuestos, y así nos vemos, sin ingresos para mantener lo público.

Ya en la época del engominado Merino, acuñaron aquella sentencia de que “en Cultura dejaremos solo lo que sea rentable”, olvidando que los servicios, programas y actividades públicas cuentan con los impuestos para financiarse. A veces, utilizamos las tasas para que pague más quien se beneficia directamente de lo público, pero eso no es aplicable de forma  indiscriminada, salvo que se pretenda limitar el acceso a quien pueda pagarlo, independientemente, de que se haga progresivo el pago. Ahora, el plan de ajuste, o, más bien, de liquidación municipal, que han aprobado, insiste en extender la falsa idea de que los servicios y programas municipales son todos deficitarios, olvidándose de que tenemos la cobertura de los impuestos para financiarlos. Lo público no es una empresa que tiene que dar beneficios económicos, sino ser rentables en cuanto a la relación entre su coste y el beneficio social que generan. Habrá que dejar de prestar, o modificar, aquellos en los que esa relación sea costosamente desequilibrada, pero, no por ello, tenemos que poner en cuestión la estructura pública, que tanto nos ha costado crear para el beneficio común.

Por una ikastola andaluza

Juan Andrés de Gracia | 6 de abril de 2012 a las 13:46

Prácticamente, han coincidido en el tiempo dos decisiones “peperas” sobre las escuelas infantiles. Por un lado, la propuesta de sacar a gestión indirecta la escuela infantil municipal dentro del plan de ajuste del becario Bellido, aprobado para los próximos diez años; por otro lado, la eliminación, por parte del gobierno de “Manostijeras” Rajoy, del programa Educa3, por el cual, se pretendía la extensión de escuelas infantiles públicas para el tramo 0-3 años. Sin duda, revelan un ideario contrario a la escuela pública, a la conciliación familiar, y a todo a lo que huela a vasco. Empiezo por reconocer que el PP toma estas decisiones desde la legalidad de sus mayorias absolutas en el gobierno de España y de Córdoba, pero desda la falta de legitimidad, al no estar incluidas en sus programas electorales, e incluso ser contrarias a ellos. Por esa razón, la toma de esas decisioones debería ir precedida de un debate público sobre su aceptación social, a no ser que entendamos que el que gobierna tiene una patente de corso para hacer y deshacer, sin tener que dar explicaciones al vecindario.

En lo que respecta a la escuela infantil municipal, no es nuevo que se estudie desde el ayuntamiento su cambio de gestión. Todos los gobiernos municipales han considerado que no tiene sentido mantener una sola escuela infantil y que debería formar parte de la red pública andaluza. La escuela infantil municipal tiene como antecedente “La gota de leche”, posteriormente, transformada en “Guardería municipal”, y, es en los últimos veinte años, cuando ha pasado a ser Escuela Infantil. Eran tiempos en los que la escuela pública sólo ofrecía sitio a niños de cinco años, más tarde, a los de cuatro y, actualmente, hasta los 3 años. Desde Izquierda Unida, se defendía el ciclo 0-6 años, por lo que encontraba razones ideológicas para mantenerla. Inlcuso, en 1995, incluyó en su programa la municipalización de la educación infantil, y la creación de una red local, lo que nunca pasó de ser una idea.

Se intentó varias veces concertar la escuela con la Junta de Andalucía, pues, al fin y al cabo, cubre una demanda en la zona del Casco, pero se chocó con problemas administrativos y políticos. Por esa razón, se decidió invertir en su reforma y mantener su funcionamiento. Durante el gobierno del “engominado” Merino, se intentó también el concierto con la Junta y se valoró el cierre de la misma, pero al final se llegó a un acuerdo para su mantenimiento, ayudados por la superación de la crisis económica que aconsejaba dejar servicios. Lo cierto es sigue sin tener sentido mantener la escuela infantil financiada, exclusivamente, por el ayuntamiento, y que se debería conseguir el concierto con la Junta, o su transferencia a la misma. Si esto se consigue, no es necesario externalizar el servicio, pues el coste para el ayuntamiento se reduciría notablemente.

Aquí es donde enlazamos con la apuesta por la escuela privada de los “peperos”, y la decisión de no extender la escuela pública de 0-3 años que ha adoptado el gobierno de España. No falta nunca el Partido Popular para reivindicar, ante la Junta de Andalucía, el concierto de todas las plazas que sean necesarias en escuelas privadas. Siguen el modelo de Madrid (Botella tras Botella), donde la escuela privada concertada llega a ser el 50%, frente a Andalucía donde no pasa del 20-25%. Y, en época de recortes, debe quedar claro que, cada euro gastado en la escuela privada, es un euro que se quita a la escuela pública, y es esta la única que asegura la verdadera libertad de acceso a la educación y la igualdad de oprtunidades. Los dos modelos pueden convivir, pero desde la preferencia por el sistema público y la limitación de gasto en la privada.

Abandonar la extensión de la red pública de escuelas infantiles de 0-3 años, es eliminar un recurso básico para el acceso de la mujer al trabajo, y para la organización familiar de las personas que no pueden pagarse un centro privado. Y, lo que ya es inadmisible, es que se intente ofender a la izquierda cordobesa hablando de que pretende una “ikastola”. Como sucedió al presentar el recurso contra San Sebastián por ser nominada como Capital Cultural de Europa para 2016, solo por ser vascos y estar gobernados, por decisión democrática, por Bildu, ahora se vuelve a usar “lo vasco” como sinónimo del “enemigo” o de “algo a vencer”, “sin derecho a existir”. Mucho tendríamos que aprender de como funcionan las ikastolas vascas y de la calidad de enseñanza que acreditan, lo hagan en vasco o en arameo.

El Cecogobierno manda pero no gobierna

Juan Andrés de Gracia | 21 de marzo de 2012 a las 18:30

Que Córdoba ha sido considerada como avanzada en democracia participativa local, no es ninguna novedad. Que en los mandatos del engominado Merino y los de la conversa Aguilar se dilapidaron esos avances, tampoco. El exalcalde “pepero” intentó cargarse el modelo de participación (llegaron a declarar ilegales los consejos de distrito), pero su minoría en el salón de Plenos, le aconsejó a aceptarla y a convertirla en parte de su estrategia, en un trabajo donde destacaron Tristón Martín y Sor Caracuel. En lo que respeta a la exalcaldesa, pervirtió la filosofía participativa usándola como coartada de su falta de modelo de ciudad, y como aliado forzado de sus fracasos. El último invento, los presupuestos participativos, acabaron con la credibilidad que tenía Izquierda Unida en todo lo referente a participación, y que tanto trabajo y tiempo tardó en consolidar.

En cualquier caso, el joven Nieto, ganó las elecciones con un programa electoral donde defendía la potenciación, mediante su reforma, de los mecanismos participativos, pero en ningún caso su ninguneo. Con todo, lo mas grave es que se ha empezado a usar a la prensa y a foros no municipales como lugares donde presentar las iniciativas de gobierno. El mensaje es claro: tenemos mayoría absoluta para decidir, por lo que no necesitamos la opinión de nadie, y mucho menos de los órganos ciudadanos. Con esa actitud, se convierte a la democracia en una dictadura que dura cuatro años, y se devalúa la calidad y el consenso democráticos. Alguien argumentará rápidamente que para eso se les ha votado. Pero no es verdad. Han subido impuestos, han acabado con el Centro de Congresos, apuestan por Cruz  Conde peatonal, ponen en peligro los puestos de trabajo municipales o han vaciado la estrategia consensuada sobre la cultura, que eran asuntos que no estaban en el programa electoral. Por eso, se debía contrastar con el resto del Pleno, y, sobre todo, con el vecindario (en sentido amplio) antes de aprobarse, a sabiendas de que luego, su mayoría, asegura su puesta en marcha. De esa forma, se precisará la idoneidad de lo que plantean desde su legítimo criterio ideológico.

Mandar, y no gobernar, es lo que se está realizando con la ubicación y construcción del Centro de Congresos y Recinto ferial. El consenso del PGOU de 2001-2003 se rompe para especular con el crecimiento urbano de la ciudad. Ni siquiera se cuenta con los organismos como el Consejo Social Municipal o el Consejo del Movimiento Ciudadano, que dictaminaron el PGOU, para escucharles respecto a este terremoto urbanístico. El empresariado no se queja, porque, al fin y al cabo se les da la razón como parte, de hecho, del gobierno que son, y si no que se lo digan a Navas, el liquidador. Respecto a la calle Cruz Conde, han fichado a la que fue portavoz de la oposición a su peatonalización, Elena Lechuga, como coordiandora general de Participación e Infraestructura e, inmediatamente, se acalló su voz. Igual han hecho en la zona sur, donde han tirado de personas necesitadas de sueldo para que les defienda los cambios en la zona. Se saltan a la torera a los mecanismos de participación establecidos y que prometieron potenciar. Convocarlos a posteriori, con hechos consumados, no es nada más que hacerse una foto electoral.

Aún es más evidente su actitud en lo que respecta a la reforma de líneas de Aucorsa. Primero, las filtran a la prensa, lo que genera el lógico nerviosismo y debate a ciegas, y, ahora, van dando a conocer la propuesta, pero sin que los distritos y barrios de la ciudad la conozcan en su integridad. Empiezan a vender como gran noticia, lo que para el vecindario nunca puede serlo, puesto que rebaja la aportación de recursos municipales. La propuesta aparece, además, como cerrada tras el debate técnico y económico realizado, por lo que parece presentarse como” lo tomas o lo dejas”. Ahora venderán que quien no esté de acuerdo, es que está al servicio de la oposición política. Al final, se buca deslegitimarlos abusando de su poder de llegada a los medios de comunicación. Y mientras, los mecanismos de participación observan callados que se les dilapide. ¿Por qué será?

 

La comisión de la verdad

Juan Andrés de Gracia | 11 de marzo de 2012 a las 21:30

El joven Nieto, Maquiavelo Torrico y el becario Bellido, tendrán que explicar qué les obliga a defender a tres empleados públicos deshonestos, aunque sean de su partido. Lo digo al respecto de la comisión de investigación del IMDEEC. Un concejal delegado, aunque fuera del PSOE, abrió expediente por manipular para intereses particulares un documento de valoración de puestos de trabajo. El joven Nieto libró a dos de ellos del expediente, argumentando que el instructor del mismo lo proponía. Ahora, ha pedido un informe de asesoría jurídica para “salvar” a su compañera militante, y ha pactado con ella los escritos a interponer, sabiendo que así podrían salir del atolladero.Están intentando denigrar la labor de Valentín Priego a través de filtraciones interesadas a periódicos de la cuerda, trasladando que ser chorizo no es malo, si es de los nuestros. Dicen que Kissinger decía de Pinochet, que era un “hijodeputa” pero que era “su hijodeputa”. Comportándose así, actúan como la escuela socialista clásica con los ERES, que tanta vergüenza ocasionan.

Lo más curioso es que el informe de Asesoría Jurídica, solicitado para salvar a los suyos, dice que son incompetentes para decidir si el expediente debe parar y mandarse a la fiscalía, pero que es mejor que se siga instruyendo, y si se quita el instructor (antiguo jefe de alcaldía del engominado Merino, o sea, de ellos), mejor. Pero la asesoría ha ido más allá. Ha dicho que, diga lo que diga el instructor, el cuerpo político, o sea, los 19 escalones, tienen la capacidad de decidir lo que consideren conveniente. Es decir, que la excusa que han buscado para no hacer caso a este instructor, les ha fastidiado la excusa de haber cerrado el otro expediente. Argumentaban que el funcionario había propuesto sobreseerlo y que no podían hacer otra cosa. Ahora que la propuesta es llevarlo a fiscalía, se inventan que no es necesario. Viva la desfachatez.

Para la salud municipal, el joven Nieto debe aclarar si está de acuerdo con que se manipulara un documento oficial, y por qué fichó a la infractora como directivo de su gobierno, sabiendo que estaba expedientada. También debe aclarar si lo que busca es que se se salve la situación, por una cuestión formal. Está Duracell Rojas insistiendo en que se diga si el expediente ha prescrito, o no. No le interesa saber si era verdad o no lo que se decía en él, sino si puede apartar su cáliz particular. Y esto lo están haciendo los supuestos defensores de la rectitud administrativa, y solo llevan nueve meses. La mayoría absoluta les permite impunidad política, pero no les da la razón. Se han metido en este cañaveral ellos solos y ahora pervierten los informes y la información pública con el único afán de salvar a militantes indecentes.

El joven Nieto debería estar defendiendo al anterior Concejal delegado, Valentín Priego, por haber sido valiente para levantar una trama funcionarial que además pertenece a militantes del PP. No me puedo creer que el joven Nieto, en su afán regenerador de la vida pública, al menos eso proclama, defienda a un funcionario solo por ser un chivato afiliado a su partido. Si actúa así, tendré que creer que al final cuando estuvo en Cajasur, solo le preocupó colocar a familiares en la Caja y que para pagarlo ahora ha nombrado gerente del IMDEEC al directivo de Cajasur que se lo permitió. ¿Dónde está el cambio? Si mal se hizo por el cogobierno después de diez años , que mucho se hizo mal, no se puede comportar igual que después de diez meses.

Si entendía que el IMDEEC había que regenerarlo, tuvo tiempo de proponerlo al Pleno y a la sociedad cordobesa. Si mal le parecían las subvenciones a sindicatos y empresarios, tuvo ocasión de votar en contra, lo que nunca pasó. Si entiende que se coló gente, tuvo ocasión de votar en contra, y hasta de llevarlo al juzgado. Nada de eso se hizo, tocaba aparecer como centrista en busca de una imagen dulce, que ahora se transforma en la más insensible de la derecha. Los problemas del IMDEEC son muchos, pero los escandalosos son los propiciados por militantes del PP y ahora no vale con cargarse toda la entidad para salvarlos. Necesitamos ya un alcalde, aunque sea de derechas, y no un delegado del PP. Córdoba merece algo mejor. Al menos, alguien que no nos mienta.

 

 

 

Centro de congresos: De nuevo realidad virtual

Juan Andrés de Gracia | 4 de marzo de 2012 a las 11:29

La llegada de Manostijeras Rajoy al gobierno central y, la más que probable, del señorito Arenas a la Junta de Andalucía, urgían al joven Nieto a tomar una decisión sobre el Centro de Congresos. Hace escasamente quince días afirmaba que la primera opción era el proyecto Koolhas, y que se debiera empezar la obra en 2012, y mantenía la necesidad de que el gobierno central y autonómico incrementaran su aportación. Nada era verdad. Razones de partido, le han obligado a cambiar el dicurso y pedir ayuda a su socio de Cecogobierno, el Massa Carreto, con el que ha preparado un proyecto virtual al estilo del engominado Merino cuando presentó el Centro de las Tres Culturas (antecendente del Palacio del Sur en la península de Miraflores). Aquel video al que Manostijeras Rajoy prometió 3000 millones de pesetas que nunca se hicieron realidad.

Lo mejor de la decisión adoptada por el tándem Carreto-Nieto, bendecida por el candidato Arenas en una acto plenamente partidista de campaña, es que ya enterramos, al menos por ahora, el proyecto que representa el ascenso y caída de la conversa Aguilar y su heredero Ocaña, tras haber sido la gran apuesta de “costecero” Mellado. Nos habremos dejado 10 millones de euros, a la espera de resolver qué pasara con las subvenciones ya recibidas por valor otros 10 millones de euros, en todo el recorrido, que nos ha legado dos magníficos solares en el Parque Miraflores y otro en la zona de Rabanales, más dos proyectos-maqueta de 4 millones de euros. El resto no son sino incógnitas. Lo presentado ayer cierra una década de trabajos, ilusiones y errores, y abre incertidumbres que es de desear que se despejen a la mayor brevedad posible.

Lo peor de todo es que comenzamos otra vez la casa por el tejado. Esto es, hablamos de un edificio, ahora encargado a Rafael de la Hoz para compensar, si es que se puede, que perdamos a Koolhas, pero nada se sabe del coste total, de la forma de gestión, de su financiación, … Es como volver a empezar y, a la vez, es una prueba más de la incapacidad de nuestra ciudad de llevar adelante sus proyectos. Malo era soñar con grandezas, pero quizá sea peor despertar bruscamente de nuevo a la sordidez. BBK-Cajasur se encontrará aliiviada de quitarse de enmedio un activo sin rendimiento alguno, Ceco tendrá su juguete para Bienpeinado Serrano, el socio Gómez con Fray Langostino en la sombra, celebrarán haber conseguido finalmente que se lleve todo a Poniente. La verdad es que, una vez que la Ciudad Jardín de Levante de Prasa encalló, se veía venir. Aislado se quedará el Parque Tecnológico de Rabanales., que podría ya ser una realidad si no se hubiera tenido que modificar el planeamiento para introducir el recinto ferial al norte. No es el único daño colateral, la Orquesta se ha quedado sin proyecto de sede y auditorio, y el Sur cultural pierde su pieza central y gana un erial. Juguetes rotos.

El Pabellón de exposiciones de Cajasur, antes Miguel Castillejo, últimamente ocupado por Surgenia, hasta que el viento y la lluvia se llevó el tejado rememorando lo ocurrido a los pisos de Miralbaida años atrás, ya fue valorado como opción en dos ocasiones y en ambas fue desechado por el propio empresariado, con Carreto al frente, por inadecuado. Ahora se considera como la gran opción, cuando en realidad hay que rehacerlo entero. Hay que resolver cómo se gestiona la obra puesto que el edificio es de propiedad privada, de BBK Cajasur, y no sería legal licitar una obra pública sobre él. Es posible que estén pensando en crear una sociedad mixta público-privada que construya y gestione el edificio, donde BBK aportara el edificio y, el ayuntamiento, fondos para su arreglo. La dificultad es que las subvenciones públicas conseguidas de la Junta y del gobierno central se perderían y tendrían que reorientarse a esa sociedad, en su caso.

El joven Nieto y Maquiavelo Torrico tienen mucho trabajo por delante. Por lo pronto, ya se reconoce que los planos, esos que Nieto dijo que podrían estar en un par de meses, ya se saben que no estarán hasta final de este año y que la obra no podrá comenzar en 2012. Los dieciocho meses anunciados por Massa Carreto, ya quedan como plazo de obra y eso que aún no hay ni proyecto. Se han atrevido a dar la fecha de 2014-2015 para su apertura, pero hay demasiadas incógnitas que resolver. Una de las más importantes son los accesos. La experiencia de la celebración de Joyacor en el Paque Joyero ha demostrado que se necesita imperiosamente terminar la Variante Oeste, un proyecto del gobierno central que el joven Nieto tendría que exigir que estuviera dentro de los presupuestos estatales para 2012 para que pudiera ser una realidad para denrtro de cinco años. También sería neecsario mejorar los accesos por la Carretera de Palma, propiedad de la Junta de Andalucía.Esperemos acontecimientos.