Archivos para el tag ‘Rosa Aguilar’

Asedio a la izquierda alternativa

Juan Andrés de Gracia | 10 de mayo de 2012 a las 21:40

Quien me conoce y sabe de mi trayectoria personal y política, difícilmente me tacharía de “rojo peligroso”. Por eso, siempre me ha sorprendido que, en este blog, haya quien me haya tildado, poco más o menos, de comunista de ultraizquierda. Entiendo que, quien ahora se siente protegido, defendido y representado por toda la derecha pepera, desde el centro derecha a la extrema derecha, jure en arameo y luche porque no gobierne la otra orilla. Pero lo que empieza a incubarse, como el huevo de la serpiente, es una recesión democrática, donde parece que sólo pueden gobernar ellos, que son los propietarios permanentes del poder,  y que hay que “exterminar”, al menos ideológicamente, a la izquierda. A ello aspiraban, cuando han ganado las elecciones municipales, generales y autónomicas, pero todo se les ha torcido con las andaluzas, lo que les ha sentado horriblemente. Tanto, que no han dejado de insultar al vecindario andaluz, por no quedar cegado por el brillo de la gaviota y la vuelta a los valores patrios y católicos.

Cuando el PSOE se salió de su obligación socialdemócrata, y empezó a ser un mero apéndice del gobierno de los banqueros y especuladores, en mayo de 2010, la gente de izquierda sentimos vergüenza, y rechazamos ese entreguismo, sin más explicación, que nos evitaba ser “intervenidos”. Los seguidistas del poder, que siempre los hay, como el aspirante a fenómeno Durán y su séquito, no tuvieron problemas en justificar lo injustificable. Se dedicaron a ser portavoces de la traición a la izquierda, con el mero afan de seguir cobrando del poder. Cuando la conversa Aguilar transformó el proyecto de izquierdas de la ciudad en su proyecto personal y sin ideología, el vecindario también le dio de lado, aunque ella, hábilmente, se buscó el sueldo en otro portal, sin dar ninguna explicación. Por todo ello, la gente buscó un cambio como sea, aunque ello supusiera el gobierno del PP.

Pero han bastado unos meses de más desempleo del gobierno del pluriempleado Nieto, o la hiperactividad recortadora de Marianico el Corto, para decidir que el noqueado Arenas, que iba a ser más de lo mismo, se quedara de nuevo en el banquillo de la oposición, y se optara por dar un giro a la izquierda, dando opción a IUCA para decidir gran parte del futuro de Andalucía. Tanto los peperos como la derecha socialista esperaban que IUCA volviera a subirse al monte, siguiendo al Che Gordillo, pero se han quedado pasmados por la decisión de entrar, y condicionar, el gobierno andaluz. Y aquí han saltado las alarmas.

Dentro del PSOE, siguiendo las palabras del cura Bono, el sector liberal-conservador pretendía un acuerdo con el PP auspiciado por la derecha económica. Esto es, por los mismos que nos han llevado al desastre en que nos encontramos. La extrema derecha, y sus medios, pasaron, de alabar la “honradez” de IU en Extremadura, a tildarla, poco más o menos, que de “pesetera” por no tomar la misma actitud en Andalucía. Todo adobado por seniles líderes de triste recorrido, como el gurú Anguita, que no paran de echar pestes contra el acuerdo de gobierno PSOE-IUCA.

Aseguro que mis distancias políticas y hasta ideológicas con el lince Valderas, la antisistema Cortés y Alatriste Rodríguez, son importantes, pero tanto como las que tengo con la propia “Comeniños” Díaz, o el abuelito Griñán. Pero siempre serán menores que las que tengo sobre la Gilista Oña o el falangista Sanz. Y, en cualquier circunstancia, tienen derecho a demostrar si pueden hacerlo mejor que la derecha mentirosa o que la izquierda traidora. Por eso, no entiendo que el presidente de la Junta haya tenido que ir a ver al empresariado para tranquilizarlo de que gobierne quien ha pedido el vecindario, de forma democrática. Tampoco entiendo que se ridiculice que la Tozuda Cortés diga que promete por imperativo legal, porque es bueno conocer que, como ha dicho el Superviviente Valderas, estar en el gobierno no puede significar dejar de ser uno mismo y olvidar la calle, los problemas y las reivindicaciones sociales. Es más, en otra época, cuando la izquierda llegaba al poder, lo que pretendía era cambiar la realidad, no adaptarse a ya.

Se acerca el 15-M, que de forma sigilosa, paciente, pero constante, ha seguido instalándose en la realidad social, reconvertido en proyectos concretos como Stop desahucios, por ejemplo. La derecha autoritaria ya ha creado la tensión para que no puedan acampar porque, al parecer, eso va en contra de los derechos del vecindario, aunque no nos han preguntado. Lo que importa es provocar, para que se produzcan conflictos con la policía que después se puedan magnificar, para imputárselos a la izquierda. Ya conocemos que quieren enchironarnos por ir de manifestación, y que alguien se desmande. Lo que no les importa es que las calles se tomen por fascistas hinchas futbolísticos, abrazados a banderas y a himnos que animan al odio y a la confrontación. Quizá les moleste que aquí lo que empiece a sobresalir sean opciones de izquierda y no la extrema derecha lepeniana, griega u holandesa. Con ellos, si viviríamos mejor, y si no que se lo pregunten a los noruegos.

 

Córdoba en el nuevo gobierno andaluz

Juan Andrés de Gracia | 6 de mayo de 2012 a las 14:59

La presencia del tecnócrata Planas y de la antisistema Cortés en el gobierno andaluz, no representa que la provincia de Córdoba gane peso en la toma de decisiones del nuevo gobierno andaluz. Planas es una apuesta personal del superviviente Griñán y su relación con la organización provincial del PSOE es, prácticamente, nula desde hace años. Cortés consigue su plaza más como representante del sector duro del PCA que como miembro de la organización cordobesa. Por tanto, las referencias de ambos no son Córdoba y provincia, sino sus respectivos partidos. Planas aporta sobre todo su experiencia en Europa y Marruecos; Cortés tendrá que decidir si adopta un perfil institucional para trabajar con las empresas del sector constructor e inmobiliario, seguramente muy preocupadas con su nombramiento, o si se enquista como baluarte anticapitalista.

Una segunda lectura del gobierno andaluz, sí conlleva mayor repercusión para la provincia. El viejo Griñán ha consolidado su poder, que estaba en cuestión en Andalucía antes de las elecciones del 25-M. Defenestrar a Micalea Navarro, a pesar de ser una persona afín a Rubalcaba; crear un equipo de cercanos (Ávila, Aguayo, …) y situar a “la que manda” Díaz como segunda de a bordo, es un mensaje claro al partido ante el próximo congreso andaluz y provincial. Los “griñanistas”, como el clan Durán, deben respirar tranquilos puesto que su posición queda consolidada, y el sector crítico que se estaba fraguando, podrá ser fácilmente desactivado. La capacidad de repartir puestos a gente de la provincia, es un arma que siempre ha funcionado para consolidarse en el poder.  La debilidad que muestra el zorro Rubalcaba en Madrid, y la necesidad de usar Andalucía como ejemplo socialista de gestión, limita su capacidad de intervención.

La cesión a IUCA de las consejerías de Fomento-Vivienda y de Turismo-Comercio, provoca, como efecto colateral, que cuatro cargos socialistas queden en cuestión. Me refiero al director-gerente de la Empresa de Obra Pública, el espíritu libre Blanco, la directora general de Vivienda, la errante Fernández, el director general de Comercio, el reflexivo Luque, y el delegado provincial de Obras Públicas, el discreto García. Es cierto que aún no se ha cerrado el segundo nivel de dirección de las consejerías, y que cabe la opción de que cada partido quiera tener, en las áreas que dirige el socio de coalición, a personas de su confianza, pero aún está por decidir. Por ahora, si se pide opinión al Padrino Durán, lo normal es que los deje caer y busque sustituirlos por gente de su cuerda. El trabajo sucio se lo achacaría a Izquierda Unida.

Como adelantaba en otras entradas previas a las elecciones andaluzas, una gran parte del PSOE se debatía en una contradicción: Por un lado, eran partidarios de una renovación de la dirección provincial y andaluza, pero, por otro lado, eran conscientes que solo sería posible si el PSOE pasaba a la oposición. Tras haber perdido por goleada las elecciones municipales, las generales y, de forma más ajustada en el caso andaluz, las andaluzas, es suicida no proceder a renovar el partido. El vecindario ha castigado a los socialistas por su forma de abordar la crisis y por su extravagante actuación en Córdoba y provincia. Creer que esto se resuelve con un cierre de filas dentro del partido, pasando a cuchillo a aquellos que se postulaban para suceder al viejo Griñán o al aspirante a fenómeno Durán, es solo muestra de no haber entendido el mensaje. El “grupo del salmorejo” cordobés, con Peter Pan Dobladez al frente, tendrá mucho que recapacitar, pero solo serán respetados si mantienen su opción de cambio, aunque tener éxito sea más difícil que hace unos meses.

Por su parte, IUCA consigue sobre todo resarcirse de haber perdido la alcaldía de Córdoba. Necesitaban un referente de poder institucional y ya lo han logrado. Pero, además, consigue equilibrar su financiación y promover a un buen número de dirigentes a puestos desde los que hacer visible las siglas de IUCA y su capacidad de gobierno. Les toca pasar por un baño de realidad que, para muchos, es contraproducente en plena crisis del sistema económico, social y político, pero es ahora o nunca. De forma paralela, el sector fundamentalista del PCE se encuentra con un aval para oponerse a los planteamientos de Izquierda Abierta. La mejor baza que tenía este sector integrante de IU era el afán autodestructivo y “filopepero” del PCE en el poder, pero ahora podrán mostrar el acuerdo andaluz como su mejor baza. Situarán a sus gentes, y los del sector crítico quedarán como observadores de lo que suceda. Ver a la “dura” Cortés como consejera junto a los socialistas debe haberles dejado helados. Más o menos como se ha quedado la conversa Aguilar, y, además, en su misma consejería y sin coste personal.

El código da Nieto

Juan Andrés de Gracia | 2 de mayo de 2012 a las 18:48

La clase política, cuando se siente rodeada y criticada por el vecindario por no actuar conforme a los prometido, empieza a generar otros compromisos virtuales que tapen su distanciamiento de la realidad, en vez de pedir disculpas y/o dimitir. Me refiero, por ejemplo, al absurdo de ir a un notario para sellar un compromiso electoral, como ha hecho el lince Valderas, porque no sirve para nada más que para hacerse una foto. También a la apelación a que hablen las bases, a hacer primarias, o a limitar a meses el mandato de los dirigentes, que tanto les gusta a los de la izquierda del más allá, para luego tener que hacer trampas cuando le toca a uno. Incluso, me parece insustancial esa moda de estar contra los pactos políticos, apelando a dar el poder al “más votado”, para asustarse, como los fundamentalistas de UPyD, cuando les toca decidir. (veáse Asturias).

Dentro de ese intento de despistar al personal, incluyo el Código de Buen Gobierno que está de moda entre los ayuntamientos, como queriendo convertirlo en una Biblia o Corán, aunque luego, irremediablemente, se peca contra él. Si tan claro tienen lo que deben hacer y cómo han de comportarse, que lo hagan y se dejen de normativas a las que luego deben dar la vuelta, creando más desilusión en el vecindario. Si lo más sagrado que posee un partido que se presenta a unas elecciones, su programa electoral, se altera continuamente, ¿qué valor tendrá un documento de buenas intenciones? ¿Alguien se ha creído que el pluriempleado Nieto no se presentará a las próximas elecciones si el paro es superior al que existía, que ya era una losa,  cuando fue elegido? Ni el tozudo Almenara dimitió al no cumplirse su promesa de rebajar el paro en la provincia, y su puesto era solo orgánico. Siempre le quedará a Nieto, el del centro, apelar a la herencia, si sabe administrarla.

En vez de plantear, en ese código, mejorar la participación ciudadana, lo que hay que hacer es cumplir los reglamentos orgánicos de participación ciudadana, del Consejo social o de la Juntas Municipales de Distrito que apoyaron los “peperos” por unanimidad, y que son normas de obligado cumplimiento. Los intentos de modificar el primer órgano de participación, a base de interpretaciones torticeras e interesadas; ningunear el segundo, no presentándole a dictamen decisiones tan importantes como el plan de ajuste hasta 2022; o mantener sin funcionamiento a los últimos, a pesar de haber prometido ampliar sus competencias; es muestra evidente de que la palabrería hueca, siguiendo las enseñanzas de la “participativa” Aguilar, solo esconden la intención de usar la participación solo cuando interesa.

Hablar en el código de “transparencia de gestión”, entra en colisión directa con las cuentas arcanas de la Copa Davis (que me recuerdan las del año Manolete), o con la ignota forma de encargar el proyecto del sucedáneo de Centro de Congresos. Que se vaya a informar de las contrataciones realizadas cada mes, es una obligación del reglamento de pleno que se viene incumpliendo desde que está en vigencia, y que sí sucedía hace años, a través de la comisión de compras y contratación. Lo cierto es que solo mirando la plataforma del contratante, el registro de decretos y los acuerdos de junta de gobierno, es suficiente para saber qué y a quién se contrata. Que se haga seguimiento de las empresas y organismos autónomos en el Pleno, ya está regulado, e incumplido, en el mismo reglamento del Pleno, pues es posible a través de las distintas comisiones permanentes, donde pueden comparecer los presidentes y gerentes de los distintos organismos. Por tanto, lo que hay que hacer es cumplir con lo que ya existe, y no vender otro producto y, mientras, mantener la oscuridad.

El registro de intereses, bienes y patrimonio, también es una obligación legal y del mismo reglamento de pleno, aunque está limitado el acceso a una parte de los datos y, además, nadie da a conocer los cambios entre lo declarado al principio de mandato y al final, para apreciar modificaciones poco justificables. Es cierto que también se puede vulnerar la norma, como cuando concejales y asesores del grupo popular complementaban su salario con dinero del grupo municipal, naturalmente, opaco para hacienda. Por otro lado, querer limitar los regalos a los usos establecidos, parece signficar que, quien esté acostumbrado a comer langosta, no hay problema para permitir que le inviten a cenar o se la regalen; mientras, el que venga de comer lentejas, solo puede acceder a algo de chorizo o morcilla para darle sabor. Imaginando a lo que ha estado acostumbrado el socio malayo, ¿le estará permitido cualquier tipo de regalo? En cualquier caso, los verdaderos regalos, estarán a otro nombre, … ¡o es que somos tontos!

 

 

Ayuntamiento de Córdoba: Se vende

Juan Andrés de Gracia | 30 de abril de 2012 a las 13:35

Con la excusa de la búsqueda de ingresos, el gobierno de los “19 escalones” ha empezado a proponer la venta de parte del patrimonio inmueble municipal. Con la excusa de poder vender aparcamientos, Tristón Martín anuncia que se pondrá en el mercado el subsuelo municipal. Con la excusa de estabilizar las cuentas, el becario Bellido quiere vender la mayoría de la empresa municipal de cementerios. No sabemos con qué excusa, quieren hasta vender la Carriola del rosismo. Mientras, no nos explican por qué no logran vender el patrimonio embargado al “malayo” Gómez. Lo cierto es que, siguiendo el modelo “pepero” de reducción de lo público, el joven presidente-parlamentario-alcalde, Nieto, ha decidido empezar a ver qué se  puede vender.

En lo que respecta al patrimonio inmueble municipal, la joya que han encontrado es el edificio municipal de Gran Capitán. El interés de promotores inmobiliarios de hacerse con ese edificio viene de antiguo, puesto que su ubicación asegura una buena rentabilidad económica a la operación. Las ofertas han llegado al ayuntamiento desde hace veinte años, al menos, pero siempre han chocado con lo que marca el PGOU. El edificio tiene calificación como equipamiento, y para darle uso residencial o comercial necesita de una modificación del PGOU, donde, además, se le permita más altura y edificabilidad, lo que a su vez choca con la protección del edificio, que habría también que modificar. Hay que reconocer que la casa, internamente, no reúne condiciones de operatividad, y que no es mala idea rentabilizar las oficinas del estadio El Arcángel.

En cuanto a otros edificios, como el Matadero, habría que estudiar su mejor rendimiento, pero no caer en su entrega a entidades lucrativas de forma casi gratuita. Siempre he pensado que el Matadero sería un estupendo suelo para levantar un aparcamiento que diera servicio a la zona de la avenida de Barcelona y al barrio de la Fuensanta, a la vez que a una parte del Casco Histórico. Otros edificios municipales, recientemente remodelados, como la casa de Huerto San Pedro el Real, tenían un uso previsto que ahora hay que valorar si es un coste asumible, pero no ir de forma ciega a su privatización. Sí me parece adecuado que, determinados edificios, como la Caseta de la Victoria o la Pérgola se pongan en valor con ayuda del sector privado mediante el sistema de concesión.

Sobre la venta del subsuelo municipal, me parece que oculta otras intenciones que no se nos revelan. El sistema de concesión administrativa de plazas de aparcamiento por 75 años, renovables, es más que suficiente si lo que se quiere es una plaza de aparcamiento, y si queremos evitar que se haga posterior negocio especulativo sobre un bien público. La repercusión que podría tener sobre los que actualmente son concesionarios de una plaza en la avenida de Barcelona o de la avenida del Aeropuerto, por ejemplo, me suena a pelotazo. Si hoy en día no se cubren las plazas que se ofertan al vecindario, es porque las circunstancias económicas no aconsejan un gasto extra en la adquisición de una plaza de aparcamiento. El que quiere escriturar el suelo o subsuelo busca negociar con él.

La venta de Cecosam, aunque sea parcial, no me cuadra, aunque la justificación sea que hay empresas privadas deseando invertir en Córdoba en ese sector. Imagino que no se refieren en el servicio de cementerio, si no al complementario de Tanatorio, Crematorio, … De todas formas, no sé donde está lo atractivo de la citada inversión, puesto que el “mercado” es, por suerte, limitado, y chocaría con la empresa Tanatorios de Córdoba, que, prácticamente, actúa en régimen de monopolio. La excusa de que no podemos soportar lo que nos cuesta Cecosam es discutible, si tenemos en cuenta que está en torno a 200.000-300.000 euros de nuestros impuestos, mientras que Sadeco o Aucorsa están por encima de los 12 millones de euros de esos mismos impuestos. Habrá que rebajar los costes, pero la venta de la empresa no tiene visos de realidad, al menos en su tamaño actual.

Por último, no me parece mal que se venda la Carriola del rosismo, aunque me parece que la manera en que ha sido tratado el hecho ha sentado muy mal en la Hermandad. Este mismo año, se han comprado bateas y trajes para la cabalgata de reyes, o se ha incrementado el gasto en palcos para Semana Santa. Si lo que pretendían es atacar a la conversa Rosa, en plena proceso electoral, el efecto fue bastante pobre. Más se tendrían que dedicar a intentar conseguir que el concejal deudor nos pague lo que nos debe a todos los cordobeses. No tenemos noticias de que se estén realizando nuevas gestiones para ello y, mientras, se sienta en el Pleno esperando que alguien le legalice las Naves.

 

 

El caso Torricoblanca

Juan Andrés de Gracia | 26 de abril de 2012 a las 18:43

Que no se precocupe Maquiavelo Torrico, que no voy a achacarle nada del caso Torreblanca, pues la única responsabilidad que podría existir, del tipo administrativo, civil o penal, es de los funcionarios, policías locales, que construyeron ilegalmente, que no cumplieron su función sancionadora por corporativismo, y/o alteraron expedientes informáticos para tapar su acción, según lo conocido. Y también podría existir, de tipo político, al menos según lo actuado hasta ahora, de los responsables políticos que permitieron, por acción o por omisión, tales conductas. El joven Nieto, entonces en la oposición, solo tuvo que aprovecharse, legítimamente, de todo lo que acaeció, desde que un anónimo denunció la construcción ilegal ante la guardia civil, el verano de 2007. En cualquier caso, la relevancia de lo denunciado no es que hubiera una parcelacíon ilegal, pues conocemos miles, sino en que fueran policías (autoridad) los titulares. Todo parece que parte, pues, de algún tipo de “vendetta” interna entre policías.

Yo conocí el asunto a través de la prensa y, luego, por mi trabajo cerca del grupo socialista, cuando ya se habían producido todos los hechos denunciados. La posición lógica era  saber que había de verdad en lo publicado y, tras unos titubeos del grupo de IUCA, se le encargó a la secretaria del Pleno, actual asesora técnica del gobierno local, una investigación que aclarara lo sucedido. De su labor, que respaldo absolutamente por su seriedad, surgió, tanto la propuesta de abrir expedientes disciplinarios, como de mandar el asunto a la fiscalía, por descubrir indicios de que se podría estar ante algún ilícito penal. El gobierno local aceptó tales propuestas, no diré que de buena gana por parte de IUCA, y, tras informar la asesoría jurídica, remitió el asunto.

Fue este un asunto de difícil tratamiento entre los dos grupos de gobierno, puesto que el área de seguridad, la gerencia de urbanismo y presidencia, estaban bajo la responsabilidad de IUCA, y nadie dio al grupo socialista una versión de lo sucedido, hasta que la prensa denunció los hechos. La estabilidad del gobierno municipal, que, por otra parte, no convenía al PP, aconsejaba firmeza en las actuaciones y plena transparencia, pero, al mismo tiempo, ir, gradualmente, adoptando las decisiones necesarias, llegando a la comisión de investigación solo si no quedaba todo aclarado.

Desde luego que el trabajo de la secretaria desveló que algo no funcionaba bien en la policía local, ya que varios policías pudieron alterar expedientes, usando claves que no les correspondían, y provocando, incluso, pérdida de miles de ficheros (aunque fueron recuperados). Quina Aguilar decidió cesar al jefe de policía, como si hubiera sido el responsable de los sucedido, y no tocar a su delegado, el Novelas Cuadra, y de ella, solo de ella, dependía su cese. Desde el grupo socialista, se anunció que se solicitaría la depuración de responsabilidades políticas, si se demostraba que se había intervenido, directamente, en el caso, pero eso no ha quedado demostrado, ni siquiera en lo relatado por el fiscal. La creación de una comisión de investigación no procedía porque, tras la investigación interna, el tema llegó a los tribunales de forma inmediata, o se abrieron los expedientes que propuso la encargada de la información interna, y que no afectaban a lo mandado a fiscalía.

Entonces, ¿por qué “Torricoblanca”? Porque es impresentable que deforme la realidad de forma tan lamentable, aprovechando su posición prevalente como gobierno. Del caso “Imdeec”, lo que se parece algo a lo sucedido en Torreblanca, es la manipulación de la valoración de puestos de trabajo por parte de tres empleados públicos para provecho personal. Inmediatamente, se abrió  una información reservada; de ella, se desprendió la apertura de tres expedientes disciplinarios; y se encargó una auditoría general. En aquel caso, curiosamente, el PP jamás solicitó la comisión de investigación, y le pareció bien el procedimiento establecido, simplemente, porque afectaba a militantes suyos y “gargantas profundas”. De hecho, el PP no ha permitido que la comisión de investigación entre a analizar el motivo que dio lugar a los expedientes. Pero, lo más grave, es que, a pesar de haber cerrado dos de ellos, y que el instructor del tercero ha solicitado su remisión al fiscal, se niegan a ello. Lo que dice que mandan a fiscalía es lo relativo a la auditoría de gestión, en contra de lo propuesto por la asesora técnica por no encontrar indicios para ello.

Pero, donde ya riza el rizo, Maquiavelo Torrico, es que se atreva a decir que no fue el gobierno PSOE-IUCA el que remitió el expediente a la fiscalía, sino que fue la secretaria, y el gobierno local se vio obligado a tramitarlo. Se le ha faltado explicar, entonces, por qué no ha mandado ya a la fiscalía el expediente que afecta a su compañera de partido, aunque el instructor, por dos veces, ha propuesto hacerlo, y por qué sí lo hace con el que la asesora técnica dice que no ve razones para ello. Eso es el caso Torricoblanca: la incoherencia, la intoxicación y la alteración de los hechos.

Equipamientos culturales: algo más que un plan

Juan Andrés de Gracia | 25 de abril de 2012 a las 18:24

El bonachón Moreno Calderón se ha hecho una foto, creo que ya es la segunda, felicitándose por los parabienes y distinciones que recibe el Plan de Equipamientos Culturales vigente en nuestra ciudad. Lo primero que debemos dejar claro, es que el Plan de Equipamientos es un documento municipal, no de la Fundación Arquitectura Contemporánea, por lo que hace muy bien en exigir estar presente en todo acto o decisión institucional que afecte al documento. La Fundación fue la redactora del mismo, mediante el correspondiente contrato, y cobró por su trabajo, y muy bien, por cierto. También es verdad, que lo realizado tiene una gran calidad, y que aporta un nuevo concepto a la visión de lo que deben ser los equipamientos culturales en la ciudad. De ahí, los reconocimientos que no cesa de recibir.

El documento fue aprobado por ¡unanimidad! por todos los grupos municipales que componían el pleno, pues todos pudieron participar en él, así como entidades, expertos nacionales e internacionales, y el vecindario, a través de la página web y otros sistemas de participación que se impulsaron. Esa forma de aprobación le confiere una gran importancia al consenso alcanzado, y nos obliga  a que no sea papel mojado, sino que se procure su seguimiento y aplicación. La idea de su elaboración fue del área de Cultura, con Rafael Blanco, espíritu libre, al frente. Pero fue asumido como parte del dossier que se presentó para optar a la capitalidad, tanto por la oficina del poeta Pérez, como por la Fundación Córdoba Ciudad Cultural, a pesar de la presidencia de la Quina Aguilar, que no profesaba demasiado cariño a su “coequipier” socialista.

La única que no entendió el esfuerzo realizado fue Modas Candelario, pues se empeñó en condicionar el voto de IUCA a que se incluyera su capricho en forma de avión, ese que ella se empeñó en que se estrellara en el Balcón del Guadalquivir, al coste que fuera. Por suerte, aunque el documento permite irse adaptando a la evolución de los tiempos y a nuevas necesidades y posibilidades, el avión quedó como una excentricidad al margen, que no rompe la seriedad del trabajo. Ahora, el gobierno de los “19 escalones” parece que están empeñados en encontrar quien gestione la utilización del avión, ofreciéndole como compensación poder gestionar el kiosco cerrado que se levanta a su lado. Para conseguirlo, también se ha decidido no imponer un pago de canon demasiado elevado, lo cual parece inteligente, pendiente de ver como evolucionan los acontecimientos.

El Plan de Equipamientos Culturales apostaba por el uso de la ciudad como un espacio cultural en sí misma. Utilizar el río, crear vaguadas culturales que cruzaran la ciudad y potenciar las plazas y espacios abiertos como lugar donde se pueda plasmar las iniciativas culturales, son parte de sus líneas centrales. Si somos serios, y queremos sacarle jugo al trabajo desarrollado y los recursos destinados a él, ahora deberíamos olvidarnos de ocurrencias y poner en marcha las ideas y proyectos que permitan hacer realidad la planificación de equipamientos en la ciudad. No podemos seguir considerando que todo lo que se nos queda vacío tenga un uso cultural, porque no hay recursos ni capacidad para ello. Por ejemplo, aunque no conozco en detalle las ideas para la antigua Normal, espero, es deseable, que cuadre dentro de la filosofía del plan y de las necesidades que marcaba.

Hablando de equipamientos culturales en su forma más tradicional, el Bonachón Moreno Calderón, ha acompañado al joven Nieto ya a la inauguración de los esfuerzos que desde el área de Cultura, especialmente, se destinaron a ellos. Así ha pasado con el teatro Góngora o la remodelación del Julio Romero de Torres, que ya son una magnífica realidad. Pero aún queda cerrar proyectos como el Centro del Flamenco de la Posada del Potro, o el Museo Taurino, o replantearse otros que nacieron y siguen confusos como el Centro Espaliú o el Centro Gongorino. En cualquier caso, que no se abra ningún equipamiento sin saber para qué, restándole recursos a los existentes, o convirtiéndolos en bares con cuadros o música. Para eso, recuerdo, y estoy pensando, especialmente, en las bibliotecas, hay que dotarles de los recursos suficientes para mantenimiento, personal estable capacitado y partida para que sean centros culturales vivos.

 

Griñán debe renunciar

Juan Andrés de Gracia | 24 de abril de 2012 a las 20:59

Justo cuando conocí el resultado de las elecciones autonómicas, lancé una entrada donde ya reflejaba que el viejo Griñán, y los suyos (el Padrino Duran, la que manda, …), no podían entender interesadamente el resultado electoral, y pensar que habían ganado. Fue esperpéntico verles con una tarta, celebrando que, por primera vez, no eran el partido más votado. El PSOE había perdido las elecciones, aunque fuera por poco, hasta el punto de casi acabar empatando con el archicandidato Arenas, y el voto del PSOE había ido a la abstención, o a IUCA, o sea, que se quería gobierno desde la izquierda, y escapar de los errores del pasado. Lo del acuerdo con IUCA ha seguido, por suerte, para adelante, pendiente de lo que hoy digan las bases, pero el pasado persigue al primo de Zumosol como su sombra, y la prisión incondicional impuesta al exconsejero Antonio Fernández, requiere de una respuesta política. Nadie puede creerse que este señor actúo por su propia cuenta, y, está claro, que lo enchironan para que se venga abajo y hable.

La Junta de Andalucía, con Chaves y con Griñán, permitieron o consintieron una forma de actuar, que podrá al final ser o no motivo de castigo penal, pero que, desde luego, no se atenía a lo legislado y a lo admisible para lo público desde la izquierda. Más de treinta años de gobierno, llevaron al PSOE a creer que el gobierno era el partido, y el partido el gobierno, al estilo PRI. Alguna experiencia tengo al respecto, cuando fui miembro del consejo provincial socialista. Quienes dirigieron ese tipo perverso de administración pública, no tienen capacidad moral, ni política, para capitanear el cambio que el vecindario ha pedido. No quiero aceptar que crean que el resultado electoral, que decretó que el señorito Arenas no gobierne, es una absolución a sus propios errores.

Si no aceptan que el futuro pertenece al vecindario, y a la izquierda, y quieren dirigir el proceso, solo conseguirán que, dentro de unos meses, vuelvan a salir chivatos comprados o vengativos, documentos, periodistas o juristas que salpicarán el gobierno, y que pondrán en dificultades la colaboración de IUCA. Cuando el pronuclear González dijo que había entendido el mensaje, en 1993, e intentó limpiar la casa con Garzón y otros, solo consiguió hundir al PSOE, porque era él el objetivo. Ahora el objetivo es doble; Castelar Chaves y el Viejo Griñán, y deben sacrificarse en favor de la causa. Otro ejemplo ilustrativo, lo viví también directamente, cuando en Córdoba, el cinéfilo Trigo intentó continuar de alcalde, y los conspiradores decidieron que ni hablar. Era el objetivo, y no iban a cejar hasta que cayera.

González no quiso asumir que era la X de los Gal, eso por lo que la conversa Aguilar le habrá perdido perdón, y los medios de comuniciación, y sus títeres institucionales, llevaron a la cárcel a Barrionuevo, a Vera y a todo aquel que pensaba que podía llevarles a hundirlo. Ahora, los ERES se presentan como una gestión irresponsable y corrupta, al margen de lo que acaben diciendo los jueces, que necesita de una explicación como partido, y como máximos referentes de la Junta de Andalucía cuando los hechos se produjeron. El entramado mediático-político-judicial no se se conforma con Coca Guerrero y, por ahora, hunde al exconsejero Fernández, detrás de lo cual, solo hay una obsesión: Llegar a la X, llámese Chaves, Griñán o como se llame. Si desaparecen de la órbita política, todo se relajará.

Por encima de los nombres propios, de las estructuras e intereses de partido, está la esperanza del vecindario, que, a pesar de todo lo que ya se sabía de los ERES, ha decidido confiar en la izquierda, pero no en los mismos personajes responsables, por acción u omisión, de lo sucedido. Se equivocan los que creen que el viejo Griñán tiene futuro. Es solo parte del pasado. Ha perdido por primera vez las elecciones andaluzas, y ello le obliga a asumir su responsabilidad. Escuchar a “la que manda”, o a los que quieren seguir viviendo del cuento, no es atender al vecindario. Como ven, no he buscado ninguna excusa en casos similares de otros partidos, de los que el PP está repleto, simplemente, porque no me sirven de referencia. Nosotros somos la izquierda y nuestra referencias no pueden ser justificarnos en lo que hacen los otros. Nuestro nivel ético y político es, o debe ser, superior, y cuando nos toca asumir la responsabuilidad, hay que hacerlo. Hay todo un banquillo de nuevos dirigentes dispuestos a coger el relevo. No debemos permitir que la investidura próxima sea un discurso sobre ERES, decídase otro candidato o candidata a presidente/a y el futuro empezará.

Políticos de secano

Juan Andrés de Gracia | 18 de abril de 2012 a las 20:09

Hace dos-tres años, sufrimos en nuestra ciudad algunas de las inundaciones más importantes conocidas. A muchos, les trajo a la memoria como se tuvieron que construir los barrios de Cañero o de Fray Albino, los murallones del río o los “albergues provisionales” de Moreras y Palmeras, como consecuencia de otras inundaciones históricas sucedidas en Córdoba durante el siglo pasado. Pues ahora, casi nos alegramos de que haya sequía, porque la situación ha cambiado poco. Recordemos que el proceso de inundaciones tuvo, como casi todo, un origen multifactorial, a saber: un récord de precipitaciones intensas continuadas; una política de desembalses cuestionable; la existencia de parcelaciones ilegalmente permitidas en zonas inundables; un proyecto de encauzamiento del río a medio desarrollar, y unos arroyos que reivindican su espacio natural.

Sobre la cantidad de precipitaciones, poco podemos hacer, pues no está en nuestras manos, sino en los de la naturaleza. Lo que está claro, es que volverá a suceder dentro de algún tiempo, de forma suficientemente importante para no mirar a otro lado, si no queremos acabar lamentando vidas humanas. En cuanto a la política de desembalses, se ha cambiado el protocolo de actuación y se ha mejorado la política informativa al respecto. Los técnicos no se pueden justificar alegando que, teóricamente, el río tiene que estar libre de edificaciones. Sobre las parcelaciones ilegales del río, que visité y conocí en aquellos malos momentos, solo puedo decir que es una verdadera irresponsabilidad permitir su mantenimiento tal y como están. No es un derecho individual ni colectivo construir donde a uno le plazca, y no se puede permitir el populismo de nuestra clase política, que se ve incapaz de dar una solución, por muy difícil que parezca. Aquí no hay partido que se salve, puesto que todos miran a otro lado, y no asumen que, o se les busca una forma de legalizarlas, o hay que tirarlas.

Sobre el proyecto de encauzamiento, hay que recordar que fue la gran obra que el gobierno Aznar hizo en nuestra ciudad, aunque solo fuera en su primera fase. Aprovechando el proyecto existente, acordó invertir unos 4.000 millones de pesetas, que se gastaron entre el puente del ferrocarril y Casillas. Nadie, ni siquiera la neosocialista Aguilar, sacó del cajón las siguientes dos fases del proyecto. El Cecoalcalde Nieto defendió la inversión en la oposición, pero ahora entiende que no puede exigir a Marianico Rajoy tal esfuerzo. Mientras, Aena ha levantado una escollera para evitar, en la medida de lo posible, que las instalaciones se inunden cuando el aeropuerto esté en funcionamiento de nuevo.

Por último, los arroyos contribuyen a multiplicar los efectos de las inundaciones debido a que no pueden desaguar, se colpasa su cauce y acaban desbordándose en sus tramos medio y bajo, afectando a numerosas zonas urbanas o urbanizables. Hay que recordar que nuestra ciudad ha tenido tres crecimientos en los últimos veinte años. El primero, el propiciado por el PGOU de 1986 y ello obligó a bucar solución a arroyos como el de Arroyo del Moro o el de San Cristóbal. Luego, ha estado el crecimiento en marcha del PGOU de 2001, que tiene que dar solución a otro números de arroyos como el de Rabanales, o el de Turruñuelos. El tercer crecimiento es el generado por las parcelaciones ilegales, que pone en cuestión un número importante de arroyos (Mesonero, Hormiguita, …). La Confederación Hidrográfica (ya sea en su dependencia estatal o autonómica) se desentendía porque están en zona no habitada; el ayuntamiento, por falta de competencias en las zonas que no son urbanas o urbanizables.  La CHG llegó a imponer al ayuntamiento multas cada vez que se le ocurría limpiar un arroyo, ante la inacción de la propia Confederación.

Finalmente, para dar solución a estos arroyos, se llegó a un acuerdo entre la CHG y el ayuntamiento. Todos los partidos políticos, todos, celebraron el acuerdo, porque permitía eliminar muchos peligros para miles de convecinos. Ese es el convenio que ahora Maquiavelo Torrico ha asumido como ejemplo de la “herencia” envenenada. En cuanto a ello, lo primero que tenía que haber hecho es felicitarse porque se haya invertido en una docena de arroyos como exigían. Luego, debería haber reconocido que el gobierno saliente dejó partida presupuestaria para pagar su parte en el convenio, aunque es cierto que no la había hecho efectiva, de lo que era conocedor. Por último, tiene plena razón si ahora la Confederación pretende cobrar al ayuntamiento más dinero, para lo cual tendrá que demostrar que existía compromiso de ello. Es posible que, con las inundaciones presentes, el “profe” Ocaña y Tintín Tejada se comprometieran con la Confederación a asumir otras obras mediante una ampliación del convenio pero nunca se aprobó. Que lo aclaren, pero que no se use todo demagógicamente.

“Deja vu” en IUCA

Juan Andrés de Gracia | 2 de abril de 2012 a las 15:03

En varias ocasiones, he recordardo unas palabras del maestro Arangurén, que me impactaron cuando empezaba a interesarme por la vida colectiva: “Ser de izquierdas es estar contra el poder”. Entendiendo poder como sinónimo de gobierno, lo que actualmente sabemos que no es exactamente así, una fuerza de izquierda nunca podría optar a gobernar, ni siquiera cuando tuviera la unanimidad del vecindario, con más razón cuando solo se llega a contar con el apoyo de un porcentaje pequeño de la población. Para un sector de la izquierda, aquella que procede del dogmatismo, sí se puede gobernar cuando se cuenta con la mayoría suficiente del vecindario, usando tal posición para intentar perpetuarse en el poder. En el mundo actual, donde la izquierda aún no ha encontrado respuestas globales a un poder global, es más cómodo, a nivel particular, no gobernar nunca y quedarse como esencia de la izquierda eterna (si es posible, con financiación de la democracia burguesa de la que se abomina).

Esta forma de pensar, donde algunos deciden otorgar certificados de izquierda, como si fueran dioses, a quien les parece, es la que IUCA practicó, con el “Gurú” Anguita al frente, en gran parte de los años 90. Fue la teoría de las “dos orillas”, donde IUCA se reservaba la etiqueta de izquierda, y situaba al PP junto al PSOE y despreciaba al resto de fuerzas que pretendían situarse en su orilla, ya fueran los Verdes o las izquierdas nacionalistas. El objetivo, copatrocinado por la derecha mediática, era el “sorpasso”, esto es, que el PCE (IUCA) fuera la fuerza más votada de la izquierda, aunque ello pasara por dejar gobernar al PP. “Pinzas” Rejón fue su máximo promotor en Andalucía, y tuvo momentos excelsos en la falta de acuerdos entre la izquierda para gobernar en los ayuntamientos en 1995, con frases que tanta sangre crearon como “Córdoba es como Soria”.

Ahora, la derecha vuelve a sacar a sus particulares compañeros de estrategia, Rejón y Anguita, para intentar condicionar y torpedear los acuerdos entre IUCA y PSOE para Andalucía. No llegan a defender la teoría extremeña, esto es, que es mejor dejar gobernar a la derecha, que a quien práctica políticas de derecha. Lo más curioso es que estas teorías también residen en el PSOE, pues, Ingecom Salinas, entre otros, defendían que se dejara gobernar al joven Nieto en 2007, antes que votar y gobernar con la “conversa” Aguilar. Por tanto, los intereses bastardos, los acuerdos extraños con poderes fácticos de la derecha que mantienen demasiados líderes de la izquierda, provoca suficiente confusión, que suele llevarnos a pensar por qué volvimos creer en la izquierda. En caso de que la defensa de esas posiciones fuera honesta, lo que la experiencia y la historia me ha dicho que no es así, se estaría olvidando lo que el vecindario ha votado. Pero ¿a quién le importa? Al final, los egoísmos partidistas, o personalistas, pueden con el mandato democrático, lo que está llevando al desapego de la política.

No quiero decir que IUCA está “obligado” a pactar en cualquier circunstancia y condiciones con PSOE. Viví lo que significa hacer lo mismo, pero en sentido contrario, en el ayuntamiento de Córdoba en 2007, y toda la izquierda lo hemos pagado. Las condiciones impuestas por la “Quina” Aguilar” al PSOE, impedían poder trabajar con libertad, y a quien se atrevía, el “aspirante a fenómeno”, Durán, le mandaba parar, siguiendo los deseos de la “compañera alcaldesa”. IUCA debe exigir suficientes elementos programáticos, pero siempre desde su aportación real de voto. Los andaluces no han apoyado mayoritariamente sus máximos ideológicos y deben reconocerlo. El PSOE debe aceptar que el vecindario ha votado un giro a la izquierda, y no pretender mantener políticas fracasadas y vicios que han generado corrupción, después de treinta años de gobierno andaluz. No puede pretender seguir manteniendo su dependencia de los dictados de la banca europea y nacional, y menos que IUCA lo acepte. Lo que está en juego no es el futuro de sus fuerzas políticas, ni siquiera de sus representantes actuales, sino que la izquierda demuestre que hay una alternativa de actuación, dentro del marco que determinan las políticas españolas y europeas.

Por eso, no entendería que los “líderes” políticos andaluces de izquierda, no supieran llegar a un acuerdo. Me parecería haber vuelto a 1994 y tendría que reconocer que la vida se repite, ya sabemos que, la segunda vez, siempre es como una farsa. Lo malo es que lo sufrirían los andaluces. ¿Le importaran al viejo Griñán y el clásico Valderas los que les han votado? Que lo demuestren.

Córdoba en el diván

Juan Andrés de Gracia | 28 de marzo de 2012 a las 21:07

¿Qué le puede pasar a una ciudad que ha apostado todo a caballo ganador, leáse el señorito Arenas, y, de repente, se despierta del sueño de forma brusca y cruel? Si revisamos los diez meses de gestión del joven Nieto, comprobaremos que se ha volcado en la campaña, con la única opción de gobernar la Junta. Incluso esperó a cambiar “escalones” de su gobierno, ante las seguras expectativas de que el “aparato andaluz pepero” contaría con parte de sus miembros. Curiosa va a ser la reacción de la “hippy” Alarcón y el “provinciano” Molina, que se pueden ver obligados a ser oposición en el Parlamento Andaluz, en vez de parte del gobierno de la Diputación. Aunque ser parlamentario tenga su prestancia, estar en la oposición hace perder mucho lustre al cargo. A ello, únase los cargos que ya tuviera prometidos el joven Nieto, algunos se quedan con el traje comprado, y que ahora se ve obligado a resituar, por lo que auguro un desembarco en puestos de confianza del Ayuntamiento y la Diputación.

Con todo lo complicado que debe ser reorganizar su partido, el joven Nieto tiene más difícil hacer borrar esas fotos de campaña en las que comprometió, no solo su persona, sino al propio ayuntamiento. El “Centro de Convenciones virtual”, se presentó en un acto electoral junto al “sonado” Arenas, con su aval y su compromiso. Ahora ha de saber cómo se vende a un gobierno andaluz de la izquierda, que ha sido tratado como invitado de palo. La primera respuesta de Maquiavelo Torrico demuestra que aún sigue colapsado por los resultados electorales. Si pide a la Junta 35 millones de euros, se los tendrá que pedir a su vez al gobierno central, además de sumar aportación de la Diputación. Lo mismo se le ha olvidado que su modelo era como León, así que a aflojar “pasta” todos. ¿Va a tener valor para pedír algo más a Manostijeras Rajoy? Hasta ahora, la Junta había comprometido 18 millones, y el Gobierno central, 9. Me da en la nariz que va a tener muy difícil cargar toda la responsabilidad a la Junta de Andalucía.

El proyecto “piloto” que decía estar preparando con el apoyo de la ministra del desempleo, Báñez, se quedará cojo si la Junta no participa en él. El intento de mantener una política cultural relevante en la ciudad, es imposible sin la comunidad autónoma competente. Mantener los programas sociales, como la dependencia, solo es posible con la alianza con la Junta. Incluso su idea de hacerse con el Polideportivo de la Juventud, no tiene futuro sin la inversión deportiva a negociar con Sevilla. Así podriamos seguir, pero queda ya demostrado lo que pasa cuando un alcalde, ya no joven, sino en prácticas, y al servicio militante de su partido, en busca de su propia proyección personal, usa los proyectos de ciudad de forma partidista.

Se han tenido que quedar de cuajo los aliados “peperos” del mundo de los parcelistas, con el socio Gómez y sus naves-multa, pues cualquier solución pasa por la izquierda, de nuevo. Claro, que siempre tendrán a la conversa Aguilar para buscarles apoyos. No es extraño que Sandokán ya haya declarado que el resultado lo esperaba. ¡Qué pronto se ha dado cuenta de la necesidad que tiene de volver a tratar con su vieja amiga! Pero no menos descolocados deben estar el Masa Carreto y Mario BBK, pues se han metido en un laberinto, con el apoyo prestado al joven Nieto en plena campaña. ¿Van a formar parte de la batalla que se avecina entre Capitulares y San Telmo?

Quienes habían pensado que las gaviotas iban a anidar en todas las instituciones, están replanteándose su posición en función de lo que les una o dependan de la Junta de Andalucía. Preveo un debate local basado en que la izquierda va a estar, permanentemente, guerreando con el gobierno de los “19 escalones” y el de “manostijeras” Rajoy; y, por otro lado, a “la casa de los muchos” buscando defender a lo suyos, y buscando culpar de todo a la Junta de Andalucía y la malévola izquierda. Esta situación no la deseo, pero preveo que pueda acabar como la película de “La Vaquilla”. El maestro Berlanga siempre es una buena inspiración, y en esa comedia dejaba una imagen que actualizo: Córdoba muriendo en tierra de nadie, mientras que los dos bandos siguen a garrotazos. Así que me sumo al editorial de El Día: Diálogo, consenso y acuerdo.