Archivos para el tag ‘Vimcorsa’

Hablando claro: Municipalización no, cierre y despidos

Juan Andrés de Gracia | 9 de mayo de 2012 a las 19:33

En su afán por inventar un nuevo lenguaje para que nadie se entere de lo que pretenden, que comenzó llamando “congelar impuestos” a incrementar el IPC, para ocultar que se incumplía la promesa de no subirlos, ahora la moda es el verbo “municipalizar”. Se usa este término por sesudos técnicos, y no menos experimentados políticos, para ocultar que lo que se pretende es, lisa y llanamente, recortar gastos de forma abrupta, y despedir a empleados públicos de distintos servicios municipales. Para que se entienda, “municipalizar un servicio” es, salvando la diferencia de la administración pública, igual que “nacionalizar”. O sea, que si siguen usando este término, el pluriempleado Nieto va a ser confundido con Cristina Fernández de Kirschner o con Evo Morales.

La legislación local llama “municipalizar” a la decision de ejercer actividades económicas por los ayuntamientos, en régimen de libre concurrencia o en régimen de monopolio. Para entendernos, es lo que se hizo con la actividad de transporte urbano que existía en Córdoba, realizada por una empresa privada, en época predemocrática y que, bajo la iniciativa del añorado Villegas, pasó a ser una actividad que se realizaría por el ayuntamiento de Córdoba en régimen de monopolio, esto es, que ninguna empresa privada la puede ejercer compitiendo con el ayuntamiento. Otro ejemplo a recordar, fue cuando el ayuntamiento decidió, en los años ochenta, ejercer la actividad de promoción de viviendas por Vimcorsa, en régimen de libre concurrencia, esto es, compartiéndola con la iniciativa privada. Siguiendo este razonamiento legal incuestionable, la Gerencia de Urbanismo, el IMDECOR o el IMDEEC, que no son actividades económicas privadas, no se pueden municipalizar, y decirlo es intoxicar y engañar.

Los tres organismos autónomos citados son servicios absolutamente municipales, El primero, el de urbanismo, obligado por ley, y, los otros dos, el deportivo y el de promoción de empleo y desarrollo económico, elegidos voluntariamente por el municipio, que se ejecutan en forma de gestión directa. Que sean organismos autónomos, es una decisión que adoptó el ayuntamiento, en busca de una más amplia autonomía y flexibilidad de gestión, mejora de la eficacia del servicio y búsqueda de más ingresos. O sea, es una descentralización de la prestación del servicio municipal, exclusivamente, porque la propiedad de los tres organismos es cien por cien municipal, y la dirección última de los mismos, también. Otra cosa, es que se permita participar a otros en la toma de decisiones, nombrando en su consejo rector a representantes de entidades sociales, económicas o del sector para ser más eficaces.

Lo que ahora se pretende, al promover su pase al ayuntamiento es, pues, centralizar de nuevo el servicio, con la primera consecuencia de que su órgano director volverá a ser la Junta de Gobierno Local, formada, íntegramente, por los peperos de “La Casa de los Muchos”. La oposición quedará para su control en comisión y pleno, y, para el vecindario, el seguimiento por los medios de comuniciación. Los tres servicios empezaron siendo servicios municipales centralizados, hasta que se decidió crear el Patronato de deportes (actual IMDECO) en los años ochenta; la Gerencia de urbanismo, con las competencias de planeamiento, fundamentalmente, pero sin el servicio de proyectos ni de licencias (hoy ya integrados en el mismo, lo que realizó, curiosamente, Tristón Martín en la época del engominado Merino); y el Instituto de Desarrollo Económico y Empleo (sobre lo que era la Agencia de Desarrollo Local y Servicio de Empleo), hace solo una década. Ninguno de los tres organismos han sido nunca cuestionados como tales, sí sus dirigentes, por el PP.

La comisión creada ayer por el Pleno municipal, formada por un batiburrillo de técnicos, políticos y directivos, tiene, pues, como misión demostrar que, para el ayuntamiento, es más beneficioso disolver los organismos y recuperar la centralización del servicio. Para ello, tendrá que demostrarse la mayor eficacia y eficiencia del servicio centralizado frente la descentralización actual, y decidir qué pasará con su patrimonio, su personal, su situación económica, … Pero eso sí, al final hay que producir un ahorro. Por eso, no entiendo qué hacen allí los representantes de la oposición, puesto que la comisión es, exclusivamente, para cerrar los organismos, despedir a empleados públicos y ahorrar dinero. Los directivos y los técnicos municipales van a trabajar a las órdenes del gobierno local del que dependen, y al que se deben dentro de la legalidad. Por tanto, sus propuestas van a ser las que decidan el tóxico Torrico, Tíogilito Bellido y la fiera Sola, además de Especulaciones Martín y AgroNavas. La única opción de que no se disuelvan los organismos, es que se castren voluntariamente, y eso duele. Es un proceso similar al que llevó, en 1996, a Aucorsa a firmar el contrato-programa para 12 años, ante la amenaza de su privatización. ¿Es que IUCA y PSOE están de acuerdo con el PP? Sí hubiera sido más oportuno que estuvieran presentes los sindicatos, ya que les va mucho en las decisiones que se adopten y que, luego, el PP podrá aplicar con su mayoría absoluta.

Reforma administrativa “interruptus”

Juan Andrés de Gracia | 22 de marzo de 2012 a las 18:26

En su incansable labor de campaña electoral a la que está dedicado, el joven Nieto ha presentado la Fundación Agrópolis, rodeado de importantes referentes políticos, universitarios y económicos, aunque es una incógnita saber para qué va a servir. Con ello cumple una promesa electoral (loados sean los dioses) y ello siempre es positivo, pero, a la vez, incumple otra: la reducción de organismos municipales. A este anuncio, además, se une el de la próxima creación de una sociedad mixta que gestione el Centro de Convenciones. No hay que olvidar que estos entes mixtos deberán tener estructura propia (personal, recursos, …) si se quiere que sean operativos. Otra cosa es que, la recién anunciada Fundación Agrópolis, sea un cascarón vacío organizado a mayor gloria de Navas, el liquidador.

El trabajo encargado al supergerente 86 de la Gerencia de Urbanismo, Martínez “el bienpagado”, sobre la reducción de entidades municipales, en la línea que ha anunciado Manostijeras Rajoy y el propio señorito Arenas, no parece producir resultados. Sobre la unión de las empresas públicas de servicios que debería integrar a Sadeco, Aucorsa, Emacsa y Cecosam en una especie de holding, nada sabemos, y todas ellas continúan actuando de forma individual. Incluso la idea de ir a la unificación de convenios parece encontrarse en un callejón sin salida. La ponderada capacidad teórica del supergerente, parece chocar con la tozudez de la realidad, y desconocemos a qué dedica su tiempo. La sospecha de que esté preparando ERES a gogó, a mayor gloria de la reforma laboral, gana peso y preocupa a los empleados públicos.

Por otro lado, la unificación de las entidades dedicadas al urbanismo (Gerencia de Urbanismo, Vimcorsa, Procórdoba), ha derivado en el anuncio de mantener a Procórdoba, usando el truco legal de pasarle las acciones de Vimcorsa para equilibrar su situación económica. La fusión de ambas parece alejarse, una vez que se ha aprobado una póliza de 18,2 millones de euros a nueve años vista, y se han presentado informes que hablan de la actividad de la empresa más allá de 2020. Incluso, se ha obviado, una vez más, el informe de la intervención municipal (a al que prometieron obedecer fielmente, y usaron como bastión contra el cogobierno saliente) que solicita que se replantee la existencia de la empresa, por falta de recursos para su supervivencia. Hay que reconocer que Procórdoba ha quedado con escaso personal y actividad, sin sede propia y se mantiene, casi exclusivamente, a niveles formales, pero sigue siendo la poseedora de los suelos municipales, por lo que su importancia sigue siendo alta. La duda recae sobre la capacidad de Vimcorsa de asumir, sin problemas para ella, la situación económica de Procórdoba una vez que esta se convierta en su propietaria.

Sobre los organismos autónomos, parece que seguirán trabajando separadamente, aunque tengan por encima una misma dirección general. Las mayores dudas recaen sobre el IMDEEC, debido a la causa general abierta a través de la comisión de investigación que sufre. Los continuos anuncios de judicializar la cuestión abierta no ayudan para nada. Pero el Gran teatro, el Jardín Botánico, o el Instituto de Deportes actúan con medios y fines propios, sin que parezca amenazada su continuidad, aunque sí la de su plantilla. No ha ocurrido igual con la Fundación sobre la Capitalidad, que ha quedado desmantelada, por mucho que se quiera vender que seguirá activa. También ha entrado ahora en cuestión el Consorcio de Turismo, especialmente, tras las noticias de prensa relativas a la gestión empresarial de su presidente, Vicente Carmona. No deja de ser extrañamente curioso que, cuando se han decidido a cargarse el Centro de Congresos de Miraflores, y se promociona un virtual Centro de Convenciones, se haya filtrado información contra él que, además, es el gestor del actual Palacio de Congresos. La próxima salida del gobierno municipal de la hippy Alarcón y la falta de apoyo expresada por el joven Nieto a Carmona, pintan un escenario de preeminencia del empresariado constructor (leáse Massa Carreto) al hostelero (difícil papeleta para el reelegido Toni Palacios). De hecho, no se oculta el malestar, en toda la hostelería de la zona del Casco, sobre la decisión del Cecogobierno de mandar al extrarradio el Centro de Congresos. Pero nadie se atreve a polemizar por temor a represalias. ¿Habrá sido una la de Vicente Carmona?

 

El abandono de los Patios

Juan Andrés de Gracia | 12 de marzo de 2012 a las 20:53

Ya analicé el antecedente de la curiosa forma de defender la capitalidad cultural permanente de la ciudad, dejando sin funcionamiento a la Fundación creada para ello, o aceptando que el gobierno central “reformule” los proyectos de equipamientos tan esperados como la Biblioteca Provincial o el Museo de Bellas Artes. Pero eso no evita la decepción que he sentido al conocer el contenido del concurso de patios para 2012. Justo este año en que tendremos que volver a examinarnos ante la UNESCO, el ayuntamiento rebaja considerablemente la aportación municipal al evento. Este hecho contrasta gravemente con el incremento del gasto municipal para la Semana Santa, con lo que se define, con claridad, cuál es la prioridad del gobierno “de los muchos” del Joven Nieto. Queda claro que Fray Jaén le gana la partida a Sor Caracuel en esta bifurcación de responsabilidad en las fiestas cordobesas.

La rebaja del presupuesto es algo más que simbólica, puesto que alcanza algo más de 60.000 euros, una tercera parte del que tuvieron en 2011. A ello hay que sumar la reducción en el presupuesto del Festival paralelo, que baja más de 15.000 euros.  Los recortes que hay que realizar en el presupuesto municipal no se pueden aplicar a todos los conceptos, y si los Patios es una estrategia básica de la ciudad, se debe ver correspondida por un respaldo económico suficiente. Como pasaba en el Concurso de Cruces, la rebaja de la aportación municipal se vende como una forma de mejorar la calidad de la fiesta. Lo cierto es que no acabo de comprender cómo se consigue más calidad bajando los premios, los áccesit, las menciones especiales, etc. Debe ser que estoy muy torpe.

Las bases, además, profundizan en poner unos condicionantes a los Patios que entren en concurso, de dudosa efectividad. Exigir que los Patios aspirantes al concurso estén habitados todo el año, o que tengan que ser atendidos por alguno de los habitantes de la casa, limita seriamente la posibilidad de aquellos regentados por personas mayores y a patios que, transitoriamente, no esté habitado. ¿Cómo se va a comprobar que va a estar todo el año habitado, si el concurso es en Mayo y luego quedan siete meses más? ¿Qué se considera que un patio está habitado, el que lo está solo doce meses al año? ¿Qué problema presenta preparar un patio para concurso, aunque no esté actualmente habitado? Mucho me temo que estas restricciones, que se suman a otras que han generado polémica otros años, solo responden al interés de algunos propietarios por eliminar competidores y asegurarse ingresos.

Lo peor de todo es que nada se ha innovado para conseguir evitar la masificación y la subordinación al turista y al hostelero que presenta la Fiesta de los Patios y que son los verdaderos problemas de la fiesta. Nada sabemos de mayores aportaciones municipales para conseguir que más patios se presenten a concurso. Limitar los patios a abrir, a 50, es un verdadero error, que solo responde a cuestiones económicas, aunque he de reconocer que en los últimos años nunca se ha alcanzado este número. Pero es la “pescadilla que se muerde la cola”, puesto que si no se apuesta por los patios, no se conseguirán que abran más y la masificación está servida.

Los golpes de pecho en defensa y potenciación de los patios no tienen respuesta real. Que lejos parecen las innumerables veces que Fray Jaén y la hippy Alarcón exigieron un plan de apoyo a los patios. Ahora participan de un gobierno que reduce la partida para los once días de concurso y no incorpora ninguna novedad relevante. Es de esperar que al menos mantengan las medidas complementarias que se han llevado a cabo otros años por parte de Vimcorsa, de Jardines, de Emacsa, … es decir, las aportaciones en especie que tanto necesitan los propietarios de patios que deciden presentarse a concurso. De la Fundación que se iba a constituir, de la ampliación de los días de apertura, de la posibilidad de cobrar una entrada o de conseguir más patrocindores para el evento nada se ha dicho, simplemente, porque no hay nada. Empeñados en dedicarse a la Semana Santa y a desdibujar el Mayo cordobés, los patios quedan olvidados un año más.

Seis meses después

Juan Andrés de Gracia | 5 de diciembre de 2011 a las 12:21

En esta semana, se cumplirán los primeros seis meses de mandato del joven Nieto al frente del ayuntamiento de Córdoba. A su vez, se cumplen siete meses desde que se hicieron públicas las principales actuaciones para los primeros cien días de gobierno. El resultado final de este semestre para la ciudad es gris: Hemos perdido la opción de ser Capital cultural de Europa 2016 y de que los Patios sean declarados Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. A favor hay que señalar que hemos sido felices teloneros de la quinta Copa Davis para España. El resultado es que, en este tiempo, no sólo no se ha parado el incremento del paro sino que hemos superado los 40.000 desempleados en nuestra ciudad. El resto ha sido un continuo ir y venir con noticias económicas que, desde el anuncio de la ruina, ha evolucionado a los recortes que anuncia el presupuesto municipal. Siguiendo mi línea de razonamiento, no voy a caer en el error de culpar de la mala gestión de los retos internacionales al PP sin más, pero tampoco le voy a otorgar el exclusivo mérito en la estabilización de la situación económica.

Lo que si es imputable al PP, es no haber hecho nada por la mejora del empleo y sólo hay que rescatar las medidas que anunciaron para los primeros cien días en ese campo: revisión del Pacto por el empleo, plan de atracción de inversiones y City Marketing, creación del órgano transversal de impulso al empleo en Córdoba, creación del servicio de formación y empleo, aprobación del plan cuatrienal de inversiones en infraestrcuturas, aprobación de la comisión multidisciplinar para el desarrollo de la Agrópolis, congelación de los impuestos municipales y la presentación de las bonificaciones fiscales para incentivar la creación de empleo. Algunas de esas medidas ya se han incumplido en el fondo, no sólo en su temporalización, como las relativas a las ordenanzas fiscales; otras, como la del plan de infraestructuras cuatrienal, se deja para mejores tiempos, y se han decidido otras contrarias, como la debilitación del Instituto de Desarrollo Económico o de IFECO. Tan sólo se vive del ascenso del turismo, aunque no funcione el prometido autobús turístico, sin que se pueda achacar a la gestión municipal, excepto en lo que respecta al mes de septiembre y la Copa Davis, con un coste desmesurado. Lo malo es que ni una sola de las intervenciones públicas del joven Nieto avanza una sola idea nueva al respecto y las intervenciones de “Duracell” Rojas se limitan a justificar todo en la crisis y en ZP.

La segunda gran decepción, es todo lo relativo a la política social. Sólo han hablado de ello para quejarse de la reducción de la aportación de la Junta de Andalucía, con ser cierta, o para comunicarnos el “ímprobo esfuerzo” de realizar las habituales modificaciones de crédito, lógicas, al tener un presupuesto prorrogado. Sí es una noticia moderadamente satisfactoria que el presupuesto municipal haya sostenido las partidas sociales básicas, lo que no sabemos si será suficiente en función de las necesidades más urgentes del vecindario. De lo prometido para el inicio del mandato nada hay de la creación de un Fondo Social de Emergencia o del Plan de integración de Colectivos en Riesgo. Tampoco había más. le sucede lo mismo que en el ámbito cultural, donde lo único que se prometió era reunir la comisión de la Capitalidad y difundir el festival de la Guitarra. Viendo los presupuestos, el gasto en cultura desciende notablemente en su cómputo global, y queda la duda del sostenimiento de los distintos servicios y equipamientos, existentes y en gestación.

En cuanto a los servicios públicos, todo se ha transformado en una cuestión económica respecto a los recortes que se deben hacer para mantenerlos como tales. No ha habido sorpresas sobre el estado de sus números, puesto que el PP contaba con todo los datos a través de los consejos de administración y de los informes preceptivos de intervención y de lo servicios técnicos. El PP habla de austeridad y de reducción de gastos superfluos, pero no acaba de establecer un plan conocido y que pueda debatirse. Incluso la medida de ahorro en altos cargos, tan nombrada, ha quedado a la mitad y ya ha agotado sus efectos. La medida más importante anunciada sigue pendiente. Es la creación de una entidad pública de gestión de empresas municipales, a modo de holding. Eso sí, el supergerente ya actúa a pleno rendimiento. Pero aún queda por crear la Oficina municipal de Vivienda, que sigo sin saber qué pretendían si existe Vimcorsa; la elaboración de una reforma de las líneas de Aucorsa; la revisión del plan de tráfico y movilidad, que deberá ser algo más que la calle Cruz Conde; reordenar el modelo de seguridad de Córdoba, que no es cambiar el organigrama del área; la puesta en marcha del plan Córdoba Limpia; la elaboración de un plan de redes de aparcamientos en zonas comerciales, que no sabemos que aporta al plan de aparcamientos ya existente; la puesta en marcha del servicio 72 en infraestructuras; o el plan director de instalaciones deportivas, que, por ahora, es que los clubes de fútbol paguen el mantenimiento y que las salas de barrio tengan coste cero.

Por último, nos queda conocer cuál es el nuevo papel que iban a jugar las juntas de distrito, que se han constituido con la misma penuria e indefinición que antes. Sigue sin conocerse cuál será el nuevo proceso de regularización de parcelaciones, aunque lo que se ha avanzado es preocupante para las arcas municipales. Por cierto, no se ha creado el cuerpo de inspectores urbanísticos, ni la oficina del Patrimonio de Córdoba. Tampoco sabemos nada del plan de refosteración de Córdoba o de la Carta de Derechos del vecino. Muchas de esas medidas no tienen carga económica, al menos para su inicio de actividad, por lo que las dificultades económicas no son excusa para su no puesta en marcha. En cualquier caso, la única medida no cumplida que hay que reconocer que no es imputable a “La casa de los muchos”, es la reunión con el presidente de la Junta. Pero no hay problema, el “machote” Arenas ya ha prometido que todo se resolverá cuando él gobierne en la Junta. Quedamos a la espera.

Las prácticas del becario

Juan Andrés de Gracia | 23 de noviembre de 2011 a las 19:59

Cuando el becario Bellido llegó a la delegación de Hacienda, hace ya cinco meses y medio, sabía que habría un momento en que tendría que presentar los resultados de su curso acelerado en Hacienda Local. Tras las intoxicaciones sobre impago de nóminas, falta de pago a proveedores o agujeros ficticios en las partidas dedicadas al centro de congresos, llegaría el momento de presentar el anteproyecto de presupuestos para 2012. Este significa el examen final en un año atípico para él, que empezó, como implacable crítico de Alfonsón Igualada, y terminará con la tramitación del presupuesto aprobado. Contando con mayoría absoluta, no es lógico pensar en que se producirán cambios relevantes en el mismo, digan lo que digan los informes de la intervención, del Consejo Social o del Consejo del Movimiento Ciudadano, por lo que se puede considerar que ya ha acabado su trabajo.

Lo que quizá él aún no se ha dado cuenta, es que un presupuesto no es tan difícil hacerlo. El fichero de Excel da mucho juego y permite todo tipo de argucias para cuadrar lo que, en la realidad, no es posible casar. Un presupuesto será bueno o malo, si realmente cumple sus objetivos, y si al final su desviación, en cuanto a ingresos y gastos, es favorable a la entidad local. Muestra la voluntad política que los números permiten, pero ahora hay que ver si se convierte en licenciado, actuando con mano de hierro en su cumplimiento fiel. Él mismo ha manifestado cinco criterios a los que obedece el presupuesto que  ha elaborado, y a ellos me voy a referir a la hora de analizar esta práctica fundamental para su carrera política.

Pero antes de entrar en cada uno de esos cinco puntos, el becario Bellido debe reconocer que su presupuesto no sirve para lo que era la prioridad del mandato del joven Nieto, la creación de empleo. La reducción inapelable de la inversión a un 20% y saber que parte de las partidas inversoras están parcialmente ya ejecutadas (Fondo Norte del Estadio, por ejemplo), confirma que estos presupuestos no generarán empleo. Si a ello sumamos la reducción de la labor del IMDEEC, o que parte de la inversión está destinada a compras determinadas, como es la inversión en el SEIS o en el IMD, queda claro que no va a generarse actividad económica en la ciudad. Como contrapunto, ha señalado que hay dinero para no reducir plantilla. Claro, que se le olvidó señalar que, siempre y cuando, se acepten rebajas en el salario y en las condiciones laborales. Por cierto, el gasto social y cultural global se reduce sobre el de años anteriores, si bien la comparación directa no es fácil al haber cambiado las áreas y sus competencias.

Para Bellido, el presupuesto pretende ser riguroso en ingresos, lo que no es una novedad, puesto que ya se venía actuando así, al menos, en los dos últimos años. De no haber sido así, se tendría que haber producido ahora una reducción importante del capítulo de ingresos del presupuesto prorrogado, lo que no ha hecho falta, al haberse cumplido, bastante fielmente, la propuesta de ingresos prevista. La rebaja de ingresos que este año se produce, es debida a la falta de ingresos por endeudamiento, pero, en lo que afecta al ingreso corriente, hay incluso un incremento. Por tanto, no es un mérito que se pueda apuntar, sino algo que va a continuar de la buena herencia recibida.

En segundo lugar, señala que el presupuesto se rige por el principio de prudencia. Lo fundamenta, exclusivamente, en que los ingresos por sanciones urbanísticas, sólo se usarán cuando se cobren. Estamos hablando de una partida de unos 7 millones de euros que, a veces, ha podido quedar a la mitad por retrasos en la confirmación de los ingresos. Lo que no dice es que esos ingresos podrían ser mucho más importantes, si se sacan de los cajones los cientos de expedientes de multas por parcelaciones que, por decisión política, se retrasan “ad calendas grecas”. En un presupuesto, hay partidas que se cumplen por debajo de lo previsto, como hay otras que lo superan. Para ello hay ajustes del presupuesto durante todo el año. Lo importante, es que el gasto no se dispare. Si no se hubiera actuado con prudencia en los ingresos, ahora tendrían que haber rebajado de forma importante el capítulo de 2010 y ya hemos apuntado antes, que no ha sido así.

Un tercer criterio para Bellido es priorizar los pagos que no admiten demora, y apuntó a los proveedores. Aquí se nota que la lección no la tiene aún bien aprendida. El presupuesto nada tiene que ver, directamente, con los pagos. La tesorería tiene una realidad al margen del presupuesto, si bien, un buen presupuesto, ayuda a que la tesorería no sufra. Creo que se refería a la inclusión de partida suficiente para pagar a Endesa o de recoger compromisos pendientes de Sadeco. Son cuestiones que, otras veces, se resolvían mediante modificaciones presupuestarias durante el año, pero no está mal que se recoja en el presupuesto inicial. También tiene aquí importancia, que se recoja el coste que va a tener la operación de tesorería que se va a tener que activar, a partir del segundo trimestre del año, para atender, con solicitud, las nóminas, y mantener cierto ritmo en el pago a proveedores. Ello significa que subsiste el déficit estructural municipal.

También habló de la pronta entrada en vigencia de los presupuestos, con una llamada a los organos de asesoramiento para que agilicen su labor. A la altura que estamos, hay que reconocer que el presupuesto va a estar aprobado en un plazo más que razonable, aunque, difícilmente se cumplirá que lo esté antes de final de año, por la tramitación que conlleva. En cualquier caso, siempre habrá un presupuesto prorrogado que asegura, como siempre se ha hecho, el mantenimiento de los servicios y de los pagos fundamentales municipales.

Por último, el presupuesto pretende, según el opositor a licenciado Bellido, establecer un marco estable de transferencias municipales a las empresas y organismos municipales. Claro, que también se le ha olvidado recordar que eso conlleva, paralelalemente, la aplicación de los planes de viabilidad y saneamiento en los distintos entes municipales, así como los recortes en los servicios que prestan. Ya este año, la intención de contener los gastos en Sadeco y en Aucorsa, se ha tenido que limitar, esperando que la negociación de los convenios, y las medidas de racionalización del gasto, hagan su efecto. Aquí tiene su asignatura más difícil del examen. Nos veremos en la liquidación.

Rebajas prenavideñas del PP

Juan Andrés de Gracia | 16 de noviembre de 2011 a las 19:29

Fue muy publicitado el nombramiento de Comercial Sousa como parte de la Santísima Trinidad de la Gerencia de Urbanismo, acompañando a Tristón Martín, que se va a dedicar a lo serio, a recalificar suelo, y a Primo de Jurado, que aún no sabe a qué se dedica. Bueno, Sousa, realmente, comparte esa presencia al frente de Licencias con su nombramiento como delegada de Comercio, que depende del área de Promoción de la Ciudad. Pero, la verdad es que tener dos sillones no le ha asegurado poder político ni de gestión, y que, más bien, su tiempo lo pasa desplazándose de un despacho a otro. Eso sí, siempre con su parada para un café, para una cerveza o para ver escaparates, que por algo es su responsabilidad. Aún recuerdo las relaciones estrechas entre Durán-2, la caprichosa Candelario y la eterna Luna, que tan buenos viajes y salidas compartieron, con sede en San Pablo 2, demostrando una hermandad femenina exenta de cualquier ideología.

Se estrenó Comercial Sousa, anunciando el “bálsamo de Fierabrás”, perdón, las licencias “express” que no parece haber surtido efecto, porque el tipo de negocio que se puede acoger a este sistema, es reducido y, además, son los que menos problemas ocasionan en su tramitación. De hecho, desde la Gerencia de Urbanismo se permitía, sin más, abrir con la mera solicitud de licencia, mientras no se ocasionaran molestias al vecindario. Lo que es evidente, es que la ciudad no ve florecer los negocios, sino que siguen cerrando con una frecuencia desalentadora. Desde entonces, no hemos sabido nada sobre el trabajo que desarrolla la concejala. Pero es que además, sus compañeros de “los 19 escalones”, no hacen sino darle disgustos.

Lo más noticiable, es la guerra entre el joven Nieto y Comercio Córdoba sobre el futuro de la calle Cruz Conde. Las promesas electorales se le vuelven cañas a los peperos, y prefieren la política de hechos consumados, que abordar desde la racionalidad una planificación de la movilidad del centro. Por ahora, parece que los comerciantes, con el “sociolisto” Bados al frente, van ganando, ya que se mantiene el carácter totalmente peatonal de la calle y se acepta que el tráfico se incremente en el Bulevar. La superintendenta Tamayo no se ha visto en otra peor y, aunque anuncia bazas para próximos meses, la verdad es que entre la navidad y las rebajas, no parece haber capacidad, en el gobierno de los muchos, para llevar la contraria a los comerciantes.

Sobre aparcamientos, la posición de Tristón Martín, que debería darle alegrías a su compañera, es la paralización más absoluta. Se han encontrado con un completo Plan de aparcamientos del que se había iniciado la contratación de aquellos que afectaban a los centros comerciales. A estas alturas, y tras el parón marcado por el presupuesto 2012, sólo se ha acabado el adecentamiento del solar junto al cementerio de San Rafael, pero aún no han facilitado su gestión por los comerciantes de Viñuela-Rescatado. Peor es, la indefinición en que se encuentran, tanto el aparcamiento de Lepanto como el del Marrubial. El primero, se ha quedado sin empresa que lo construya y gestione, y el segundo, continúa dependiendo de que se construya o no el primero. Mientras, sigue cerrado el solar que en Lepanto servía para dar aparcamiento a la zona. Los aparcamientos de Plaza de Toros y de Valdeolleros, que deberán dar vida a los centros comerciales de Ciudad Jardín y de Valdeolleros-Santa Rosa, respectivamente, siguen esperando que le den licencia. Curiosa paradoja, puesto que los promociona Vimcorsa (que dirige Martín), y la licencia la debe dar la Gerencia de Urbanismo (que comparten Martín y Sousa). Parece que son incapaces de darse respuesta a sí mismos.

Para la Navidad, el comercio ve con resignación la reducción casi absoluta del alumbrado de Navidad. El PP, que siempre defendió la máxima extensión en calles y en días del alumbrado, han tomado la decisión de restringirlo a lo que haga el Corte Inglés y poco más. Aún no han sido capaces de contratar la instalación, lo que ya supone que no pueda funcionar para primeros de diciembre, como era costumbre y ellos exígían el año pasado. Además, las calles a iluminar bajan a menos de 30. Sin quererlo, se han convetido en seguidores de la Plataforma sobre el Clima, que, anualmente, se manifestaban solicitando precisamente eso: menos días y menos calles. La verdad es que lo único que han comprendido, no hay nada como gobernar, es que Endesa no puede hacer tanto negocio a costa del bolsillo de los cordobeses. Lo que es inaúdito, es que el comercio esté callado ante este recorte por el que tanto lucharon. Por algo similar, se enfrentaron al PP en la época del engominado Merino.

También hay que recordar que, las promesas de rebajas de impuestos y tasas para el comercio, ha quedado en nada, ya que suben un 3% de media y, la única novedad introducida en las bonificaciones para creación de empleo, ha sido en el IAE, del que las pymes y autónomos ya están exentos. Igualmente, se paraliza el programa de urbanismo comercial, esto es, las obras que mejoraban calles de los centros comerciales para facilitar su accesibilidad. Respecto al sector de ambulantes y los mercados municipales, al que tanto defendieron, sólo sabemos que lo visitan, como todos, para repartir propaganda. Espero que Comercial Sousa no acabe como el aspirante a fenómeno Durán, defendiendo los caracoleros como el futuro de la ciudad. Temía que, para emular sin copiar al “Padrino” de los socialistas, hicieran una asociación de castañeros.

Por último, ha que reconocer que el PP, que tan bien se llevó con el Corte Inglés, al que le permitió la construcción ilegal de su última planta sin que le costará la más mínima sanción, sigue fiel a su amor a la gran empresa. No sólo le ha ampliado las bonificaciones por IAE, sino que vive suspirando que, Leroy Merlín o Hipercor, abran sus negocios. También han aprobado ya una modificación de un plan parcial de la zona del Tablero-Patriarca para que se instale una nueva gran superficie, aunque lo visten como mejora de las viviendas a construir. No quiero pensar que están detrás de que Ikea desembarque en la ciudad. Lo digo porque siempre hablan de pymes, pero sólo trabajan para los grandes mercaderes. Y ellos, que son de fe cristiana, ya saben lo que pasó en el Templo.

Presupuesto trucado

Juan Andrés de Gracia | 15 de noviembre de 2011 a las 19:16

Tintín Tejada y Alfonsón Igualada sufrieron durante años las quejas del PP sobre los trucos que utilizaban para hacer el presupuesto. Entiéndase que esos “trucos” eran interpretaciones diferentes de cómo cerrar el presupuesto. Esperaba a saber qué técnica presupuestaria seguiría el becario Bellido, y, la verdad, es que no es muy diferente, quizá, porque el personal técnico del área es el mismo, y la necesidad obliga a flexibilizar una visión rígida de cómo hacer el presupuesto.

“Los 19 escalones”, con el joven Nieto a la cabeza, ya no cumplirá su compromiso de tener en vigor los presupuestos para final de año. Lo que han presentado, son sólo los grandes números, pero no el borrador del presupuesto, que, seguramente, sigue peleándose dentro del propio “gobierno de los muchos”. Cuando esté acabado, deberá ser aprobado por la Junta de Gobierno Local, y deberá ser el presupuesto consolidado con todas las empresas y organismos municipales. Además, para ser anteproyecto, no bastan las cifras, sino que debe contar con una documentación que requiere un trabajo de un par de semanas, al menos. Luego, debe pasar a informe de intervención, del Consejo Social y del Consejo del Movimiento Ciudadano, tras lo cual, debe volver a la junta de gobierno local. Entonces, podrá verlo el pleno, tras el dictamen de la comisión permanente correspondiente. Tras su aprobación, debe pasar a publicación en el BOP, tras lo cual, puede haber alegaciones que motiven su aceptación o no, y un nuevo pase por el Pleno con los informes oportunos, tras lo cual, se debe volver a publicar en el BOP. Si tenemos en cuenta el próximo macropuente y las fiestas navideñas, no hay tiempo para cumplir lo prometido. Una nueva promesa electoral incumplida.

Los grandes números presupuestarios aparecen equilibrados entre ingresos y gastos. Es algo absolutamente provisional, y que es posible gracias a que se ha optado por la vía de endeudamiento para rebajar el déficit, de 32 millones de euros, al 50%. Además, se han usado, de forma discutible, las partidas no necesarias para amortizaciones debido a la refinanciación de préstamos, para cubrir el otro 50%. En resumidas cuentas, todo se ha hecho a base de tocar los ingresos y los gastos financieros, pero ello supone no abordar la austeridad en el gasto, tan anunciada, y repartir en los próximos cuatro años los 32 millones de euros. O sea, que en principio, el déficit de gestión municipal continúa, y sólo ha sido afrontado mediante técnicas contables cuestionables. De hecho, seguimos sin conocer cuál es el plan de saneamiento que se piensa aprobar para que sustituya al vigente.

Que los ingresos corrientes se hayan elevado sobre los previstos para 2010 demuestran que estos no estaban inflados. De ser así, al subirlos, se consolidaría la ficción. La subida es del 3,1%, que, en plena crisis de actividad económica, supone confirmar que la presión fiscal subirá por encima del 3%. Que se anuncie que el IBI va a mantener su recaudación a pesar de subirse este año, significa que se va a bajar la labor de inspección que es la que posibilita que haya nuevas viviendas (especialmente, parcelaciones) que paguen, o que se consiga recaudar los deudas pendientes en este apartado. Unamos esto a la decisión de no asegurar ingresos por sanciones urbanísticas (de nuevo, especialmente, parcelaciones), hasta que se asegure el ingreso. Esto significa que se van a seguir manteniendo guardadas las multas a los parcelistas para no soliviantarlos, que no va a haber un plan de cobro de las mismas y que se va a relajar la inspección urbanística. Y que nadie se confunda intencionadamente, jamás la sanción impuesta a Rafael Gómez apareció en los presupuestos municipales para incrementar el gasto. Es absolutamente falso. Sólo hay que consultar los presupuestos de diez años atrás, para ver que la partida de sanciones urbanísticas nunca superó los 10 millones de euros, cuando la gran multa del socio concejal es de 23, y sumadas al resto, alcanza casi los 40 millones.

En gasto de personal, el maquiávelico Torrico, ha corregido la falsedad, repetida una y mil veces, de que los recortes en personal de confianza y asesores ahorraría 3 millones de euros. Ahora se reconoce que será, justamente, la mitad, lo que representa que el PP ocultó en sus declaraciones, el coste del personal que él pretendía incorporar. Que, una vez que se haya consolidado el recorte a los empleados públicos de ZP, del 5%, y, sumado ese recorte en altos cargos, la rebaja general de la partida sólo descienda un 3,8, tiene una doble lectura. Por un lado, hay partida para mantener casi la totalidad del personal municipal, pero, por otro lado, cuesta contener el gasto de personal sin medidas traumáticas.

La reducción del 15% en los presupuestos de empresas y organismos autònomos haya quedado en la mitad (del 15% al 7%), es prueba de que el recorte de transferencias que adoptó el anterior gobierno municipal, hace que la decisión, este año, sea menos traumática. La medida ahora adoptada, es continuidad de la ya emprendida en enero de 2011. Que se haya acordado asumir las facturas pendientes de Endesa y de Sadeco, y que, al parecer, se haya presupuestado cantidad suficiente para que se pueda atender el gasto real en estos conceptos, son adecuadas. Ahora hay que mantener las decisiones de ahorro, porque estos gastos, no es tanto lo que se presupuesten, sino lo que, finalmente, se acaben realizando. En cuanto al anuncio del mantenimiento del gasto social y de cultura, suena bien, pero habrá que estar a lo que se entiende como tal. Por ejemplo, en cultura, será interesante ver si se mantiene la partida de transferencia a la Fundación para la Capitalidad, y si se consolida en Cultura, la partida que había para la Oficina de la capitalidad. En cualquier caso, si el Gran Teatro baja su transferencia, cuando ha duplicado los escenarios, no es un buen presagio.

Por último, la rebaja de la inversión municipal, no por anunciada y esperada, es menos traumática. No es de esperar que las empresas y organismos sean capaces de realizar fuertes inversiones, excepto Emacsa y algo Vimcorsa, porque hasta ahora dependen de las transferencias municipales o de otras administraciones. El PP se ha tragado su teoría de que sería capaz de invertir, no con deuda (lo que ahora es imposible), sino con ingresos corrientes. Ello le hubiera obligado a un recorte más intenso del presupuesto municipal. Seguiremos atentos a la concreción del presupuesto.

Quo Vadis?, Vimcorsa

Juan Andrés de Gracia | 10 de noviembre de 2011 a las 18:52

Vimcorsa ha sido siempre una “china en el zapato” de las empresas promotoras de vivienda. Desde sus orígenes, se la quería dejar relegada a una labor complementaria en el campo de vivienda, que asegurara todas las plusvalías del mercado a la empresa privada. Sin embargo, desde que Manuel Pérez se hiciera cargo de la empresa, y confiara plenamente en Antonio Portillo, hasta los últimos cuatro años con la gerencia de Rafael Obrero, la empresa ha mantenido su difícil labor en el campo de la vivienda en venta y en alquiler, así como en los programas complementarios sociales, a los que ha dedicado los beneficios que ha ido generando. Y lo ha hecho con ayuda del ayuntamiento madre y de la Gerencia de Urbanismo,  a través de facilidades en las condiciones de pago de los suelos para vivienda en venta, o mediante la cesión de los suelos dedicados al alquiler, manteniendo la empresa saneada.

En este tiempo, incluyo también los cuatro años en que Tristón Martín la presidiera, a pesar de que se aceptó que Vimcorsa construyera el último en cada plan parcial donde estaba presente, para dejar que las promotoras vendieran sin oposición. Durante la época de la burbuja inmobiliaria, Vimcorsa fue prácticamente la única entidad en hacer VPO, completada por las promotoras sociales, tipo Vimpyca o Convisur. Tambíén ha sido la única que ha realizado un parque municipal de vivienda, que permite tener una vivienda a personas sin acceso al crédito hipotecario. Pero, sin duda, la gran labor han sido las ayudas a la rehabilitación, en su distinta tipología, que junto a los fondos autonómicos, han conseguido revitalizar nuestros barrios y el casco histórico. La actuación en Fray Albino y en la Guita, son ejemplos de estas intervenciones, que han contado además con la labor de asistencia social, prácticada por la propia empresa. Igualmente, Vimcorsa participa en la rehabilitaciones globales de san Martín de Porres y de Axerquía Norte, aunque están sufriendo las dificultades económicas de Junta y Ayuntamiento.

También son destacables, las ayudas al alquiler privado, antecedente de las medidas adoptadas por la Junta y el Estado, y que han permitido sacar al mercado vivienda de segunda mano. Importantes han sido también sus aportaciones en las ayudas a mujeres víctimas de violencia de género, la instalación de ascensores, la adaptación de viviendas para mayores, la compra y rehabilitación de casas-patio o la construcción de aparcamientos. En muchos de estos programas, ha contado con la colaboración de la Junta de Andalucía, en menor medida, del Ministerio competente, y la aportación del propio Ayuntamiento. Actualmente, estaba en la labor de construir alojamientos para mayores, una vez superada la interesada polémica azuzada por el PP, y viviendas en alquiler con opción de venta, que son las más demandadas por los cordobeses.

Y digo que “estaba”, porque si bien continúa con los alojamientos de Huerta de la Reina (será paradójico que el PP adjudique y entregue una actuación a la que se ha opuesto radicalmente) no parece que siga con los previstos en la zona de Arroyo del Moro-Figueroa, o los solicitados para la zona de Fátima. De la misma manera, nos enteramos que las viviendas en alquiler con opción de compra, “no encuentra financiación”, y se van a transformar en viviendas en régimen de venta, que se sumarán a las que ya se están construyendo de este tipo frente al futuro Hipercor. Incluso, ralentiza su labor de construcción, a menos de 200 viviendas nuevas para 2012. Con todo, no son estos los asuntos más preocupantes, sino que nada sabemos del desarrollo del plan de aparcamientos y, sobre todo, hay una rebaja incomprensible de las ayudas sociales, que son las que se dedican a rehabilitación, a las ayudas a inspección técnica de edificios , recuperación de casas-patio, ayudas al alquiler, etc.

No deja de ser alarmante que Vimcorsa, justo el año en que vuelve a tener beneficios, rebaje al 50% las ayudas sociales que antes he descrito. Es la labor de más importancia para el vecindario cordobés, aunque no sea la más llamativa. La paralización del Plan de Vivienda que supone la ridícula intención de promoción de nuevas viviendas, y la paralización del plan de aparcamientos al no contemplarse ninguno nuevo, aparte de seguir sin desbloquear los prometidos de Marrubial, Lepanto, San Pedro, y, en menor medida, pues están en fase de licencia, los de Plaza de Toros o Valdeolleros, no son sino muestra de que la labor del nuevo gerente, el blindado Paniagua, será estar a lo que interese a las promotoras privadas, y no en mantener la apuesta por la inversión rentable pública de Vimcorsa.

A Vimcorsa le van a cargar el mochuelo de Procórdoba, y los beneficios de la empresa van a ir a tapar los agujeros que presenta la empresa pública de proyectos. Es más, estoy convencido de que los problemas para buscar financiación que empieza a presentar Vimcorsa, están unido al riesgo general del ayuntamiento y, en especial, a las polizas de crédito que mantienen la tesorería de Sadeco, de Aucorsa y de Procórdoba. En este último caso, estamos hablando de 20 millones de euros que, desde hace varios años, se encuentra a tope y que se ha renovado cada vez con mayor dificultad. Esto significa que se va a sacrificar a Vimcorsa para que Procórdoba pueda cerrar sus puertas.

Tristón Martín, que tiene como mérito usar a Vimcorsa para adecentar conventos de forma irregular (programó el arreglo de una decena de plazas donde se enclavaban los conventos con el único fin de tener la excusa de inyectar dinero público a las sedes conventuales) y proponer un PGOU, donde se cristalizaron las plusvalías de suelo que habian amasado los grandes promotores de la ciudad, ahora sólo tiene la intención de revisar el mismo PGOU y el plan del Casco para favorecer al sector privado, con la excusa de revitalizar la construcción. No tiene ningún interés en seguir construyendo vivienda pública (de hecho en la campaña no hablaron de cuanta pretendían construir), ni aparcamientos, para no interferir en el negocio privado. Tampoco va a aportar recursos para los programas de alquiler o de rehabilitación, y va a hacer lo imposible para gastar dinero público en las parcelaciones, vulnerando lo prometido de que pagarían sus propietarios. Al menos, debería asegurar el futuro de Vimcorsa, mantener el empleo de la empresa y no ponerla en riesgo por salir del atolladero de Procórdoba.

A gerente “muerto”, gerente puesto

Juan Andrés de Gracia | 12 de octubre de 2011 a las 13:02

La reestructuración administrativa y organizativa de “La casa de los muchos” no parece acabar nunca, dando sensación de provisionalidad y de no saber exactamente a dónde quieren llegar. Más que tener una hoja de ruta perfectamente perfilada, parece que actúan a golpe de impulsos y presos de declaraciones y de presiones internas. A nadie saben explicar qué perfiles están buscando, y como casa el nombramiento de nuevos gerentes con la anunciada creación de dos entes que reúnan al grueso de las empresas municipales prestadoras de servicios, por un lado, y a las entidades de ámbito social y cultural, por otro. Además de la unión de los organismos relacionados con el urbanismo en la que están embarcados.

En lo que respecta a las empresas prestadoras de servicios, en Emacsa no han tenido problemas y mantienen a Arturo Gómez, hombre de la empresa, que ya ocasionalmente ocupó el puesto. Mientras, Antonio Jiménez, al que sustituyó por razones estrictamente personales, actúa como asesor de la empresa. También continúa el gerente de Cecosam, José Cabrera, que parece que no les causa especial inquietud. En Sadeco, la entrada de Antonio Prieto, en sustitución de Ignacio Ruiz Soldado, se ha solventado con facilidad al ser este último, empleado del ayuntamiento, por lo que ha reingresado como director general de Familia y Servicios Sociales. En parte, es una contradicción respecto a su intención de contar con personal de la casa y no hacer fichajes externos. Más complicaciones han encontrado con la sustitución de Vicente Climent al frente de Aucorsa, porque no ha aceptado la solución de permanecer como alto cargo de la empresa, y ha solicitado casi 500.000 euros de indemnización. De tener que abonar esta cantidad, Aucorsa tendrá que pedir al ayuntamiento que le transfiera el dinero, ante la debilidad de sus arcas. Su sustituto, Carlos Sierra, por ahora no ha demostrado saber cómo parar la sangría de usuarios que sufre la empresa.

Mientras, el supergerente 86, Juan Luis Martínez, tiene encomendada la formación de esa Agencia Pública Empresarial Local que tendría un único gerente, y que debería conseguir mayor eficacia en la gestión y reducción de los costes. La labor no es fácil porque hay que aunar objetos sociales diferentes, relaciones laborales muy diversas y situaciones económicas muy complicadas excepto en el caso de Emacsa. Por cierto, una vez que se ha aprobado que sus sueldos dependen de una cantidad fija y otra variable, será interesante conocer cuáles serán los objetivos que se les marcan para cobrar esta última cantidad. En cualquier caso, la prueba de fuego la van a tener con la presentación de los distintos presupuestos, que deben hacer con rebaja de la aportación municipal en una cantidad que rondará el 10-15%, que inevitablemente afectará a la reducción de los costes de personal y a la calidad de prestación del servicio. Para esa labor de recortes duros, se ha fichado a Prieto y a Sierra, y es posible que busquen darles los máximos poderes para adoptar y ejecutar acuerdos, saltándose al consejo de administración, donde está representada la oposición, sindicatos y vecinos.

En cuanto a la intención de agrupar la gestión del IMAE Gran teatro, el IM de Deportes, el IMGEMA Jardín Botánico, el Consorcio de Turismo y las áreas donde se enganchan, por ahora han nombrado un Director General, Leopoldo Tena, para ir articulando un trabajo conjunto, que difícilmente se podrá concretar en un organismo común. Al frente de los organismos, hay gerentes de bajo perfil político que se mantienen, como Francisco Foche en el Botánico, o Federico Rodríguez en el Consorcio. Además, han buscado a una persona de la casa, Juan Carlos Limia, para poner al frente del Gran Teatro, y una persona externa, de su confianza, Alfonso López Baena, para el IM Deportes. En definitiva, no van a encontrar problemas para reorganizar como deseen su estructura y servicios, y aceptarán sin problemas los recortes que se impongan. Más complicado lo tiene el IM de Desarrollo Económico y Empleo, al que le han mantenido el gerente, Francisco Oteros, un empleado municipal, pero que sufre las ansias de Charini Alarcón para hacerse con el mando del mismo, aunque sea a costa de su segregación. Aquí Duracell Rojas tiene poco que hacer porque su poder interno no existe.

En cuanto a la unión de Gerencia de Urbanismo, Vimcorsa y Procórdoba, parece claro que se va a la fusión de las dos empresas, para lo cual han mandado al exgerente de la Gerencia, Francisco Paniagua a hacerse cargo de ambas. Han dejado ya a Vimcorsa sin gerente, para intentar que no le cueste indemnización, pero han sido tan burdos, que parece claro que también le costará dinero a las arcas municipales. Desde luego, Obrero merecía un trato más elegante por su labor improba en estos últimos cuatro años luchando contra la crisis inmobiliaria e hipotecaria. La dificultad central para unir Vimcorsa con Procórdoba sigue siendo la situación económica de Procórdoba, con 20 millones de poliza de crédito que vencen a final de año. Por proceder a la fusión podrían hundir a la empresa de vivienda que, hasta ahora, ha tenido una situación envidiable. En Gerencia, primero han puesto nominalmente al supergerente Juan Luis Martínez, y han nombrado director técnico al exgerente de Procórdoba, Angel Rebollo, que es el que sabe de urbanismo. El sueldo de Juan Luis Martínez es con diferencia el más alto de todos, por eso lo han nombrado gerente de urbanismo, aunque su labor es solamente organizativa, más cercana a la realización de una tesis doctoral que a la dirección que necesita el organismo.

Pero aquí no acaba todo. El consorcio Orquesta de Córdoba o Mercacórdoba, órganos compartidos con otras administraciones, mantienen su gerente, a pesar, sobre todo en el primer caso, de la difícil situación por la que pasa. En cuanto a la Fundación Córdoba Ciudad Cultural, que se apresuraron a mantener como símbolo de la apuesta por la cultura, ya han anunciado que no cuentan con la gerente, Carlota Alvárez, la han dejado sin personal y mucho me temo que se disponen a cerrarla, con el beneplácito del resto de componentes. Aquí se sigue jugando a seguidores del abogado Aguayo, en su campaña de promoción personal contra San Sebastián, y, por otro lado, aprovechan para recortar gasto en cultura de forma nada discreta. Pero, para llamativa la labor encomendada al nuevo gerente de la TVM, Julián Estrada, empleado público de confianza, puesto que han eliminado cualquier tipo de programación y la han convertido en una teleagenda permanente. Habrá que ver los próximos movimientos de este ajedrez de personas.

Supergererencia

Juan Andrés de Gracia | 27 de septiembre de 2011 a las 18:08

El fichaje más caro del verano para el “gobierno de los muchos” del joven Nieto, por fin ha comparecido ante los medios de comunicación, y ha hablado. Juan Luis Martínez, convertido en una especie de supergerente 86, no sabemos si con zapatófono o no, que son épocas de austeridad, lo primero que ha hecho es aclarar que lo suyo no es el urbanismo ¿?, y que va intentar poner orden y mejora en la gestión de la Gerencia… de Urbanismo ¿?. Se le ha olvidado hacer referencia a que se ha anunciado, por quienes le han contratado, que se confía en él para unir Gerencia, Vimcorsa y Procórdoba, y para crear una especie de “holding” entre Sadeco, Aucorsa, Cecosam y Emacsa. Tras su “puesta de largo”, queda claro que el “gerente” técnico, o sea el que sabe de Urbanismo, va a ser Ángel Rebollo, que ya fue gerente en la época de Merino/Martín. Aún tendría que explicarse por qué se ha confinado al gerente saliente, Paniagua, a una Procórdoba moribunda llamada a desaparecer.

Desde luego, no sabemos si Martínez fue consultado sobre ello, no parece que la decisión de repartir la Gerencia de Urbanismo entre tres concejales (además de Tristón Martín, están Comercial Sousa y Primo de Jurado), sea la mejor manera de empezar un nuevo camino. Tampoco sabemos cuál va a ser su margen de decisión o de influencia real en la acción de gobierno. En el ayuntamiento de Córdoba, se han encargado cientos de informes de mejora de gestión de servicios, que luego han quedado en los cajones, cuando la visión política y los compromisos laborales se tienen en cuenta. En cualquier caso, el margen de actuación que tiene no es demasiado amplio, puesto que la Gerencia tiene que seguir funcionando.

Supergerente Martínez, tiene que saber que su objetivo no es hacer una tesis doctoral, sino crear algo que sea operativo y eficaz. También debe darse cuenta que la Gerencia de Urbanismo no debe ser una máquina de generar ingresos, para lo cual sólo tenemos que ponernos al servicio de cualquier “iluminado” que presente propuestas alocadas, o plantee naves en lugares imposibles. La primera función de la Gerencia debe seguir siendo controlar, ordenar y gestionar el urbanismo de la ciudad. No es una gestoría que trabaja para sus clientes, sino que se debe al planeamiento y a la legalidad vigente. Me consta que el eficaz Rebollo lo sabe, pero este tal Martínez es un teórico de la gestión.

Parece mentira que se atreva a dar un dato de endeudamiento del ayuntamiento como si fuera una novedad, cuando recientemente se ha elaborado una auditoría que ha dejado muy claro cuál es la situación económica municipal. Parece que se ha aprendido rápidamente el manuel del buen pepero, y es posible que pronto nos confiese que no se ha podido poner un telegrama, con los 300.000 euros que dice tener en caja y olvidando que cada mes recibe una aportación ordinaria de unos dos millones del ayuntamiento de Córdoba. No voy a negar que Gerencia valora, en esa misma auditoría, que sus necesidades mínimas son algo más altas, unos 2.500.000 de euros mensuales. Lo que es evidente es que el sueldo del supergerente Martínez no colabora a la austeridad ni al equilibrio presupuestario, al superar ampliamente el sueldo del propio alcalde.

La deuda del ayuntamiento es alta pero no es insoportable, y sin duda es aconsejable no incrementarla. Pero, por ejemplo,” los 19 escalones”, al aceptar endeudarse en unos 17 millones procedentes del ICO para pagar proveedores, entre ellos, algunos de Gerencia de Urbanismo, no está sino cubriendo parte del déficit municipal con ello, y, por tanto, buscando una rebaja del mismo a corto plazo. Ha buscado al final la solución más fácil, endeudarse algo más, quedar bien con los proveedores y preparar una mejora de la liquidación presupuestaria de 2011. Posiblemente no tenía otra opción mejor, pero lo primero que ha hecho el PP es elevar nuestro endeudamiento. También generar gasto no previsto, como el de la semifinal de la Copa Davis, que se ha llevado parte de las economías generadas por la reducción de altos cargos.

La coincidencia en la presentación pública de Martínez, con el anuncio de la no renovación del convenio sobre arqueología con la UCO, puede no ser casual. Por un lado, se reduce gasto de forma rápida en Gerencia y, por otro lado, se hace un guiño a los constructores, que sufren la presión de la normativa sobre patrimonio histórico. El ayuntamiento tiene una capacidad limitada de control de las actuaciones que afectan al subsuelo, y las complementaba con este convenio con la UCO. Ahora, la labor inspectora va a verse mermada. Es curioso que el delegado de Patrimonio, parte de la “Santísima Trinidad” de la Gerencia, Primo de Jurado, admirador de la división azul, se muestra en silencio ante un instrumento útil en defensa de nuestro patrimonio arqueológico. Queda claro que su labor es ser un “jarrón chino” en el gobierno de Nieto.

No se me olvida que ayer también habló Tristón Martín, y anunció que va a “requisar” las dietas del nuevo consejero, el “socio concejal”, para ir cobrándose la deuda millonaria que posee con la propia Gerencia. Esa deuda es complementaria a la multimillonaria que tiene con el ayuntamiento, derivada también, esencialmente, de infracciones urbanísticas reiteradas. Arenal 2000, y en su nombre el concejal Gómez, es el mayor deudor privado de la Gerencia de Urbanismo. Que el ayuntamiento deba dinero a la Gerencia, no es sino algo circunstancial entre hijos de la misma familia. Lo que no explicó Martín, al lado de su flamante supergerente, y no sabemos si este lo sabe, es como va a asumir el paso de sistema de compensación (pagan los promotores) al sistema de cooperación (primero paga el ayuntamiento y luego intenta cobrar a los promotores) para la legalización de parcelaciones. Esperemos que el “gurú” Martínez” empiece a ejercer el mando en esta nueva plaza y nos enseñe los conejos de su chistera. Cobra para que no le salgan gazapos.