Acerca de

A las abejas obreras no les queda más remedio que convivir con los zánganos. Ocurre cada día con los incesantes y crecientes enjambres que construyen una ciudad. ¿Por qué una colmena para hablar de Granada? Ayuda el hecho de que la reina sea una abeja, pero no es lo fundamental. Porque más allá de las cuotas, siempre está la igualdad. Igualdad entendida como capacidad. Como competencia. Como profesionalidad.

Soy mujer, tengo 33 años, soy periodista… y espero no ser discriminada por ninguno de estos perfiles.

Desde este espacio de Granada Hoy, declaro abiertamente mis intenciones: defender a las abejas frente a los zánganos. Pero no por abejas sino por trabajadoras. ¿Una mirada femenina? Por supuesto. Creo que es irrenunciable. Tal vez inevitable. ¿Feminismo? El justo. ¿Extremismos? Ninguno. Si a algún zángano le da por arrimar el hombro, tendrá su lugar.

Nací en Córdoba en octubre de 1975. Me licencié en la Facultad de Periodismo de Málaga en 1997 y, desde ese mismo año, no he dejado de trabajar en diferentes medios de comunicación. Al principio fui tentada por el ‘lado oscuro’, pero fue pasajero. Hoy, mi trayectoria personal y profesional es inseparable de una ciudad: Granada. A ella dedico mi colmena.

Granada a través de las celdas de una colmena… Historias de zánganos y obreras.