Claret se despide

Magdalena Trillo | 13 de febrero de 2010 a las 21:45

Una amplísima representación municipal, incluido el propio alcalde, respaldó hace unas semanas la reinauguración del pub Ganivet: el local celebraba su puesta de largo tras el incendio de julio y quería agradecer a sus clientes que sigan siendo tan “fieles”. Obviamente, el equipo de Gobierno de esta ciudad lo es. Tres días más tarde, a la ceremonia de entrega del II Premio CajaGranada de Novela Histórica sólo acudieron contados ‘ex’ del PP como el desterrado Gabriel Díaz Berbel o el díscolo Nino García Royo, y por supuesto el vicepresidente saliente Juan Ramón Ferreira (una ‘isla’ en el partido).

Sería complicado justificar las sillas vacías si no es por el escaso interés de los populares hacia la cultura (como constantemente critican los socialistas) y por su indiferencia hacia la entidad financiera. Nada más lejos de la realidad si recordamos su férrea defensa de Granada como ciudad cultural (y sus continuas denuncias de la política de agravio de la Junta) y tenemos en cuenta los movimientos de los últimos meses para tener más poder en la dirección de la Caja aprovechando los capítulos (uno y dos) de la reedición del Pacto del Saray.  ¿No fueron entonces porque no eran los protagonistas? Cuestión de afinidades…

 No fueron y se perdieron la despedida de Antonio Claret y una emocionante velada de cotilleos y apuestas a cuenta de la fallida ‘rebelión’ de Rubiales en Motril. Delirios de grandeza de unos y otros tan sugerentes como la novela ganadora, esa “brillante narración” en la que el escritor jienense Jesús Maeso entremezcla las intrigas de la alta política y las pasiones inconfesables en otro ‘reinado’, el de Alfonso X El sabio.

 El próximo 18 de febrero, Antonio Jara tomará las riendas de CajaGranada. Heredará el poder político y financiero que tantas páginas de la historia sigue marcando (la real y la de ficción), y también sus problemas. Lleva razón Ferreira cuando dice, convencido, que hay que oxigenar las responsabilidades de gobierno y que es saludable que se produzcan los relevos (lástima que no le escuchen).

El propio Claret parece compartir su postura cuando reconoce los ‘marrones’ que están afrontando en estas últimas semanas a la espera de que se produzca la renovación de órganos en la entidad. Con los vientos de fusiones que soplan, no es mal momento para hacer las maletas. Más aún cuando se ha sido capaz de capear las presiones, con una estrategia mucho más sólida y perpetua: el Museo de la Memoria de Andalucía. Una realidad de 3.500 metros cuadrados y 42 metros de altura ajena a fusiones, frías o calientes. Un icono de Granada. Una obra única, inamovible.

En El crepúsculo de los ídolos, Nietzsche se refiere a la arquitectura como la elocuencia retórica del poder expresada en las formas. Ese “instrumento”, que diría Miterrand, tan “necesario” para recordar su paso por las más altas instancias. La expresión de una historia, el reflejo de una época… Todo eso es la Puerta de la Cultura de CajaGranada.

Y lo seguirá siendo cuando  Claret se retire al Banco Europeo de Finanzas y Jara se siente en el despacho de la novena planta para retomar su vida pública en esta ciudad. Lo será, incluso, el día que cambie el rótulo de la puerta y se produzca el esperado desembarco. Temido, pero inevitable.

Posiblemente, no será el Museo de la Memoria el único legado de la ‘era Claret’. El aún presidente de CajaGranada se ha empeñado en conseguir una pequeña revolución en la enseñanza superior. Aunque lleva meses trabajando en el proyecto, aún no quiere desvelar ningún detalle.

Mantendremos la palabra dada y confiaremos en que la cuenta atrás al día 18 no aborte lo que, sin duda, es una noticia de portada. Siempre tendrá tiempo, como confesó el viernes, de dedicarse a escribir una novela histórica.

No hay café para todos

Magdalena Trillo | 18 de enero de 2010 a las 17:52

Reconozcámoslo. No sólo los políticos son responsables de la ineficacia y del agujero financiero de las instituciones. El tópico del ‘vuelva usted mañana’ ya tiene una investigación científica que lo avala. El catedrático de la Autónoma de Barcelona Xavier Ballart ha llevado a cabo un estudio junto a Javier Villamayor, que prepara la tesis con la Nobel de Economía Elinor Ostrom, a partir de 400 entrevistas a altos funcionarios de la Administración central española. Las conclusiones son abrumadoras.

Los funcionarios creen en el servicio público pero carecen de iniciativa, son poco innovadores y nada amigos de los cambios. Casi el 60% descarta llevar adelante una propuesta –aunque crea que es relevante– si sabe que va a chocar con el político de turno. Y sólo un 18% es capaz de tomar decisiones y cuestionar a los jefes. Para quienes gobiernan, “una actitud refractaria a liderar el cambio” y un grave problema para la “modernización pública y la reforma”. Para los gobernados, un sufrimiento continuo con el que hay que enfrentarse a diario y un ‘bocado’ presupuestario en las arcas públicas que ‘cuesta’ a cada familia una media de 6.000 euros.

Lo peor del caso (recordaremos que siempre hay honrosas excepciones) es que los funcionarios son una especie en peligrosa extensión. Todos queremos ser funcionarios. También los periodistas. Basta echar un vistazo para comprobar que hay más compañeros ‘en el lado oscuro’ que en los medios de la ciudad. ¡Y quién no querría!, diríamos todos.

Publicábamos el sábado que dos de cada diez granadinos que tienen trabajo son funcionarios: más de 61.400 privilegiados entre los empleados del Estado, la Junta, la Diputación, la Universidad y los ayuntamientos. Si hay 308.400 personas con trabajo en Granada, el 20% son funcionarios, dos puntos por encima del pasado ejercicio. Probablemente, el único sector que es capaz de seguir creando empleo (con el dinero de todos, claro).

Empleo cualificado y bien remunerado. Bien es cierto que no tanto como los controladores, ni como sus colegas de Europa. La ‘guerra’ de Blanco en los aeropuertos se libra en Bruselas con los eurofuncionarios. Cobran entre 2.600 y 18.000 euros al mes según la tabla salarial y quieren más. Mucho más. La Comisión Europea ha presentado un recurso contra la subida ‘limitada’ del 1,85% que pactaron los Estados miembros (en pro de la austeridad) y exige un aumento del 3,7%…

Tal vez sean unos y otros quienes expliquen la necesidad de poner en marcha un ‘PIB de la felicidad’ como defendía hace unas semanas Nicolas Sarkozy: esa ‘contabilidad social’ que debe reflejar con más rigor el grado de satisfacción de los ciudadanos. La ‘cruzada’ del presidente francés partía de la idea (cierta) de que el crecimiento económico no siempre va ligado a la sensación de bienestar, aunque tal vez haya que tener la estabilidad y el sueldo de un funcionario para entenderlo.

O no. Porque el pesimismo (¿la tristeza?) también tiene sus ventajas. Julie Norem, profesora de psicología de la Universidad de Wellesley, lleva más de 20 años investigando las virtudes de ver el vaso medio vacío. Su libro El poder positivo del pensamiento negativo es la prueba de que ver las cosas negras no es tan malo: ni para nuestra calidad de vida ni para el bolsillo. En situaciones de estrés, el sistema inmunológico de los pesimistas puede ser más fuerte que el de los optimistas. Hasta la crisis, dicen, es consecuencia de un exceso de optimismo…

Pesimistas u optimistas, son muchos los que se unen al ‘síndrome del funcionario’: pasar desapercibidos y no mover los pies del tiesto. Hibernando. Como la marmota. Esperando, ilusos, que haya ‘café para todos’.

Contra Benzal

Magdalena Trillo | 18 de enero de 2010 a las 9:56

La trastienda

El patio socialista está revuelto. El delegado de Cultura, Pedro Benzal, está en la diana de demasiados ‘compañeros’. Unos creen que se equivoca y otros que hace mucho ruido. No es la primera vez, por ejemplo, que el equipo municipal del PSOE vota a favor de iniciativas del PP en el Ayuntamiento que van en contra de la Junta (de Benzal). ¿Un ejemplo? La decisión municipal de romper el convenio de ejecución de las obras de reforma de la Muralla Zirí: fue votada en pleno y tanto socialistas como IU han dado su apoyo.

No es lo más grave. Personalidades relevantes del partido se han visto implicadas en otra de las grandes polémicas de Benzal: el caso de los restos de la Plaza de Toros. Cuentan que hay quien está dispuesto a denunciar a Benzal por tomar decisiones en contra de actuaciones de anteriores delegados.

David Aguilar tira la toalla

Magdalena Trillo | 11 de enero de 2010 a las 15:30

No por previsible, ni por esperada, deja de ser noticia: David Aguilar deja el Consorcio del Milenio. La soledad, el ninguneo institucional y la convicción de que él no es la persona adecuada para tirar de un proyecto tan politizado y tan en al aire como el Milenio, ha podido con el hombre del talante de hierro.

No son sus palabras. Aguilar se va sin hacer ruido. Como un señor, como llegó. Aludiendo a motivos personales y a la incompatibilidad de su trabajo académico en la Universidad con la dirección del Consorcio. Ha aguantado lo que ha podido. Más de año y medio sin ver muy claro el sentido de la conmemoración, sin tener los compromisos institucionales cerrados y sin contar con la financiación necesaria. Hasta el pasado mes de noviembre, ni siquiera tenía el nombramiento oficial. Cualquier otro se hubiera ido hace mucho.

Recibo un correo electrónico a las 9:53  que nos da la noticia del día y, con seguridad, de la semana: “Te envío un comunicado en el que informo de mi renuncia a la Presidencia del Milenio, que he presentado hoy mismo al Consejero de la Presidencia de la Junta de Andalucía. Motivos personales, tales como mi deseo de
continuar a pleno rendimiento mi tarea académica, pero también mi
convencimiento de que la Presidencia de este evento debe recaer en un
representante político al máximo nivel
de las instituciones consorciadas
que pueda con eficacia impulsar y coordinar los proyectos que Granada
necesita me ha llevado a tomar esta meditada decisión”

David Aguilar ha logrado algo inédito: que le dan las gracias tanto los socialistas como los populares. Los primeros por los servicios prestados. Los segundos, por ser honesto consigo mismo y dejar un proyecto que ha sido “un fracaso”. Esta misma mañana, el PP pedía la disolución de la efeméride y que se inviertan los presupuestos en las infraestructuras pendientes. La Junta, por su parte, garantizaba que el Milenio está consolidado y que el consorcio se reunirá en unos días para elegir a nuevo presidente. Veremos si los días son días y no semanas o meses.

Lo que está claro es que sólo puede asumir este proyecto alguien con un perfil político muy sólido. Manolo Pezzi, el gran impulso del Parque del Milenio, y Teresa Jiménez, que sigue a la espera de una ‘colocación’ desde que fue cesada como consejera de Educación, podrían ser dos opciones. Veremos.

Si había dudas sobre el Milenio, la marcha de David Aguilar no hace más que confirmar que se trata de uno de esos proyectos que dan más quebraderos de cabeza que satisfacciones; uno de esos proyectos que todos apoyan oficialmente y cuestionan en el off the record; uno de esos proyectos ‘malditos’ que se comen la ilusión de la gente…  Porque David Aguilar la tenía. Estaba entusiasmado. Dispuesto a soportar lo insorportable. Volcado con una idea, comprometido con las personas que creyeron en él, agradecido por poder hacer algo importante por esta ciudad.

La realidad va por otros cauces. El ex rector vuelve a su universidad. El Milenio vuelve a naufragar. Esperaremos acontecimientos. Confiemos en que el proyecto no se quede en una mera fachada.

La ciudad, los periodistas, le damos las gracias (sinceras) por haber impregnado esta primera etapa del Milenio de sensatez, honestidad e ilusión y por habernos convencido para creer.

Gracias.

Volvemos con 2010

Magdalena Trillo | 9 de enero de 2010 a las 11:35

Hola a todos!

Empezaré 2010 como los buenos propósitos de todos los años: hacer dieta para rebajar los excesos de la Navidad, volver a hacer deporte (natación, en mi caso), no gastar más de la cuenta en las rebajas. Vivir más y trabajar menos…

Este último es inasumible. Y la prueba es este blog. Retomo este espacio después de unas semanas ausentes. Hasta ahora, aquí aparecían los artículos que publico los domingos en la edición en papel de Granada Hoy.

Para evitar reiteraciones, ya que ese artículo también aparece en la sección de Opinión del domingo de la página web, a partir de ahora incluiré comentarios diferentes, conectados por supuesto a la actualidad. Sin fronteras. Sin cortapisas. Sin censura.

Feliz año a todos. Al menos que sea un poquito mejor que 2009.  Para los más afortunados: Virgencita, que me quede como estoy…

Magda

María Teresa

Magdalena Trillo | 18 de agosto de 2009 a las 13:09

El día que Rocío Wanninkhof fue enterrada en el cementerio de Arroyo del Ojanco, en uno de los pueblos jienenses que blanquean la Sierra de Cazorla, decenas de periodistas ejercimos de cronistas para relatar un pequeño episodio de dignidad en aquella cruenta historia que había comenzado un mes antes con la inesperada desaparición de la joven en la feria de Fuengirola.

La tarde del 9 de octubre de 1999, Rocío estuvo con su novio en su domicilio de La Cala de Mijas, regresó a casa caminando, sola, y jamás llegó. La joven apareció brutalmente asesinada en los Altos del Rodeo de Marbella 24 días después. Le asestaron once puñaladas por la espalda y le desfiguraron el cuerpo con ácido. En el silente camposanto de Jaén se cerraban tres semanas de angustiosa búsqueda y de desconcierto. Tal vez hallara algo de paz.

Aquel domingo lloviznó. Nada se sabía entonces de lo sucedido. Cualquiera podía ser el asesino. Podía estar allí mismo… Cerca de su madre Alicia y su hermana Rosa, entre los vecinos y periodistas que nos agolpábamos a las puertas de la iglesia para hacer el camino al camposanto. Intentábamos, con los dedos entumecidos y los bolígrafos rebeldes por la helada, ser testigos de algo. De todo y de nada, porque la tragedia de Rocío estaba entonces tan borrosa como su rostro.

Hoy, el caso Wanninkhof es un grave “error jurídico”. Dice la Wikipedia que ocurrió cuando, “en un ambiente de histeria popular” y “en un juicio plagado de irregularidades”, Dolores Vázquez fue declarada culpable por un jurado popular de la muerte de Rocío. Unos años más tarde, en 2003, la investigación sobre otra desaparición, la de la joven de Coín Sonia Carabantes, situó a Tony King como sospechoso de los dos crímenes. En su comparecencia ante el juez, el británico confesó que Sonia murió “por accidente” y dio detalles del crimen de Rocío. Fue declarado culpable y condenado. Dolores Vázquez, aquella señora que no se separaba de la madre el día en que enterramos a Rocío, sería exculpada.

El próximo 21 de noviembre se cumplen diez años de aquel entierro. Lo recuerdo ahora cuando vuelvo a encontrarme con las fotografías de María Teresa por Motril. En todo este tiempo, no he logrado desvincular los casos de Rocío y Sonia con el de María Teresa. Hoy hace nueve años que la joven motrileña desapareció. Fue el verano siguiente a la muerte de Rocío. “Desafortunadamente”, confiesan sus padres, “a día de hoy no sabemos absolutamente nada; sólo que nuestra hija no está con nosotros y eso ya es bastante doloroso”.

Su dormitorio permanece tal y como lo dejó aquel 18 de agosto de 2000. Ellos siguen esperando. Aún hay esperanza. En el almanaque, un nuevo día que tachar sin noticias de su hija. No pueden abrazarla; tampoco llevarle flores. Para ellos sigue siendo un ruego que prosiga la investigación hasta hallar algo de luz. Para las autoridades, para los medios y para esa opinión pública capaz de tanto en algunos casos debería ser una obligación exigirlo. Miro los rostros de Antonio y de Teresa pero encuentro la mirada perdida de la madre de Rocío, y la desazón de los padres de Sonia y la impotencia de los padres de Marta del Castillo. La misma tristeza de quienes han perdido a un hijo. Unos viven, asumen y recuerdan; otros sólo viven para saber.

Buy a newspaper, save a journalist

Magdalena Trillo | 17 de agosto de 2009 a las 8:40

Si eres periodista, reportero, editor o seguidor de los medios, apoya el sector con uno de nuestros diseños: ¡Buy a newspaper, save a journalist!”. Mientras en Estados Unidos son capaces de idear un negocio a costa de la crisis mundial de la prensa vendiendo camisetas de todos los colores, tallas y estilos, gigantes mugs para el café y hasta corbatas, en España seguimos subiendo escaños para hundir la profesión, cargarnos las instituciones del Estado y hasta minar la democracia.

A la sequía del verano se incorpora este año -con pasmoso pasotismo de quienes debiéramos velar por que se mantengan las reglas del juego-, el periodismo enlatado y teledirigido. ¿Los protoganistas? Una vez más, nuestros políticos. Comenzó la semana pasada Francisco Camps distribuyendo un DVD en el que desvelaba una nueva faceta artística que sumar a su afición por la moda: la de actor. Simulaba que ofrecía una rueda de prensa para valorar su absolución en el caso Gürtel. Todo alegría en el PP. Al otro lado del Atlántico, la ‘vice’ respondía anunciando un recurso de la Fiscalía del Estado contra el archivo de la causa por cohecho y, desde la playa, María Dolores de Cospedal completaba la semana lanzando unas tremendas acusaciones contra el Gobierno, los jueces y las fuerzas de seguridad del Estado (de momento, sin pruebas) siguiendo la misma hoja de ruta: una estudiada grabación, perfectamente distribuida y sin opción a la réplica. Hasta el líder de los populares se fue de vacaciones aportando un toque de ‘modernidad’ a sus ruedas de prensa unidireccionales: se grabó dando un paseíto a la salida de la calle Génova y ‘colgó’ el vídeo en su blog Rajoy en acción. Sin comentarios.

Lo peor del caso es que amenazan con proseguir todo el verano fabricando noticias (o no-noticias, que para el caso es lo mismo) y continuar animando el panorama mediático con grabaciones y comunicados propagadísticos. Puro entretenimiento. Que si unos ‘manejan’ a la justicia a su antojo, que si otros se ‘aburren’ y se aficionan al espionaje… También están los que se cabrean y se dedican a increpar al ‘mensajero’ (el ministro de Trabajo tuvo que pedir dispulpas por su jefe de prensa) y, como no anden listos, hay ‘una’ que tendrá que ponerse al día en ‘valencianidad’ para ocupar un sillón en el Senado.

Volviendo a las ‘latas informativas’, lo único extraño es que no se haya tomado más nota a nivel local. Lo digo, por ejemplo, por nuestro alcalde. Hoy mismo podríamos imaginarlo en la playa, con un favorecedor bronceado y explicando por qué el caballo de Pérez Villalta se quita del Ayuntamiento ‘por feo’ y el monolito franquista de Primo de Rivera se queda en Bibataubín por artístico. Desde luego, hay que reconocer que sería mucho más barato y operativo que poner en marcha una tele municipal. Mientras, con o sin eslogan, compremos un periódico (o no) y salvémonos todos. Mejor aún, dediquémonos a otra cosa.

Foro de alcaldes

Magdalena Trillo | 7 de junio de 2009 a las 12:59

CUANDO el próximo día 16 Torres Hurtado presida el Debate sobre el Estado la Ciudad para dar cuenta de su gestión en el ecuador del mandato, nadie podrá criticarle que no ha puesto en marcha uno de sus promesas electorales más destacadas: la convocatoria de un consejo de alcaldes que empiece a dar forma a la Granada Metropolitana. El siguiente lunes 22 de junio, a las 19.00 horas, están convocados los 24 alcaldes del Cinturón para dar forma al famoso Foro de Alcaldes; ese ‘consejo de ilustres’ que Torres Hurtado anunció cuando no llevaba ni cien días en el gobierno municipal, que rescató el pasado mes de julio al hacer balance de su primer año al frente del Ayuntamiento de la capital y que ahora retoma con hechos y no con palabras ni buenas intenciones.

¿Tarde? Al menos, con el tiempo suficiente de intentar llevarlo a la práctica en este mandato (habrá que ver en todo caso la respuesta de los regidores metropolitanos de uno y otro bando) y con la certeza de que son pocos los momentos en los que se ha vivido un clima de mayor consenso. Al ambiente de cooperación en turismo, ahora quieren sumarse los responsables de Cultura y Patrimonio y hasta Griñán desembarca en Granada con el espíritu ‘abierto’. No queda al margen ni el Cierre del Anillo.

A pie de calle, entre los fondos anticrisis ZP y el Plan de Excelencia Turística, el Ayuntamiento tiene media ciudad en obras -en estos momentos se están ejecutando más de 50 proyectos de forma simultánea en toda la ciudad- y va cumpliendo con compromisos y promesas que, dada la situación de asfixia financiera del municipio, es poco probable que hubieran visto la luz. Incluso, se puede permitir dar alas al Corpus con propuestas ‘solidarias’ dirigidas a los parados que, si bien tienen sus detractores, también tienen su público. Y, por supuesto, sus electores; que son muchos.

En este punto de la película, no parece descabellado que Torres Hurtado fije por fin su ‘salto’ al Área Metropolitana. Analizando las ‘agendas del consenso’, la de hace dos años y la de ahora, resulta sorprendente comprobar que no todo está tan estancado como parece. Es el caso del Metro (con la excepción del polémico tramo del Zaidín), del AVE, del proyecto de la Ronda Este y de los dos grandes retos planteados en Cultura: el Centro Lorca abrirá sus puertas en la primavera del próximo año y el espacio escénico ya está en manos del arquitecto. Incluso hay temas nuevos como el Milenio que, resuelto el impulso a la Universiada y el Mundobasket, se sitúan en primera línea de la negociación.

Bien es cierto que, como en cualquier agenda, hay puntos que no hay manera de tachar. Menciona el alcalde en su carta el POTAUG y los “Servicios Básicos Municipales”. Dice que deben quedar fuera de la batalla política y que “requieren del máximo consenso posible”. Nos preguntamos si tal espíritu incluye, por ejemplo, el servicio de bomberos o el apoyo al programa de vuelos low cost…

Y es que, en una reunión de 25 ‘ilustres’ -con sus respectivos y grandes egos-, no todo puede ser figurar y pedir; también habrá que escuchar y ceder. ¿Estarán preparados nuestros alcaldes? Razones hay más que suficientes. Lo dice Torres Hurtado cuando habla de mejorar la “calidad de vida de nuestros vecinos”. Empezaremos por dar un voto de confianza a todos.

Cheques psicológicos

Magdalena Trillo | 3 de mayo de 2009 a las 10:52

EL drama del paro lo sufren los desempleados, pero también quienes ‘resisten’ en sus puestos con el doble de trabajo y el salario congelado y aguardando temerosos a que un burofax o una intempestiva llamada de teléfono les sitúe al otro lado del cristal.

En la manifestación del 1 de mayo de este año, miles de granadinos han salido a las calles bajo el eslogan “frente a la crisis: empleo, inversión pública y protección social”. Está claro que ni el hambre da tregua (basta echar un vistazo a los periódicos y rastrear las continuas noticias sobre robos famélicos) ni los bancos te perdonan el pago de la hipoteca (que se lo digan al parado de Casería de Montijo que ha permanecido 23 días en ayuno sin que haya logrado ‘salvar’ su casa) ni abundan los anuncios por palabras que solucionarían la vida a las familias que ya se ven sin prestación y con todos sus miembros apuntados en las listas del INEM.

Pero nos olvidamos de la otra cara de la crisis, la que golpea calladamente. ¿Ansiedad? ¿Depresión? Es esa otra crisis que desanima y ‘bloquea’ a quienes prosiguen su vida sin mayores altibajos y que llena de ‘desesperados’ los divanes de los psicólogos. La crisis del miedo a lo que pueda pasar…

Lo saben los franceses y empiezan a saberlo las instituciones y empresas españolas. En el país vecino acaban de poner en marcha el llamado cheque-psicológico. Después del cheque-restaurante y del cheque-vacaciones, los empresarios franceses han decidido ‘premiar’ a sus trabajadores unos bonos para que puedan pagar al psiquiatra. Y parece que funciona.

En Granada, el Ayuntamiento va a obligar a todos los cargos directivos a que reciban un curso específico sobre riesgos psicosociales en el trabajo. El objetivo, como anunciaba esta semana el concejal de Personal, no es otro que conseguir que los altos funcionarios eviten las bajas laborales. Un plan de choque contra las ‘contagiosas’ depresiones. ¿Riesgos emergentes? Riesgos en todo caso capaces de echar abajo la estabilidad de cualquier empresa. Y es que, si hay una enfermedad poco controlable, esa es la del espíritu. La del alma. Tan contradictoria como imprevisible.

Frente a la crisis real, la del estómago, la del parado de la zona norte, está la subjetiva. En este grupo podríamos incluir, por ejemplo, el caso de El Güejareño. Ayuna porque no lo incluyen en el cartel taurino del Corpus. Porque el empresario no ha cumplido su palabra. Huelga de hambre por dignidad.

Y luego están los ‘Albert Casals’. .. Este chaval catalán rompe los esquemas de la crisis, de la real y de la psicológica. Un tratamiento de leucemia le salvó la vida pero le dejó sin movilidad. Hoy, sin un euro en el bolsillo, ya se ha recorrido más de 30 países en silla de ruedas y ha publicado un libro en el que relata su periplo: El mundo sobre ruedas. En su rostro, más que el llamativo pelo verdiazul, destaca su sonrisa. Imperturbable. Sincera. Le escuchas confesar que todo lo hace para ser feliz. ¡Asegura que es feliz! Y contagia…

Lo peor es que te hace pensar qué haces tú con tus crisis, y el parado de Casería de Montijo con su ayuno, y El Güejareño con su huelga de honestidad… El mundo siempre ha sido, y siempre será, de los valientes. Hasta los gorriones que sobreviven lanzándose por una pizca de pan en los chiringuitos de la playa lo saben.

Aznar superstar

Magdalena Trillo | 3 de mayo de 2009 a las 10:48

RECIBO el Plan de Reformas Urgentes contra la Crisis del PP andaluz al mismo tiempo que se produce el siempre sonoro regreso de José María Aznar. Aparece el ex presidente justo cuando España supera los 4 millones de parados. Y lo hace con una revelación: él sí sabe cómo salir de la crisis… Aunque en los últimos tiempos había evitado expresar sus opiniones por aquello de no estar ya en política, ahora hace una excepción. Entre conferencias y discursos en Harvard o Georgetown, el ex presidente ha interrumpido su intensa vida académica para escribir un libro con sus ‘recetas’ para hacer frente a la recesión.

España puede salir de la crisis es el título de la obra que publica Planeta y que ya se puede conseguir en la Casa del Libro por 21 euros. Como anticipo de la publicación, Aznar concede hoy una entrevista para un dominical en la que añora las buenas condiciones económicas en las que dejó el país (más rico que en toda su historia), asegura que con él de presidente no se hubiera producido la crisis (?), analiza el papel de su mujer en el Ayuntamiento de Madrid, da consejos a Rato, rememora conversaciones con Bush y Obama…

Tal vez sea la influencia de sus estancias americanas, con Bush ¿y con Obama?, lo que le lleva a retratarse con su perro: un cachorro labrador -negro azabache- que sus nietos han bautizado como Sam. Bo, el de la familia Obama, es un perro de agua portugués que no suelta pelo, noble y de buen temperamento. El labrador es fácil de educar, con buen carácter, nada agresivo y muy fiel.

Miro la fotografía y cada vez me convenzo más de que el parecido entre perros y amos no es una creencia; es una verdad científica como ya constató hace unos años un grupo de investigadores estadounidenses en la revista Psychological Science. Bien es cierto que, como advertían en su estudio, sólo es aplicable a los ejemplares de raza pura; “no a perros callejeros cuya apariencia revela una mezcla de diversos tipos de especies caninas…”

En el binomio Aznar-Sam, está claro que la ‘raza’ no es el problema. Sólo desentona la mirada de Rotweiller del ex presidente y una interrogante: su fidelidad. Lo digo por lo de las recetas anticrisis. Porque, si tan ‘salvadoras’ son, no se entiende que haya tardado tanto en descubrirlas al mundo. Tal vez sí a Zapatero, pero no a su sucesor Rajoy, ni su amigo Bush…

Desde luego, como campaña de marketing, ningún reproche. Con tanta fórmula mágica y tanta expectación, el libro saldrá al mercado en condiciones de arrebatarle el primer puesto en ventas a la trilogía de Stieg Larsson… Veremos.

Mientras consigo el libro (que todo en la vida hay que comprobarlo), me sumerjo en el folleto a todo color y papel couché que me llega del PP andaluz (aquí no hay crisis). Ahora es Javier Arenas quien detalla su plan de reformas para “arrimar el hombro” en esta situación “de emergencia social”. Hasta cien medidas plantean los populares dentro de áreas diversas como educación, empleo, reforma fiscal, financiación autonómica, infraestructuras…

Y aún nos falta por conocer los ‘consejos’ que -seguro- ha traído el matrimonio Sarkozy para el “no muy inteligente Zapatero“. Lástima que unos y otros hayan esperado a los 4.010.700 parados para ‘iluminarnos’ sobre cómo cerrar la Caja de Pandora.