¿Le gustaría saber la verdad?

Magdalena Trillo | 30 de noviembre de 2008 a las 19:34

He de confesar que no les di tiempo para que me explicaran cómo “encontrar la verdad”. Diez de la mañana. Olor a café y las prisas de siempre. Suena el timbre sin demasiada estridencia. ¿Primer impulso? No abrir.

Llevo cinco años viviendo en el mismo piso y jamás he encontrado una buena historia al otro lado de la puerta… No sé por qué pero me acuerdo entonces de mi vecina de enfrente. Acaba de dar a luz y los ramos de flores se apilan en el descansillo. ¿Necesitará algo? Me viene a la mente la historia de Janna y Maudie. La novela de Doris Lessing me atrapó este verano y aún me golpea en la cabeza: ¿seré una mala vecina?

Me invade una pizca de humanidad. O curiosidad. Sigilosamente, inspecciono el rellano a través de la mirilla. Está claro que no es mi vecina. ¡Parece Vera Drake! Una joven rubia, con el pelo cuidadosamente recogido, la acompaña. Igual vive en Navarra y no hay ni un solo hospital para que pueda abortar. No sé sus “supuestos”, pero seguro que son de peso. Lo dice su cara inmaculada. Tal vez se ha topado en Granada con un médico que ha implorado la objeción de conciencia y no tiene dinero para pagar una clínica privada.

Abro la puerta… Una carpeta negra y un tríptico informativo me devuelven a la realidad. “¿Qué tal está?”, me pregunta la joven. “Bien”, contesto sin más. Caigo en la cuenta de que no recuerdo cuándo un desconocido se ha interesado por mí. Ni siquiera me acuerdo de la última vez en que un ‘conocido’ ha sido tan amable… Es curioso, hay gente que odias nada más conocer y gente que dejarías pasar a tu salón…

“No tengo tiempo, estaba saliendo”. Creo que no adorno mi ‘huida’ ni con un amable “lo siento”… Me dan un folleto para que lo lea tranquilamente. Lo cojo y cierro la puerta. No me puedo resistir. Vuelvo a la mirilla. Vera Drake y su amiga cogen el ascensor… Vuelvo a la rutina.

Una playa y un sol fabuloso ilustran el tríptico. Está amaneciendo. Siento que daría la vida por estar junto a ese mar. Echo un vistazo al texto. “¿Le gustaría saber la verdad?” Son los testigos de Jehová. Me proponen un curso bíblico a domicilio y me dan respuestas para todo: ¿acabarán las guerras?, ¿qué sucede al morir?, ¿cómo podemos encontrar la felicidad?

Me quedo petrificada. Pienso que hay demasiada gente en paro… Me acuerdo de Janna. Me acuerdo de Maudie. Decido hacerle una visita a mi vecina de enfrente. Quiero felicitarla por su bebé. No cuesta nada ser amable. Al menos es una pequeña verdad.

Milenio: Un voto de confianza

Magdalena Trillo | 30 de noviembre de 2008 a las 19:23

Optimismo, pero con cautelas. Un año después del anuncio, el Consejo de Gobierno celebrado el 18 de noviembre en Granada reduce el espacio para las dudas: hay voluntad política, el marco jurídico elegido para poner en marcha el Milenio convence a todos y David Aguilar, la persona que se pondrá al frente del consorcio, tiene la capacidad de gestión y el espíritu de diálogo que precisa el proyecto.

 

Los primeros pasos han sido firmes. Sin embargo, aún tendremos que esperar a que se defina el programa para saber si el Milenio responde realmente a las expectativas creadas. Tras la comparecencia de Chaves en el Parque de las Ciencias quedaron dos cosas claras.

 

En primer lugar, que el gran Parque de la Vega sigue adelante como ‘proyecto estrella’ sin que de momento se haya vislumbrado ninguna otra iniciativa que pueda responder a la tremenda ilusión que Granada ha puesto en la efeméride.

 

En segundo lugar, que a la Junta le sale bien caro celebrar el Consejo de Gobierno en esta ciudad: el presidente compensó la falta de anuncios llenando de ‘millones’ su intervención. Se aprobaron actuaciones por más de 132 millones: vivienda y turismo centrarán las inversiones en una quincena de municipios y se crearán cerca de dos mil empleos.

 

Políticamente, el balance ha de ser mucho más positivo. Hace sólo unos meses, el Ayuntamiento, con el equipo de gobierno del PP al frente, se había convertido en el protagonista del Milenio. Y también de los acuerdos, ya que hasta se llegó a consensuar con la oposición un documento con 19 propuestas para la celebración. Ahora, el Milenio recupera su espacio. De consenso, abierto a la participación, pero liderado por quien legítimamente lo ideó.

 

Lo que sí habría que criticar es que se intente aprovechar la celebración para ‘vender’ infraestructuras pendientes y comprometidas hace años. ¿El AVE para 2013? Sí, pero ya estaba previsto. Y lo mismo se puede decir del Metro y de la ampliación del aeropuerto. Esperamos algo más. Proyectos que nos ilusionen y que no se limiten a compensar trenes perdidos.

 

Es verdad que en estos momentos hay razones para creer, pero también existe el riesgo de que sea un fiasco. Me aseguran en la Junta que los proyectos y las inversiones concretas “llegarán”.

 

Confiemos, pues, y seamos optimistas. Lo apoyaremos. Pero sin cheques en blanco.

 

¡Hola mundo!

Magdalena Trillo | 19 de noviembre de 2008 a las 12:46

Y la colmena se dotó de vida…

A partir de ahora, cada domingo nos acercaremos al mundo a través de las pequeñas celdas de esta colmena. Opiniones e historias de una ciudad. Escenas cotidianas. Paisajes y ventanas a la actualidad. O a los sueños. O a la ilusión.

Para los nostálgicos, siempre estará el papel. En el quiosco sigue fiel a su cita con los lectores Granada Hoy. El tacto del papel, el olor de la tinta, el sonido de las noticias rozando el viento…

En este espacio construiremos nuestra realidad mucho más rápido y dejaremos espacio para los comentarios. Es lo que tiene la red. Que es de todos. Y que la podemos navegar entre todos. ¡Anímate a participar a través de granadahoy.com!

¡Bienvenidos!