Cazadores en la tormenta de nieve

Paco Sánchez Múgica | 31 de enero de 2010 a las 11:16

nieve1

Mientras la alcaldesa trabaja para sellar las grietas por las que se filtran las carencias de su gestión, la diputada Mamen Sánchez remueve al partido expresando de forma abierta lo que muchos opinan.

LA ALCALDESA ha iniciado una cacería casi obsesiva para averiguar quién filtra informaciones oficiales a la prensa y, por tanto, quién le es desleal. Cazar al supuesto ‘traidor’ es una proeza estéril, pues el problema que subyace una vez más no es quién/quiénes filtra/filtran a sus espaldas sino por qué y con qué objetivo último lo hace/hacen. En paralelo, a mediados de la semana que ahora acaba, la munícipe viajó personalmente a Madrid para, según han confirmado fuentes del partido, entregar a la secretaría federal de política municipal del PSOE, que dirige Antonio Hernando, la entrevista que este periódico publicó en su edición del domingo pasado con la diputada jerezana y ‘número tres’ en el Congreso, Mamen Sánchez. Usted quizás ya lo sepa a estas alturas, pero hay que recordar que la citada entrevista ha provocado un auténtica tormenta interna a nivel local, provincial y regional. Una entrevista en la que, a rostro descubierto, Sánchez, Mamen, se atrevió no sólo a decir lo que muchos en el partido piensan y sólo dicen entre café y café, sino que además fue capaz de expresar, sin rodeos, que está a completa disposición de la dirección de la formación socialista para dar el salto en el momento en que sea necesario. Tras el encuentro periodístico con la diputada jerezana, que ha recibido a lo largo de los últimos días multitud de mensajes de apoyo y felicitaciones desde las voces más insospechadas, ha quedado claro que hay una importante masa socialista en Jerez que sin pestañear renovaría el partido de abajo arriba, pese a que el congreso local de 2008 dejó un panorama despejadísimo para la actual secretaria general y alcaldesa. Conviene recordar, al hilo de esto último, que Sánchez, Pilar, recabó más del 85% de los apoyos en aquel congreso de Ifeca. Pero, comoquiera que los apoyos son volátiles y la sensación de aislamiento en el partido aumenta a cada día que pasa, la regidora socialista busca ahora a la desesperada controlar al máximo la situación para que no se le siga escurriendo de las manos la Alcaldía. No quiere verse sola, aunque el vacío que le están haciendo muchos ha llevado, incluso, a que algunos de sus fieles atraviesen una seria crisis de fe. Andan como ese seminarista que de pronto mira de reojo a una chica que pasea por la calle y descubre que lo suyo nunca será el voto de castidad. Hablando de castidad, Sánchez, Casto, ha sido uno de los rebeldes al ERTE. Aquel concejal ‘en espíritu’ de la rebelión a bordo del verano pasado, fue sincero al responderle a Pilar acerca de quiénes sobraban en sus dependencias. Fuentes del gobierno trasladan que Casto replicó: “Me faltan dos administrativos que pedí hace meses; no me sobra nadie”. Muy mal anda la cohesión si el primer teniente de alcalde -vicealcalde para muchos- no tiene fe en un mecanismo de ahorro económico en el que confía ciegamente la alcaldesa.

Una alternativa de izquierda

Izquierda Unida dará batalla en 2011. En el partido tienen clarísimo que es ahora o nunca. El trabajo serio, riguroso, ajeno a los focos y los titulares mediáticos de Joaquín del Valle, el líder de la alternativa de izquierda en la ciudad, ha reportado últimamente un aumento espectacular en el número de afiliados al partido y ha provocado, a la vista de cómo está el patio político local, que se mire a la próxima cita electoral con ilusión y, por qué no decirlo, una sana ambición. En los mentideros, además, señalan un nombre de peso para esta lista. Además de Joaquín, cabeza de cartel por terceros comicios consecutivos, IU quiere contar con la posibilidad de que Antonio Alba, ex concejal y presidente del comité de empresa de la fábrica de botellas en Jerez, vaya en esa futura lista para 2011. Si Joaquín es uno de los políticos más valorados de la ciudad, Alba ha dejado muy buenas sensaciones al frente de la lucha por impedir el cierre de Vicasa. Su postura serena y moderada, tendente siempre al diálogo antes que a la confrontación, le valió un acuerdo final sumamente satisfactorio para la plantilla, pese a que la multinacional se mantuviese inmutable en su plan para dar ‘cerrojazo’ a la factoría jerezana. Entre ambos, opinan muchos en el partido y en la ciudad, podrían aglutinar suficientes apoyos como para ofrecer una alternativa de izquierda real y muy válida en la ciudad. Si se tiene en cuenta, aunque falten aún meses para la foto-fija final, que el tablero político de mediados del año que viene volverá a moverse en el terreno de las minorías, la Izquierda jerezana tendrá mucho que decir en las municipales. Hasta el punto de ir pensando ya en clave de ‘llave de gobierno’.

Los comentarios están cerrados.