Más penas que gloria (Balance de tres años de mayoría socialista en Jerez)

Paco Sánchez Múgica | 28 de mayo de 2010 a las 18:29

Sin margen El gobierno de Pilar Sánchez cumple tres años con la casa sin barrer, en colapso económico y con escasos diez meses reales para ‘vender’ gestión antes de las elecciones Claves A la crisis se ha unido un equipo con lagunas y debilidad en las decisiones

Antes de entrar en el curso decisivo toca hacer memoria. Han pasado tres años. Puede dar vértigo si se piensa pero la certeza es que el calendario señala que hoy se cumple un trienio desde que el PSOE tocara poder absoluto en Jerez. Fue un 27 de mayo de 2007 y del ‘Haremos más’ de la campaña hasta llegar a ‘Jerez en marcha’ han transcurrido 36 intensos meses. Pese a ser tiempo de balances, los políticos ya hace mucho que obvian lo recorrido bajo el pretexto de otra fecha fija: las elecciones del año próximo. 

Sería conveniente, en cambio, analizar de dónde se viene para afrontar y asumir hacia dónde se irá llegada la cita electoral. Lejos del triunfalismo, no es raro oír a destacados miembros del gobierno municipal aseverar: “Sólo he sido feliz un día en estos tres años”. O una manifestación aún más dramática: “Tenemos muy complicado repetir en 2011″. Otros, en cambio, todavía confían en que “todo el trabajo que hemos realizado dé sus frutos en este último año”. De siempre, sostienen los estrategas, los dos primeros años son para gestionar y los otros dos para ‘vender’ al votante esa gestión. El gobierno de Pilar Sánchez, en cambio, tendrá apenas diez meses -restando agosto y el mes de campaña- para explicar y convencer a la ciudadanía de que la presente legislatura no ha sido en balde.

Apenas diez meses para ‘vender’ los logros de una gestión que arrancó ajena al trágico escenario de depresión económica que se venía encima, y que ha tenido que adaptarse conviviendo con otros elementos que han distorsionado lo bueno que se haya podido hacer en este periodo. Si bien es cierto que la crisis, en gran parte, puede justificar muchas cosas, no lo es menos que tampoco es responsable de todos los males que aquejan al proyecto socialista. Las penurias de la mayoría liderada por Pilar Sánchez empiezan mucho antes del inicio oficial de la recesión (verano de 2007). A la crisis se unen otro cuatro factores en los que más o menos coinciden políticos y analistas: la herencia anterior; el equipo; la improvisación y debilidad; y las formas de la alcaldesa.

Por manoseada y recurrente no es una excusa baladí. La herencia anterior en forma de deudas millonarias hay que asumirla y superarla, pero no faltan razones al gobierno municipal cuando se queja de que el punto de partida del mandato fue catastrófico -en parte por el despilfarro de su época de alianza con el PSA-. A la pésima financiación local se une un Consistorio endeudado hasta las cejas que a duras penas cubre la nómina municipal. Imposible cumplir con las obligaciones de pago a tantos antiguos proveedores y concesionarias, que ante las tensiones de tesorería por el nuevo escenario económico no dudan en exigir y presionar como hasta hace años ni exigían ni presionaban. Sea como fuere, Sánchez proclamó nada más conocer su aplastante victoria que ni habría revanchismo ni se miraría atrás. La realidad es que ha llamado varias veces a sus empleados “enchufados”, ha arrinconado a teóricos ‘pachequistas’ y ha empleado, sobre todo en los dos primeros años, la cantinela constante de la herencia para no asumir su cuota de culpa debido a una gestión basada, principalmente, en la huida adelante.

A la alcaldesa la ataron de pies y manos en 2007 para que no confeccionara la última lista electoral a su antojo. Puede sonar extraño, pero un buen botón de muestra es el hecho de que uno de sus hombres de máxima confianza, Juan Pedro Crisol, hoy teniente de alcalde delegado de Urbanismo, partiese del puesto 13 de esa teórica lista de ‘consenso’. A partir de ahí, las fracturas internas de su gobierno, los celos, los asuntos personales y las tensiones por competencias y parcelas de poder han llevado a lo más rocambolesco: que los propios se pasaran al bando de los extraños. El citado Crisol, un delegado no electo como José Manuel Jiménez y Carmen Martínez, última en acceder a la lista tras los descartes, sostienen la columna vertebral de incondicionales a la alcaldesa. Por lo demás, sin querer generalizar, el equipo aparece endeble en lo político y con poca iniciativa. Puede, como denuncian los díscolos, que sea Sánchez la que dificulta lo anterior, pero la realidad es que se trata de un gobierno de baja intensidad. Esto, además, influye en la oposición, sin tensión y viendo venir la descomposición ajena para rédito propio.

El gobierno municipal no ha sido fuerte cuando la situación lo requería y, en parte, porque no había hecho los deberes previamente. Ha cedido y rectificado en pulsos que debía haber evitado y, por el contrario, ha mantenido frentes abiertos durante demasiado tiempo a sabiendas de que tendría que dar marcha atrás porque las decisiones de gobierno no estaban lo suficientemente estudiadas o consensuadas. Los casos de Porvera, el ‘catastrazo’ y el trazado del tranvía han sido algunos de los bandazos más sonados de estos tres años, pero el gobierno local ha mostrado una terrible endeblez al afrontar crisis como las del 092, los mal medidos ‘tijeretazos’ salariales a los técnicos, y aquellos despidos aleatorios en Urbanismo que, probablemente, supusieron un punto de inflexión en la credibilidad de esta mayoría absoluta que, ante las presiones de CGT, no tuvo más remedio que recular y readmitir a los ex empleados. Cojetusa y Sergesa son conflictos aparte que siguen a día de hoy con incierta resolución.

Todo el mundo no puede ser malo menos ella. Tres crisis de gobierno en tres años, dos rebeliones internas que trascienden a la luz pública en sólo nueve meses, y dos dimisiones, una irrevocable y otra interruptus, es el balance de la gestión de un grupo humano que, en su mayoría, discrepa del talante y el liderazgo de Sánchez. “No es perfecta, pero también tiene muchas virtudes”, aseguran quienes la defienden. Gente que, a su vez, es capaz de reconocer que “se han cometido errores de bulto”. En lo interno, la regidora ha rematado la faena prescindiendo de los asesores que ella misma colocó en 2007, lo que ha significado en la práctica “dar una patada a un avispero”, aunque haya soltado el bocado que la oposición tenía agarrado con fuerza. Ha ganado fama de desconfiada e inaccesible, pese a que gana mucho en las distancias cortas, y le ha ocasionado un tremendo desgaste -incluso a nivel de cúpula de partido- el nombramiento en 2007 de su escolta y actual marido como jefe de gabinete. Asunto que ha sabido recomponer. A todo esto, se suma un progresivo aislamiento institucional, el cual debería ser corregido cuanto antes, sobre todo, pensando en una campaña electoral en la que precisará al aparato del partido. En el otro extremo de la balanza está su tozudez y tenacidad a la hora de sacar los proyectos adelante, su instinto de supervivencia y un espíritu de trabajo infatigable. A la hora de la verdad, todos coinciden: a pesar del ruido, defenderá su plaza en 2011 como candidata a la Alcaldía. “Necesito cuatro años más para cumplir mi proyecto”, insiste Sánchez. “Es lo lógico”, replica Griñán.

Hay proyectos que no pueden circunscribirse, al menos en su totalidad, a la gestión de este mandato. Pero al final la que corta la cinta y se hace la foto es la alcaldesa y, con el bastón de mando en su poder, ha abierto sus puertas Ikea y alumbrará este otoño Luz Shopping, el mayor parque comercial de Andalucía. Es indiscutible su contribución a estas ‘macroinversiones’ y, a buen seguro, serán un argumento a su favor en mayo del año próximo. Por lo demás, en estos tres años se ha avanzado poco en muchos grandes proyectos de ciudad, principalmente debido a la crisis económica, aunque también se han desbloqueado propuestas que carecían de la más mínima financiación, caso de la Ciudad del Flamenco. En este proyecto Sánchez ha logrado convencer a los grises técnicos del Ministerio, que al final han accedido y se han comprometido, como ya hizo Zapatero, a costear este costoso edificio emblemático. La alcaldesa logró ‘captar’ millones de euros para revolucionar la zona Sur a través del Plan Urban y ha conseguido arrancar un convenio para que Zona Franca de Cádiz invierta por primera vez en su historia en la ciudad. Otra cosa es que el proyecto del Parque de la Innovación esté paralizado por falta de financiación pero la voluntad está por escrito y debería ser firme. El mercado de abastos y una sana atención a muchas barriadas olvidadas también computan en el ‘haber’ de una etapa política en la que en demasiadas ocasiones el titular le ganó la partida a la realidad. Esto siempre podrá ser achacable a los escasos recursos económicos, que no se suplen ni con toda la imaginación del mundo. Mención aparte merece la llegada de Zahav, que si se concreta será un gol por toda la escuadra de Sánchez a quienes siguen viendo humo donde hay polvo de obras.

Los grandes borrones de estos tres años de gestión socialista se hallan, principalmente, en el cierre de la fábrica de botellas; la incapacidad para aprobar algo tan necesario como una Relación de Puestos de Trabajo (RPT) que ordene la caótica estructura laboral del Ayuntamiento; el abandono de la concertación social; la falta de voluntad y criterio para impulsar un necesario Plan de Movilidad; y el incumplimiento de ejecutar en estos años el llamado proyecto ‘estrella’ del programa socialista de 2007: la recuperación del río Guadalete. Cuestiones nimias si se tiene en cuenta que en estos tres años de mandato el desempleo creció en la ciudad hasta casi los 30.000 parados. Otro factor que puede pesar, aunque no sea su responsabilidad directa, en 2011.

Casto Sánchez
De más a menos  
De teniente coronel o vicealcalde pasó a ser considerado por muchos como una de las grandes decepciones del mandato:“Un bluf”. No ha cumplido las expectativas de ‘fontanero’ fiel que da la cara siempre.

Francisco Lebrero

Una ‘rara avis’ del ruedo local 
En tiempos de recesión, Fomento ha pasado estos tres años de puntillas. Perfil bajo y gris, con tendencia a la ‘fotofobia’, para otro de los puntales de Sánchez de los que se esperaba mucho más.

M. C. Martínez
Edil para todo 
Llegó la última a la lista de las municipales y se ha erigido en uno de los grandes apoyos de la alcaldesa. Ha sustituido su inexperiencia y bajo perfil político con lealtad a prueba de bombas en una encomienda compleja.

Juan Pedro Crisol
Progresar entre ‘marrones’ 
El político de confianza de Sánchez es más técnico que político. Es el principal ‘pero’ que achacan a su gestión en estos tres años. La realidad es que ha asumido con trabajo ‘marrones’ que no le tocaban.

Ainhoa Gil
Mucho barco para tan joven marinera 
Empezó en Deportes y tuvo que asumir sobre la marcha Recursos, lo que le ha hecho un flaco favor a su progresión. Se ha topado con un inmenso fregado y, sobre todo, con la CGT.

Francisco Benavent
Materia gris al borde del colapso
Todos recordarán de este mandato su conato de dimisión por desavenencias con la alcaldesa. Por lo demás, dentro de sus limitadas competencias, ha aportado ideas y mucha dedicación.

Juan Manuel García Bermúdez
Tan válido, tan desaprovechado
Pagó caro el error de tomar decisiones, aunque fuesen impopulares, lo que le relegó al ostracismo. En Turismo está demostrando que sabe ‘vender’ gestión y proyecto como el mejor.

Antonio Fernández Ortega
El final de aquel estado de cosas 
La crisis del ‘ladrillo’ y el final del ‘pelotazo’ no le han impedido rendir en su parcela. Otro de los díscolos que más trabajo y dedicación ha aportado al proyecto de Pilar Sánchez.

Loli Barroso
Franco declive 
Una de las delegadas más competentes en su ‘ministerio’ pero que mayor grado de continuismo ha aplicado a la gestión. Ni siquiera ha cumplido su reto de abrir el Museo Arqueológico. Pasó de incondicional a concejala díscola.

Irene Canca
Dio el salto y desapareció 
Sánchez le brindó la oportunidad de ser diputada provincial y, a partir de ahí, se borró progresivamente del mapa local. También pasó de ‘fan número 1’ de la alcaldesa al sector de los críticos.

África Becerra
El eterno retorno
Mejoró el pésimo servicio de limpieza viaria, pero el recorte presupuestario lo han devuelto al punto de partida. Al igual que otros compañeros, desde el ecuador de mandato su trabajo apenas brilla y ofrece resultados a la opinión pública.

Margarida Ledo
Sin protagonismo
Sensibilidad crítica de baja intensidad, al igual que la defensa de su trabajo al frente de Igualdad y Salud, una delegación que fue pionera y que parece algo estancada. Apenas ha tenido protagonismo en el trienio.

Juan Salguero
El secreto está en la discreción 
Perdió Juventud y, en cambio, ha recuperado el protagonismo en el Plan Urban, que al fin y al cabo depende de Distrito Sur. Muy discreto paso por el gobierno municipal, en cualquier caso.

Miriam Alconchel
Prácticamente inédita en la arena
La concejala más joven ha pasado prácticamente desapercibida. A diferencia de la labor anterior de Canca en Participación, su presencia en la arena política ha sido nula. Debe  dejar de leer en los plenos.

José Manuel Jiménez
No sin Pilar
Primer delegado no electo de la historia del Consistorio. Ha cumplido su papel ‘a rajatabla’: fidelidad eterna a la alcaldesa, que le trajo de su mano a la política. La ‘mancha’ de Sergesa no enturbia su gestión.

  • fulanito

    Reconozco que es un artículo que hace un repaso bastante bueno a estos tres años, pero se te ha notado un montón quién es el delegado díscolo que sopla información a la prensa, vaya tela! Lo acabas de poner en un aprieto, jajaja.

  • Intrigado

    Paco, qué sabes de la encuesta que ha encargado el provincial sobre Jerez? Dicen que Cabaña ya tiene los resultados y que se mantiene el PSOE pero Pilar está muy desgastada y su candidatura podría darle la mayoría al PP. Nos tienes intrigado, comenta algo sobre esto.¿la publicaréis?

  • Francisco Sánchez Múgica

    Buenas ‘Intrigado’, de momento hay mucha rumorología en el ambiente pero pocas concreciones sobre lo que realmente dicen los sondeos elaborados por el partido. ¡Se habla hasta de cuatro encuestas! Hay quien habla de mayoría absoluta para el PP, otros dicen que el PSOE se mantiene en 11, otros que la marca resiste y la imagen de la alcaldesa se deteriora al máximo… En fin, rumore, rumore… Seguro que en unos días todos tenemos mucha más luz sobre este asunto, aunque ya sabes que la foto-fija final no la tendremos hasta dentro de unos tres-cuatro meses. Suerte y salud.

  • Intrigado

    Bueno, bueno, cuatro parecen muchas. Creo más bien que hay dos. Una encargada por el regional a una empresa de Madrid y otra encargada por Cabaña al que hace las encuestas al psoe en esta zona de Cadiz. Las otras dos seran cosa de los amigos del lebrero que lo mismo montan una cata de vino que montan una encuesta con cuatro amiguetes

  • Francisco Sánchez Múgica

    Vaya, vaya, te veo bien, bien documentado ‘Intrigado’. ¿Nos conocemos? Seguiremos informando…

  • Intrigado

    Ja,ja…que va ya me gustaría estar informado…lee tu correo anda.