Jerez no figura en su agenda

Paco Sánchez Múgica | 27 de junio de 2010 a las 17:22

Catorce meses después de tomar posesión como presidente de la Junta, José Antonio Griñán, aún no ha rendido visita oficial a la única gran ciudad de la región en la que PSOE gobierna con mayoría absoluta

GRIÑÁN aún no ha firmado en el Libro de Honor del Ayuntamiento como presidente de la Junta de Andalucía. Dicen fuentes socialistas que, a regañadientes, cuando era consejero económico hace unos años, aprobó  los acuerdos de refinanciación de la deuda municipal a largo plazo y aceptó figurar en el acuerdo local de concertación social que hoy es papel mojado. Era Chaves entonces quien le exigía mantener unos mínimos de cordialidad y relaciones con la única gran ciudad en la que el PSOE reina con mayoría absoluta en toda Andalucía desde 2007. Hace unos meses, Griñán estuvo de visita relámpago con la vestimenta casual que utilizan los políticos en los mítines y en los actos de los fines de semana.Pero poco más. Apenas lo vieron algunos vecinos de El Portal. Fue durante la segunda gran riada del municipio en apenas sesenta días.La mayor inundación que recuerdan los más viejos del lugar. Vino cuando el aeropuerto estaba cerrado, las carreteras cortadas y Jerez aparecía en la televisión estatal como una isla del Pacífico devastada por un tsunami. Llegó in extremis y anticipándose a la visita programada con anterioridad por su gran adversario, Javier Arenas, el mismo al que las encuestas señalan como el cambio en Andalucía. Ni ha vuelto, ni se le espera en la calle Consistorio. Oeso dicen nuestros representantes políticos locales. Las relaciones institucionales están quebradas  y algunos destacados socialistas del ruedo municipal, “tradicionalmente junteros —por haber tenido relación con la Administración autonómica—”, ya están cansados de “estar siempre dando la cara por la Junta ante la oposición y la ciudadanía y recibir tan poco a cambio”. De hecho, el grado de aislamiento actual, según señalan las mismas fuentes, no se vivía desde la etapa más negra de tortuosas relaciones entre la sede oficial del Palacio de San Telmo y Pedro Pacheco. Ejemplos hay infinitos. Los más recientes:la construcción con presupuesto municipal —a través del Fondo Estatal de Inversión— de una Escuela Oficial de Idiomas, que es competencia de la Consejería de Educación, así como la financiación de un Centro de Interpretación del Guadalete, compromiso adquirido por  Medio Ambiente de la Junta y que también se ha tenido que echar a la espalda el gobierno local socialista que preside Pilar Sánchez. El último gran golpe bajo, a todo esto, ha sido ver a Luis Pizarro, consejero de Gobernación dando “impulso definitivo” a la Ciudad de la Justicia de Cádiz, cuando para el proyecto de Jerez aún no han sido capaces de elegir, dos años después, un suelo de los siete que pone a disposición el Ayuntamiento. El tranvía de Jaén arrancará antes de las municipales, el de Jerez aún aguarda al diseño definitivo; de la entrada de la Junta en la fundación Ciudad del Flamenco, ni flores;del Festival de Jerez… cortito y con sifón; de los centros de salud y centros educativos… ya hablaremos;de la Ronda Sur… ni hablamos;¿Y la ampliación de los suelos del Parque Tecnológico Agroindustrial…? Tampoco toca, replica Sevilla. La Junta no contesta a ni una  sola de las preguntas sobre los proyectos de futuro  que tiene Jerez, y el gobierno municipal está cansado de que lo que se presumía una sintonía inigualable por la coincidencia de siglas, se haya evaporado ante la opinión pública y la presión del resto de partidos, que se frotan las manos por la “descoordinación total y la falta absoluta de entendimiento”, como recuerda María José García-Pelayo, candidata del PPa la Alcaldía. Es cuestión de gestos, de símbolos, de escenificación. Griñán sigue sin firmar en el Libro de Honor de la ciudad y mientras eso no ocurra, que nadie tenga dudas de que la comunicación —y por ende los proyectos— seguirá bloqueada, pese a que el mismísimo Griñán es consciente de que Sánchez debe ser una de sus grandes aliadas para hacerse definitivamente con el control orgánico del partido en la provincia y desbancar, si quiere, a la figura de González Cabaña. Guiños tibios sobre la “lógica” candidatura de la actual regidora jerezana y andar de puntillas sobre el suelo de cristales y púas de la quinta ciudad de Andalucía. Poco esfuerzo para la que las encuestas dan como la única gran plaza de la región en 2011 que puede volver a estar controlada por los socialistas. Poco esfuerzo, no ya por Pilar Sánchez, a la que parecen insistir en encapsular como la presidenta florero que querían los adalidades del socialismo jerezano que fuese. Poco esfuerzo, sobre todo, por los jerezanos. Todo hace indicar que éstos también votan y lo mismo, visto el caso que se les hace, se apuntan a la ola del cambio. Pepe (como Griñán gusta que le llamen) y Pilar, una pareja condenada a entenderse y a encontrarse. Por el bien de todos.

  • Maite

    Muy buen articulo Múgica, felicidades