Sonora decepción

Paco Sánchez Múgica | 21 de octubre de 2010 a las 10:18

SI la decepción se pudiera calibrar en decibelios, ayer hubo un medidor más o menos fiable instalado a las puertas del Ayuntamiento. Pese a que los acercamientos y la negociación con lo que algunos miembros del gobierno local socialista llaman la ‘kale borroka’ jerezana dio sus frutos y no se escuchó a ningún aguerrido sindicalista alzar el megáfono al paso de la comitiva presidencial, sí hubo otros trabajadores y desempleados, no muchos a decir verdad para una ciudad con casi 30.000 parados, que convirtieron la histórica llegada y salida del presidente Griñán al Consistorio en un suplicio y un estruendoso alboroto que acabó sin incidentes que reseñar. Y eso pese a las provocaciones, por llamarlas de alguna manera, de un inoportuno grupo de ‘palmeros’ y ‘pelotaris’ del PSOE jerezano, algunos dirigentes locales incluidos, que decidió tratar de sepultar con apoyos fervorososos a la alcaldesa la desesperación de parados y de trabajadores que temen quedarse en paro, como queriendo enmascarar a toda costa lo que incomoda de la sociedad. Pero, más bien, a la bulliciosa decepción a la que me refería en el encabezamiento es a la de la visita institucional en sí misma. Nunca vimos tan baja utilización de eso que llaman marketing político, a un alto dirigente con tan poco que ofertar, con tan poco con lo que engatusar a la prensa mediante un buen titular e ilusionar a los ciudadanos con promesas de futuro… La última vez que vino Chaves como presidente andaluz a la Casa grande de todos los jerezanos trajo un tranvía bajo el brazo y promesas de un horizonte económico mejor. También vino Zapatero, en el cálido agosto de 2007, y prometió en La Atalaya, con una militancia socialista jerezana entregada (parte de la que ayer se quejó por las esquinas por parecer quedar arrinconada en la visita de su líder), una Ciudad del Flamenco, una nueva comisaría, ayudas a la reindustrialización y hasta una jefatura de tráfico para Jerez… 545 días después de ser investido presidente de todos los andaluces llegó ayer Griñán a la ciudad sin una migaja que echarnos a la boca, sin un compromiso, sin un titular que poder rescatar meses o años más tarde de las hemerotecas, dando sensación de provisionalidad, transitoriedad o, lo que es peor, mostrándose como presidente ajeno a una ciudad que, es cierto, puede estar tan necesitada como muchas otras pero que, no lo es menos, casi siempre recibió y recibe menos que esos otros municipios. A lo mejor es que los políticos de bussiness class ya han aprendido la lección e, independientemente del color, no prometen lo que saben que no van a poder cumplir. Será eso…

  • socia lista

    me decepciona usted sr. mugica, siempre pense q no era usted parte de la jauria mediatica al uso en nuestra ciudad.
    me llama poderosamente la atencion que no haga mencion en sus comentarios del piquete formado por los señores del PP que olvidando su condicion de concejales alentaron los abucheos de los pancartistas hacia el presidente de la junta de andalucia.

  • Manué

    No lo ví personalmente,pero el simple hecho de que algunos comegambas y palmeros varios que están enganchados a la ubre de los dineros públicos,jalearan a Griñán y a su valedora la alcaldesa en paralelo a las protestas de quienes tienen razones para ello es de una temeridad rayando la provocación.Al día siguiente la secretaria de la organización se explaya en su columnita del v.jeré demostrando su peculiar forma de entender la política.