Archivos para el tag ‘psa’

Pacheco decide

Paco Sánchez Múgica | 10 de mayo de 2009 a las 11:11

En la bisagra del mandato local, hay dos cosas claras sobre el ex alcalde: a día de hoy tiene intención de presentarse a las municipales de dentro de 24 meses, pero no lo hará como candidato por el PSA

EN EL ECUADOR del mandato municipal, dos años después de iniciar su travesía en el desierto, hay dos cosas claras sobre Pacheco (entiéndase, todo lo nítido y meridiano que puede estar algo tratándose de la compleja personalidad de quien estamos hablando): Uno. Se presentará, a día de hoy, a las municipales de dentro de dos años (que realmente comienzan en apenas un año, si se tiene en cuenta preprecampaña, precampaña y campaña). Dos. No lo hará como cabeza de lista por el que hasta ahora era su partido, el PSA. De hecho, el PSA, a través de la comisión de garantías del partido, podría estar preparando su expulsión (ya le ha expedientado) y la de otros militantes que se han sumado al denominado ‘Foro Antikaria’, creado como corriente crítica al partido sociandalucista tras la controvertida resolución del congreso de Chiclana. Esta misma semana, coincidiendo con la cita del joven Pedro (insiste en que le llamen así) ante la jueza que aborda su imputación por el caso de los asesores, se dejó caer por la sede judicial de García-Figueras uno de sus inseparables: el ex concejal Alfonso García. -Hola, Alfonso, ¿qué tal? -“Bien, aquí vengo a traerle a Pepe López unos papeles del foro…” -Ahh, ¿también estás en ‘Antikaria’? -“Yo estoy donde diga el jefe”, responde entre risas. El jefe sigue siendo Pacheco, obviamente. Es el que “tiene carisma dentro y fuera, el que aún puede hacer algo”, comentan algunos fieles a la doctrina pachequista como García. “Hay pavor ante mi vuelta a la política”, exclamaba con su habitual grandilocuencia el ex alcalde a las puertas del Juzgado. Con el dedo gordo apuntando hacia arriba, de traje impecable, hacía alusión al supuesto temor por un vuelco en el actual status quo político de la ciudad. Sin embargo, el PSOE se aferra a esa encuesta que pulula por Jerez y que le da 15-16 concejales; a ese sondeo que dice a las claras que, a pesar de los pesares, barre en 2011. El PSA, en cambio, está temblón porque sabe que habrá que arremangarse mucho para sobrevivir al ex líder. Porque el partido sin Pacheco “no es que no sea ya una multinacional de la política, es que se queda en tenderete de mercadillo de los lunes”, comentan voces críticas a la actual cúpula que rige la formación con sede en Doña Felipa. “Vamos a seguir haciendo política activa, tiraremos para adelante sin problemas… Lo tenemos claro”, masculla Juan Román, ex brazo derecho de Pacheco hasta no hace tanto, a José Antonio Pino, que encarna la cara más visible de la renovación global del partido que refundó Perico para mayor gloria. “Hay opciones, vamos a hacer un equipo bueno de gente con muchas ganas de trabajar”, insiste Román confiado. Eso, pese a que es sabedor de que volvería a perder concejales incluso con Pacheco en sus filas. Pero su optimismo le dice que “podemos ser llave de gobierno, estamos convencidos”. Y en ese convencimiento aparece Santiago Casal, joven gregario que surge como gran esperanza para 2011. Aunque si finalmente Pacheco concurre al frente del PA, como ya se rumorea, esto tiene muchos visos de recordar a ese duelo fratricida entre un joven Emilio Quintana (al frente del PA y también ex presidente de ‘Solidaridad’) y el ‘inmatable’ (como líder del PSA). Sólo puede quedar uno. Flaco favor al andalucismo, que prefiere plegarse a catalanes y vascos en su objetivo de hallar espacios en Europa, a los dictados e intereses de PNV y CiU, que remar en bloque hacia algo que años después sigue entre la indefinición crónica y la entelequia más absoluta. -¿Pero la reconciliación no es posible?, pregunto. -“Pero vamos a ver, si ha sido el propio Pacheco el que últimamente se ha dedicado a tratar de boicotearnos la candidatura a las europeas; ha intentado que los cargos electos del partido no nos diesen avales para presentarnos (eran necesarios 50 en total). Y no estamos diciendo todo lo que sabemos porque no queremos más polémicas”, contesta con visible indignación un destacado miembro del partido, al tiempo que deja a las claras que Pacheco ha fulminado definitivamente la relación. “Ya lo tenemos claro, él irá por su cuenta y nosotros, pase lo que pase, vamos a seguir adelante, con coherencia”, subraya alguien del PSA en una sede en la que aún cuelgan las fotografías de Pedro Pacheco, el todavía joven Pedro, con eslóganes de viejas campañas de los andalucistas. Por su cuenta y riesgo, Pacheco vuelve a planificar su rentré mediática y disfruta con las cábalas y los rumores de los mentideros de la ciudad que le devuelven a la vida. Como ese psychokiller de las películas de terror que nunca muere, que se levante una y otra vez en infinitas entregas de la saga. “Hay un miedo atroz a la vuelta a la política de Pedro Pacheco”, martillea una y otra vez mientras piensa en su siguiente cita con los medios. Mañana mismo, en la radio pública Onda Cádiz, en el programa radiofónico Buenos Días, donde será entrevistado por los directores de los principales medios de una ciudad donde seguro que le tienen menos miedo que aquí.

Etiquetas: , ,

Tiempo de revancha

Paco Sánchez Múgica | 13 de enero de 2009 a las 19:57

El PP afronta en un mes su ‘lifting’ interno para librar con garantías la batalla de 2011; la ‘oferta’ a Rafael Padilla, ex presidente del CES, marca la estrategia popular para las próximas municipales

PELAYO se lo piensa; Durá quiere pero siempre que haya respaldo y consenso; y a Villar ya le han invitado ‘amablemente’ a salir y, sorpresa, parece que ha aceptado. El Partido Popular jerezano se mueve. Y se mueve con prisas. El tiempo apremia y es hora de tomar decisiones. La cúpula está a punto de renovarse definitivamente y, en principio, el trance no será tan traumático como parecía. “La renovación no es tan fácil, no hay tanta gente como pudiera pensarse”, aseguran diversas voces del partido de cara al congreso local de primeros del año próximo. Entretanto, los populares sondean a jerezanos ilustres para que se incorporen a un proyecto renovado y sólido con el que hacer frente al PSOE en las próximas municipales, escenario en el que todo el mundo piensa ya abiertamente. La fragua de Vulcano se mantiene al rojo vivo fabricando ‘armas’ para la guerra.

Uno de los notables que han sido pulsados en los últimos tiempos para ver su ‘disponibilidad’ con la mente puesta en el horizonte de 2011, y figurar en la candidatura como independiente, es Rafael Padilla, catedrático de Derecho Mercantil de la Facultad de Derecho y ex presidente del Consejo Económico y Social (CES) jerezano. Una figura sin duda muy respetada en la ciudad y que aportaría un enorme valor añadido al partido, tal y como han señalado diversas fuentes. La duda ahora mismo es saber, obviamente, si Padilla acepta definitivamente el ofrecimiento; y si, llegado el caso, qué puesto ocuparía.

Es evidente que la posición sería destacada, incluso encabezando la lista, aunque lo cierto es que si María José García-Pelayo quisiera (algo que no está claro) tendría muchas papeletas para repetir como candidata por terceras elecciones consecutivas. Es la imagen clara del partido en Jerez y tiene un feelin enorme con muchos sectores sociales de la ciudad. Ahora, comentan, lo que hace falta es emular la estrategia de Zoido en Sevilla y patearse de una vez por todas todos los rincones de la ciudad para calar en una sociedad desencantada por el paro y la situación económica mundial que hace especial mella en Jerez.

Otro asunto bien distinto es dilucidar quién ocupará la presidencia de los populares jerezanos. Si bien es cierto que las relaciones entre Villar, actual presidente, y Durá, candidato indiscutible a la sucesión, no atraviesan su mejor momento, no es menos cierto que Villar ya podría haber aceptado la decisión de ‘desvincularse’ progresivamente de la cabeza visible de la formación en la ciudad. “Ya lo ha entendido”, dicen las mismas fuentes.

En esta pugna por el control del partido no están, lógicamente, un par de tres jóvenes pujantes del PP jerezano, como son Antonio Saldaña, Daniel Barea y Lidia Menacho. De ellos, sólo Saldaña no es concejal, pues Menacho lo es en el Ayuntamiento de Jerez y Barea en el de Villaluenga del Rosario. En cambio, Saldaña es el mejor ubicado en la renovación, pues su trabajo como asesor urbanístico en el desarrollo de la última parte de la tramitación del Plan General no ha pasado en absoluto desapercibido. Y así están las cosas por arriba y por abajo, un tiempo de renovación y crisis, de retos y revanchas. Ahora resta por saber, como parte fundamental del nuevo proyecto, si al fin llegan los recursos financieros para un partido que no puede volver a permitirse afrontar una campaña electoral bajo la precariedad y las carencias económicas y logísticas de las últimas municipales.

candidato casal

El ‘as’ bajo la manga del PSA para 2011 tiene nombre y apellidos: Santiago Casal. El ya ex presidente de la federación de asociaciones de vecinos ‘Solidaridad’, ahora comandada por otro ‘ilustre’ andalucista como Sebastián Peña, se ha destapado definitivamente y ayer mismo fue elegido como nuevo secretario local del partido en la ciudad. Curiosamente, en unos tiempos tan convulsos para la formación andalucista, tras la serie de desafortunadas salidas de tono del ‘ex todo’ Pedro Pacheco, parece que hay algo claro: hay perfil de candidato para concurrir a las elecciones municipales y, más o menos, hay tiempo para que se consolide. Un gran avance si se tiene en cuenta que hasta la fecha todo era incertidumbre y una nebulosa en la que peligraba incluso la continuidad de la formación. Casal, en cambio, es joven, experimentado y una cara amable en el campo del movimiento vecinal y asociativo, amén de poseer cierto bagaje en el andalucismo. Las claves, justamente, que se venían barajando para suceder a Pacheco como cabeza de cartel del PSA en 2011. Y aún puede haber más sorpresas en una formación que, sí o sí, tiene decidido que concurrirá a las próximas municipales. Lo que no está tan claro es si en frente tendrá a Pedro Pacheco.

Un hombre sin pasado

Paco Sánchez Múgica | 16 de noviembre de 2008 a las 19:44

PACHECO tiene mucho menos de Newton que de Dorian Gray. Narcisista y megalómano como el adinerado londinense de la época victoriana, el ex alcalde de Jerez durante 24 años consecutivos se resiste a hacer caso a la gravedad, a la inercia inevitable de que todo lo que sube termina bajando, e insiste en firmar un pacto de eterna juventud que le mantenga en la primera línea de batalla sine die. En ocasiones, mira el retrato y se enfurece porque éste no envejece y él irremediablemente sí lo hace. A veces, desearía que esa degradación sólo fuese interna, pero raras veces lo consigue. Ya lo vimos en su última campaña como candidato a la Alcaldía de Jerez, en 2007, cuando echó mano de su imagen de jovencísimo abogado de la Caja de Ahorros para autopresentarse en sociedad como el joven Pacheco.
Como Pedro es jurista cartesiano y piensa, luego existe nunca ha visto temblar su pulso a la hora de trasladar a la opinión pública sus conclusiones, aunque tal acto plausible y libérrimo le granjease no pocos quebraderos de cabeza. El político, en su laberinto, es un animal minado por sus propias contradicciones, pero en raras ocasiones deja que éstas se transluzcan. Eso no le ocurre al líder del PSA, que será reelegido como secretario general, una vez más, en el III congreso nacional que el partido celebrará dentro de dos fines de semana en Chiclana. Precisamente, sus últimas declaraciones sobre su rechazo ‘íntimo’ al pacto que su partido ha firmado con PSOE e IU en el Ayuntamiento del municipio gaditano han provocado no poco estupor entre quienes no acostumbran a que un político deje volar libres sus incoherencias; estupor entre los que no acostumbran a tratar con Pacheco. El propio PSOE ha dejado entrever en días pasados que ha dejado a los pies de los caballos a la gente de su partido en Chiclana.
Justo un día después de autorizar la firma de la moción de censura, sus colaboradores más estrechos, aun habituados a sus salidas de tono y a su figura de outsider políticamente insurrecto, le han pedido explicaciones por tal contrariedad y entienden que ahora serán ellos quienes deban arreglar el desaguisado en la vecina Chiclana, donde a Pacheco lo mirarán dentro de dos fines de semana con cara de pocos amigos. Pero su fidelidad a sí mismo, su bizarría, no va a cambiar a estas alturas. Y al inmatable, como lo denominó su buen amigo González Cabañas, le dura el pasado el mismo tiempo que transcurre hasta que llega el presente, o sea unas infinitésimas de segundo. 
Si habla de hacer frente desde el andalucismo al bipartidismo de las dos ‘marcas’ políticas imperantes, antes vuelve a pactar con el PSOE (aunque luego rechace el acuerdo); si habla de una guerra al coche privado y del cambio climático, de lo negro que están los cuellos de las camisas por la polución, antes construye cuatro parkings subterráneos; si habla de un urbanismo sostenible y una ciudad compacta, más tarde planifica una expansión salvaje… De Jerez, casi sin digerir la aplastante derrota electoral en las últimas municipales, dijo que con los nuevos gobernantes pasaría a ser “una mezcla de Chiclana y Marbella; morirán del atracón”, sostuvo. Cuando este tipo de setencias se producían, la prensa local y sus afines coincidían: “Es Pacheco en estado puro”. 
“Podíamos trabajar un tema en el gobierno durante meses, consensuarlo con distintos colectivos, y al final siempre llegaba Pedro y en una declaración pública daba un giro inesperado a todo lo que habíamos previsto”, comenta una fuente que le conoce bien en las distancias cortas. Es como aquello que dejó dicho el más marxista de todos, Groucho: “Estos son mis principios, si no le gustan, tengo otros”. O también aquello inolvidable de “la política es el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer un diagnóstico falso y aplicar después los remedios equivocados”. “No creo que sea un problema de contradicciones entre sus discursos, es que sencillamente Pacheco es así”, zanja la cuestión otra fuente del partido consultada. Puede llegar aún más lejos y, rizando el rizo, la salida de tono a cuenta de Chiclana sólo sea una sencilla estrategia de juego de apariencias. No contradecir el leit motiv de su vuelta a la política, en teoría luchar contra el bipartidismo; y, en paralelo, permitir cierta autonomía, cueste lo que cueste, a un PSA lastrado por el hecho de ser conocido como Pacheco Sociedad Anónima.

SER O NO SER… EN JEREZ

El PSA se lo piensa en Jerez. Aseguran, como ya ha dejado caer el PP, que el desgaste del PSOE en tan sólo año y medio ya es “imparable” y, mientras se renueva la cúpula del partido, el líder de los andalucistas se mantiene a la expectativa para ver si al final vuelve a presentarse nuevamente como alcaldable. Si Pacheco confirma que se centra en exclusiva en la política regional y en su cruzada en pro de la refundación del nacionalismo andaluz -una entelequia que nunca cuajó-, el partido en Jerez optará por un ‘plan b’ y presentará, contra pronóstico, un nuevo cabeza de cartel que pelee por las migajas que dejen PSOE y PP. Eso sí, ya dejan claro que si alguien tiene tirón en la ciudad y entre los pachequistas, por muy desgastada que esté su imagen, ese es Pacheco. Todas las dudas se resolverán en torno al mes de febrero del año próximo, cuando es probable que Pedro vuelva a ser más Dorian que Isaac.