The Stammering Century

Agustín Velasco | 9 de septiembre de 2013 a las 15:50

Estaba documentándome sobre ‘sectas’ para una cosilla que estoy escribiendo cuando me he topado con un libro maravilloso (en inglés). Se trata de una obra clásica reeditada recientemente: The Stammering Century (ed. New York Review Books) de Gilbert Seldes (1893–1970). Gilbert era el hermano de George Seldes, el famoso corresponsal del New York Post que justo a su mujer cubrió la Guerra Civil española. Gilbert también fue un influyente periodista, escritor y crítico cultural amigo de E. E. Cummings y John Dos Passos. The Stammering Century se publicó originalmente en 1928 y supuso un repaso a la Historia de los Estados Unidos del siglo XIX, pero no la Historia con mayúsculas, sino la de las corrientes marginal, tangenciales, ocultas y anecdóticas que transcurre paralelamente a la Historia que se enseña en la escuela. Una terrible, interesante e incluso divertida sucesión de fanáticos, radicales, charlatanes, fundamentalistas… Lo que siempre hemos llamado la América Profunda. El autor va mostrando como estas corrientes y personajes marginales se interconectan con los grandes personajes y eventos de la Historia.

  • stamperingTítulo: The Stammering Century
  • Autor: Gilbert Seldes
  • Introducción: Greil Marcus
  • Editorial: New York Review Books
  • Páginas: 452
  • Precio (Amazon): 15,23€ + gastos de envío (formato digital: 10,33€)

Un ejemplo de lo que me he encontrado son los Fruitlands, una especie de comuna experimental que sobrevivió solo siete meses y a la que formó parte la famosa autora de Mujercitas, Louisa May Alcott. Fue precisamente su padre, Amos Bronson Alcott, el que junto a Charles Lane estableció esta comuna agraria utópica en Harvard en 1840 regida por unas estrictas reglas de comportamiento y alimentación que hicieron la vida allí una pesadilla. No podían comer nada de procedencia animal, ni usar animales para trabajar la tierra, no reconocían la propiedad privada dentro de ella ni comerciaban con el exterior, solo bebían agua, y no podían calentarla para lavarse, tampoco podían usar luz artificial y vivían al ritmo del ciclo solar. En poco tiempo su existencia se hizo insostenible y descabellada.

Esta obra de Gilbert Seldes me parece una auténtica joya y por eso os la quería reseñar, ya que ha sido reeditada el 6 de noviembre de 2012 por New York Review Books dentro de su colección NYRB Classics y se puede adquirir en formato digital sin mayor problema.

Dejar las cosas en sus días

Agustín Velasco | 5 de septiembre de 2013 a las 12:12

Un debate en el bar esta mañana. Pillo al vuelo una frase lanzada con desilusión. Un señor que lee un periódico ha dicho “¿y para esto tanto rollo con lo de la Memoria Histórica?”. No sé qué estaría leyendo. Otro respondió algo así que aquello de la Memoria Histórica estaba bien para cuando había dinero de sobra para tirar en abrir tumbas. La falta de delicadeza para quienes tienen seres queridos sin tumba cierta me pareció atroz, pero no soy hombre de contienda así que pasé a ignorarlos cuando la discusión comenzó a subir de tono.

Portada de Dejar las cosas en sus díasPrecisamente una de las lecturas de este verano ha versado sobre el tema. Se trata de Dejar las cosas en sus días (ed. Alfaguara) de Laura Castañón, una novela que se articula como una gran saga familiar, una reconstrucción histórica en busca de una verdad escurridiza. Muchas veces aquello de enfrentarse a sus propios demonios implica enfrentarse a su propia historia familiar, algo que puede llegar a ser doloroso, catártico y sorpresivo. Conocer de dónde vienes y saber quién eres, muy saludable de todas formas. Eso es lo que hace precisamente Aida, una periodista en la cuarentena que convive con la incertidumbre y la tragedia del pasado, la de su abuelo asesinado durante la Guerra Civil. El trasfondo histórico es el devenir de Asturias en el último siglo representado en la cuenca minera bajo la influencia del marqués de Comillas y la casa de Pomar.

  • Título: Dejar las cosas en sus días
  • Autora: Laura Castañón
  • Editorial: Alfaguara
  • Páginas: 560
  • Precio: 18,50 €

En esta novela la autora plantea ese gran debate suscitado tras la aprobación de la Ley de la Memoria Histórica: ¿remover lo que pasó y desagraviar a los agraviados o dejar las cosas como están y no meter el dedo en esa llaga siempre abierta? Aida opta por lo primero, quiere conocer, comprender, cosa que será difícil porque esta se configura en una novela coral en definitiva, con diferentes puntos de vista enriquecedores y a veces no concordantes.

La otra gran trama, más allá de la histórica, es la que se centra en el presente, en la relación que Aida entabla con Bruno Braña, un actor carismático que también comparte la obsesión de descubrir su propia identidad. El Alzheimer, que padece Braña, se convierte en una gran metáfora de la lucha entre el recuerdo y el olvido que articula esta narración.

Laura Castañón ha recreado el universo de la Asturias del último siglo con preciosismo y amor, con diálogos  cargados de naturalidad y verosimilitud, y componiendo una obra que no da respuesta sino que plantea preguntas.

PROSA DE ANNA AJMÁTOVA

Agustín Velasco | 23 de abril de 2013 a las 17:47

  • Título: Prosa
  • Autora: Anna Ajmátova
  • Editorial: Nevsky
  • Introducción: Luna Miguel
  • Traducción: Vladímir Aly, Maria García Barris, Marta Sánchez-Nieves y Joaquín Torquemada Sánchez
  • Páginas: 512
  • Precio: 28 €

Día del Libro. Un buen momento para volver. ¿Y cómo realizar la reentré? Pues dedicando esta entrada a una autora que vivió por la literatura y por sus venas corrieron poemas en vez de sangre. Se trata de Anna Ajmátova, sin duda una de las poetas rusas de más relevancia del siglo XX que sufrió las reaccionarias políticas de la Unión Soviética que llevaron a la prohibición de publicar su obra durante mucho tiempo. Tiempo de silencio que dedicó a realizar investigaciones académicas sobre la historia literaria del siglo XIX.

Prosa (ed. Nevsky) de Anna Ajmátova es la edición más completa que se ha publicado en castellano sobre la prosa de la escritora que perteneció a la generación de Blok, Pasternak y Mandelstham, este último por el que profesó devoción y al que le dedica muchas reflexiones. Este no es un diario, ni siquiera tiene una estructura narrativa… Es más, ni siquiera narra nada en concreto. Es un ejercicio de erudición que ayuda a comprender en profundidad la obra de la autora y de sus contemporáneos.

Fabuloso el prólogo de Luna Miguel en clave poética, como se merece Ajmátova. Una obra imprescindible para los estudiosos de la literatura rusa, literatura de una gran y rica tradición muy desconocida precisamente por las políticas literarias que oscurecieron la obra de esta autora. Esta es una auténtica guía literaria y vital, un ejercicio de lectura entre líneas de la historia y La Historia de Ajmátova, la subjetiva que protagonizó y el gran telón de fondo de su existencia.

 

Antirresurrección

Agustín Velasco | 7 de febrero de 2013 a las 12:35

Pocos autores son capaces de usar la ciudad de Sevilla con inteligencia ‘no-folclórica’ en sus narraciones. Esta ciudad tiene el ‘defecto’ de tener una Historia importante y notoria, unas profundas connotaciones costumbristas, y por eso es tan difícil alejarse de los tópicos y construir una Sevilla literaria ajena a las guías turísticas. Si a esa falta de visión le unimos que hay géneros que parecen no casar mucho con la idiosincrasia de esta ciudad… pues la limitación de Sevilla como escenario narrativo parece manifiesta. Por ejemplo, ¿quién imagina a Sevilla como escenario de una novela de zombis? Alguien la concibe, sí señor, por insólito que parezca: Juan Ramón Biedma.

Biedma es un escritor sevillano con un estilo muy personal, yo diría que inquietante, que un buen día decidió aceptar el encargo de la Editorial Dolmen para escribir una de zombis. Así que una vez más pone a su ciudad como escenario de una historia futurista que si bien es de zombis tiene trampa, porque el autor lo que encuentra, además de muchos muertos vivientes y escenas truculentas por doquier, es una buena trama de novela policíaca, género negro, disfrazada de zombimanía.

  • Título: Antirresurrección
  • Autor: Juan Ramón Biedma
  • Editorial: Dolmen
  • Páginas: 320
  • Precio: 17,95 €

Sinopsis oficial:

En una parroquia de Sevilla acaban de encontrar un niño ahogado en agua bendita. Pero los muertos ya no están muertos. Una ciudad tomada en sus tres cuartas partes por resucitados, con las líneas de contención a punto de estallar y un panorama social en el que hablar de descomposición tiene un significado mucho más que literal, es el escenario por el que tendrán que moverse un policía que acaba de reincorporarse a su puesto tras salvarse milagrosamente de un disparo en la cabeza y una detective particular que fue encarcelada por permitir que su marido abusara de la hija de ambos, en busca de un asesino en serie con lo que parece ser una fijación por las iglesias”.

Pues bien, si buscas personajes fáciles, esta no es tu novela. Aquí todos tienen una historia compleja a sus espaldas. Y el escenario construido por Biedma, donde la ciudad trata de resistir al asedio zombi, y hasta en cierta manera convivir con él, es realmente desolador. Precisamente eso será lo más interesante para el lector sevillano, el ver su ciudad desde esa perspectiva.

Personalmente cada vez que paso por El Porvenir pienso con un escalofrío en un brote zombi que describe en la historia. Y es que Biedma prescinde de las calles tópicas y se adentra en la ciudad real, la que vivimos todos los días, y la transforma a su antojo. Eso sí, el autor siempre gusta de coger el tema religioso y deformarlo hasta crear un monstruo.

Este libro es de 2011 y debo confesar que dejó una profunda impronta en mí, al igual que otras obras de Biedma como El manuscrito de Dios (Ediciones B), porque, ¡ay, ignorante de mí!, yo pensaba que para escribir de ciertas cosas había que salir de Sevilla.

Bastardos y borbones: Los hijos desconocidos de la dinastía

Agustín Velasco | 6 de febrero de 2013 a las 14:46

Señores, con la que arrecia para la monarquía, he pensado que nada mejor que rescatar un libro sobre la dinastía borbónica. Pero me perdonarán si no me quedo con las edulcoradas y cortesanas biografías que proliferan en estos días sobre don Juan Carlos, don Felipe, doña Sofía o doña Letizia. Prefiero adentraros en el backstage de la monarquía con un libro que me encanta en muchos sentidos: Bastardos y borbones: Los hijos desconocidos de la dinastía (ed. Plaza & Janés) de José María Zavala.

Este libro lo compré en 2011 en formato digital y es de esas obras de la intrahistoria de España imprescindible en cualquier biblioteca. Con una narrativa que te engancha desde el principio, a veces aborda episodios históricos con aires de cotilleos de prensa rosa, mientras que otras veces, en episodios como el de cierta ‘amiga’ de don Juan Carlos, los reviste con un aura de historia romántica al puro estilo Colette. Una obra con la que no te aburres del prólogo a la última hoja.

  • Título: Bastardos y borbones: Los hijos desconocidos de la dinastía
  • Autor: José María Zavala
  • Editorial: Plaza & Janés
  • Formato: EPUB
  • Precio: 6,99 €

El repaso más o menos exhaustivo a los bastardos borbónicos repasa la Historia de España desde un nuevo punto de vista ameno dejando una impronta duradera en el lector. Personalmente fui muy mal estudiante de Historia en mis años mozos, pero eso es debido a que el enfoque didáctico imperante era el ‘estudio de memorieta’ y yo por el contrario siempre he sido un pensador analítico. Aborrecí la Historia hasta que empecé a tomármela desde otro enfoque “el cotilleo”. Me bastaba transformar un hecho histórico en un relato de dimes y diretes para que todo se solidificara mejor en mi entendimiento. Eso es justamente lo que he encontrado en esa obra.

Un ejemplo. Empiezas a leer este libro y te sumerges en una asombrosa historia de traición, chantaje, maldad y deslealtad que bien podría haber inspirado El conde de Montecristo, como bien dice el autor. Una confesión en articulo mortis, un sacerdote que intenta extorsionar a un rey, un secuestro en Roma que termina con la víctima dando con sus huesos en una mazmorra en Peñíscola… Y un secreto que podría deslegitimar a toda una línea sucesoria de los Borbones. Todo eso solo para dar paso al insólito trío amoroso formado por María Luisa de Parma, Carlos IV y Godoy, así como a la escandalosa vida sexual de la reina.

Pues así desde entonces a nuestros días. Realmente un trabajo soberbio.

PD. Entre las novedades de Plaza y Janés encontramos la última obra del autor sobre los Borbones: La maldición de los Borbones.

Un buen lugar para reposar

Agustín Velasco | 5 de febrero de 2013 a las 21:51

El domingo estaba escuchando noticias absurdas en la radio y una decía “un atracador entra a robar con un cubo de la basura en la cabeza”. Sí, yo también creo que le nivel intelectual de la radio dominical está pensado para no tener que usar en demasía en cerebro. Me dije: “¡mira tú, la realidad supera a la ficción!” y en ese momento estaba pensando en una novela que leí hace unos meses.

¿Conocéis a Atila, el detective salido de la cabeza de Luís Gutierrez Maluenda? Para los que no os pongo en antecedentes, Maluenda en un escritor barcelonés que un buen día dejó de ejercer de ejecutivo informático para dedicarse a escribir novela negra. Pero no una novela negra cualquiera, sino una que si bien recoge todos los ingredientes básicos del género va más allá y se desprende del sabor ‘americano’ omnipresente en el género adaptándola a la realidad sucia y perra de la Barcelona más gamberra. Con Mala hostia comenzó en 2011 una serie protagonizada por Atila, un desastroso detective privado cuya oficina es una mesa que le ceden amigablemente en un locutorio regentado por una ex-amante argentina.

  • Título: Un buen lugar para reposar
  • Autor: Luis Gutierrez Maluenda
  • Editorial: Alrevés
  • Páginas: 249
  • Precio: 17 €

En Un buen lugar para reposar (ed. Alrevés) se nos abre un colorido universo lleno de personajes que pueblan un Barrio Chino donde la grandeza escaece y la picaresca abunda. Atila se ve envuelto en una serie de asesinatos que tienen como escenario el mundo de las páginas de contactos. Un anodino Don Juan internáutico siente gran inquietud al encontrar su gato muerto con una atenta nota escrita en la pared con la sangre de este que reza “Mientras lo degollaba pensaba en ti, mi amor. No te olvido”. Sin duda debe de ser una de las múltiples mujeres con las que se ha citado por Internet… Atila tendrá que descubrir cuál. Pero nada es tan fácil. Y por otro lado, y a modo de buena obra sin ánimo de lucro, el detective con demasiada afición por ahogar su penas con la botella presta su inestimable ayuda a una vieja angustiada porque le están haciendo mobbing inmobiliario.

Una novela ágil, bien construida, muy divertida y con una cierta tendencia a no usar eufemismos, es decir, a llamar a cada cosa por su nombre (por su peor nombre, el menos políticamente correcto). Si ya estás candado/a de leer sobre detectives que te parecen tan culturalmente alejados, si no te convencen los personajes hardboiled con complicados esquemas éticos y mentales…  pásate a Gutierrez Malueda, él es tu hombre.

Estudiando literatura fantástica

Agustín Velasco | 4 de febrero de 2013 a las 14:25

He vuelto a las aulas. Bueno, no textualmente. Como últimamente llevo una vida muy recluido me he puesto a estudiar por placer. Y es que mi situación familiar me hace recordar a veces aquel ‘Romance del prisionero’ que nos aprendimos en el colegio que decía aquello de “sólo yo, triste y cuitado/vivo en aquesta prisión/sin saber cuándo es de día/ni cuándo las noches son/sino por una avecilla/que me cantaba al albor” (solo lo que lo mío son gorriones impertinentes que se me cuelan en la cocina y me dejan perdido el alfeizar de la ventana de sus deposiciones). El caso es que necesitaba un reto intelectual y un curso de la Universidad de Michigan ofrecido a través de Coursera, el programa de cursos gratuitos ofertados por algunas de las más importantes universidades del panorama académico, me vino llovido del cielo.

Fantasy and Science Fiction: The Human Mind, Our Modern World” es un curso sobre literatura fantástica impartida por el profesor Eric S. Rabkin, en el que trabajaremos obras tan diversas como ‘Crónicas marcianas’ de Bradbury, ‘La mano izquierda de la oscuridad’ de LeGuin, ‘Drácula’ de Stoker o los cuentos de los hermanos Grimm, entre otros. La misión en profundizar en las formas y significados de estas obras y encontrar las conexiones con el pensamiento que ha forjado cada etapa de esta nuestra sociedad.

Por ahora estoy excitado. La primera misión es leer la recopilación de Children’s and Household Tales de los Grimm (traducción de Lucy Crane e ilustraciones de Walter Crane). He de confesar que he tratado de tirar por un atajo y leerme una versión en castellano, pero la única que he encontrado tiene una traducción detestable, así que me ciño a la edición recomendada por el profesor Rabkin dada la accesibilidad del inglés empleado en ella.

Creo que esta experiencia va a cambiar mi manera de afrontar la lectura de la ficción, encarándola desde una perspectiva más significativa. Por lo pronto estoy descubriendo a unos hermanos Grimm más allá de las historias más conocidas de ellos, algunas terribles, otras repletas de sentido del humor. Muy recomendable redescubrir estos clásicos que no son para niños precisamente.

¿Por qué me comprasteis un walkie-talkie si era hijo único?

Agustín Velasco | 22 de enero de 2013 a las 16:30

Ojiplático, así me quedé tras el primer capítulo. No sé por qué algo me impelió a sumergirme en este libro. Bueno, sí que lo sé, fue el título. La sinopsis la descartamos como motivación, porque su escueto texto…

¿Recordáis a aquel cantante llamado Cuchi Cuchi, el niño prodigio que triunfó en España y en América del Sur durante los años sesenta y setenta? NOSOTROS TAMPOCO.

…no es que te haga presentir nada bueno (bueno, en el sentido moral, quiero decir). Lo que de verdad me movió a leerlo fue esa identificación plena con un título que más que un título es un sentimiento, y más que un sentimiento es un trauma, y más que un trauma es esa pregunta que siempre quisiste hacer a tus padres: ¿Por qué me comprasteis un walkie talkie si era hijo único? (ed. Principal de los Libros) de Santi Balmes. Sí, yo también fui hijo único y también me compraron un walkie talkie, que al poco comprendí sería objeto de análisis frente a un psicoanalista años después.  

  • Título: ¿Por qué me comprasteis un walkie-talkie si era hijo único?
  • Autor: Santi Balmes
  • Ilustrador: Ricardo Cavolo
  • Editorial: Principal de los Libros
  • Páginas: 408 páginas
  • Precio: 24,90 €

La historia que trata de contar Balmes es la de una frustración y un fracaso. La frustración de Fernando Obs, productor musical underground de Barcelona con una discográfica de las de apaga y vámonos, que siente que la memoria de su padre, Constancio Obs, ha caído en el más profundo olvido después de lo que significo musicalmente en su momento. Y es el fracaso del padre, Constancio Obs, también conocido como Cuchi Cuchi, un niño prodigio de los años sesenta y setenta que no terminó de despegar. Obs hijo irá perfilando en sus frecuentes visitas al psiquiatra la historia de Obs padre, al que considera un genio incomprendido fruto del incesto y de un parto muy prematuro que le propician las más extrañas enfermedades psicosomáticas. Solo puedo decir una cosa: TENEIS QUE LEERLO.

Esta ácida historia sobre la industria musical está repleta de momentos sublimes en que no te puedes creer lo que estás leyendo, empezando por el capítulo uno y el free falling, práctica sexual NO inventada por el autor (que se lo pregunten a Alex Torres aka Voodoo).

Santi Balmes es un claro ejemplo de cómo hay gente polifacética cuya creatividad debe salir de la olla a presión de su cabeza ya sea cantando, escribiendo, componiendo, pintando… como sea. Y ha tenido la suerte de dar con una editorial que le ha editado una historia con primor, en pasta dura, y de hacerse acompañar en esta aventura de un ilustrador igualmente irreverente, Ricardo Cavolo, que traduce en imágenes momentos y conceptos claves en la historia. Este es un libro-joya con todas las de la ley.

The Women

Agustín Velasco | 14 de enero de 2013 a las 23:47

William Trevor, ¡qué descubrimiento! Nunca había leído nada de este autor irlandés de 84 años autor de docenas de novelas y colecciones de relatos cortos, entre cuyas obras se cuentan Una relación perfecta o La historia de Lucy Gault, por las que se me ha despertado una gran curiosidad.

¿Y dónde me he topado con él? Pues en el New Yorker. Es el autor del relato de ficción que se publica en el número con fecha 14 de enero de 2013, es decir, el último número a la fecha de esta entrada. El relato se llama The Women y es una historia sobre las múltiples caras de la tristeza y los mil modos de evitar afrontar las realidades dolorosas o incómodas.

Esta es la historia de una chica, Cecilia, que es mandada por su padre, Mr. Normanton, a una escuela preparatoria que odiará desde el primer momento, donde se sentirá desplazada y sola. Pronto conocerá a dos mujeres misteriosas, Miss Keble y Miss Cotell, que han trabajado juntas durante 30 años, y que ahora viven juntas en su retiro. No voy a explicar nada más.

Sólo decir que el autor parece ser que no había publicado nada en los últimos cuatro años y que para muchos es una sorpresa encontrar esta nueva obra de este veterano autor que tiene en su haber el Bob Hughes Lifetime Achievement Award in Irish Literature.

El paraíso de los gatos y otros cuentos gatunos

Agustín Velasco | 10 de enero de 2013 a las 18:45

Hoy, volviendo a casa de hacer la compra matutina, pasé junto a un coche en cuyo capó un gato negro tomaba el sol con deleite. Los ojos cerrados, acurrucado en su propio pelaje, sereno y ajeno al mundo. Al pasar no pude resistirme y sacando mi tono más agudo le dediqué un “miaaaaaauuuuuuuuu” por pura envidia, para sacarlo de su sopor. En contra de lo que esperaba se limitó a abrir los ojos, mirarme con un gesto de superioridad moral, como diciendo “¡valiente gilipollas!” y sacándome la lengua a modo de desprecio se volvió a amodorrar.

Entonces recordé uno de esos pequeños libros-joya que me quedaban en la cartera de reseñas desde el año pasado. Se trata de una recopilación de relatos de grandes autores que toman a los gatos como protagonistas de sus historias. El paraíso de los gatos y otros cuentos gatunos (Nórdica Libros) llega a penas al centenar de páginas pero cada una de ellas es un tesoro. Cuatro relatos ilustrados por cuatro artistas de primera fila de este país como son Ana Juan, Elena Ferrándiz, Adolfo Serra y Javier Olivares.

  • Título: El paraíso de los gatos y otros cuentos gatunos
  • Autores: Émile Zola, Mark Twain, Rudyard Kipling y Saki
  • Ilustradores: Ana Juan, Elena Ferrándiz, Adolfo Serra y Javier Olivares
  • Traductor: Íñigo Jáuregui
  • Editorial: Nórdica Libros
  • Páginas: 112
  • Precio: 15 €

La recopilación comienza con una alegoría del eterno dilema entre libertad y confort que Émile Zola plasma en El paraíso de los gatos, donde un gordo gato doméstico se escapa para probar esa vida bohemia del gato callejero que tanto le fascina; continúa con la curiosa historia de un gato minero, El gato de Dick Baker, que Mark Twain pone en pié con su habitual inteligencia e ironía; en el El gato que andaba solo el escritor indio Rudyard Kipling nos muestra en tono de mito ancestral el por qué los gatos son los únicos animales domésticos no domesticados; y finaliza con una deliciosa historia humorística de Saki, Tobermory, donde se muestra lo peligroso que puede ser enseñar a un gato hablar.

En algo se ponen de acuerdo los cuatros autores: en mostrar a un animal inteligente, taimado e incisivo. Un animal al que solo le falta hablar, y a dos de los autores se les ocurre darle voz. A los amantes de los gatos le encantará este pequeño volumen cuya edición la editorial ha cuidado con mimo extremo, notándose el cariño que le han puesto en mil matices como la textura de las hojas.