La luz de Léoen

Agustín Velasco | 15 de febrero de 2010 a las 9:03

space ship

El 9 de enero se realizó la presentación de un libro muy especial en la librería sevillana La Araña (c/ Amargura 8, Local A), La luz de Léoen (Bicho Ediciones) de Laura Sánchez. Doblemente especial, primero por tratarse de la ópera prima de la autora, y segundo por ser el primer libro publicado por esta nueva editorial sevillana. Un libro en que han puesto mucha ilusión todas las partes implicadas.

  • Título: La luz de Léoenleoen
  • Autora: Laura Sánchez
  • Editorial: Bicho Ediciones
  • Páginas: 223
  • Precio: 15,50€

Resumamos la trama sin desvelar demasiado: Dan es un joven que lleva una vida anodina en la que por alguna razón presiente que no encaja. Lo más excitante y perturbador que hay en su existencia surge cuando duerme, cuando llegan extraños sueños muy vívidos en los que una extraña joven es la protagonista, llegando a obsesionar a Dan en la vida real. Pero la joven no es un sueño, forma parte de un pasado ya olvidado por Dan que volverá a él de forma inesperada y dolorosa para que nunca más nada vuelva a ser lo mismo. Más allá de historias personales, La luz de Léoen es la historia del universo Léoen y de la eterna lucha de los imperios Kalien y Uyin.

Laura, la autora, se confiesa amante de las novelas de género fantástico. “Es lo que más leo. Mi autor favorito es Terry Bratcher, me identifico con su estilo narrativo, el uso de frases cortas, la rapidez con que se puede leer” explica Laura. Entre las novelas que más ha influenciado su estilo propio destaca Hermana luz, hermana sombra de Jane Yolen, una historia sobre mujeres guerreras. También hay mujeres guerreras en La luz de Léoen, pero la autora ha tratado de darles una nueva perspectiva más femenina. “Trato de romper con los estereotipos de las mujeres guerreras que odian a los hombres. En la literatura fantástica todo está inventado, lo que es novedoso en todo caso es el desarrollo que se le de”.

Laura no pensaba que la vida la llevara por el camino de la literatura. Estudió Bellas Artes y durante mucho tiempo jugó con el mundo del cómic publicando su trabajo en fanzines. “Todo empezó como un proyecto universitario, tenía que realizar un libro de ilustraciones para perfeccionar el uso del Photoshop y me conforme iba desarrollando los personajes me enganchó, empecé a escribir la historia. Al final se convirtió en la pasión que ocupó dos años y medio de mi vida”. Los cinco primeros meses los invirtió diseñar los personajes y la sociedad donde transcurre la historia. “Para mí era importante conocer todo acerca de mis personajes, incluso aquello que no se llega a contar en la novela, porque es lo que define el carácter del personaje y sus reacciones, es una cuestión de buscar coherencia” explica la autora. Beatriz Vázquez, su editora, apostilla que “son personajes bien construidos desde el principio”.

Como dije en un principio es un libro hecho con cariño, mimado, donde la misma autora ha hecho el diseño del libro y la ilustración de portada ha corrido a cargo de una buena amiga, Inmaculada Otero.

laura sanchezLa historia se ha dividido en tres libros, “en el primero la trama es lineal, pero después habrá tres líneas entrelazadas que irán confluyendo”. La segunda parte prevén que verá la luz a finales de este año y este primer libro puede definirse como una introducción. “Ya estoy empezando una nueva novela que se desarrollará en el mismo universo”. A pesar de su juventud, o debida a ello, Laura tiene una estilo rápido, directo. “Trato de ser amena y ágil, me pongo en el lugar del lector, un libro que en sus primeras páginas no me enganche, en la que no ocurra nada, es un libro que termina cansándome”. Preguntada por el target al que va dirigido su relato responde que ella escribe lo que le gusta, que no piensa en el público objetivo mientras escribe, a lo que Beatriz matiza que como editora ella cree que este libro va dirigido a un público joven, desde 14 o 16 años a los “veintimuchos”. “La literatura fantástica está en un buen momento” asevera Beatriz, que define su proyecto editorial como una apuesta por los autores noveles.

A lo largo de esta novela mi imaginación derivaba hacia el universo manga, los personajes, en vez de formarse en mi cabeza con facciones de carne y hueso se me mostraban como si fueran personajes de cómic japonés. Quizás fuera por la ilustración de la portada, o quizás porque Laura me confesó que era una amante del cómic japonés, lo único cierto es que La luz de Léoen pude ser un buen material para una serie manga.

Próximamente: Malas, Malísimas (DeBols!llo) de Zulima Martínez

Empezado: La increible historia del papiro de Artemidoro (Nabla Ediciones) de Ernesto Ferrero

  • Anabel

    El mundo editorial me parece tan complicado en estos momentos(yo para qué me meteré en estos líos), pero engancha y da gusto ver que siguen apareciendo cosas nuevas.

    Sentí curiosidad por saber un poco más de este libro. ¡Gracias por tu crónica!