Lecturofilia » Archivo » La cúpula del mundo

La cúpula del mundo

Agustín Velasco | 6 de mayo de 2010 a las 11:13

alfonso x

Una princesa vino del frío para conquistar el corazón de un príncipe… podría ser el comienzo de un cuento de hadas, pero no, no fue un cuento de hadas en absoluto. Fue Cristina de Noruega, existió allá por el siglo XIII y el escritor ubetense Jesús Maeso de la Torre la ha utilizado para construir una historia lucida con un nivel de minuciosidad en los detalles que hace volar a la imaginación con facilidad.

La cúpula del mundo (Ed. Grijalbo) de Jesús Maeso de la Torre arranca cuando el rey Alfonso X El Sabio le encarga al médico de almas Beltrán Sina que relate los hechos que como excepcional testigo de sus últimos años de su reinado se encargue en relatar los hechos vividos durante la encarnizada carrera del rey sabio para conseguir la corona del Sacro Imperio Romano Germánico que cerniera Carlomagno en un informe para la Santa Sede.

A partir de ahí una doble historia se desgranará con un ritmo plácido pero intenso jugando a entrelazarse en una espiral que no augura el mejor fin.  Podemos encontrar una línea que es puramente una intriga sentimental, en la que Sina (que es lo que hoy consideraríamos en terminología aactual como un psicólogo) es enviado a Noruega a custodiar y ayudar a la princesa Cristina en su viaje a España para ser desposada con un hermano del rey y así cerrar adhesiones en los diferentes frentes que tiene abierto Alfonso X. La cultura, la belleza y la sensibilidad de esta princesa de piel nívea cautivarán al médico de almas y eso le traerá muchos dolores de cabeza pues existe un abismo de clase infranqueable. La amistad que se crea entre la princesa y el médico de almas lo llevará hasta caer en el más terrible infierno.

Por otro lado está la trama política, la historia de una ambición sin medida, el deseo del rey por hacerse con el poder temporal sobre la cristiandad, un camino que a la Iglesia Católica, y en especial a la Santa Sede, le hará un pedregal intransitable. Las intrigas políticas en la Europa están llenas de artimañas que no tienen nada que envidiar a las endiabladas maniobras de los gobiernos de hoy: promesas de adhesiones que no se llevan a cabo, países que sangran a otros con promesas vacías, ¡documentos esenciales escritos con tinta que desaparece al tiempo dejándolos sin firma! Alfonso no llegaría jamás a coronarse Rex Mundi y ahí es donde está la magia de esta novela: es la crónica de una derrota, con toda la magia que ello implica. La historia siempre ha sido escrita por los vencedores, y el tiempo se ha encargado de envilecer las gestas de los vencidos. Maeso consigue crear un relato glorioso de una hecatombe

El imperio resulta ser un hueso duro de roer, que por la Historia ya sabemos (o no tanto, no es un capítulo muy conocido de la biografía de Alfonso X) que termina siendo la gran frustración de este rey de la concordia y la sabiduría. Para azuzar el fuego de ese anhelo imperial aparece un personaje enigmático, un Caballero Teutón que trae a la corte el mensaje de una enigmática sociedad conocida como La Cúpula del Mundo en que confluían algunos de los poderes fácticos del momento como los priores de las grandes órdenes militares, grandes reyes e ‘intelectuales’ del momento como Francisco de Asis, que creían fervientemente en la posibilidad de la llegada de un monarca que crearía puente entre las tres grandes religiones y así crear un era de concordia y entendimiento. Salvando las distancias y los intereses de cada sociedad, podríamos decir que se trataba de un primitivo Club Bildelberg.

  • La-cupula-del-mundoTítulo: La cúpula del mundo
  • Autor: Jesús Maeso de la Torre
  • Editorial: Grijalbo
  • Páginas: 592
  • Precio: 21,90 €

Cosas que me han asombrado al leer esta historia: Lo primero descubrir la figura de Alfonso X, quizás no tan en valor como debiera en la historia de España, y que redescubrimos en la novela de Maeso y la de Eduardo Battaner, El astrónomo y el templario, recientemente publicada por Nabla Ediciones, sobre la que estoy trabajando ahora mismo. Me sorprende cómo en cuanto a ideas políticas el mundo no ha evolucionado tanto, simplemente han cambiado las formas y las herramientas, pero las ambiciones y las intrigas siguen siendo las mismas. Me llama la atención ese concepto tan globalizador que tenían los reinos de la antigüedad, donde las relaciones entre tierras distantes eran esenciales en el ajedrez maquiavélico que determinaba el destino de Europa, y donde había un constante flujo de información. No me sorprende, pero me fascina, el papel de la Iglesia Católica en la Edad Media, y en especial la figura papal. Pero todo eso son cosas que han de ir descubriendo en la lectura de esta historia.

Eso en cuento al fondo. En lo que respecta a las formas, la narrativa de Jesús Maeso es realmente brillante porque ha buscado un equilibrio perfecto entre el lenguaje y el sentir del siglo XIII y el de siglo XX. ¿Cómo lo hace? Siendo respetuoso con los conceptos, evitando buscar palabras de común uso para describir una realidad lejana, llamando las cosas por su nombre a pesar de que esas palabras hayan quedado casi olvidadas. Esta es una obra que hay que trabajar, para la que hay que recurrir a veces al diccionario, y por tanto, que te enriquece, que te amplia los horizontes de tu fondo cultural. ¿Por qué usar “barca” cuando quieres decir “esquife” sólo por ahorrarle al lector la labor de buscar la palabra en el diccionario en caso de no conocerla? Me irrita cuando los escritores toman a los lectores por simples y vagos, que sí, que los hay, pero también hay muchos, una mayoría, que quieren salir de la lectura de un libro sabiendo más de lo que ya conocían. Y en eso me quito el sombrero frente a Maeso, porque obliga a hacer ese trabajo al lector pero sin comprometer el ritmo y el espíritu de su obra porque en ningún momento entra en terrenos farragosos. Lo dicho, un equilibrio muy inteligente.

A nivel estilístico me gusta especialmente el uso que Maeso hace del clima a lo largo de toda la historia. Todo lo que no puede contar sobre el humor de los personajes, del derrotero de los acontecimientos, de los sentimientos más ocultos… todo está en el clima. El sol, la lluvia, el viento, el frio… se convierten en un subrayado casi imperceptible pero efectivo que prepara el ánimo para lo que ocurre en las páginas, completando la lectura de los hechos.

Os emplazo a este fabuloso viaje al siglo XIII, a una corte llena de intrigas y traiciones. Recomiendo fervorosamente esta novela que viene avalada por ser ganadora del II Premio Caja Granada de Novela Histórica. Mañana completaré esta reseña con una entrevista al autor.

Próximamente: Tr3s (Ed. Grupo Nelson) de Ted Dekker

Empezado: Psicosis (Ed. La Factoría de Ideas) de Robert Bloch

  • Anabel

    La Edad Media da para muchos, no fue una época tan oscura como la pintan, tenía sus luces, aunque las sombras parezcan más extensas.

    Más que por la historia en sí, creo que este libro me gustaría por su capacidad de descubrirme cosas nuevas(todo lo hacen más o menos) sobre todo, ¡palabras! Recuerdo cuando leí El nombre de la rosa(no son libros comprables) cómo quería asimilar todos los nombres que componían el pórtico de una iglesia. Es como si conociendo los nombres de las cosas, se desvelase alguna especie de misterio…

  • Javier Castro

    Jesús Maeso es un mago de la narrativa histórica. Como bien afirmas en tu crítica, llama a las cosas por su nombre huyendo de lo fácil. Maeso no sólo se lee, hay que estudiarle. Quizás su forma de narrar resulta algo “dificil” para los que empiezan a adentrarse en la lectura, pero una vez que “conectas” con su estilo y no te importa acudir al diccionario de vez en cuando para indagar realmente en lo que lees y él bien describe, empiezas a enamorarte de sus historias. Aún sin haber leído todavía “La cúpula del mundo”, si tuviera que elegir de entre su ya extensa trayectoria literaria, quisiera destacar “La profecía del Corán”, en el que conjuga a la perfección historia, tragedia, leyenda y romanticismo. Enhorabuena a Jesús Maeso por el premio. Un abrazo.

  • Agustín Velasco

    Escribir novela histórica me parece sumamente complicado. Porque la historia, la vida real, no suele tener una estructura introducción-nudo-desenlace al uso. Los buenos narradores son aquellos que saben elcontrarla.

  • Crasher

    Al margen de que me parece el mejor libro de Maeso hasta ahora, es una de las mejores novelas históricas españolas que he leído en mucho tiempo. A quien ha leido otras obras de este autor no puede sorprenderle la maestría en el uso de diferentes registros lingüísticos, y en su capacidad para evocar ambientes a través de la descripción precisa y ajustada de olores, sonidos, etc. Pero lo que hace grande esta novela es el unir un asunto apasionante y que nos es muy cercano con una trama de estructura perfecta y que hace que se lea en un suspiro. Excelente novela histórica.

  • […] volvemos al siglo XIII, donde ya merodeamos de la mano de Jesús Maeso de la Torre y su obra La cúpula del mundo. E igual que en aquella ocasión volvemos a profundizar en la figura del rey sabio Alfonso X, sólo […]

  • Rafael Oliver

    Hace 25 años visité Covarrubias i me impresionó la escultura en medio del jardin –no muy bien cuidado por cierto- de la princesa ”vikinga”. Algunas veces me havia venido a la memoria la princesa, però ahora en leer el libro de Jesús Maeso, aún le he cogido más cariño a Cristina. Voy a ver si hago un resumén i lo cuelgo en la Viquipèdia Catalana. Muchas gracias Jesús.