La falta de higiene de los monarcas

Agustín Velasco | 11 de agosto de 2010 a las 20:28

felipe v de españa

Necesitaba compartir esto con vosotros. Durante la lectura de La Santa Alianza. Historia del espionaje vaticano de Pio V a Benedicto XVI (ed. Espasa) de Eric Frattini me voy encontrando con anécdotas históricas impagables. Como esta sobre la muerte de Felipe V:

La repentina muerte del rey, a los sesenta y dos años, había sido consecuencia del deterioro físico y mental del monarca, escribe el historiador Henry Arthur Kamen en su biografía Philip V of Spain: The King Who Reigned Twice. Realmente, Felipe V no se había lavado desde hacía por lo menos cuatro meses y su condición era tal que al intentar asear el cadáver, los sirvientes se llevaban en las esponjas trozos de la piel“.

Bien es sabido que los reyes españoles nunca fueron amigos del agua, ya fuera por verdadero desinterés higiénico o por promesa, como la de Isabel La Católica, que hizo en 1491 el voto de no cambiarse de camisa (o lavarse, que es lo mismo) hasta la conquista de Granada, que tuvo lugar el año siguiente. Si bien algunas fuentes apuntan a que pasos meses posteriores con la misma camisa ‘manteniendo’ la promesa (ya por gusto, supongo), otras fuentes apuntan a que no era su vocación precisamente la suciedad, ya que fray Hernando de Talavera, su confesor, le reprochaba a veces el excesivo cuidado que prestaba a su cuerpo.

Sea como fuere, cómo me alegro de vivir en el siglo XXI, aunque hay días que al subir al autobús me transporte al siglo XV olfativamente.

  • Javier Castro

    Felicidades por la entrada. Había leído algo al respecto de esa especie de fobia al agua y al jabón que solía aquejar a nuestros tatatataantepasados. No me extraña en absoluto que se extendieran de ese modo tantas enfermedades y epidemias. Y sí, en el siglo XXI la mayoría suele ser más límpia, y digo la mayoría porque hay ocasiones en que, como comentas respecto al bus, al tomar el ascensor de mi edificio también me topo de bruces con quiénes debieran ser subditos de Felipe V.

  • Agustín Velasco

    Bueno, puedo llegar a comprender que en la era de la inquisición, donde te podían abir un proceso por lavarte demasiado, la gente se dejara la mierda durante meses. Mejor pudrirte que caer en manos de la inquisición. Donde se expone de una manera muy interesante eso es en LA MANO DE FÁTIMA de Ildefonso Falcones, donde el protagonista de origen musulman es obligado a convertirse (más o menos, es complicado de explicar) al crsitianismo y le dan un trabajo en una apestosa curtiduría. Para que no sospechen de que sigue abrazando la fe musulmana no puede lavarse con asiduidad y allí que va con su peste a todos lados.

  • Javier Castro

    Para que luego, por ignorancia de la historia, algunos recriminen a los musulmanes de poco limpios. En “Al-Sanam”, mi primera novela, (y hablo del Cádiz de 1.145), se describe la asiduidad con la que los almorávides y convertidos al Islam acudían a los baños públicos. Es más, se recriminaba la conducta del que olía mal…

  • Javi F

    Que no se os pase por alto que es un concepto religioso el de lavarse en el mundo musulman, no higiénico. Y, además, en el caso de los convertidos era una forma de demostrar su “cambio de fe”.

    Pero los cristianos no eran “tan guarros”, de hecho esa promesa de no lavarse ya demuestra que es un problema para ella el no hacerlo.

  • Rafa

    Muy bien tu blog y tus comentarios, pero por favor quítale el acento a Monarca. gracias

  • Agustín Velasco

    Gracias por el aviso Rafa. Una vez más las prisas son malas consejeras.

  • Fabio Rodriguez

    Error!!!!!!!!!

    la que hizo la promesa de no cambiarse de camisa hasta la toma de la ciudad de Ostende, fue su bisnieta la hija de Felipe II a la sazón gobernadora de los países bajos, ISABEL CALRA EUGENIA, no ISABEL I DE CASTILLA….!!!

    es mas Fray Hernando de Talavera le reprobaba a la Reina el excesivo cuidado e higiene que le dedicaba a su cuerpo…si vamos a hacer un blog de historia seamos serios e informémonos..y en toda Europa el baño era algo mal visto..

    cuando Juana de Castilla ( la futura reina sucesora de este rieno) estuvo en Flandes para seducir a su esposo Felipe se bañaba diariamente y se ponia esencia de flores en su cuerpo…esto era visto como parte de su enfermedad mental!!!

    Asi que no solo en España eran esquivos al baño…

    Hubo un embajador turco que cuando fue a presentar sus credenciales ente el trono de Luis XIV en Versailles cayo desmayado pro el hedor de los cortesanos alli presentes…