Busca mi rostro

Agustín Velasco | 28 de mayo de 2012 a las 17:33

Esta es una de esas novelas de pellizco en el estómago, de las que te causan repulsa y a la vez te mantienen enganchado. Repulsa porque no te puedes parapetar ante la excusa de la ficción al contemplar el lado más desagradable de la naturaleza humana. Los personajes más desagradables de esta obra existen en realidad, quizás no estos concretamente, pero está claro que las invenciones del autor son un reflejo muy cercano de lo que nos rodea (aunque no queramos verlo en ocasiones). Por eso, en cuanto te metes de lleno en la historia, sabes que no tienes el salvavidas de los happy endings implícitos en la mayoría de la narrativa comercial. Aquí no puedes tener tan claro que al final los buenos ganan y los malos reciben su castigo, porque está tan apegada a la realidad que en seguida desechas todas esas reglas artificiales que nos hace la lectura cómoda y agradable.

Busca mi rostro (ed. Plaza & Janés) de Ignacio del Valle es por tanto un libro muy incómodo pero realmente excelente. Una historia trepidante con la que recorres medio mundo de la mano de la ex-fotógrafa de guerra Erin Sohr en una enfebrecida búsqueda, tanto personal como del criminal de guerra Víktor, un espeluznante paramilitar serbio que la cámara de Erin capta por casualidad tras la explosión en Nueva York de un artefacto en un local vinculado a la actividad de la mafia rusa. Los otros dos personajes principales del lado “bueno” de esta cruenta historia son los policías neoyorquinos Daniel Isay y Sailesh Mathur, para los que Del Valle crea una arquitectura emocional y circunstancial tremendamente rica que los dota de una humanidad raramente percibida en personajes tipos como son los policías.

  • Título: Busca mi rostro
  • Autor: Ignacio del Valle
  • Editorial: Plaza & Janés
  • Páginas: 416
  • Precio: 19,90 €

Es sorprendente el nivel de detalle y documentación que despliega el autor a lo largo de toda la trama: lo mismo se mete en aguas profundas de corrupción política, como en ciénagas movedizas de tráfico de armas y drogas, sin olvidar todo ese background histórico, las guerras balcánicas, que ya parece en muchos casos muy lejano e irreal. Escenarios descritos tras lo que solo ha podido ser una constatación empírica y cercana de los mismos; modus operandi de las organizaciones mafiosas investigados hasta los más mínimos detalles; y una ambientación histórica de las vergonzosas guerras balcánicas que desmembraron la antigua Yugoslavia muy trabajada. Después dirán que el oficio del escritor es fácil.

Ignacio del Valle crea una novela de gran tonelaje en la mejor tradición de Forsyth o Ira Levin, dejándonos pasajes de gran maestría como el relato de Slavenka sobre el caso de Goran.

 


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

Notificarme los nuevos comentarios por correo electrónico. Tambien puedes suscribirte sin comentar.

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber