Sangre fría

Agustín Velasco | 17 de julio de 2012 a las 20:41

Volvemos a la carga con nuestro agente del FBI favorito. El único problema, a priori, es que Aloysius Pendergast ¡¡muere en la página 27!! Obviamente, como el mismo Pendergast dice  parafraseando a Mark Twain en la novela, las noticias sobre su muerte fueron exageradas.

Sangre fría (ed. Plaza & Janés) de Douglas Preston y Lincoln Child es la segunda parte de la trilogía de Helen, la difunta esposa de Pendergast. Y me muerdo los dedos para no revelar más de lo que debo. En esta entrega nos encontramos a un Pendergast más James Bond que nunca, más héroe de acción que el frío manipulador intelectual al que estamos acostumbrados. Esta historia es un puente entre el episodio de Spanish Island de Pantano de Sangre y lo que será la conclusión de la trilogía. Personalmente me ha causado mucha ansiedad porque no es conclusiva, sino que deja más interrogantes y situaciones abiertas que certezas.

  • Título: Sangre fría
  • Autor: Douglas Preston y Lincoln Child
  • Traducción: Fernando Garí Puig
  • Editorial: Plaza & Janés
  • Páginas: 416
  • Precio: 21,90 €

Aventurar una sinopsis sería explicitar demasiado, de hecho hasta la editorial es más vaga que de costumbre en la contraportada. Baste decir que Pendergast sigue el hilo del asesino de su esposa y se encontrará con una peligrosa organización nazi que querrá su cabeza a toda costa… y él se meterá en la boca del lobo muy gustosamente.

Os sorprenderéis encontrando a Pendergast en verdadero estado de vulnerabilidad, física y psicológica. Como si los autores hubieran querido desproveerlo de esa capa racional que siempre lo acompaña y dejarlo internarse en su yo más primario y visceral, después de todo investigar a los asesinos de la mujer que más ha amado lo hace un caso extremadamente personal.

Constance y Corrie serán los personajes secundarios de esta novela. La primera hará una revelación de la que te desencajan la mandíbula y avanza una nueva trama argumental que piensan explotar en próxima entregas. La segunda se meterá en graves problemas que la convierten en clave para la conclusión de la trilogía.

Ciertamente esta novela no es nada recomendable para ser leída de forma aislada. Es conveniente que repases por encima Pantano de Sangre para no perder el hilo y no esperes respuestas ni certidumbres al pasar la última página. En vuestra mente aparecerá un claro cartel de CONTINUARÁ como en los seriales de televisión, solo que en la pequeña pantalla solo tienes que esperar una semana (como mucho) para retomar la historia, pero en este caso tendremos que esperar hasta finales de año para conocer el desenlace (en inglés) de la historia… ya veremos para cuándo la versión en castellano.

De verdad, porque no puedo contarlo, pero las sorpresas serán continuas, empezando por las últimas líneas de la página 27 que comentaba al principio. Y pongo punto final porque me conozco y terminaré destripando el intríngulis.

  • Angel Sosa

    Ha sido el primer libro que me he “prohibido leer” hasta que fuera liberada la siguiente parte, es decir en el 11 de diciembre pasado.

    Inicie el año nuevo con avance del 50% del libro, hoy a las 6 de la tarde lo dí por cerrado, simplemente lo devoré.

    Sin querer entrar en detalles el libro es acción pura, son pocos los instantes que uno puede desviarse de la lectura, ya que envuelve e hipnotiza.

    Espero iniciar el último libro de la serie pronto, estoy tentado a no esperar a que salga su traducción. O decantarme por iniciar la serie Gideon.

  • Agustín Velasco