¿Por qué me comprasteis un walkie-talkie si era hijo único?

Agustín Velasco | 22 de enero de 2013 a las 16:30

Ojiplático, así me quedé tras el primer capítulo. No sé por qué algo me impelió a sumergirme en este libro. Bueno, sí que lo sé, fue el título. La sinopsis la descartamos como motivación, porque su escueto texto…

¿Recordáis a aquel cantante llamado Cuchi Cuchi, el niño prodigio que triunfó en España y en América del Sur durante los años sesenta y setenta? NOSOTROS TAMPOCO.

…no es que te haga presentir nada bueno (bueno, en el sentido moral, quiero decir). Lo que de verdad me movió a leerlo fue esa identificación plena con un título que más que un título es un sentimiento, y más que un sentimiento es un trauma, y más que un trauma es esa pregunta que siempre quisiste hacer a tus padres: ¿Por qué me comprasteis un walkie talkie si era hijo único? (ed. Principal de los Libros) de Santi Balmes. Sí, yo también fui hijo único y también me compraron un walkie talkie, que al poco comprendí sería objeto de análisis frente a un psicoanalista años después.  

  • Título: ¿Por qué me comprasteis un walkie-talkie si era hijo único?
  • Autor: Santi Balmes
  • Ilustrador: Ricardo Cavolo
  • Editorial: Principal de los Libros
  • Páginas: 408 páginas
  • Precio: 24,90 €

La historia que trata de contar Balmes es la de una frustración y un fracaso. La frustración de Fernando Obs, productor musical underground de Barcelona con una discográfica de las de apaga y vámonos, que siente que la memoria de su padre, Constancio Obs, ha caído en el más profundo olvido después de lo que significo musicalmente en su momento. Y es el fracaso del padre, Constancio Obs, también conocido como Cuchi Cuchi, un niño prodigio de los años sesenta y setenta que no terminó de despegar. Obs hijo irá perfilando en sus frecuentes visitas al psiquiatra la historia de Obs padre, al que considera un genio incomprendido fruto del incesto y de un parto muy prematuro que le propician las más extrañas enfermedades psicosomáticas. Solo puedo decir una cosa: TENEIS QUE LEERLO.

Esta ácida historia sobre la industria musical está repleta de momentos sublimes en que no te puedes creer lo que estás leyendo, empezando por el capítulo uno y el free falling, práctica sexual NO inventada por el autor (que se lo pregunten a Alex Torres aka Voodoo).

Santi Balmes es un claro ejemplo de cómo hay gente polifacética cuya creatividad debe salir de la olla a presión de su cabeza ya sea cantando, escribiendo, componiendo, pintando… como sea. Y ha tenido la suerte de dar con una editorial que le ha editado una historia con primor, en pasta dura, y de hacerse acompañar en esta aventura de un ilustrador igualmente irreverente, Ricardo Cavolo, que traduce en imágenes momentos y conceptos claves en la historia. Este es un libro-joya con todas las de la ley.

Los comentarios están cerrados.