The Stammering Century

Agustín Velasco | 9 de septiembre de 2013 a las 15:50

Estaba documentándome sobre ‘sectas’ para una cosilla que estoy escribiendo cuando me he topado con un libro maravilloso (en inglés). Se trata de una obra clásica reeditada recientemente: The Stammering Century (ed. New York Review Books) de Gilbert Seldes (1893–1970). Gilbert era el hermano de George Seldes, el famoso corresponsal del New York Post que justo a su mujer cubrió la Guerra Civil española. Gilbert también fue un influyente periodista, escritor y crítico cultural amigo de E. E. Cummings y John Dos Passos. The Stammering Century se publicó originalmente en 1928 y supuso un repaso a la Historia de los Estados Unidos del siglo XIX, pero no la Historia con mayúsculas, sino la de las corrientes marginal, tangenciales, ocultas y anecdóticas que transcurre paralelamente a la Historia que se enseña en la escuela. Una terrible, interesante e incluso divertida sucesión de fanáticos, radicales, charlatanes, fundamentalistas… Lo que siempre hemos llamado la América Profunda. El autor va mostrando como estas corrientes y personajes marginales se interconectan con los grandes personajes y eventos de la Historia.

  • stamperingTítulo: The Stammering Century
  • Autor: Gilbert Seldes
  • Introducción: Greil Marcus
  • Editorial: New York Review Books
  • Páginas: 452
  • Precio (Amazon): 15,23€ + gastos de envío (formato digital: 10,33€)

Un ejemplo de lo que me he encontrado son los Fruitlands, una especie de comuna experimental que sobrevivió solo siete meses y a la que formó parte la famosa autora de Mujercitas, Louisa May Alcott. Fue precisamente su padre, Amos Bronson Alcott, el que junto a Charles Lane estableció esta comuna agraria utópica en Harvard en 1840 regida por unas estrictas reglas de comportamiento y alimentación que hicieron la vida allí una pesadilla. No podían comer nada de procedencia animal, ni usar animales para trabajar la tierra, no reconocían la propiedad privada dentro de ella ni comerciaban con el exterior, solo bebían agua, y no podían calentarla para lavarse, tampoco podían usar luz artificial y vivían al ritmo del ciclo solar. En poco tiempo su existencia se hizo insostenible y descabellada.

Esta obra de Gilbert Seldes me parece una auténtica joya y por eso os la quería reseñar, ya que ha sido reeditada el 6 de noviembre de 2012 por New York Review Books dentro de su colección NYRB Classics y se puede adquirir en formato digital sin mayor problema.

Los comentarios están cerrados.